Resultados 1 al 4 de 4
Like Tree3Likes
  • 2 Post By IAPampaNG
  • 1 Post By IAPampaNG

Tema: Camino a la Inmortalidad (Hector Ricardo Volponi)

  1. #1
    Usuario registrado Avatar de IAPampaNG
    Fecha de ingreso
    14 Apr, 12
    Ubicación
    En la Llanura Pampeana
    Mensajes
    1,157

    Predeterminado Camino a la Inmortalidad (Hector Ricardo Volponi)

    UN RELATO SOBRE CÓMO FUERON LOS DÍAS DEL TENIENTE HÉCTOR RICARDO VOLPONI EN FORMA PREVIA AL BAUTISMO DE FUEGO EN MALVINAS. LA DIMENSIÓN HUMANA EN LOS PREPARATIVOS EN TANDIL, LOS AMIGOS, LA FAMILIA Y LA CONVICCIÓN SOBRE LA CAPACIDAD DE LA FUERZA AÉREA. POR LUIS SATINI

    Nombre:  Volponi-principal.jpg
Visitas: 1318
Tamaño: 20.0 KB

    El 2 de abril nos sacude y nos alegra enormemente, la mayoría se entera por los medios de comunicación y otros cuando llegamos a la VI Brigada.
    Un tenso "ambiente" traíamos desde la ciudad, ya que habíamos escuchado las noticias, sólo faltaba la palabra "oficial", esa que vendría de nuestro jefe de Brigada o de nuestro jefe de Grupo, comodoro Pedro Martínez.
    Mucha era la ansiedad, hasta que a las siete y media de la mañana nuestro jefe de Escuadrón, por intermedio del suboficial mayor, nos ordena formar haciendo una "U. De pronto, de su Falcón blanco baja el jefe de Grupo, previo saludo, nos comunica...
    "Señores, como es de conocimiento público, en las primeras horas de la madrugada, nuestras Fuerzas Armadas han recuperado las Islas Malvinas. Es por lo tanto un deber de la superioridad hacerles saber que, a partir de este momento, nuestra Nación se encuentra en estado de guerra con Gran Bretaña, los insto a estar preparados y listos para cualquier despliegue que se deba realizar. Nuestros horarios tendrán inicio, pero no final, se realizarán todos los aprestos para 'oscurecimiento' y guardias reforzadas...".
    Así comenzó el 2 de abril de 1982 para todos nosotros. Nos miramos, sin saber si reírnos de alegría, o poner cara de preocupación...
    Una nueva jornada se inicia. Es 3 de abril, la novedad para todos los que estamos en Tandil es que durante la noche se escuchó la sirena del diario Nueva Era, ubicado frente a la Plaza Independencia. Ese ulular de todos los fines de año hoy se transformó en un aviso de apagón general en la ciudad.
    Dentro de la base, Ratti y Antonietti se dirigen al aula-oficina para seguir el curso "acelerado" de familiarización con los Dagger. Demierre llega a Tandil en enero volando A4C, con muchas horas y siendo jefe de Escuadrón; no bien comenzado el conflicto, pidió volver por su experiencia al sistema A4, pero se lo denegaron, aludiendo "necesidad" de pilotos para Mirage. Muy pronto se agregaría el Lobo Musso, volviendo de Aerolíneas, y contrareloj trabajaban el Villar, Puga y Dellepiane.
    El 4 de abril, el comodoro Tomás Rodríguez recibe instrucciones para alistar los aviones hacia tierras patagónicas. Se ven los preparativos de los carros de despliegues, mayor cantidad de vuelos, con rumbos diferentes.
    Me hago de tiempo y entró a la oficina de mi amigo Mario Guzmán y lo sorprendo con un fuerte... "¡Buen día! ¿hay mate?, no me dejaron tomar un solo 'verde' hoy, estamos de reunión en reunión, ¡Dale Mario! Todavía los británicos no llegaron...".
    Este joven muchacho, muy gentil y divertido, también está preocupado. Se lo puede ver en su rostro. Me dice, como para cortar el aire "¿Cómo va todo Volpi?".
    "Estamos a full -le contesto-. Estudiando, metidos en el aula. Hay que meterle horas, se van a llevar una sorpresa estos 'gringos'". Le pegué los primeros sorbos al mate y no terminaba nunca... por eso le digo "¡Che Mario, no seas ratón!, ponéle más yerba ¿Quéres que te traiga del bar del Grupo Aéreo?"
    Con cara de asombro Guzmán sonríe y solo atina a decir, "lo que pasa es que me agarraste por sorpresa...". Entre risas, para distendernos un poco, le comento "viste, así somos los cazadores". Y le pregunto por su deporte favorito, el voley. Comenta que "ahora con esto de que no tenemos horario, se complica un poco". Mi respuesta lo tranquiliza: "Sí, claro, pero todo va a ir bien. Acordate, no se la van a llevar de arriba...".
    De pronto, por los parlantes del Grupo se escucha "teniente Volponi, teléfono". Salgo al trote diciendo, "¡huy! Debe ser mi esposa que me está llamando" y riéndome le digo a Mario, "mantené el agua calentita". Sin saberlo, Marito había estado mateando y charlando por última vez conmigo.
    Es el tercer día de pisar Malvinas por nuestras tropas. Aquí entramos a las 6.45; está absolutamente controlada la iluminación, los vehículos de la Brigada tienen tapadas las luces bajas y altas, y se debe transitar muy lentamente y con luz de posición.
    Transcurre el 5 de abril, presiento un fuerte movimiento para el día de hoy. Entro sin saberlo por última vez a la Brigada, llego al "Fijo A", es temprano, todavía está oscuro, un reflector ilumina mi cara y pareciera atravesar mi cupé Chevy desde el capot hasta el asiento trasero. Al verme, los soldados levantan la barrera y el suboficial que está a cargo sale por el costado, junta sus tacos y me saluda con la venia, con mi ventanilla baja le digo "dos", me dice... "señor nos dieron la orden de avisar a todos, que deben tapar todas las ventanas y/o vestigios de luz hacia afuera". Mi pulgar hacia arriba le da tranquilidad y prosigo mi camino hasta el Casino de Oficiales.
    A medida que circulo veo el pasto recién cortado, se ve que los colimbas hicieron un buen trabajo. El Gloster en la rotonda se confunde con la neblina. Voy mirando todo con cierta melancolía, sé que mi despliegue será hoy y a decir verdad, no sé cuándo volveré a transitar estas calles; lo he hecho una y otra vez, durante muchos días de mi vida, pero nunca me llamó la atención y ahora esta acción tan sencilla, me parece relevante.
    Sigo a la izquierda, y sobre la derecha veo los juegos y la pileta donde muchas veces nos sentamos a charlar con Marita, de nuestro futuro, de nuestros hijos. Seguro en ese tobogán celeste y blanco jugará Soledad, y además Ricardo, que según los médicos viene en camino.
    Paso por el frente del Casino, hay estacionados varios automóviles particulares y también vehículos de la Fuerza Aérea, giro a la derecha y estaciono detrás.
    Del baúl del auto retiro mi bolso, ingreso por la puerta que queda pegadita a la cocina, y me deja en mi habitación que queda rumbo a la sala de juego, en su puerta está el 14, lo observo, giro el picaporte e ingreso.
    Abro una de las dos puertas que tiene mi placard, dejo mi ropa recién planchada en los estantes y retiro la de fajina, me siento en mi cama, de esta manera puedo colocar mis borceguíes más fácil. Me quedo un rato más que todos los días, observo y observo, busco en las paredes la fuerza necesaria para salir y en la cabecera está el crucifijo de madera, en él "clavo" mi vista, arreglo mi pistolera, ajusto mi cinturón y me dispongo a salir, paso por el baño y acomodo mi cabello, lo veo un poco largo para mi gusto.
    Salgo al pasillo, me abrazo con Bean y Bernhardt que también van para el comedor, pasamos frente a los casilleros de correspondencia, observo y no tengo nada para mí. Llego, me siento y el murmullo invade el salón, detrás mío está el hermoso cuadro de Ezequiel Martínez de los Mirage y me pregunto... ¿sabremos qué hacer llegado el momento? ¿estaremos a la altura de las circunstancias? Y mientras le coloco manteca a mi tostada y le digo gracias al soldado que me sirve el café, se me escapa la sonrisa sabiendo como los vamos a recibir si se atreven a venir...

    Hacia Malvinas
    Desayuno y comparto ideas con mis camaradas de la mesa. Es una mesa para seis, pero sólo somos cuatro. Termino mi café con leche, me incorporo, saludo a todos con una broma, con mi mano derecha aplano mis bigotes y salgo por la entrada principal; de inmediato, un colimba se acerca con la F100, me subo, me saluda respetuoso y otra broma sale para él, que lo veo como nervioso y solo mira para adelante. "La próxima que vengas, que sea una chiva, sino no subo", comento.
    Pasamos por la rotonda, levanto mi vista y miro nuevamente el Gloster gris metalizado. Mientras comenzamos a transitar la larga recta que nos lleva al Grupo Aéreo, observo a mi izquierda, a un costado del camino, un espacio verde y que con el tiempo se volverá un bosque sagrado. De frente viene el Mercedes 1112 con cierta velocidad y dentro de él, tres suboficiales con cara de preocupados.
    Pasamos por delante del hangar del grupo técnico, los hombres parecen multiplicarse, y los últimos aprestos nos indican que nuestra participación es inminente.
    Desciendo, camino hacia la entrada del sector del Grupo Aéreo. Allí también están Mir González, Dimeglio, Román, Valente, Moreno, Robles, Janett, Bean, Ardiles y Aguirre Faget, que llegaron con maletas y bolsos.
    De la oficina del comodoro Tomás Rodríguez salen apresurados Napoleón Martínez y Guillermo Cimatti, que le grita al Flaco Maffei: "¡Nos juntamos todos en el aula en cinco minutos, avisá!".
    La hermana de Mario Guzmán, Cristina, prepara los mejores mates, por lo que voy y me acobacho en su oficina. Me cruzo con Mario que venía a saludarla y salgo para la reunión.
    Mientras caminaba a paso firme pude ver una "interminable" línea de Dagger, estaba siendo alistada y nosotros, los pilotos, íbamos a la reunión de vuelo, por lo que el despliegue era inminente.
    Poco después de media mañana, y en un silencio absoluto, salimos del Grupo. Era un silencio muy raro; caminamos por la calle que debe tener unos 150 metros.
    Todos sabíamos "íntimamente" que nos estábamos despidiendo de amigos, a los cuales muchos ya no veríamos más.
    Subo a mi Dagger, desde mi asiento y mientras me ato, puedo ver hacia el sector de la "casita de techo rojo", una línea de aviones jamás vista o puede que la circunstancia, así me lo hace notar. Sabíamos que en el aire éramos imbatibles y era nuestro lugar.
    Levanto apenas mi mano enguantada para saludar a mecánicos, técnicos, personal civil y muchos otros que nos despedían, marchábamos a la guerra.
    Comenzamos los últimos aprestos, motores que rugen, los Dagger quieren irse, quieren estar ya en el aire. De a uno vamos saliendo.
    Así fuimos dejando el cielo de Tandil para ver el cielo de Malvinas. Muchos no volveríamos, pero con nosotros llevamos esa imagen que jamás se nos borrará.

    Breve regreso
    Luego de 12 días de intenso entrenamiento y reuniones, de cómo atacar la flota que se aproxima en constante amenaza, llego nuevamente a Tandil. Veo el gran trabajo que está haciendo "dispersión", trasladando un avión a pulso debajo de los árboles, entre el Grupo Técnico y Paracaídas.
    Solo estoy unos minutos en mi querida VI Brigada Aérea. Mi comunicación previa desde el sur me entrega una nueva posibilidad de ver a Marita, quien me ve llegar y nos confundimos en un abrazo interminable, charlamos y juego con Soledad. Noto como había crecido mi hija en esos días y también veo "la panza" de dos meses, donde Ricardito esperaba por nacer.
    Esta vez ni siquiera tengo tiempo de compartir los ricos y famosos mates con los Guzmán. Subo a mi Dagger y comienzo mi "re-despliegue" de uno de los escuadrones más famosos de la historia de la aviación mundial, Las Avutardas Salvajes. Allí se iniciaría otra historia, pero ustedes ya la saben y saben de mi final.

    Camino a la inmortalidad
    Nopelovic and GUARANI 2 like this.
    Aunque me cueste,
    Aunque me duela,
    Aunque reviente,
    Aunque me muera.

  2. #2
    Usuario registrado Avatar de IAPampaNG
    Fecha de ingreso
    14 Apr, 12
    Ubicación
    En la Llanura Pampeana
    Mensajes
    1,157

    Predeterminado Re: Camino a la Inmortalidad (Hector Ricardo Volponi)

    Damiani: Volponi sigue presente, al igual que todos aquellos que son ex combatientes

    EL HÉROE TRESARROYENSE CAÍDO EN MALVINAS TUVO SU HOMENAJE AYER, A 32 AÑOS DE SU FALLECIMIENTO. "SU FIGURA QUEDÓ MARCADA EN LA POBLACIÓN", SEÑALÓ EL CONCEJAL VECINALISTA, JORGE DAMIANI


    En una fría mañana, primer teniente Héctor Ricardo Volponi tuvo un nuevo homenaje a 32 años de su fallecimiento, el cual se produjo el 23 de mayo de 1982 cuando fue derribado su avión en el conflicto bélico con Gran Bretaña.
    El acto se realizó en la intersección de las avenidas Libertad y Guemes, donde está ubicado el monumento que recuerda al héroe tresarroyense.
    En el marco de la sencilla ceremonia, que tuvo la presencia de integrantes Concejo Deliberantes y del Departamento Ejecutivo, se colocaron dos ofrendas florales, una por parte de la Municipalidad y la restante de los familiares de Volponi. Posteriormente, los presentes efectuaron un minuto de silencio para recordar al homenajeado.
    Finalizado el acto, el concejal del Movimiento Vecinal, Jorge Damiani, recordó la figura del héroe tresarroyense que dejó su vida en defensa de la soberanía nacional sobre las Islas del Atlántico Sur.
    En este sentido, expresó que "el pueblo de Tres Arroyos nuevamente le brindó homenaje a Volponi, uno de los tresarroyenses que en su momento le tocó defender a Argentina en el conflicto de Malvinas".
    En sus consideraciones, el edil indicó que "Volponi sigue presente, al igual que todos aquellos que son ex combatientes. El pueblo de Tres Arroyos, a pesar de todos los años transcurridos, le sigue brindando homenaje".
    Posteriormente, el concejal expresó que la figura del héroe local "quedó marcada en la población. Los héroes no quedan sólo en el bronce, quedan en su tarea, trabajo y enseñanza".

    Damiani: Volponi sigue presente, al igual que todos aquellos que son ex combatientes
    GUARANI 2 likes this.
    Aunque me cueste,
    Aunque me duela,
    Aunque reviente,
    Aunque me muera.

  3. #3
    Usuario registrado Avatar de IAPampaNG
    Fecha de ingreso
    14 Apr, 12
    Ubicación
    En la Llanura Pampeana
    Mensajes
    1,157

    Predeterminado Re: Camino a la Inmortalidad (Hector Ricardo Volponi)

    Pdt 1: Despues intentare escanear las fotos que aparecieron el la version impresa del diario y que no salieron en la version digital.
    Pdt 2: Aprovecho la oportunidad para pedirle a los administradores la creacion de un nuevo sector en el foro para poder hacer recordar a los heroes del Atlantico Sur, ya que, asi como el diario tresarroyense La Voz del Pueblo siempre rinde homenaje y se ocupa de mantener viva la historia de Volponi, imagino que en varios lugares del pais ocurre lo mismo y seria interesante poder ayudar a mantener viva su memoria.
    Saludos
    Aunque me cueste,
    Aunque me duela,
    Aunque reviente,
    Aunque me muera.

  4. #4
    Usuario registrado
    Fecha de ingreso
    19 Jan, 14
    Ubicación
    Bernal, Pcia Bs As
    Mensajes
    528

    Predeterminado Re: Camino a la Inmortalidad (Hector Ricardo Volponi)

    IAPampaNG

    Está el tema Los Héroes Olvidados en Temas de Defensa General.

    Saludos Andrés.
    Nunquam est fidelis cum potente societas
    Nunca es fiable la alianza con los poderosos.
    Fedro. Macedonia, Siglo I a. C.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
Desarrollado por Devonix

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30