Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Accidentes Aereos Comerciales.

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Foto de archivo del Boeing 737-200 de Damojh / Global Air, que se estrelló en Cuba


    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	1526718163531.jpg
Visitas:	0
Size:	263,1 KB
ID:	672032
    Foto de "El periódico" de Barcelona de hace 3 días

    Comentario



    • 23/05/2018

      Accidente aéreo Milagro en Honduras: un avión se partió al aterrizar y sobrevivieron todos


      La nave privada venía de Texas. Al tocar tierra en Tegucigalpa se quebró y terminó en una calle. Mirá las fotos.



      Una grúa levanta las partse del avión siniestrado en Hondurasan image an image
      Un avión privado que viajaba desde Austin, Texas, se accidentó al final de la pista de aterrizaje del aeropuerto internacional de Tegucigalpa partiéndose por la mitad, pero la tripulación y los pasajeros fueron rescatados y al parecer se encontraban fuera de peligro, informó la comisión de manejo de emergencias de Honduras.


      El accidente del jet ejecutivo con seis personas a bordo registrado el martes en el Aeropuerto Internacional de Toncontín de Tegucigalpa, sin víctimas mortales,pudo obedecer a un error humano, según opiniones de fuentes hondureñas ligadas a Aeronáutica Civil.

      La nave estaba llegando por la cabecera sur del aeropuerto, en condiciones aparentemente normales, con cielo nuboso, sin problemas de visibilidad, pero habría aterrizado casi a la mitad de la pista, que mide unos 1.800 metros, en la que solamente pueden aterrizar aparatos con capacidad para menos de 200 personas.

      Imágenes y videos publicados en las redes muestran a residentes de la zona retirando a las personas del fuselaje de un jet Gulfstream blanco, mientras que otras personas rociaban la aeronave con extinguidores de mano Los bomberos llegaron al lugar y rociaron espuma sobre la aeronave. De acuerdo a las imágenes, parte del avión quedó sobre una calle.


      Hasta ahora se desconoce oficialmente la causa del accidente, pero según expertos, como Pavel Espinal, el avión, que se partió en dos, aterrizó bien, pero "mucho más adelante de la línea blanca donde las llantas traseras debieron tocar pista".

      Una pista corta, y un aeropuerto complicado

      Espinal considera que quizá era la primera vez que el piloto aterrizaba en Toncontín y no hizo la lectura adecuada, obligatoria, de todo capitán que llega al aeropuerto de la capital hondureña, del que además señaló que "no es peligroso, sino de mucho cuidado", porque su pista no es muy larga.


      Además, el descenso para aterrizar en Tegucigalpa requiere mayor pericia, principalmente para aviones comerciales de mayor tamaño, como los Boeing de líneas como las que vuelan a diario a Honduras: American Airlines, Continental y Delta, y Copa y Avianca, más pequeños bimotores de empresas locales.

      Las opiniones oficiales y privadas, sobre si el Toncontín es peligroso, van desde los que dicen que sí y los que creen que no, aunque si la pista fuera más larga, quizá no hubiera ocurrido otros dos accidentes idénticos, uno con uno comercial en mayo de 2008 y otro militar en abril de 1997.


      Un nuevo aeropuerto

      La respuesta a eso está en marcha con la construcción del Aeropuerto Internacional de Palmerola, 75 kilómetros al norte de Tegucigalpa, una obra iniciada hace más de un año por el gobierno que preside Juan Orlando Hernández.

      El avión accidentado, con matrícula estadounidense N813WM, con capacidad para unos 20 pasajeros, procedente de Austin, Texas, sur de Estados Unidos- se salió de la pista en la cabecera norte del aeropuerto cuando intentaba aterrizar, hacia el mediodía local.

      Las personas que venían en el avión fueron identificadas como los empresarios Alex Castellane Murta (28 años), Nicole Renae Swies (40), Joahn Joseph Page Salcedo (29), John Blair Powell (50), Joseph Louis Rotunda (71) y Robert Albert Kasenter (71), según versiones de medios locales de prensa.

      Antecedentes

      El aparato cayó sobre una calle justo donde ocurrió lo mismo con un Airbus de la empresa TACA, de El Salvador, el 30 de mayo de 2008, con un saldo de cinco muertos, y un Hércules C-130 de la Fuerza Aérea de EE.UU., procedente de Panamá, en el que murieron tres personas, en abril de 1997.

      En el caso de los aviones accidentados en 1997 y 2008, se comprobó que hicieron contacto con la pista cuando estaban a la mitad de la misma, lo que quizá le impidió a los pilotos abortar el aterrizaje y hacer uno o más intentos alzando vuelo.

      La necesidad de que Tegucigalpa tenga un nuevo aeropuerto, con capacidad para aviones con mayor seguridad y capacidad para aviones más grandes, es un tema de debate que data de hace varios lustros, principalmente cada vez que se ha producido un accidente, aunque no haya sido en la pista, sino a pocos kilómetros de distancia.

      La tragedia más grande en la aviación hondureña registrada hasta ahora es la de un Boeing 727-200, con más de 25 años de vuelo, que impactó en un cerro, unos 25 kilómetros al sur de Tegucigalpa, procedente de Nicaragua, después de haber salido de Costa Rica, el 21 de octubre de 1989.

      La cifra de muertos de ese accidente, en el que sobrevivieron quince personas, entre ellos los dos pilotos,fue de 131.

      Un informe oficial indicó después que el accidente, ocurrido en el sector de Las Mesitas, fue responsabilidad de los pilotos.

      La parte trasera del avión impactó en un cerro, al parecer cuando los pilotos del avión, que se partió en dos, intentaron muy tarde elevarlo al ver el peligro que tenían enfrente.

      En el sitio fue levantado un monumento en memoria a las 131 víctimas y cada 21 de octubre se oficia una misa.

      Comentario


      • Si que es corta y bastante limitada esta pista... Para la carrera de despegue de un A-320 se necesitan 2.190 metros (condiciones ISA, s.l.), con su MTOW de 73.500 kilos... (OEW 39.980 + MFL 14.700 + MPL 18.850). Para aterrizaje varía entre 1.440 y 1.640 metros en las mismas condiciones entre un peso mínimo y máximo permitido al aterrizaje de 58.850 kilos a 64.500 (MLW). No tengo a mano los datos de un 737-700/800, pero son bastante parecidos…
        O sea esa pista con 1.850 metros es apta para recibir aviones del tipo 737 / A320, pero no para operar sus despegues en las mismas condiciones que los recibe. Supongo que despegarán, si llevan su pasaje completo con el mínimo combustible permitido para una escala técnica alternativa, para completar sus reservas de combustible para un vuelo normal…(doble gasto operativo y mas horas /ciclos empleado para sus rutas). Si es así, los vuelos desde allí deben ser bastantes mas caros que desde otros lugares…
        Aunque desconozco los datos operativos del Gulfstream Galaxy , supongo que si pueden operar A320 y B737, el G-200 tiene pista suficiente, por lo que el problema tuvo que estar seguramente en que el piloto hizo una mala aproximación y una toma larga o bien las condiciones de vientos cambiantes y fuerte turbulencia o cizalladura en la aproximación final, pudieron hacer que el avión entrara a pista muy pasado y con una velocidad inadecuada…

        Comentario


        • Originalmente publicado por Teodofredo Ver Mensaje
          Foto de archivo del Boeing 737-200 de Damojh / Global Air, que se estrelló en Cuba


          Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	1526718163531.jpg
Visitas:	0
Size:	263,1 KB
ID:	672032
          Foto de "El periódico" de Barcelona de hace 3 días
          La corrupción mata

          (El Universal)
          Fallas mecánicas constantes en los aviones, nula supervisión oficial, carencia de prestaciones de ley como seguridad social o capacitación, son las condiciones a las que se enfrentan empleados de Global Air, afirmaron dos ex trabajadores de la empresa, de la que forma parte Aerolíneas Damojh, dueña del avión accidentado el viernes en La Habana y que será sometida a una nueva auditoría operativa, según se informó ayer.

          La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) emitió un comunicado en el que informó que la Dirección General de Aeronáutica Civil de México (DGAC) iniciará una nueva auditoría operativa a Damojh, como parte de una verificación extraordinaria sobre las condiciones actuales de operación de la aerolínea; el objetivo es saber si cumple con las normas y recopilar información para coadyuvar con la investigación del accidente, que dejó un saldo de 110 muertos, incluyendo siete mexicanos, seis de ellos tripulantes.

          Las denuncias por irregularidades de Global Air/Damojh se acumulan. En entrevista con EL UNIVERSAL, “Juan Hernández”, quien pidió se le cambiara el nombre por miedo a represalias, contó que él fue piloto de esta aerolínea entre los años 2008 a 2015 y que la noticia del accidente del Boeing 737-200 con matrícula mexicana XA-UHZ “no fue una sorpresa”, puesto que “es sabido por todo el personal” de la compañía los problemas a los que se enfrentan al volar.

          “Estos aviones son muy viejos, siempre presentan problemas y los dueños lo saben, pero no hacen nada. Nunca vi que algún inspector se subiera a revisar las condiciones de los aviones; además, teníamos la orden de no escribir en las bitácoras si se presentaba algún problema. Sólo teníamos que comentárselo a los mecánicos en tierra para que lo arreglaran”, afirma.

          Con más de 20 años de experiencia como piloto, asegura que él decidió dejar la empresa porque “no quería tener un accidente como el que desgraciadamente ocurrió a mis compañeros y a los pasajeros. Todos en el medio sabíamos que estos aviones estaban mal”.

          Recordó que una vez le ordenaron pilotear un avión a una pista en la Sierra Maestra, la cual estaba construida para alojar avionetas y no aviones. “Llevaríamos a doctores a Venezuela. La pista estaba muy mal, el piso estaba en pésimas condiciones. Cuando iniciamos el vuelo rumbo a Venezuela, se registró un corto circuito y se comenzaron a quemar unos cables. De pronto la cabina se comenzó a llenar de humo, tuvimos que regresar, pero me regañaron por no haber hecho el vuelo. Poco les importaba la vida de las personas. Desconozco si ese avión sigue volando”.

          Otro problema, advirtió, es que los empleados de la empresa no contaban con seguro médico o alguna otra prestación. “Yo demandé a la empresa por pagos retrasados de 150 mil pesos”. Los gastos de capacitación corrían por cuenta de los empleados, que tenían que buscar cursos, señaló “Juan”, quien conocía a los dos pilotos fallecidos en el accidente en Cuba. “Eran excelentes pilotos, pero estaban ahí porque no podían conseguir trabajo en otras empresas”.

          El caso de “Juan” no es único. Marco Aurelio Hernández Carmona sobrevivió a ocho años de riesgos constantes en Global Air, donde fue piloto con rango de capitán. De 2005 a 2013, voló sin combustible, con llantas ponchadas, sobrepeso, corrosiones, motores sobrecalentados, voló incluso sin radar y sin sistema eléctrico, todo por la falta de mantenimiento a los cuatro aviones que en ese entonces tenía la compañía mexicana.

          En 2013 interpuso una demanda ante Alejandro Argudín Le Roy, quien era director general de Aeronáutica Civil de la SCT, para denunciar el mal mantenimiento de los aviones y daños a su salud causados por estrés y jornadas extenuantes de trabajo en Global Air, una aerolínea que da servicios de vuelos chárter y renta sus aeronaves.

          A raíz de esa demanda, la dependencia federal inspeccionó el estado de las aeronaves, y al hallar irregularidades multó con un millón de dólares a la empresa, que siguió operando.

          Al dueño de la compañía, el empresario español Manuel Rodríguez Campo, poco o nada le importa mantener los aviones en buen estado, dijo Marco a EL UNIVERSAL Querétaro; las verificaciones oficiales y demás permisos necesarios los obtenían mediante la corrupción, porque ningún avión en esas condiciones es capaz de aprobar algo, comenta. “Desgraciadamente así es en México, sueltas una lana y te ponen palomita”.

          “Orlando Pérez”, un técnico en mantenimiento, quien también pidió cambiarse el nombre para evitar represalias, afirmó a El Gran Diario de México que las autoridades de la empresa amenazaban a los empleados con despedirlos si denunciaban estos hechos.

          “Todos, los que trabajan y hemos trabajado sabíamos que tarde o temprano un accidente así iba a ocurrir. “Orlando” conocía también a los pilotos fallecidos: Jorge Luis Núñez Santos, a quien describió como tranquilo y reservado, y Miguel Ángel Arreola Ramírez, de quien recordó que siempre tenía una sonrisa en la cara y le decían “Capu” por su parecido con Gaspar Henaine Capulina”. “Debe haber justicia por nuestros compañeros y por los pasajeros”, subrayó.

          http://www.frontera.info/EdicionEnLi...lobal-Air.html

          Comentario


          • Estados Unidos: así fue el aterrizaje de una avioneta en plena autopista

            Publicada: 14/06/2018, 19:55:16 PM

            Actualizada: 14/06/2018, 19:55:16 PM

            Una situación poco común se vivió hace algunas horas en Florida, Estados Unidos, cuando una avioneta tuvo que aterrizar de emergencia en una autopista con tránsito.
            Fue en la Interestatal I-75 y a plena luz del día, con varios autos circulando en ambas direcciones. Desde la WCTV aseguran que la avioneta había sufrido averías en el motory a los tripulantes nos les quedó otro remedio.

            Afortunadamente, el aterrizaje fue exitoso y nadie resultó herido. La avioneta fue remolcada hacia un área de descanso de la autopista para luego ser trasladada. ¡Dale play a la imagen para verlo!

            Comentario


            • El avión que trasladaba al plantel de Arabia Saudita se prendió fuego durante el aterrizaje en Rostov

              El momento de suma tensión y miedo se originó cuando la aeronave sufrió un incendio en una de sus turbinas. Toda la delegación saudita se encuentra fuera de peligro





              https://www.infobae.com/america/depo...el-aterrizaje/

              Comentario


              • El rescate más increíble: cómo se salvó un Tu-154 de un desastre seguro

                “Lo primero que todos pensamos en ese momento era por qué nos ocurría a nosotros”. Hace ocho años un avión Tu-154, con 81 personas a bordo, dejó de funcionar a 10.600 metros de altura. Todo el mundo pudo sobrevivir gracias a un hombre, que durante 12 años mantuvo limpia una pista de aterrizaje en la taiga.



                Era un vuelo civil normal de un Tu-154 de la aerolínea Alros. Casi todos los pasajeros, 72 personas, volaban desde Yakutia a Moscú por vacaciones. Después de tomar la comida en el avión, empezaron a quedarse dormidos. Llevaban tres horas y media de vuelo cuando todas las luces de la cabina se apagaron.

                Era el 7 de septiembre de 2010, las 6:57 de la mañana. El avión volaba a una altitud de 10.600 metros sobre la taiga.




                “No estaba durmiendo y me di cuenta de que el avión descendía. Aunque era demasiado pronto para que disminuyera la altitud para bajar hacia Moscú. Miré por la ventana y vi un bosque. Pero, no podíamos haber regresado”, recuerda Andréi Kondrátiev, uno de los pasajeros. “Eso significaba que algo estaba pasando. Entonces llegó la azafata. Dijo que iba a haber un aterrizaje de emergencia y que todo el mundo necesitaba ponerse en posición fetal. Mi hijo de tres años dormía de rodillas. Mi esposa estaba a mi lado. Ella y yo nos inclinamos”.

                El accidente

                Según Evgueni Novosiólov, capitán de la tripulación, lo primero que dejó de funcionar fue el piloto automático. Casi inmediatamente después se apagaron todos los dispositivos. “Siempre había pensado que debía haber una reserva artificial, pero las tres habían dejado de funcionar. En esa situación, era necesario aterrizar. Incluso habíamos perdido la comunicación. No sabíamos dónde estaba el aeropuerto más cercano”, afirma Novosiólov.




                Era una mañana con nubes y los pilotos no podían ver el suelo. “No hay electricidad, las bombas no funcionan. Puedes hacer lo que quieras, pero en 30 minutos los motores se apagarán. Lo único que queda hacer es sumergirse en las nubes y aterrizar. Así, a ciegas”, recuerda.

                Tuvieron suerte. Había una apertura de luz en las nubes y el piloto vio un río y un bosque. Un avión como ese solo puede aterrizar en el agua pero las posibilidades de supervivencia son pocas. Entonces vieron una pista de aterrizaje.

                “Pensé que estaba alucinando”, admite Novosiólov.

                Hicimos tres intentos de aterrizaje. Para el Tu-154 la pista era demasiado corta, mientras que la velocidad del avión era significativamente superior a la media, debido a los alerones y aletas de seguridad averiados. El avión se deslizó fuera de la pista y estuvo arando el suelo durante 164 metros. “Vi cómo el ala cortaba los árboles, cómo las astillas volaban por todas partes. Hubo pánico en la cabaña. La taiga estaba mojada, había vapor y todos pensaban que el avión estaba en llamas”, explica Kondrátiev.

                Una azafata fue hasta la pasajera Nadezhda Filimónova con un refresco y una pastilla de validol. “Todo el mundo estaba llorando. Lo primero que todos pensamos en ese momento era por qué nos ocurría a nosotros”.
                Unas personas en el bosque

                Entre las 81 personas a bordo, no todos estaban heridos. Poco después aparecieron junto al avión bomberos y doctores. La gente se deslizaba por los toboganes inflables y no podía creer que estuviera viva.

                La pista de aterrizaje de “rescate” pertenecía a un aeropuerto del asentamiento de Izhma, que había servido originalmente a las aerolíneas locales, pero que en la década de los 90 se usó como plataforma para helicópteros. De las 126 personas que trabajaban allí, sólo quedaba un empleado, llamado Serguéi Sótnikov. Todos los días, durante 12 años, caminaba 5 km hasta el aeropuerto y realizaba trabajos de mantenimiento en la pista abandonada. Nadie le había dicho que lo hiciera y cuando se le pregunta por qué lo hizo, responde:

                “¿Yo? No permitía que nadie montara sobre la pista. Mucha gente montaba a caballo aquí. El estiércol, cuando cae, se seca. Entonces el helicóptero crea una corriente de viento y todo vuela hacia tus ojos. Eso no está bien... O un tronco se cae, se queda ahí. La gente tira botellas... Básicamente lo limpié yo mismo para que estuviera bien”.

                Por esa razón cortaba los árboles que crecían junto a la pista de aterrizaje y no permitía que nadie dejara los coches, la madera u otros objetos. Si Sótnikov no lo hubiera hecho, en 2010 el avión no habría podido aterrizar allí.
                ¿Qué le pasó al Tu-154?

                Una comisión determinó que la causa del accidente había sido la aceleración térmica del motor, fenómeno que provoca que haya un cortocircuito y se pare todo el sistema electrónico que hay a bordo.

                Después del incidente, la aerolínea planeó retirar el avión. Sufrió serios daños y se tuvo que utilizar un tractor para arrastrarlo de vuelta a la pista. Aun así, el avión logró despegar de Izhma por sí mismo.

                Posteriormente fue reparado y, en 2011, la aerolínea de Yakutia decidió reincorporar el avión a su flota. De modo que el Tu-154 soviético, que volaba en la década de 1970, sigue todavía cubriendo el trayecto entre Yakutia y Moscú.









                Comentario


                • Duro el bicho para bancarse aterrizar en un pista semi preparada, comerse los arbolitos....... y levantar vuelo después.....

                  Comentario


                  • Originalmente publicado por DragoDrayson Ver Mensaje
                    Re: Accidentes Aereos Comerciales.

                    Un avión de Ryanair se desliza y choca contra un edificio en el aeropuerto de Roma



                    En el post anterior decíamos que la semana ha empezado mal para el sector aéreo por el atentado terrorista contra el aeropuerto de Karachi, pero no es ésa la única noticia accidentada. Otra, afortunadamente menos cruenta, es la que ocurrió en Roma el pasado jueves y que hemos conocido ahora.

                    Fue en el Aeropuerto de Ciampino, cuando un avión Boeing 737-800 de Ryanair no fue inmovilizado adecuadamente y se deslizó hacia atrás, terminando por chocar contra el cuartel de extinción de incendios.

                    La cosa pudo ser más grave porque la aeronave recorrió cuarenta metros sin control hasta impactar contra el edificio. De hecho, el Boeing sufrió daños importantes en su cola, quedando destrozada la aleta derecha. Una primera valoración calcula que costará alrededor de un cuarto de millón de euros arreglarla.

                    Por suerte, en el momento del accidente estaba vacío, puesto que los pasajeros que había transportado ya estaban en la terminal. Presumiblemente, algún empleado de tierra olvidó calzar las ruedas o es que todo fue una consecuencia imprevista de un conflicto laboral.

                    En efecto, el personal de Groundcare, que se ocupa de las operaciones de tierra en muchos aeropuertos de Italia, se hallaba en huelga desde el miércoles debido a la apurada situación económica de la empresa, cercana a la declaración de concurso de acreedores.
                    savey.xyz/es/viajar/los-mejores-sitios-web-para-encontrar-vuelos-baratos/
                    Seguí muy de cerca los aconteciientos y la verdad es que fue muy catastófrico el evento. Por suerte no fue a más.
                    Editado por última vez por rodrigo10; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/8570-rodrigo10 en 08/07/2018, 15:25.

                    Comentario


                    • Infobae El aterrador video desde el interior de un avión a punto de estrellarse

                      La nave, fabricada hace más de medio siglo y que iba a ser llevada a un museo, tuvo un aterrizaje forzoso en el que murieron dos personas
                      18 de julio de 2018


                      "Esto se está poniendo malo. Esto se está poniendo muy, muy malo", indica desesperado un sujeto en un video que grabó desde el interior de un avión en llamas, segundos antes de estrellarse.

                      La impresionante escena captó los últimos instantes de una antigua nave que se precipitó a tierra en Sudáfrica y en la que murieron dos personas, mientras que otras dos todavía luchan por su vida. Milagrosamente, cerca de 20 pasajeros sobrevivieron.


                      El video, publicado por news.com.au, fue grabado por uno de los pasajeros en el ala izquierda del avión, donde uno de los motores del avión modelo Convair CV-340 estaba envuelto en llamas.

                      El sujeto habló en afrikáans, una lengua utilizada en Sudáfrica y Namibia. Según intentó explicar a una mujer que preguntaba por la excesiva turbulencia, el piloto del avión estaba haciendo lo posible por intentar llegar a la pista de aterrizaje. (Reuters/ER24)Restos del antiguo avión estrellado
                      El accidente se produjo la semana pasada cerca del aeropuerto de Encomendero, en Pretoria. Los heridos fueron trasladados al hospital más cercano.

                      El avión, un bimotor fabricado en 1954, debía ser trasladado en los próximos días a un parque de atracciones y museo dedicado a la aviación, ubicado cerca del aeropuerto de la ciudad holandesa de Ámsterdam.


                      La nave, fabricada hace más de medio siglo y que iba a ser llevada a un museo, tuvo un aterrizaje forzoso en el que murieron dos personas

                      Comentario




                      • Accidente en México
                        Se desplomó un avión de Aeroméxico en el aeropuerto de Durango

                        Viajaban 97 pasajeros y cuatro tripulantes.

                        Un avión de Aeroméxico, con 97 pasajeros y cuatro tripulantes, se desplomó este martes en el estado de Durango, en el norte de México, luego de despegar.

                        "Se confirma que no hubo fallecidos en el accidente del vuelo #AM2431. En estos momentos se encuentra parte del Gabinete, encabezado por la Coordinadora @RosarioCastroL, para atender a los lesionados y cooperar con las autoridades del aeropuerto en la atención de éste suceso", escribió en su cuenta de Twitter José Aispuro, gobernador del Estado de Durango.

                        Se trata de una aeronave modelo Embraer 190 con capacidad de 100 pasajeros de la compañía Aeroméxico, que despegó del Aeropuerto Guadalupe Victoria de Durang y realizó un aterrizaje forzoso a 10 kilómetros del aeropuerto.



                        Comentario


                        • Terrible: un empleado de una aerolínea se robó un avión y lo estrelló en las afueras de Seattle

                          Haga clic en la imagen para ver una versión más grande  Nombre:	1533986820630.jpg Visitas:	1 Size:	41,6 KB ID:	674358

                          La aeronave, perteneciente a la flota de Horizon Air, fue perseguida por aviones militares. No llevaba otros pasajeros.

                          Un trabajador de una aerolínea en el aeropuerto internacional Seattle-Tacoma (Washington, EEUU) robó este viernes un avión de la compañía aérea Horizon Air, subsidiaria de Alaska Airlines, despegó sin permiso y se estrelló poco después en una acción suicida, informaron las autoridades.

                          El avión robado y poco después siniestrado, con capacidad para 76 pasajeros, iba vacío.

                          "Un trabajador de la aerolínea ha realizado un despegue sin autorización en Seattle-Tacoma. La aeronave se ha estrellado al sur del estrecho de Puget", informó el aeropuerto en su cuenta oficial de Twitter.

                          Según el Departamento del Sheriff del condado de Pierce, el autor del suceso era "un mecánico de una aerolínea", de 29 años, que actuó solo, y cuya acción no tenía fines terroristas.

                          El individuo pudo ser escuchado en grabaciones de audio diciéndoles a los controladores aéreos que él tenía "mucha gente que se preocupa por mí" y que era un "hombre acabado". Además, llegó a bromear preguntando si había posibilidades de obtener trabajo como piloto en caso de que llegara a aterrizar el avión correctamente.

                          Alaska Airlines, compañía hermana de Horizon Air, también confirmó en Twitter que el avión iba vacío: "Creemos que no había pasajeros ni tripulación a bordo, más allá de la persona operando el avión".

                          Medios estadounidenses indicaron que poco después de señalarse el robo sobre las 20.00 hora local (03.00 del sábado GMT), dos aviones militares caza F-15 despegaron desde Portland (Oregón) para interceptarlo.

                          El avión, un Bombardier Q400 de fabricación canadiense, se estrelló unos quince minutos después de iniciar su vuelo en la isla Ketron, entre Tacoma y Olympa, según informó el Departamento del Sheriff del condado de Pierce.

                          Un vídeo difundido en las redes sociales muestra el avión robado haciendo piruetas en el aire seguido de uno de los F-15.

                          Fuentes: www.eltribuno.com / Clarin

                          Comentario


                          • Avión de LC Perú debió desechar el combustible y aterrizar sin tren delantero en el Aeropuerto Jorge Chávez en Lima




                            https://www.clarin.com/viajes/terror...Sy6wEKOU7.html

                            Comentario


                            • El misterio del Malaysia MH370


                              El 'crimen' del vuelo MH370


                              EL MUNDO - GABRIELA BALAREZO - 22 AGO. 2018


                              Larry Vance sostiene en sus manos un avión a escala durante el programa '60 Minutes Australia'. Tras asegurar que sabía qué ocurrió con el MH370, sus declaraciones dieron la vuelta al mundo. ATSB

                              El informe oficial sostiene que no se pueden determinar "las causas reales de la desaparición" del avión de Malaysia Airlines con 239 personas a bordo

                              Sin embargo, un experto canadiense reconstruye, a partir de los trozos del avión hallados, cómo y por qué el piloto los mató a todos

                              Y lo ha escrito en un libro de 146 páginas. Misterio resuelto, lo titula. Y pone por testigo al flaperón y dos flaps de las alas recuperados




                              El 31 de julio de 2016 el famoso programa australiano '60 Minutes Australia'emitió un episodio especial sobre la desaparición del vuelo MH370 de Malaysia Airlines. Al inicio, entra en escena el periodista de investigación británico, Ross Coulthart -encargado de presentar este caso- y habla de «un experto que sabe exactamente qué pasó». En el siguiente cuadro aparece Larry, en un primer plano medio. Vestido con un traje negro y una camisa azul claro, sin corbata. Su cabello cano peinado hacia un lado.

                              - Nos han dicho que es el mayor misterio de la historia de la aviación. No, no lo es- dice con las cejas fruncidas.

                              - Usted cree que sabe la respuesta...- le desafía Coulthart.

                              - Estoy seguro de que sé la respuesta- zanja.

                              Larry Vance, jubilado de 69 años, es experto en investigaciones de accidentes de aviación. Oriundo de Ottawa, Canadá, ha sido parte no menos de 200 investigaciones. Sus declaraciones en el programa australiano dieron la vuelta al planeta. Dos años después sigue defendiendo su postura. Está tan convencido de haber descubierto lo que pasó con la aeronave, que acaba de publicar un libro, en mayo de este año, en el que expone -en 146 páginas- los resultados de sus pesquisas. Lo ha titulado: 'MH370: Mystery Solved' (MH370: Misterio resuelto). Para elaborarlo, contó con la colaboración de Terry Heaslip, investigador como él, y Elaine Summers, ingeniera en mantenimiento de aeronaves. Entre los tres suman más de 100 años de experiencia profesional en el campo.



                              Zaharie Ahmad Shah, el piloto suicida.


                              El pasado marzo se cumplieron 4 años desde que se le perdiera el rastro al vuelo 370 operado por la aerolínea malasia. El Boeing 777-200E, con 227 pasajeros y 12 miembros de la tripulación, despegó del Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur pasados 42 minutos de la medianoche (hora local). Su destino final era Beijing, China. Sin embargo, 39 minutos después del despegue, cuando sobrevolaba el mar entre Malasia y Vietnam, cortó todas las comunicaciones y se esfumó del radar...

                              En la semana en que el informe más extenso (de 500 páginas y que había sido anunciado como el final) sobre la desaparición del avión ha visto la luz, Crónicahabla con el experto canadiense para que nos revele los entresijos de su trabajo en torno a lo que pudo ocurrir con el avión. Contrario al reporte oficial que «no pudo determinar las causas reales de la desaparición», Vance propone -lo que para él- son conclusiones claras, basadas en una serie de evidencias físicas. Pruebas que los investigadores oficiales «han dejado de lado». La clave está en las piezas que se han recuperado del Boeing 777. Sobre todo, en las tres que se han confirmado que, sin lugar a dudas, pertenecieron a la aeronave: tres fragmentos de las alas del aparato.

                              Y las pistas que esconden estas piezas apuntan a una única posibilidad: la del factor humano. En el sentido, en el que una desaparición de estas características sólo pudo ser el resultado de un cuidado plan del piloto, Zaharie Ahmad Shah de 53 años. Un suicidio colectivo planificado al detalle por él. Así lo asegura el investigador canadiense. «No se trata de un accidente. Es un acto criminal», exhorta. Es una hipótesis que se ha considerado desde el principio, pero que Vance respalda con «claras pruebas físicas». En el reporte oficial se descarta esta teoría porque la investigación del piloto y copiloto no hizo saltar ninguna alarma, por la «normalidad de sus comportamientos». Entonces se sigue manejando el escenario de que después del desvío intencionado de la ruta la aeronave siguió volando durante más de 7 horas con el piloto automático. Según la versión del experto, Shah se mantuvo en control hasta aterrizar de forma controlada en algún punto del Océano Índico.

                              Cuenta Larry que se interesó en el caso desde el mismo 8 de marzo de 2014. Además de investigar accidentes aéreos, se dedica a enseñar y dicta talleres alrededor del mundo. «Hace algunos años estuve en Madrid y Barcelona invitado por Airbus Military», detalla. Para sus lecciones usaba reiteradas veces como ejemplo lo sucedido con el vuelo MH370. Por lo que se puso a recopilar información por su cuenta y encontró, entre otros documentos, las imágenes de las piezas recuperadas. No le llevó mucho tiempo notar que sus observaciones distaban de las explicaciones que ofrecían los investigadores oficiales. Ese fue el inicio del libro, que le llevó más de 18 meses escribir.


                              Flap 'fairing'. Esta es una de las tres piezas clave de la hipótesis de Vance. Tras examinarlas en imágenes de alta resolución, ninguna presentó daños concordantes con un descenso a gran velocidad. ATSB


                              A Larry Vance le preceden décadas de investigación de accidentes aéreos. Se dedica a esto desde 1984. Empezó como inspector de aviación civil en el Transportation Safety Board de Canadá. Antes fue piloto e instructor de vuelo. Durante el tiempo que trabajó para esta institución gubernamental fue parte de las pesquisas de la tragedia del vuelo 111 de Swissair. El 2 de septiembre de 1998 el avión de la compañía Suiza que cubría el trayecto Nueva York-Ginebra se incendió y estrelló en el océano Atlántico. Vance fue uno de los primeros en llegar al lugar del accidente, 8 km mar adentro en la entrada de la bahía de Santa Margarita (Nueva Escocia, Canadá). Por su trabajo para determinar las causas de este desastre aéreo recibió un reconocimiento del Gobierno de su país.

                              El puzle del experto

                              «El informe oficial no es preciso», insiste Larry desde su centro de mando en Ottawa. El estudio en el que se pasa horas examinando documentos y fotografías de accidentes aéreos. Su propia investigación parte de los hallazgos oficiales. De hecho, su teoría coincide con la del reporte hasta que se le pierde la pista al avión en el radar y éste realiza un desvío intencionado de su ruta original. Este giro «brusco» es la primera pieza -la evidencia primigenia- del puzle que arma el experto en su investigación. La que unida a otras piezas literales (las recuperadas) y factuales dan forma a un relato que bien podría ser la trama de una película de Hollywood.


                              Flap invertido. Esta y las otras piezas mantienen las curvaturas normales en las superficies inferiores y superiores. No están deformadas ni aplanadas. Tampoco abolladas. ATSB


                              Vance ha ido llenando los espacios en blanco con lo que le «cuentan», de la naturaleza del vuelo, las marcas dejadas en las parte de la aeronave: los flaps exteriores derecho e izquierdo y el flaperón derecho; y también con deducciones que se pueden hacer a partir de esa información. Usando una afilada lógica que le viene de sus años de experiencia y centenares de casos analizados. Según el investigador esto es lo que sucedió...

                              Dos minutos después del último mensaje («Todo bien. Buenas noches, Malasia Tres Siete Cero»), el piloto hace un leve giro a la derecha y de inmediato otro más brusco hacia la izquierda, en dirección contraria a la trayectoria rumbo a Beijing. A la par, apaga primero el transponedor -que transmite la posición del avión- y tras algunos segundos el ACARS (Aircraft Communications Addressing and Reporting System). Si se hubiesen apagado los dos a la vez podría haber sido un indicio de algún problema técnico o accidente, pero no ocurrió así. Entonces, fue una decisión deliberada del Capitán Shah. Aunque Larry no descarta del todo al copiloto, Fariq Abdul Hamid de 27 años, considera que un plan como el que acabó con el avión de Malaysia Airlines en el fondo del océano sólo pudo ser urdido por un piloto experimentado. Y Shah se ajusta más al papel. Tenía 33 años volando con la aerolínea malasia y 18.423 horas de vuelo. Había sido, además, capitán de un Boeing 777 durante 16 años y acumulado 8.659 horas de vuelo en una aeronave de ese tipo.

                              El experto canadiense no ha podido determinar, a ciencia cierta, qué hizo el piloto con los miembros de la tripulación -incluido el copiloto- y los pasajeros. Pero supone que se las arregla para dejar a Hamid fuera de la cabina de vuelo antes de realizar el cambio de rumbo. A lo que le sigue una maniobra que provoca una descompresión del aparato. Caen las mascarillas del techo y a partir de entonces los pasajeros y tripulantes cuentan con cerca de 20 minutos de suministro de oxígeno antes de asfixiarse. Shah se mantiene fuera de peligro con una reserva extra de oxígeno. Unas cuantas maniobras después emprende una ruta ensayada hacia el sur del Océano Índico. En solitario y por horas. Hasta aterrizar el avión sobre la superficie del agua, de la manera más delicada posible, en medio del inmenso océano. Hundir el aparato sin dejar rastro.

                              Un plan como el que acabó con el avión en el fondo del océano sólo pudo ser urdido por un piloto experimentado

                              Con lo que no contaba el capitán es que su descenso controlado sí dejó vestigios. Las señales del ACARS, que no estaba apagado del todo y seguía emitiendo pings vía satélite, detectados en radares militares. Así se pudo determinar el itinerario básico que hizo. Y los 27 restos del avión que se han recuperado hasta la fecha. De ellos, sólo tres «confirmados» (los demás categoría «casi con seguridad» o «con alta probabilidad»). Dice Larry que si la versión oficial fuese cierta -que el avión voló en piloto automático hasta que se le acabó el combustible y se precipitó a gran velocidad al mar- las piezas encontradas no se contarían en decenas, sino en cientos de miles o millones. El experto lo sabe muy bien. Por su participación en la investigación del accidente de Swissair. El incendio al interior de la aeronave provocó una inevitable caída en picada hacia el océano. No se pudieron contabilizar los restos, pero se cree que el aparato se rompió en no menos de dos millones de partes. Las más grandes no superaban el tamaño de una mano.

                              29 de julio de 2015. En la Costa de San Andrés de la Isla Reunión, unos trabajadores de la limpieza encuentran lo que parece ser un fragmento de ala -repleto de conchas- cerca de la orilla. Meses después se confirma que perteneció al avión de Malaysia Airlines. Sucede lo mismo con otros dos restos hallados en Mauricio y la Isla Pemba en 2016. Son las tres piezas clave de la hipótesis de Larry Vance. Se trata de un flaperón y un flap del ala derecha, y otro flap más de la izquierda. Partes de una aeronave que, explicaciones técnicas aparte, se emplean al despegar y aterrizar. Tras examinar imágenes de las mismas en alta resolución el experto canadiense pudo determinar la configuración que tenían cuando el avión tocó el agua. «Estaban totalmente desplegadas», advierte. La posición que adoptan durante el aterrizaje. Sólo esta posibilidad explica sus estados «casi intactos» y que conserven sus curvaturas normales en las superficies inferiores y superiores.


                              Flap interior. El deterioro en los bordes es el resultado de la presión del agua sobre ellos cuando el aparato entró en contacto con el océano y los dos flaps y el flaperón fueron arrancados de un tajo. ATSB


                              Según el investigador, ni el flaperón ni los flaps presentan daños concordantes con un descenso a gran velocidad. No están deformados ni aplanados. Tampoco aplastados o abollados. El deterioro que se observa en los bordes es el resultado de la presión del agua sobre ellos cuando el aparato entró en contacto con el océano y fueron arrancados de un tajo. Vance ha identificado en total 13 marcas (witness marks) de este tipo que justifican que estas partes del ala estaban totalmente extendidas. Una acción que -explica- se activa únicamente de forma manual y cuando el sistema eléctrico y la hidráulica del avión están en funcionamiento (sin combustible no es posible). Es decir, que en la cabina de mando había alguien -el capitán- que así lo dispuso. Por ende, se trató de un descenso controlado y planeado con antelación.

                              El informe final

                              Un reporte del Ministerio de Defensa francés, encargado del análisis del flaperón encontrado en la Isla Reunión, que se incluye en las más de 1.000 páginas de apéndices del informe oficial final le da la razón a Vance. En el documento (Appendix 1.12A-2) se plantea la hipótesis de que considerando los daños observados, la pieza se encontraba «en posición totalmente extendida al momento del impacto».

                              Si bien el último informe acepta que «alguien pudo haber apagado el transponedor antes de desviarlo», descarta la implicación del piloto y copiloto. No obstante «no descartan a terceras personas». Un hecho que al experto canadiense le parece «imposible». El desvío ocurrió apenas dos minutos después de la última comunicación. Un tiempo insuficiente para que cualquier otra persona que no estuviera en la cabina de mando pudiera actuar. Una sospecha más, que Vance no incluyó en su libro porque no pudo corroborar su procedencia, son los registros del simulador de vuelo del ordenador de la casa de Shah. Éstos -supuestamente descubiertos por el FBI- muestran una ruta similar a la que siguió el vuelo MH370 y que captaron los radares militares. Realizada sólo un mes antes de la desaparición.

                              http://www.elmundo.es/cronica/2018/0...6538b4635.html

                              __________________________________________________ _________________________

                              PD: En fin, una mas de tantas hipótesis que se manejan
                              Editado por última vez por Teodofredo; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/358-teodofredo en 23/08/2018, 04:55.

                              Comentario


                              • Al menos 18 heridos en aterrizaje de emergencia

                                El avión, un Boeing 737 con 164 pasajeros a bordo y seis miembros de la tripulación, se salió de la pista durante el aterrizaje debido al mal tiempo, rompió una valla y terminó frenando en el lecho de un río donde uno de los motores comenzó a arder. Un empleado del aeropuerto falleció de un fallo cardíaco durante el operativo de rescate de los pasajeros.

                                AL MENOS 18 HERIDOS EN ATERRIZAJE DE EMERGENCIA
                                Al menos 18 personas resultaron heridas en un aterizaje de emergencia de un avión de pasajeros en el aeropuerto de la ciudad rusa de Sochi, informó el ayuntamiento de la localidad.
                                Sólo un adulto y dos niños tuvieron que ser trasladados al hospital, confirmó un portavoz municpal según la agencia de noticias Tass. Un empleado del aeropuerto murió a consecuencia de un fallo cardíaco mientras ayudaba a los pasajeros a abandonar el avión.

                                Los pasajeros fueron evacuados por las rampas de emergencia mientras los bomberos apagaban el incendio. "Fue todo muy rápido", aseguró un empleado del aeropuerto a Tass.

                                Las autoridades de aviación han comenzado una investigación para determinar las causas del accidente. Una meteoróloga dijo que poco antes del siniestro había habido una tormenta con fuertes lluvias en Sochi.


                                La nave operada por Utair, la quinta mayor compañía aérea de Rusia, cubría el trayecto entre Moscú y la ciudad balneario a orillas del Mar Negro.
                                El avión, un Boeing 737 con 164 pasajeros a bordo y seis miembros de la tripulación, se salió de la pista durante el aterrizaje debido al mal tiempo, rompió una valla y terminó frenando en el lecho de un río donde uno de los motores comenzó a arder. Un empleado del aeropuerto falleció de un fallo cardíaco durante el operativo de rescate de los pasajeros.

                                Comentario

                                Trabajando...
                                X