Detienen a un sargento del Ejército que mató a un ladrón en Mendoza (28/9)

El suboficial vio desde su casa a un joven que intentaba abrir su auto.
Efectuó dos disparos, uno al aire y el otro al sospechoso, que cayó
muerto al ser alcanzado en la espalda. El suboficial, de 52 años, metió
al cadáver en el baúl de su automóvil y lo tiró en un basural. Pero un
testigo lo denunció a la Policía.

La Policía de Mendoza detuvo hoy al sargento ayudante del Ejército Sergio Borgino (52) quien reconoció haber asesinado durante la madrugada de ayer a un ladrón que quiso robarle el auto frente a su casa. ubicada en Maipú al 2.300 del
barrio El Plumerillo Sur, departamento Las Heras, una zona jaqueada por
la inseguridad como muchas otras en la provincia.
Durante la noche de ayer, Borgino vio que un individuo estaba agachado sobre su auto, con la aparente intención de abrirlo y robarlo. Buscó su pistola
calibre 11.25 y efectuó dos disparos, uno al aire como advertencia, y
el otro directo al sospechoso, que cayó muerto al ser alcanzado en la
espalda.

El homicida metió al cadáver en el baúl de su automóvil
y lo tiró en un basural. Testigos observaron sus maniobras y lo
denunciaron. No le quedó otro recurso que admitir su culpa cuando los
investigadores golpearon a su puerta. Fue detenido y conducido a una
comisaría.

El crimen –hasta ahora una fiscalía lo acusa de
homicidio agravado— ocurrió alrededor de las 4 de la madrugada del
lunes. Por versiones policiales y el aporte de vecinos, las cosas se
habrían desencadenado cuando Borgino escuchó ruidos en la calle. Se
levantó, fue a la ventana de su habitación y –según los primeros
elementos reunidos—vio "medio agazapado" sobre una de las puertas
delanteras de su Peugeot 504, a un sujeto joven que al parecer trataba
de forzar la cerradura con la aparente intención de robar el vehículo.

Dicen que el suboficial hizo un disparo al aire con su pistola calibre 11.25.
Y luego apuntó directamente al ladrón. El segundo proyectil le atravesó
la espalda y le salió por el pecho. El muchacho cayó muerto.

Los mismos trascendidos recogidos en el sitio del homicidio establecen que
Borgino bajó, cargó al presunto delincuente en el baúl de su auto y lo
llevó a una zona cercana, El Borbollón, donde hay un basural
clandestino. En calle Pozo Hondo de ese lugar, abandonó el cadáver.

En ese descampado lo encontró una patrulla policial 5 horas más tarde. El
muerto vestía un jean descolorido, zapatillas, pulóver y campera azul.
En uno de sus bolsillos tenía 4 billetes de 10 pesos y algunas monedas.

El militar, que prestaba servicios en un regimiento de la localidad
cordillerana de Uspallata, dependiente de la VIII Brigada de Infantería
de Montaña, volvió a su vivienda sin saber que al menos una persona
había observado sus movimientos. Ese testigo se presentó en una
comisaría que está a dos cuadras de la casa del homicida y contó que
había oído los dos estampidos y luego a un hombre "metiendo en el baúl
del auto a una persona".

Con estos datos, la concurrencia de otros testimonios vecinales y las primeras pericias, la Policía se acercó al autor del fatal disparo. Aseguran que el suboficial, al verse acorralado por las evidencias, admitió haber sido el autor de los disparos. La Policía había ido a buscarlo hasta su casa. Declaró que le había pegado un tiro a "un ladrón que quiso robarme el auto".

El fiscal del departamento Las Heras, Darío Nora, lo imputó a primera
vista el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por
su función, que tiene penas de entre 8 y 25 años.

La Policía intentaba identificar al muerto, un hombre de entre 17 y 20 años, que tenía grabado en uno de sus tobillos un "dibujo tumbero", dibujos que
suelen practicarse individuos que han pasado por la una temporada en la
cárcel.

Pero lo cierto es que se encontró en el lugar del crimen un "destripador" y otros elementos de metal usados habitualmente
para forzar las cerraduras de los vehículos.

Un vecino del militar describió al homicida como "una excelente persona" que vivía en una casa alquilada. Otro de los testigos entendió que Borgino
"seguramente estaba cansado de que le robaran" y que por eso le disparó
al presunto ladrón.

Fuente: Foro gratis : Estado Mayor

Mobius