Un grupo de prisioneros del campo escondió en un depósito una nota que reapareció 65 años después.

Agencia EFE

Berlín. Cinco de los prisioneros del campo de concentración de Auschwitz que escribieron sus nombres en un papel y lo guardaron en una botella que fue encontrada recientemente sobrevivieron al Holocausto, y tres de ellos viven todaví*a.


De los ocho prisioneros que anotaron sus nombres, lugar de procedencia y el código asignado y tatuado en su brazo por los nazis“ en ese papel en setiembre de 1944, tres de ellos, dos polacos y un francés, relataron ayer su experiencia al diario alemán Bild.

"Queríamos que quedara algo de nosotros", explicó Waclaw Sobczak, un polaco de 86 años.

La botella fue descubierta en abril por unos obreros que realizaban reformas cerca del campo de concentración nazi, oculta en una de las paredes del sótano de una escuela.

Los obreros trabajaban en unas reformas al edificio, que había sido utilizado como depósito por los nazis.

El texto estaba escrito con lápiz y fechado el 9 de setiembre de 1944. Incluía los nombres, números de prisioneros y lugares de nacimiento de ocho jóvenes internos de Polonia y Francia.

Sobczak explicó que el autor de la nota fue Bronislaw Jankowiak, otro prisionero polaco que sobrevivió al Holocausto, vivió después en Suecia, tuvo cuatro hijos y murió en 1997.

"La vida en el campo de exterminio era horrible y todos sabíamos que nos podían matar en cualquier momento y sin ningún motivo. Creíamos que nunca sobreviviríamos a ese infierno", apuntó.

El diario retrató también al polaco Karol Czekalski y al francés Albert Veissid, este último el único judío de los ocho hombres de la lista, que entonces tenían entre 18 y 20 años de edad.

Veissid pasó también por el campo de concentración de Buchenwald, de donde finalmente fue liberado, y vive actualmente en Marsella, Francia.

Czekalski sobrevivió al exterminio junto a su hermano, aunque sus padres fueron asesinados.

"Nunca pensé que encontrarían nuestra botella. Teníamos mucho miedo de que nos mataran cuando encontraran el mensaje", declaró este último.

El quinto superviviente de los ocho nombres de la lista, el polaco Stanislaw Dubla, falleció en 1952 en un accidente de tren.

El edificio en el que fue encontrada la botella está en un solar que formó parte de las instalaciones de Auschwitz hace más de 65 años. En este centro de muerte perdieron la vida más de un millón de personas, la gran mayoría de ellas judíos.

La botella y su mensaje se expondrán en el centro de visitantes como parte del legado de Auschwitz, el campo de concentración en el que murieron más personas (1.100.000, aproximadamente) de los que puso en marcha la maquinaria de muerte de Adolf Hitler.