BOEING Press - EVERETT, Washington, 30 de noviembre de 2009.

Boeing finalizó hoy las pruebas estáticas necesarias para certificar la modificación en el lateral del 787 Dreamliner. La compañía espera completar el análisis final de los resultados de las pruebas en unos diez días. El análisis ha de resultar positivo, como requisito previo al primer vuelo del avión, previsto para el próximo mes.
Durante la prueba, el ala y los bordes de salida de la estructura del 787 Dreamliner fueron sometidos a la carga máxima, la más elevada prevista durante operaciones, que equivale a casi 2,5 veces la fuerza de la gravedad en el ala.
El 23 de junio, Boeing anunció que era necesario reforzar el área de la estructura que une el ala al fuselaje del 787. La modificación requería instalar nuevos soportes en 34 puntos del larguero en la zona del encastre. Las modificaciones se completaron a principios de mes en los primeros dos aviones de pruebas de vuelo y en el avión de pruebas estáticas a escala real.
“La prueba de hoy ha sido un importante hito para el programa. Los resultados de las pruebas serán confirmado tras realizar un análisis exhaustivo,” afirmó Scott Fancher, Vicepresidente y Director General del Programa 787



Recordamos que el 787-8 Dreamliner transportará entre 210 y 250 pasajeros en rutas de entre 14.200 Km. y 15.200 Km., mientras el 787-9 Dreamliner acomodará 250-290 pasajeros en rutas de entre 14.800 km. y 15.750 km. Un tercer modelo de la familia 787, el 787-3 Dreamliner albergará 290-330 pasajeros con una autonomía de vuelo de 4.600 km. a 5.650 Km.
Además de aportar la autonomía de vuelo de los aviones de gran tamaño a los reactores de tamaño medio, el 787 proporcionará a las líneas aéreas una eficiencia sin precedentes en cuanto a consumo de combustible, con los consiguientes beneficios para el medio ambiente. El avión utilizará un 20% menos de combustible que cualquier otro avión de su tamaño en misiones similares. El nuevo avión viajará a una velocidad parecida a la de los actuales aviones de fuselaje ancho más rápidos, es decir Mach 0,85 (912 Km. /h). Con el 787 las aerolíneas dispondrán de más ingresos por carga.
Los pasajeros también apreciarán mejoras en el nuevo avión, que contará con un ambiente interior con un nivel de humedad mayor y una comodidad superior.