Relevaron a dos generales por denuncias de corrupción

Hubo compras irregulares en el III Cuerpo y en la Aviación


General Schurlein, en otro tiempo candidato a JEMGE, hoy relevado

Por Daniel Gallo
De la Redacción de LA NACION



Nuevas denuncias por actos de corrupción en el Ejército provocaron ayer otros dos relevos importantes. La ministra de Defensa, Nilda Garré, ordenó el pase a disponibilidad del comandante del III Cuerpo, general Gustavo Schurlein, y del jefe de la Aviación del Ejército, general Gustavo Serain. Además, dispuso desplazar a otros 11 oficiales y presentar en el Juzgado Federal N° 6, a cargo de Rodolfo Canicoba Corral, las irregularidades descubiertas en las compras militares.

Esta causa fue iniciada el 8 de agosto, cuando el Ministerio de Defensa presentó en la Justicia la investigación de su Unidad de Auditoría Interna, que encontró diversas faltas en los procedimientos de adquisiciones de bienes y servicios en el Comando de Operaciones Terrestres, en el Batallón de Intendencia 601 y en la Dirección de Asuntos Históricos. Entonces, por esos hechos fueron desplazados de sus cargos 31 militares, entre ellos cuatro generales.

El Ministerio de Defensa hizo ayer una ampliación de la denuncia, que ya involucra a 44 militares y a 90 civiles proveedores del Ejército. El monto de la supuesta estafa al Estado supera los 70 millones de pesos, según fuentes oficiales que conocen los resultados de las auditorías. Los militares son investigados por los presuntos delitos de asociación ilícita, tráfico de influencias, fraude a la administración pública y cohecho, entre otros.

Las licitaciones y compras directas cuestionadas no tienen que ver con armamento o repuestos militares, sino con las denominadas "adquisiciones menores" de bienes y servicios, concretadas en 2007.

Al igual que lo ocurrido hace un mes, Garré tomó anteanoche la determinación de relevar a los involucrados en la causa sin consultar ni informar al jefe del Ejército, teniente general Roberto Bendini. Ni siquiera conversaron entre ellos sobre una situación que conmociona a la fuerza terrestre. La comunicación de los pases a disponibilidad de sus subordinados le llegó a Bendini a través del secretario de Asuntos Militares, Germán Montenegro, que en la práctica trabaja como un viceministro.

Garré sí informó anoche, en una larga reunión, sobre los posibles delitos descubiertos en las auditorías al jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, brigadier general Jorge Chevalier.

De todas maneras, el desplazamiento de más generales por las auditorías llevadas adelante por el Ministerio de Defensa no sorprendió al Ejército. En los pasillos del Edificio Libertador esperaban nuevas bajas tras la denuncia inicial del 8 de agosto. También se asegura que en diez o quince días se presentaría la investigación realizada en el Comando de Arsenales de Boulogne, que provocaría nuevos e importantes relevos.

El primer expediente presentado por Garré en la Justicia anunció que la causa tendría repercusiones: "Los hechos que aquí se denuncian darían cuenta de la existencia de una estructura destinada a delinquir en la órbita del Ejército y de la cual estas tres unidades sólo serían una parte".

Ese mensaje que quedó impreso en el escrito inicial de la causa fue confirmado por la voz de la ministra ante todos los generales y coroneles con mando.

Informe de daños
El 29 del mes último, Garré citó a los mandos del Ejército para informar el resultado de las auditorías de las tres primeras unidades investigadas. La ministra pidió entonces a los militares que no confundiesen "irregularidades con delitos".

Los oficiales están convencidos de que es el propio sistema de compras del Estado el que obliga a no respetar las formas para cumplir con los objetivos. Ese día, un general se puso de pie para exponer ese pensamiento. Fue el único que habló, y recibió una lapidaria respuesta pública de Garré. El general Schurlein fue quien tomó la palabra para defender la posición de los mandos, pero ayer fue a su vez denunciado tras la auditoría de su unidad.

En el Comando del III Cuerpo, uno de los principales puestos del Ejército, fueron relevados también los coroneles Horacio Mones Ruiz (del cuartel general), Angel Lapillo (Ingenieros) y Adrián Cortés (jefe de finanzas), además de otros dos tenientes coroneles del estado mayor de la unidad.

Además de Serain, el oficial que tuvo a su cargo dar apoyo aéreo a la lucha contra el fuego en la zona de Zárate en abril último, en el Comando de Aviación fueron desplazados el subjefe, coronel Eduardo Sabín Paz, y otros cinco oficiales subalternos.

Las auditorías continúan.

Relevaron a dos generales por denuncias de corrupción - lanacion.com