Sin categoría 

¿Adiós al Escuadrón de Verificación Aérea?

Algunos podrían considerar que será el primer golpe a la FAA dentro del plan de reformas y modificaciones que el actual Gobierno viene analizando. Pero lo cierto, es que hace más de 15 años la fuerza ha pasado por una transición de traspado del control de la aviación civil a manos de personal no militar.

Hoy, la flamante Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA) dependiente del Ministerio de Transporte, se quedará con otro servicio prestado por la Fuerza Aérea. Su actual presidente, Agustín Rodríguez, ha manifestado que “Próximamente contaremos con aviones propios para encarar los trabajos de verificación aérea de las señales de navegación (VOR) y de aproximación (VOR-ILS), pues hemos tomado la definición de auto-prestarnos el servicio, algo muy común en los países más modernos“. Pero el plan es mucho más ambicioso, y contempla otra tarea a futuro: “Asimismo, esos aviones integrarán, más adelante, nuestro futuro servicio de Búsqueda y Salvamento“.

La idea de contar con aviones propios, nace luego del trágico accidente del Mitsubishi MU2 matrícula LV-MCV el pasado 24 de julio de este año. Durante la misión de búsqueda, donde el tiempo reinante y la geografía de la zona fueron un factor importante, quedó en evidencia la falta de medios equipados con los sistemas necesarios para cumplir con este tipo de tareas. Pero desde el hallazgo de los restos del avión, no se volvió a hablar sobre este plan. Plan que a su vez, fue avivado por el periodismo al responsabilizar a la ANAC, cuando el culpable era el Ministerio de Defensa.

Actualmente el Escuadrón de Verificación Aérea (EVA) de la IIº Brigada Aérea de la Fuerza Aérea Argentina, cuenta con equipos Gates Learjet 35 preparados para tal fin. En el pasado también confeccionaba las cartas de navegación y aproximación. Hoy esa tarea está en manos de EANA al igual que el mantenimiento de los radares 2D IKAN, asumiendo prácticamente todos los labores desempeñadas por la FAA.

Sin definición de un modelo de avión, se supo por rumores que sería de la familia Challenger de Bombardier,aunque seguramente, la compra sea realizada a través de una licitación internacional (posiblemente con la participación de la OACI).

Es de destacar que Brasil, un país que lleva la delantera en la región en cuanto a la modernidad de su sistema aéreo civil (un plan de vuelo puede ser enviado desde una App desde un celular o tablet sin ir la oficina ARO/AIS), la Fuerza Aérea sigue siendo la responsable de realizar esta tarea a través del Grupo Especial de Inspección en Vuelo (GEIV). Esta unidad está recibiendo seis aviones Legacy 500, modificados especialmente por su fabricante para desempeñar esta tarea específica.

Aunque aún no sabemos si EANA avanzará con este proyecto, se podría analizar la posibilidad de que los aviones sean dados a la Fuerza Aérea. Aunque existen voces en contra que manifiestan que sean operadas por pilotos civiles.

Ante estos comentarios, podríamos estar ante la pérdida de otra capacidad de la fuerza. Esta vez no en manos del magro presupuesto, sino por un organismo del Estado.

Notas relacionadas

Leave a Comment