Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Argentina casi fue el primer país en desarrollar un misil crucero supersónico

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Argentina casi fue el primer país en desarrollar un misil crucero supersónico

    Argentina fue casi el primer país en desarrollar un pequeño misil de crucero supersónico. En 1960.




    El 30 de mayo de ese año, el Dr. Reimar Horten, un ex diseñador de aviones de combate de la Alemania nazi, se reunió con funcionarios de la Fábrica de Aviones Militares o FMA del Instituto Aerotécnico de Argentina para proponer lo que describió como "bomba voladora supersónica".

    Horten había emigrado a Argentina después de la Segunda Guerra Mundial, dejando atrás a su hermano, un ingeniero aeronáutico igualmente exitoso.

    Aunque Horten ideó su bomba voladora como una evolución lógica de la bomba V-1 en tiempos de guerra de Alemania, el concepto tenía más en común con los misiles de crucero supersónicos de hoy.

    El misil de Horten nunca pasó la etapa conceptual, afortunadamente, tal vez, para las fuerzas británicas que lucharían contra el ejército argentino 22 años después.

    El misil propuesto por Horten tenía 15 pies y nueve pulgadas de largo, tenía una configuración de ala delta y estaba propulsado por una turbina Rolls Royce Soar alimentada por una toma de aire supersónica de eje asimétrico ubicada alrededor del cuerpo del misil en una posición hacia atrás bastante poco convencional.

    Una entrada de aire fija de este tipo está optimizada para cruceros supersónicos en vehículos aéreos donde la prioridad es la estabilidad. Cuando la prioridad es la maniobrabilidad, la toma de aire tiene elementos móviles en su interior para modificar la geometría de la toma de aire, de acuerdo con la velocidad de vuelo y las posibles maniobras.

    La nariz del misil de Horten contenía un radar y equipo de navegación. El ala delta contenía el combustible de querosene. Este ala tenía un perfil simétrico con un borde de ataque afilado, lo que le daba a la bomba voladora una velocidad máxima de Mach 2.5.

    En realidad, Argentina había comenzado a probar alas supersónicas ya en 1953 en el nuevo túnel de viento de la FMA, con la esperanza de adaptarlas al I.A.37 e I.A.48 los aviones de combate que Horten también ayudó a diseñar. Los evaluadores determinaron que el perfil de ala ideal para el I.A. 37 era uno con 10 por ciento de grosor en 40 por ciento de la cuerda.


    Argentina canceló los dos aviones de Horten en 1960.

    Aunque el misil de Horten nunca se probó en el túnel de viento, es probable que algunos de los perfiles se hayan probado para el I.A. 37 e I.A. 48 influyeran en el perfil del misil.


    Para controlar el misil en vuelo, se ubicaron dos pequeñas derivas triangulares, equipadas con pequeños timones para el control direccional, en ambos alerones. Las alas debían estar equipadas con ascensores.

    Horten quería producir un misil supersónico con una carga y alcance de guerra razonables. Eso explicaba el tamaño comparativamente pequeño de su diseño propuesto. Esperaba obtener velocidad supersónica con el empuje de un motor existente, lo que significa que el misil tenía que caer dentro de ciertos parámetros de peso, geometría y aerodinámica.

    La bomba voladora de Horten se lanzó desde un carro impulsado por cohetes sólidos que ascendía por una rampa de 40 pies de largo. Podría viajar hasta 270 millas en su configuración estándar, y Horten propuso agregar alcance reduciendo el peso de la ojiva. Cortar la carga explosiva de 1.100 libras a 660 libras aumentó el alcance a 540 millas.

    Horten también propuso una versión lanzada desde el aire del misil que podría recorrer el alcance máximo de 540 millas con la ojiva completa de 1.100 libras. Para 1960, los únicos aviones en el servicio de la fuerza aérea argentina que podían transportar la bomba voladora de Horten eran los bombarderos Lancaster y Lincoln de época de la Segunda Guerra Mundial, aunque con amplias modificaciones a los bombarderos.

    A principios de la década de 1960, los bombarderos Lancaster y Lincoln ya se consideraban obsoletos. En 1967, Argentina retiró ambos modelos. A fines de 1970, el país adquirió bombarderos Canberra de fabricación británica que podrían haber llevado el misil de Horten, si el misil se hubiera convertido en algo más que un simple concepto.

    Una vez lanzado, el misil fue guiado al principio por radio, para direccionarlo, y giroscopios para controlar la altitud. A la altura de crucero, los giroscopios y las cápsulas aneroides se combinaron con cronómetros para fijar la trayectoria. Muy cerca del objetivo, el equipo de radar a bordo se hizo cargo de la orientación.

    El informe de Horten de 1960 no especifica qué tipo de equipo de radar transportaría el misil o quién lo suministraría. En ese momento, Argentina carecía de la base industrial para producir sus propios radares en miniatura. Igualmente problemático, los suministros extranjeros pueden haber enfrentado el embargo por parte de sus propios gobiernos.

    Algunos de los mismos problemas afectaron la planta de poder de la bomba voladora. Horten propuso colocar el misil con el Rolls Royce Soar, un pequeño turborreactor desechable de flujo axial desarrollado en el Reino Unido en la década de 1950.

    El motor Soar era relativamente simple y podía almacenarse durante largos períodos con poco mantenimiento. Fue bueno por solo 10 horas de vuelo. El ejército británico tenía la intención de ajustar el Soar al misil Vickers Red Rapier, pero Londres canceló el Red Rapier en 1953.

    No está claro que la Argentina hubiera tenido éxito en la importación de motores Soar. El Reino Unido canceló el proyecto Soar en 1965.

    Sin lugar a dudas, el misil de Horten fue revolucionario. También prometió ser muy, muy caro. En ese momento, la FMA estaba desarrollando el I.A. 37 e I.A. 48 y fabricando el I.A. 35 y otros aviones. Dejando de lado las restricciones a la importación, completar una bomba voladora probablemente hubiera resultado más allá de los medios de la FMA.

    Anteriormente, la FMA había intentado desarrollar el misil aire-superficie PAT 1 y el misil superficie-superficie PAT 2, los cuales fueron continuación de proyectos alemanes nazis, y los cuales Argentina canceló por razones técnicas, presupuestarias y de seguridad. .

    Por lo tanto, no es sorprendente que Argentina haya optado por no desarrollar el misil crucero de Horten.

    Pero si lo hubiera hecho, y si lograba adquirir radares y motores apropiados, con la bomba voladora Horten, Argentina podría haber sido un líder mundial.

    No había otros misiles en esta categoría en este momento. Los estadounidenses Martin Mace y Matador eran subsónicos. Northrop Snark y North American Navaho fueron misiles de crucero estratégicos.

    Lo más parecido en Estados Unidos al proyecto de Horten fueron los misiles Rigel, Triton y Regulus lanzados por submarinos. Pero estas eran armas mucho más grandes. Lo mismo ocurrió con los misiles turborreactores soviéticos como el KS-1, K-10S y K-20.


    Tomado y traducido de National Interest

  • #2
    Esto no hace más que reafirmar que somos definitivamente "el País del casi".
    Aquí siempre confluye la combinación de talento que da origen a los proyectos y a lo sumo alumbra un prototipo; después llegan los "casi"
    "Casi" lo financiamos, "casi" lo fabricamos en serie, "casi" lo exportamos

    ...y así, "casi" se ganó la Batalla por las Malvinas en 1982

    Un ejemplo: Últimamente "casi" se tuvo un Vector para Inyectar satélites de "arquitectura segmentada" de 250 Kg y "casi" podríamos haber tenido una pequeña constelación de satélites propios para información Estratégica

    Otro ejemplo: Tenemos una Planta de Combustibles Sólidos para Cohetes y Misiles y "casi" repotenciamos localmente toda la línea de misiles de las FF AA (por ahí se hizo y no lo sabemos... al menos "casi" se hizo con los Aspide y los MM 38, todos digo)

    Lo cierto es que "...nunca hay vientos favorables para un barco que no sabe a qué puerto se dirige" (Lucio Anneo Séneca)

    Será quizás por eso que "casi" nunca llegamos a ninguna parte en materia de Desarrollo Estratégico
    Y digo "casi" porque al menos en desarrollo de tecnología nuclear y de radares por ejemplo, estamos bien

    ???????Igualmente deberíamos estar en general mucho más adelante y sin "casi"
    Editado por última vez por Tiburón; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/1322-tiburón en 30/07/2019, 23:28.

    Comentario


    • #3
      En este caso el proyecto se descartó hacia 1960 5 años después del derrocamiento de JDP, cosa que es extraña.

      Bueno, pero, ha sido una constante el desprecio de un gobierno que asume (golpe de estado en unos casos) por el que se fue. Y vuelta a empezar con todo.

      El mas reciente fue el caso de los Kfir. No sé si era el avión a comprar o si la decisión de no hacerlo fue acertada, pero, 14 aviones hace 3 años y medio nos hubiera dado muchos mas aviadores habilitados de los que hay ahora.

      Comentario


      • #4
        Reimar Horten fue un genio de la aeronáutica que los argentinos no supimos aprovechar de sus conocimientos. Se sentía más argentino que muchos y por ello no se fue del país como hicieron otros connacionales suyos que partieron, siendo contratados por las grandes industrias del mundo.

        Su principal error, fruto del sistema militarista alemán heredado, fué no echarlos al demonio a los burócratas de la fábrica militar y MinDef y haber fundado su propia industria y empresa de servicios aeronáutica en la cual, si hubiera tenido espíritu comercial, habría tenido exitos rotundos.

        Fué un gran matemático que diseñada con números y que desarrolladas sus fórmulas, el resultado eran aeronaves armónicas de gran rendimiento. En fin como diria Tiburón, "casi" hubiéramos logrado con él tecnologías en diseño propias, sin necesidad de comprar afuera lo que teníamos en casa.

        Saludos.

        Comentario


        • #5
          Hola Planeador, comparto,
          ese Genio Dr. REIMAR HORTEN, igualmente nos dejo un legado Como docente en la Escuela Superior de Aerotécnica donde transmitio sus conocimientos y experiencia profesional en la formación de muchos Ingenieros Aeronáuticos civiles y militares.
          El genio que descansa en el Cementerio Alemán de Villa General Belgrano.

          Otros Genios connacionales como Kurt Tank
          se tuvieron que ir post a la dictadura autodenominada Revolución Libertadora que no sólo derrocó a Perón, la ola de odio arrasó a todo lo que tenía una relación con JDP. Tank y sus colaboradores no gozaban de tranquilidad. luego de recibir presiones y amenazas por "tenencia de pasaporte falso" se fue a la India y la mayoría de sus colaboradores reclutados a EEUU, donde los esperaba Boeing y Lockeed con los brazos abiertos, aún con pasaporte falso Argento
          "Los soldados de la patria no conocen el lujo, sino la gloria".
          Libertador de Sudamérica y Padre de la Patria Don José Francisco de San Martín y Matorras
          (25/02/1778-17/08/1850)

          Comentario

          Trabajando...
          X