Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

ARSAT: Satélites y telecomunicaciones

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Re: ARSAT: Satélites y telecomunicaciones

    Originalmente publicado por Caronte Ver Mensaje
    Privatizar privatizar es una fórmula mediocre mientras Rusia y China o Japón recuperan el control de sus empresas estratégicas acá se desmantela todo y te harás cargo de los desempleados o sólo es opinar por opinar pues al privatizar siempre se reducen las plantillas laborales y se pierden derechos salariales o de prestaciones.


    Ese modelo de capitalismo salvaje ya caducó y es más rancio que el comunismo a ultranza.
    Lo que hace que EEUU, China, Japón, Rusia, Alemania, Francia y otros sean potencia es por la inversión en Eduación, Ciencia e Investigación. Ningún favor le hace al país invertir en una empresa dedicada a mandar correos, Fútbol para Todos, Plan Sonrie Argentina (!!!), etc, etc...
    Lo que pasa que para muchos no es fácil ver los puestos de trabajo que puede generar un desarrollo científico o tecnológico. Es mucho más sencillo ver la planta de personal del estado. Si la plata que se invirtió en Fútbol Para Todos se hubiera invertido en ciencia y desarrollo y préstamos para PyMEs seguramente hoy habría más gente empleada generando verdadera riquezas al país (inlcluso tal vez más exportaciones). Esto también se debe al cortoplacismo con los que se maneja la política: "hay que dar trabajo hoy para que me voten mañana". El verdadero desarrollo no se hace de un día para el otro y para la gente necesitada hay que generar verdaderas políticas sociales que las contenga y no planes para chantajearla.

    Cordiales saludos

    Comentario


    • Re: ARSAT: Satélites y telecomunicaciones

      "Necesitamos inversiones extranjeras para el Arsat 3"


      En un mano a mano con Biz, el presidente de la empresa de telecomunicaciones sostuvo que la prioridad no es usar fondos del Tesoro ni créditos del Gobierno para su desarrollo. El satélite todavía no tiene fecha de ejecución, pero se cree que con la llegada de capital privado del exterior se logrará poner en marcha el tercer satélite, eje de la polémica. Coyuntura, críticas al Gobierno anterior y un futuro auspicioso.

      Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	not_865751_13_205408_m.jpg
Visitas:	1
Size:	46,5 KB
ID:	618874

      Rodrigo De Loredo, cumple un año como presidente de la empresa de telecomunicaciones Arsat. Este cordobés, que tiene una carrera política dentro de su provincia y además es el yerno del ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, llegó a una empresa con un fuerte sello kirchnerista y en pleno auge con dos satélites de producción nacional en el espacio. En medio de la polémica por la construcción del Arsat 3, De Loredo se confiesa y cuenta los logros del 2016 con un balance, por primera vez en la historia positivo, y los desafíos en materia de telecomunicaciones para el año que viene.

      Periodista: ¿Qué peso tiene ser el yerno del ministro Aguad?

      Rodrigo De Loredo: Me significa una carga, lo tomo como lo que es. Son muy acertadas las observaciones que el periodismo y la ciudadanía tengan que hacer porque el concurso público y el mérito a los puestos del Estado nunca se cumplen. En mi caso esa situación tiene qué aumentar la vara de la exigencia. Yo solo pido ser juzgado por las acciones en mi gestión.

      P.:¿Qué balance hace de la gestión anterior?.

      R.D.L.: Malo. La gestión pasada terminó con un déficit de $ 250 millones, nosotros este año terminamos con un número positivo de $ 30 millones. Es el resultado de una gestión muy encima de los números.

      P.: ElGobierno pasado afirmó que el Arsat 3 iba a estar finalizado en 2019. Lo cierto es que este año estuvo estancado su desarrollo. ¿Por qué sucede esto?

      R.D.L.: Nosotros nos hemos autoimpuesto la obligación de lanzar esta tercer misión sin requerir aportes del tesoro. Pero además nos hemos puesto la obligación de no aumentar el déficit nacional con deudas que quiten y compitan en créditos blandos que el Gobierno pueda necesitar para obra de infraestructura básica.

      P.: De esta forma ¿lo que buscarían serían inversores de afuera?

      R.D.L.: Sí, nosotros nos seguimos moviendo tratando de arreglar las deudas de la empresa y por supuesto buscando inversores.

      P.:¿Cuándo esperan poder comenzar con la construcción del Arsat 3?

      R.D.L.: No tenemos fechas. La empresa mientras aborda esos temas, está con un fuerte despliegue en el plan federal de internet porque creemos que repercute en la sociedad. Entendemos que el acceso a internet se constituye en una obra de infraestructura básica. Para nosotros estos planes son los ferrocarriles y las autopistas del futuro.

      P.: ¿Hoy el principal objetivo es el plan federal de internet y no lo satelital?

      R.D.L.: No lo pondría en esos términos. Nosotros empezamos a conectar el 100% de las escuelas del norte argentino. Son 2000 escuelas que no tienen ningún tipo de acceso a internet. En el 2017 vamos a conectar a esas escuelas con un servicio de conexión satelital. Por eso las políticas satelitales siguen siendo prioridad, el lanzamiento del Arsat 3 es otro tema porque hoy tenemos dos satélites en el espacio y vamos a optimizar su comercialización. La empresa tenía 6500 kilómetros de red operativa al momento de llegada, hoy tenemos 17.500 kilómetros de red. Tenía 17 localidades conectadas hoy tenemos 153 con el plan de llegar a las 1300 en dos años, con 300 localidades por semestre. Para nosotros fue muy importante destrabar un fondo que estaba sin uso que es el fondo de servicios universal, el mismo no se constituye por aportes tributarios sino por la facturación de la empresas de telecomunicaciones, con eso estamos financiando el plan de internet.

      P.:¿Cómo se llega a estos números?

      R.D.L: En materia de ingresos tuvimos una actitud más agresiva desde lo comercial. En materia de contratos en la red de fibra nosotros tenemos 200 contratos, cuando empezamos la gestión teníamos 65. En gestión de cobranza en el mes de diciembre la deuda superaba los $530 millones, comparados con las ventas totales vendieron $660 millones. Tenían una deuda flotante de nueve meses de ingresos. Al día de hoy nuestra deuda flotante, con una cobranza que no superó los mil millones, son $180 millones. Además, el factor de ocupación del Arsat 2 es uno de los ingresos que más impactó porque tenía una ocupación del 0% y hoy tenemos del 38% y lanzamos el plan de conectar las escuelas del norte por lo que vamos a llegar al 52% de ocupación del Arsat 2 en seis meses.

      P.:¿Para cuándo tienen previsto alcanzar el 100% de ocupación del Arsat 2?

      R.D.L.: Tenemos 12 ofertas presentadas en Estados Unidos. Cuando nosotros llegamos todavía no se había comenzado a activar los permisos para comercializar el satélite afuera de la Argentina, solamente se podía vender en Chile. Nosotros iniciamos ese trámite y logramos que nos autoricen en Estados Unidos, Canadá y Paraguay.

      P.: ¿Cuál es su balance del primer año de gestión de Mauricio Macri?

      R.D.L: Miro el futuro con optimismo, se está abordando un camino con las promesas que se hicieron. Un camino que contempla la realidad social de la Argentina para corregir los desequilibrios catastróficos de la economía. El año que viene vamos a tener un crecimiento de la economía. Creo que el mundo está mirando a la Argentina y las inversiones van a llegar. Yo estoy en un sector muy dinámico y la verdad que el interés que muestran las empresas de telecomunicaciones que conversan con Arsat es inmenso.

      Fuente: "Necesitamos inversiones extranjeras para el Arsat 3" - Ambito.com

      Comentario


      • Re: ARSAT: Satélites y telecomunicaciones

        Originalmente publicado por Aicke Ver Mensaje
        No huele bien el Proyecto ARSAT... creo que va a terminar en muy poco tiempo en otro gran proyecto cancelado...
        Eso parece...

        Bueno, no sé si cancelado, pero el plan original de los 8 parece descartado. Sin dinero simplemente no se ejecuta. Se vende el proyecto al sector privado, este lo ejecuta y hasta luego.

        Los satélites futuros funcionarían. Con tecnología extrangera.
        Blog:
        El Tablero de Cronos

        Comentario


        • Re: ARSAT: Satélites y telecomunicaciones

          Buscan reemplazar componentes importados en futuros satélites nacionales.


          Innovación Colectiva anuncia dos nuevos proyectos
          Fuente: Ministerio de Energia
          Fecha: 20 de diciembre 2016
          El museo de la Casa Rosada fue escenario del lanzamiento de “Tecnología para la previsión de catástrofes” y “Tecnología para la producción nacional de satélites”, en el marco del programa Innovación Colectiva, anunciado por el presidente Macri en septiembre último, donde el ministerio de Ciencia de la Nación (MINCyT) brinda soporte en I+D+i a otras carteras, para que implementen sus propios proyectos estratégicos.
          El subsecretario de Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (CTeIP), Jorge Aguado, el director nacional de Proyectos Estratégicos (PE), Sebastián Guerriere, y el presidente de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (ANPCYT), Facundo Lagunas, presentaron ambas iniciativas y ofrecieron detalles acerca de las bases y condiciones de cada una.
          La convocatoria “Tecnología para la previsión de catástrofes” es impulsada en conjunto con la cartera de Defensa (MINDEF) y apunta a reducir los tiempos de respuesta ante fenómenos climatológicos severos, a partir de una plataforma tecnológica que permita elaborar sistemas de pronósticos por conjuntos en alta resolución (5 km o mayor). Además, contempla la optimización de comunicaciones, visualización de datos en tiempo real y emisión de alertas.
          Al respecto, el subsecretario de Investigación, Desarrollo y Producción para la Defensa, Marcelo Serangeli, y el director del PE (MINCyT), Fernando Ocampo, se refirieron a las estadísticas suministradas por la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR) que identifican al 90% de los cataclismos ocurridos en el mundo durante los últimos veinte años como resultado de inundaciones, tormentas, olas de calor y otros eventos relacionados con el clima. De allí, la necesidad de refinar los mecanismos de observación y procesamiento de información para mejorar el resguardo de vidas y bienes.
          En materia financiera, la ANPCYT destinará hasta $60 millones en la realización del proyecto, a través del Fondo Argentino Sectorial (FONARSEC) con dineros procedentes del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Tesoro Nacional, para cubrir hasta el 80% de los costos totales. Al igual que en otros PE, serán evaluados únicamente consorcios asociativos público-privados (CAP) conformados por –al menos– una institución dedicada a investigación, desarrollo e innovación, que deberán aportar en contraparte un máximo de $15 millones.
          Por su parte, “Tecnología para la producción nacional de satélites” involucra la participación de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), y se propone respaldar el Plan Espacial Nacional junto con el fomento de PYME’s especializadas, la generación de conocimiento científico, técnico e industrial. Establecer un sector productivo local de piezas para satélites se inscribe en la actual capacidad del país para la construcción y puesta en marcha de este tipo de artefactos; aptitud que ubica a la Argentina entre un reducido número de naciones.
          Aguado consideró que esta intervención “cuenta con alto valor estratégico y logístico no sólo para la rama aeronáutica y espacial, sino también para otras industrias porque favorecerá un efecto multiplicador en todas ellas”. A su vez, Ocampo y el gerente de Proyectos de la CONAE, Fernando Hisas, repasaron las características más relevantes de los componentes que esta iniciativa busca reemplazar con manufactura argentina: gimbal, módulo de CPU para computadora de abordo, módulo de entrada/salida para computadoras, detonadores y actuadores piro-mecánicos, y baterías.
          El presidente de la ANPCYT explicó que se aprobará un proyecto por cada pieza, que también será financiado mediante un FONARSEC en una relación 80/20, donde la Agencia desembolsará más de $70 millones por los cinco componentes en su conjunto. Asimismo, destacó que los CAP’s son libres de concursar por más de una pieza, en tanto puedan asumir los compromisos económicos requeridos por cada convocatoria.

          Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	15585219_1175629312474143_6693997723956574833_o.jpg
Visitas:	1
Size:	298,1 KB
ID:	618934

          Comentario


          • Re: ARSAT: Satélites y telecomunicaciones

            Originalmente publicado por Caronte Ver Mensaje
            Privatizar privatizar es una fórmula mediocre mientras Rusia y China o Japón recuperan el control de sus empresas estratégicas acá se desmantela todo y te harás cargo de los desempleados o sólo es opinar por opinar pues al privatizar siempre se reducen las plantillas laborales y se pierden derechos salariales o de prestaciones.


            Ese modelo de capitalismo salvaje ya caducó y es más rancio que el comunismo a ultranza.
            Vos lo dijiste empresas estratégicas, el correo no tiene nada de estratégico, estratégico es transporte ferroviario, aèreo, energía atómica, industria aeroespacial, naval, electrónica, el resto ... hacer aceite comestible, ropa , etc no es resorte del estado.

            Comentario


            • Re: ARSAT: Satélites y telecomunicaciones

              ARSAT 2016, desinversión y camino a la privatización
              28 de diciembre de 2016

              Se cumple un año de la gestión de la Alianza Cambiemos en ARSAT. Caída abrupta de las inversiones, incumplimiento de la Ley de 27.208 de Desarrollo de la Industria Satelital, autorización de siete satélites extranjeros y suspensión de ARSAT-3 caracterizan un escenario muy complejo para la industria satelital argentina

              La empresa argentina de soluciones satelitales, ARSAT, creada por ley (26.092) en el año 2006 durante el mandato de Néstor Kirchner obtuvo reconocimiento mundial por una serie de logros tecnológicos y políticos de enorme trascendencia.

              En materia satelital, la empresa logró el cometido de su ley de creación de proteger las posiciones orbitales asignadas a la Argentina por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) con satélites diseñados y construidos en la Argentina. Además, durante el último año del segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner, la entonces presidenta envió al Parlamento Argentino un Plan para el Operador Satelital para que en los próximos 20 años la empresa diseñara y construyera al menos ocho satélites geoestacionarios más para ampliar la flota de la empresa llegando a remplazar los satélites Arsat-1 y Arsat-2 que fueran puestos en órbita exitosamente en 2014 y 2015 respectivamente. Este Plan fue aprobado por Ley (27.208 de Desarrollo de la Industria Satelital) y tenía como primer hito el tercer satélite de la flota de Arsat con fecha de lanzamiento estimada para 2019.

              En el año 2010 Arsat amplió el alcance de sus operaciones incursionando en el despliegue de la Televisión Digital Abierta (TDA), con la construcción de estaciones terrestres y brindado el servicio satelital complementario a este para que el país pudiera llegar a apagar las transmisiones analógicas en el año 2019.

              Sólo unos meses más adelante Arsat inició otro proyecto de gran magnitud al comenzar el despliegue de una inmensa red troncal de fibra óptica con el objetivo de que el acceso a la banda ancha en la Argentina fuera homogéneo en precio y servicio. Como parte de este proyecto también se construyó un Centro de Datos con certificaciones de primer nivel en el predio de Arsat en Benavídez. Esta iniciativa le valió a la Presidenta un premio de la UIT.

              Arsat, desde el momento de su creación donde absorbe los activos y el personal de NahuelSat pasó de ser una empresa de 50 a una de 500 personas. Además, la empresa recibió en ese tiempo inversiones por más de dos mil quinientos millones de dólares. Desarrollar la industria satelital, desplegar la televisión digital en todo el territorio y llevar una red troncal de alta capacidad a todos los rincones requiere fuertes inversiones, no se logra sólo con palabras. La decisión política se materializa en el origen y el destino de los recursos económicos. Arsat atravesó, desde su creación por un proceso de fuertes inversiones en desarrollo tecnológico y despliegue de infraestructura para la inclusión digital. Ese proceso se cortó en diciembre de 2015 con la llegada de la Alianza Cambiemos al gobierno.
              Una pesada herencia (6 toneladas de satélite)


              Las autoridades que asumieron con la llegada de Macri al gobierno y Oscar Aguad al Ministerio de Comunicaciones recibieron una empresa con dos satélites geoestacionarios diseñados y construidos en Argentina, un Plan aprobado por Ley, 88 estaciones terrestres de TDA con cobertura del 80% de la población, un sistema satelital de televisión abierta con cobertura de todo el territorio incluyendo la Península Antártica y las Islas Malvinas, un sistema de Video a Demanda del cine argentino (Odeón), 36 mil kilómetros de redes troncales con 11 mil kilómetros en servicio y un Centro de Datos de 4.500 metros cuadrados. Las inversiones aprobadas por el Congreso de la Nación para 2016 alcanzaban los 250 millones de dólares, donde se incluía el inicio de Arsat-3, el despliegue de la última fase de la TDA terrestre con 30 estaciones más y la puesta en servicio de los kilómetros restantes de la red de fibra.

              El satélite Arsat-1, al haber migrado sus clientes del AMC-6 que Arsat arrendaba al operador SES, se encontraba con su capacidad casi totalmente vendida y Arsat-2, lanzado al espacio el 30 de septiembre de 2015, estaba en pleno proceso de entrar en servicio con un cronograma para migrar tres clientes (InTV, Claro y Telefónica de Argentina) que ocupaban el 30% de su capacidad. Estos tres clientes se encontraban en satélites también arrendados a terceros operadores (Telesat e Intelsat) pero en distintas POG.

              La empresa había alcanzado en 2015 una facturación apenas inferior a los 800 millones de pesos y se estimaba, para 2016, casi duplicar esta cantidad (con un dólar a menos de 10 pesos) a partir de la entrada en servicio de Arsat-2, la puesta en servicio de la totalidad de la red de fibra, el aumento en las estaciones de TDA y el aumento de la comercialización del Centro de Datos
              Desinversión, freno comercial y muchas entrevistas

              Las nuevas autoridades, que pertenecen a un radicalismo que no tuvo miramientos en armar una alianza con los exponentes más destacados del sector financiero, asumieron con el apoyo del grupo Clarín, determinante en la llegada al gobierno de Macri. En su arribo dejaron fuera de carrera a los referentes del sector de la Fundación Pensar del PRO.

              La realidad indica que estas autoridades de Arsat no tienen peso político suficiente para darle continuidad a los proyectos que la empresa venía implementando. La aprobación de los planes, incluso aquellos que se financian con los propios recursos que la empresa genera, se toman en otras dependencias del gobierno, fuera del Ministerio de Aguad. En este marco, del presupuesto de Arsat, aprobado por Ley, de 250 millones de dólares, solo se le permitió a la empresa ejecutar 50. Una situación análoga a la que atravesó la ex titular de Aerolíneas Argentinas y que desembocó en su renuncia.

              Este panorama llevó a frenar el despliegue restante de la TDA y la construcción de Arsat-3, derivando peligrosamente ingresos operativos de la empresa a la finalización de la red de fibra, el único proyecto al que se le intenta dar continuidad.

              La Ley 27.208 de Desarrollo de la Industria Satelital fue completamente ignorada y ocultada. Su incumplimiento tuvo graves consecuencias para el insipiente entramado de empresas de base tecnológica que se fortalecieron gracias a los dos satélites de la flota de Arsat y provocó el vaciamiento de las capacidades de INVAP en esta materia que enfocó sus esfuerzos en los satélites de la CONAE.

              A finales de 2015 Arsat se encontraba en un momento de expansión y crecimiento comercial. Se había reforzado el área de ventas fuertemente para hacer entrar en valor las fuertes inversiones realizadas en los años anteriores. Con el lanzamiento de Arsat-2, además de ampliar la capacidad disponible sobre territorio argentino, la empresa también tenía la posibilidad de ofrecer sus servicios por fuera del país y sus vecinos limítrofes. También, al disponer de capacidad en Banda C con cobertura panamericana, se abría la oportunidad de incorporar clientes para la distribución de video generado en Argentina a la región.

              Hasta el momento Arsat solamente pudo vender, en lo que va la gestión de la Alianza Cambiemos, 18MHz a la productora Torneos y Competencias del grupo Clarín, se perdieron clientes históricos como Velconet, que ofrece servicios de comunicaciones satelitales y se amplía la lista de empresas que buscan cambiar de operador satelital. Al reducirse las inversiones, también se frenó el sembrado de antenas en Banda C necesario para ofrecer el servicio de distribución de video.

              Para disimular esta grave situación, las autoridades de la empresa optaron por una fuerte campaña en los medios de comunicación buscando atribuir la suspensión de Arsat-3 a la falta o escasa comercialización de Arsat-2. Los argumentos rozaron el ridículo cuando afirmaron que el lanzamiento de un satélite, a una POG que no se encontraba previamente explotada, se realizaba con el 70% de su capacidad vendida con anticipación cuando este porcentaje es el de ocupación de flotas de operadores como Intelsat o Eutelsat. También se insistió en que el satélite Arsat-2 estaba “vacío”, dando a entender que no se habían tomado medidas para su comercialización y se atribuyeron los clientes que se estaban migrando a este satélite.

              La última pirueta comunicacional consiste en afirmar que la empresa perdió en 2015 350 millones de pesos (que luego pasaron inexplicablemente a ser 250 millones), contabilizando como incobrables los servicios que Arsat le prestaba al Ministerio de Planificación Federal, anterior accionista de la empresa, para la conexión de Escuelas Rurales mediante antenas VSAT, y a Radio y Televisión Argentina S.E. (desde 2016 Sistema de Medios Públicos) por el servicio de Infraestructura Multiplexado y Transmisión para la emisión de las señales de TDA en todo el país. Además de no ser válido contabilizar como pérdida lo facturado al propio Estado Nacional accionista de la empresa, estos servicios se continúan ofreciendo. El primero incorporando al Servicio de Fondo Universal como cliente y el segundo al mismo organismo pero con nombre nuevo, lo que hace aún más cuestionable que se intente mandar a pérdida esos servicios.
              ¿Exclusividad y Competencia?

              En materia de comunicaciones satelitales en Argentina hay dos normativas principales. La resolución 3609 de 1999 que aprueba el “Reglamento de Gestión y Servicios Satelitales” estableciendo los lineamientos para los servicios satelitales en el marco de un régimen denominado de Exclusividad y Competencia, que tibiamente protege al operador nacional (Arsat) y la Ley 27.208 de Desarrollo de la Industria Satelital que busca desarrollar las capacidades industriales de diseño y construcción de satélites geoestacionarios.

              El texto de la resolución 3.609/1999, entre otras cosas, dice:


              No será autorizada la provisión de facilidades satelitales en la Banda Ku a los operadores de sistemas satelitales no argentinos, sin perjuicio de las excepciones previstas en el inciso i) apartados a), b) y c) del artículo 22

              ARTICULO 22. —REGIMEN DE COMPETENCIA: El régimen de competencia tiene por objeto otorgar autorizaciones a sistemas satelitales constituidos por satélites no argentinos destinados a la provisión de facilidades satelitales dentro del territorio nacional, conforme se verifiquen las siguientes condiciones:

              i) Para Banda Ku:
              a) Cuando se encontrase agotada la disponibilidad de facilidades satelitales en los satélites argentinos, o;
              b) Cuando las facilidades de los sistemas satelitales argentinos se ofrezcan a precios abusivos con respecto a los aplicados en mercados domésticos de similares características para prestaciones análogas, o;
              c) Cuando existan limitaciones técnicas que impidan satisfacer la demanda de los usuarios mediante satélites argentinos.
              Para Banda C, cuando la provisión de facilidades satelitales ofrecida por sistemas satelitales no argentinos sean exclusivamente en dicha Banda.

              No hay muchas dudas de que la autorización de sistemas satelitales extranjeros que operan en Banda Ku no está justificada al disponer Arsat de capacidad en su satélite Arsat-2 sobre territorio Argentino.

              Sin embargo, el Ministerio de Comunicaciones autorizó siete satélites durante 2016, dos de Intelsat, uno de SES, tres de Eutelsat Américas y un spot de Banda Ka del SpaceWay-2 de Directv con autorización precaria para una prueba piloto.

              Estas autorizaciones fueron publicadas en el Boletín Oficial, sin ningún tipo de comunicado de prensa ni explicación. Incluso en el caso del Eutelsat 113 West-B, el satélite fue autorizado como SATMEX-6, nombre que perdió vigencia al ser la empresa Mexicana SATMEX adquirida por Eutelsat (Francia) a principios de 2014.

              Todas estas autorizaciones, que no cumplen con lo establecido en la normativa vigente, perjudican notablemente las posibilidades futuras de Arsat. No es problemático que Intelsat o Eutelsat brinden servicios en el país, la cuestión pasa por la falta de estrategia clara para el operador nacional y para la industria de fabricación de satélites. En el sector hay un consenso claro respecto a la arbitrariedad de las autorizaciones, pasando por encima de la resolución 3.609/1999 y no aplicando a todos los operadores de forma igualitaria.
              No hay luz al final del túnel

              El corte en las inversiones, sumado a la poca vocación del actual gobierno a que el Estado gestione empresas en cualquier rama de la economía, dejó en estado de parálisis casi total a Arsat, principalmente en su rama satelital.

              La única opción para avanzar con Arsat-3, marcada por quienes ocupan la Jefatura de Gabinete de Ministros, parece ser el camino trazado por la reciente y cuestionada Ley de Inversiones Público Privadas. Esta última opción, luego de reiteradas presentaciones, tampoco es algo firme con alguna intencionalidad clara respecto a la industria satelital. Hay que tener en cuenta que esta última alternativa para continuar la construcción de satélites claramente entra en contradicción con la autorización compulsiva y discrecional de satélites extranjeros, ya que hace poco atractivo a cualquier inversor apostar por el operador satelital nacional en ese contexto. Además, la participación de un capital privado en Arsat se realizaría en un marco de incumplimiento de la Ley 27.208, un contexto riesgoso y poco atractivo para invertir.

              Las capacidades desarrolladas con tanto esfuerzo en el sector espacial se van de a poco desvaneciendo. Ya en INVAP no hay ingeniería dedicada a los satélites geoestacionarios. La tan temida discontinuidad ya generó el éxodo de jóvenes profesionales al exterior, tanto en INVAP como en Arsat, donde el clima de incertidumbre es cada vez más denso.

              La publicación del libro “El futuro Llegó”, con el Plan Satelital Geoestacionario Argentino 2015-2035 busca poner en manos de la sociedad una de las políticas de desarrollo tecnológico más importantes de nuestra región para que no permitamos que nos roben el futuro. Ya perdimos un año, el margen es cada vez menor.

              Guillermo Rus, Director de Latam Satelital

              guillermorus@latamsatelital.com

              ARSAT 2016, desinversión y camino a la privatización — Latam Satelital

              Comentario


              • Re: ARSAT: Satélites y telecomunicaciones

                que vergüenza

                Comentario


                • Re: ARSAT: Satélites y telecomunicaciones

                  Que se puede decir? después el muy cínico saca un spot de fin de año pidiéndonos a los Argentinos que creamos en lo que somos capaces, mientras destruye todas las áreas de ciencia y técnica del país. Ah pero no todas son malas noticias, salió en clarin que le vamos a vender limones a EEUU, a triunfar, a triunfar!!!!!

                  Comentario


                  • Re: ARSAT: Satélites y telecomunicaciones

                    Originalmente publicado por Fulgir Ver Mensaje
                    ARSAT 2016, desinversión y camino a la privatización
                    28 de diciembre de 2016

                    Se cumple un año de la gestión de la Alianza Cambiemos en ARSAT. Caída abrupta de las inversiones, incumplimiento de la Ley de 27.208 de Desarrollo de la Industria Satelital, autorización de siete satélites extranjeros y suspensión de ARSAT-3 caracterizan un escenario muy complejo para la industria satelital argentina

                    La empresa argentina de soluciones satelitales, ARSAT, creada por ley (26.092) en el año 2006 durante el mandato de Néstor Kirchner obtuvo reconocimiento mundial por una serie de logros tecnológicos y políticos de enorme trascendencia.

                    En materia satelital, la empresa logró el cometido de su ley de creación de proteger las posiciones orbitales asignadas a la Argentina por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) con satélites diseñados y construidos en la Argentina. Además, durante el último año del segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner, la entonces presidenta envió al Parlamento Argentino un Plan para el Operador Satelital para que en los próximos 20 años la empresa diseñara y construyera al menos ocho satélites geoestacionarios más para ampliar la flota de la empresa llegando a remplazar los satélites Arsat-1 y Arsat-2 que fueran puestos en órbita exitosamente en 2014 y 2015 respectivamente. Este Plan fue aprobado por Ley (27.208 de Desarrollo de la Industria Satelital) y tenía como primer hito el tercer satélite de la flota de Arsat con fecha de lanzamiento estimada para 2019.

                    En el año 2010 Arsat amplió el alcance de sus operaciones incursionando en el despliegue de la Televisión Digital Abierta (TDA), con la construcción de estaciones terrestres y brindado el servicio satelital complementario a este para que el país pudiera llegar a apagar las transmisiones analógicas en el año 2019.

                    Sólo unos meses más adelante Arsat inició otro proyecto de gran magnitud al comenzar el despliegue de una inmensa red troncal de fibra óptica con el objetivo de que el acceso a la banda ancha en la Argentina fuera homogéneo en precio y servicio. Como parte de este proyecto también se construyó un Centro de Datos con certificaciones de primer nivel en el predio de Arsat en Benavídez. Esta iniciativa le valió a la Presidenta un premio de la UIT.

                    Arsat, desde el momento de su creación donde absorbe los activos y el personal de NahuelSat pasó de ser una empresa de 50 a una de 500 personas. Además, la empresa recibió en ese tiempo inversiones por más de dos mil quinientos millones de dólares. Desarrollar la industria satelital, desplegar la televisión digital en todo el territorio y llevar una red troncal de alta capacidad a todos los rincones requiere fuertes inversiones, no se logra sólo con palabras. La decisión política se materializa en el origen y el destino de los recursos económicos. Arsat atravesó, desde su creación por un proceso de fuertes inversiones en desarrollo tecnológico y despliegue de infraestructura para la inclusión digital. Ese proceso se cortó en diciembre de 2015 con la llegada de la Alianza Cambiemos al gobierno.
                    Una pesada herencia (6 toneladas de satélite)


                    Las autoridades que asumieron con la llegada de Macri al gobierno y Oscar Aguad al Ministerio de Comunicaciones recibieron una empresa con dos satélites geoestacionarios diseñados y construidos en Argentina, un Plan aprobado por Ley, 88 estaciones terrestres de TDA con cobertura del 80% de la población, un sistema satelital de televisión abierta con cobertura de todo el territorio incluyendo la Península Antártica y las Islas Malvinas, un sistema de Video a Demanda del cine argentino (Odeón), 36 mil kilómetros de redes troncales con 11 mil kilómetros en servicio y un Centro de Datos de 4.500 metros cuadrados. Las inversiones aprobadas por el Congreso de la Nación para 2016 alcanzaban los 250 millones de dólares, donde se incluía el inicio de Arsat-3, el despliegue de la última fase de la TDA terrestre con 30 estaciones más y la puesta en servicio de los kilómetros restantes de la red de fibra.

                    El satélite Arsat-1, al haber migrado sus clientes del AMC-6 que Arsat arrendaba al operador SES, se encontraba con su capacidad casi totalmente vendida y Arsat-2, lanzado al espacio el 30 de septiembre de 2015, estaba en pleno proceso de entrar en servicio con un cronograma para migrar tres clientes (InTV, Claro y Telefónica de Argentina) que ocupaban el 30% de su capacidad. Estos tres clientes se encontraban en satélites también arrendados a terceros operadores (Telesat e Intelsat) pero en distintas POG.

                    La empresa había alcanzado en 2015 una facturación apenas inferior a los 800 millones de pesos y se estimaba, para 2016, casi duplicar esta cantidad (con un dólar a menos de 10 pesos) a partir de la entrada en servicio de Arsat-2, la puesta en servicio de la totalidad de la red de fibra, el aumento en las estaciones de TDA y el aumento de la comercialización del Centro de Datos
                    Desinversión, freno comercial y muchas entrevistas

                    Las nuevas autoridades, que pertenecen a un radicalismo que no tuvo miramientos en armar una alianza con los exponentes más destacados del sector financiero, asumieron con el apoyo del grupo Clarín, determinante en la llegada al gobierno de Macri. En su arribo dejaron fuera de carrera a los referentes del sector de la Fundación Pensar del PRO.

                    La realidad indica que estas autoridades de Arsat no tienen peso político suficiente para darle continuidad a los proyectos que la empresa venía implementando. La aprobación de los planes, incluso aquellos que se financian con los propios recursos que la empresa genera, se toman en otras dependencias del gobierno, fuera del Ministerio de Aguad. En este marco, del presupuesto de Arsat, aprobado por Ley, de 250 millones de dólares, solo se le permitió a la empresa ejecutar 50. Una situación análoga a la que atravesó la ex titular de Aerolíneas Argentinas y que desembocó en su renuncia.

                    Este panorama llevó a frenar el despliegue restante de la TDA y la construcción de Arsat-3, derivando peligrosamente ingresos operativos de la empresa a la finalización de la red de fibra, el único proyecto al que se le intenta dar continuidad.

                    La Ley 27.208 de Desarrollo de la Industria Satelital fue completamente ignorada y ocultada. Su incumplimiento tuvo graves consecuencias para el insipiente entramado de empresas de base tecnológica que se fortalecieron gracias a los dos satélites de la flota de Arsat y provocó el vaciamiento de las capacidades de INVAP en esta materia que enfocó sus esfuerzos en los satélites de la CONAE.

                    A finales de 2015 Arsat se encontraba en un momento de expansión y crecimiento comercial. Se había reforzado el área de ventas fuertemente para hacer entrar en valor las fuertes inversiones realizadas en los años anteriores. Con el lanzamiento de Arsat-2, además de ampliar la capacidad disponible sobre territorio argentino, la empresa también tenía la posibilidad de ofrecer sus servicios por fuera del país y sus vecinos limítrofes. También, al disponer de capacidad en Banda C con cobertura panamericana, se abría la oportunidad de incorporar clientes para la distribución de video generado en Argentina a la región.

                    Hasta el momento Arsat solamente pudo vender, en lo que va la gestión de la Alianza Cambiemos, 18MHz a la productora Torneos y Competencias del grupo Clarín, se perdieron clientes históricos como Velconet, que ofrece servicios de comunicaciones satelitales y se amplía la lista de empresas que buscan cambiar de operador satelital. Al reducirse las inversiones, también se frenó el sembrado de antenas en Banda C necesario para ofrecer el servicio de distribución de video.

                    Para disimular esta grave situación, las autoridades de la empresa optaron por una fuerte campaña en los medios de comunicación buscando atribuir la suspensión de Arsat-3 a la falta o escasa comercialización de Arsat-2. Los argumentos rozaron el ridículo cuando afirmaron que el lanzamiento de un satélite, a una POG que no se encontraba previamente explotada, se realizaba con el 70% de su capacidad vendida con anticipación cuando este porcentaje es el de ocupación de flotas de operadores como Intelsat o Eutelsat. También se insistió en que el satélite Arsat-2 estaba “vacío”, dando a entender que no se habían tomado medidas para su comercialización y se atribuyeron los clientes que se estaban migrando a este satélite.

                    La última pirueta comunicacional consiste en afirmar que la empresa perdió en 2015 350 millones de pesos (que luego pasaron inexplicablemente a ser 250 millones), contabilizando como incobrables los servicios que Arsat le prestaba al Ministerio de Planificación Federal, anterior accionista de la empresa, para la conexión de Escuelas Rurales mediante antenas VSAT, y a Radio y Televisión Argentina S.E. (desde 2016 Sistema de Medios Públicos) por el servicio de Infraestructura Multiplexado y Transmisión para la emisión de las señales de TDA en todo el país. Además de no ser válido contabilizar como pérdida lo facturado al propio Estado Nacional accionista de la empresa, estos servicios se continúan ofreciendo. El primero incorporando al Servicio de Fondo Universal como cliente y el segundo al mismo organismo pero con nombre nuevo, lo que hace aún más cuestionable que se intente mandar a pérdida esos servicios.
                    ¿Exclusividad y Competencia?

                    En materia de comunicaciones satelitales en Argentina hay dos normativas principales. La resolución 3609 de 1999 que aprueba el “Reglamento de Gestión y Servicios Satelitales” estableciendo los lineamientos para los servicios satelitales en el marco de un régimen denominado de Exclusividad y Competencia, que tibiamente protege al operador nacional (Arsat) y la Ley 27.208 de Desarrollo de la Industria Satelital que busca desarrollar las capacidades industriales de diseño y construcción de satélites geoestacionarios.

                    El texto de la resolución 3.609/1999, entre otras cosas, dice:


                    No será autorizada la provisión de facilidades satelitales en la Banda Ku a los operadores de sistemas satelitales no argentinos, sin perjuicio de las excepciones previstas en el inciso i) apartados a), b) y c) del artículo 22

                    ARTICULO 22. —REGIMEN DE COMPETENCIA: El régimen de competencia tiene por objeto otorgar autorizaciones a sistemas satelitales constituidos por satélites no argentinos destinados a la provisión de facilidades satelitales dentro del territorio nacional, conforme se verifiquen las siguientes condiciones:

                    i) Para Banda Ku:
                    a) Cuando se encontrase agotada la disponibilidad de facilidades satelitales en los satélites argentinos, o;
                    b) Cuando las facilidades de los sistemas satelitales argentinos se ofrezcan a precios abusivos con respecto a los aplicados en mercados domésticos de similares características para prestaciones análogas, o;
                    c) Cuando existan limitaciones técnicas que impidan satisfacer la demanda de los usuarios mediante satélites argentinos.
                    Para Banda C, cuando la provisión de facilidades satelitales ofrecida por sistemas satelitales no argentinos sean exclusivamente en dicha Banda.

                    No hay muchas dudas de que la autorización de sistemas satelitales extranjeros que operan en Banda Ku no está justificada al disponer Arsat de capacidad en su satélite Arsat-2 sobre territorio Argentino.

                    Sin embargo, el Ministerio de Comunicaciones autorizó siete satélites durante 2016, dos de Intelsat, uno de SES, tres de Eutelsat Américas y un spot de Banda Ka del SpaceWay-2 de Directv con autorización precaria para una prueba piloto.

                    Estas autorizaciones fueron publicadas en el Boletín Oficial, sin ningún tipo de comunicado de prensa ni explicación. Incluso en el caso del Eutelsat 113 West-B, el satélite fue autorizado como SATMEX-6, nombre que perdió vigencia al ser la empresa Mexicana SATMEX adquirida por Eutelsat (Francia) a principios de 2014.

                    Todas estas autorizaciones, que no cumplen con lo establecido en la normativa vigente, perjudican notablemente las posibilidades futuras de Arsat. No es problemático que Intelsat o Eutelsat brinden servicios en el país, la cuestión pasa por la falta de estrategia clara para el operador nacional y para la industria de fabricación de satélites. En el sector hay un consenso claro respecto a la arbitrariedad de las autorizaciones, pasando por encima de la resolución 3.609/1999 y no aplicando a todos los operadores de forma igualitaria.
                    No hay luz al final del túnel

                    El corte en las inversiones, sumado a la poca vocación del actual gobierno a que el Estado gestione empresas en cualquier rama de la economía, dejó en estado de parálisis casi total a Arsat, principalmente en su rama satelital.

                    La única opción para avanzar con Arsat-3, marcada por quienes ocupan la Jefatura de Gabinete de Ministros, parece ser el camino trazado por la reciente y cuestionada Ley de Inversiones Público Privadas. Esta última opción, luego de reiteradas presentaciones, tampoco es algo firme con alguna intencionalidad clara respecto a la industria satelital. Hay que tener en cuenta que esta última alternativa para continuar la construcción de satélites claramente entra en contradicción con la autorización compulsiva y discrecional de satélites extranjeros, ya que hace poco atractivo a cualquier inversor apostar por el operador satelital nacional en ese contexto. Además, la participación de un capital privado en Arsat se realizaría en un marco de incumplimiento de la Ley 27.208, un contexto riesgoso y poco atractivo para invertir.

                    Las capacidades desarrolladas con tanto esfuerzo en el sector espacial se van de a poco desvaneciendo. Ya en INVAP no hay ingeniería dedicada a los satélites geoestacionarios. La tan temida discontinuidad ya generó el éxodo de jóvenes profesionales al exterior, tanto en INVAP como en Arsat, donde el clima de incertidumbre es cada vez más denso.

                    La publicación del libro “El futuro Llegó”, con el Plan Satelital Geoestacionario Argentino 2015-2035 busca poner en manos de la sociedad una de las políticas de desarrollo tecnológico más importantes de nuestra región para que no permitamos que nos roben el futuro. Ya perdimos un año, el margen es cada vez menor.

                    Guillermo Rus, Director de Latam Satelital

                    guillermorus@latamsatelital.com

                    ARSAT 2016, desinversión y camino a la privatización — Latam Satelital


                    -Conoce el dicho de "Miente , miente que algo quedara"




                    Saludosss
                    Roberto

                    Comentario


                    • Re: ARSAT: Satélites y telecomunicaciones

                      Desarrollos satelitales 2016

                      El Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MinCyT), a través de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (ANPCyT), y en particular a través del Fondo Argentino Sectorial (FONARSEC), convoca a consorcios asociativos público-privados (CAPP) para la presentación de proyectos orientados a fomentar la industria satelital nacional a través de la generación y aumento de las capacidades científicas e industriales para la fabricación nacional de partes satelitales, dentro del marco del Plan Espacial Nacional.

                      Se financiará un proyecto que fomente la industria satelital nacional a través de la generación y aumento de las capacidades científicas e industriales para la fabricación nacional de partes satelitales, dentro del marco del Plan Espacial Nacional.
                      Sobre la convocatoria

                      La Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (ANPCyT), a través del Fondo Argentino Sectorial (FONARSEC), convoca a consorcios público-privados para la presentación de proyectos orientados a fomentar la industria satelital nacional a través de la generación y aumento de las capacidades científicas e industriales dentro del marco del Plan Espacial Nacional, en el marco de la iniciativa interministerial Innovación Colectiva –Ciencia y Tecnología para vivir mejor.

                      El objetivo de la convocatoria es financiar parcialmente un proyecto orientado al desarrollo de prototipos experimentales, ingeniería de base y de detalle, para la posterior producción final de partes para satélites y lanzadores, asociadas fundamentalmente al Curso de Acción “Sistemas Satelitales” del Plan Espacial Nacional.

                      Se financiará un solo proyecto en cada una de las siguientes temáticas:
                      I. Gimbal
                      II. Módulo de CPU para computadora de a bordo
                      III. Módulo de I/O (entrada/salida) para computadora de a bordo
                      IV. Detonadores y Actuadores piro-mecánicos
                      V. Baterías para Satélites

                      Cuadro Distribución de Aportes Máximos

                      DESARROLLO FONARSEC/CAPP/TOTAL
                      Gimbal $16.120.000/$4.030.000/$20.150.000
                      Módulo de CPU $12.400.000/$3.100.000/$15.500.000
                      Módulo I/O $8.680.000/$2.170.000/$10.850.000
                      Actuadores Piro-Mecánico $24.800.000/$6.200.000/$31.000.000
                      Baterías $8.060.000/$2.015.000/$10.075.000

                      AGENCIA NACIONAL DE PROMOCIÓN CIENTÍFICA Y TECNOLÓGICA
                      "Antes sacrificaría mi existencia que echar una mancha sobre mi vida pública que se pudiera interpretar por ambición".José de San Martín

                      Comentario


                      • Re: ARSAT: Satélites y telecomunicaciones

                        Nadie lo va a confirmar, pero el ARSAT 2 tiene un modulo de transmisión inoperativo por falla desde el lanzamiento mismo, en definitiva no puede operar al 100 % de su capacidad prevista

                        Comentario


                        • Re: ARSAT: Satélites y telecomunicaciones

                          Originalmente publicado por Jagdverband 44 Ver Mensaje
                          Nadie lo va a confirmar, pero el ARSAT 2 tiene un modulo de transmisión inoperativo por falla desde el lanzamiento mismo, en definitiva no puede operar al 100 % de su capacidad prevista
                          ¿Tienes algún informante dentro de la empresa?

                          No pareciera muy creíble, si el gobierno actual no lo ha publicitado. le hubiera servido a la perfección como excusa para permitir la entrada de satélites de fuera.

                          ***************
                          ***************

                          Muy bueno que se llame a concurso para hacer piezas.

                          Pero... si no hay satélite para ponerlos no es que sirva de mucho. Si los Arsat están paralizados, están en nada. Ahora, si los siguen, perfecto el proyecto.

                          ************
                          -Conoce el dicho de "Miente , miente que algo quedara"
                          Entonces... ¿miente el artículo? Mucho de lo que dice lo han puesto acá en este foro.

                          ************

                          Bueno, pero vamos a ver: ¿se mantiene el presupuesto, se aumenta, o se disminuye? ¿En cuanto?
                          Blog:
                          El Tablero de Cronos

                          Comentario


                          • Re: ARSAT: Satélites y telecomunicaciones

                            ¿Tienes algún informante dentro de la empresa?

                            No pareciera muy creíble, si el gobierno actual no lo ha publicitado. le hubiera servido a la perfección como excusa para permitir la entrada de satélites de fuera.
                            Yo, si estoy vendiendo el servicio tampoco lo diría.


                            Muy bueno que se llame a concurso para hacer piezas.

                            Pero... si no hay satélite para ponerlos no es que sirva de mucho. Si los Arsat están paralizados, están en nada. Ahora, si los siguen, perfecto el proyecto.



                            Entonces... ¿miente el artículo? Mucho de lo que dice lo han puesto acá en este foro.

                            ************

                            Bueno, pero vamos a ver: ¿se mantiene el presupuesto, se aumenta, o se disminuye? ¿En cuanto?
                            Después del 10/12/2015 se crearon medios o paginas que tiran mas fruta que Clarin, La Nacion, Pagina 12, etc.

                            Comentario


                            • Re: ARSAT: Satélites y telecomunicaciones

                              Seria interesante que de los integrantes del foro que conocen en esta materia, se animen a opinar respecto las últimas decisiones del gobierno. Por lo escuchado, prima en el yerno de Aguad (que en realidad conoce tanto como yo de la materia) el mismo concepto economicista que aplica o intentan aplicar en otros sectores.


                              Realmente son asimilables ?

                              Tema interesante a dilucidar.

                              Saludos.

                              Comentario


                              • Re: ARSAT: Satélites y telecomunicaciones

                                O es estrategico o es rentable, son dos objetivos muy distintos y practicamente opuestos sin proponerlo.

                                Hay una ley que situa el plan Satelital como Estrategico. Si se lo quiere rentable, primero se deberia empezar a modificar esa ley para la que necesita (no recuerdo bien) creo el 75% de votos.
                                Saludos

                                "Juremos no dejar las armas de la mano hasta ver el país enteramente libre o morir con ellas como hombres de coraje"
                                General D. Jose de San Martín, Mendoza, 1819
                                sigpic

                                Comentario

                                Trabajando...
                                X