El presidente de EE.UU. negó que haber hecho "una guerra anticipada". Afirmó que ante la crisis financiera, su administración respondió ágilmente.

Agencia Télam

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, quien está a punto de concluir su mandato, reconoció que "el mayor error de toda su presidencia" fue creer que había armas de destrucción masiva en Irak, algo en lo que también creyeron "muchos líderes internacionales".

En una entrevista a la cadena ABC, el mandatario saliente dijo creer que en todo caso no hizo "una guerra anticipada", y destacó que "muchas personas" pusieron su reputación en juego a costa de las polémicas armas, que al final resultaron inexistentes.

"Ojalá los informes de inteligencia hubiesen sido diferentes", apuntó.

Luego Bush rechazó "especular", ante una pregunta periodística sobre si, en caso de que pudiera retroceder en el tiempo, llevaría a cabo la invasión con la información de la que hoy dispone.

No obstante reiteró que, a pesar de los errores reconocidos, Estados Unidos no puede salir del país árabe de forma prematura, ya que cree que pueden "ganar" y se debe transmitir a la población que las bajas sufridas en el conflicto no cayeron en vano.