Resultados 1 al 10 de 10
Like Tree1Likes
  • 1 Post By walterius

Tema: Que es la Desmalvinizacion ?

  1. #1
    Usuario registrado
    Fecha de ingreso
    25 Aug, 10
    Mensajes
    1,356

    Predeterminado Que es la Desmalvinizacion ?

    Este Concepto lo Lei y escuche a varios VGM, pero siempre me llamo la atencion; ahora pondremos en el debate el mismo.


    El Prefijo Des, implica sacar, desmerecer, etc.

    Quienes repiten el mismo lo han tomada ya como un adjetivo, cada vez que se trata el Tema Malvinas.

    Pero esto es Asi?

    La verdad creo que desde el Advenimiento de la Democracia se realizo todo lo medianamente posible y mas respecto a Malvinas.

    Se le ha dado reconocimiento a los ex-combatientes (Pensiones Nacionales, Pciales); se ha Planteado en cuanto Foro exista la Soberania Argentina Irrenunciable y las Malvinas se incorporaron a la Constitucion Nacional.

    Hay que tener en cuenta que existen varias Generaciones de Argentinos que apenas saben el nombre de los Gobernantes, son muy pero muy pocos,los que les interesa el tema (lo digo por experiencia); estan en "otra".

    Entonces (a mi entender ), no existe un Plan sistematico del Gobierno de Olvidar la Cuestion Malvinas, son las Generaciones Futuras las que tienen poco Interes (ahi esta el Problema)

  2. #2
    Usuario registrado
    Fecha de ingreso
    21 May, 09
    Mensajes
    112

    Predeterminado Re: Que es la Desmalvinizacion ?

    Tal vez el desinterés se deba, en parte, a la constante referencia a la guerra de Malvinas, como hechos vergonzosos, lamentables, cobardes, etc... Hechos comunes en cualquier guerra, pero acá se los usa como única referencia para tratar el tema.

  3. #3
    Usuario registrado
    Fecha de ingreso
    29 May, 09
    Ubicación
    Mendoza - Argentina
    Mensajes
    138

    Predeterminado Re: Que es la Desmalvinizacion ?

    Desmalvinización (Federico Bernal -abogado, ensayista, profesor universitario en la materia Derecho a la Información en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UBA. Dirige el Seminario Introducción al Pensamiento Nacional en la Universidad Nacional de Lanús. Es, además, coordinador académico del observatorio Malvinas de la misma casa de estudios)

    Usted dedicó su ponencia en las “Jornadas Malvinas, una causa nacional, regional y global”, organizadas por el Observatorio Malvinas del Congreso de la Nación, al tema de la desmalvinización. ¿Por qué?
    –La idea de “desmalvinizar” suele atribuirse al intelectual francés Alain Rouquié. En una entrevista realizada por el recordado Osvaldo Soriano para la revista Humor en marzo de 1983, el académico manifestó que quienes pretendan evitar “que los militares vuelvan al poder tienen que dedicarse a desmalvinizar la vida argentina. Esto es muy importante: desmalvinizar, porque para los militares las Malvinas serán siempre la oportunidad de recordar su existencia […]”. Rouquié entendía por aquel entonces que, a fin de impedir el regreso de las fuerzas armadas al poder y conjurar su rehabilitación, era preciso abandonar toda reivindicación posible de la “causa Malvinas”. Sin embargo, la preocupación por Malvinas no era en absoluto un fenómeno reciente, sino una temática que había comenzado a germinar en el campo de la literatura política nacional ya durante la segunda mitad del siglo XIX –probablemente a partir de las advertencias de José Hernández–, para ser retomada más tarde en el ideario anticolonialista que cobró impulso hacia las primeras décadas del siglo XX.

    Entonces, ¿cuándo fue que comenzó la desmalvinización?
    –Nosotros, por el contrario, sostenemos que la idea de desmalvinizar comenzó tiempo antes, más precisamente a días de concluir las hostilidades, cuando la conducción militar adquirió conciencia de que una victoria se tornaría dificultosa, o lisa y llanamente imposible. Ciertos datos históricos permiten sostener esta posición; entre otros, la maniobra montada para evitar que los soldados que regresaban del archipiélago tomaran contacto con la población. Episodios como el de Puerto Madryn, donde una muchedumbre logró romper el riguroso cerco que pretendía impedir el contacto de los veteranos con la multitud, dan cuenta precisa de ello. Por otra parte, un dato central nos indica los intereses económicos británicos en la Argentina no fueron sustancialmente afectados durante la guerra.

    ¿Y la desmalvinización como eje de la pérdida de soberanía económica?
    –Por supuesto. También afirmamos que la desmalvinización no tuvo por objetivo principal invalidar a los militares, sino sentar las bases para el paulatino restablecimiento de las relaciones bilaterales entre ambos Estados a fin de restaurar los lazos deteriorados por la guerra, e instituir posteriormente un nuevo engranaje económico-financiero que ciertos ensayistas describieron, en términos jauretcheanos, como “el nuevo estatuto legal del coloniaje”. Tal estatuto, para autores como Marcelo Gullo, fue consagrado a través de dos acuerdos: el de Madrid, firmado el 15 de febrero de 1990, y el de “Promoción y protección de inversiones”, suscripto en Londres el 11 de diciembre de 1990. Ambos se sellaron bajo la conducción del entonces canciller Domingo Cavallo, quien inmediatamente, y a fin de garantizar lo allí acordado, asumió como ministro de Economía. Algunos artículos incluidos en la posterior reforma constitucional de 1994, así como numerosas leyes sancionadas ulteriormente por el Congreso, consagrarían más tarde un corpus normativo altamente desventajoso para el país.

    ¿Cuáles son los componentes de la desmalvinización?
    –La desmalvinización constituyó un dispositivo dentro de una estrategia más amplia, orientada a “preparar el campo” y sentar las bases para la reconstrucción del “intercambio” bilateral entre la Argentina y Gran Bretaña que se habían confrontado bélicamente. Puesto en marcha por la dictadura cívico-militar, reproducido por las elites comprometidas con el régimen de entonces y resignificado una vez recuperadas las instituciones democráticas, el dispositivo desmalvinizador persiguió, entre otros objetivos:
    I. Instalar la idea de la guerra como un episodio aislado, descontextualizado de sus antecedentes históricos. El dispositivo desmalvinizador supuso deshistorizar la guerra y desligar el conflicto armado de 1982 de la historia de las relaciones bilaterales asimétricas entre ambos estados. Es decir la táctica fue “aislar la guerra”. Debe tenerse en cuenta que, como señalamos antes, la causa Malvinas constituyó uno de los pilares centrales del pensamiento nacional desde principios del siglo pasado y siempre encontró una considerable acogida en los sentimientos populares.
    II. Instalar la idea de que se trató de una confrontación entre la democracia (inglesa) y la dictadura (argentina). Tal dicotomía halló sustento en una verdadera tradición impuesta desde el siglo XIX por una élite que se propuso civilizar por la fuerza a los bárbaros propios. Civilizar, como enseñaba Arturo Jauretche, presuponía lisa y llanamente desnacionalizar, engendro que se materializó mediante la importación acrítica de ideas, conceptos, valores y productos culturales. Los factores y las razones que dieron lugar a este fenómeno son innumerables; los matices, diversos; las consecuencias, variadas. Así, la maniquea dicotomía civilización (como sinónimo de “lo otro”) o barbarie como sinónimo de “lo nuestro”) acompañó en calidad de mandato fundacional la formación de un nuevo Estado con posterioridad a Caseros y, por antinatural (ya que los civilizados no eran tan civilizados ni los bárbaros tan bárbaros), determinó la formación de una superestructura opresiva y en consecuencia alienante. En el caso concreto que nos ocupa aquí, la vigencia de esa fórmula dicotómica contribuyó a alimentar la idea de una confrontación entre democracia y dictadura.
    III. Imponer en el inconsciente colectivo el fatalismo de la impotencia nacional frente a las agresiones coloniales. Puede decirse que la imposición del “fatalismo” ha sido adoptada históricamente como “remedio preventivo” ante procesos de insubordinación ideológica, y a la vez como instrumento para aplacar o contrarrestar esas desobediencias.
    IV. Categorizar con diversas rótulos minusvalidantes a los veteranos (desde “loquitos” hasta “víctimas”). Por último, la imposición de un primer estereotipo que presentaba al veterano como un alienado, transmutado luego a víctima, tuvo como intención restar protagonismo a quienes participaron en el conflicto, así como a la posterior acción reivindicativa de agrupaciones de veteranos y familiares, con el fin de neutralizar sus demandas y acallar su voces. En este sentido, la desmalvinización constituyó un auténtico dispositivo de elites impuesto de “arriba hacia abajo”, que con el tiempo fue configurándose como un verdadero discurso hegemónico.
    –¿La desmalvinización cuenta con un opuesto?
    –A contrapelo de un discurso que pretendió establecer una clausura de la cuestión, y desde “abajo hacia arriba”, fue emergiendo gradualmente un contradiscurso alternativo y malvinizador que en la actualidad se encuentra reflejado, no sólo en la arenga política, sino en acciones diplomáticas concretas. Dicho contradiscurso emergió de la propia población, que con el tiempo fue homenajeando a sus muertos mediante la construcción de innumerables monumentos y la imposición de sus nombres a las calles, plazas, escuelas, clubes y adoratorios. Como enseña Rodolfo Kusch, “cuando un pueblo crea sus adoratorios, traza en cierto modo en el ídolo, en la piedra, en el llano o en el cerro su itinerario interior”. Uno podría agregar que cuando el pueblo crea sus adoratorios, también va trazando su futuro.

    ¿En esto que usted señala podría incluirse la recategorización que la presidenta de la Nación hizo de los ex combatientes?
    -Claro que sí. En tal reconocimiento se observa la resignificación de la causa Malvinas y una recategorización de los caídos como héroes. A propósito, recientes investigaciones advierten, en sintonía con estas ideas, que la causa Malvinas y sus protagonistas constituyen tal vez uno de los mayores objetos de recuerdo y de culto en el país. Desde el poblado más pequeño hasta la ciudad más numerosa nos encontramos con un número cada vez más significativo de homenajes, no solamente a los caídos, sino a la causa en sí misma, y es a partir de este impulso cultural que pareciera estar operándose un cambio en la superestructura. Es imprescindible señalar, además, que en el marco de estos homenajes se supo diferenciar sabiamente entre quienes mantuvieron un honor cabal y quienes participaron en el terrorismo de Estado.

    ¿Qué organizaciones reconoce como puntales de la remalvinización?
    –Se trata de diversas organizaciones libres del pueblo –en particular las agrupaciones de veteranos de guerra, así como las de familiares y amigos de los caídos en Malvinas– que desde hace exactamente 30 años han venido desarrollado la construcción de ese discurso alternativo que hoy encuentra espacios genuinos de análisis y de reflexión crítica, como por ejemplo el Observatorio Malvinas, dependiente de la Universidad Nacional de Lanús. Se considere o no al pueblo una “categoría abstracta”, el desarrollo histórico de la causa Malvinas y los fenómenos psicológicos que la circundan constituyen un verdadero desafío intelectivo para nuestros ámbitos académicos, desde donde fenómenos como el descrito deberían ser abordados en un marco de la más absoluta tolerancia.

    -----------------------

    Síntesis:


    Luego de la guerra de Malvinas, uno de los objetivos del Imperio británico, fue implementar en la Argentina, la política de desmalvinización, que entre otras cosas, incluía evitar que las generaciones futuras de las Fuerzas Armadas, adquieran el conocimiento que obtuvo el personal que actuó en Malvinas. Primordial era, su desmantelamiento. Así sucedió durante toda la década de los 90, logrando gracias a los gobiernos corruptos y apátridas de Alfonsín y Menem, desactivar los planes militares de gran desarrollo, como la fabricación de aviones militares, el misil Cóndor o como el servicio militar obligatorio, etc.


    Nuestros veteranos de guerra
    , más allá de que no contaron con una asistencia psicológica e incluso médica, se produjo en torno a ellos un vacío social, como así también un proceso de desmalvinización por parte de las autoridades.
    Este concepto fue acuñado por el politólogo francés Alain Rouquie y fue utilizado en diferentes simposios desde junio de 1982.
    El fenómeno de la “desmalvinización” fue pensado y dirigido por la dictadura, pero no fue revertida en democracia. Comenzó con la visión de un conflicto bélico, como la guerra, despojado de sus principales actores, silenciando a los soldados apenas volvieron al continente. De esa forma los soldados se convirtieron en víctimas de la dictadura, de la guerra y del silencio .

    Hechos (breve reseña):


    El primer objetivo fue desmantelar a la Inteligencia Militar como en los casos de Jefatura 2 Ejército y de la Marina de Guerra, (Denuncia contra el SIN, Servicio de Inteligencia Naval) por Horacio Verbitsky, a partir de un supuesto arrepentido. Las Fuerzas Armadas ya son incapaces de defender el territorio nacional.
    Bastaron cinco años para terminar de destruir una de las columnas básicas de cualquier Estado, sin el cual, es imposible garantizar el orden público ni defender la Nación de ataques externos. Los argentinos lo lamentaremos en pocos años. Hoy en día ya sufrimos la incapacidad de nuestras Fuerzas Armadas de defender la soberanía, sea en el Mar con la pesca ilegal de barcos extranjeros, sea en el aire, con los vuelos clandestinos en el norte y sur del país.

    Mantenimiento

    En los 90 se comenzó la desarticulación de las FFAA, y luego de la caída de De La Rúa , comenzó el segundo proceso, que culminará con la conformación de unas Fuerzas Armadas "patrulleras", sólo capaces de custodiar pequeñas escaramuzas en un breve período de tiempo.. Hoy en día, la Gendarmería Nacional posee mayor poder de fuego que el Ejército, y hasta su personal está mejor capacitado y activo.

    La ex Ministro de Defensa, Nilda Garré, ha desmantelado completamente a las tres Fuerzas, y en cinco años y medio ha dejado al país totalmente indefenso, ya sea en caso de conmoción interior como en un ataque externo. Argentina es el país que menos ha invertido en la región en materia de Defensa, desde que Néstor Kirchner, allá por el año 2003, asumió como presidente. Garré ha admitido hace unas semanas, que el poder de fuego del Ejército, es menor a dos horas.

    Armada

    No hubo oficiales de la Armada que cuestionaran la labor de su jefe, el Almirante Jorge Godoy, con excepción del jefe de la Flota de Mar, Contraalmirante Francisco Galia, pues se negaba rotundamente al plan de desarme. Le expresó a Godoy, antes de ser pasado a retiro: "Su conducta no sólo es indigna, sino que es rayana con la traición".. Esta frase refleja la actualidad de la Armada y de su jefe, que pasará a la historia como quien colaboró con la destrucción total de la alguna vez heroica, Armada Argentina.

    Las unidades de la flota de mar navegan un promedio de 32 días anuales. La cantidad de buques de la Flota de Mar no supera la docena, y gracias que aún están en funcionamiento. Sin ir más lejos, el ARA Puerto Deseado, buque oceanográfico, ha tenido varios desperfectos que han puesto en jaque los estudios que se realizan para la extensión de la Plataforma continental que vence el año que viene.

    La Armada no puede defender la soberanía nacional en la milla 201.


    Existen más de ciento cincuenta buques pesqueros y factorías extranjeros en inmediaciones del límite de las doscientas millas náuticas correspondientes a la República Argentina.

    Fuerza Aérea

    Sólo el 15% de la flota de combate de la Fuerza Aérea está en condiciones operativas. Poseen averías o elementos vitales irreemplazables, no por sus costos o por alguna dificultad técnica, sino por la inexistencia de recursos materiales y por el bajo presupuesto que desde hace años está condenada a tener la Aviación.

    En 2007, de los 230 pilotos que tenía la Fuerza Aérea Argentina al comenzar el año, 55 ya solicitaron el retiro por falta de estímulo profesional debido a la carencia de medios para trabajar, es decir, aviones en condiciones.

    Ejército

    Es el más golpeado. Su ex jefe, el Gral. Roberto Bendini, expresó en una oportunidad (18/09/06): "No tengo capacidad técnica...". Con esa frase se resume la realidad de la Fuerza.

    Los terrenos de las unidades y regimientos se venden al mejor postor, pues el objetivo es liquidar todo tipo de material, personal y unidades, hasta lograr quedarse con solo cinco batallones que operen en determinados sectores del país.


    Y hay más....<continuará>

    ¿Es claro lo que significa desmalvinización?

  4. #4
    Junior Member
    Fecha de ingreso
    23 Oct, 12
    Mensajes
    9

    Predeterminado Re: Que es la Desmalvinizacion ?

    Es el relato de los mediocres funcionales que pretenden sepultar la derrota como un hecho bochornoso, y al mismo tiempo ser funcional la jugada británica sacando a Malvinas del interés de la sociedad, jugando ese episodio como un hecho de verguenza para las FFAA y contribuyendo a perpetuar su desprestigio y por ende, su decadencia y desprecio entre la sociedad. Una gran estrategia para mantenernos desarmados mientras se reparten las migajas. Ya me cansé de leer británicos diciendo que tenemos "el cerebro lavado" con el asunto de Malvinas, que les enseñamos a nuestros hijos una mentira y a Odiar a Inglaterra, acusaciones que provienen de una nación de cínicos que aún hoy usan la fuerza y la piratería para destruir países. Básicamente, eso es la "des malvinización".

  5. #5
    Usuario registrado
    Fecha de ingreso
    29 May, 09
    Ubicación
    Mendoza - Argentina
    Mensajes
    138

    Predeterminado Re: Que es la Desmalvinizacion ?

    Desmalvinización (Federico Bernal -abogado, ensayista, profesor universitario en la materia Derecho a la Información en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UBA. Dirige el Seminario Introducción al Pensamiento Nacional en la Universidad Nacional de Lanús. Es, además, coordinador académico del observatorio Malvinas de la misma casa de estudios)

    Usted dedicó su ponencia en las “Jornadas Malvinas, una causa nacional, regional y global”, organizadas por el Observatorio Malvinas del Congreso de la Nación, al tema de la desmalvinización. ¿Por qué?
    –La idea de “desmalvinizar” suele atribuirse al intelectual francés Alain Rouquié. En una entrevista realizada por el recordado Osvaldo Soriano para la revista Humor en marzo de 1983, el académico manifestó que quienes pretendan evitar “que los militares vuelvan al poder tienen que dedicarse a desmalvinizar la vida argentina. Esto es muy importante: desmalvinizar, porque para los militares las Malvinas serán siempre la oportunidad de recordar su existencia […]”. Rouquié entendía por aquel entonces que, a fin de impedir el regreso de las fuerzas armadas al poder y conjurar su rehabilitación, era preciso abandonar toda reivindicación posible de la “causa Malvinas”. Sin embargo, la preocupación por Malvinas no era en absoluto un fenómeno reciente, sino una temática que había comenzado a germinar en el campo de la literatura política nacional ya durante la segunda mitad del siglo XIX –probablemente a partir de las advertencias de José Hernández–, para ser retomada más tarde en el ideario anticolonialista que cobró impulso hacia las primeras décadas del siglo XX.

    Entonces, ¿cuándo fue que comenzó la desmalvinización?
    –Nosotros, por el contrario, sostenemos que la idea de desmalvinizar comenzó tiempo antes, más precisamente a días de concluir las hostilidades, cuando la conducción militar adquirió conciencia de que una victoria se tornaría dificultosa, o lisa y llanamente imposible. Ciertos datos históricos permiten sostener esta posición; entre otros, la maniobra montada para evitar que los soldados que regresaban del archipiélago tomaran contacto con la población. Episodios como el de Puerto Madryn, donde una muchedumbre logró romper el riguroso cerco que pretendía impedir el contacto de los veteranos con la multitud, dan cuenta precisa de ello. Por otra parte, un dato central nos indica los intereses económicos británicos en la Argentina no fueron sustancialmente afectados durante la guerra.

    ¿Y la desmalvinización como eje de la pérdida de soberanía económica?
    –Por supuesto. También afirmamos que la desmalvinización no tuvo por objetivo principal invalidar a los militares, sino sentar las bases para el paulatino restablecimiento de las relaciones bilaterales entre ambos Estados a fin de restaurar los lazos deteriorados por la guerra, e instituir posteriormente un nuevo engranaje económico-financiero que ciertos ensayistas describieron, en términos jauretcheanos, como “el nuevo estatuto legal del coloniaje”. Tal estatuto, para autores como Marcelo Gullo, fue consagrado a través de dos acuerdos: el de Madrid, firmado el 15 de febrero de 1990, y el de “Promoción y protección de inversiones”, suscripto en Londres el 11 de diciembre de 1990. Ambos se sellaron bajo la conducción del entonces canciller Domingo Cavallo, quien inmediatamente, y a fin de garantizar lo allí acordado, asumió como ministro de Economía. Algunos artículos incluidos en la posterior reforma constitucional de 1994, así como numerosas leyes sancionadas ulteriormente por el Congreso, consagrarían más tarde un corpus normativo altamente desventajoso para el país.

    ¿Cuáles son los componentes de la desmalvinización?
    –La desmalvinización constituyó un dispositivo dentro de una estrategia más amplia, orientada a “preparar el campo” y sentar las bases para la reconstrucción del “intercambio” bilateral entre la Argentina y Gran Bretaña que se habían confrontado bélicamente. Puesto en marcha por la dictadura cívico-militar, reproducido por las elites comprometidas con el régimen de entonces y resignificado una vez recuperadas las instituciones democráticas, el dispositivo desmalvinizador persiguió, entre otros objetivos:
    I. Instalar la idea de la guerra como un episodio aislado, descontextualizado de sus antecedentes históricos. El dispositivo desmalvinizador supuso deshistorizar la guerra y desligar el conflicto armado de 1982 de la historia de las relaciones bilaterales asimétricas entre ambos estados. Es decir la táctica fue “aislar la guerra”. Debe tenerse en cuenta que, como señalamos antes, la causa Malvinas constituyó uno de los pilares centrales del pensamiento nacional desde principios del siglo pasado y siempre encontró una considerable acogida en los sentimientos populares.
    II. Instalar la idea de que se trató de una confrontación entre la democracia (inglesa) y la dictadura (argentina). Tal dicotomía halló sustento en una verdadera tradición impuesta desde el siglo XIX por una élite que se propuso civilizar por la fuerza a los bárbaros propios. Civilizar, como enseñaba Arturo Jauretche, presuponía lisa y llanamente desnacionalizar, engendro que se materializó mediante la importación acrítica de ideas, conceptos, valores y productos culturales. Los factores y las razones que dieron lugar a este fenómeno son innumerables; los matices, diversos; las consecuencias, variadas. Así, la maniquea dicotomía civilización (como sinónimo de “lo otro”) o barbarie como sinónimo de “lo nuestro”) acompañó en calidad de mandato fundacional la formación de un nuevo Estado con posterioridad a Caseros y, por antinatural (ya que los civilizados no eran tan civilizados ni los bárbaros tan bárbaros), determinó la formación de una superestructura opresiva y en consecuencia alienante. En el caso concreto que nos ocupa aquí, la vigencia de esa fórmula dicotómica contribuyó a alimentar la idea de una confrontación entre democracia y dictadura.
    III. Imponer en el inconsciente colectivo el fatalismo de la impotencia nacional frente a las agresiones coloniales. Puede decirse que la imposición del “fatalismo” ha sido adoptada históricamente como “remedio preventivo” ante procesos de insubordinación ideológica, y a la vez como instrumento para aplacar o contrarrestar esas desobediencias.
    IV. Categorizar con diversas rótulos minusvalidantes a los veteranos (desde “loquitos” hasta “víctimas”). Por último, la imposición de un primer estereotipo que presentaba al veterano como un alienado, transmutado luego a víctima, tuvo como intención restar protagonismo a quienes participaron en el conflicto, así como a la posterior acción reivindicativa de agrupaciones de veteranos y familiares, con el fin de neutralizar sus demandas y acallar su voces. En este sentido, la desmalvinización constituyó un auténtico dispositivo de elites impuesto de “arriba hacia abajo”, que con el tiempo fue configurándose como un verdadero discurso hegemónico.
    –¿La desmalvinización cuenta con un opuesto?
    –A contrapelo de un discurso que pretendió establecer una clausura de la cuestión, y desde “abajo hacia arriba”, fue emergiendo gradualmente un contradiscurso alternativo y malvinizador que en la actualidad se encuentra reflejado, no sólo en la arenga política, sino en acciones diplomáticas concretas. Dicho contradiscurso emergió de la propia población, que con el tiempo fue homenajeando a sus muertos mediante la construcción de innumerables monumentos y la imposición de sus nombres a las calles, plazas, escuelas, clubes y adoratorios. Como enseña Rodolfo Kusch, “cuando un pueblo crea sus adoratorios, traza en cierto modo en el ídolo, en la piedra, en el llano o en el cerro su itinerario interior”. Uno podría agregar que cuando el pueblo crea sus adoratorios, también va trazando su futuro.

    ¿En esto que usted señala podría incluirse la recategorización que la presidenta de la Nación hizo de los ex combatientes?
    -Claro que sí. En tal reconocimiento se observa la resignificación de la causa Malvinas y una recategorización de los caídos como héroes. A propósito, recientes investigaciones advierten, en sintonía con estas ideas, que la causa Malvinas y sus protagonistas constituyen tal vez uno de los mayores objetos de recuerdo y de culto en el país. Desde el poblado más pequeño hasta la ciudad más numerosa nos encontramos con un número cada vez más significativo de homenajes, no solamente a los caídos, sino a la causa en sí misma, y es a partir de este impulso cultural que pareciera estar operándose un cambio en la superestructura. Es imprescindible señalar, además, que en el marco de estos homenajes se supo diferenciar sabiamente entre quienes mantuvieron un honor cabal y quienes participaron en el terrorismo de Estado.

    ¿Qué organizaciones reconoce como puntales de la remalvinización?
    –Se trata de diversas organizaciones libres del pueblo –en particular las agrupaciones de veteranos de guerra, así como las de familiares y amigos de los caídos en Malvinas– que desde hace exactamente 30 años han venido desarrollado la construcción de ese discurso alternativo que hoy encuentra espacios genuinos de análisis y de reflexión crítica, como por ejemplo el Observatorio Malvinas, dependiente de la Universidad Nacional de Lanús. Se considere o no al pueblo una “categoría abstracta”, el desarrollo histórico de la causa Malvinas y los fenómenos psicológicos que la circundan constituyen un verdadero desafío intelectivo para nuestros ámbitos académicos, desde donde fenómenos como el descrito deberían ser abordados en un marco de la más absoluta tolerancia.

    -----------------------

    Síntesis:


    Luego de la guerra de Malvinas, uno de los objetivos del Imperio británico, fue implementar en la Argentina, la política de desmalvinización, que entre otras cosas, incluía evitar que las generaciones futuras de las Fuerzas Armadas, adquieran el conocimiento que obtuvo el personal que actuó en Malvinas. Primordial era, su desmantelamiento. Así sucedió durante toda la década de los 90, logrando gracias a los gobiernos corruptos y apátridas de Alfonsín y Menem, desactivar los planes militares de gran desarrollo, como la fabricación de aviones militares, el misil Cóndor o como el servicio militar obligatorio, etc.


    Nuestros veteranos de guerra
    , más allá de que no contaron con una asistencia psicológica e incluso médica, se produjo en torno a ellos un vacío social, como así también un proceso de desmalvinización por parte de las autoridades.
    Este concepto fue acuñado por el politólogo francés Alain Rouquie y fue utilizado en diferentes simposios desde junio de 1982.
    El fenómeno de la “desmalvinización” fue pensado y dirigido por la dictadura, pero no fue revertida en democracia. Comenzó con la visión de un conflicto bélico, como la guerra, despojado de sus principales actores, silenciando a los soldados apenas volvieron al continente. De esa forma los soldados se convirtieron en víctimas de la dictadura, de la guerra y del silencio .

    Hechos (breve reseña):


    El primer objetivo fue desmantelar a la Inteligencia Militar como en los casos de Jefatura 2 Ejército y de la Marina de Guerra, (Denuncia contra el SIN, Servicio de Inteligencia Naval) por Horacio Verbitsky, a partir de un supuesto arrepentido. Las Fuerzas Armadas ya son incapaces de defender el territorio nacional.
    Bastaron cinco años para terminar de destruir una de las columnas básicas de cualquier Estado, sin el cual, es imposible garantizar el orden público ni defender la Nación de ataques externos. Los argentinos lo lamentaremos en pocos años. Hoy en día ya sufrimos la incapacidad de nuestras Fuerzas Armadas de defender la soberanía, sea en el Mar con la pesca ilegal de barcos extranjeros, sea en el aire, con los vuelos clandestinos en el norte y sur del país.

    Mantenimiento

    En los 90 se comenzó la desarticulación de las FFAA, y luego de la caída de De La Rúa , comenzó el segundo proceso, que culminará con la conformación de unas Fuerzas Armadas "patrulleras", sólo capaces de custodiar pequeñas escaramuzas en un breve período de tiempo.. Hoy en día, la Gendarmería Nacional posee mayor poder de fuego que el Ejército, y hasta su personal está mejor capacitado y activo.

    La ex Ministro de Defensa, Nilda Garré, ha desmantelado completamente a las tres Fuerzas, y en cinco años y medio ha dejado al país totalmente indefenso, ya sea en caso de conmoción interior como en un ataque externo. Argentina es el país que menos ha invertido en la región en materia de Defensa, desde que Néstor Kirchner, allá por el año 2003, asumió como presidente. Garré ha admitido hace unas semanas, que el poder de fuego del Ejército, es menor a dos horas.

    Armada

    No hubo oficiales de la Armada que cuestionaran la labor de su jefe, el Almirante Jorge Godoy, con excepción del jefe de la Flota de Mar, Contraalmirante Francisco Galia, pues se negaba rotundamente al plan de desarme. Le expresó a Godoy, antes de ser pasado a retiro: "Su conducta no sólo es indigna, sino que es rayana con la traición".. Esta frase refleja la actualidad de la Armada y de su jefe, que pasará a la historia como quien colaboró con la destrucción total de la alguna vez heroica, Armada Argentina.

    Las unidades de la flota de mar navegan un promedio de 32 días anuales. La cantidad de buques de la Flota de Mar no supera la docena, y gracias que aún están en funcionamiento. Sin ir más lejos, el ARA Puerto Deseado, buque oceanográfico, ha tenido varios desperfectos que han puesto en jaque los estudios que se realizan para la extensión de la Plataforma continental que vence el año que viene.

    La Armada no puede defender la soberanía nacional en la milla 201.


    Existen más de ciento cincuenta buques pesqueros y factorías extranjeros en inmediaciones del límite de las doscientas millas náuticas correspondientes a la República Argentina.

    Fuerza Aérea

    Sólo el 15% de la flota de combate de la Fuerza Aérea está en condiciones operativas. Poseen averías o elementos vitales irreemplazables, no por sus costos o por alguna dificultad técnica, sino por la inexistencia de recursos materiales y por el bajo presupuesto que desde hace años está condenada a tener la Aviación.

    En 2007, de los 230 pilotos que tenía la Fuerza Aérea Argentina al comenzar el año, 55 ya solicitaron el retiro por falta de estímulo profesional debido a la carencia de medios para trabajar, es decir, aviones en condiciones.

    Ejército

    Es el más golpeado. Su ex jefe, el Gral. Roberto Bendini, expresó en una oportunidad (18/09/06): "No tengo capacidad técnica...". Con esa frase se resume la realidad de la Fuerza.

    Los terrenos de las unidades y regimientos se venden al mejor postor, pues el objetivo es liquidar todo tipo de material, personal y unidades, hasta lograr quedarse con solo cinco batallones que operen en determinados sectores del país.


    Y hay más....<continuará>

    ¿Es claro lo que significa desmalvinización?

  6. #6
    Usuario registrado Avatar de Chavo
    Fecha de ingreso
    18 May, 09
    Mensajes
    105

    Predeterminado Re: Que es la Desmalvinizacion ?

    Cita Iniciado por GARY Ver mensaje
    Este Concepto lo Lei y escuche a varios VGM, pero siempre me llamo la atencion; ahora pondremos en el debate el mismo.


    El Prefijo Des, implica sacar, desmerecer, etc.

    Quienes repiten el mismo lo han tomada ya como un adjetivo, cada vez que se trata el Tema Malvinas.

    Pero esto es Asi?

    La verdad creo que desde el Advenimiento de la Democracia se realizo todo lo medianamente posible y mas respecto a Malvinas.

    Se le ha dado reconocimiento a los ex-combatientes (Pensiones Nacionales, Pciales); se ha Planteado en cuanto Foro exista la Soberania Argentina Irrenunciable y las Malvinas se incorporaron a la Constitucion Nacional.

    Hay que tener en cuenta que existen varias Generaciones de Argentinos que apenas saben el nombre de los Gobernantes, son muy pero muy pocos,los que les interesa el tema (lo digo por experiencia); estan en "otra".

    Entonces (a mi entender ), no existe un Plan sistematico del Gobierno de Olvidar la Cuestion Malvinas, son las Generaciones Futuras las que tienen poco Interes (ahi esta el Problema)
    GARY, me parece que de eso se trata la desmalvinizacion.

    Saludos!!!
    Ahora que callo el muro de Berlin, nosotros nos preguntamos. ¿Fue error de los burocratas?,¿Error de la doctrina?... Error del arquitecto.

  7. #7
    Usuario registrado
    Fecha de ingreso
    25 Aug, 10
    Mensajes
    1,356

    Predeterminado Re: Que es la Desmalvinizacion ?

    Walterius.


    No estoy de acuerdo con lo que dice el reportaje.

    No existio un Proceso de Des Malvinizacion, ese argumento es facil de decir pero muy dificil de sostener.

    Por Oposicion Malvinizacion seria la otra cara de la Desmalvinizacion.

    Pero que es lo que se pretende, volver a recuperarlas por la fuerza ? (esta opcion nunca esta descartada ).

    Volviendo al Tema, leo constantemente las sgtes frases: " Volvieron por la puerta de atras", "escondidos en Colectivos", etc; Generalmente esto ocurre asi, salvo en un torneo Deportivo donde puede llegar a "festejar ser segundos"; pero en una Guerra NO.

    Entonces tiene su Logica, los Militares metieron la pata y estuvieron a punto de ganar la Guerra y no quisieron (esta es mi Teoria), se estaban yendo como Perro con la cola entre las patas, etc.


    Chavo

    Esa es la Tarea, que las nuevas Generaciones no olviden

  8. #8
    Usuario registrado
    Fecha de ingreso
    16 Sep, 10
    Mensajes
    3,066

    Predeterminado Re: Que es la Desmalvinizacion ?

    Aún no se cómo categorizar éste video del canal infantil de adoktrinamiento Paka-Paka (raro, con 2 "K")...



    Una perlita, el general, con una botella de wisky, pero la regente inglés, impecable...así (se) ensañan (con) la historia....

  9. #9
    Banned
    Fecha de ingreso
    24 Aug, 12
    Ubicación
    Chile
    Mensajes
    335

    Predeterminado Re: Que es la Desmalvinizacion ?

    Cita Iniciado por Lucho1980 Ver mensaje
    el general, con una botella de wisky
    ¿y eso no es historicamente cierto?

  10. #10
    Usuario registrado
    Fecha de ingreso
    29 May, 09
    Ubicación
    Mendoza - Argentina
    Mensajes
    138

    Predeterminado Re: Que es la Desmalvinizacion ?

    Cita Iniciado por Subotai_ch Ver mensaje
    ¿y eso no es historicamente cierto?
    Lo catalogaban como borracho por su voz ronca pero era un hombre sobrio. Por supuesto que al haber ordenado la recuperación de las Islas Malvinas, la derrota en sus hombros, se iniciaba toda su culpabilidad: los muertos en la guerra, "la irresponsable decisión de invadir las Malvinas en 1982, lo que derivó en un conflicto bélico desigual con Gran Bretaña" (escrito por periodistas), el golpe de Estado del 76 (al final aclaro este punto), entre otros, dejaba el tela de juicio su estado de sobriedad.


    Que hubiese pasado si ganábamos la guerra; ¿seguía siendo un borracho?

    Aclaraciones:

    En lo que respecta al golpe de estado del 76, el pueblo argentino fue quien pidió que las FFAA tomaran el poder; el gobierno de Isabel Martinez de Perón tambaleaba (por no decir se hundía en el abismo), Lopez Rega se había perpetuado con el Poder, era quien ataba y desataba. Los montoneros vieron la debilidad del Gobierno para tomarlo a la fuerza. Bombas, llamadas telefónicas, AAA, desaparecidos (gobierno democrático).

    No hubo palabras más heróicas dichas por un gobernante en más de 50 años "Si quieren venir que vengan, les presentaremos batalla" (respuesta del pueblo!!! aplausos, júbilo).

    Nuestra presidenta: si quieren venir que vengan... tenemos el chupi, las empanadas, un buen ternero a las brazas y el territorio argentino para Uds... como souvenir, la fragata libertad.

    Caballeros y damas (¿hay en el foro?) la historia se repite... a J. M. de Rosas no se cataloga como un heroe de la Patria sino como un asesino, oligarca, tirano...
    Lucho1980 likes this.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
Desarrollado por Devonix
Programador PHP Yii Framework

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30