¡Feliz Día Tripulantes de Cabina!



Aunque todavía queda mucha gente que considera que los TCP’s son camareros que sirven café y té a más de catorce mil pies de altura, lo cierto es que la figura del TCP es fundamental para la aviación comercial. De hecho, por ley, por cada 50 pasajeros se exige un TCP. Si no hay tripulante, no hay vuelo.

Inicialmente las tcp’s poseían también el título de enfermería porque se consideraba que eran los más apropiados para atender al piloto en caso de incapacitación.

Tras la Segunda Guerra Mundial, desaparece el requisito de los estudios de enfermería y se empieza a dar más peso al servicio y la seguridad de los pasajeros. Actualmente la función principal de un TCP es la de velar por la seguridad del pasajero.

Los TCP’s nos encargamos diariamente de comprobar todo el material de emergencia del avión. En caso de emergencia, sabemos cómo utilizarlo, cómo evacuar al pasajero en menos de 90 segundos y además podemos atenderte fuera del avión. Estamos preparados para atender emergencias médicas, conocemos los aspectos legales que afectan a pasajeros y a tripulación y además intentamos hacer tu vuelo más confortable.

La profesionalidad, el valor, la autoseguridad y la capacidad de reacción en situaciones difíciles, son las cualidades personales que se exigen en todos los TCP’s."

Recuerda: la función principal de un TCP es la de velar por la seguridad del pasajero.

"Feliz día a todos los TRIPULANTES."