España pone en venta un submarino S-70 para ahorrar gastos



14/09/2010 (Infodefensa.com) Madrid - El Ministerio de Defensa española ha puesto en venta uno de sus submarinos de ataque, clase S-70, para ahorrar gastos y ya iniciado una conversaciones con varios países asiáticos que puedan estar interesados, en concreto Tailandia, informó el diario El País que no identifica sus fuentes.
El proyecto es consecuencia de los recortes presupuestos que han llevado al departamento que dirige Carme Chacón a plantearse la venta de algunos de los más sofisticados sistemas de armas y, en este sentido, se ha ofrecido el submarino S-72 Siroco, con 28 años de antigüedad y en activo hasta ahora.
Las fuentes no señalan cual es el precio del sumergible ni que equipos electrónicos o de armas se incluirían en la operación.
El Siroco tiene que ser sometido próximamente a una gran carena, una compleja obra de mantenimiento que supone desmontar completamente el buque y renovarlo por completo, lo que cuesta cerca de 25 millones de euros, con el objetivo de prolongar su vida operativa un lustro. España cuenta con cuatro submarinos de este tipo.
El diario recuerda que la Armada ya tuvo problemas para financiar la gran carena del S-71 Galerna, el primero de los cuatro sumergibles de la clase Agosta, lo que llegó a provocar la suspensión de los trabajos. Finalmente, se reunieron los fondos y está previsto que la empresa pública Navantia lo entregue a principios de 2011.

Según la programación oficial, a continuación deberían iniciar los mismos trabajos en los astilleros de Cartagena (Murcia) el S-72 y, en años sucesivos, el S-73 y el S-74.
"El Ministerio de Defensa considera, sin embargo, que no compensa una inversión tan fuerte para mantener los cuatro submarinos teniendo en cuenta que a partir de 2013 deben empezar a recibirse los nuevos S-80, llamados a sustituirlos", dice El País.
Por eso, agrega, Chacón ha iniciado "contactos exploratorios" con algunos países del sudeste asiático, como Tailandia, a los que se ha ofrecido comprar el sumergible una vez modernizado, pues eso tendría una doble ventaja: ahorrar dinero y abrir mercados a Navantía, actualmente con problemas de ocupación.

Tailandia es el único país extranjero que ha comprado un portaaviones español -construido por la hoy llamada Navantia- y carece de arma submarina, por lo que el Siroco podría ser el embrión de este cuerpo y, posiblemente, el inicio de una cooperación que podría terminar con la adquisición del S-80.
Los dirigentes del departamento de Defensa español consideran que los tres S-70 restantes "bastarían para garantizar que se cuenta siempre con uno operativo y no se pierde ni la capacidad ni la aptitud de las tripulaciones".
La Armada, sin embargo, dice el diario, duda de que se cumplan los plazos de entrega de los S-80, que ya llevan retraso, y advierte de que España limita con dos mares, por lo que necesita tener dos submarinos operativos a la vez.

La puesta de quilla tuvo lugar en el astillero de la E.N. BAZAN de Cartagena, el día 27 de noviembre de 1.978. Fue botado el 13 de noviembre de 1982, realizando el 11 de mayo de 1983 su primera inmersión y finalmente entregado a la Armada el 5 de diciembre de 1983.
Como hecho reseñable cabe destacar el accidente sufrido el 13 de junio de 1985 cuando colisionó en aguas de Cartagena con el destructor Almirante Valdés (D-23) cuando salía a la superficie. La gran preparación y rápida actuación de la dotación del Siroco permitió que el submarino saliese airoso de una situación crítica. No hubo pérdidas humanas y los daños materiales fueron relativamente escasos.