Resultados 1 al 5 de 5
Like Tree3Likes
  • 1 Post By jalil
  • 1 Post By jalil
  • 1 Post By Jhr cronos

Tema: Conozca la epopeya del Gaucho Rivero

  1. #1
    corresponsalII
    Fecha de ingreso
    24 Apr, 15
    Ubicación
    Santa Fe, Santa Fe
    Mensajes
    3,350

    Predeterminado Conozca la epopeya del Gaucho Rivero

    26 de agosto de 1833: Conozca la epopeya del Gaucho Rivero

    Nombre:  gaucho.jpg
Visitas: 381
Tamaño: 15.1 KB

    En este día, el gaucho Rivero asesinó a las autoridades británicas de Malvinas, arrió la bandera inglesa y desde allí hasta 1834 todo fue confusión. En un trabajo anterior nos habíamos planteado si Rivero era un héroe o un asesino. Hoy estamos más cerca de la respuesta...

    Gaucho Rivero: ¿héroe nacional o asesino?


    El 26 de agosto de 1833 fue una jornada de espanto en Puerto Soledad.
    Tres gauchos, entre ellos Antonio Rivero, y cinco indios, asaltaron las casas de los que habían sido los principales apoyos de Vernet (encargado de las islas hasta la usurpación británica).
    El motivo es confuso, pero al parecer se habría producido por problemas económicos. Los revoltosos exigían el pago de sus trabajos en plata y no en papeles.
    El cabecilla del grupo era Antonio Rivero y le seguían los criollos Luna y Brasido, además de los indios Flores, Godoy, Salazar, González y Latorre.
    Sin embargo, para muchos otros historiadores, Rivero fue un héroe, pues la revuelta no se debió a problemas económicos, sino con el fin de expulsar al invasor de la isla y recuperar en nombre de la Nación, la soberanía.

    Los asesinatos

    El capitán Brisbane fue uno de los asesinados en manos de Rivero y su grupo, quien era en ese entonces el representante inglés de las islas y segundo de confianza de Vernet. Recordemos que Inglaterra abandonó las islas luego de haberlas usurpado y no dejó ningún grupo a cargo de la seguridad, en las islas.

    Juan Simón era francés y dirigía los trabajos de los gauchos. Rivero y su grupo tenían extrema confianza en él, sin embargo fue asesinado.

    William Dickson era el despensero y había recibido órdenes de los ingleses al igual que Simón. Ventura Wagner era alemán. Ventura Pasos era un simple ocupante de las islas. Todos ellos murieron sin saberse los motivos concretos.

    La Población no superaba el número de 26, y escaparon a las islotes cercanos por miedo a ser asesinados. Vivieron atemorizados y casi sin víveres durante cuatro meses hasta que la flota británica Challenger llegó a las islas.

    No hay pruebas suficientes para saber si el accionar de Rivero fue heroico, es decir, que la revuelta tuvo por objetivo defender los derechos argentinos sobre las Islas. Pero a raíz de una investigación de Alberto Moroy que nos hace llegar a la redacción de El Malvinense, se ha podido saber que Rivero arrió la bandera inglesa y a cambio, izó la bandera nacional.


    Malvinas; la Bandera Argentina y el gaucho Rivero

    Por Alberto Moroy

    La historia de Blow Up (película muy famosa de la década del 60), parte del relato de Cortázar, de quien Antonioni toma sólo la idea "un fotógrafo profesional descubre al revelar y ampliar un carrete de fotografías algo que a simple vista no había sido capaz de ver". Cuando se utilizan ampliadoras pueden verse cosas que probablemente el ojo desnudo no sería capaz de captar. El fotógrafo de Blow Up que no es un filósofo, quiere ver las cosas más de cerca, pero lo que sucede es que al ampliarlas demasiado, el objeto se desintegra y desaparece, por lo tanto hay un momento en que vemos la realidad" (Michelangelo Antonioni)

    Esta historia, salvando las distancias se parece, solo que en vez de la cámara fotográfica y las complicaciones que significan revelar y ampliar, usé un software fotográfico para escudriñar dentro de una acuarela (la de más abajo de las tres) pintada por el famoso acuarelista Conrad Martens que sustituyó a Augusto Earle en Montevideo como "fotógrafo" de Darwin, en su viaje alrededor del Mundo.

    La acuarela en cuestión es una referente a Port Saint Louis (Puerto Soledad, Islas Malvinas) dibujada por Martens en 1833 habida cuenta que en su segunda vista (1834) no estuvo en dicho puerto, otras dos acuarelas representan la misma colina con un rancho y en una, un mástil en cuya punta flamea una bandera indescifrable. Convengamos que de las acuarelas pasaron a laminas en el año 1849 cuando Darwin publicó su diario "viaje de un naturalista alrededor del Mundo". Asumamos que en 1995 fueron digitalizadas trascribiendo en forma bastante real a las originales ya deterioradas y oscurecidas por el tiempos. A partir de este estadio es que trabajé con la misma hasta lograr identificar la fisonomía de la bandera Argentina bastante distinta a la inglesa ¿Cómo era posible?, si cuando Darwin arribo a Puerto Soledad (marzo de 1833) ya hacía mas de tres meses que estaban bajo dominio ingles. El por qué no narró los acontecimientos políticos resulta obvio, si hace alusión unos sublevados como si fuese un acontecimiento poco relevante

    La historia


    El 10 de septiembre de 1832 el gobierno de Buenos Aires nombró a Juan Esteban Mestivier en reemplazo de Vernet como gobernador de las islas y lo envió con nuevos colonos a Puerto Soledad (Port Saint Louis). El gobernador Mestivier, cincuenta hombres con sus respectivas familias y cierto número de presos por delitos comunes, con los que pensaba iniciarse un penal en el territorio, fueron de la partida. El 25 de septiembre zarparon hacia las Malvinas en la goleta “Sarandi”, un buque de la Armada Argentina. Su comandante recibió instrucciones de permanecer en las islas para proteger el asentamiento.

    Poco tiempo después de la llegada del Gobernador Mestivier a Puerto Soledad, se produjo una sedición de los soldados de la guarnición que resultó en la muerte violenta de Mestivier, ante los ojos horrorizados de su mujer e hijo pequeño. Seis días después de este hecho, Pinedo regresó a Puerto Soledad de una navegación de reconocimiento y patrullaje de las islas. Enfrentado con un cuadro de miedo y desazón en los pobladores, Pinedo sofocó la insurrección y asumió el mando de la Colonia internándose en la isla Soledad en búsqueda de los asesinos de Mestivier. (El sargento segundo José María Díaz, el cabo primero Francisco Ramírez y los soldados Bernardino Cáceres, Juan Antonio Díaz, José María Suárez, Juan Moncada y Manuel Sáenz Valiente, quien lo ejecutó).

    Mientras tanto (3 de Enero de 1833), el Capitán de Marina inglés John James Onslow comandante de la Corbeta HMS Clío, se aproximaba a la Colonia y conjuntamente con la HSM Tyne El día 5 de Enero, despues de claudicar por diferentes razones, la corbeta Sarandi, se retira hacia Buenos Aires, llevando a la mitad de la población y a los insurrectos para ser juzgados en Buenos Aires.

    Oslow, cumpliendo órdenes del almirantazgo, dejó a un súbdito británico (el despensero irlandés Guillermo Dickson) como custodio de la bandera inglesa, ordenándole izarla cuando se acercare un barco y también los domingos y al lugarteniente del Gobernador Vernet, Matthew Brisbane como administrador interino del asentamiento. A ese fin levantaron un mástil junto a la única casa existente, el 14 de enero la Clío se retiró. El 15 de enero lo hace la Tyne.

    Según un documento español el Tte. Cnel. José María Pinedo al mando de la Sarandi emprendió la retirada negándose a arrear la bandera y impartiendo la orden a los colonos que quedaban, de no arrearla ¿Que sucedió luego? El 26 de agosto de 1833, Mateo Brisbane, Dickson y varios otros fueron asesinados por un grupo de gauchos (dos gauchos y cinco aborígenes Charrúas). Encabezada por Antonio Rivero, enarbolaron la bandera Argentina y tomaron el control de la población. Así se mantuvieron durante cinco meses, confiaban que desde Buenos Aires llegara una expedición que los auxiliara.

    Antonio Rivero fue un peón de campo rioplatense que encabezó un alzamiento contra la ocupación británica de las Islas Malvinas en el año 1833. Habia nacido en Concepción del Uruguay, actual provincia de Entre Ríos (Arg.) el 27 de noviembre de 1808, fue llevado a Malvinas alrededor de 1827 por el entonces gobernador argentino de las Islas, Luis Vernet, para ejercer el oficio de peón. El 7 de enero de 1834 llega la Fragata Inglesa Challenger que trae al Teniente Henry Smith, quien venía a establecerse como Gobernador nombrado por la Corona Britanica. Smith arría el pabellón Argentino y persigue por dos meses a Rivero y a sus hombres quienes son capturados el 18 de marzo, son enviados prisioneros a Inglaterra en donde fueron juzgados y devueltos a Montevideo.

    El descubrimiento de la bandera argentina en la a acuarela de Martens es toda una revelación. De ella podemos deducir que: Darwin posiblemente cuando arribo pensaba que estaban bajo la soberanía inglesa, que su acuarelista la pintó cuando llegó, habida cuenta que el silencio de Darwin en relación a este hecho y al fugaz comentario sobre los sublevados demuestra que politicamente "no convenía". Por lo que no la hubiese pintado igual cuando se fue, que desde el 15 de enero del año 1833 fecha que se retiró la nave inglesa “Tyne” y hasta el 7 de enero de 1834, fecha en que el teniente Henry Smith arría el pabellón argentino. El mismo permaneció al tope de ese improvisado mástil, que cuando Darwin llegó, el "gobernador provisorio” debió de haber sido el Gaucho Rivero, secundado por otro gaucho y cinco Charrúas que fueron ellos los encargados de mantener el pabellón argentino durante la ocupación inglesa, al menos por un año más.

    Últimas Publicaciones Diario El Malvinense
    kamidos likes this.

  2. #2
    Senior Member
    Fecha de ingreso
    22 Aug, 15
    Mensajes
    2,408

    Predeterminado Re: Conozca la epopeya del Gaucho Rivero

    La versión que cuenta, ¿es la versión oficial Argentina?

  3. #3
    corresponsalII
    Fecha de ingreso
    24 Apr, 15
    Ubicación
    Santa Fe, Santa Fe
    Mensajes
    3,350

    Predeterminado Re: Conozca la epopeya del Gaucho Rivero

    Estimado, es mas o menos asi . De hecho a entrerriano Gaucho, cuando lo caputaron los ingleses, se lo llevaron a laa Torre de Londres, y salvo el pellejo justamente por no ser súbdito de la corona, otra prueba mas q clara q cuando los ingleses las ocuparon habia Argentinos viviendo en la isla.

    Saludos

  4. #4
    corresponsalII
    Fecha de ingreso
    24 Apr, 15
    Ubicación
    Santa Fe, Santa Fe
    Mensajes
    3,350

    Predeterminado Re: Conozca la epopeya del Gaucho Rivero

    Esta es otra muy buena descripción histórica de los hechos.-

    El gaucho Rivero





    Agenda de Reflexión - Investigación histórica de Pablo Hernández y Horacio Chitarroni.

    El 26 de agosto último se celebro el 170º aniversario de la heroica sublevación de un grupo de gauchos e indios en las Islas Malvinas, acaudillados por el gaucho Rivero, un precursor de la unidad de las banderas de la justicia social y de la soberanía nacional en las luchas populares.

    1833 no fue un buen año para la Confederación Argentina. Don Juan Manuel de Rosas, a pesar de la ayuda que ha brindado a los Treinta y tres orientales es, todavía, solamente el astuto estanciero de Los Cerrillos; no se ha plasmado aún en plenitud su personalidad de gran caudillo nacional.

    Ha finalizado su primer gobierno de Buenos Aires en diciembre de 1832, ha rechazado en varias oportunidades su reelección en la Sala de Representantes, y marcha a la expedición al desierto.

    Lo sucede en el gobierno de la provincia Juan Ramón Balcarce, un federal íntegro aunque moderado, que empieza por cometer el error de designar ministro de guerra a su primo Enrique Martínez, cabeza de los “lomonegros” y de la política antirrosista.

    Al déficit económico público habría que sumar los estragos producidos por las continuas sequías, y ahora también el reclamo por parte de la Casa Baring del préstamo otorgado durante la administración de Rivadavia en 1824.

    La esposa de Rosas, doña Encarnación Ezcurra, acosada en Buenos Aires, le escribe al brigadier general en campaña: “... lo mismo me peleo con los cismáticos que con los apostólicos débiles, pues los que me gustan son los de hacha y tiza”. Es que se está gestando -misteriosamente, en forma lenta pero firme- la Revolución de los Restauradores.

    Mientras, muy lejos de Buenos Aires, se había producido la usurpación británica a las Islas Malvinas por los marinos ingleses de la corbeta Clío. El capitán Oslow había dejado encargado al colono irlandés William Dickson la administración del archipiélago, y la misión de izar el pabellón británico cada vez que un barco se aproximara a puerto.

    El gobernador Luis Vernet había renunciado a su cargo en marzo de 1833 a fin de evitarse problemas con Gran Bretaña; regresó a Buenos Aires, pero siguió desarrollando normalmente, con la autorización inglesa y a través de sus capataces, la administración de sus negocios particulares en la colonia de Puerto Louis.

    Desde tiempo atrás, un vivo descontento cundía entre los peones de Vernet, en razón de la explotación a que eran sometidos. Además, la paga se les abonaba no en dinero, sino en vales emitidos por el propio ex-gobernador, y que para colmo Dickson, que oficiaba a la vez de despensero de la colonia, no aceptaba.

    Por otra parte, les prohibían matar ganado manso para alimentarse, obligándolos a cazar animales chúcaros. La indignación creció cuando luego de la usurpación se comprobó que los explotadores actuaban en perfecta armonía con los extranjeros que izaban la insignia británica.

    Lo cierto es que el 26 de agosto de 1833 un grupo de ocho peones, todos analfabetos, acaudillados por el gaucho entrerriano Antonio Rivero, se sublevó y atacó a los encargados del establecimiento, dando muerte a cinco personas, entre ellas al capataz Simón y al despensero William Dickson. Luego se instalaron en la vivienda principal, arriaron la bandera inglesa e izaron la azul y blanca.

    En días subsiguientes, el resto de los colonos cuyas vidas habían sido respetadas pudieron escapar y permanecieron refugiados en el pequeño islote Peat. Así, ambos grupos vivieron separados durante varios meses, sufriendo avatares diversos.

    Finalmente, los primeros días de 1834, dos buques británicos llegan a la isla Soledad para recuperar la usurpación, organizando una partida armada para capturar a los gauchos, los que a su vez sufren una traición y una deserción antes de huir al interior de la isla.

    No les resultó fácil a los ingleses, que necesitaron enviar varias expediciones, pero por fin logran apresar a los peones, engrillarlos y conducirlos detenidos a Gran Bretaña para ser juzgados.

    Allí permanecen por varios meses presos hasta que el ministerio fiscal, estudiados los antecedentes del caso, le aconseja al Almirantazgo dejarlos en libertad y embarcarlos de vuelta a Buenos Aires, lo que así ocurre.

    Se ha afirmado -aunque sin demostrarlo- que el gaucho Antonio Rivero perdió la vida mucho después, luchando valientemente para la Confederación en el combate de la Vuelta de Obligado.

    Hasta aquí los hechos. Ahora, veamos la actitud de los historiadores.

    En primer lugar, el dictamen de la Academia Nacional de la Historia de 1966 de Ricardo Caillet Bois y Humberto Burzio, que considera al grupo de patriotas que recuperó fugazmente el territorio arrebatado por la prepotencia imperial como simples “delincuentes”, ya que, luego de analizar documentos exclusivamente de origen británico, concluye que “ningún deseo de reivindicación nacional movió a esos hombres. Aparentemente ellos estaban molestos porque no se les pagaba debidamente por sus tareas”.

    Otras corrientes distintas de la historiografía oficial interpretan de manera diversa el levantamiento de los gauchos de Malvinas. Por ejemplo, desde la revista Todo es historia de Félix Luna, Juan Lucio de Almeida opta por una posición intermedia: si bien no puede probar que Rivero actuó “movido por patriotismo”, tampoco “su acto fue el de un criminal común”.

    El revisionismo histórico tradicional, por su parte, rescata la figura de Rivero, pero poniendo sólo el acento en los móviles patrióticos que impulsaron su acción, dejando de lado los condicionantes de la reivindicación social.

    Por último, es notable cómo en todos los documentos testimoniales de fuentes británicas se habla de “gauchos y de indios” con una innegable connotación de salvajismo y barbarie.

    Si se nos permite ahora, nuestra propia opinión -o lectura historiográfica- es que, de lo que hemos leído sobre el gaucho Rivero, la perspectiva de Pablo Hernández y Horacio Chitarroni, la de José María “Pepe” Rosa, y el trabajo de Fermín Chávez son los únicos que develan la cuestión central en el levantamiento malvinero de 1833, que es el de la unidad y coherencia de las luchas sociales y nacionales, de la justicia social y de la soberanía nacional, de las reivindicaciones populares y las patrióticas.

    El gauchaje iletrado de entonces, criollos por cuyas venas corría sangre aborigen (de “nuestros paisanos los indios”, gustaba llamarlos San Martín), al igual que el pobrerío de hoy, no podrá explicar cabalmente ni la filiación de los agresores, ni el “significado profundo de la lucha”, pero se dolía ya, y se duele todavía, de la patria y la dignidad agredidas.

    Como sostiene “Pepe” Rosa: “Basándolos en interrogatorios en inglés del curioso proceso, nos aclaran que Rivero era un gaucho peleador, tal vez de malos antecedentes y que se juntaba con antiguos confinados. Pero también Martín Fierro era un gaucho peleador, de malos antecedentes, y que se juntaba con matreros como él”.

    Lo cierto es que por la misma época en que el analfabeto gaucho Antonio Rivero daba testimonio viviente de ello en las heladas tierras australes, el Padre de la Patria, el general José de San Martín, escribía: “Pocos o muchos, sin contar los elementos, los argentinos saben siempre defender su independencia”.

    Fuente: Historia Argentina · El Historiador · Felipe Pigna - Camino al Bicentenario de la Independencia Argentina
    speka likes this.

  5. #5
    Senior Member
    Fecha de ingreso
    22 Aug, 15
    Mensajes
    2,408

    Predeterminado Re: Conozca la epopeya del Gaucho Rivero

    En primer lugar, el dictamen de la Academia Nacional de la Historia de 1966 de Ricardo Caillet Bois y Humberto Burzio, que considera al grupo de patriotas que recuperó fugazmente el territorio arrebatado por la prepotencia imperial como simples “delincuentes”, ya que, luego de analizar documentos exclusivamente de origen británico, concluye que “ningún deseo de reivindicación nacional movió a esos hombres. Aparentemente ellos estaban molestos porque no se les pagaba debidamente por sus tareas”.
    Esto seguro fue revisado, ¿no?
    Lucho1980 likes this.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
Desarrollado por Devonix
Programador PHP Yii Framework

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30