¿Volver a reabrir el caso Lockerbie?

Cristina M. Sacristán/Deia- Aviación Digital

El 21 de diciembre de 1988, un vuelo regular de la compañía estadounidense Pan American World Airways explotó en el aire, cayendo sus restos sobre la ciudad escocesa de Lockerbie. Este atentado originó la muerte de las 259 personas que viajaban a bordo y de 11 más en tierra.



Casi 21 años después, la policía británica ha reabierto el caso, dedicando a tiempo completo a cuatro detectives de policía.
La noticia se produce dos meses después de que el único condenado por el atentado, el libio Abdelbaset Ali al Megrahi, fuera excarcelado, debido al cáncer de próstata que sufría en fase terminal. Algunas familias de las víctimas británicas han recibido la noticia de la reapertura del caso de buena gana, especialmente porque dudan de la culpabilidad de Al Megrahi. En cambio, la hermana de una de las azafatas del avión siniestrado, Marina Larracoechea, mostró su enfado tras la llamada de DEIA ayer, puesto que entiende este nuevo giro en la investigación como "una mentira. Quieren agotarnos a las familias, hasta que no nos quede salud, ni tiempo ni dinero", aseveró. "Han tenido todos los medios del mundo: agencias, gobiernos, etc., sobre el caso, durante 21 años, pero siempre han manipulado de forma calculada las pruebas, en lugar de llamarnos a los verdaderos testigos", expresó la hermana de Nieves, la víctima número 271 del atentado de Lockerbie.
Para Marina Larracoechea, la Fiscalía escocesa está actuando "de forma perversa", respondiendo a "cantidad de intereses de un mercado obsceno", toda vez que el atentado del Pan Am respondería al derribo, por parte de Estados Unidos, de un avión iraní en julio de 1988, y la amenaza manifiesta, posterior, de Irán de que "iban a matar a cinco de ellos por cada uno de los suyos", recuerda Marina Larracoechea.
En este sentido, para la impenitente hermana de la azafata fallecida, "el sistema penal escocés victimiza a las víctimas, colgándose las medallas de lo preocupado que está por nosotros, pero en Escocia los Derechos Humanos no existen", sentenció. Para ella, todo el caso se rige por "intereses económicos internacionales. Por eso nosotros no tenemos voz ni representación ante el Tribunal de la Corona Escocesa ni en el Departamento de Justicia de Estados Unidos".
The Sunday Telegraph tuvo acceso al anuncio de la Fiscalía de Escocia, mientras la BBC indicó ayer que la fiscalía escocesa cree que Al Megrahi, ex agente de los servicios secretos libios, no actuó solo en la preparación de la masacre. El fiscal Lindsey Miller afirmó que ahora "se considera varias posibles líneas de investigación".