La Secretaría de Transporte, a cargo de Ricardo Jaime, no logra convencer a todas las petroleras para que vendan combustible subsidiado a las aerolíneas. Esso y Shell, que distribuyen la mitad del denominado JP1 en juego, están lejos de dar el visto bueno al pedido oficial, según confirmaron allegados a las empresas.

Por el momento, sólo acordó con YPF, que está abasteciendo a Aerolíneas Argentinas y a Lan. En tanto, las otras firmas beneficiadas por el acuerdo son Sol y Andes.

La intención de Transporte es que las aerolíneas paguen a todas las petroleras que venden nafta de avión $2.23 por litro de combustible, publica un matutino porteño. En la actualidad, Shell y Esso lo venden a $3.15. El Estado se encargará de pagar la diferencia mediante una compensación.

Tal situación, sumada a los aumentos de 38% en las tarifas de cabotaje que se aplicaron durante los últimos dos meses, deberían dar el oxígeno necesario a las aéreas para operar sin problemas.

Al parecer, surgieron dudas en las petroleras. Esso analiza la propuesta de Jaime, aunque a una velocidad menor a la que pide Transporte. En el sector aseguran que los técnicos de la empresa mantuvieron una primera reunión para tratar el tema el martes, pero todavía se está lejos de una respuesta.

En Shell, en cambio, habría aun menos intenciones de avanzar con la iniciativa. Para ambas, el punto crítico es el mismo: “Si el subsidio es para las aéreas y el Estado lo va a pagar en efectivo, para qué tiene que estar la petrolera en el medio?”, se preguntó un alto ejecutivo del sector.

Sucede que las empresas temen resultar víctimas de un atraso en los pagos por parte del Gobierno. Hace 15 días, Jaime daba el acuerdo por hecho con todas las petroleras. En su cartera, sin embargo, aseguran que la semana que viene adherirán Esso y Shell.

Fuente: Infobae Profesional


Pd1: entonces para qué permitieron un 38% de aumento en las tarifas...???

Pd2: como siempre, el usuario banca todo, incluso los subsidios con sus impuestos.