Página 1 de 45 12311 ... ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 450
Like Tree68Likes

Tema: La guerra del Pacifico y sus consecuencias

  1. #1
    Curioso
    Guest

    Predeterminado La guerra del Pacifico y sus consecuencias

    Abro aqui para que se luzcan, tanto propios como ajenos, con sus conocimientos-

    Sugiero que traten de ser breves para no matarnos con el tema y si estudiar cuales fueron, son y seran las consecuencias de esta desdichada guerra entre los paises vecinos y hermanos de Bolivia y Chile (por orden alfabetico para que nadie lo tome a mal)

    Saludos

  2. #2
    Banned
    Fecha de ingreso
    10 Jan, 12
    Ubicación
    Santiago, Chile
    Mensajes
    50

    Predeterminado Respuesta: La guerra del Pacifico y sus consecuencias

    Consecuencias de la Guerra del Pacífico

    La Guerra del Pacífico (1879 - 1884) tuvo consecuencias diferentes entre los beligerantes, los países cedieron territorios definitiva y temporalmente, así como se hicieron de nuevos recursos naturales.

    El costo del conflicto en vidas humanas fue alto, sobre todo en lo que se refiere a pérdidas de vidas civiles. Si bien, no existe una cifra históricamente aceptada del número de víctimas del conflicto, este oscila entre los 14.0001 y 23.0002 muertos, entre civiles y militares, a lo largo de la guerra.

    La guerra provocó todo un reordenamiento de las fronteras entre Chile, Perú, Bolivia y Argentina. El principal cambio territorial producido por la guerra fue la anexión por parte de Chile de vastos territorios del sur del Perú y del occidente boliviano.

    Por medio del Tratado de Ancón de 1883, Chile logró el dominio sobre el Tarapacá y ocupar las provincias de Provincia de Tacna y Arica por diez años, después de lo cual se organizaría un plebiscito para determinar la nacionalidad de estas y otras concesiones. Finalmente Tacna volvería a control peruano y Arica quedaría definitivamente bajo dominió chileno. Entre 1885 y 1925, Chile ocupó además la Provincia de Tarata.

    Mientras que, gracias al Tratado de 1904 entre Chile y Bolivia se pondría fin a la tregua de 1884 y reconoce el dominio perpetuo de Chile sobre los territorios bolivianos Litoral.

    Argentina, que si bien, no participó en la guerra aprovechó la derrota boliviana para tomar posesión efectiva de territorios en la Puna de Atacama, sin embargo por el tratado del 10 de mayo de 1889, Bolivia obtuvo la soberanía sobre Tarija y Chichas. Paralelamente, presionó a Chile, que no estaba en condiciones de abrir un nuevo frente, a firmar el tratado de 1881, por el cual este último reconoce la soberanía argentina en los territorios disputados de la Patagonia Oriental.


    En Bolivia

    Con la anexión chilena del litoral boliviana, el país perdió su única salida soberana al océano Pacífico quedando relegada a una condició de mediterraneidad. Junto con perder los puertos de Antofagasta y Cobija, perdieron el acceso a recursos naturales como el salitre y el cobre, cuyos principales yacimientos se encuentran en dicha zona.

    Con el propósito de suplir de alguna manera la carencia de una salida propia al mar de Bolivia, el Tratado de 1904 obliga a Chile a construir un ferrocarril de Arica a La Paz, conceder a Bolivia créditos de hasta 5% para la construcción de otras líneas férreas en territorio boliviano, concederle un derecho de libre tránsito por su territorio y puertos en el Pacífico, y entregarle 300 mil libras esterlinas.

    A lo largo del siglo XX, Bolivia ha reclamado una salida soberana al mar, argumentando que su característica de mediterraneidad ha sido un importante impedimento para su desarrollo económico y social. Chile, por otro lado, desconoce estas reclamaciones argumentando lo establecido en los tratados firmados entre ambos países. En diversas ocasiones se ha tratado de llegar a acuerdos para solucionar el conflicto diplomático, entre las que destaca la década de 1970, cuyo punto cúlmine fue el Acuerdo de Charaña, firmado en 1975 por los dictadores Hugo Banzer y Augusto Pinochet. Pero los continuos roces entre ambos países llevaron al fin de las relaciones diplomáticas entre ambos países en 1978. En la actualidad sólo existen relaciones entre ambos países a nivel consular.


    En Chile

    La guerra estimuló el desarrollo de la economía industrial, lo que contribuyó al financiamiento del Ejército en campaña, y consolidó su presencia en el norte del país al aumentar su territorio. Gracias a la expansión de su territorio, logró riquezas naturales que impulsaron la actividad económica del país, entre las que destacan los territorios con salitre que fueron explotados por capitales extranjeros.

    Muchos historiadores argumentan que las disputas por la posesión del salitre, serían la causa directa de la Guerra Civil de 1891 y el cambio del sistema presidencialista por el parlamentario.



  3. #3
    Banned
    Fecha de ingreso
    10 Jan, 12
    Ubicación
    Santiago, Chile
    Mensajes
    50

    Predeterminado Respuesta: La guerra del Pacifico y sus consecuencias

    Tratado de Paz y Amistad entre Chile y Bolivia
    Suscrito en Santiago, el 20 de Octubre de 1904;
    Ratificaciones canjeadas en La Paz, el 10 de Marzo de 1905;
    Promulgado el 21 de marzo de 1905;
    Publicado en el "Diario Oficial" Nº 8.169, de 27 de Marzo de 1905.

    En ejecución del propósito consignado en el artículo 8º del Pacto de Tregua del 4 de Abril de 1884, la República de Chile y la República de Bolivia han acordado celebrar un Tratado de Paz y Amistad y al efecto han nombrado y constituido por sus Plenipotenciarios, a saber:
    Su Excelencia el Presidente de la República de Chile a Don Emilio Bello Codesido, Ministro de Relaciones Exteriores, y Su Excelencia el Presidente de la República de Bolivia, a Don Alberto Gutiérrez, Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de Bolivia en Chile; Quienes, después de haber canjeado sus Plenos Poderes y habiéndolos hallado en buena y debida forma, han convenido en lo siguiente:

    Artículo I.
    Restablécense las relaciones de Paz y Amistad entre la República de Chile y la República de Bolivia, terminando, en consecuencia, el régimen establecido por el Pacto de Tregua.

    Artículo II.
    Por el presente Tratado, quedan reconocidos del dominio absoluto y perpetuo de Chile los territorios ocupados por éste en virtud del artículo 2º del Pacto de Tregua de 4 de Abril de 1884. El límite de Sur a Norte entre Chile y Bolivia será el que se expresa a continuación:
    De la cumbre más alta del cerro Zapaleri (1), en línea recta a la cumbre más alta (2) del cordón desprendido hacia el Sur del cerro Guayaques, en la latitud aproximada de veintidós grados cincuenta y cuatro minutos (22º 54'); de aquí otra recta al portezuelo del Cajón (3), y en seguida la divisoria de aguas del cordón que corre hacia el Norte por la ladera norte del cerro Juriques (4), ladera noreste del volcán Licancábur por punto innominado a dos tercios de altura de dicha falda en la latitud de veintidós grados cuarenta y nueve minutos y cuarenta y un segundos (22° 49' 41") y longitud de sesenta y siete grados cincuenta y dos minutos y treinta y cinco segundos (67° 52' 35") (5), cerros Sairecábur (6) y Curiquinca (7), y volcán Putana o Jorjencal (8). De este punto seguirá por uno de sus contrafuertes en dirección al cerro del Pajonal (9), y en línea recta a la cumbre sur de los cerros de Tocorpuri (10), desde donde seguirá nuevamente por la divisoria de las aguas del cordón del Panizo (11), y cordillera de Tatio (12).
    Seguirá siempre al Norte por la divisoria de las aguas del cordón del Linzor (13) y de los cerros de Silaguala (14), desde cuya cumbre norte (volcán Apagado) (15) irá por un contrafuerte al cerrito de Silala (16), y después en línea recta al cerro de Inacalari o del Cajón (17). Desde este punto irá en línea recta a la cumbre que aparece en el centro en el grupo de cerros del Inca o Barrancane (18), y tomando nuevamente la divisoria de las aguas seguirá hacia el Norte por el cordón del cerro de Ascotán o del Jardín (19); desde la cumbre de este cerro irá en línea recta a la cumbre del cerro Araral (20), y por otra recta, a la cumbre del volcán Ollagüe (21). De aquí en línea recta a la cumbre más alta del cerro de Chipapa (22), descendiendo al Occidente por un cordón de lomas para tomar la cumbre del cerro Cosca (23). Desde este punto irá dividiendo las aguas del cordón que lo une al cerro Alconcha (24), y de aquí irá al volcán Olca (25) por el lomo divisorio. De este volcán seguirá por el cordón de los cerros del Millunu (26), de la Laguna (27), volcán Irruputuncu (28), cerros Bofedal (29) y Chela (30), y después de un alto nudo de cerros, llegará al Milliri (31) y luego al Huallcani (32). De aquí irá al cerro Caiti (33) y seguirá por la divisoria de las aguas al cerro Napa (34). De la cumbre de este cerro irá en línea recta a un punto (35) situado diez kilómetros al Sur de la cumbre oriental del cerro Huailla (36), desde donde irá en línea recta a esa cumbre mencionada, doblando enseguida hacia el Oriente, seguirá por el cordón de los cerros Laguna (37), Corregidor (38) y Huaillaputuncu (39) a la apacheta más oriental de Sillillica (40), dirigiéndose por el cordón que va al noroeste a la cumbre del cerro Piga (41). De este cerro irá en línea recta a la cumbre más alta de Tres Cerritos (42) y en seguida en línea recta al cerro Challacollo (43) y a la estrechura de la vega de Sacaya (44), frente a Villacollo.
    De Sacaya el límite irá en líneas rectas a las apachetas de Cueva Colorada (45) y de Santaile (46), donde seguirá al noroeste por los cerros de Irruputuncu (47) y Patalani (48). De esta cumbre irá el límite en línea recta al cerrito Chiarcollo (49), cortando el río Cancosa (50) y de ahí también en línea recta a la cumbre del cerro Pintapintani (51), siguiendo después de esta cumbre por el cordón de los cerros de Quiuri (52), Pumiri (53) y Panantalla (54). De la cumbre de Panantalla irá en línea recta a Tolapacheta (55), a media distancia entre Chapi y Rinconada, y de este punto en línea recta al portezuelo de Huailla (56); en seguida pasará por las cumbres de los cerros de Lacataya (57) y del Salitral (58). Volverá hacia el Norte yendo en línea recta al cerrito Tapacollo (59), en el Salar de Coipasa, y en otra recta al mojón de Quellaga (60), de donde seguirá por líneas rectas al cerrito Prieto (61) al norte de la vega de Pisiga, cerrito Toldo (62), mojones de Sicaya (63), Chapillicsa (64), Cabarray (65), Tres Cruces (66), Jamachuma (67), Quimsachata (68) y Chinchillani (69), y cortando el río Todos Santos (70), irá a los mojones de Payacollo (71) y Carahuano (72), al cerro de Canasa (73) y al cerro Capitán (74). Seguirá después hacia el Norte por la divisoria de las aguas del cordón de los cerros Lliscaya (75) y Quilhuiri(76), y desde la cumbre de este punto irá en línea recta al cerro Puquintica (77). Al Norte de este último punto, Chile y Bolivia convienen en fijar entre sí la siguiente línea fronteriza: Del cerro Puquintica (77) irá al Norte por el cordón que se dirige a Macaya, cortará en este punto al río Lauca (78), dirigiéndose en seguida en línea recta al cerro Chiliri (79); seguirá al Norte por la divisoria de las aguas del portezuelo de Japu (80) y cumbres de Quimsachata (81), portezuelo de Tambo Quemado (82), cerros de Quisiquisini (83), portezuelo de Huacollo (84), cumbres de los cerros de Payachata (85 y 86), cerro Larancahua (87) hasta el paso de Casiri (88). Desde este punto irá a los cerros de Condoriri (89), que dividen las aguas de los ríos Sajama y Achuta de las del Caquena, y proseguirá por el cordón que desprendiéndose de estos cerros va al cerro Carbiri (90), pasando por el portezuelo de Achuta (91); del cerro Carbiri, bajará por su falda a la angostura del río Caquena o Cosapilla (92), aguas arriba del tambo de este último nombre. Seguirá después el curso del río Caquena o Cosapilla, hasta la afluencia (93) del desagüe aparente de las vegas de la estancia de Cosapilla, desde cuya afluencia irá en línea recta al mojón de Visviri (94). De este mojón irá en línea recta al santuario (95) que se encuentra al norte del Maure, al noroeste de la confluencia de este río con otro que le viene del Norte, dos kilómetros al noroeste del tambo del Maure; seguirá hacia el noroeste por el cordón que se dirige al mojón del cerro Chipe o Tolacollo (96), último punto de la frontera.
    Dentro de los seis meses siguientes a la ratificación de este Tratado, las Altas Partes Contratantes nombrarán una comisión de ingenieros para que proceda a demarcar en el terreno la línea divisoria cuyos puntos, enumerados en este artículo, se señalan en el plano adjunto, que formará parte integrante del presente Tratado, y con arreglo al procedimiento y en las épocas que se convengan por un acuerdo especial de ambas Cancillerías.
    Si ocurriere entre los ingenieros demarcadores algún desacuerdo que no pudiere ser allanado por la acción directa de ambos Gobiernos, se someterá la cuestión al fallo de Su Majestad el Emperador de Alemania, conforme a lo previsto en el artículo XII de este Tratado.
    Serán reconocidos por las Altas Partes Contratantes los derechos privados de los nacionales o extranjeros que hubieren sido legalmente adquiridos, en los territorios que, en virtud de este Tratado, quedan bajo la soberanía de uno u otro país.

    Artículo III.
    Con el fin de estrechar las relaciones políticas y comerciales de ambas Repúblicas, las Altas Partes Contratantes convienen en unir el puerto de Arica con el Alto de La Paz por un ferrocarril cuya construcción contratará a su costa el Gobierno de Chile, dentro del plazo de un año, contado desde la ratificación del presente Tratado. La propiedad de la sección boliviana de este ferrocarril se traspasará a Bolivia a la expiración del plazo de quince años, contado desde el día en que esté totalmente terminado.
    Con igual fin, Chile contrae el compromiso de pagar las obligaciones en que pudiera incurrir Bolivia por garantías hasta por cinco por ciento sobre los capitales que se inviertan en los siguientes ferrocarriles, cuya construcción podrá emprenderse dentro del plazo de treinta años: Uyuni a Potosí; Oruro a La Paz; Oruro, por Cochabamba, a Santa Cruz; de La Paz a la región del Beni; y de Potosí, por Sucre y Lagunillas, a Santa Cruz.
    Este compromiso no podrá importar para Chile un desembolso mayor de cien mil libras esterlinas anuales, ni exceder de la cantidad de un millón setecientas mil libras esterlinas que se fija como el máximum de lo que Chile destinará a la construcción de la sección boliviana del ferrocarril de Arica al Alto de La Paz y a las garantías expresadas; y quedará nulo y sin ningún valor al vencimiento de los treinta años antes indicados.
    La construcción de la sección boliviana del ferrocarril de Arica al Alto de La Paz, como la de los demás ferrocarriles que se construyan con la garantía del Gobierno Chileno, será materia de acuerdos especiales de ambos Gobiernos y en ellos se consultarán las facilidades que se darán al intercambio comercial de los dos países. El valor de la referida sección se determinará por el monto de la propuesta que se acepte en el respectivo contrato de construcción.

    Artículo IV.
    El Gobierno de Chile se obliga a entregar al Gobierno de Bolivia la cantidad de trescientas mil libras esterlinas en dinero efectivo y en dos parcialidades de ciento cincuenta mil libras; debiendo entregarse la primera parcialidad seis meses después de canjeadas las ratificaciones de este Tratado; y la segunda, un año después de la primera entrega.

    Artículo V.
    La República de Chile destina a la cancelación definitiva de los créditos reconocidos por Bolivia, por indemnizaciones en favor de las Compañías mineras de Huanchaca, Oruro y Corocoro, y por el saldo del empréstito levantado en Chile en el año 1867, la suma de cuatro millones quinientos mil pesos, oro de diez y ocho peniques, pagadera, a opción de su Gobierno, en dinero efectivo o en bonos de su deuda externa estimados al precio que tengan en Londres el día en que se verifique el pago; y la cantidad de dos millones de pesos, oro de diez y ocho peniques, pagadera en la misma forma que la anterior, a la cancelación de los créditos provenientes de las siguientes obligaciones de Bolivia: los bonos emitidos o sea el empréstito levantado para la construcción del ferrocarril entre Mejillones y Caracoles, según contrato de 10 de julio de 1872; la deuda reconocida a favor de Don Pedro López Gama, representado por los Señores Alsop y Compañía, subrogatarios de los derechos de aquél; los créditos reconocidos en favor de Don Juan G. Meiggs, representado por Don Eduardo Squire, provenientes del contrato celebrado en 20 de marzo de 1876, sobre arrendamiento de salitreras en el Toco; y, finalmente, la suma reconocida en favor de Don Juan Garday.

    Artículo VI.
    La República de Chile reconoce en favor de la de Bolivia y a perpetuidad, el más amplio y libre derecho de tránsito comercial por su territorio y puertos del Pacífico. Ambos Gobiernos acordarán, en actos especiales, la reglamentación conveniente para asegurar, sin perjuicios para sus respectivos intereses fiscales, el propósito arriba expresado.

    Artículo VII.
    La República de Bolivia tendrá el derecho de constituir agencias aduaneras en los puertos que designe para hacer su comercio. Por ahora señala por tales puertos habilitados para su comercio, los de Antofagasta y Arica.
    Las agencias cuidarán de que las mercaderías destinadas en tránsito, se dirijan del muelle a la estación del ferrocarril y se carguen y transporten hasta las aduanas de Bolivia en vagones cerrados y sellados y con guías que indiquen el número de bultos, peso y marca, número y contenido, que serán canjeados con tornaguías.

    Artículo VIII.
    Mientras las Altas Partes Contratantes acuerdan celebrar un tratado especial de comercio, el intercambio comercial entre ambas Repúblicas se regirá por las reglas de la más estricta igualdad con las aplicadas a las demás naciones y en ningún caso se colocará a los productos de cualquiera de las dos Partes en condiciones de inferioridad respecto de las de un tercero.
    En consecuencia, tanto los productos naturales y manufacturados de Chile como los de Bolivia quedarán sujetos, en su internación y consumo, en uno y otro País, al pago de los impuestos vigentes para los de las demás naciones y los favores, exenciones y privilegios que cualquiera de las dos Partes otorgare a una tercera podrán ser exigidos en igualdad de condiciones por la otra. Las Altas Partes Contratantes convienen en dar, recíprocamente, en todas las líneas férreas que crucen sus respectivos territorios, a los productos nacionales de uno y otro País, la tarifa que acuerden a la nación más favorecida.

    Artículo IX.
    Los productos naturales y manufacturados de Chile y las mercaderías nacionalizadas, para internarse a Bolivia, serán despachadas con la respectiva factura consular y con las guías de que habla la cláusula séptima. Los ganados de toda especie y los productos naturales de poco valor, podrán ser internados sin ninguna formalidad y despachados con la simple manifestación escrita en las aduanas.

    Artículo X.
    Los productos naturales y manufacturados de Bolivia en tránsito para el extranjero serán exportados con guías franqueadas por las aduanas de Bolivia o por los funcionarios encargados de este objeto. Dichas guías serán entregadas a los agentes aduaneros en los respectivos puertos y sin otra formalidad, embarcados estos productos para los mercados extranjeros. Por el puerto de Arica el comercio de importación se verificará con iguales formalidades que en el de Antofagasta, debiendo franquearse en este puerto las guías de tránsito con las mismas especificaciones que las indicadas en los artículos anteriores.

    Artículo XI.
    No pudiendo Bolivia poner en práctica este sistema inmediatamente, continuará observándose, por el término de un año, el que se halla establecido actualmente en Antofagasta, que se hará extensivo al puerto de Arica, fijándose un plazo prudente para que se ponga en vigencia el arancel de aforos boliviano, hasta que sea posible regularizar el comercio de tránsito en la forma antedicha.

    Artículo XII.
    Todas las cuestiones que llegaren a suscitarse con motivo de la inteligencia o ejecución del presente Tratado, serán sometidas al arbitraje de Su Majestad el Emperador de Alemania. El 20 de Octubre de 1904, a través de los Ministros Plenipotenciarios: Alberto Gutiérrez por la República de Bolivia, y Emilio Bello Codesido por la República de Chile, se suscribió el Tratado de Paz y Amistad entre ambas Repúblicas, que puso fin al régimen establecido por el Pacto de Tregua, suscrito el año de 1884 por el que cesó el Estado de Guerra ocurrida durante los años de 1879 a 1884 en la denominada “Guerra del Pacífico”. El Artículo 12 del Tratado de 1904, establece lo siguiente: “Todas las cuestiones que llegaren a suscitarse con motivo de la inteligencia o ejecución del presente Tratado, serán sometidos al arbitraje de Su Majestad el Emperador de Alemania”. El mencionado Tratado, fue aprobado y ratificado por ambos Estados. Posteriormente, en fecha 16 de Abril de 1907, los Ministros Plenipotenciarios Sabino Pinilla por la República de Bolivia y Ricardo Salas Edwards por la República de Chile, suscribieron el Protocolo Sobre Sustitución de Arbitro, que establece lo siguiente: “En Santiago de Chile, a 16 de Abril de 1907, reunidos en la Sala del Despacho del Ministerio de Relaciones Exteriores, el Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de Bolivia, Señor don Sabino Pinilla, y el Señor Ministro del ramo, don Ricardo Salas Edwards, debidamente autorizados al efecto por sus respectivos Gobiernos, y teniendo presente que Su Majestad el Emperador de Alemania no ha aceptado la designación que de él se hizo en el Artículo XII del Tratado de Paz y Amistad concluido y firmado entre Bolivia y Chile en 20 de Octubre de 1904, para que actuase como Arbitro en todas las cuestiones que llegaren a suscitarse con motivo de la inteligencia y ejecución de dicho Pacto, han convenido en designar a la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya para que entienda, si el caso se presentara, en las referidas cuestiones, acogiéndose al efecto a lo dispuesto en el Artículo 26, Capítulo II del Título IV de la Convención para el Arreglo Pacífico de los Conflictos Internacionales, suscrita en 29 de Julio de 1899, por las Potencias concurrentes a la Primera Conferencia de la Paz, celebrada en la expresada Capital del Reino de Holanda. En la fe de lo cual, el Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de Bolivia y el Ministerio de Relaciones Exteriores, firman el presente Protocolo, en doble ejemplar, y lo sellan con sus respectivos sellos”


    Las ratificaciones de este Tratado serán canjeadas dentro del plazo de seis meses y el canje tendrá lugar en la ciudad de La Paz. En fe de lo cual, el señor Ministro de Relaciones Exteriores de Chile y el señor Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de Bolivia firmaron y sellaron con sus respectivos sellos, y por duplicado, el presente Tratado de Paz y Amistad en la ciudad de Santiago, a los veinte días del mes de octubre del año mil novecientos cuatro.

    (Firmado: EMILIO BELLO C.) ( L. S.)
    (Firmado: A. GUTIERREZ.) ( L. S.)

    Convenio sobre Canje de Territorios en la Zona Fronteriza Aprobado por el Honorable Congreso en agosto de 1907.
    Se levantaron Actas locales de canje en Calama, el 7 de junio de 1924.
    En Santiago de Chile, a primero de mayo de 1907, reunidos en la Sala de Despacho del Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministro del Ramo Don Ricardo Salas Edwards y el Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de Bolivia Don Sabino Pinilla, con el objeto de considerar el cambio de ciertas partes de la Línea de Frontera establecida en el Tratado de 20 de octubre de 1904, por convenir así mejor a los intereses de ambos países, debidamente autorizados por sus respectivos Gobiernos, han acordado suscribir el siguiente

    Convenio:
    Primero.- Sustitúyese la Línea de Frontera en los trechos comprendidos entre el cerro Chipapa (22) y el volcán Olca (25) ; y entre el cerro Patalani (48) y el alto de Panantalla (54) del artículo 2º del mencionado Tratado, por la siguiente: Entre el cerro Chipapa y el volcán Olca, la Línea de Frontera irá en línea recta del cerro Chipapa, ya demarcado, a la cumbre norte del cerro Paroma, dejando en todo caso dentro del territorio chileno un espacio no menor de un kilómetro entre el punto más oriental del ferrocarril de Collaguasi y la Línea Fronteriza; desde el cerro Paroma irá después por la cresta que une este cerro al volcán Olca. Entre los cerros de Patalani y Panantalla, la Línea de Frontera correrá en línea recta del cerro Patalani al cerro de Irpa Pueblo, y de aquí en línea recta al cerro de Irpa; desde aquí seguirá por el cordón divisorio a la cumbre más alta de los cerros Sillajhuay y doblará al Norte, para seguir por el lomo divisorio de los cerros de Toroni a la Apacheta de Oje, y después por el cordón divisorio al cerro Armasaya. Desde este punto irá en línea recta a la Apacheta de Tillujalla y después en línea recta al alto de Panantalla, ya demarcado.
    Segundo.- El plano firmado por los infrascritos en dos ejemplares formará parte integrante del presente acuerdo.
    El presente Convenio será ratificado y las ratificaciones se canjearán en Santiago o en La Paz en el plazo más breve posible.
    Redactado en dos ejemplares de igual tenor, los señores Ministros lo firmaron y le pusieron sus sellos.

    (Firmado: RICARDO SALAS E.) ( L. S.)
    (Firmado: SABINO PINILLA) ( L. S.)

    El tratado fue finalmente firmado en la ciudad de Santiago de Chile el día 20 de octubre de 1904. El gobierno de Bolivia lo aprobó el 11 de noviembre siguiente, durante la presidencia de Ismael Montes, y sería convertido en ley por el Congreso de dicho país el 4 de febrero de 1905. La ratificación del tratado sería realizada por Chile el 5 de febrero de ese año y el 10 de marzo por Bolivia, siendo ese día canjeadas en La Paz. El tratado fue finalmente promulgado en Chile el 21 de marzo de 1905 y publicado en el Diario Oficial de la República de Chile el 27 del mismo mes.

    Fuente: Wikipedia

  4. #4
    Banned
    Fecha de ingreso
    10 Jan, 12
    Ubicación
    Santiago, Chile
    Mensajes
    50

    Predeterminado Respuesta: La guerra del Pacifico y sus consecuencias

    lo siento amigo curioso, le dije que yo crearía el tema pero estoy en las bellas costas del Oceano Pacifico y no tengo mucho tiempo para estar en el PC, trate de ser lo más breve posible aunque no pude abstenerme de colocar el tratado de 1904 con sus respectiva negrita.

  5. #5
    Usuario registrado
    Fecha de ingreso
    16 Sep, 10
    Mensajes
    3,106

    Predeterminado Respuesta: La guerra del Pacifico y sus consecuencias

    Cita Iniciado por Leigh Ver mensaje
    lo siento amigo curioso, le dije que yo crearía el tema pero estoy en las bellas costas del Oceano Pacifico y no tengo mucho tiempo para estar en el PC, trate de ser lo más breve posible aunque no pude abstenerme de colocar el tratado de 1904 con sus respectiva negrita.
    Realmente no entiendo tus ganas de sobrar a los demás, si seguís con esas actitudes altaneras, no te veo mucho futuro en el foro, a menos que cambies de actitud

  6. #6
    Banned
    Fecha de ingreso
    10 Jan, 12
    Ubicación
    Santiago, Chile
    Mensajes
    50

    Predeterminado Respuesta: La guerra del Pacifico y sus consecuencias

    Cita Iniciado por Lucho1980 Ver mensaje
    Realmente no entiendo tus ganas de sobrar a los demás, si seguís con esas actitudes altaneras, no te veo mucho futuro en el foro, a menos que cambies de actitud
    como sobrar a los demás? es una amenaza ?

  7. #7
    Usuario registrado
    Fecha de ingreso
    26 Aug, 11
    Ubicación
    Ciudad de Buenos Aires, Argentina
    Mensajes
    927

    Predeterminado Respuesta: La guerra del Pacifico y sus consecuencias

    Este es un Articulo del diario chileno la tercera.

    "Las relaciones con nuestros vecinos del norte en su mas bajo nivel"

    Desde fines de la guerra del salitre nuestras relaciones con Perú y Bolivia han sido erráticas: ora privilegiamos a Bolivia, otra al Perú. El presidente Federico Santamaría fue partidario de entregar a Bolivia Arica o, en su defecto, Camarones o Caleta Víctor. En el caso del gobierno de Carlos Ibáñez del Campo viramos en 180º: se acuerda con Perú, por medio del Tratado de 1929, repartir Arica para Chile y Tacna para el Perú, prohibiéndose, sin acuerdo de ambos países, cualquier cesión de territorio a un tercero – en este caso Bolivia -.

    Sería extenso reseñar en este artículo los diversos intentos, llevados a cabo por Chile, para resolver el problema de la mediterraneidad boliviana; baste citar lo realizado por el gobierno de Gabriel González Videla, Salvador Allende y Augusto Pinochet, en el famoso Acuerdo de Charaña, que fue imposible implementar al no haber acuerdo con Perú entre otras cosas.

    Con razón, el gobierno boliviano se agotó por el alargue excesivo respecto al punto 6, que trata del tema de la salida del mar a Bolivia. A pesar de las buenas relaciones entre Michelle Bachelet y Evo Morales, nuestra Cancillería no atinó nunca a entregar una solución que satisficiera a ambos países respecto de una salida al mar. Al parecer, habría habido una propuesta de cesión en comodato de caletas como Cobija, al norte de Antofagasta - otrora el puerto principal de Bolivia – o Pisagua, al norte de Iquique.

    La Cancillería chilena es a veces insuficiente referente al trato con nuestros vecinos del norte: en este sentido no tiene comparación alguna con Torre Tagle y los doctores de Chuquisaca, por consiguiente, casi nada se puede esperar con respecto a un diseño de una política inteligente en relación con nuestros vecinos. Como buenos “fenicios” de América del Sur, pareciera que el único centro de nuestras políticas de Relaciones Exteriores es el comercio.

    En esta coyuntura no podemos estar peor: demandados por Perú ante el Tribunal de la Haya sobre el tema del territorio marítimo que, a pesar de los triunfalistas y chauvinistas, es bien posibletermine en un reparto y, ahora, Bolivia amenaza con demandar a Chile ante los tribunales Internacionales respecto al tema de una salida al mar.

    Las recientes actitudes matonescas como la del ministro de Defensa que amenaza con el ejército si Bolivia persiste en no aceptar los Tratados, sólo sirven para desprestigiar nuestra política exterior e incitar a países hermanos a apoyar la causa boliviana, que cuenta con bastante simpatía dentro de la comunidad internacional de naciones.

    Una política internacional que se basa preferencialmente en la intangibilidad del Tratado de 1904 tiene pocas posibilidades de éxito y, consecuentemente, bloquea cualquier posibilidad de diálogo. Si los Tratados no pudieran ser revisados y discutidos entre los firmantes, sería imposible pensar en una salida al mar en la franja contigua a la actual línea de la Concordia.

    Con el nuevo gobierno de Perú, posiblemente más permeable que el de Alán García, podría pensarse en una solución tripartita, que permitiera solucionar el problema de la mediterraneidad de Bolivia por la franja que desde Yuta hasta la línea de la Concordia.

    No tenemos por qué pensar en que la alternativa de un comodato, en Cobija, por ejemplo, tuviera que romper la continuidad territorial de Chile. En la actualidad, el tráfico de personas y de mercadería puede realizarse libremente y, por lo demás, en el caso de la Comunidad Europea se ha demostrado la inutilidad de las fronteras.

    El chauvinismo de personas como el de diputados de la Concertación o de la Alianza además de las actitudes prepotentes del antes nombrado ministro de defensa y la rigidez de nuestro ministerio de Relaciones Exteriores en el actual gobierno, que no está dispuesto a aceptar el cambio ni de una coma del Tratado de 1904, hace imposible cualquier negociación con Bolivia.

    Hay que tener en cuenta que el gobierno de derecha está completamente aislado en América del sur; el único aliado posible es Colombia, hoy gobernado por el presidente Santos que, por lo demás, a diferencia de Álvaro Uribe, no está interesado en eje de derecha, sino más bien en una apertura hacia sus vecinos de izquierda – Ecuador, de Rafael Correa y Venezuela, de Hugo Chávez y, seguramente, ahora con Perú, de Ollanta Humala.

    La clase política criolla está equivocada en la apreciación respecto a la actuación de nuestra Cancillería en la reunión de la OEA, de San Salvador; la verdad es que la mayoría de los países solidarizaron, sentimentalmente, con Bolivia, y el acuerdo de que este problema sea discutido bilateralmente representa un imperativo moral a nuestro país, en el sentido de resolver, a la mayor brevedad posible, el tema de la mediterraneidad de Bolivia, cosa que no será posible, de seguir la política actual de nuestra cancillería.


    fuente
    Marco EnrÃ*quez-Ominami


    saludos

  8. #8
    Banned
    Fecha de ingreso
    10 Jan, 12
    Ubicación
    Santiago, Chile
    Mensajes
    50

    Predeterminado Respuesta: La guerra del Pacifico y sus consecuencias

    pfff Ominami? el que quiso ser presidente y no le salió? el que dijo que le daba vergüenza ser Chileno? con esa gente mejor ni hablar.
    es refácil hablar de intangibilidad de un tratado con tal de ganar popularidad.
    le recuerdo.

    El tratado fue finalmente firmado en la ciudad de Santiago de Chile el día 20 de octubre de 1904. El gobierno de Bolivia lo aprobó el 11 de noviembre siguiente, durante la presidencia de Ismael Montes, y sería convertido en ley por el Congreso de dicho país el 4 de febrero de 1905. La ratificación del tratado sería realizada por Chile el 5 de febrero de ese año y el 10 de marzo por Bolivia, siendo ese día canjeadas en La Paz. El tratado fue finalmente promulgado en Chile el 21 de marzo de 1905 y publicado en el Diario Oficial de la República de Chile el 27 del mismo mes.

    El tratado es plenamente vigente y desconocerlo es desconocer el estado de paz y amistad que desde 1904 hay entre Chile y Bolivia.

    si alguien considera lo contrario, pongámonos a revisar todos los tratados y limites por ser "injustos"

  9. #9
    Banned
    Fecha de ingreso
    23 Dec, 11
    Ubicación
    Valparapuerto.
    Mensajes
    1,388

    Predeterminado Respuesta: La guerra del Pacifico y sus consecuencias

    Cita Iniciado por Leigh Ver mensaje
    pfff Ominami? el que quiso ser presidente y no le salió? el que dijo que le daba vergüenza ser Chileno? con esa gente mejor ni hablar.
    es refácil hablar de intangibilidad de un tratado con tal de ganar popularidad.
    le recuerdo.

    El tratado fue finalmente firmado en la ciudad de Santiago de Chile el día 20 de octubre de 1904. El gobierno de Bolivia lo aprobó el 11 de noviembre siguiente, durante la presidencia de Ismael Montes, y sería convertido en ley por el Congreso de dicho país el 4 de febrero de 1905. La ratificación del tratado sería realizada por Chile el 5 de febrero de ese año y el 10 de marzo por Bolivia, siendo ese día canjeadas en La Paz. El tratado fue finalmente promulgado en Chile el 21 de marzo de 1905 y publicado en el Diario Oficial de la República de Chile el 27 del mismo mes.

    El tratado es plenamente vigente y desconocerlo es desconocer el estado de paz y amistad que desde 1904 hay entre Chile y Bolivia.

    si alguien considera lo contrario, pongámonos a revisar todos los tratados y limites por ser "injustos"


    Buenas noches a todos.

    Coincido con mi compatriota Leigh.

    Marco Enríquez-Ominami es un político chileno a cuya actividad le calza estupendamente la definición que Pío Baroja hacía de la política: "Un sucio negocio entre compadres."

    Un populista que obtuvo una significativa votación en la primera vuelta de las últimas elecciones presidenciales en Chile gracias, entre otros muchos factores, al enorme descrédito que las figuras "tradicionales" se han esmerado en cultivar entre el electorado de mi país, pero que no fue capaz de volcar ese apoyo a la figura de Eduardo Frei Ruiz-Tagle en la segunda vuelta (tal como M. Bachelet tampoco fue capaz de traspasar su enorme popularidad al candidato supuestamente "progresista").

    Un oportunista de la mejor cepa, que se inscribió en las filas del Partido Socialista de Chile pero que de socialista chileno tiene tanto como yo de luterano. Y que renunció a ese partido cuando sus personalísimas postulaciones quedaron en minoría al interior de la colectividad.

    Un fatuo y engreído, que se hace llamar "cineasta" por haber "contribuído" a la exigua filmografía chilena con UNA película, realizada en parte con materiales pre-existentes y que él compró a modestos realizadores independientes chilenos (que no tienen los contactos que tiene Marco Enríquez-Ominami entre algunas de las más altas esferas del poder político en Chile).

    Sacarlo a colación en este debate puede servir lo que un candelabro de oro sirve para hacer un asado, pero no atañe al punto.

    Ahora bien, la Guerra del Pacífico o Guerra del Salitre proyecta sus consecuencias hasta nuestros días -¡qué duda cabe!- en las relaciones entre Bolivia, Chile y Perú. Acá ya se han sintetizado estupendamente las principales de ellas en los ámbitos político, geográfico y económico de estos tres países.

    Me gustaría opinar sobre sus consecuencias -positivas y negativas- en el desarrollo de las relaciones entre los pueblos, entre los simples ciudadanos, como lo son aquellas personas que se conocen en un viaje, por internet o por intermedio de terceros a propósito de algún evento social, entre otras tantas situaciones en que es posible un intercambio.

    He visitado dos veces el Perú: en el verano de 1982 y en el verano de 2011.
    En ambas ocasiones he permanecido largas semanas (tres y cuatro, respectivamente) recorriendo el famoso circuíto turístico del sur peruano.

    Debo decir que el salto que la economía peruana experimentó en esos casi treinta años me pareció a todas luces gigantesco. Lo que permaneció invariable fue la cordialidad y el respeto de su gente.

    Mi opinión es que, al menos en el caso del Perú y a sabiendas de que mi personal experiencia es apenas una microscópica porción de lo que podemos llamar "realidad", a nivel de cultura ciudadana, de cotidianeidad cívica, la Guerra del Pacífico constituye casi un acicate para que los peruanos se interesen en nosotros -los chilenos- y se nos aproximen con una mezcla de curiosidad y asombro al descubrir que no somos tan "rotos", tan bárbaros ni tan arrogantes como algún sector de su dirigencia política y de su prensa intenta retratarnos.

    Cierto es que hay chilenos que parecen esmerarse en provocar la impresión contraria, como aquel descerebrado que hace unos años pintó un grafiti en los muros del Cusco; o el de ese otro pailón que hace unos meses orinó a los pies de la estatua de Francisco Bolognesi, en Tacna. Cierto es también que si uno se deja llevar por las realidades "virtuales" (como YouTube u otras redes sociales de información) pudiera parecer que estoy acotando leseras. Pero no es menos cierto que la cultura peruana -su música desde hace más de un siglo, su gastronomía desde hace una década, su industria turística desde hace treinta años- ha penetrado fuertemente en la sociedad chilena. Nuestra mejor posición económica relativa ha llevado a decenas de miles de chilenos a recorrer maravillados ese esplendido país y, al volver a Chile, propagar las bondades de un país que lo tiene todo porque todo se lo merece.

    Uno de mis mejores amigos, y más que amigo, compadre, es limeño. Con desazón me decía, en las semanas previas al triunfo de Ollanta Humala, que él creía que la elección del nacionalista peruano podía tener un fuerte efecto negativo sobre las relaciones entre nuestros doas países, en un breve plazo. Mi respuesta, hasta ahora confirmada por la fría realidad de los hechos, fue que "otra cosa es con guitarra", pues es bien sabido que una postura se tiene al ser candidato (veamos si no el caso del mismo Marco Enríquez-Ominami) y otra muy distinta es la que se debe tener cuando ya se está instalado en el Palacio de Pizarro.

    Muy buenas noches para todos.

  10. #10
    Banned
    Fecha de ingreso
    10 Jan, 12
    Ubicación
    Santiago, Chile
    Mensajes
    50

    Predeterminado Respuesta: La guerra del Pacifico y sus consecuencias

    Para complementar mejor mi respuesta que en la primera ocasión estaba corto de tiempo.
    1) Las relaciones han sido erráticas porque de vez en cuando salen caudillos como este con ideas locas que privilegian a vecinos en desmedro del país.

    2) nuestra cancillería nunca atinó porque todas las soluciones para evito eran insuficientes. QUE SE CONFORME,SON EL PAÍS PERDEDOR DE UNA GUERRA NO TIENEN DERECHO A EXIGIR NADA.

    3) si podríamos estar peor, podríamos estar en otro gobierno de la desconcertación que anda con ganas de volver a meternos en otro juicio sin sentido. Además a Bolivia se le dice, NO, no se negocia soberanía. el 90% de los chilenos se niega a ceder territorio, y tras cada desafortunada declaración de evito es cifra es mayor.

    4) matonesco el señor Allamand? ahora resulta que los ministros de defensa solo son matonescos si son de derecha, además a diferencia del señor Ominami el señor Allamand tiene los pantalones bien puestos, en cambio el señor Ominami ni siquiera tiene pantalones largos.

    5) amplio apoyo de la comunidad de naciones? creo que le está haciendo mucho a la marihuana.

    6) "Una política internacional que se basa preferencialmente en la intangibilidad del Tratado de 1904 tiene pocas posibilidades de éxito y, consecuentemente, bloquea cualquier posibilidad de diálogo. Si los Tratados no pudieran ser revisados y discutidos entre los firmantes, sería imposible pensar en una salida al mar en la franja contigua a la actual línea de la Concordia." esto refuerza mi comentario anterior.

    7) el libre trafico se debe a que los señores del ex partido de este señor dejaron descuidada la frontera, en cambio el actual gobierno tiene que arreglar todos los pastelitos de la concerta. La inutilidad de las fronteras en la UE es porque NINGÚN PAÍS ALLÁ ES EL MAYOR PRODUCTOR DE DROGAS DEL MUNDO!

    8) me disculparan los trasandinos, pero mis compatriotas lo entenderán, es MUY WEON EL SEÑOR OMINAMI, osea porque todos los gobiernos de la región son de izquierda para no quedar aislados tenemos que tener un gobierno de izquierda? por Dios! como se nota que no tiene sesos como para hacer algo más en esta vida.

    9) los demás paises solidarizaron SENTIMENTALMENTE? con Bolivia? Y? ahora me va a decir que la Geopolítica se mueve por sentimentalismo? o por responsabilidades morales?

    LO SIENTO SEÑOR OMINAMI, PERO PARA LA CASA, POBRE KARENCITA QUE SE CASÓ CON UN GIL COMO USTED.

    PD: no es mi intención incomodar y si lo hice pido disculpas, pero realmente estos giles revientan,supongo que en todos lados los hay

Página 1 de 45 12311 ... ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
Desarrollado por Devonix
Programador PHP Yii Framework

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30