Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 18
Like Tree25Likes

Tema: El Día del Niño más triste del continente.

  1. #1
    APS
    APS está desconectado
    Usuario registrado Avatar de APS
    Fecha de ingreso
    27 Jun, 09
    Mensajes
    791

    Predeterminado El Día del Niño más triste del continente.

    BATALLA DE ACOSTA-ÑÚ - 16 de agosto de 1869


    (Día del niño paraguayo)


    “Los niños de seis a ocho años, en el fragor de la batalla, despavoridos, se agarraban a las piernas de los soldados brasileros, llorando que no los matasen. Y eran degollados en el acto".

    Clic en la imagen para ver su versión completa. 

Nombre: chicos+paraguay+3.jpg 
Visitas: 122 
Tamaño: 148.6 KB 
ID: 33941

    Clic en la imagen para ver su versión completa. 

Nombre: 135ded3559.jpg 
Visitas: 69 
Tamaño: 74.8 KB 
ID: 33942


    En la batalla de Acosta Ñu, 3.500 niños paraguayos enfrentan a 20.000 hombres del ejército aliado, lo que se tiene como un acto de heroísmo sin igual. Por la masacre producida, se conmemora ese día como el "Día del niño en Paraguay".

    Luego de la derrota sufrida por sus tropas en el combate de Piribebuy, Solano López sintiendo amenazada su retaguardia por las fuerzas que avanzaban por Altos y Piribebuy al mando de los generales Emilio Mitre y José Antonio da Silva Guimaraes, resolvió retirarse dividiendo sus tropas en dos divisiones, una de vanguardia, que confió al general Resquín, y otra de retaguardia, a las órdenes del general Bernardino Caballero.

    A las cinco de la tarde del 13 de Agosto se puso en marcha, con rumbo a Caraguatay, donde llegó a las ocho de la noche del día siguiente. De paso, mandó fortificar la entrada de la picada que conduce a dicho pueblo, dejando allí 1.200 hombres, con algunos cañones, a las órdenes del coronel Pedro Hermosa.

    El movimiento de la columna paraguaya de retaguardia era, y tenía que ser, muy lento porque seguía el compás de la larga fila de carretas en que iban los bagajes de su ejército. La extrema flacura de los animales de tiro hacía que aquéllas apenas anduvieran. Y así pronto Caballero se vio separado de los suyos, solo, en medio del enemigo, librado a su propia suerte. Era como el escudo del ejército en retirada, contra el cual se estrellaría todo el poder de la alianza.

    Recién el 15 de Agosto entró el Conde D’Eu en Caacupé, donde se enteró de la retirada total de las fuerzas paraguayas. Esta noticia lo dejó anonadado y sumido en el desaliento.

    Ante la noticia de que una fuerte columna paraguaya se retiraba lentamente por una picada que conduce a la llanura de Barrero Grande, el Conde D’Eu ordenó al Mariscal Victoriano Carneiro Monteiro que marchara rápidamente hacia el pueblo de Barrero Grande, para cortarles la retirada, mientras él caía sobre la retaguardia de los paraguayos.

    El mariscal Monteiro se alejó a las dos de la tarde del 15 de Agosto, llegando a su destino a las diez de la noche. Desde allí desprendió una división de caballería, a las órdenes del general Cámara, con rumbo a Caraguatay, que fue detenida por el coronel Hermosa.

    A las seis de la mañana del día siguiente se movió el primer cuerpo del ejército brasileño, comandado por el general José Luis Mena Barreto, que acababa de reemplazar al general Osorio.

    Dos horas después, el general Vasco Alves Pereyra, que mandaba la vanguardia del ejército imperial, cambiaba los primeros tiros con la retaguardia de Caballero. A lo lejos se escuchaba la artillería paraguaya, que rechazaba en ese momento las cargas del general Cámara en la boca de la picada de Caraguatay.

    El Conde D’Eu precipitó la marcha de sus tropas y salió con todas ellas en Acosta-Ñu, sitio donde iba a librarse la batalla. Los paraguayos disponían de unos 3.500 hombres y algunos pocos cañones, y sólo contaba con un batallón de veteranos, el 6º de infantería. El resto eran niños y ancianos. Los niños fueron disfrazados con barbas postizas para que el enemigo los tome por adultos y les presente combate. Su caballería era escasa y en mal estado

    El general Caballero extendió su línea de batalla destacando en su vanguardia al coronel Moreno, con dos cañones, y al comandante Franco a la cabeza de su batallón. Dando frente a su enemigo, continuó el retroceso: su única posibilidad era llegar a los bosques de Caraguatay.

    Moreno y Franco hubieron de soportar en seguida la presión de nueve batallones y el fuego de numerosas piezas de artillería. Hostilizados en los dos flancos por regimientos de caballería, lucharon con extraordinario heroísmo.

    El mismo Conde D’Eu reconoce en su Diario de Campaña “la gran desventaja” con que peleaban los paraguayos, por la manifiesta inferioridad de sus armas. “Nuestros fusiles a lo Minié –dice- llevaban la muerte hasta a sus reservas, al paso que a nuestros soldados más avanzados poco perjuicio sufrían”.

    El general Caballero impidió con habilidad que sus fuerzas fueran rodeadas y consiguió llegar a la orilla opuesta del arroyo, donde emplazó la artillería. El Conde D’Eu colocó sus cañones frente al paso y abrió un nutrido fuego contra la posición paraguaya, y ordenó una carga a fondo sobre el puente, que fue repelida.

    La batalla llegaba a su momento culminante. Era ya mediodía, y desde el amanecer la lucha no tenía tregua ni descanso. Se produjo una nueva carga y nuevamente fue repelida por Caballero. El cauce del arroyo quedó colmado de cadáveres. Optó entonces el ejército imperial buscar un vado, para evitar fracasar en otro ataque frontal.

    Caballero volvió a hacerse fuerte sobre el puente de Piribebuy, conteniendo con todo éxito el avance de sus persecutores. La tarde inclinaba. De pronto los paraguayos se vieron acometidos por la retaguardia, era el segundo cuerpo del ejército brasileño que llegaba. Se trataba de una fuerte columna de infantería, con ocho bocas de fuego, a las órdenes del general Resín, que obligó a dividir las escasas fuerzas de Caballero y a atender dos acometidas simultáneas.

    Los veteranos de Franco (muerto en el combate) habían desaparecido, y con ellos el nervio principal de la resistencia paraguaya. No le quedaban sino niños y jinetes mal montados.

    Dice Juan José Chiavenatto: “Los niños de seis a ocho años, en el fragor de la batalla, despavoridos, se agarraban a las piernas de los soldados brasileros, llorando que no los matasen. Y eran degollados en el acto. Escondidas en al selva próxima, las madres observaban el desarrollo de la lucha. No pocas agarraron lanzas y llegaban a comandar un grupo de niños en la resistencia”……. “El Conde D´Eu, un sádico en el comando de la guerra,“después de la insólita batalla de Acosta Nú, cuando estaba terminada, al caer la tarde, las madres de los niños paraguayos salían de la selva para rescatar los cadáveres de sus hijos y socorrer los pocos sobrevivientes, el Conde D´Eu mandó incendiar la maleza, matando quemados a los niños y sus madres.” Su orden era matar "hasta el feto del vientre de la mujer".

    “Mandó a hacer cerco del hospital de Peribebuy, manteniendo en su interior los enfermos – en su mayoría jóvenes y niños – y lo incendió. El hospital en llamas quedó cercado por las tropas brasilera que, cumpliendo las órdenes de ese loco príncipe, empujaban a punta de bayoneta adentro de las llamas los enfermos que milagrosamente intentaban salir del la fogata. No se conoce en la historia de América del Sur por lo menos, ningún crimen de guerra más hediondo que ese.” (de la misma fuente- Chiavenatto. "A guerra do Paragaui)

    Caballero formando un cuadro con sus tropas se defendió como pudo hasta que, dispersados los restos de sus fuerzas, confundido en el tumulto inmenso de la lucha, pudo cruzar, sin ser reconocido, entre regimientos y batallones, llevando en tras de sí a los pocos que habían escapado de la matanza.

    Esta fue la última gran batalla en la Guerra del Paraguay, que finalmente terminaría meses después con la muerte de López. Está representada en el famoso cuadro "Batalha de Campo Grande", de Pedro Américo, y en el libro "Recordações de Guerra e de Viagem", del escritor Visconde de Taunay, que fue parte de la batalla.

    Caballero se rindió más tarde y, como muchos otros oficiales paraguayos en esa situación, fue remitido preso a Río de Janeiro, en donde vivió por algunos años en una casa de familia. Se volvería, tiempo después, presidente del Paraguay (1880-1886). Manoel Deodoro da Fonseca comandó uno de los batallones de la infantería brasileña y fue, más tarde, el primer presidente del Brasil (1889-1891).
    ferdyj77, JLV and Zaky like this.
    Non aurum sed ferrum liberanda est patria
    (La patria se restaura con el hierro, no con el oro)
    Marco Furio Camilo 390 ac

  2. #2
    JLV
    JLV está desconectado
    Usuario registrado Avatar de JLV
    Fecha de ingreso
    30 Apr, 13
    Ubicación
    Belgrano - CABA (pero con mi corazon en Bernal Partido de Quilmes)
    Mensajes
    1,818

    Predeterminado Re: El Día del Niño más triste del continente.

    Había leído sobre estos actos de cobardía masacrar a niños, mujeres y heridos, por D'eu y ni hablar de usar a niños tan chicos como soldados en una guerra que ya estaba perdida, una pagina mas en la negra historia de la humanidad. Lo peor es que aún se siguen usando a niños en las guerras en el mundo.
    Slds.
    ferdyj77 and RCTAN8 like this.
    San Martin: "Hace más ruido un sólo hombre gritando que cien mil que están callados"
    "Mi sable nunca saldrá de la vaina por opiniones políticas."
    Por algo siempre San Martin tendra mi respeto y el sentirme orgulloso de este gran hombre.
    General S. Patton: “El objetivo de la guerra no es morir por tu país. Sino asegurarse de que el otro bastardo muera por el suyo”
    V de Vendetta: "El pueblo no debería temer a sus gobernantes, los gobernantes deberían temer al pueblo".

  3. #3
    Usuario registrado
    Fecha de ingreso
    21 Jul, 12
    Ubicación
    Córdoba
    Mensajes
    2,640

    Predeterminado Re: El Día del Niño más triste del continente.

    Civilización y barbarie.

    Mediocres políticos americanos manipulados hábilmente por los intereses internacionales de la época.

    Muy triste.
    Aicke and speka like this.

  4. #4
    Colaborador
    Fecha de ingreso
    02 Mar, 10
    Mensajes
    3,812

    Predeterminado Re: El Día del Niño más triste del continente.

    Mi pregunta es en nombre de qué causa se pueden llevar a cabo estos actos aberrantes de crueldad que traspasan todos los límites imaginables de brutalidad. Para colmo en el "Occidente Cristiano". Indefendible
    JLV, RCTAN8 and Zaky like this.

  5. #5
    Usuario registrado
    Fecha de ingreso
    28 Nov, 12
    Mensajes
    1,594

    Predeterminado Re: El Día del Niño más triste del continente.

    Cita Iniciado por Tiburón Ver mensaje
    Mi pregunta es en nombre de qué causa se pueden llevar a cabo estos actos aberrantes de crueldad que traspasan todos los límites imaginables de brutalidad. Para colmo en el "Occidente Cristiano". Indefendible
    En el nombre del comercio.

    PD: Fue una Guerra que solo los políticos quisieron pelear, y salvo comercio no se sabe por qué. A muchos "soldados" argentinos incluso se los trasladaba prisioneros y encadenados hasta el frente, porque no querían pelear, no había un sentido de pertenencia hacia el conflicto.

    Saludos,

  6. #6
    Usuario registrado Avatar de Zaky
    Fecha de ingreso
    12 Apr, 14
    Ubicación
    Moreno, Buenos Aires, Argentina
    Mensajes
    1,244

    Predeterminado Re: El Día del Niño más triste del continente.

    La causa... Un país pequeño qué tenía altos indices de alfabetización, educación pública, e industria. Era algo que las "potencias" regionales no lo podían permitir.

    Z.-
    Lucho1980 and speka like this.
    Nec temere nec timide

  7. #7
    Usuario registrado Avatar de Mariscal Zhukov
    Fecha de ingreso
    21 Jan, 14
    Ubicación
    La Matanza
    Mensajes
    215

    Predeterminado Re: El Día del Niño más triste del continente.

    Mitre, lo peor que le paso al pais

  8. #8
    Colaborador
    Fecha de ingreso
    02 Mar, 10
    Mensajes
    3,812

    Predeterminado Re: El Día del Niño más triste del continente.

    Está claro que fué la oportunidad de aleccionar al primer país latinoamericano que encaró el camino de la industrialización, ejemplo que no debía cundir en el resto de la región. Una guerra infame maquinada por las intrigas del Foreign Office para quien América del Sur debía ser fuente de provisión de materia prima y solo eso

    ...arreglaron todo para no tener que ensuciarse las manos. Pesa igualmente sobre ellos la barbarie de la masacre.

    Y por supuesto también sobre sus lacayos locales
    Última edición por Tiburón; 17/08/2016 a las 19:12
    Aicke, ferdyj77 and speka like this.

  9. #9
    APS
    APS está desconectado
    Usuario registrado Avatar de APS
    Fecha de ingreso
    27 Jun, 09
    Mensajes
    791

    Predeterminado Re: El Día del Niño más triste del continente.

    Cita Iniciado por speka Ver mensaje
    En el nombre del comercio.

    PD: Fue una Guerra que solo los políticos quisieron pelear, y salvo comercio no se sabe por qué. A muchos "soldados" argentinos incluso se los trasladaba prisioneros y encadenados hasta el frente, porque no querían pelear, no había un sentido de pertenencia hacia el conflicto.

    Saludos,
    En el Archivo Histórico de la Nacion, hay una factura de un herrero de Catamarca, "Por cuatrocientos grilletes para los voluntarios de la guerra del Paraguay"
    speka likes this.
    Non aurum sed ferrum liberanda est patria
    (La patria se restaura con el hierro, no con el oro)
    Marco Furio Camilo 390 ac

  10. #10
    APS
    APS está desconectado
    Usuario registrado Avatar de APS
    Fecha de ingreso
    27 Jun, 09
    Mensajes
    791

    Predeterminado Re: El Día del Niño más triste del continente.

    Cita Iniciado por Tiburón Ver mensaje
    Está claro que fué la oportunidad de aleccionar al primer país latinoamericano que encaró el camino de la industrialización, ejemplo que no debía cundir en el resto de la región. Una guerra infame maquinada por las intrigas del Foreign Office para quien América del Sur debía ser fuente de provisión de materia prima y solo eso

    ...arreglaron todo para no tener que ensuciarse las manos. Pesa igualmente sobre ellos la barbarie de la masacre.

    Y por supuesto también sobre sus lacayos locales
    Opiniones de Juan Bautista Alberdi sobre la guerra del Paraguay:

    “¿Que importa López? – se pregunta Alberdi – Lo que importa a la América republicana, es la existencia soberana del Paraguay, como garantía geográfica de la revolución Americana. Si López es un déspota, la geografía lo hace un Libertador” (Alberdi Juan Bautista, Escritos póstumos, IX pag. 622. Ensayos sobre la sociedad, los hombres y las cosas de Sudamérica. Ed. En 16 volúmenes. Francisco Cruz Editor. Buenos Aires 1891-1901. (Atilio García Mellid, Proceso a los Falsificadores de la Guerra del Paraguay. T.II. p.211. Buenos Aires 1964)

    Alberdi dirá desde Paris: “A las ofertas de una libertad interior - adujo – de que el Paraguay no sospechaba de estar privado, su pueblo ha respondido sosteniendo a su gobierno, con mas ardor y constancia a medida que le veía más debilitado y más desarmado de los medios de oprimir, y a medida que veía a su enemigo más internado en el país y más capaz de proteger la impunidad de toda insurrección. El Paraguay ha probado de este modo al Brasil que su obediencia no es la del esclavo, sino la del pueblo que quieres ser libre del extranjero” . (Alberdi Juan Bautista, Prefacio al “El Imperio de Brasil”, pag. XV. París. Junio de 1869. El Imperio de Brasil ante la democracia de América. Colección de artículos escritos durante la guerra del Paraguay contra la Triple Alianza. Ed. Especial de El Diario. Asunción 1919. (Atilio García Mellid, Proceso a los Falsificadores de la Guerra del Paraguay. T.II. p.222. Buenos Aires 1964)

    Todavía en 1879, en conversación que tuvo en Paris con el doctor Ernesto Quesada, Alberdi le decía:

    “Para consolidar tal ´Redención´ y uniformar el país en ese sentido, los hombres de Buenos Aires se enfeudaron a la política brasilera, y fomentaron la revolución Oriental de Flores, el escándalo de Paysandú y terminaron con el tratado de la triple alianza para arrasar al Paraguay y obligar a las provincias, so capa de la guerra internacional y merced al estad de sitio, a someterse a la política porteña. Consideré tal guerra como el más funesto error histórico y la mayor calamidad para nuestra nacionalidad: por eso la combatí desde el extranjero, como lo hicieron Guido Spano y la mismo Navarro Viola, que como verdadero patriota, debía mostrar a nuestras provincias el abismo que conducía tan monstruosa guerra, contraria a los intereses verdaderos de Plata y que solo serviría al Brasil para debilitar a sus linderos del Sud, consolidar su influencia agresivamente imperialista y legalizar sus usurpaciones territoriales...”(Entrevista celebrada en Paria, el 6 de junio de 1879. Quesada: La figura histórica de Alberdi)
    ferdyj77, speka and Zaky like this.
    Non aurum sed ferrum liberanda est patria
    (La patria se restaura con el hierro, no con el oro)
    Marco Furio Camilo 390 ac

Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
Desarrollado por Devonix
Programador PHP Yii Framework

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30