Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Exploración espacial y el cosmos

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Personalmente creo que: La Nasa sí debe haber sacado ese proyecto, para tratar de rivalizar con la futura estación espacial China en la Luna.

    Rusia dice que sí, en mi opinión, porque el trato aun debe ser muy aéreo y no comprometer a nada. Pero en el fondo, Rusia no está muy interesado, al menos no si su único compañero sería EU. Rusia podría incluso ralentizar el asunto.

    Creo que la Nasa lo sabe, pero aun así tiró el anuncio, pues le sirve de promoción.

    ****************
    A mi no me molesta, porque tal vez los chinos aceleren, y eso haga acelerar a los otros aun más, y así todo es más divertido.
    Blog:
    El Tablero de Cronos

    Comentario


    • La subasta por un prototipo del Sputnik 1 llega a los 847.000 dólares

      FLY NEWS - por Sira March — 29 Septiembre, 2017


      La casa de subastas Bonhams ha conseguido vender por la friolera de 847.000 dólares un modelo de pruebas del Sputnik 1.



      El pasado 27 de septiembre la casa de subastas Bonhams celebró su venta Air and Space, con un modelo de laboratorio original del Sputnik 1 a tamaño natural como principal atractivo. Este modelo alcanzó los 847.000 dólares, cuando la estimación se situaba en torno a los 150.000 dólares. Las ventas totales de la subasta alcanzaron 1.221.888 dólares.

      El modelo del satélite ruso Sputnik 1, el primero en ser puesto en órbita por el hombre, el 4 de octubre de 1957, es uno de los tres producidos para probar la Compatibilidad electromagnética , y la resistencia ante las interferencias electromagnéticas. Hay muy pocas replicas de época del Sputnik 1. Tres de ellas en manos privadas: una de las cuales fue vendida también por Bonhams el año pasado, otra en Moscú en el Energia Corporate Museum y la última en el Museum of Flight en Seattle, Estados Unidos.

      La subasta incluía 210 lotes entre los que abundaban autógrafos de astronautas y documentación de diversas épocas de la historia de la aviación y de la exploración espacial. También se subastaron diferentes maquetas, tanto de aviones como de ingenios espaciales y cohetes lanzadores. Otros lotes importantes fueron un guante de entrenamiento de Neil Armstrong durante su periodo en el programa Apolo, que se saldó en 50.000 dólares, un modelo del módulo lunar de aterrizaje ruso LK-3, rematado en 25.000 dólares y un motor cohete ruso Kholod 5D67, también vendido por 25.000 dólares.

      Comentario


      • Sesenta años del primer satélite espacial, el Sputnik 1

        HISPAVIACIÓN - 05-10-2017

        El 4 de Octubre de 1957 fue lanzado el primer satélite que orbitaria la Tierra desde el Cosmódromo de Baikonur, en Kazakhstan, entonces conocido como el sitio 1/5 en la cordillera Tyuratam.



        Los soviéticos habían planeado un satélite científico sofisticado, pero sentían que estaban bajo presión y con tiempo limitado, por lo que querían un lanzamiento lo antes posible, así que lo que lanzaron tenía sólo un juego de baterías, un transmisor y un interruptor activado por presión que podía decir a los controladores terrestres si la esfera de 58 centímetros de diámetro y de algo más de 81.6 kilos de peso, diseñada por Sergei Korolyov, había sido perforada por un micro-meteorito y había dejado de funcionar.

        La URSS ya había estado planeando el lanzamiento de satélites desde enero de 1956, y los Estados Unidos desde un año antes, 1955. Ambos países planificaron que sus primeros lanzamientos se llevarían a cabo durante lo que se había denominado el Año Geofísico Internacional (IGY, por sus siglas en inglés), que tuvo lugar del 1 de julio de 1957 al 31 de diciembre de 1958.

        El IGY tenía la intención de marcar un nuevo período de cooperación entre Estados Unidos, la URSS y otras naciones, pero ninguno de los anuncios de lanzamiento planeados recibió mucha atención hasta que la URSS lanzó el Sputnik 1 (“compañero de viaje” en ruso) y sorprendió al mundo.

        En los Estados Unidos, el impacto fue en parte impulsado por la creencia de la superioridad tecnológica estadounidense, lo cual quedó en entredicho con este primer satélite.



        Según Matt Bille, historiador y escritor, “Estados Unidos tenía una imagen de que los soviéticos eran tecnológicamente limitados, y mientras que los militares tenían parte de este sentimiento, el lanzamiento de un misil balístico intercontinental R7, les quitó de golpe esa sensación”.

        Esta idea venía precedida del lanzamiento del primer misil balístico intercontinental por parte de los EEUU, meses antes del de la URSS, pero a raíz de este, el entonces presidente Dwight Eisenhower, comenzó a presionar para conseguir fondos para la educación científica en muchos niveles, desde la escuela primaria hasta la universidad, a través de la Ley de Educación de la Defensa Nacional firmada como ley en 1958.

        En la lucha por demostrar que Estados Unidos podía mantenerse a la cabeza tecnológicamente, nació la carrera espacial, y con el anuncio de John F. Kennedy de que Estados Unidos iba a intentar enviar a un hombre a la luna y traerlo de vuelta, el envite estaba servido.

        Aunque los soviéticos no pudieron lanzar la carga útil científica más ambiciosa que pretendían, los pitidos emitidos por el equipo de radio del satélite podían ser captados por radio aficionados y cualquiera podía escucharlos, probablemente porque el Sputnik terminó orbitando a unos 500 km de altura menos de lo que estaba diseñado en principio.

        Ingenieros instalan una antena en Chicago para poder recibir las señales del Sputnik 1
        Ingenieros instalan una antena en Chicago para poder recibir las señales del Sputnik 1

        El Sputnik orbitó la Tierra durante 21 días antes de finalizar su misión y cambiar la concepción del espacio para todo el mundo.

        Comentario


        • Sevilla será la capital europea del espacio en 2019

          FLY NEWS — 6 Octubre, 2017 at 15:03 | 0 comentarios



          Sevilla se convertirá en la capital europea del espacio en el año 2019 asumiendo la presidencia de la comunidad Ariane.



          Sevilla
          será durante el año 2019 la capital del sector espacio al comprometerse a asumir durante ese año la presidencia de la comunidad Ariane.

          Este compromiso permitirá a la capital andaluza el impulso de programas formativos, acuerdos de colaboración con otras ciudades, oportunidades para la captación de inversiones o el desarrollo de distintos proyectos del sector espacial en la ciudad entre otras iniciativas.

          Esta candidatura fue presentada por el gobierno de Sevilla en el año 2015, y su aprobación ha sido anunciada el 6 de octubre desde el propio Ayuntamiento por Eros Pitarelli, delegado general de la red de Ciudades Ariane, durante la inauguración de la Semana Mundial del Espacio, que se celebrará hasta el próximo 10 de octubre.

          Durante el anuncio de la candidatura el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha explicado: “Este era un objetivo que nos marcamos en el inicio del mandato para mejorar el posicionamiento de Sevilla y de Andalucía en el sector a través de esta red internacional. Quisimos además asumir esta presidencia coincidiendo con la conmemoración de la primera circunnavegación de la tierra en el año 2019.”

          Junto a Espadas estuvo presente Susana Díaz, presidenta de Andalucía, que coincidió con el alcalde de que esta es una “gran oportunidad para la ciudad” y para un sector que tiene grandes referentes en Sevilla como Airbus, la Escuela de Ingenieros, el Clúster Hélice o Aerópolis”.

          Comentario


          • Trump lanza el regreso a la Luna y la militarización del espacio


            FLY NEWS - por Luis Calvo — 11 Diciembre, 2017 at 23:39 | 0 comentarios

            El presidente de Estados Unidos, Donald Trump ha firmado la nueva directiva de política espacial que marca el posible regreso a la Luna como primer paso para ir a Marte y para asegurar la defensa de Estados Unidos.


            Firma por parte se Donald Trump de la nueva directiva espacial de Estados Unidos.
            Firma por parte se Donald Trump de la nueva directiva espacial de Estados Unidos.

            Si el presidente Obama cancelaba el programa de la nave espacial tripulada que podía haber llevado a nuevos astronautas a la Luna, su sucesor, Donald Trump ha decidido dar marcha atrás, como en muchas otras cosas, y relanzar a Estados Unidos como potencia espacial con capacidad de enviar astronautas al espacio, y volver a la Luna, estableciendo allí algún tipo de base que sirva para preparar en la década de los años treinta de este siglo, la llegada del hombre a Marte. Un ejemplo más de su “America First“.

            Donald Trump, antes de firmar la nueva directiva que pone de nuevo en marcha el programa espacial tripulado de Estados Unidos ha declarado: “La directiva que firmo hoy reforma el programa espacial de Estados Unidos sobre la exploración humana y el descubrimiento. Marca un paso importante para devolver a los astronautas estadounidenses a la Luna por primera vez desde 1972 para su exploración y uso a largo plazo. Esta vez no sólo plantaremos nuestra bandera y dejamos nuestra huella, establecemos una base para una misión eventual a Marte, y quizá algún día a otros muchos más mundos más allá”. Continuó señalando que “Nuestros ancestros, tras lanzarse a lo desconocido y descubrir el nuevo mundo, no sólo navegaron lejos de su hogar, muchos para no regresar nunca, si no que se quedaron, exploraron, construyeron, guiaron, y a través de ese espíritu pionero, imaginaron todas las posibilidades que pocos se atrevería a soñar. Hoy el mismo espíritu nos lleva a comenzar nuevos viajes de exploración y descubrimiento, levantar nuestros ojos hasta el cielo, y una vez más imaginar las posibilidades que esperan en esas estrellas grandes y hermosas.” Finalizó “Estamos soñando en grande. Este es un paso gigante hacia ese inspirador futuro y hacia la reclamación del destino orgulloso de Estados Unidos en el espacio. Y el espacio tiene mucho que ver con tantas otras aplicaciones, incluyendo aplicaciones militares. Así somos los líderes y vamos a continuar siendo los líderes”.

            Tras su discurso pasó la palabra al vicepresidente Pence, el cual es presidente del Comité Nacional del Espacio. Este en sus palabras dio las gracias a Trump por la firma de la nueva política espacialcon la que está asegurando que Estados Unidos liderará en el espacio de nuevo. Para guía esta nueva era de liderazgo espacial estadounidense el presidente Trump relanzó el Consejo Nacional del Espacio, y en su reunión inaugural en octubre aprobamos de forma unánime la recomendación de poner los cimientos para una misión a Marte. La acción de hoy por el presidente Trump convierte esa recomendación en una política oficial para los Estados Unidos. Y como todo el mundo sabe, establecer una nueva presencia de Estados Unidos en la Luna es vital para lograr nuestros objetivos estratégicos y los objetivos señalados por el Consejo Nacional del Espacio. Al perseguir estos objetivos mejoraremos nuestra seguridad nacional y nuestra capacidad para la defensa del pueblo de los Estados Unidos”.

            Pence también habló de innovación y de empleoVeremos una creación de empleo como no podemos imaginar hoy en día” y afirmó que “además aseguraremos que las reglas y valores de la exploración espacial sean escritas con el liderazgo y los valores de Estados Unidos”.

            La NASA, en su propuesta al Congreso y Senado para los presupuestos de 2019 incluirá ya fondos para poner en marcha programas de investigación y desarrollo.
            Editado por última vez por Teodofredo; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/358-teodofredo en 12/12/2017, 05:23.

            Comentario


            • Ya veremos el presupuesto...

              Sobre el proyecto, es una respuesta al proyecto chino de iguales características que ya se está ejecutando, aunque recién empezarán con una nueva estación espacial.
              Blog:
              El Tablero de Cronos

              Comentario


              • La exploración espacial tuvo su "bigbang" en la guerra fría dando respuesta a los intereses estratégicos de la URSS y los EEUU, luego durante décadas perdió ese importante motivador. Donald Trump no solo re-introduce el concepto de carrera espacial, también le agrega un condimento que hará de la explotación y exploración del espacio un interés prioritario: lo militar.
                RCTAN8
                "Vis pacem, para bellum"
                "Proeliis parta sunt, ferro et viribus, sed bella parta caput"
                (Las batallas se ganan con espadas y fuerza, pero las guerras se ganan con la cabeza, Publio Cornelio Escipión)

                Comentario


                • Murió el astronauta John Young, un pionero espacial que llegó dos veces a la Luna

                  El integrante de la NASA llegó al satélite en la misión Apolo 16 en 1972 y nueve años más tarde inauguró el programa del Transbordador Espacial
                  7 de enero de 2018 (Reuters)
                  El astronauta John Young, el noveno hombre en pisar la superficie lunar y quien viajó seis veces al espacio dentro de los programas Géminis, Apolo y del Transbordador Espacial, falleció a los 87 años, informó la NASA.

                  Precisó que Young murió este viernes debido a "complicaciones de una neumonía".

                  "La NASA y el mundo han perdido un pionero. La carrera del astronauta John Young abarcó tres generaciones de vuelos espaciales", lamentó el director interino de la NASA, Robert Lightfoot.



                  Recordó que Young tenía "una extraña habilidad para ir al corazón de un problema técnico al plantear la pregunta perfecta, seguido de su frase icónica, 'Sólo pregunta …'". La NASA resaltó que Young, nacido en San Francisco (California), fue dos veces a la Luna, caminó sobre su superficie y formó parte de la primera misión del Transbordador Espacial.


                  Astronautas estadounidenses lamentaron la muerte de Young, entre ellos Scott Kelly, quien lo consideró "una verdadera leyenda".

                  "Fuiste uno de mis héroes como astronauta y explorador, extrañaremos tu pasión por el espacio", manifestó por su parte el ex astronauta Terry Virts. Julio de 1966 (Getty Images)
                  Young -ingeniero aeroespacial, aviador y ex oficial naval, que se retiró de la NASA en 2004- estuvo a cargo de la misión Apolo 16 a la Luna en 1972 y nueve años más tarde inauguró el programa del Transbordador Espacial.

                  Lightfoot manifestó que la carrera de Young incluyó el sueño del piloto de prueba de dos "primeros vuelos" en una nueva nave espacial, con el Gus Grissom, en Gemini 3, y como comandante del STS-1, la primera misión del transbordador espacial, que algunos han llamado el vuelo de prueba más audaz en historia. (@StationCDRKelly)
                  Estuvo posteriormente a cargo de la selección de los astronautas para los transbordadores espaciales. En su autobiografía, reveló sentirse responsable de los accidentes de los transbordadores Challenger (1986)y Columbia (2003).

                  Como piloto de pruebas de la Navy, llevó a cabo el ascenso más rápido desde tierra en un jet F-4 Phantom II, antes de sumarse a la Nasa.

                  Durante su larga carrera de astronauta, de más de 42 años, realizó seis vuelos espaciales y se consolidó como el único en haber pilotado y haber sido comandante de cuatro clases de naves.
                  El integrante de la NASA llegó al satélite en la misión Apolo 16 en 1972 y nueve años más tarde inauguró el programa del Transbordador Espacial

                  Comentario


                  • “Regalos” que nos caen del cielo…, como la Lotería

                    AVIACIÓN DIGITAL - J.M.M.C. - 15 enero, 2018
                    Santa Cruz de Tenerife, SP.- Por refrescar un poco la memoria, mencionaré unos pocos de los muchos casos ocurridos. El 24 de enero de 1.978, el satélite soviético Cosmos 954alimentado por un reactor nuclear con 50 kilogramos de uranio 235, se precipitó sobre una zona poco poblada canadiense a lo largo de 600 kilómetros. Hubo que descontaminar 124.000 kilómetros cuadrados y se estimó que solamente fue recuperado el 1% del material radioactivo del satélite. El gobierno de Canadá valoró este trabajo de limpieza en unos 6.000.000 dólares canadienses, de los cuales la Unión Soviética se avino a pagar la mitad. No hace falta tener mucha imaginación para figurarse lo que hubiera pasado de haber caído sobre una zona densamente poblada.




                    En julio de 1.979, el laboratorio espacial Skylab de los EE.UU. de unas 100 toneladas, después de haber permanecido en el espacio durante 6 años se precipitaba sobre el Océano Indico, diseminando sus fragmentos sobre una franja de aproximadamente 6.000 kilómetros de largo y unos 200 de ancho, sembrando de restos un espacio desde las proximidades del Cabo de Buena Esperanza hasta la parte occidental del continente australiano.

                    Afortunadamente no hubo que lamentar ninguna víctima ni daños materiales, salvo el curioso anécdota, que poco tiempo después de este incidente, Australia envió a la NASAuna multa de 400 dólares por arrojar basura en zona de dominio público. No parece el final más digno para un laboratorio espacial.

                    El 7 de febrero de 1.991, restos de la estación espacial soviética Salyut-7 cayeron sobre territorio argentino; los Andes, Buenos Aires, Entre Ríos, Capitán Bermúdez, Piedritas, océano Atlántico, etc. Pudo provocar una gran catástrofe, porque un fragmento llegó incluso a aterrizar en el patio de una vivienda, aunque afortunadamente el incidente más grave fue solamente un incendio en un basurero de Puerto Madryn, y tampoco hubo que lamentar víctima alguna.

                    El 23 de marzo de 2.001, la estación espacial rusa MIR con una masa de más de 120 toneladas, después de meter el miedo en el cuerpo a varios países, se precipitó al sur del océano Pacifico sin mayores consecuencias.

                    Son muchos los ingenios espaciales que con frecuencia reentran en la atmósfera terrestre, destruyéndose con las altas temperaturas que se generan al rozar con el aire, sin que esto suponga una amenaza seria a propiedades o personas, salvo si hay piezas que por su tamaño y composición sobrevivan y puedan caer en lugares poblados.



                    Sin ir más lejos, en noviembre de 2.015, se precipitaron varios fragmentos de basura espacial en Murcia, Cuenca y Alicante. Sirva como ejemplo esta foto del objeto hallado en una zona rural de Calasparra (Murcia). Tiene un peso de unos 20 kilos y un metro de diámetro aproximadamente.

                    La realidad es que nuestro planeta tiene más superficie de agua que sólida, por consiguiente hay más probabilidad que los fragmentos caigan en el agua que en la tierra.

                    Además la relación de superficies despobladas es mucho mayor que las pobladas, lo que hace que la probabilidad que caigan en una zona poblada, que sería donde más daño podrían hacer estos restos, es aun más remota.

                    Dicho todo esto ¿por qué toda esta monserga?

                    Toda esta monserga viene, a que para esta primavera del 2.018 hay anunciado otro regalo del cielo, que como la lotería, no se sabe donde va a caer ni a quien le va a tocar. Se trata de la estación espacial china Tiangong-1 de más de 8 toneladas.

                    Se sabe donde no va a caer, que es en latitudes superiores a 43 grados del Hemisferio Norte y latitudes superiores a 43 grados del Hemisferio Sur, pero no se sabe donde sí va a caer, porque dentro de la franja entre los 43 grados norte y los 43 grados sur, puede aparecer en cualquier sitio.

                    ¿Por qué caen a la Tierra todas estos artefactos fabricadas por el hombre, de forma descontrolada, sin saber hasta el último momento el lugar exacto?

                    Por la misma razón que el vecino del tercero deja el colchón viejo o la lavadora inservible, de noche, en un lugar discreto, sin que nadie sepa donde, hasta que lo ven sudando la gota gorda depositando con mucho cuidado el regalito que lleva a cuestas. Es más cómodo y sobretodo más barato hacer esto que llevarlo a un punto limpio.

                    Cualquier ingenio espacial se puede hacer caer de forma controlada para que tenga lugar en un área determinada donde no cause mayores daños. Generalmente, el lugar más propicio suele ser el océano, emitiendo previamente una nota de alerta para evitar la navegación en ese momento y lugar, por motivos de seguridad.

                    Todos sabemos que cuando se quiere, se puede. Tenemos los ejemplos de las cápsulas del proyecto Apolo, que amerizaban en una zona determinada donde ya estaban esperando su llegada para recogerlos, el trasbordador espacial Shuttle, lo hacía aterrizando con gran precisión sobre una pista como los aviones, la nave espacial Soyuz en la estepa de Kazajistán, las misiones que visitaron la Luna, en los lugares preestablecidos o los “rovers” que van a Marte a unos puntos predeterminados, etc.

                    Entonces ¿por qué no se hace lo mismo con todos estos ingenios espaciales que nos tienen durante una temporada con el alma en vilo?

                    Por la misma razón que tenemos una nutrida capa de chatarra espacial orbitando descontroladamente la Tierra a velocidades de varios miles de kilómetros por hora, a pesar de suponer un gran peligro para todo lo que se interponga en sus trayectorias; estaciones espaciales, astronautas, satélites operativos, misiones dirigidas al espacio profundo, etc. La razón principal es la de siempre, por “LA PLATA”, que diría algún amigo del otro lado del charco, esa es la palabra mágica, “EL DINERO”.
                    Es más cómodo y barato dejar discretamente el colchón viejo o la lavadora inservible en la esquina de la acera, que llamar al “cuñao” para que nos eche una mano, cargarlo en el coche, gastar gasolina, dejarlo en el punto limpio, adecentar después el maletero que ha quedado echo unos zorros, etc. etc. Lo mismo ocurre si se tiene que dotar a cada satélite o estación espacial de un módulo adicional con capacidad de control y combustible suficiente para poder controlarlo al final de su vida útil. Esto supondría más equipo, más peso, más volumen y por consiguiente, más dinero.

                    Se estima que actualmente hay más de 4.500 satélites en órbita terrestre, de los cuales 1.700 aproximadamente están operacionales, el resto es chatarra espacial junto con restos de cohetes, herramientas perdidas por astronautas o fragmentos de colisiones. De todas formas, la vida útil de estos ingenios espaciales suele ser desde unos pocos meses a más de 15 años (el más antiguo aun activo es el Amsat-Oscar 7, un satélite de comunicaciones lanzado en 1.974), y más tarde o más temprano todo ese enjambre regresará como los salmones al lugar donde nacieron, la Tierra.

                    La amenaza no es solamente que te caiga un buen trozo humeante encima sin comerlo ni beberlo, existen otros peligros adicionales, como que algunos satélites para producir la energía que necesitan para su normal funcionamiento, están dotados de generadores nucleares con capacidad para contaminar de radioactividad grandes áreas, o depósitos de hidrazina, un combustible muy utilizado en este sector y altamente tóxico, siendo muy recomendable no estar en contacto con ninguno de los dos. Además de la inseguridad y dificultad que supone toda esta basura espacial para seguir investigando y dando los extraordinarios servicios que se dan desde el espacio, como son las comunicaciones, observación meteorológica, telescopios para explorar el firmamento o datos de la propia Tierra.

                    En el año 2.009 colisionaron dos grandes satélites, el Iridium 33 de los EE.UU. con el ruso Kosmos 2251 ya inactivo; de estas colisiones surgen multitud de fragmentos que chocan una y otra vez unos con otros, ocasionando lo que se conoce como el síndrome de Kettler, es decir que al final se pueden originar tal cantidad de fragmentos por una especie de colisiones en cadena que limite o resulte imposible el uso de determinados segmentos del espacio.

                    España además de contar con el Real Instituto y Observatorio de la Armada (ROA), con sede en San Fernando (Cádiz), para rastrear basura cósmica, y el radar experimental monoestático fabricado por INDRA y el Instituto Fraunhofer de Física de Alta Frecuencia y Técnicas de Radar (FHR) en Wachtberg (Alemania), para la Agencia Espacial Europea (ESA), instalado en la Estación Radionaval de la Armada en Santorcaz (Madrid), existe también una instalación de titularidad privada (Elecnor Deimos Sky Survey), para el seguimiento de asteroides, satélites y basura espacial. Esta instalación está situada en el Parque Natural de Sierra Madrona, con el centro de control en Puertollano (Ciudad Real), prediciendo entre otras cosas, los riesgos de colisión con satélites operativos para poder alertar a los operadores y que los puedan mover anticipadamente evitando que sean dañados o destruidos.

                    No hace falta ser profeta para adivinar que “ tanto va el cántaro a la fuente, … que al final se rompe”.
                    El Sr. Murphy, sabe que es cuestión de tiempo, más tarde o más temprano, alguna pieza de gran tamaño caerá sobre algún edificio, persona, vehiculo etc. causando daños materiales, y posibles víctimas.

                    Ahora viene la pregunta del millón. ¿Cuándo se resolverá de una vez esta amenaza constante?

                    Para los que ya tenemos cierta edad, la respuesta es bastante fácil.

                    Esto se resolverá (como en casi todas los casos de riesgos potenciales anteriores a lo largo de la historia), cuando ocurra alguna gran desgracia, mientras tanto pasará como en el himno de un bonito Principado del Norte, que repite: “tengo de subir al árbol, tengo de coger la flor, …” pasa el tiempo y, ni se ha subido al árbol, ni se ha cogido la flor.
                    J.M.M.C.

                    Comentario


                    • Opinion: NASA’s Deep Space Gateway Is In The Wrong Place

                      Jan 15, 2018 Derek Webber | Aviation Week & Space Technology

                      El presidente Donald Trump ha hablado. Los Estados Unidos regresan a la Luna y luego irán a Marte. Ahora el desafío es descubrir cómo hacerlo, para que esta vez realmente suceda. La NASA ya ha delineado un camino para capitalizar el crecimiento en el espacio comercial con su concepto Deep Space Gateway para posicionar un puerto en la órbita lunar. Esa es la idea correcta, pero para que la arquitectura sea comercialmente viable, la estación de ese camino debe posicionarse en órbita geoestacionaria (GEO).

                      Esta no es la primera vez que los EE. UU. Se encuentran en esta situación. En el medio de la carga totalmente financiada a la Luna en la década de 1960, Wernher von Braun, Max Faget y John Houbolt estaban en un punto muerto, debatiendo la arquitectura del programa Apollo. En lugar de lanzarse directamente desde la Tierra a la Luna o ensamblar un vehículo de aterrizaje en la órbita de la Tierra, el programa se detuvo, reconsideró y cambió a un enfoque de Cita de la órbita lunar. Después de eso, la NASA avanzó hacia el éxito eventual de los aterrizajes de la Luna.

                      Más recientemente, la NASA ha luchado con ciclos de indecisión dictados por presupuestos más pequeños. Desde los días de Mercurio, Géminis y Apolo, el presupuesto de la NASA se ha desplomado a alrededor del 0,5% del PIB, una décima parte de lo que tardó en aterrizar en la Luna. Con esa restricción, es muy difícil, incluso si está justificado, realizar cambios de orden de magnitud para una agencia como la NASA.

                      Sin embargo, el aumento del espacio comercial ha llevado a la reutilización y al desarrollo de mercados comerciales que podrían cambiar la ecuación financiera. Elon Musk de SpaceX, Jeff Bezos de Blue Origin, Richard Branson de Virgin Galactic, Robert Bigelow de Bigelow Aerospace y otros empresarios adinerados tienen la capacidad de establecer una infraestructura que permita a la NASA participar en el viaje.
                      Con eso en mente, la NASA tiene el tipo correcto de idea de volver a lo básico con su concepto Deep Space Gateway. Simplemente sucede que está en el lugar equivocado. Necesitamos una entrada al borde del pozo gravitatorio de la Tierra, que pueda aprovechar la nueva realidad fiscal.
                      La puerta de enlace debería estar en órbita geoestacionaria, en lugar de en órbita lunar o en el punto L1 Lagrange, porque haría más asequible la futura exploración espacial. En contraste con la órbita lunar, GEO es un lugar probado y probado para espacios comerciales.
                      La nueva puerta de enlace podría utilizarse como base para nuevas empresas, como el servicio de satélites GEO, y también como un nuevo destino para los turistas del espacio orbital, asegurando así que todo el viaje hasta el borde del pozo gravitatorio de la Tierra no solo sea reutilizable sino comercialmente subvencionado.

                      En esa base, la NASA podría fabricar piezas de impresión en 3D, que no necesitarían ser tan masivas y resistentes como una equivalente lanzada desde la Tierra, porque no necesita sobrevivir al lanzamiento o reingreso de cargas o tensiones térmicas.

                      En esa ubicación, a diferencia de la órbita lunar, las empresas comerciales suscribirían las instalaciones del gobierno y su logística de comunicación y suministro. La NASA podría usar su Sistema de lanzamiento espacial de gran alcance, si está disponible, para colocar los elementos iniciales de la estación. Pero la ruta de suministro regular hacia arriba y hacia abajo desde la órbita terrestre baja (LEO) dependería de una flota de remolcadores que llevaría a los turistas espaciales hacia arriba y hacia abajo a un hotel espacial. Imagine las vistas que los turistas obtendrían de GEO.

                      Para apoyar esta iniciativa conjunta de exploración espacial gubernamental / comercial, la NASA debería redireccionar sus esfuerzos hacia la creación de una capacidad de reabastecimiento de combustible LEO y el diseño e instalación de la porción gubernamental de la entrada GEO.
                      Los astronautas de la NASA en las instalaciones de GEO no estarían allí para llevar a cabo la ciencia, lo cual aún se puede hacer en la Estación Espacial Internacional en LEO. Tendrán que estar capacitados para apoyar las instalaciones de fabricación de naves espaciales y ayudar en el control del tráfico del hotel espacial y el acoplamiento de tripulaciones y carga. La contribución comercial sería la flota de remolcadores reutilizables LEO a GEO y el hotel espacial GEO tipo Bigelow.

                      Este enfoque podría proporcionar acceso repetible y de bajo costo al Sistema Solar, utilizando la mejor y única forma estadounidense de combinar el comercio y el gobierno. Los astronautas tendrían una nueva zona operativa 100 veces más lejos de la Tierra que donde estuvieron durante el último medio siglo. Una nueva zona comercial comienza a funcionar en GEO, con un hotel espacial como punto base. Abrimos todo el Sistema Solar para exploración desde este nuevo puesto avanzado. Imagínese, si es NASA, y tiene a su disposición una instalación de fabricación en 3D al borde del pozo gravitatorio de la Tierra y un fácil acceso hacia y desde la Tierra. ¿Qué podrías emprender? ¿Cómo podría cambiar tu rol?

                      El autor, Derek Webber, es fundador de Gateway Earth, GatewayEarth.space, Spaceport Associates y autor de Afterglow: Reflections on the Golden Age of Moon Explorers.
                      RCTAN8
                      "Vis pacem, para bellum"
                      "Proeliis parta sunt, ferro et viribus, sed bella parta caput"
                      (Las batallas se ganan con espadas y fuerza, pero las guerras se ganan con la cabeza, Publio Cornelio Escipión)

                      Comentario


                      • The Washington post
                        La firma Virgin Galactic está más cerca de concretar su objetivo de transportar a los primeros turistas espaciales



                        Richard Branson está un pasó más cerca de llegar al espacio. Hace poco, Virgin Galactic, la compañía que fundó hace más de una década con el objetivo de llevar turistas al límite del espacio y regresar, realizó otro vuelo de prueba sobre el Desierto de Mojave en California.

                        El SpaceShipTwo, un avión espacial, se volvió supersónico por segunda vez, encendiendo su motor por solo 31 segundos. Pero eso fue suficiente para impulsar el vehículo a una altitud de casi 35 kilómetros y una velocidad de casi el doble de la velocidad del sonido.

                        La compañía planea tener otro vuelo de prueba en unas seis semanas más o menos y luego podría intentar llegar al límite del espacio en el próximo vuelo, pero eso dependerá de cómo se comporte el vehículo en los vuelos de prueba.

                        Virgin Galactic, que cobra USD 250.000 por boleto, tiene unas 700 personas inscritas para volar, y Branson ha dicho que estaría entre los primeros en irse. Para prepararse para su vuelo, que según dijo podría llegar este año, el piloto de 67 años comentó que ha estado haciendo bicicleta, jugando tenis por la mañana y por la noche, y pasando tiempo en una centrifugadora para acostumbrar a su cuerpo a las fuerzas gravitacionales adicionales que los pasajeros experimentarían en el SpaceShipTwo.


                        Blue Origin, la compañía espacial propiedad de Jeff Bezos, también pretende realizar sus primeros vuelos de prueba con personas para finales de este año (Bezos es dueño de The Washington Post).

                        Branson dijo que esperaba que las compañías "tendrían una persona en el espacio al mismo tiempo" pero apuntó que "no están en una carrera para llegar al espacio… lo único que importa al final es que todos están seguros y bien".

                        Comentó que algunos de sus clientes también han expresado el interés en volar con Blue Origin, que aún no ha fijado un precio. "Cuantas más naves espaciales se construyan, mejor será el precio, y cuanto más grande sea el mercado, más recursos tendremos que invertir Jeff y nosotros en cosas emocionantes en el espacio".

                        Branson ha estado tratando de llegar al espacio durante años, desde que adquirió los derechos de la tecnología de la nave espacial de Paul Allen, el cofundador de Microsoft, que en 2004 respaldó una empresa que voló un vehículo más allá del borde de 100 kilómetros del espacio. Desde entonces, Branson ha estado persiguiendo su propia misión para construir un vehículo aún más grande que sea capaz de transportar hasta seis pasajeros y dos pilotos hasta el borde del espacio, donde disfrutarían flotando alrededor de la cabina y contemplarían las vistas de la Tierra desde arriba.

                        Pero el programa ha tenido múltiples reveses. El cronograma se ha retrasado durante años. Y en 2014, una versión anterior de SpaceShipTwo se desmontó a mitad de camino, matando al copiloto, Michael Alsbury.

                        Infobae

                        Comentario


                        • La sonda china Chang'e 4 logra un alunizaje en la cara oculta de la Luna


                          En 1962 una misión no tripulada estadounidense lo había intentado, sin éxito

                          El objetivo final del programa es una misión tripulada al satélite, cuya fecha algunos expertos sitúan en torno al año 2036


                          El Diario.es - EFE - 03/01/2019 -


                          La sonda china Chang'e 4 aluniza con éxito en la cara oculta de la Luna


                          La sonda china Chang'e 4 alunizó este jueves con éxito en la cara oculta de la Luna. Se trata de la primera vez en la historia que esto se consigue, ha informado la Administración Nacional del Espacio de China (ANEC).

                          La ANEC, citada por la agencia oficial de noticias Xinhua, ha detallado que el alunizaje se produjo a las 10.26 hora de China (02.26 hora GMT) en la zona prevista: la cuenca de Aitken, en el polo sur del satélite de la Tierra.

                          Por su parte, el diario estatal Global Times ha calificado la llegada exitosa de la Chang'e 4 al lado oscuro de la Luna de "gran hito de la exploración humana del universo".

                          La misión realizará tareas de observación astronómica de radio de baja frecuencia, análisis de terreno y relieve, detección de composición mineral y estructura de la superficie lunar poco profunda y medición de la radiación de neutrones y átomos neutrales para estudiar el medio ambiente en la cara oculta de la Luna.

                          Un viaje que comenzó el 8 de diciembre

                          La sonda, que incluye un módulo y un vehículo explorador, fue lanzada el pasado 8 de diciembre por un cohete Gran Marcha 3B desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Xichang, en la provincia de Sichuan, en el suroeste del país asiático.

                          Cuatro días más tarde, la Chang'e 4 entró en la órbita lunar, tras lo que la ANEC recortó la órbita de la sonda en dos ocasiones, la última de ellas el pasado 30 de diciembre.

                          Las comunicaciones entre la sonda y la Tierra son posibles gracias a un satélite, Queqiao, puesto en órbita el pasado mes de mayo y que opera a modo de "espejo" transmisor de información entre los centros de control en la Tierra y la Chang'e 4.

                          Programas espaciales pioneros como el soviético o el estadounidense ya lograron hace más de medio siglo fotografiar la cara oculta de la Luna pero nunca alunizaron allí, pese a que en 1962 una misión no tripulada estadounidense lo intentó sin éxito.

                          El programa Chang'e (bautizado así en honor a una diosa que, según las leyendas chinas, vive en la Luna) comenzó con el lanzamiento de una primera sonda orbital en 2007, y desde entonces se han llevado al satélite de la Tierra cuatro aparatos más.

                          El objetivo final del programa es una misión tripulada a la Luna a largo plazo, aunque no se ha fijado la fecha para ello y algunos expertos la sitúan en torno al año 2036.

                          https://www.eldiario.es/ciencia/sond...853214689.html
                          Editado por última vez por Teodofredo; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/358-teodofredo en 04/01/2019, 04:55.

                          Comentario


                          • Israel ya tiene lista a Bereshit, la nave espacial que irá a la Luna en febrero

                            Funcionarios de SpaceIL y su socia comercial, la empresa estatal Israel Aerospace Industries, anunciaron que la nave será enviada a Florida en febrero



                            Ingenieros israelís ultimaron los detalles de Bereshit, la primera nave espacial privada que aterrizará en la Luna. El viaje está programado para febrero de 2019.

                            El lugar donde alunizará estará entre los sitios de desembarque de las misiones de la NASA Apolo 15, en 1971, y Apolo 17, en 1972 . Si la misión es exitosa, Israel será el cuarto país en lograr un alunizaje controlado de una nave no tripulada.

                            "La nave espacial está completamente construida, probada (…) y estará lista para enviarse a Cabo Cañaveral en unas pocas semanas", dijo Ido Anteby, CEO de SpaceIL, a Israel Noticias.

                            Bereshit, que significa Génesis en Hebreo, es una nave que tiene forma de mesa redonda con cuatro patas que están hechas con fibra de carbono. Su estructura mide 1.50 metros de altura y pesa 585 kilogramos.


                            https://www.infobae.com/america/mund...brero-de-2019/

                            Comentario


                            • Primer lanzamiento espacial chino desde una plataforma naval

                              FLY NEWS - Por Juan Pons - 1 de julio de 2019



                              China ya cuenta con cinco bases de lanzamiento espacial, la última de todas ellas emplazada sobre una plataforma flotante marítima semi-sumergible y móvil, que se puede desplazar hasta las costas de cualquier país bajo el marco de influencia de Pekín para llevar a cabo despegues al espacio.

                              Sin denominación oficial conocida hasta el momento y del tamaño de un gran campo de fútbol, su puesta en servicio tuvo lugar el 5 de junio desde el mar Amarillo, desde la posición 34,9º Norte, 121,2º Este, situada entre las aguas territoriales chinas y la península de Corea.
                              El vuelo inaugural lo llevó a cabo un cohete CZ-11H, un pequeño vector de cuatro etapas propulsado por motores de combustible sólido, cuya misión ha consistido en posicionar en órbita baja siete satélites, cinco de ellos comerciales.

                              El CZ-11H es una versión del CZ-11 desarrollado por la Academia China de Tecnología de Lanzadores o CALT (Chinese Casting Technology Academy), una filial de la corporación espacial industrial estatal CASC. La adición de la letra “H” al lanzador hace referencia al lugar de despegue, Haiyang, que en mandarín significa océano.




                              La familia del CZ-11 son lanzadores de nueva generación derivados del misil balístico intercontinental (ICBM) Dong Feng 31 ‒más conocido como DF-31 o CSS-9‒, cuyo desarrollo comenzó en 2012 y su vuelo inaugural data del 25 de septiembre de 2015.
                              Miden 20,8 metros de largo, 2 de diámetro, pesan alrededor de 58 toneladas y tienen un empuje al despegue de 120 toneladas. Por su origen militar, estos cohetes han sido calificados como “de reacción rápida”, en el sentido que su campaña de lanzamiento es reducida y se estima que en poco más 24 horas el cohete está preparado para despegar.
                              Por lo que se conoce, el CZ-11H tienen capacidad para situar un máximo de 400/500 kilos en órbita baja a 700 kilómetros de altura, suficiente para satisfacer las necesidades del segmento de pequeños satélites del mercado doméstico e internacional.
                              Las autoridades espaciales chinas han mantenido el modo de despegue del DF-31, ya que el CZ-11H lo efectúa desde un contenedor portátil cilíndrico en cuyo interior figura un gas que, al expandirse, impulsa el cohete al exterior. Una vez en el aire, se enciende el motor de la primera etapa y sigue la secuencia de propulsión habitual de cualquier cohete.



                              La plataforma de lanzamiento ha sido construida por China International Marine Containers (CIMC), el principal productor de contenedores del mundo. Y, al tratarse de un despegue desde el mar, la mayor parte de las conexiones antes del despegue entre el lanzador y el centro de control de Taiyuan se han efectuado por vía inalámbrica, a diferencia de lo establecido para el resto de lanzadores espaciales chinos.
                              Una novedad que introduce el CZ-11H es que la marca china de automóviles Wey ha aprovechado el lanzamiento para realizar una campaña publicitaria, inscribiendo su marca en un lado de la cofia, junto al nombre del cohete: CZ-11 Wey.

                              El interés de las autoridades chinas por disponer de capacidad de lanzamiento espacial desde un emplazamiento móvil en el mar es triple. Por un lado, permite a los técnicos aumentar la capacidad de carga útil de un cohete, al aprovechar la velocidad de rotación de la Tierra cuando el lugar de despegue se encuentra en las cercanías del ecuador.
                              En segundo término, los vuelos desde una gran barcaza en el mar permiten introducir mejoras en aquellas misiones de satélites pequeños que requieren alcanzar órbitas específicas, por ejemplo, de baja inclinación pero con una alta tasa de revisitas. Y, en tercer lugar, un fallo en el despegue minimizaría los efectos sobre la población, ya que la trayectoria ha sido diseñada para los restos de una posible explosión fortuita o controlada caigan sobre el mar.

                              Las siete plataformas que viajaban en el vuelo del CZ-11H eran los satélites Bufeng-1 A y B, dos ingenios fabricados por la corporación CASC para detectar y analizar los campos de viento sobre el mar. La pareja Tianxiang 1 y 2, desarrollados por CETGC, una importante empresa china de electrónica, para ensayar el enlace de datos entre satélites en banda Ka. Los otros tres pequeños pasajeros eran el satélite óptico Jilin-1-03A y los CubeSat 6U Xiaoxiang-1-04 y Tianqi-3.

                              Comentario

                              Trabajando...
                              X