Para casi todo el mundo pasa desapercibido el centenario de la 1ª patente de "alas giratorias"

El invento de Cantero Villamil, ya está en la biblioteca del Smithsonian NAS Museum de EE.UU.



El 13 de junio de 1910, se presentaba la patente nº 4824, ante el Ministerio de Fomento de Madrid, sobre "Un procedimiento o idea para producir la sustentación de cuerpos y aparatos en el aire...". Se concedía la patente a Cantero Villamil, el 9 de julio de ese mismo año. Una agilidad que deja entrever lo consistente de la idea original de Federico Cantero Villamil. Esa patente es sin duda, todo un hito para el desarrollo tecnológico del helicóptero, y de toda la teoría de las alas giratorias, "paletas giratorias", empleando la terminología del propio Cantero. En nuestro país ni el Ministerio de Fomento, ni el de Ciencia y Tecnología, Industria o Educación, han recordado tan importante efeméride. En estos días el responsable de conservación del departamento de "Vuelo Vertical", Roger Connor, informaba a la nieta de Cantero (Isabel Díaz de Aguilar), que los libros de Don Federico, estarán a partir de ahora, para la posteridad, en la biblioteca del más importante museo aeronáutico del mundo, el Smithsonian National Air and Space Museum. El reconocimiento llega una vez más desde el otro lado del Atlántico.

Por otro lado, nos consta por información directa, que en poco tiempo se acusará recibo de la ubicación en la Biblioteca del Congreso de los EE.UU. (Sección Iberia 4213), ALAWE, la mayor biblioteca del mundo. La labor de la nieta del genial inventor zamorano, Isabel Díaz de Aguilar, está dando sus frutos. Pero, ¿qué se puede hacer en España?.
El profesor López Ruíz, hoy desaparecido, intuyó desde el primer momento la importancia de la aportación de este ingeniero de caminos a la ingeniería aeronáutica. De hecho, hasta sus últimos días intentó por todos los medios, ayudar a la labor divulgativa de los famiiares de Cantero, en todas las ocasiones y ámbitos en los que tuvo oportunidad.

El reconocimiento de figuras tan trascendentes desde el punto de vista tecnológico, científico y aeronáutico, como lo es D.Federico Cantero Villamil, pasa por divulgar su figura a todos los centros y lugares donde se imparte el conocimiento. La Biblioteca Nacional, las bibliotecas universitarias, colegios públicos e institutos, deberían contar con ejemplares tanto de los libros de patentes, como del más general y biográfico "Federico Cantero Villamil: Crónica de una voluntad" (Arts&Press 2006). Sus libros de patentes (INTEMAC-2008), empezando por en el que figura el de este primer centenario, se podrían utilizar como manual práctico para distintas asignaturas tipo matemáticas o física. Sería muy ilustrativo y muy divulgativo a la vez. Lo de las conmemoraciones y la ciencia en España, no deja de ser una asignatura pendiente. Ni tan siquiera el Colegio Oficial de Ingenieros Aeronáuticos, o la Escuela Técnica de IA, creemos que hayan hecho mención alguna de este centenario, casi con toda seguridad. No estaría demás refrescar la amnésica memoria científica o técnico-aeronáutica española en fechas tan señaladas.
Nos consta que en el extranjero, hay ingenieros interesados del descubrimiento y la figura de Don Federico. Algunos han manifestado su incredulidad por el poco relieve que se da en nuestro país a tan insignes científicos indicando que "es inconcebible tan poco respeto por figuras de tanta relevancia para la ciencia y la tecnología mundial" "Además, se trata de un portento en lo que se refiere a las ciencias matemáticas aplicadas, al nivel de los más altos científicos y matemáticos de la época". Federico Cantero, seguía muy de cerca todos los hitos relacionados con la Teoría de la Relatividad, por ejemplo, realizando ensayos sobre trenes para comprobar datos matemáticos y físicos al respecto".
Texto e ilustración de Aviación Digital.