Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Stalingrado

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Stalingrado

    Stalingrado: primera parte


    La más emblemática de las fotos sobre Stalingrado

    A fines de julio de 1942, las fuerzas de Wehrmacht convergieron sobre los márgenes del Don, en rápida retirada, los rusos habían logrado evadirse de las sucesivas maniobras de cerco, obligando a los alemanes a desgastar sus unidades mecanizadas en acelerada persecución. Hitler, sin embargo, estaba convencido de que la masa de las fuerzas rusas había sido destruida y que correspondía ahora pasar simplemente a la persecución de los supuestos restos del ejercito rojo. El 23 de julio, día en que los alemanes se adueñaron de la ciudad de Rostov, impartió la fatídica Directiva Nº 45, por la cual ordenaba a los grupos de ejércitos A y B, que emprendiesen un avance en direcciones divergentes hacia Stalingrado y el Caucazo.
    Halder, jefe del Estado Mayor del Ejército, como varios comandantes de distintas agrupaciones, estaban de acuerdo que la realización de la operación era imposible. Las fuerzas del grupo de ejércitos B, encargadas de de conquistar Stalingrado y alcanzar el Volga, no poseían la suficiente poder para lograr su objetivo, pues el grueso de la fuerzas blindadas ( ejércitos Panzer I y IV), habían sido asignadas a la operación contra el Caucazo. Además, los medios de abastecimiento eran totalmente insuficientes para asegurar la marcha conjunta de los dos grupos de ejércitos hacia sus dos objetivos principales, Stalingrado y Bakú, separados en línea recta, por una distancia de 1050 km.
    De a cuerdo con el alto mando alemán, la única posibilidad , seria la de lanzar el grueso de las fuerzas en dirección a stalingrado, y una vez tomada la ciudad, estabilizar el frente sobre el Volga y el Don y organizar debidamente las líneas de comunicación y los servicios de abastecimiento, para luego preparar el avance hacia el Caucazo. Este planteamiento fue rechazado rotundamente por Hitler aferrandoce obstinadamente a su enfoque.



    Avance hacia Stalingrado

    El VI ejercito del General Paulus, trabado por la escasez de combustible y municiones avanzo lentamente hacia el Don, el 23 de julio, el cuartel general, por orden de Hitler desplazo la totalidad de los camiones pesados hacia el sur, asignándolos al grupo de ejércitos A. el VI ejercito perdió por 15 días su capacidad de movilidad y poder ofensivo, lo que permitió a los rusos concentrar fuerzas frente a los vitales puentes de Kalatsch, sobre el Don.
    Los soviéticos, con el fin de consolidar las defensas en Stalingrado, empeñaron las fuerzas de los ejércitos de LXIV, comandado por el general Chuikov y el LXII, conducido por el teniente general Lopatin, en una encarnizada resistencia al oeste del Don. De esta manera el VI ejercito alemán quedo frenado junto al Don y tuvo que sostener feroces combates para mantener sus posiciones.


    Chuikov y su estado mayor.

    La inesperada detención de la ofensiva forzó a hitler a tomar al decision que el ejercito Panzer IV abandonase su marcha hacia el sur y poyase a las fuerzas de Paulus, " el destino del Caucazo se definirá en Stalingrado", dijo Hitler. De esta manera el grupo de ejércitos A quedo debilitado provocando el fracaso de la ofensiva sobre el Caucazo, demostrando de esta manera que la Wehrmacht carecía de fuerzas suficientes para realizar las dos operaciones en forma simultanea.


    Tanques PzKpfw III del PR 201 (23 Pz) Rossosch. Julio de 1942.

    Lucha en el Don


    Friedrich Paulus

    Para el 3 de agostos, Paulus, había podido superar la situación a orillas del Don, por el sur, el IV ejercito Panzer había rebasado el rio internándose profundamente hacia el esto en dirección a Stalingrado, aliviando de esta manera la presión sobre el VI ejercito. Paulus planeo aniquilar a las tropas rusas al oeste del Don, como paso previo al cruce del rio y el avance hacia Stalingrado, la operación se planeo para el día 8, pero Hitler pedía que se realizara de manera inmediata, ya que el ejercito Panzer IV había sido detenido por las fuerzas de Chuikov a orillas del rio Aksai, produciéndose feroces combates. Paulus logra, sin embargo, aniquilar al grueso de las tropas soviéticas al oeste del Don, entre los días 7 y 11 de agosto, tomando como prisioneros a 57000 hombres.
    Las unidades Panzer, comandadas por el general Hoht, consiguieron finalmente el abrirse paso el día 19 y, sosteniendo continuos y violentos combates, se aproximaron por el sur a Stalingrado. En la madrugada del día 21, las tropas de asalto del grupo de ejércitos VI cruzaron por centenares el Don estableciendo cabeceras de puente en la margen opuesta.


    Generaloberst Hermann Hoth

    Hacia el Volga

    A las 4:15 de la madrugada del día 23 de agosto de 1942, una agrupación blindada integrada por la división Panzer 16, dos divisiones de infantería y un regimiento de artillería antiaérea al mando del General Wietersheim, se puso en marcha hacia Stalingrado, estando a solo 70 km de distancia. Desplazándose velozmente casi sin encontrar resistencia a las 6 de la tarde, las unidades del 79 regimiento Panzer hicieron contacto con las márgenes del rio Volga en el linde septentrional de la ciudad. Al mismo momento que esto ocurría, la Luftwaffe lanzo una masa de 600 aviones contra el centro de la ciudad provocando la muerte de 40000 civiles.


    Bombarderos sobre la ciudad

    Pocas horas después el General Wietersheim enviaba el anhelado mensaje al Cuartel General del Fuhrer : "El Volga alcanzado a las 18:35 horas...la resistencia enemiga inicialmente débil...se esperan fuertes ataques desde el norte..apoyo sobresaliente fue dado por el VIII Cuerpo Aéreo". Hitler envió inmediatamente la siguiente respuesta: "La división Panzer 16 mantendrá sus posiciones ¡pase lo que pase!".
    En la ciudad en ese mismo momento sonaban las sirenas de las fábricas, donde todavía se estaban montando los últimos tanques. La población respondió en masa al llamado de las autoridades militares. Miles de obreros y civiles se ofrecieron de voluntarios y recibieron fusiles y granadas para enfrentar el ataque alemán, así comenzó la histórica batalla.

    Comienza la lucha

    Las tropas de los ejércitos soviéticos LXII y LXIV se replegaron hacia la ciudad, quedando bajo el mando del General Jeremenko. Los alemanes trataron de impedir esta maniobra con el avance del IV ejercito Panzer hacia el Norte, logrando tener contacto con las fuerzas de Paulus el 2 de septiembre al este de Stalingrado, pero el grueso de las tropas rusas logro evadir la trampa. El alto mando alemán comprendió que tendrían que marchar sobre la ciudad de manera inmediata, para evitar que las defensas se consoliden en la misma. Con apoyo de los Stukas, las fuerzas de Paulus lograron alcanzar las márgenes del Volga el día 10, quedando de esta manera la ciudad cercada, teniendo solo contacto por medio del rio, pero estando al alcance de la artillería alemana.
    En el interior de la ciudad quedaron solamente las unidades del LXII ejército al mando del General Chuikov. La gran ofensiva alemana se inicio el día 13. Su objetivo principal era la colina Mamai, situada en el centro de la ciudad. Al norte de dicho punto estaban los barrios industriales donde se hallaban emplazadas las fabricas "Octubre Rojo", "Barricadas" y la planta de tractores, futuro escenario de terribles combates. Las tropas alemanas consiguieron tras una sangrienta lucha, ocupar la colina y prosiguieron hacia el centro de la Estación Central. Al caer la noche se encontraban ya a 700 mt. del centro de mando Chuikov, este para frenar la embestida, lanzo a la lucha su última reserva de blindados, integrada por 19 tanques, logrando detener el avance.



    En la noche del 14 y 15 de septiembre, cruzaron el volga 10000 hombres de la división comandada por el General Rodimtsev, siendo lanzadas a la lucha de manera inmediata. Durante dos días se combatió de manera feroz en la colina Mamai y la Estación Central, cambiando de manos repetidamente los dos puntos estratégicos. Con correr de los días las perdidas alemanas y soviéticas eran por miles. Entre el 21 y el 22, las tropas de Wehrmacht, abriéndose paso con morteros, granadas y lanzallamas, ocuparon gran parte de los barrios comerciales al sur de la ciudad, dividiendo en dos al LXII ejército de Chuikov, y adueñándose del muelle central sobre el Volga. Para el día 24, los alemanes habían conquistado casi todo el centro de la ciudad, comenzando agrupar sus fuerzas hacia el norte. Entre el 27 de septiembre y el 8 de octubre, Paulus logro aniquilar la saliente de Orlavka. Chiukov, ante lo desesperado de la situación exigió mas refuerzos que le fueron concedidos, enviándole nuevas divisiones, entre las que estaban las unidades de los guardias rojos de los generales Guriev y Zholudev y las tropas siberianas del Coronel Gurtiev, defendiendo el distrito fabril con gran heroísmo.



    Luego de una pausa en la lucha, el día 14 de octubre se lanzaron nuevamente a l asalto, empeñando en un frente de menos de 5 km, tres divisiones de infantería y dos divisiones Panzer. Durante la jornada los aviones alemanes realizaron cerca de 3000 ataques. A las 11:30 de la mañana los Panzer consiguieron irrumpir en dirección de la fábrica "Barricadas" y lograron cercar dos divisiones soviéticas.
    Al caer la noche y luego de sufrir 3000 bajas, los germanos lograron adueñarse de la fábrica de tractores, quedando las fuerzas rusas cortadas en dos reducidas cabeceras de puente. A continuación Paulus lanzo sus fuerzas al sur para conquistar las fábricas "Barricadas" y "Octubre Rojo", internándose a trabes de las manzanas destruidas entre las dos plantas lograron situarse a 400 mt del Volga. Después de tres días de encarnizados combates, en el transcurso de los cuales lograron adueñarse del sector norte de la fábrica "Octubre Rojo", los germanos detuvieron sus ataques. La fuerzas de Paulus estaban ya completamente agotadas.



    El ultimo intento

    El 16 de noviembre de 1942 cayeron sobre Stalingrado las primeras nevadas, descendiendo bruscamente la temperatura. Combatiendo encarnizadamente manzana por manzana y casa por casa, los alemanes habían logrado, al cabo de tres meses de lucha, adueñarse de casi toda la ciudad. Sin embargo las tropas del LXII ejercito soviético proseguían ofreciendo heroica resistencia a lo largo de la estrecha franja de terreno a orillas del Volga.
    Durante la primera quincena de noviembre Paulus había lanzado a la lucha los mejores batallones de zapadores de Wehrmacht, integrados por especialistas en la lucha urbana. Abriéndose paso con lanzallamas, ametralladoras de mano, granadas y cargas de TNT, los zapadores, lograron el día 14 dividir en dos la ciudad y alcanzar el Volga. El triunfo parecía estar asegurado y los medios alemanes se apresuraron a definir la noticia de la inminente victoria. "En Stalingrado, toda la ciudad, con excepción de dos distritos y una reducida cabecera de puente, se encuentra en manos alemanas". Pero en ese mismo momento sobre los flancos de l VI ejercito, 1.000.000 de hombres y miles de tanques soviéticos aguardaban la orden que habría de dar principio a la batalla que decidiría la suerte de la Segunda Guerra Mundial.



    Continuara.........

    Fuentes:

    - La Segunda Guerra Mundial Tomo III - Editorial Codex - 1966
    - Foro Segunda Guerra Mundial :: Índice
    - Panzertruppen: Historia de las Fuerzas Armadas Alemanas en la II Guerra Mundial
    Editado por última vez por Von Rolen; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/77-von-rolen en 09/07/2008, 12:37.

  • #2
    Respuesta: Stalingrado

    Muy bueno Von Rolen, Felicitaciones!!!
    "Nuc minerva, postea palas"

    Comentario


    • #3
      Respuesta: Stalingrado

      Stalingrado: segunda parte

      A las 4 de la madrugada del día 19 de noviembre, 800 cañones rusos abrieron fuego sobre las posiciones del III ejército rumano, cuyas fuerzas cubrían, al norte de la ciudad y sobre las márgenes del río Don, el flanco izquierdo del VI ejercito alemán. A las 8 de la mañana los soldados rumanos vieron surgir entre la bruma las masas oscuras de los T-34. Detrás de ellos marchaban, dando gritos de victoria, miles de infante soviéticos, vestidos con blancos uniformes de invierno.



      El pánico cundió entre las filas rumanas, en desordenada fuga abandonaron sus trincheras y se dirigieron hacia el sur, dejando el campo libre a los soviéticos. Solo cuatro divisiones, comandadas por el General Lascar, ofrecieron encarnizada resistencia y fueron aniquiladas hasta el último hombre.
      El frente estaba roto y ya nada podía contener el avance arrollador de los rusos. A las 9 de la mañana, la única reserva móvil que cubría la retaguardia del II ejército rumano, el XLVIII cuerpo blindado comandado por el general Heim, se puso en marcha hacia el norte para enfrentar a los soviéticos. Dicha fuerza solo contaba con unos 60 tanques, de los cuales la mayoría eran anticuados carros checos y franceses, tripulados por inexpertos conductores rumanos.


      Tanque rumano R2 de la 1 División Acorazada en Stalingrado y el General Lascar.

      Dos horas más tarde Heim choco con todo el cuerpo blindado soviético. Pese a la desigualdad de fuerzas, los tanques rumanos y alemanes si trabaron en una sangrienta lucha con los enormes T-34, en medio de enceguecedores torbellinos de una tormenta de nieve. Al caer la noche, Heim recibió una orden directa de Hitler: "El XLVIII cuerpo blindado debe avanzar hacia el norte y atacar al enemigo sin ocuparse de lo que ocurre sobre sus flancos y a retaguardia".
      Heim no pudo dar crédito a sus ojos, en ese mismo momento sus fuerzas, reducidas a un puñado de tanques, combatían desesperadamente en un mar de blindados rusos. Sin pronunciar palabra el general monto su vehiculo de comando y partió para unirse a sus tropas. Al otro día, y luego de luchar toda la noche, los restos del XLVIII ejercito logro romper el cerco y seguidos por una multitud de soldados del III ejercito rumano, emprendieron la retirada hacia el sur. Ya no restaba fuerza organizada alguna sobre el flanco izquierdo del VI ejército alemán.



      El 20 de noviembre, a las 8:30 de la mañana, el General Yeremenko, comandante de las fuerzas soviéticas que combatían en el frente de Stalingrado, dio la orden de ataque a los ejércitos LI, LVII y LXIV. Luego de un violento bombardeo de mas de dos horas, los tanques soviéticos, seguidos por fuerzas de infantería y caballería, se lanzaron contra las posiciones de IV ejercito Panzer comandado por el general Hoth y el IV ejercito rumano, cuyas tropas cubrían, al sur de stalingrado y frente al Volga el flanco derecho del VI ejercito alemán. Al caer la tarde, todo el sector defendido por los rumanos se derrumbo bajo el embate de los tanques rusos. Una brecha de más de 60 km de ancho quedaba abierta en las líneas alemanas al sur de la ciudad.
      Las fuerzas de Yeremenko tenían el objetivo de establecer contacto sobre las orillas del Don y a espaldas de stalingrado, con los ejércitos comandados por Rokossovsky que acababan de aniquilar al III ejército rumano y avanzaban desde el norte, con el fin de serrar el gigantesco cerco en torno al VI ejército alemán.


      General Yeremenko y el General Rokossovsky

      El general Paulus vislumbro la amenaza mortal que se cernía sobre sus fuerzas. A las 11 de la mañana del 21, su cuartel general, situado en la ciudad de Golubinskaia a orillas del Don, fue atacado por tanques rusos provenientes del norte. Tomados por sorpresa a duras penas pudieron escapar, Paulus logro evadirse en pequeño Fieseler-Storch dirigiéndose a su nuevo puesto de mando en Niini-Chirskaia.
      Allí lo esperaba la orden Hitler que habría de decidir la suerte del VI ejército alemán y gran parte de la guerra:

      "El General Paulus deberá trasladarse inmediatamente a Stalingrado y establecer allí, con las unidades del VI ejercito que se encuentren entre el Volga y el Don, una posición defensiva que en adelante será designada Fortaleza Stalingrado".

      Esa misma mañana, 10 blindados rusos disfrazados con insignias alemanas, se adueñaron, en un audaz golpe de mano, del puente de Kalatsch sobre el Don. El VI ejercito perdía de esta manera su única comunicación con la retaguardia. Librando duros combates las tropas de Rokossovski prosiguieron avanzando hacia el sur y, en la tarde del día 22 de noviembre de 1942, establecieron contacto con los tanques de vanguardia de Jeremenko. El cerco estaba cerrado.
      Dentro de la gigantesca bolsa de casi 1000 km cuadrados de extensión, 20 divisiones alemanas y 2 rumanas, con un total de 220.000 soldados, se aprestaron a cumplir con la orden de Hitler de defender la "Fortaleza Stalingrado". Los agotados combatientes del VI ejercito, confiaban ciegamente en que el Fuhrer los sacaría de la trampa.



      Continuara.........

      Fuentes:

      - La Segunda Guerra Mundial Tomo III - Editorial Codex - 1966
      - Foro Segunda Guerra Mundial :: Índice
      - Panzertruppen: Historia de las Fuerzas Armadas Alemanas en la II Guerra Mundial
      - Untitled Document
      - El Gran Capitán

      Comentario


      • #4
        Respuesta: Stalingrado

        Bueno gente despues de no tener mucho tiempo, continuo con este informe.

        Saludos.

        Comentario


        • #5
          Respuesta: Stalingrado

          Stalingrado: Tercera Parte

          En la tarde del 21 de noviembre Paulus transmitió a la "Guarida del Lobo" un mensaje que anunciaba el completo cercamiento de sus tropas. Informaba que proponía retener sus posiciones en la ciudad siempre y cuando pudiese cerrar la brecha abierta en su flanco sur y se le enviasen amplios abastecimientos vía aérea. En caso de no lograr dichas premisas solicitaba a Hitler libertad de acción para ordenar la ruptura del cerco en dirección sudoeste.
          Ese mismo día Von Weichs, jefe del grupo de ejércitos "B", envió un informe donde decía que no tenía la capacidad para abastecer por vía aérea al VI ejército. Hitler no estaba dispuesto a escuchar a sus generales, se había jugado su prestigio con sangrienta batalla, contra toda lógica, se hallaba convencido que los soviéticos estaban utilizando sus últimos recursos en la ofensiva. Bastaba con mantenerse firmes durante algunas semanas para obtener una nueva victoria. Todo este pensamiento se contraponía a los informes del frente hechos por su Jefe de Estado Mayor General Zeitzler.


          General Maximilian Von Weichs

          Pocas horas después de recibido el mensaje de Paulus, Keitel y Jodl, sostuvieron una conferencia con Zeitzler y el jefe del Estado Mayor de la Luftwaffe, General Jeschonek, para tratar el abastecimiento a Stalingrado. El VI ejercito había comunicado que necesitaba una 750 Tn. de pertrechos, luego todos los presente llegaron a la conclusión que no se podría cumplir con esos requerimientos. El paso lógico a seguir seria ordenar a Paulos que rompiera el cerco y se retirara de la ciudad pero Hitler no cedió, y Goering se apresuro a ir en auxilio de la disparatada tesis. En la noche del 23 de noviembre sostuvo una larga discusión con Jeschonek y el Jefe del comando de transportes.

          - ¡El abastecimiento tiene que hacerse! - grito enfurecido el Mariscal - ¡Si el ejercito afirma que puede mantener sus posiciones, nosotros debemos también cumplir con nuestra misión!

          Sus subordinados insistieron que en el mejor de los casos podrían entregar 350Tn de material, pero Goering afirmo que esa cifra podría llegar a 500 Tn concentrando todos los transportes en la zona. Convencido de sus propias palabras asumió el compromiso, y era eso lo que necesitaba Hitler para justificar su determinante resolución.

          El día decisivo

          El 22 los jefes del VI ejercito se reunieron en la localidad de Gumrak y acordaron los planes para llevar a cabo la ruptura del cerco No había llegado todavía la respuesta del mensaje de Paulus, pero todos estaban convencidos que los autorizarían a realizar la operación. Por iniciativa del general Von Seydlitz, con la aprobación de Paulus y del general Schmidt se dispusieron a realizar la operación el día 25 de noviembre, la vanguardia quedo integrada por todos los blindados disponibles, unos 130, 17000 hombres a los que se les sumaria una segunda ola de 40000. Llenos de entusiasmo, los agotados soldados se concentraron en las posiciones de ataque, la palabra clave para la operación era "Libertad".


          Generales Seydlitz y Schmidt.

          En la madrugada del 24, por la falta de noticias, se envió un nuevo mensaje solicitando libertad de acción ya que estaban agotadas prácticamente todas sus reservas. A las 2 de la madrugada del 24 el jefe del Estado Mayor del grupo de ejércitos "B", general Sodenstern, recibió un mensaje de Zeitzler, Hitler había aprobado la ruptura y que la orden seria trasmitida entre las 7 y las 8 de la mañana, la noticia corrió como un rayo, aflojando la tensión entre los comandantes del VI ejecito, pero la alegría duro poco.
          A las 8 AM Zeitzler entro en el despacho de Hitler con la orden para que fuera firmada. Ahí encontró con rostro sombrío a Keitel, Jodl y Jeschonek. Inmediatamente comprendió lo grabe de la situación. Goering se había comprometido a entregar 500 Tn de suministros, numero poco real, bajo la condición de que el VI ejercito mantuviera el control de los aeródromos dentro de la bolsa. La suerte estaba echada.
          En ese mismo momento, Paulus, espera con ansiedad la orden para iniciar la operación, pero las horas pasaron sin tener noticias del cuartel general, finalmente a las 10 de la mañana, se requirieron informes pero no se pudo obtener una respuesta clara. La angustia se apodero de Paulus. A las 10:45 Von Weichs, desafiando la autoridad del Führer, dicto a sus ayudantes las ordenes para llevar a cabo la operación, su conciencia fue mas fuerte, no podía abandonar a sus hombres. En ese instante cruzo el éter la orden directa de Hitler para Paulus que tendría que mantener posiciones, asegurándole un pleno abastecimiento de sus tropas, ya nada podría salvar al VI ejército.


          Saldados soviéticos luchando entre las ruinas.

          La orden cayó como una bomba en el puesto de mando de Paulus. Allí se hallaban reunidos desde la madrugada los jefes de todas las unidades del VI ejercito. Paulus, agotado, comprendió que todo estaba perdido, típico oficial de estado mayos, carecía de la audacia y el espíritu combativo de un verdadero conductor militar. Su credo era la obediencia absoluta. A su lado el general Schmidt, hombre resulto y de carácter, tomo también partido por el acatamiento ciego a la voluntad del Führer. Era el apoyo que Paulus necesitaba para fortalecer su pocision. Los generales Seydlitz, Heitz y Jaenicke, calmaron en vano por llevar adelante la operación de ruptura.

          - ¡Debemos obedecer! - exclamo con energía Schmidt
          - Yo obedeceré.... - agregó Paulus.


          Continuara......

          Fuentes:

          - La Segunda Guerra Mundial Tomo III - Editorial Codex - 1966
          - Foro Segunda Guerra Mundial :: Índice
          - Panzertruppen: Historia de las Fuerzas Armadas Alemanas en la II Guerra Mundial
          - Untitled Document
          - El Gran Capitán
          -Category:Images from the German Federal Archive by year - Wikimedia Commons
          Editado por última vez por Von Rolen; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/77-von-rolen en 05/01/2009, 09:26.

          Comentario


          • #6
            Respuesta: Stalingrado

            Stalingrado Cuarta Parte

            El desesperado intento de Von Manstein

            En la hora de su mas terrible derrota, Hitler recurrió al hombre que le había forjado su mas extraordinaria victoria, el General Erich von Manstein, recibió el 21 de noviembre la orden de trasladarse inmediatamente a la localidad de Novo-Cherkask, situada al norte de Rostov, con el fin de de asumir el mando del nuevo Grupo de Ejércitos del Don. Su misión era establecer contacto, mediante un ataque desde el sur, con el VI ejército.
            Por el mal tiempo pudo llegar recién el día 26, ahí se dio cuenta que bajo el pomposo nombre de "Grupo Ejércitos del Don", que contaba solamente con los restos del IV ejercito Panzer y el IV ejercito Rumano, en total unas 5 divisiones. Se le había asignado también sobre el papel, claro esta, el VI ejercito de Paulus que , en la practica, continuo dependiendo directamente de Hitler, el total de divisiones serian unas 11, pero con las dificultades de transporte y las necesidades que surgieron en otros frentes, redujeron las fuerzas enviadas a 3 divisiones de tanques y 1 de infantería.


            Erich von Manstein.

            Angustiado el General, comprendió que su misión era irrealizable, pero igualmente decidió jugarse el todo por el todo. Comunico al general Zeitzler su plan de operaciones, en el cual el VI ejercito debía permanecer dentro de la bolsa de Stalingrado, ya que de su resistencia dependía la suerte de las fuerzas que combatían al este del Don, si realizaban una ruptura prematura, antes que las fuerzas de von Manstein pudieran acercarse lo suficiente, corría el riesgo de ser aniquilado en la estepa, acarreando el derrumbe de todo el frente alemán, ya que las 60 divisiones que contenían el cerco sobre Stalingrado quedarían con las manos libres para realizar un arrollador avance hacia la desembocadura del río Don, cortando la retirada del Grupo de Ejércitos "A" que combatía en el Caucazo.
            El 1 de diciembre impartió las ordenes para la operación "Wintergewitter" (Tempestad Invernal), el IV ejercito Panzer al mando del General Hoth atacaría hacia el norte, en dirección al flanco sur de la bolsa de Stalingrado, simultáneamente una sección del ejercito, comandada por el General Hollidt, atacaría desde el Don con dirección al flanco oeste del perímetro para poder distraer la mayor cantidad de unidades Soviéticas.



            Cuando los tanques de Hoth se hubieran aproximado lo suficiente, el VI ejercito, iniciaría la ruptura en dirección sur. Tras varias demoras en la llegada de los refuerzos producida por los continuos ataques rusos, el 12 de diciembre, Hoth dio la orden de avance, sus fuerzas eran ridículamente insuficientes ya que contaba con la 6 Pz.D. y la 23 Pz.D. con un total de 200 tanques y 3 divisiones rumanas, pero con la intención de cada hombre en dejar la vida en la operación, ya que sabían que en sus manos recaía la ultima esperanza de salvataje de sus camaradas.
            Al día siguiente el general Soviético Vatutin, recibió la orden de iniciar la operación "Saturno", que consistía en romper el frente defendido por el VIII ejercito Italiano en el curso superior del Don, con el fin de avanzar en dirección sur y cortar en Rostov la línea de retirada de todas las unidades al este del río Don.
            Librando terribles combates, Hoth tuvo dos días de éxitos, derrotando a las fuerzas del 51 ejercito soviético obligándolo a retirarse en desorden hacia el Norte. Pero para el día 14 de diciembre el avance se habia estancado en las márgenes del río Aksai, donde los rusos ofrecieron furiosa resistencia.


            El soldado más famoso de Stalingrado, Vasili Záitsev

            En la mañana del 16 de diciembre de 1942 una espesa niebla cubría el frente del Don defendido por el VIII ejercito italiano al mando del General Gariboldi. Repentinamente el silencio que había reinado durante días fue roto por una tormenta de fuego producida por la artillería soviética, sobre la superficie helada del río, centenares de carros T-34 avanzaron hacia las posiciones de los italianos. Las fuerzas de Vatutin arrollaron sin dificultades la débil defensa y para el día 18 de habían logrado ya abrir una brecha de 50 Km. de profundidad con dirección sur.
            Al recibir la noticia Manstein comprendió que había llegado el momento decisivo ya que todas sus fuerzas al oeste del don estaban amenazadas y el VI ejercito Panzer seguía detenido en la orilla del río Aksai por la feroz resistencia. Sin perder tiempo se comunico con la "Guarida del Lobo" y solicito a Hitler que autorizara al VI ejército que iniciara la ruptura con dirección sur, pero el dictador se negó rotundamente a autorizar la retirada.


            Tropas italianas en Rusia

            Manstein desesperado envío a Stalingrado en un avión Fieseler de enlace a un oficial de su Estado Mayor, el comandante Eismann, para que comunicase a Paulus la gravedad de la situación y la necesidad de que el VI ejercito realizase el ataque, los riesgos eran grandes pero estaba la posibilidad que por lo menos partes de las fuerzas se abrieran paso y establecieran contacto con las fuerzas de Hoth.
            Al escuchar el informe el general Scmidt, rechazo de plano el plan de Manstein, calificándola de una "solución catastrófica", ante la insistencia de Eismann, dio por terminada la discusión afirmando:

            "-El VI ejercito mantendrá sus posiciones incluso después de Navidad ¡Lo que tienen que hacer ustedes es abastecerlo mejor!-"

            Descorazonado, Eismann, trato de convencer a Paulus, quien alego que, aun que estaba de acuerdo con la operación le seria imposible llevarla acabo pues debía cumplir la orden de defender Stalingrado a cualquier precio.
            El día 19 el IV ejercito, reforzado por la 17 Pz.D. logro romper la resistencia en el río Aksai, y reinicio el avance hacia el norte, y al caer la noche alcanzaron las márgenes del río Mishkova y en un audaz golpe de mano lograron capturar el único puente sobre el río. Solo los separaban del VI ejercito 48 Km., con emoción los Panzergranadier vieron las bengalas de señalización pertenecientes al mismo. En ese mismo momento Manstein comprendió que estaban dadas las condiciones para que el VI ejercito realizara la operación de ruptura, de esa manera envío un mensaje al Führer solicitando la autorización para que se realizase la operación. Las horas pasaron y no tuvo ninguna respuesta, torturado por la angustia, resolvió dar un paso decisivo.
            A las 6 de la tarde curso una la orden al VI ejercito para que comenzara el avance, Paulus debía mover sus fuerzas en dirección del río Donskaja, a unos 15 Km. al sur del frente. Manstein confiaba que en cuanto el VI ejercito comenzara el avance, Hitler aceptaría los hechos consumados y autorizaría finalmente el abandona total de Stalingrado.
            Una vez más von Manstein se equivocaba.


            Presagio del final para el VI ejercito.

            Continuara......

            Fuentes:

            - La Segunda Guerra Mundial Tomo III - Editorial Codex - 1966
            - Foro Segunda Guerra Mundial :: Índice
            - Panzertruppen: Historia de las Fuerzas Armadas Alemanas en la II Guerra Mundial
            - Untitled Document
            - El Gran Capitán
            -Category:Images from the German Federal Archive by year - Wikimedia Commons
            Editado por última vez por Von Rolen; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/77-von-rolen en 06/01/2009, 05:37.

            Comentario


            • #7
              Respuesta: Stalingrado

              exijo que pongas lo que sigue, sino cuento quien gano que seguro que arruina el suspenso
              muy bien echo el post
              "La Argentina es un país riquísimo que hasta ahora ha sido saqueado por propios y extraños"

              Comentario


              • #8
                Respuesta: Stalingrado

                Stalingrado: Quinta Parte

                Hitler sella la suerte del VI Ejército.

                Luego de impartir la orden al VI ejército de iniciar la ruptura, Manstein sostuvo una serie de dramáticas conferencias radiofónicas con Paulus para convencerlo a dar el paso decisivo y llevar a cabo la operación, sin embargo, el general no se resolvió a actuar.
                A su juicio, el VI ejercito seria aniquilado en la estepa congela si abandonaba sus posiciones, ya que carecía de municiones, armas y abrigo, además de estar exhaustos por la lucha, y como argumento final exponía que por falta de combustible sus tanques no podrían llegar al las orillas del río Myshkova, a lo sumo podrían recorrer 30 km.
                El día 21 de diciembre de 1942, y luego de insistentes y desesperadas reclamaciones ante Hitler del general Zeitzler, logro que el dictador autorizase a Paulus de iniciar el movimiento hacia el sur, pero bajo la condición de que, al mismo tiempo, retuviera las posiciones fortificadas en torno a la ciudad. Ese mismo día Hitler se puso en comunicación con el Mayor von Zeitzewitz, que actuaba como enlace con el cuartel general de Paulus, y se entero por este que los sitiados no tenían suficiente combustible para hacer mover sus tanques. Sin perder un momento mando a llamar a Zeitzler y, presa de una intensa agitación, le comunico:

                - ¡Ya lo ve, Zeitzler! ¡No puedo asumir la responsabilidad de permitir que los tanques, por falta de combustible, se conviertan en blancos inmóviles en medio de la estepa! ¡El VI ejercito debe permanecer en sus posiciones! -

                Manstein telefoneo a la "Guarida del Lobo", en Prusia Oriental, en un ultimo y desesperado intento por convencer al dictador. Este lo interrumpió en el acto y le grito con furia:

                - ¡¿Pero que es lo que usted me esta pidiendo?! ¿No sabe que Paulus no tiene combustible más que para 20 km o 30 a lo sumo y que el mismo me acaba de comunicar que en esas condiciones no puede emprender la ruptura? -

                Allí termino todo. El mismo Paulus había dado a Hitler, el argumento que necesitaba para justificar su decisión de condenar al VI ejercito a perecer en la ciudad.


                Paulus prisionero de los rusos.

                El día 22, la Luftwaffe advirtieron un importante movimiento de tropas soviéticas con dirección a las márgenes del río Myshkova. Allí los tanques de Hoth habían logrado, mediante rudos combates, consolidar una cabecera de puente y se disponían a proseguir su avance hacia Stalingrado. Sin embargo, Manstein comprendió que no podía seguir arriesgando al VI ejercito Panzer en su amenazada posición. Además los tanques de Vatutin, luego de deshacer al VIII ejército italiano, amenazaban con cercar a la sección del ejército de Hollidt. En cuestión de horas todas las fuerzas al este del don podrían quedar atrapadas.
                Sin perder tiempo, ordeno a Hoth, el día 23, pasar a la defensiva y enviar la VI división a reforzarlas unidades de Hollidt. Durante toda la noche del 23 al 24 de diciembre, Hoth reclamo que se le brindase una última oportunidad. Sus soldados, sobreponiéndose al agotamiento, aguardaban ansiosos la orden de proseguir el avance. A lo lejos en el horizonte se divisaban los relámpagos del cañoneo soviético sobre la ciudad. Pero la orden no llego....



                El Final

                Los soldados del VI ejercito, deshechos por la fatiga y el hambre, se aprestaron a celebrar su ultima noche buena. En las trincheras excavadas en el hielo, torturados por el frío glacial, se reunieron en torno a las fogatas y brindaron con las últimas botellas de aguardiente. Un grupo de soldados, arrastrándose bajo el fuego de ametralladoras rusas, trepo en lo alto de una colina y emplazo allí un pequeño árbol navideño, adornado con las luces de unas velas y recortes de papel plateado. Brillo tenuemente durante una hora, hasta que un certero disparo de un mortero soviético lo pulverizo.
                Comenzaba ahora la horrible agonía. La Luftwaffe, pese a no cumplir la promesa de Goering, realizo un supremo esfuerzo y prosiguió abasteciendo a los sitiados, día tras día desafiaban el fuego de las baterías y de los cazas rusos, con el fin de hacer llegar su carga de municiones, alimentos y combustible a los hombres del VI ejercito. Su sacrificio, permitió prolongar la resistencia por más de 2 meses y llevar acabo la evacuación de más de 30000 heridos. Al final de la batalla se perdieron 800 aparatos y 2000 aviadores.



                El día 8 de enero de 1943, el General Rokossovski envío un ultimátum a Paulus, intimándolo a rendir sus tropas en el termino de 24 hs. Paulus transmitió inmediatamente el ultimátum al cuartel general de Hitler y solicito, una vez mas, autorización para rendir sus fuerzas. El dictador, como era de esperarse, rechazo de plano la solicitud, señalando que la resistencia del VI ejercito había inmovilizado 90 divisiones soviéticas, posibilitando la retirada del Cáucaso al grupo de ejércitos "A" y la construcción de un nuevo frente.
                El 9 de enero, Rokossvski ordeno a sus fuerzas iniciar el ataque final contra la bolsa de Stalingrado. Precedidos por el fuego de unos 5000 cañones y lanzacohetes, los tanques T-34 avanzaron a toda marcha hacia las posiciones alemanas, desencadenándose una lucha furiosa en todo el perímetro, siendo de tal intensidad que los servidores de las baterías anti tanques murieron a los pies de sus cañones después de destruir cientos de tanques, pero las oleadas eran incesantes. Nada podía detener el avance arrollador de los rusos.



                El día 16 cae el aeródromo de Pitomnik y el 22 el de Gumrak. El abastecimiento aéreo quedo de esa forma súbitamente interrumpido. Las tropas sobrevivientes se concentraron en las ruinas de la ciudad, con el fin de librar el último encuentro, alrededor de los millares de heridos amontonados en los sótanos sin poder recibir atención médica.
                Paulus desesperado, envío entonces un dramático mensaje al cuartel general del Führer:

                " Las tropas se encuentran sin municiones ni alimentos. Se mantienen contacto solamente con seis divisiones....tenemos 18000 heridos y ninguna provisión de vendas y medicamentos...El ejercito solicita inmediatamente autorización para rendirse, con el fin de salvar la vida de las tropas que restan..."

                La respuesta de Hitler no tardo en llegar:

                " Esta prohibida la rendición. El VI ejercito defenderá sus posiciones hasta el ultimo hombre y el ultimo cartucho y, por intermedio de su heroica resistencia, contribuirá en forma imperecedera, al establecimiento de un frente defensivo a la salvación del mundo occidental..."



                El 24 de enero, los soviéticos destrozaron el perímetro defensivo y dividieron en tres reducidas bolsas a las tropas de Paulus. El fin había llegado. Cuatro días más tarde, el mariscal Goering dirigió un solemne mensaje a la nación alemana y a los soldados del VI ejercito. ¡Trágica ironía! el hombre que se había comprometido a salvarlos, era quien, en la hora final, tomaba a su cargo la misión de anunciarles su inminente aniquilamiento.
                El 31 de enero de Hitler concedió a Paulus el bastón de Mariscal de Campo y ascendió al grado superior a 117 jefes y oficiales del VI ejército. Al anochecer, los soldados soviéticos cercaron el puesto de mando de Paulus, en la Plaza Roja. El general Schmidt tomo a su cargo los acuerdos de la rendición. Paulus, deshecho, permaneció encerrado en la oscuridad de su bunker. A las 19:45 el operador de radio del puesto de mando del VI ejercito, envío su último mensaje:

                " Los rusos están en la puerta de nuestro bunker. Destruimos nuestro equipo..."

                Segundos mas tarde, dos letras surcaron el éter " CL...", señal internacional que indicaba: "Esta estación cesa su trasmisión".





                Fuentes:

                - La Segunda Guerra Mundial Tomo III - Editorial Codex - 1966
                - Foro Segunda Guerra Mundial :: Índice
                - Panzertruppen: Historia de las Fuerzas Armadas Alemanas en la II Guerra Mundial
                - Untitled Document
                - El Gran Capitán
                -Category:Images from the German Federal Archive by year - Wikimedia Commons

                Comentario


                • #9
                  Respuesta: Stalingrado

                  Muy, pero Muy buen trabajo Von Rolen. Felicitaciones!
                  "Nuc minerva, postea palas"

                  Comentario


                  • #10
                    Respuesta: Stalingrado

                    Gracias. Me alegra mucho.

                    saludos.

                    Comentario


                    • #11
                      Respuesta: Stalingrado

                      Ud se lo merece Caballero.

                      Saludos
                      "Nuc minerva, postea palas"

                      Comentario


                      • #12
                        Respuesta: Stalingrado

                        fantastico texto !!! tremenda historia.
                        "La Argentina es un país riquísimo que hasta ahora ha sido saqueado por propios y extraños"

                        Comentario


                        • #13
                          Respuesta: Stalingrado

                          Muchas Gracias.

                          Saludos.

                          Comentario


                          • #14
                            Respuesta: Stalingrado

                            otra historia interesante para contar aparte de lo ocurrido en stalingrado es, la batalla del kurst, es hasta ahora la batalla mas grande en la historia de la humanidad, y de ahi se definió la derrota de alemania. exelente informe como te dije en otro foro.

                            Comentario

                            Trabajando...
                            X