Sin categoría 

La importancia estratégica de la BAM El Palomar

Por el Dr Jorge Alejandro Suárez Saponaro

La histórica base aérea El Palomar, en el medio de una polémica pública por medio de un decreto del PEN, se incorporó al Sistema Nacional de Aeropuerto, convirtiéndose en una importante base de operaciones de las llamadas líneas áreas low cost.

1. Introducción.

La base puede considerarse como la “cuna de las Alas Argentinas” dado que el 10 de agosto de 1912 es el comienzo de la aeronáutica militar en nuestro país. Esa fecha corresponde al decreto de creación de la Escuela de Aviación Militar, firmado por el entonces presidente Roque Sáenz Peña.

La base no solo fue testigo del nacimiento de la Aviación Militar, sino fue sede – y lo sigue siendo – de la I Brigada Aérea, que aglutina la aviación de transporte de la Fuerza Aérea (aviones C130). En su momento contó no solo con capacidad de transporte táctico, sino también estratégico con los célebres Boeing 707. Esta unidad ha tenido una intensa actividad. Durante la guerra de 1982, la unidad llevó a cabo un puente aéreo, en condiciones sumamente difíciles, perdiendo en acción de combate el C-130E TC-63, que ejecutaba tareas SAR.

La crisis de presupuesto significó la baja de material, sin tener previsto su reemplazo. La única inversión de magnitud llevada a cabo ha sido la modernización de los C130, que por cierto están cargados de años. No obstante ello, las misiones asignadas van desde transporte militar propiamente dicho, al apoyo de emergencias, apoyo logístico a bases antárticas, etc. Numerosos despliegues y exigencias en un clima de ajuste presupuestario que lleva más de diez años.

La unidad también aloja al Grupo 3 de Comunicaciones, que desde el año 2007 se encarga de operar y mantener el Anillo Digital Baires, la Red de Extendida de la Fuerza Aérea (WAN), esto el forma conjunta con el Grupo 2 de Comunicaciones, mantiene centrales telefónicas, nodos de comunicaciones y el Anillo Digital, que se encuentran ubicados en el área metropolitana Buenos Aires, brinda soporte de comunicaciones a radares fijos y móviles, provee apoyo técnico a plantas transmisoras y receptoras incluyendo sistemas de torres y antenas a bases antárticas. Aloja al Centro de Control de Misión Argentina, que es parte del componente del Sistema de Alerta Satelital, que conjuntamente con la Armada Argentina se encarga de la detección y alarma temprana para accionar de los medios de Búsqueda y Rescate, ante la ocurrencia de accidentes aéreos o marítimos.[1]

2. El valor de la BAM El Palomar para la defensa y seguridad del pais.

La BAM se ubica en el Área Metropolitana de Buenos Aires, cercana una serie de guarniciones militares, especialmente unidades logísticas. En caso de una crisis, la base se encuentra en un punto donde pueden ser movilizados importantes recursos para asistir a unidades desplegadas en distintos puntos de la geografía nacional, como también fuera de ella.

La Argentina es un país con serios problemas de infraestructura, factor que condiciona el despliegue de fuerzas militares en caso de crisis. Es por ello que cobra vital importancia una base como El Palomar, no solo por la existencia de unidades logísticas cercanas, sino por los recursos disponibles que pueden brindar las industrias y servicios existentes en la región donde se asienta la base. Esto permitiría una movilización de recursos de magnitud en plazos razonables de tiempo.

La base cuenta con importantes pistas que permite el despliegue de aviones de ciertas capacidades, agregándose la existencia de otras instalaciones que facilitarían el despliegue de importantes medios y personal.

En materia de seguridad, apoyo a situaciones de emergencias y misiones subsidiarias, la base puede prestar importantes servicios:
Existencia de unidades móviles de Gendarmería en Campo de Mayo, cercana a la base;
Fuerzas especiales y de orden público de la Policía Federal con asiento en la Ciudad de Buenos Aires o inmediaciones;
Otras unidades federales, como provinciales, que pueden requerir su rápido despliegue;
Existencia de agencias federales, con importantes recursos y personal, que también podrían requerir de medios aéreos para su rápido despliegue, en especial en cuestiones de asistencia social y sanitaria;
La existencia de importantes recursos logísticos, la transforman en una base ideal para brindar apoyo a la presencia antártica argentina;

La conversión de un C130 para poder operar un kit de lucha contra incendios, demandará misiones adicionales a la unidad. Nosotros sostenemos que debería haberse adquirido medios específicos y ser operados por un organismo de seguridad/protección civil.[2] Consideramos que el esfuerzo debe estar orientado a mantener capacidades que de interés de la defensa nacional.

3. Recuperar la BAM Palomar para la Defensa Nacional

Las razones expuestas en el punto 2, indican la necesidad de recuperar la base para la defensa nacional. Esto requerirá en una primera instancia:
recuperación de la flota de aviones C 130, a fin de que sigan cumpliendo sus funciones de transporte táctico y abastecimiento de bases antárticas;
estudio de factibilidad de adquirir aviones C130 adicionales, para reforzar la flota existente;
concentrar los aviones de transporte tácticos remanentes en la base;
creación de una unidad de apoyo al despliegue aéreo;
recreación de la unidad de construcciones, con base en El Palomar;
relocalización de los medios de la División Aviación de la Policía Federal asentados en la base.[3]
recuperación del rol de la unidad para el transporte aéreo VIP[4];

En el marco de cambios propuestos, consideramos pertinente estudiar la factibilidad que la Aviación de transporte táctico quede en manos de la FAA. En medios especializados transcendió la idea de un avión de transporte táctico para la FAA/ARA, como también que el EA ha adquirido un C212 para estos menesteres. En atención a la crisis de presupuesto, consideramos pertinente concentrar determinadas capacidades en una fuerza específica, siendo en este caso en la propia FAA. La experiencia operativa de 1982, puso en evidencia el talento nacional para poder organizar un importante puente militar, en condiciones realmente desfavorables. Esta experiencia a nuestro juicio es de suma utilidad para un país como el nuestro con serios problemas de infraestructura.

La reducción del número de bases militares, unido a la idea de potenciar la capacidad de despliegue rápido, pone en evidencia la necesidad de invertir sustantivamente en medios de transporte de la FAA. Asimismo, los problemas de infraestructura, consideramos pertinente la creación de una unidad altamente especializada para “apoyar el despliegue de medios aéreos”. Esta unidad deberá estar en aptitud para proporcionar defensa de bases aéreas, apoyo al transporte militar, y demás acciones concerniente para facilitar el uso de bases no preparadas, para el despliegue de medios de la FAA.

En una segunda etapa las unidades desplegadas en la BAM Palomar deberían incorporar:
capacidad de transporte estratégico, con unidades provenientes del mercado civil;
articular una verdadera reserva activa civil, que permita movilizar recursos de operadores privados, como también estatales, en casos de crisis o emergencia nacional;
readecuar LADE y redefinir sus responsabilidades, dado la existencia de dos líneas estatales;
análisis y estudio de factibilidad para operar aviones Embraer, operados actualmente por Aerolíneas Argentinas, con la finalidad de recuperar ciertas capacidades en materia de transporte y otras de interés de la defensa nacional;

En este marco de recuperar la BAM y las unidades allí desplegadas, debemos considerar aspectos como infraestructura, seguridad de instalaciones, que requerirá inversiones en materia de equipamiento, especialmente en vehiculos, sistemas de monitoreo de cámaras, personal, etc.

5. Uso civil de la BAM Palomar

La realidad de las low cost, pone en evidencia la necesidad de contar con nuevos aeropuertos, debidamente habilitados. El Palomar por su ubicación, pistas de rodaje y fácil acceso, se transformó en candidato ideal, sobre aeródromos existentes en Morón, etc. Dicha medida no tuvo en cuenta la existencia de una unidad militar, que tiene un rol sumamente importante, cuyos medios han sido más que exigidos para cumplir numerosas misiones, muchas veces con material que precisa ser reemplazado o modernizado. Consideramos que la medida debería ser revisada y que las operaciones aéreas deben ser limitadas, en beneficio a las operaciones que realicen las aeronaves militares desplegadas en la base. Asimismo, el uso de las instalaciones debe hacerse con una contraprestación monetaria, en beneficio de la FAA e integrar a la escuela técnica local, a fin de que los técnicos egresados tengan una rápida inserción laboral de la mano de operadores privados que usen la base.

Final

Discrepamos sobre el decreto de integración de la BAM El Palomar al Sistema Nacional de Aeropuertos. Discrepamos no solo sobre la existencia de vicios legales, sino también que implica desafectar en los hechos una importante base militar que históricamente ha cumplido un rol relevante en la Defensa Nacional.

Existen instrumentos legales nacionales e internacionales que facilitan la posibilidad de mejorar el estado material de la I Brigada Aérea, que le permitiría cumplir un amplio abanico de misiones, convirtiéndola en una unidad con un elevado nivel de operatividad. La adquisición de aeronaves civiles para transporte estratégico, no solo potenciaría sus capacidades, sino que devolvería a la FAA, la posibilidad de volver a ser el organismo responsable del transporte aéreo del presidente. La adquisición de aeronaves que puedan ser convertidas a otros roles, seria un ahorro importante. De este manera una aeronave, podría cumplir misiones de transporte VIP, para luego poder ser configuradas en transporte, MEDEVAC, etc. Llegado el caso, hasta ser arrendadas aerolíneas low cost.

El convertir a la I Bri Ae en la única unidad de transporte táctico de las Fuerzas Armadas, significaría un uso racional de capacidades, mayor operatividad, más horas de vuelo y recursos. Es un verdadero dislate invertir en capacidades de transporte táctico en las otras fuerzas, incluyendo las de seguridad, cuando esto puede ser asumido por la FAA.

La base El Palomar, fue la cuna de las “Alas Argentinas” y consideramos, además de consideraciones de defensa y seguridad, por cuestiones históricas, que esta deberá seguir siendo una base militar para control de la FAA.

Notas relacionadas

Leave a Comment