Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Existencia de vida extraterrestre.

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • #31
    SciLogs CIENCIA Y SOCIEDAD
    La torre de marfil en ruinas La llegada o cómo el lenguaje construye realidades

    Este texto no es una reseña de cine ni un comentario crítico. Más bien es una reflexión en voz alta acerca de ciertas cuestiones sociolingüísticas y de las relaciones entre las dos culturas, la científica y la humanística, que, desde mi punto de vista, plantea el filme La llegada (2016). La llegada explora de forma original la comunicación entre humanos y alienígenas, aunando física y lingüística. Recomiendo ver la película antes de leer la entrada. [Atención, contiene Spoilers].

    A Mp.

    Entre los años 2004 y 2007 trabajé como responsable de comunicación del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA), más conocido como CAB. Allí tuve la oportunidad de conocer de primera mano muchas investigaciones punteras en áreas como microbiología, química prebiótica, geología planetaria o ingeniería robótica.

    Recuerdo bien mi llegada al CAB. Un coche oscuro me recogió en el control de acceso, media hora después de acreditarme para poder acceder al campus del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA). Tras las presentaciones de rigor, el conductor del coche oscuro enfiló una larga avenida escoltada por oficinas e institutos tecnológicos de aspecto anticuado, hasta que, por fin, viró a la izquierda hacia una sinuosa carretera que anunciaba un camino solitario. Pocos kilómetros después, al tomar un recodo y dejar a la derecha una colina baja, apareció ante mis ojos el CAB. Mi primera impresión fue de asombro: ¡un imponente edificio plateado semejante a una nave espacial en medio de un prado, entre un bosquecillo de pinos y un lago de aguas mansas!

    En los meses que siguieron, husmeé en cada rincón, pregunté a quienes los manejaban por la finalidad de instrumentos y artilugios y examiné el lenguaje utilizado por científicos e ingenieros para comunicarse entre sí y elaborar los conocimientos que daban por buenos. Desde luego, aquel recinto inmaculado y sus ocupantes invitaban al noble arte de la especulación.



    Desde pequeño me atrajo la idea de que otras regiones del universo albergaran vida y, allí, en el CAB, en ese ambiente tan propicio, se me brindaba la oportunidad de indagar más en profundidad sobre ello.

    Por supuesto, la mayor parte de mis casi tres años de estancia los dediqué a intentar comprender enigmas como el de los planetas de tipo terrestre en otros sistemas solares, las increíbles adaptaciones de los microorganismos extremófilos, las condiciones de habitabilidad antiguas o actuales en Marte o Europa, o los formularios para la declaración trimestral del IVA. No obstante, en algunas ocasiones, la imaginación me trasportaba a territorios aún más complejos, aún más improbables, aún más peliagudos.

    Elucubraba en silencio sobre la posibilidad de un contacto real entre los humanos y una civilización extraterrestre avanzada. Me preguntaba cómo podría ser la biología de tales seres ficticios, pero, sobre todo, cómo sería la primera comunicación y si ambas especies tendríamos la capacidad de encontrar códigos comunes para llevarla a buen término.



    [Viñeta 'First Contact' de Nick Kim]

    Digo que elucubraba en silencio no porque no pudiera compartir con mis buenos amigos científicos estos pensamientos, siquiera en una sobremesa. No. El motivo de mi silencio era otro: mi incapacidad para pergeñar con un mínimo de rigor el espinoso problema de la comunicación intercultural entre terrícolas y alienígenas. Mis especulaciones eran fragmentarias, poco estructuradas, retazos inconexos de contactos explorados por la literatura y el cine de ciencia ficción, casi siempre desde una perspectiva etnocentrista. Y ese etnocentrismo (para ser más preciso, ese norteamericano-centrismo) sólo me parecía digno para echarse unas risas o, todo lo más, para poner de manifiesto, no sin cierta resignación, la omnipresencia de la cultura yanqui. ¿Por qué siempre los extraterrestres hablan en perfecto inglés o trasmiten por medio de la telepatía sus ideas en la lengua de Mark Twain? Ya sé que la mayoría de los autores de ciencia ficción son angloparlantes y que el inglés es la lingua franca, pero intuía que por ahí no iban los tiros.

    El planteamiento de La llegada

    Y casi diez años después de mi salida del CAB llega La llegada, una película que trata de manera original esa quimérica comunicación entre extraterrestres y humanos. El meollo intelectual de la historia trata de las estrechas relaciones entre lenguaje, pensamiento y realidad. Como se verá a continuación, a pesar de que el fundamento sociolingüístico del relato fílmico es complejo, el guion de Eric Heisserer (basado en el relato de Ted Chiang ‘La historia de tu vida’) resuelve este escollo de una manera ingeniosa y con una lógica interna impecable, no exenta de perdonables licencias.

    Louise Banks, una profesora de lingüística conocedora de lenguas tan dispares como el farsi-darí o el portugués, y el físico teórico Ian Donnelly son requeridos por el gobierno de EE.UU. para que descifren el lenguaje de una especie alienígena heptápoda, cuyas singulares naves han aparecido de forma simultánea en doce lugares distintos del planeta. El decidido coronel Weber se presenta en el despacho universitario de Louise y le insta a esclarecer por medio de audios el lenguaje alienígena, una mezcla ininteligible de cliqueos orgánicos, chapoteos acuosos y roncos susurros. Sin embargo, la lingüista rechaza el ofrecimiento alegando que carece de un manual de instrucciones que le permita interpretar esa jerigonza. Para dilucidar el propósito de la llegada, asegura Louise, es imprescindible interactuar con los extraterrestres y enseñarles inglés. Después de un tira y afloja, el militar accede a trasladarla, junto a Ian, hasta Montana, donde una de las naves levita a escasos metros del suelo.



    El primer encuentro en el interior de la nave perfila los elementos contextuales, determinantes para establecer algún tipo de comunicación: una mampara traslúcida que separa a dos seres similares a cefalópodos (que Ian bautizará con los pintorescos nombres del dúo cómico Abbott y Costello) de cinco humanos (la lingüista, el físico y tres militares), aparatos audiovisuales, una pizarra blanca (sustituida en una fase avanzada del proceso comunicativo por una tableta digital), un rotulador y el hecho de que Louise e Ian se quitan la escafandra para dejar visibles sus caras. En la parte alienígena, uno de los heptápodos parece controlar con dos de sus tentáculos una consola en el suelo.

    Al principio Louise se centra en la comunicación fonética, pero pronto se percata que necesita de ayuda visual. Escribe en la pizarra la palabra “HUMAN” y se señala a sí misma y a cada miembro del equipo. Luego apunta a uno de los alienígenas y le pregunta de viva voz qué es. Respuesta: sonido de golpe. Uno de los tentáculos se alarga y expulsa una nube de tinta negra que forma en la pared trasparente un símbolo anular, un semasiograma. Los semasiogramas son símbolos gráficos que se interpretan y pueden traducirse más o menos fielmente a la lengua oral, pero carece de sentido leerlos en voz alta palabra a palabra (cosa que sí puede hacerse con las lenguas llamadas glotográficas, como la nuestra). El más alto de los heptápodos se adelanta y se señala con uno de sus tentáculos a la par que emite un sonido vibratorio. Louise sonríe satisfecha: acaba de tener un intercambio real con un extraterrestre.

    En encuentros posteriores, Louise escribe más palabras en la pizarra (o tableta) mientras Ian registra todo en su portátil. Sin embargo, la mente castrense del coronel Weber es reticente a que Louise enseñe inglés a los alienígenas, so pretexto de que pueden vulnerar los sistemas de seguridad. Louise es tozuda y le asegura que es la única forma de entablar una comunicación efectiva con ellos. Weber cede, pero le exige que incorpore el vocablo “WEAPON” al listado de palabras que debe mostrarle antes de cada sesión.

    A medida que Louise aprende la lengua heptápoda, el diálogo con los extraterrestres se hace más fluido y, lo que es más inquietante, comienza a adquirir nuevas y extrañas habilidades mentales: tiene desconcertantes visiones prospectivas de su vida. Por su parte, los países en cuyo territorio hay naves alienígenas, con China a la cabeza, suspenden el intercambio de información, puesto que sus expertos sospechan que los heptápodos son belicosos. Instigada por el coronel Weber, Louise se ve abocada a preguntarle a Costello por la razón de su venida a la Tierra. Costello le espeta: “OFFER WEAPON”. Esta respuesta dispara todas las alarmas del gobierno, a pesar de que Louise e Ian se afanan en señalar que es muy posible que los alienígenas no hayan utilizado el término “WEAPON” en un contexto adecuado. Louise explica a los militares que quizás aún no entiendan la diferencia entre “WEAPON” y “TOOL”, como, a veces, ocurre en nuestra cultura en la que ambos conceptos se pueden usar indistintamente.

    Esta capacidad de precognición, es decir, de conocer de manera anticipada lo que va a suceder en el futuro, le permite a Louise resolver el enigma de la llegada y, a la postre, conseguir que los líderes mundiales trabajen de manera cooperativa.

    En un diálogo revelador, Ian le dice a Louise que está leyendo sobre la posibilidad de que sumergirse en una determinada lengua puede modificar la estructura y función del cerebro. Louise asiente y le responde que eso es precisamente lo que formula la hipótesis de Sapir-Whorf.



    [Semasiograma heptápodo]

    La hipótesis de Sapir-Whorf

    Hace siglos que la tríada lenguaje-pensamiento-realidad es motivo de acalorado debate (véanse, por ejemplo, las ideas precursoras de Wilhelm von Humboldt y Johann G. Herder sobre el relativismo lingüístico o el universalismo lingüístico propugnado por Noam Chomsky). La tríada también ha sido explorada por la ciencia ficción blanda (soft science fiction), esto es, por aquella que se centra más en la gente y sus relaciones que en los detalles técnicos, más en la humanidad que en la tecnología: un ejemplo señero es la novela de Samuel R. Delany Babel-17, de 1966. Sin embargo, que yo sepa, esta es la primera vez que se lleva al cine una historia cuyo eje cardinal es la hipótesis de Sapir-Whorf.

    La hipótesis perfila el llamado principio del relativismo lingüístico que entronca con la lingüística cognitiva y el fascinante campo de la neurolingüística. El principio sugiere que la cultura, mediante el lenguaje, afecta nuestra manera de pensar, en especial nuestra forma de clasificar el mundo que percibimos. Lejos de ser una excentricidad de Benjamin Lee Whorf y Edward Sapir, el relativismo lingüístico es una manifestación de un viejo problema filosófico: el vínculo siempre polémico entre sujeto cognoscente y objeto cognoscible. Se atribuye a Wilhelm von Humboldt (1767-1835) el honor de ser el primer relativista lingüístico: la realidad es siempre realidad descrita por medio del lenguaje y, por tanto, la lengua no puede reducirse a un mero vehículo para nombrar un mundo de objetos preexistentes sino que es ella misma la productora de tal mundo. “El hombre vive con los objetos de la manera como el lenguaje se los presenta”, asevera Humboldt.

    En esta línea están los célebres estudios de Whorf sobre la lengua hopi. Según Whorf, el hopi carece de un concepto lineal del tiempo (pasado-presente-futuro), tal como lo conocemos en occidente. Más bien, el hopi categoriza “lo que acontece” de dos maneras antagónicas: objetivamente y subjetivamente. La idea de que la estructura del hopi influye en la percepción del tiempo puede rastrearse en el diálogo final que Louise (L) mantiene con Costello (C):

    L: "Necesito que envíes un mensaje a los demás sitios” [se refiere a los otros lugares del planeta en los que hay naves]

    C: “Louise tiene arma. Usar arma”

    L: “No entiendo. ¿Cuál es tu propósito aquí?”

    C: Nosotros ayudar humanidad. En 3000 años necesitamos ayuda de humanidad

    L: “¿Cómo pueden saber el futuro?” [tiene otra visión prospectiva de la misma niña que se le aparece en visiones previas]. “No entiendo. ¿Quién es esa niña?” [prosiguen las visiones hasta que comprende que esa niña será su futura hija]

    C: "Louise ve el futuro. Arma abre tiempo".

    En efecto, el lenguaje heptápodo permite a quien lo asimila ver el futuro. Después de dialogar con el heptápodo, Louise encaja cada pieza de su puzzle precognitivo. Así se lo explica a Ian y Weber: “Lo puedo leer. No es un arma, es un regalo. El arma es su lenguaje. […] Cuando lo aprendes bien empiezas a percibir el tiempo como ellos. Puedes ver lo que va a pasar. El tiempo es distinto para ellos, no es lineal”.

    En la actualidad se piensa que la hipótesis presenta dos versiones, una fuerte y otra débil. La versión fuerte de la hipótesis (determinismo lingüístico) afirma que el lenguaje determina el pensamiento, lo cual significa que un individuo piensa y percibe la realidad en función de la estructura de su lengua natural. Es fácil concluir de esta premisa que las lenguas son inconmensurables y, por tanto, intraducibles. Sin embargo, el eje narrativo de la película es que los humanos pueden traducir a los heptápodos, y viceversa.

    Por tanto, es plausible pensar que la historia se ajusta más a la versión débil de la hipótesis (diversidad lingüística), esto es, a la que defiende que el lenguaje afecta en menor o mayor grado a la cognición, pero no la determina. De esta manera, La llegada propone que el lenguaje, además de vehículo de intercambio informativo, influye en el pensamiento y en la percepción, de tal modo que contribuye a que interlocutores humanos y extraterrestres construyan realidades compartidas.

    ¿Ciencias versus Humanidades?

    Otro aspecto interesante que, en mi opinión, se apunta en el filme es el imperecedero debate entre ciencias y humanidades; debate que, incluso, devino en conflicto con el advenimiento de las llamadas guerras de la ciencia. La popular expresión, atribuida al editor de la revista Social Text Andrew Ross, hace referencia a los enfrentamientos académicos entre científicos sociales y científicos naturales que se desencadenaron en la década de 1990.

    En el helicóptero que los traslada a Montana, Ian se presenta con una cita extraída de un libro de la propia Louise: “El lenguaje es el fundamento de la civilización. Es el cimiento que sostiene a un pueblo, y es la primera arma que se dibuja en un conflicto." A pesar de que Ian reconoce la excelencia de esta idea no duda en tildarla de errónea: “La piedra angular de la civilización no es el lenguaje. Es la ciencia.”

    Aquí no acaba la arrogancia científica que encarna Ian. Cuando se reunen para planificar qué estrategia seguir para comunicarse con los heptápodos, Louise sugiere que la mejor garantía para aprender la lógica de su lenguaje es enseñarles inglés. Ian aduce que lo más sensato es, sin duda, presentarles los números del 1 al 10 para después plantearles algunos problemas básicos de matemáticas. Louise no entiende cómo las matemáticas podrían ayudar a preguntar a un heptápodo por el propósito de su llegada. La discrepancia de criterios da lugar a una pequeña discusión, pero Ian no es capaz de convencerla y prevalece la propuesta de Louise.

    Estas primeras fricciones entre el físico teórico y la lingüista ilustran la famosa brecha entre la cultura científica y la cultura humanística, que ya denunciara en 1959 Charles P. Snow. Pero la arrogancia va dejando paso a la admiración. Conforme Louise progresa en su comprensión del lenguaje heptápodo, Ian cambia su inicial visión reduccionista para acabar aplaudiendo los métodos lingüísticos de Louise.

    En un momento álgido del proceso comunicativo, los heptápodos dibujan en el muro traslúcido una maraña de símbolos, algo así como un complejo mapa de semasiogramas. Ian le dice a Weber que para descifrar ese enmarañado mapa es preciso que su equipo trabaje codo con codo con el de Louise. El análisis que realiza Ian del mapa depara una intrigante sorpresa: un patrón matemático en la disposición del símbolo “TIME” (previamente identificado por Louise). La regularidad observada les pone en la pista para inferir que la escritura heptápoda es no lineal, es decir, que el tiempo alienígena es maleable. El peculiar lenguaje de los heptápodos condiciona, por tanto, su manera de pensar y de percibir el tiempo: “es como si supieran todo lo que van a decir, antes de que lo digan”, concluye Louise.

    En este sentido, la película es un claro alegato en favor del trabajo interdisciplinar: aunque casi siempre Ian va a rebufo de Louise, aporta interesantes observaciones para avanzar en el conocimiento del lenguaje e intenciones extraterrestres. En efecto, física teórica y lingüística, ciencias y humanidades, establecen vínculos creativos para abordar un problema complejo: dilucidar la naturaleza de un lenguaje alienígena y cómo éste afecta a la manera de percibir la realidad. La brecha cultural aquí se sutura.

    Para ampliar información:

    Humboldt, Wilhelm von (1990): Sobre la diversidad de la estructura del lenguaje humano, Barcelona: Anthropos.

    Sapir, Edward (1971): El lenguaje. Introducción al estudio del habla, México: Fondo de Cultura Económica.

    Snow, Charles P. (1977): Las dos culturas y un segundo enfoque, Madrid: Alianza Editorial.

    Whorf, Benjamin L. (1999): Lenguaje, pensamiento y realidad, Barcelona: Círculo de Lectores.
    RCTAN8
    "Vis pacem, para bellum"
    "Proeliis parta sunt, ferro et viribus, sed bella parta caput"
    (Las batallas se ganan con espadas y fuerza, pero las guerras se ganan con la cabeza, Publio Cornelio Escipión)

    Comentario


    • #32
      Francamente estimados RCTAN8 y Tutankhamon, pienso que si estos temas tan bien tratados por ustedes fueran conocidos y difundidos con amplitud desde la infancia entre los humanos, muchos de nuestros conflictos cotidianos no existirían. Realmente nos demuestran la finitud de la raza humana en la inmensidad del universo.

      Gracias por compartir vuestros conocimientos.

      Saludos.

      Comentario


      • #33
        Originalmente publicado por planeador Ver Mensaje
        Francamente estimados RCTAN8 y Tutankhamon, pienso que si estos temas tan bien tratados por ustedes fueran conocidos y difundidos con amplitud desde la infancia entre los humanos, muchos de nuestros conflictos cotidianos no existirían. Realmente nos demuestran la finitud de la raza humana en la inmensidad del universo.

        Gracias por compartir vuestros conocimientos.

        Saludos.
        Gracias don Planeador,

        De hecho, estoy de acuerdo con usted en que sería importante que las personas desde una edad temprana tengan un poco más de contacto con la ciencia, particularmente la astronomía que fascinó (y aterrorizó) a nuestros antepasados.

        Nada mejor para hacernos pensar en nuestro lugar en el universo que las fotografías tomadas con sondas en diferentes partes de nuestro sistema solar.

        Os dejo aquí dos de los más significativos.

        La primera fue tomada por la nave espacial Cassini en órbita alrededor de Saturno (En realidad, una composición de fotos en varias bandas de frecuencia)
        , y la segunda más espectacular fue tomada por la Voyager 1 a pedido del Astrónomo (y científico, físico, maestro, etc., etc.), Carl Sagan en 1990. (La nave espacial ya ha alcanzado el límite interestelar, pero aún dentro de nuestro sistema solar) y está viajando a 160,000 km / h.
        Aún así, se necesitará MILENIOS para abandonar nuestro sistema (¡pase la nube de Oort!).








        En una conferencia el 11 de mayo de 1996, Sagan habló de sus pensamientos sobre la fotografía histórica:

        ""Mira de nuevo en este punto. Esto está aquí, este es nuestro hogar, este somos nosotros. En él, todos los que aman, todos los que conocen, cualquier persona de la que hayan oído hablar, todos los seres humanos que han vivido sus vidas. El conjunto de nuestra alegría y nuestro sufrimiento, miles de auténticas religiones, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de la civilización, cada rey y campesino, cada pareja de amantes, cada madre y padre. , un niño esperanzado, inventor y explorador, cada maestro de ética, cada político corrupto, cada superestrella, cada líder supremo, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie vivió allí, en un grano de polvo suspendido en un rayo de sol.

        La Tierra es un escenario muy pequeño en una vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre derramados por todos esos generales y emperadores, porque en su gloria y triunfo llegaron a ser maestros momentáneos de una fracción de ese punto. Piense en las infinitas crueldades infligidas por los habitantes de una esquina de este píxel a los residentes casi indistinguibles de otra esquina, cuán frecuentes son sus malentendidos, cuán ansiosos por matarse entre ellos, cuán vehementes son sus odios.

        Nuestras actitudes exageradas, nuestra supuesta importancia personal, la ilusión de tener cualquier posición de privilegio en el Universo, son vencidas por este punto débil de luz. Nuestro planeta es un grano solitario en la gran y envolvente oscuridad cósmica. En nuestra oscuridad, en toda esta inmensidad, no hay evidencia de que alguna vez llegue ayuda de algún lugar para salvarnos de nosotros mismos.

        La Tierra es el único mundo conocido hasta el día de hoy que alberga vida. No hay más, al menos en el futuro cercano, donde nuestra especie pueda emigrar. Visita, podría. Cálmate, aún no. Nos guste o no, por ahora, la Tierra es donde tenemos que quedarnos.
        Se ha hablado de la astronomía como una experiencia creativa de firmeza y humildad. Quizás no haya mejor demostración de la tonta y vanidosa vana humana que esta imagen distante de nuestro mundo joven. Para mí, enfatiza nuestra responsabilidad de comportarnos más amablemente el uno con el otro, y de proteger y apreciar el punto azul pálido, el único hogar que hemos conocido.""



        Um gran abrazo a todos y buen fin de semana.

        Comentario


        • #34
          Originalmente publicado por Tutankhamon Ver Mensaje
          Hola
          Aunque comparto las expectativas de Don RCTAN8 de que todavía puedo ver una pequeña colonia en la luna durante mi vida y el primer vuelo a Marte, debo decir que para mí la noticia más importante (incluso más grande que esta) está al alcance de un par de años:
          ¡El lanzamiento del telescopio James Webb!


          Confieso que no sé si puedo seguir el ritmo de la tensión del momento, que no es para el corazón (probablemente en la primera mitad de 2021), el lanzamiento y, sobre todo, el funcionamiento del telescopio.

          La cantidad de cosas que pueden salir mal (ver la increíble miopía de Hubble) es exponencial.

          Estamos hablando de colocar un telescopio en una órbita de equilibrio entre la Tierra y el Sol (a 1,5 millones de kilómetros de distancia), el punto Lagrange L2 permite esta protección porque el escudo térmico es constante entre sus sensores y los 3 transmisores (Sol, Tierra y Luna), que primero debe abrir adecuadamente su escudo térmico (¡del tamaño de una cancha de tenis!), Luego desplegarlo. sus espejos exagonales, solo entonces pruebe y ponga su equipo en acción.

          Si todo va bien, será una hazaña increíble para mí.

          Entonces tendríamos un telescopio unas 7 veces la capacidad del Hubble para, entre otras cosas, buscar vida en exoplanetas mediante el estudio de sus firmas atmosféricas.

          Los desafíos de ingeniería y otros campos son enormes.

          James Webb operará en el campo de la luz infrarroja (en menor medida en lo visible, ultravioleta, etc.), por lo que tendrá que tener un escudo térmico infalible.
          Se abrirán como pétalos compuestos de 5 capas de protección altamente ligera y eficiente.

          La capa orientada al sol se calentará a una temperatura suficiente para freír un huevo, la última capa asegurará una temperatura negativa: -233,15 grados centígrados, solo 40 grados por encima del cero absoluto.
          Este telescopio tiene que superar tantos obstáculos (técnicos, mecánicos, presupuestarios) que será un verdadero milagro.

          Ha existido durante 20 años el proyecto , desde la concepción hasta la construcción y más Usd. 8 mil millones de gastos hasta hoy.

          Sus espejos exagonales son una obra de arte de ingeniería óptica y están cubiertos con una fina capa de oro puro (que es el material que más absorbe la radiación infrarroja).









          Algunos datos:
          Masa: 6.2 toneladas
          Espejo primario: 6.5 metros de diámetro (Hubble era 2.4 m)
          Longitud de onda de observación: entre 0,6 y 28 micras (los objetos a estudiar no emiten luz visible)
          Masa reflectora principal: 705 kg.
          Pliegue del espejo: 18 elementos hexagonales de berilio (más liviano que el vidrio - 625 kg versus 1 tonelada por espejo de vidrio Hubble)

          Aquí hay un video completo del despliegue del telescopio



          Um abrazo aos amigos.
          Sin duda alguna el lanzamiento y correcto despliegue de telescopio espacial James Webb será un hito histórico que será recordado por muchas generaciones de astrónomos, me animo a decir que los descubrimientos que logrará harán empalidecer a los del Hubble. Sin embargo las dificultades que deberá enfrentar ese perfecto despliegue son inimaginables para nosotros que nos hemos acostumbrado a gestionar con un margen de error apreciable y con un "plan B" salvador a la mano. Les copio un artículo del sitio web en español de la NASA sobre las pruebas que se realizaron con el despliegue del sistema de "parasoles" del escudo térmico del JW. Cabe destacar que el presupuesto total del JW superará los 11 mil millones de dólares. A los que les interese profundizar les dejo el enlace a la página de wikipedia correspondiente: James Webb
          El JWST Supera las Pruebas Críticas de Despliegue del Parasol

          Telescopios Espaciales
          22/10/2019

          Después de ensamblar con éxito todo el observatorio, los técnicos e ingenieros avanzaron para desplegar y tensar completamente las cinco capas de su parasol solar del tamaño de una cancha de tenis, que está diseñado para mantener sus ópticas y sensores a la sombra y lejos de interferencias. Créditos de la imagen: NASA/Chris Gunn

          El parasol del telescopio espacial James Webb de la NASA ha pasado una prueba crítica para preparar el observatorio para su lanzamiento en 2021. Los técnicos e ingenieros desplegaron y tensaron completamente cada una de las cinco capas del parasol, colocando con éxito el parasol en la misma posición en la que se encontrará a un millón de millas de la Tierra.

          “Esta fue la primera vez que el parasol solar fue desplegado y tensado por la electrónica de la nave espacial y con el telescopio presente encima. El despliegue es visualmente impresionante como resultado, y fue un desafío lograrlo", dijo James Cooper, Gerente de Protección Solar del Telescopio Webb de la NASA en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, Greenbelt, Maryland.

          Para observar partes distantes del universo que los humanos nunca antes habían visto, el observatorio Webb está equipado con un arsenal de tecnologías revolucionarias, lo que lo convierte en el telescopio de ciencia espacial más sofisticado y complejo jamás creado. Entre las más desafiantes de estas tecnologías se encuentra el parasol solar de cinco capas, diseñado para proteger los espejos e instrumentos científicos del observatorio de la luz y el calor, principalmente del Sol.

          Como telescopio optimizado para luz infrarroja, es imperativo que la óptica y los sensores de Webb permanezcan extremadamente fríos, y su protector solar es clave para regular la temperatura. Webb requiere un despliegue exitoso de protección solar en órbita para cumplir sus objetivos científicos.

          El parasol solar separa el observatorio en un lado cálido que siempre mira hacia el Sol (los modelos térmicos muestran que la temperatura máxima de la capa más externa es de aproximadamente 230 grados Fahrenheit), y un lado frío que siempre se enfrenta al espacio profundo (con la capa más fría que tiene una temperatura mínima modelada de alrededor de menos 394 grados Fahrenheit). El oxígeno presente en la atmósfera de la Tierra se congelaría a las temperaturas experimentadas en el lado frío del protector solar, y un huevo podría hervirse fácilmente con el calor encontrado en el extremo cálido.

          Webb ha pasado otras pruebas de implementación durante su desarrollo. Igualmente importante fue la disposición exitosa de los problemas descubiertos por esos despliegues anteriores y las pruebas ambientales del elemento de la nave espacial. Como antes, los técnicos utilizaron poleas y pesas que compensan la gravedad para simular el entorno de gravedad cero que experimentará en el espacio. Al controlar cuidadosamente el despliegue y el tensado de cada capa individual, los técnicos de Webb se aseguran de que, una vez en órbita, funcione sin problemas.

          "Esta prueba mostró que el sistema de protección solar sobrevivió a las pruebas ambientales de elementos de naves espaciales, y nos enseñó sobre las interfaces e interacciones entre el telescopio y las partes de protección solar del observatorio", agregó Cooper. "Muchas gracias a todos los ingenieros y técnicos por su perseverancia, enfoque e incontables horas de esfuerzo para lograr este hito".

          El protector solar consta de cinco capas de un material polimérico llamado Kapton. Cada capa está recubierta con aluminio depositado en vapor, para reflejar el calor del Sol en el espacio. Las dos capas más calientes orientadas al Sol también tienen un recubrimiento de "silicio dopado" (o silicio tratado) para protegerlas de la intensa radiación ultravioleta del Sol.

          Para recoger la luz de algunas de las primeras estrellas y galaxias que se formaron después del Big Bang, el telescopio necesitaba tanto el espejo más grande que se lanzó al espacio como el parasol que tiene la envergadura de una cancha de tenis completa. Debido a los requisitos de tamaño, forma y rendimiento térmico del telescopio, el parasol debe ser grande y complejo. Pero también tiene que caber dentro de un carenado estándar de carga útil de cohete de 5 metros de diámetro, y también desplegarse de manera confiable en una forma específica, mientras experimenta la ausencia de gravedad, sin error.

          Tras la exitosa prueba de la protección solar de Webb, los miembros del equipo comenzarán el largo proceso de doblar perfectamente el parasol solar en su posición replegada para el vuelo, que ocupa un espacio mucho más pequeño que cuando está completamente desplegado. Luego, el observatorio será sometido a exhaustivas pruebas eléctricas y un conjunto más de pruebas mecánicas que emulan el entorno de vibración del lanzamiento, seguido de un despliegue final antes de su vuelo al espacio.

          Webb será el principal observatorio de ciencia espacial del mundo. Resolverá misterios en nuestro sistema solar, mirará más allá de mundos distantes alrededor de otras estrellas y explorará las misteriosas estructuras y orígenes de nuestro universo y nuestro lugar en él. Webb es un proyecto internacional liderado por la NASA y sus socios, la Agencia Espacial Europea, ESA, y la Agencia Espacial Canadiense.

          RCTAN8
          "Vis pacem, para bellum"
          "Proeliis parta sunt, ferro et viribus, sed bella parta caput"
          (Las batallas se ganan con espadas y fuerza, pero las guerras se ganan con la cabeza, Publio Cornelio Escipión)

          Comentario


          • #35
            Traduzco esta materia porque muestra cuán raro es nuestro sistema solar en la galaxia.

            Un punto a favor de la inexistencia de vida inteligente (o su rareza) aunque todavía creo (no científico) que Kepler estaba encontrando sistemas planetarios que son excepciones y no la regla.



            Los planetas alrededor de otras estrellas son como guisantes en una vaina



            Concepto sistema Kepler 11




            Un equipo de investigación internacional dirigido por la astrofísica de la Universidad de Montreal Lauren Weiss descubrió que los exoplanetas que orbitan la misma estrella tienden a tener tamaños similares y un espacio orbital regular.
            Este patrón, revelado por las nuevas observaciones del Observatorio W. M. Keck de los sistemas planetarios descubiertos por el telescopio Kepler, podría sugerir que la mayoría de los sistemas planetarios tienen un historial de formación diferente al sistema solar.

            Gracias en gran parte al Telescopio Kepler de la NASA, lanzado en 2009, ahora se conocen muchos miles de exoplanetas. Esta gran muestra permite a los investigadores no solo estudiar sistemas individuales, sino también sacar conclusiones sobre los sistemas planetarios en general. El Dr. Weiss es parte del equipo de la Encuesta Kepler de California, que utilizó el Observatorio W. M. Keck en Maunakea en Hawai, para obtener espectros de alta resolución de 1305 estrellas que albergan 2025 planetas en tránsito descubiertos originalmente por Kepler. A partir de estos espectros, midieron tamaños precisos de las estrellas y sus planetas.

            En este nuevo análisis dirigido por Weiss y publicado en The Astronomical Journal, el equipo se centró en 909 planetas pertenecientes a 355 sistemas de múltiples planetas.
            Estos planetas se encuentran principalmente entre 1,000 y 4,000 años luz de distancia de la Tierra. Mediante un análisis estadístico, el equipo encontró dos patrones sorprendentes. Descubrieron que los exoplanetas tienden a ser del mismo tamaño que sus vecinos. Si un planeta es pequeño, es muy probable que el próximo planeta alrededor de esa misma estrella también sea pequeño, y si un planeta es grande, es probable que el siguiente sea grande. También descubrieron que los planetas que orbitan alrededor de la misma estrella tienden a tener un espacio orbital regular.

            Los tamaños similares y el espacio orbital de los planetas tienen implicaciones sobre cómo se forman la mayoría de los sistemas planetarios. En la teoría clásica de la formación de planetas, los planetas se forman en el disco protoplanetario que rodea a una estrella recién formada. Los planetas pueden formarse en configuraciones compactas con tamaños similares y un espacio orbital regular, de manera similar al patrón recientemente observado en los sistemas exoplanetarios. Sin embargo, en nuestro sistema solar, los planetas interiores tienen una separación sorprendentemente grande y diversos tamaños.

            La abundante evidencia en el sistema solar sugiere que Júpiter y Saturno interrumpieron la estructura inicial de nuestro sistema, lo que resultó en los cuatro planetas terrestres ampliamente espaciados que tenemos hoy. El hecho de que los planetas en la mayoría de los sistemas todavía tengan un tamaño similar y estén espaciados regularmente sugiere que tal vez no han sido perturbados desde su formación.


            Para probar esa hipótesis, Weiss está realizando un nuevo estudio en el Observatorio Keck para buscar análogos de Júpiter alrededor de los sistemas de múltiples planetas de Kepler. Los sistemas planetarios estudiados por Weiss y su equipo tienen múltiples planetas muy cerca de su estrella. Debido a la duración limitada de la Misión Kepler, se sabe poco sobre qué tipo de planetas, si los hay, existen a distancias orbitales más grandes alrededor de estos sistemas. Esperan probar cómo la presencia o ausencia de planetas similares a Júpiter a grandes distancias orbitales se relacionan con los patrones en los sistemas planetarios internos.

            Independientemente de sus poblaciones externas, la similitud de los planetas en las regiones internas de los sistemas extrasolares requiere una explicación. Si se puede identificar el factor decisivo para el tamaño de los planetas, podría ayudar a determinar qué estrellas es probable que tengan planetas terrestres que sean adecuados para la vida.

            El artículo "The California-Kepler Survey V. Peas in a Pod: Planets in a Kepler Multi-planet System are Similar in Size and Regularly Spaced" se publica en The Astronomical Journal.

            Fuente:

            https://phys.org/news/2018-01-planet...-peas-pod.html

            Comentario


            • #36
              Gente acabo de ver ARRIVAL, la película nombrada en post anteriores y la verdad que me voló la cabeza. Que peliculón por dios !!! junto con CONTACTO y Stellar, las mejores a modo científico.

              Comentario


              • #37
                Originalmente publicado por FedeDJ Ver Mensaje
                Gente acabo de ver ARRIVAL, la película nombrada en post anteriores y la verdad que me voló la cabeza. Que peliculón por dios !!! junto con CONTACTO y Stellar, las mejores a modo científico.
                También aprecio mucho esta película.
                aparte de la trama principal, dos cosas me llaman la atención:

                1) Seres extraterrestres y el ecosistema probable en el que viven originalmente.

                Esto no es agua (aunque pueden parecer pulpos evolucionados), sino una niebla muy densa, lo que puede sugerir un planeta gaseoso donde surgió la vida en las capas medias de su atmósfera(Esta posibilidad ya ha sido expresada por algunos exobiólogos).

                2) La forma de comunicación del extraterrestre que no se parece a nada aquí en la tierra (hablar, escribir, mime, etc.)
                Como dijo el protagonista, primero es necesario conocer el "concepto" de lo que se pregunta.
                Aparentemente en una sola figura expresan docenas de argumentos y significados.
                (aparte de un tipo de telepatía).

                Muy bueno.

                Saludos.

                Comentario


                • #38
                  Originalmente publicado por FedeDJ Ver Mensaje
                  Gente acabo de ver ARRIVAL, la película nombrada en post anteriores y la verdad que me voló la cabeza. Que peliculón por dios !!! junto con CONTACTO y Stellar, las mejores a modo científico.
                  Totalmente de acuerdo, un peliculón. Muestra las enormes dificultades, casi insalvables, para establecer contacto con otras especies puesto que el lenguaje, la forma de expresarlo, su estructura y los contenidos que expresa lo más probable es que sean total y completamente diferentes a los nuestros, tal vez la única oportunidad de establecer contacto sea a través de las matemáticas. Para tener una idea aproximada de esas dificultades es suficiente ver lo difícil que ha sido entenderse con mamíferos superiores inteligentes tales como las ballenas, los delfines y toda su parentela. A diferencia de los primates con los cuales compartimos una evolución estrechamente relacionada, los mamíferos antes mencionados desarrollan su vida en un ambiente totalmente distinto al nuestro, por lo que bien podríamos decir que desde nuestro punto de vista están más "lejos" que los primates y consecuentemente la dificultad para entendernos es mayor.
                  RCTAN8
                  "Vis pacem, para bellum"
                  "Proeliis parta sunt, ferro et viribus, sed bella parta caput"
                  (Las batallas se ganan con espadas y fuerza, pero las guerras se ganan con la cabeza, Publio Cornelio Escipión)

                  Comentario


                  • #39

                    Bien recordado Don RCTAN8,

                    Su analogía con los intentos de comunicarse con los delfines (sonidos) es perfecta.

                    Y me hizo preguntarme:

                    Nosotros, como raza (aparentemente) superior a los delfines, tratamos de entenderlos y tratamos de comunicarnos en su forma de expresión.

                    Tal vez haya un pequeño defecto en la película.

                    Las criaturas, aparentemente, están mucho más evolucionadas que los terráqueos, por lo que deberían adaptarse a nuestra forma de comunicación.


                    Solo un pensamiento sin muchos parámetros (ja, ja, ja ...)

                    Saludos

                    Comentario


                    • #40
                      Analizando lo que mencionan, tomo conciencia que uno de los principales problemas de lograrse un encuentro con seres de otros planetas es el de comunicación !!!!!

                      Saludos.

                      Comentario


                      • #41
                        https://www.clarin.com/sociedad/estu..._UMPfS2Vo.html

                        Pueden bajar el artículo al llano ??

                        Saludos


                        Comentario


                        • #42

                          hola Don Planeador y demas amigos,


                          Aunque el artículo es correcto al explicar que los campos magnéticos de las estrellas que tienen planetas en órbitas muy cercanas son extremadamente peligrosos para la vida (cuando no es determinante para su inexistencia), algunas observaciones son dignas de mención:

                          La mayoría de los exoplanetas descubiertos hasta ahora se han hecho alrededor de estrellas enanas rojas.

                          Estas estrellas tienen, entre sus características más llamativas, una intensa actividad electromagnética, que las hace particularmente letales incluso para planetas con campos magnéticos protectores muy grandes.

                          Tenga en cuenta que muchos de estos planetas tienen un período orbital muy pequeño (¡a veces algunos días!).
                          También debe considerar cómo funcionan los métodos de detección de exoplanetas más utilizados en la actualidad.

                          La tecnología actual, salvo excepciones muy raras y fortuitas, NO permite que se detecten planetas del tamaño de la Tierra.

                          Incluso en el caso de los planetas Súper Tierra, hay muchas (cientos) observaciones hechas por Kepler que aún deben confirmarse si son o no planetas o sistemas completos.

                          Hay un estudio estadístico publicado este año por astrónomos de la Universidad de Pennsylvania que indican que la existencia de planetas similares a la Tierra varía de 1 en 3 estrellas a tan solo 1 en 33 estrellas en la galaxia.

                          Los sistemas solares descubiertos hasta ahora en estrellas similares al sol (Clase "G") son pocos debido a la dificultad de los métodos ya señalados.

                          Particularmente, aunque sorprendido por la gigantesca cantidad de planetas y sistemas descubiertos por Kepler y otros telescopios de la Tierra, lo veo solo como un refuerzo de que la formación de planetas (terrestres y gaseosos) es la regla en el nacimiento de estrellas (disco protoplanetario existente en todos casos) y por analogía, en estrellas como el sol la regla también es válida.

                          Por lo tanto, la existencia de sistemas planetarios como el nuestro y la formación de planetas similares a la Tierra (tamaño, distancia desde la estrella madre, etc.) son comunes.

                          Esto es importante porque en las estrellas similares al sol que están en la secuencia principal, puede haber sistemas planetarios que hayan tenido una evolución similar (incluso descontando los problemas de los cambios orbitales de los gigantes gaseosos que pueden evitar la formación de planetas similares a la Tierra y otras situaciones) y estos los sistemas obedecen (o deben obedecer) una ley de formación que indica que cuanto más pequeño es un cuerpo celeste (la tierra es más pequeña en relación con sus vecinos gigantes), más abundante estos se vuelven.

                          En términos generales, alrededor del 8% de las estrellas en nuestra galaxia son del tipo "G" y alrededor del 12% son "K" amarillas ligeramente más frías que el sol.


                          Considerando un número conservador de 200 mil millones de estrellas en Via Lactea,Alrededor de 40 mil millones de estrellas pueden tener sistemas planetarios similares al sol.

                          Si consideramos que solo (número muy conservador) el 10% tiene planetas similares a la Tierra, estamos hablando de 4 mil millones de sistemas planetarios con planetas rocosos similares a la Tierra, que orbitan alrededor de la Zona Habitable de las estrellas.

                          Estos son algunos de los principales métodos de búsqueda de exoplanetas:

                          Método de tránsito

                          Este es un método que se ha desarrollado recientemente y que detecta la variación de luz causada por un planeta cuando transita frente a su estrella anfitriona.
                          Este "método de tránsito" funciona solo con un pequeño porcentaje de planetas cuyos planos orbitales están perfectamente alineados con nuestra línea de visión, que son solo alrededor del 15%. Tiene la gran ventaja de que se puede aplicar incluso a estrellas muy distantes.

                          Método de astrometría


                          La astrometría es el método más antiguo para detectar exoplanetas. La idea es detectar oscilaciones de posición en la estrella (generalmente muy pequeña). Se han encontrado varias estrellas candidatas desde entonces, pero no ha habido confirmación en ninguno de los casos, en gran parte debido a los detectores inexactos. Cuando un planeta orbita una estrella, ambos cuerpos tienen un centro de masa común alrededor del cual orbitan, lo que hace que la estrella tenga un movimiento muy pequeño a medida que el planeta orbita. El método es más confiable si las órbitas de los planetas son perpendiculares a nuestra línea de visión; Incluso hoy, este método es el único que se puede utilizar en estos casos. Todos los demás métodos (a saber, Velocidad Radial y Tráfico) son inútiles.

                          Método de velocidad radial

                          El método de velocidad radial mide las variaciones en la velocidad con la que la estrella se aleja o se acerca a nosotros.
                          Esta medición se realiza directamente en el espectro detectado en la estrella. Esto significa que la velocidad radial se puede deducir comparando con el tiempo la variación de las líneas espectrales detectadas usando el efecto Doppler. Los desplazamientos son inducidos por el planeta en su órbita alrededor de la estrella, ya que ambos orbitan alrededor del mismo baricentro. La velocidad de la distancia y el acercamiento de la estrella es mucho más baja que la del planeta. Las velocidades detectadas son muy bajas: 5 a 30 Kms-h.
                          (Para tener una idea, la detección de planetas del tamaño de la Tierra requiere una capacidad de medición de 5 centímetros por segundo)


                          ELODIE,
                          instalado en el Observatorio Haute-Provence en el sur de Francia en 1993, podía medir los desplazamientos radiales a velocidades tan bajas como 7 m / s, una resolución suficiente para que un observador extraterrestre detecte la influencia de Júpiter en el sol. Usando este instrumento, los astrónomos Michel Mayor y Didier Queloz identificaron 51 Pegasi b (el primer exoplaneta descubierto que orbita una estrella en la secuencia principal), un Júpiter caliente;

                          HARPS de segunda generación, instalado desde 2003 en el Observatorio La Silla en Chile, puede identificar cambios radiales a velocidades tan bajas como 0.5 m / s, lo suficiente como para localizar planetas rocosos de Super Tierras; y

                          ESPRESSO, tercera generación, que se está montando en el VLT ( Very Large Telescope) Su precisión estimada es de 0.1 m / s, lo que permitirá que un observador extraterrestre detecte la Tierra y proporcione una nueva búsqueda de vida ET.

                          Esta es actualmente la técnica principal utilizada y también la más exitosa por los cazadores de planetas. Sin embargo, esta técnica tiene algunas limitaciones, ya que solo funciona bien para estrellas a una distancia de hasta 200 años luz, y debemos tener telescopios de apertura amplia.
                          El método de velocidad radial también se utiliza para confirmar los descubrimientos realizados a través del método de tránsito.


                          Método de microlente gravitacional

                          El efecto de microlente gravitacional ocurre cuando los campos gravitacionales de un planeta y la estrella anfitriona actúan para amplificar la luz de una estrella distante en las profundidades del cielo. Este es el método más prometedor para los planetas ubicados entre la Tierra y el centro de la galaxia, ya que las partes centrales de la galaxia proporcionan una gran cantidad de estrellas de fondo distantes.
                          Las microlentes gravitacionales ya se habían probado para otros fines, especialmente en la búsqueda de materia oscura.


                          La microlente funciona porque la gravedad de la estrella dobla la luz, al igual que las lentes de las gafas. La presencia de un planeta alrededor de la estrella hace que la luz se doble de manera diferente, como si fuera una lente con pequeñas rayas. Esto hace que la intensidad de la luz varíe claramente, permitiendo que se detecte el planeta.
                          Los eventos de microlente son cortos, duran unas pocas semanas o días, ya que las dos estrellas y la tierra se mueven una con respecto a la otra. Se han observado más de 1000 estrellas en tales eventos en los últimos diez años. Las observaciones se realizan generalmente a través de redes de telescopios robóticos.
                          La gran ventaja de las microlentes gravitacionales es que los planetas de baja masa (es decir, terrestres) se pueden descubrir incluso con la tecnología disponible actualmente. Una desventaja notable es que el evento no puede repetirse porque nunca se produce una alineación aleatoria.


                          Solo algunos datos

                          Un fuerte abrazo a todos.

                          http://www.astropt.org/2016/11/28/de...cidade-radial/
                          https://www.ccvalg.pt/astronomia/not...tas_kepler.htm









                          Comentario


                          • #43
                            Originalmente publicado por planeador Ver Mensaje
                            https://www.clarin.com/sociedad/estu..._UMPfS2Vo.html
                            Pueden bajar el artículo al llano ??
                            Saludos
                            ¿Porqué es "rara" la Tierra? Varios factores se han juntado para que nuestra Tierra sea un planeta "raro" y con una baja probabilidad de ocurrencia. En primer lugar el Sol, se trata de una estrella estable en sus emisiones de radiación. Segundo, la órbita de la Tierra se encuentra en la zona "ricitos de oro" en la que es posible la existencia de agua líquida. Tercero, la Tierra posee un campo electromagnético muy fuerte que la protege de la radiación solar. Cuarto, la Tierra posee una luna grande que oficia de estabilizadora del balanceo de su eje. Quinto, el eje de la Tierra se encuentra inclinado posibilitando la ocurrencia de estaciones. Sexto: El tamaño de la tierra y la protección del campo electromagnético han posibilitado la existencia de una atmósfera importante. Séptimo: La Tierra se tiene la protección de los grandes planetas gaseosos que ofician de guardianes para los objetos que intentan dirigirse al Sol. Octavo: la lejanía al SOL y el período largo orbital de la Tierra es lo suficientemente grande para que los cambios climáticos no tengan una variación extrema.

                            Todos los factores mencionados han favorecido la aparición de la vida y su resiliencia.

                            El artículo, confuso sin duda alguna, se refiere a otro tipo de estrellas distinto a la nuestra, las enanas rojas que generan "climas espaciales" adversos para la vida. Estas pequeñas y frías estrellas mucho menos estables que nuestro Sol y tienen como característica que sus "tormentas" (expulsiones de materia y radiación) son impredecibles y frecuentes. Como tienen mucha menos masa sus planetas tienen órbitas muy cercanas a la estrella lo que provoca que impacten sobre los mismos esas frecuentes tormentas barriendo sus atmósferas. También la cercanía de las órbitas de los planetas a la estrella provoca que por un problema de mareas una cara esté siempre está mirando a la estrella y otro en una perpetua oscuridad.

                            De todas formas, las técnicas y los instrumentos terrestres y espaciales que permiten la detección de planetas, incluso verificar los gases que componen su atmósfera con seguridad avanzarán muchísimo en las próximas décadas posibilitando el descubrimiento y el estudio de más y más planetas como el nuestro.

                            RCTAN8
                            "Vis pacem, para bellum"
                            "Proeliis parta sunt, ferro et viribus, sed bella parta caput"
                            (Las batallas se ganan con espadas y fuerza, pero las guerras se ganan con la cabeza, Publio Cornelio Escipión)

                            Comentario


                            • #44
                              Muy bueno señores !!!! Que lejos estamos los Abogados de estos conocimientos !!!!! Será por ello que muchos son políticos !!??? Es una broma por supuesto, pero es realmente fascinante esta ciencia.

                              Saludos.

                              Comentario


                              • #45
                                Originalmente publicado por planeador Ver Mensaje
                                Muy bueno señores !!!! Que lejos estamos los Abogados de estos conocimientos !!!!! Será por ello que muchos son políticos !!??? Es una broma por supuesto, pero es realmente fascinante esta ciencia.
                                Saludos.
                                Lo fascinante de todo esto es somos parte de la primerísimas generaciones que son conscientes de la enormidad del universo, de los cientos de miles de millones de galaxias y del inimaginable número de estrellas y planetas que lo conforman. Hace poco más de un cien años, hacia la primera década del siglo pasado, los astrónomos y la ciencia en general imaginaba que el universo se circunscribía a la Vía Láctea y era completamente estático, hasta el mismísimo Albert Einstein estaba convencido de ello. Y hasta hace unas muy pocas décadas no se tenía constancia alguna de otros planetas que no fueran los de nuestro sistema solar y la existencia de agujeros negros era solo una hipótesis surgida de la teoría de la relatividad.

                                Otro tema. Para los que les ha gustado la temática de la vida extraterrestre les recomiendo la lectura de "Hacedor de Estrellas" de Olaf Stapledon con prefacio de J.L. Borges.

                                Link al libro en PDF: https://www.academia.edu/38808478/Wi...r_de_estrellas
                                RCTAN8
                                "Vis pacem, para bellum"
                                "Proeliis parta sunt, ferro et viribus, sed bella parta caput"
                                (Las batallas se ganan con espadas y fuerza, pero las guerras se ganan con la cabeza, Publio Cornelio Escipión)

                                Comentario

                                Trabajando...
                                X