Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

"La operación Georgias fue un verdadero absurdo"

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • "La operación Georgias fue un verdadero absurdo"

    "La operación Georgias fue un verdadero absurdo"


    Con el grado de Capitán de Corbeta, Horacio Bicain fue el comandante del submarino "Santa Fe" en aquellos días de 1982. El ataque recibido por parte de aeronaves británicas el 25 de abril dio inicio a la Batalla de Malvinas

    DeySeg: ¿Por qué siendo Capitán de Corbeta fue designado para un comando ejercido por lo general por un Capitán de Fragata?

    Bicain: En realidad, ya nos correspondía a algunos de nosotros por antigüedad, como Riveiro en el submarino "Salta" y a mí; el único Capitán de Fragata era Azcueta (en el 2do. año). Digamos que fue un momento en que había pocos comandantes submarinistas, y además hay que recordar que en Alemania se encontraban tripulaciones para los submarinos clase TR-1700 que estaban en alistamiento. El otro comandante con posibilidades era Alvaro Vázquez, quien finalmente fue destinado al aviso "Gurruchaga" y tuvo una destacada labor en el rescate de los náufragos del crucero "Belgrano".

    DeySeg: ¿Qué incidente tuvo el "Santa Fe" a fines de 1981?

    Bicain: Con el Capitán Grosso, que fue quien me entregó el mando del "Santa Fe", hicimos una salida con el submarino y no nos podíamos sumergir. En dique seco luego se detectó que habíamos perdido el perno del plano de profundidad y por esa causa no podíamos ir abajo. Afortunadamente en Puerto Belgrano el Jefe del Arsenal le hizo a la nave algunas reparaciones no convenientes, en función económica, dado el estado general de buque. Esos trabajos nos permitieron operar la nave en condiciones algo más favorables. Dos años antes se había averiado el domo sonar y fue reemplazado por el del "Santiago del Estero" que a la postre pasó a reserva previa radiación. De cualquier manera, el estado operativo del "Santa Fe" era muy precario al punto que la batería recibía un bajo porcentaje de carga. Cuando Grosso me dio el informe secreto del estado del submarino obviamente no imaginaba que tenía que ir a una guerra y, además, posteriormente tomo conocimiento de que el buque iba a ser radiado durante 1982.

    DeySeg: ¿Cuándo y en qué circunstancias toma conocimiento de la misión del 1- 2 de abril?

    Bicain: El día 24 de marzo. Después de la salida de dique seco realizamos un ejercicio individual a principios de marzo y luego salimos a navegar dentro del marco del ejercicio "Cimarrón" con la Armada uruguaya. Al regresar de esta maniobra, me llama el Comandante de la Fuerza de Submarinos, Capitán de Navío Moya, por teléfono cifrado y me pone en conocimiento de la misión. Posteriormente recibo en un sobre la Orden de Operaciones en la que se me indica que el submarino debía alistarse con sólo tres torpedos embarcados y trasladar a una sección de Buzos Tácticos, cuyo comandante era el Capitán de Corbeta Alfredo Cufré. La Orden indicaba el traslado de la citada sección, y en caso de no concretarse la recuperación de las Islas debíamos realizar igualmente un reconocimiento fotográfico con los Buzos de distintas playas. En plena navegación, en momentos de un mar tranquilo, los Buzos aprovecharon para inflar sus botes y realizar una práctica con sus medios. Llegamos a la zona prevista para el desembarco el día 30 y recibimos un mensaje del Comandante de la Fuerza de Tareas que la operación se retrasaba 24 horas por cuestiones meteorológicas.

    DeySeg: Durante la misión el submarino sufre un problema de comunicaciones, ¿podría detallarnos qué ocurrió?

    Bicain: Efectivamente la radio sufrió un desperfecto eléctrico que nos impedía transmitir mensajes a la Fuerza de Tareas, aunque nosotros los podíamos recibir. La misión original consistía en tres acciones: la captura del Faro San Felipe, la toma del aeropuerto y el marcado de la playa donde iba a desembarcar la Infantería de Marina. Pero observamos por el periscopio actividad en la zona donde debían arribar los Buzos; este lugar era una playa al sur del istmo que une Puerto Argentino con el aeropuerto (Objetivo Zulú). Entonces recibimos un nuevo mensaje que cancelaba la toma del aeropuerto y la captura del faro, indicando como único objetivo la demarcación del lugar de desembarco (Playa Roja).

    En estas circunstancias convinimos con Cufré cambiar la zona de desembarco por otra al norte de la península y nos dirigimos a un punto frente a Punta Celebroña. Esta decisión nos pondría en la zona de operaciones de la Flota y no podíamos comunicar la novedad.

    El cambio del lugar de desembarco fue una idea acertada, ya que al volver a la Base de Mar del Plata Cufré me dijo que en la playa original (Playa Amarilla) había tres nidos de ametralladoras. A las 02:30 del 2 de abril, la sección de Buzos Tácticos se desprende del submarino con destino a una pequeña playa denominada Helis Kitchen. Allí se equiparon convenientemente y cruzaron sin problemas a Playa Roja con sus botes. El mayor peligro provino, sin embargo, de la propia Fuerza, ya que cuando emergimos para lanzar a los Buzos fuimos detectados por el radar del destructor "Hércules" puesto que nos encontrábamos en una zona no asignada para nuestra misión. Su Comandante, el Capitán de Fragata Molina Pico, alcanzó a ordenar el alistamiento del cañón de proa. Cuando el "Santa Fe" pasó a inmersión pudimos con el teléfono subacuo comunicarnos con el cuarto de sonar del destructor.

    DeySeg: Al retornar a Mar del Plata el 7 de abril, ¿qué novedades tenía la nave?

    Bicain: Las baterías estaban con muy bajo rendimiento, la radio con servicio disminuido, el RATT (teletipo) fuera de servicio, las bombas de achique funcionaban sólo a profundidad de periscopio y los motores observaban una sensible pérdida de aceite. Esto, dentro del marco generalizado de una nave vieja y desgastada.

    DeySeg: ¿Qué misiones son asignadas al submarino "Santa Fe" al dirigirse a Georgias y cómo fue el tránsito?

    Bicain: Nuestra misión era el transporte de una fracción de apoyo de once hombres de Infantería de Marina con varias toneladas de equipo para reforzar el grupo existente en la estación ballenera.

    Cumplida la tarea, debíamos trasladarnos a una caleta al oeste del objetivo a la espera de nuevas instrucciones. Zarpamos el 16 de abril, el tránsito hacia Georgias fue muy lento debido a una climatología adversa casi permanente que nos obligaba a navegar en inmersión a unos pocos nudos por el problema de la batería. Vale la pena señalar que los submarinos del tipo "Guppy" navegaban más rápido en superficie, ya que originalmente eran sumergibles que fueron modificados en los años ’50 con el agregado de un "snorkel". Llegando a la Isla, no sólo teníamos información de la Fuerza Aérea Argentina de la presencia en la zona de unidades británicas sino también por rumores hidrofónicos captados por nuestro sonaristas. En horas de la noche, salimos a superficie y decido realizar una navegación hacia Bahía Guardia Nacional bordeando la costa para confundirnos con los acantilados y no ser detectados por los radares ingleses. De cualquier manera, en esos momentos, el principal riesgo no era el enemigo sino las rocas en un lugar en el cual nunca habíamos navegado. Esta derrota fue decidida previendo la presencia de un submarino enemigo. Ya cerca de la Caleta Capitán Vago, ante la imposibilidad de emitir con el radar dada la proximidad de la costa y que el visor nocturno utilizado por personal en la vela para la navegación no era suficiente para garantizar una aproximación segura ante el peligro de chocar contra una roca, le indiqué al Jefe de la Sección de IM, Capitán de Corbeta Luis Lagos, que se comunique con el personal de tierra para que la embarcación de la BAS (British Antarctic Survey) requisada los venga a buscar hasta el submarino: eran aproximadamente las 23.45 del día 24. El contacto se realizó por un canal de radio internacional y en "jeringozo" porque no se había previsto el plan de comunicaciones. En tres viajes de esta embarcación, el personal de Infantes de Marina y sus pertrechos -entre los que se encontraban un cañón sin retroceso y misiles Bantam- son llevados a tierra.

    DeySeg: ¿Podría relatar el ataque al "Santa Fe"?

    Bicain: Tenía previsto partir desde la caleta a las 04:00, pero la maniobra de descarga se retrasó casi una hora. Concluida la tarea, ordeno al Jefe de Navegación partir con los motores diesel a la máxima velocidad posible y con la nave lista para ir a inmersión. La salida de la bahía nos insumió unos 50 minutos, previendo realizar una derrota similar a la de la entrada. Cuando alcanzamos aguas abiertas envueltos por la penumbra del amanecer, caímos a babor, y a cinco minutos de pasar a inmersión nos sorprende un helicóptero Westland Wasp que salió de la nubes y nos arrojó una bomba de profundidad que explotó cerca del tanque de seguridad. La explosión provocó no sólo el sacudimiento de la nave sino también la interrupción en el suministro de energía y el corte de comunicaciones. Ordené virar hacia la costa mientras se aproximaban más aeronaves que alcanzaron a lanzar torpedos buscadores, los que no fueron efectivos por la escasa profundidad. En la vela se encontraban de guardia Feldman y Muraciole, estos tripulantes junto con Ghiglione, Mareco, Macias, Silva y Bustamante se armaron voluntariamente con los fusiles FAL de dotación y comenzaron a repeler el ataque. Esta acción les negó a los helicópteros la vertical de buque y sólo les permitió dispararnos con sus armas livianas de abordo. De pronto, una de las naves enemigas nos lanzó un misil, que estimo debe haber sido un AS-11 o AS-12, que impacta y atraviesa la vela. Pensé que habían matado a todo mi personal allí destacado, pero cuando pregunté las novedades me informan que sólo había resultado herido Macias, quien perdió una pierna. El enfermero suboficial Funes le realizó los primeros auxilios, impidiéndole hemorragias que le hubieran costado la vida (1). A pesar de los daños recibidos, pudimos alcanzar el muelle de la estación científica británica cubiertos por las armas de los IM desembarcados, que le dispararon a los helicópteros hasta con los misiles antitanque. Con esta respuesta las aeronaves británicas adoptaron posiciones más seguras. Atracamos utilizando el periscopio y en cuanto las condiciones lo permitieron la tripulación fue descendiendo de la nave, la que al tener algunos de sus tanques perforados, se apoyó rápidamente sobre el lecho que estaba a escasa profundidad de la quilla. Mi segundo, el Capitán de Corbeta Michelis, me sugiere alejar el submarino de la costa y hundirlo, pero ante la posibilidad de que la nave todavía tuviera posibilidades de navegar, ordeno esperar hasta la noche para evaluar los daños y en caso de ser posible retirarnos bajo la protección de la oscuridad (2).

    Lamentablemente el Capitán Lagos me informa a las 17:00 que íbamos a rendirnos para evitar una masacre, ya que las fuerzas británicas habían rodeado la posición y dos fragatas comenzaron su hostigamiento. Lagos cumplió con las directivas políticas que le había impuesto la superioridad. Esto es que los ingleses tenían que tomar las Georgias con un acto de fuerza. Posteriormente pude apreciar que la decisión había sido acertada por la cantidad de fuerzas británicas comprometidas para la recuperación.

    DeySeg: ¿Cómo se desarrolló el incidente donde murió el Suboficial Artuso?

    Bicain: Luego de la rendición de la plaza, el Comandante de la Fuerza de Tareas británica, Capitán Young, me indicó que debían retirar el submarino del muelle de la BAS hacia otro que se encontraba en el fondo de la caleta. Para ello trajo al Comandante de la fragata "Brillant", el capitán Coward, que era submarinista. Ellos aducían, de acuerdo a la Convención de Ginebra, que la comprometida situación del submarino podía generar gases explosivos (emanaciones de hidrógeno provenientes del ácido de la batería) que en caso de estallido podría hacer detonar los 20 torpedos Mk 14 y los tres Mk 37 que llevábamos a bordo. Consulté con mi segundo y pensamos que durante la maniobra de traslado, de unos 2.000 metros de distancia, se podría realizar algún acto de sabotaje para inducir el hundimiento de la nave. Estos actos de sabotaje consistían en abrir las válvulas de inundación lenta. Para el movimiento designé a los Suboficiales Artuso, Ibalo, Ontiveros, Ruiz, Recalde y Salto. A Artuso le ordené que no hiciera ninguna acción de las mencionadas, ya iba a estar custodiado por dos infantes armados.

    La maniobra consistía en hacer el traslado con los motores eléctricos de propulsión. Nos pusimos en marcha y en medio de la caleta el submarino se escora. Indico poner en funcionamiento el rotocompresor a fin de entregar aire a los tanques inundados a consecuencia de los daños y mejorar la flotabilidad. Se escucha claramente la puesta en marcha del rotocompresor. De pronto, se asoma un infante inglés por la escotilla de batería de popa disparando su arma al aire y gritando que el submarino se hundía. Momentos después el Suboficial Ibalo me informa que Artuso había sido baleado. Lo ocurrido fue lo siguiente: al escorarse la nave, Artuso hace un movimiento hacia la banda de babor para alcanzar las palancas que compensarían el desbalanceo del barco, el Infante de Marina inglés que lo vigilaba tenía órdenes para que el maquinista no accediera a dichas palancas y le disparó (3). Aun sin saber si Artuso estaba herido o muerto, le indiqué a Coward que me hacía cargo de la maniobra y alcanzamos el muelle. Luego de atracar con la mayor premura, el comandante británico me informa que Artuso había muerto, mi indignación fue tal que lo insulté con gran variedad de adjetivos en castellano y en inglés, no me respondió una palabra. Se pudieron abrir varias de esas válvulas de inundación lenta y luego de varias horas el "Santa Fe" tocó fondo aflorando solamente la vela.

    DeySeg: Luego del salvamento del "Santa Fe" se intentó trasladar el submarino. ¿Los ingleses lo hundieron o se les hundió?

    Bicain: Yo creo que se les hundió cuando lo intentaban trasladar a Inglaterra. En el verano del 83/84 lo reflotaron y pareciera un absurdo que hayan comprometido dos naves de salvamento con sus respectivos especialistas y tripulaciones para hundirlo simplemente en aguas abiertas.
    http://www.deyseg.com.ar/notas/malvi...29-santafe.htm
    “Si vemos nuestros recursos financieros, exiguos, difíciles de obtener, tardíos en la obtención. Si vemos el escaso personal que tenemos disponible; uno podría tentado de poder decir la tarea no es posible de realizar, porque no dan los números, sencillamente por eso. No dan los números en los recursos y en el tiempo¨Sergio Fernandez, ex Jefe Segundo Cuerpo de Ejército.

  • #2
    Respuesta: "La operación Georgias fue un verdadero absurdo"

    Que desastre la organizacion .... enviar al combate un sub en tal estado
    hacer una guerra sin preparala como se debe esos generales eran unos traidores
    "La Argentina es un país riquísimo que hasta ahora ha sido saqueado por propios y extraños"

    Comentario


    • #3
      Respuesta: "La operación Georgias fue un verdadero absurdo"

      Originalmente publicado por lolos Ver Mensaje
      Que desastre la organizacion .... enviar al combate un sub en tal estado
      hacer una guerra sin preparala como se debe esos generales eran unos traidores
      Es que el planteamiento estrátégico de la guerra fue un absurdo total. Cada vez pienso mas que gente de la CIA participo en las desiciones y que esta gente integraba nuestras FA (traidores como tu menciona). No se explica sino desde otro punto lo mal que lo hicieron, desde la cúpula de las FA.

      Un saludo.

      Comentario


      • #4
        Respuesta: "La operación Georgias fue un verdadero absurdo"

        Vamos a los hechos, ni siquiera la propia ARA estaba preparada operativamente para enfrentar una guerra. La agarraron en medio de un recambio tecnológico. No hubiera sido cuerdo, si es que se quería ir a una guerra, esperar a recibir los TR, las Meko 360, el resto de los SUE y exocets.

        Creo que si se hubiera esperado dos o tres años, a la Royal Navy la debían buscar en el fondo del mar.

        Lo mismo con la FAA, la noticia la tomó totalmente desprevenida. Los muchachos estaban preparados para volar objetivos en tierra.

        Es como si los 4 gatos locos que tomaron la decisión, no hubiera adelantado una preparación en conjunto de la FFAA para enfrentar lo que se podía llegar a enfrentar. Es decir preprarar la Fuerza sin mostrar cual era el objetivo final.

        Esa versión de que fueron a la guerra como sostienen algunos, para poder seguir estando en el poder, no me la creo. Si estaban bien firmes donde estaban.

        Acá hubo algo muy raro, pero muy raro.

        Salute
        Derru
        “Si vemos nuestros recursos financieros, exiguos, difíciles de obtener, tardíos en la obtención. Si vemos el escaso personal que tenemos disponible; uno podría tentado de poder decir la tarea no es posible de realizar, porque no dan los números, sencillamente por eso. No dan los números en los recursos y en el tiempo¨Sergio Fernandez, ex Jefe Segundo Cuerpo de Ejército.

        Comentario


        • #5
          Respuesta: "La operación Georgias fue un verdadero absurdo"

          Originalmente publicado por DERRUIDO Ver Mensaje
          Vamos a los hechos, ni siquiera la propia ARA estaba preparada operativamente para enfrentar una guerra. La agarraron en medio de un recambio tecnológico. No hubiera sido cuerdo, si es que se quería ir a una guerra, esperar a recibir los TR, las Meko 360, el resto de los SUE y exocets.
          FENIX
          Derruido ni el momento elegido, ni la estrategia planteada, ni el desarrollo ulterior y ni el tipo de rendición es consecuente con la lógica que existe para mirarla desde adentro en lo que respecta a la defensa de nuestrso intereses. Ahora mira todo lo sucedido con ojos de ingles o yanqui ahí entenderás y te cuadrará todo.

          Originalmente publicado por DERRUIDO Ver Mensaje
          Es como si los 4 gatos locos que tomaron la decisión, no hubiera adelantado una preparación en conjunto de la FFAA para enfrentar lo que se podía llegar a enfrentar. Es decir preprarar la Fuerza sin mostrar cual era el objetivo final.
          No Derruido no eran 4 locos era toda una institución dónde sus generales terminaban su formación en EEUU o en la escuela de las Américas. Toda la institución funcional a EEUU y no sabían pensar sino por lo intereses inculcados, pro EEUU.


          Originalmente publicado por DERRUIDO Ver Mensaje
          Esa versión de que fueron a la guerra como sostienen algunos, para poder seguir estando en el poder, no me la creo. Si estaban bien firmes donde estaban.

          Acá hubo algo muy raro, pero muy raro.
          FENIX
          No hubo nada raro Derruido ni a EEUU ni a Inglaterra le interesaba el surgimiento de una potencia bélica como Argentina. Ni siquiera bajo el auspicio de los cipayos y lame culos de siempre.

          Los yankis y como es debido, no devuelven favores a quienes consideran calaña y menos para que se metan con sus aliados históricos. Los contratan, los usan, adornan, coimean pero llegado el momento si pueden se depegan del nefasto personaje.

          Galtieri y Saddam son dos ejemplos pintados en dos guerras con intereses mas o menos similares y casi con idéntica respuesta de parte de EEUU. Fueron títeres de una tragedia y tanto en Argentina como en Irak las consecuencias las pago el pueblo, antes y después de la guerra y por mucho décadas mas.

          Hoy en día e imaginate aquel entonces, nada se hace sin la aprobación o desprobación de tu papi (asi te gusta llamarlo a ti). Así que a Galtiere y a Saddam le dijeron adelante y luego vino el crak. Menciono a estos dos personaje que son la cabeza de turco pero estaban involucradas todas las instituciones militares y no militares. Y seguramente mas de uno bancado por la CIA.

          Un saludo.
          Editado por última vez por FENIX; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/17-fenix en 07/02/09, 16:32:52.

          Comentario


          • #6
            Respuesta: "La operación Georgias fue un verdadero absurdo"

            Fenix, la decisión de hacer lo que se hizo, la tomaron 4 gatos locos. No metamos a toda la institución, por que en los hechos la mayoría de los que luego terminaron involucrados no tenían la menor idea de lo que se venía.

            Preguntale a los de la FAA, que al final del conflicto terminaron salvando las Papas y estuvieron enojados a muerte con el resto de los cabecillas de las otras dos Armas.

            Salute
            Derru
            PD: Tan improvisado fue el tema, que se tomó la decisión de recuperar las islas en el inicio del Otoño, cuando lo más lógico hubiera sido en un mes como Setiembre u Octubre.

            Clima más apasible, y más horas de luz. En cambio se optó ir a una guerra en los meses de menor cantidad de luz diurna, ergo ellos tenían visores nocturnos y nosotros nó. Uno de los tantos detalles.
            Editado por última vez por DERRUIDO; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/293-derruido en 07/02/09, 17:16:22.
            “Si vemos nuestros recursos financieros, exiguos, difíciles de obtener, tardíos en la obtención. Si vemos el escaso personal que tenemos disponible; uno podría tentado de poder decir la tarea no es posible de realizar, porque no dan los números, sencillamente por eso. No dan los números en los recursos y en el tiempo¨Sergio Fernandez, ex Jefe Segundo Cuerpo de Ejército.

            Comentario


            • #7
              Respuesta: "La operación Georgias fue un verdadero absurdo"

              DERRUIDO; Fenix, la decisión de hacer lo que se hizo, la tomaron 4 gatos locos. No metamos a toda la institución, por que en los hechos la mayoría de los que luego terminaron involucrados no tenían la menor idea de lo que se venía.

              FENIX
              No Derruido, eso es cargar el muerto a esos 4 que fueron los que pusieron la cabeza: Estos no salieron de la academia pitman, los forjo la institución militar de aquel entonces, institución militar de un país llamado Argentina, fueron los hijos predilectos del imperio a su vez sus títeres. Lo que sucede es que ni la instutución ni los personaje sabían el destino que el imperio les tenia reservado,: "la desaparición o lo que hoy llamas la indefensión", de aquellos lodos estos barros Derruido.


              DERRUIDO;Preguntale a los de la FAA, que al final del conflicto terminaron salvando las Papas y estuvieron enojados a muerte con el resto de los cabecillas de las otras dos Armas.

              FENIX
              No me vale Derruido. Se enojaron despues de una Derrota y eso no cambia nada, aún tienen que aclara y les estamos esperando y menos cuando conspiraron contra el informe Rattenbach.

              Te dejo algo de tu periódico favorito.

              "El informe Rattenbach fue adulterado"


              La Nación, Buenos Aires, Argentina, 02-04-06

              La investigación realizada por Rattenbach sobre la guerra de Malvinas originó una conspiración de silencio que salió a la luz gracias al periodismo. El hijo de aquel general cuenta que su padre descubrió, que se habían quitado las páginas que comprometían al entonces capitán Astiz

              Pocos recuerdan a esta altura que Leopoldo Fortunato Galtieri resultó absuelto en el juicio a las juntas militares.

              ¿Cómo fue posible, entonces, que Carlos Menem lo incluyera en su ancha canasta de indultos? Sucedió que el campechano y ostentoso dictador de ojos celestes, presidente y jefe del Ejército durante el ahora evocado primer semestre de 1982, había sido destituido y condenado a doce años de reclusión, en 1986, por su responsabilidad en la guerra de Malvinas. Las causas judiciales que lo conservaban preso cuando lo sorprendió la muerte sí estaban relacionadas con derechos humanos (correspondían a su antigua actuación como comandante del Segundo Cuerpo de Ejército, con sede en Rosario); en cuanto a sus responsabilidades como conductor de la guerra, fue definitivamente perdonado por Menem.

              Pero hubo un informe mucho más duro que aquel del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas que, además de a Galtieri, condenó a Jorge Anaya a 14 años de reclusión y destitución, y al brigadier Basilio Arturo Lami Dozo a 8 años de reclusión (luego, al revisar las sentencias, la Cámara Federal las unificó en 12 años). Ese otro informe intentó ser tapado por una conspiración de silencio, pero logró saltar el cerco de la censura para estallar en los titulares de todos los medios del país. Fue el Informe Rattenbach, así llamado porque lo elaboró una "Comisión de Análisis y Evaluación de las Responsabilidades en el Conflicto del Atlántico Sur" que presidía el teniente general Benjamín Rattenbach, fallecido poco después a los 82 años, en 1984, de un derrame cerebral.

              El informe había sido encargado por la última junta militar del "Proceso" (general Cristino Nicolaides, almirante Rubén Franco, brigadier Augusto Hughes) y debía tener carácter secreto, pero en forma inesperada una versión del texto apareció publicada en la revista Siete Días (ver recuadro), lo cual contribuyó a potenciar la de por sí explosiva dureza de su letra, que entre otras cosas recomendaba, para juzgar a los responsables de Malvinas, tener presente el artículo del Código de Justicia Militar que impone la pena de muerte a quien entrega una plaza sin pelear.

              A 24 años de la revelación periodística que desnudó la responsabilidad de las Fuerzas Armadas en la guerra de Malvinas, el hijo del autor de aquel histórico informe, el músico y coronel Augusto Benjamín Rattenbach, revela que las Fuerzas Armadas no sólo intentaron silenciar los resultados de la investigación de su padre (las únicas copias del original Rattenbach son clandestinas), sino que adulteraron la información cambiando algunas hojas en las que se analizaba el desempeño de Alfredo Astiz durante el conflicto para alivianar los cargos.

              "Mi padre tenía un sentido de la disciplina que inspiraba respeto en el Ejército, porque además tuvo una ética a prueba de balas", dice hoy, en su departamento de Barrio Norte, este coronel de 79 años al que no se conoce tanto por haberse rebelado en su momento contra el general Alejandro Lanusse (quien lo pasó a retiro) o por haber integrado en los años ochenta el núcleo fundador del Cemida (Centro de Militares para la Democracia) como por su condición de músico.

              La firmeza del Informe Rattenbach, una revisión impiadosa de la guerra escrita puertas adentro en tiempos de autoamnistías y repliegue a los cuarteles, quizás se explique en gran medida por la formación prusiana y el espíritu profesionalista del hombre fuerte de la comisión investigadora. Quien ahora evoca a aquel teniente general, su hijo el coronel compositor, recuerda que los Rattenbach vivían en 1933 en Berlín porque el Ejército había enviado al entonces mayor Benjamín Rattenbach a capacitarse en la Escuela de Guerra del Ejército alemán, casualmente la misma donde estudiaría el hijo en 1959 y 1960, ya en plena Guerra Fría. El padre, cuenta hoy el hijo, incluso conoció personalmente a Hitler. Pero advierte, raudo: "Gran parte de los militares argentinos que fuimos enviados a Europa para capacitarnos volvimos con un concepto profesionalista, con ideas más favorables a la democracia".

              Cabe recordar, con todo, que Rattenbach padre fue secretario de Guerra del gobierno de facto de José María Guido, cargo que le ofreció el por entonces poco golpista Juan Carlos Onganía, líder de los Azules, más tarde dictador.

              -Cuando en 1982 la Junta Militar convocó a su padre, ¿él conservaba protagonismo público?

              -Mi padre había fundado una disciplina, la sociología militar, actividad académica que trascendió en el exterior. Participaba en congresos en Europa y Latinoamérica. Varias veces le habían ofrecido cargos, pero los había rechazado. Estaba en su casa, retirado.

              -¿Por qué lo eligieron a él?

              -Porque era el general más antiguo del Ejército.

              -¿Se conocía ya su postura crítica respecto de la guerra?

              -Sí, pero además de ser el más antiguo era el de mayor prestigio, una figura menos cuestionable que otras.

              -¿Y cómo reaccionó cuando lo convocaron?

              -Aceptó de buen grado. Como él entendía que hacía falta darle una explicación al país, se adelantó e hizo un informe personal para que la Junta le hiciera saber a la población qué había pasado. La Junta no lo quiso publicar. Ese informe quedó archivado.

              -Del informe definitivo, el que luego se conoce como Informe Rattenbach, quizás lo más impactante haya sido la interpretación que se hizo de que su padre pedía la pena de muerte para Galtieri.

              -No lo dice así. Figuran en el texto los artículos correspondientes del Código de Justicia Militar y en algunos casos dice que debía haberse aplicado la pena de muerte.

              -Sorprende que la junta militar haya convocado a su padre si, tal como usted dice, cabía esperar que se pronunciara con gran dureza. ¿Por qué piensa que lo hicieron?

              -Además de que había que darle una explicación al país, en ese momento salió un documento publicado por las fuerzas armadas inglesas. Eso incidió. Mi padre quería hacer algo corto, que fuera contundente, para que el país supiera qué había pasado. Los demás miembros de la comisión querían un análisis, digamos, más tranquilo.

              -¿Tenían muchas diferencias?

              -Es que también había un problema de dinero. Cuando se formó la comisión les asignaron un sueldo o un sobresueldo, no sé cómo llamarlo. Mi padre renunció a eso. Los demás no.

              -¿Entonces dentro de la comisión había relaciones tensas?

              -Sí, también debido a los interrogatorios, que fueron realmente muy duros. Sentaron en el banquillo a Galtieri y a todos los demás responsables de la guerra.

              -¿Su padre le comentaba a usted lo que iban sabiendo a medida que avanzaba la investigación? ¿Encontraron cosas peores de lo que esperaban?

              -Encontraron cosas mejores y peores. Las peores estaban en el nivel superior. Ni siquiera un diletante podría haber hecho tantas macanas. Y, en cambio, abajo había muchos actos heroicos, muy importantes, que fueron resaltados en el informe.

              -¿Qué hay de cierto sobre las escasas copias que se hicieron del informe? ¿Usted conserva una?

              -Yo no tengo ninguna. Cuando entregaron el informe se hicieron trece ejemplares. Los trece fueron llevados al Estado Mayor del Ejército y allí los guardaron en una especie de habitación blindada que está en el tercer piso. Pero sucedió que a mi padre lo involucraron en un sumario relacionado con el capitán Astiz. Entonces pidió que le enviaran su ejemplar. Y cuando estaba trabajando en la contestación del sumario, se murió. Pero antes de morir me dijo: "Estuve leyendo el informe y han cambiado hojas, las que corresponden a la actuación del capitán Astiz en las islas Georgias". Es evidente que fue adulterado.

              -¿Las cambiaron a favor de Astiz?

              -Por supuesto. Para alivianar los cargos.

              -¿Y qué pasó con la copia de su padre?

              -Creo que mi tercera madre (yo tuve tres madres) la devolvió al Estado Mayor.

              -¿Las Fuerzas Armadas nunca publicaron el Informe?

              -No, esta edición (toma en sus manos un libro de tapas azules), al igual que otra que hubo, fueron clandestinas.

              -¿Cómo es visto el apellido Rattenbach en el Ejército?

              -Por los procesistas, mal. El informe es un tema de los medios. La fuerza en general no lo incorporó. Pero por lo menos la edición clandestina corrió muchos velos.

              -¿Para usted qué fue la guerra de Malvinas?

              -Un disparate. No sólo por la forma en que se llevó a cabo sino por el momento y las circunstancias.

              -¿Y la "desmalvinización" posterior?

              -Una manifestación más de la indiferencia que tiene el país ante sus servidores. Tendría que haber un auge del interés por recuperar las islas y apoyar a la gente que se jugó. No hubo dureza con los responsables de la guerra y sí la hubo con los ex combatientes.

              Por Pablo Mendelevich
              El perfil
              Militar y músico

              Coronel retirado y músico, Augusto Benjamín Rattenbach nació hace 79 años, único hijo varón del teniente general Benjamín Rattenbach, quien entre 1982 y 1983 presidió la comisión encargada de investigar las responsabilidades en la guerra de Malvinas.

              Carreras paralelas
              Como militar se perfeccionó en Alemania, donde ya había vivido de niño cuando su padre, entonces mayor del Ejército, asistió a una escuela de guerra en pleno nazismo. Como músico se convirtió en un prolífico compositor y llegó a dirigir el conservatorio municipal, de donde fue echado por el actual jefe de gobierno porteño, Jorge Telerman.
              Editado por última vez por FENIX; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/17-fenix en 07/02/09, 18:47:26.

              Comentario


              • #8
                Respuesta: "La operación Georgias fue un verdadero absurdo"

                Aqui les dejo el enlace del Informe Rattenbach

                La Perla Austral La Guerra de Malvinas

                Comentario


                • #9
                  Respuesta: "La operación Georgias fue un verdadero absurdo"

                  No sabia donde postear esta nota sobre la operacion que montaron los ingleses para reflotar el Santa Fe despues de la Guerra de Malvinas.
                  Baje la nota de elSnorkel.com

                  Es un poco larga, per me parecio interesante compartirla.
                  abrazo Lisandro

                  OPERACIÓN “HOKEHAMTON” Islas Georgias (1984/1985)

                  Operación de Reflotamiento del Submarino Argentino A.R.A. “SANTA FE”

                  Durante la última parte del año 1984 y las primeras semanas de 1985, la Dirección de los Servicios de la Marina del Ministerio de Defensa de Gran Bretaña, emprendió la mayor operación de remoción de un naufragio, en las Islas Georgias del Sur.

                  Esta Operación única por su lejanía y carencia de bases de apoyo, fue montada para remover el Submarino Argentina “SANTA FE” (Ex USS CATFISH), hundido en el único fondeadero verdaderamente abrigado de la Isla.
                  El SANTA FE, estaba hundido en 21 m. de profundidad, conteniendo todavía una carga de municiones de guerra y obstruyendo seriamente el libre uso internacional del fondeadero.
                  La operación “HOKEHAMPTON” fue dirigida por el Jefe de Salvamento de la Marina y apoyo del personal embarcado en el Buque de Salvamento RMAS GOOSANDER y del remolcador comercial SALVAGEMAN, propiedad de la United Towing Co. of Hull.

                  Era conocido que el submarino estaba totalmente inundado y tenia todas las portas estancas de los mamparos transversales abiertas. No había información sobre la condición de los tanques externos, pero sé sabia que la popa estaba en parte enterrada en una cama de Fango.
                  Para montar esta operación en semejante y remoto lugar, sé imponía en gran parte un cuidadoso planeamiento y disponer del equipo requerido para solucionar todos los problemas esperados y los imprevistos.
                  Obviamente, seria necesario excavar la cama de fango para ganar el acceso debajo del costado de los tanques externos, pero con pequeña o ninguna corriente de marea para arrastrar el fango hacia fuera, un compresor de aire tradicional no seria practico.
                  GENFLO SUBSEA Ltd, ofreció una bomba eductora de poder, la cual no solamente daba una buena performance de excavación, sino que era también capaz de descargar los residuos a través de una tubería sumergida de 500 m. a un punto fuera de la Caleta KING EDWARD, donde no interfería con la normal navegación. Este equipo fue arrendado.
                  Como estaba claro que, seria necesario una considerable cantidad de operaciones de corte bajo el agua usando una gran cantidad de oxigeno, eso significo que se requiriesen grandes y pesados cilindros de almacenamiento para su provisión.
                  El oxigeno concentrado transportable, originalmente adquirido a RIMERALCO para una operación de recuperación prevista en una fecha anterior en el Atlántico Sur, fue reacondicionado pro el fabricante y formo una parte vital del equipo preparado.
                  El agua alrededor de Georgias del Sur es muy fría, por lo tanto un traje especial seco de neoprene grueso a medida, fue confeccionado para cada buzo, para reducir de esa forma los efectos de la baja temperatura del agua de mar.
                  Luego de casi cinco semanas de viaje desde GRAN BRETAÑA, la expedición arriba a la Caleta de KING EDWARD al amanecer del 4 de noviembre de 1984, encontrando varias pulgadas de nieve en tierra y media caleta con una delgada capa de hielo cubierta de nieve.
                  Los primeros cuatro días fueron ocupados en descargar el equipo en el muelle de GRYTVIKEN, el tendido de un campo de anclas alrededor del Submarino por el GOOSANDER y la recuperación, por el SALVAGEMAN de una barcaza abandonada, para ser usada como plataforma de trabajo.

                  Operación de Reflotamiento del Submarino Argentino A.R.A. “SANTA FE”

                  Durante la última parte del año 1984 y las primeras semanas de 1985, la Dirección de los Servicios de la Marina del Ministerio de Defensa de Gran Bretaña, emprendió la mayor operación de remoción de un naufragio, en las Islas Georgias del Sur.

                  Esta Operación única por su lejanía y carencia de bases de apoyo, fue montada para remover el Submarino Argentina “SANTA FE” (Ex USS CATFISH), hundido en el único fondeadero verdaderamente abrigado de la Isla.
                  El SANTA FE, estaba hundido en 21 m. de profundidad, conteniendo todavía una carga de municiones de guerra y obstruyendo seriamente el libre uso internacional del fondeadero.
                  La operación “HOKEHAMPTON” fue dirigida por el Jefe de Salvamento de la Marina y apoyo del personal embarcado en el Buque de Salvamento RMAS GOOSANDER y del remolcador comercial SALVAGEMAN, propiedad de la United Towing Co. of Hull.

                  Era conocido que el submarino estaba totalmente inundado y tenia todas las portas estancas de los mamparos transversales abiertas. No había información sobre la condición de los tanques externos, pero sé sabia que la popa estaba en parte enterrada en una cama de Fango.
                  Para montar esta operación en semejante y remoto lugar, sé imponía en gran parte un cuidadoso planeamiento y disponer del equipo requerido para solucionar todos los problemas esperados y los imprevistos.
                  Obviamente, seria necesario excavar la cama de fango para ganar el acceso debajo del costado de los tanques externos, pero con pequeña o ninguna corriente de marea para arrastrar el fango hacia fuera, un compresor de aire tradicional no seria practico.
                  GENFLO SUBSEA Ltd, ofreció una bomba eductora de poder, la cual no solamente daba una buena performance de excavación, sino que era también capaz de descargar los residuos a través de una tubería sumergida de 500 m. a un punto fuera de la Caleta KING EDWARD, donde no interfería con la normal navegación. Este equipo fue arrendado.
                  Como estaba claro que, seria necesario una considerable cantidad de operaciones de corte bajo el agua usando una gran cantidad de oxigeno, eso significo que se requiriesen grandes y pesados cilindros de almacenamiento para su provisión.
                  El oxigeno concentrado transportable, originalmente adquirido a RIMERALCO para una operación de recuperación prevista en una fecha anterior en el Atlántico Sur, fue reacondicionado pro el fabricante y formo una parte vital del equipo preparado.
                  El agua alrededor de Georgias del Sur es muy fría, por lo tanto un traje especial seco de neoprene grueso a medida, fue confeccionado para cada buzo, para reducir de esa forma los efectos de la baja temperatura del agua de mar.
                  Luego de casi cinco semanas de viaje desde GRAN BRETAÑA, la expedición arriba a la Caleta de KING EDWARD al amanecer del 4 de noviembre de 1984, encontrando varias pulgadas de nieve en tierra y media caleta con una delgada capa de hielo cubierta de nieve.
                  Los primeros cuatro días fueron ocupados en descargar el equipo en el muelle de GRYTVIKEN, el tendido de un campo de anclas alrededor del Submarino por el GOOSANDER y la recuperación, por el SALVAGEMAN de una barcaza abandonada, para ser usada como plataforma de trabajo.

                  Operación de Reflotamiento del Submarino Argentino A.R.A. “SANTA FE”

                  Durante la última parte del año 1984 y las primeras semanas de 1985, la Dirección de los Servicios de la Marina del Ministerio de Defensa de Gran Bretaña, emprendió la mayor operación de remoción de un naufragio, en las Islas Georgias del Sur.

                  Esta Operación única por su lejanía y carencia de bases de apoyo, fue montada para remover el Submarino Argentina “SANTA FE” (Ex USS CATFISH), hundido en el único fondeadero verdaderamente abrigado de la Isla.
                  El SANTA FE, estaba hundido en 21 m. de profundidad, conteniendo todavía una carga de municiones de guerra y obstruyendo seriamente el libre uso internacional del fondeadero.
                  La operación “HOKEHAMPTON” fue dirigida por el Jefe de Salvamento de la Marina y apoyo del personal embarcado en el Buque de Salvamento RMAS GOOSANDER y del remolcador comercial SALVAGEMAN, propiedad de la United Towing Co. of Hull.

                  Era conocido que el submarino estaba totalmente inundado y tenia todas las portas estancas de los mamparos transversales abiertas. No había información sobre la condición de los tanques externos, pero sé sabia que la popa estaba en parte enterrada en una cama de Fango.
                  Para montar esta operación en semejante y remoto lugar, sé imponía en gran parte un cuidadoso planeamiento y disponer del equipo requerido para solucionar todos los problemas esperados y los imprevistos.
                  Obviamente, seria necesario excavar la cama de fango para ganar el acceso debajo del costado de los tanques externos, pero con pequeña o ninguna corriente de marea para arrastrar el fango hacia fuera, un compresor de aire tradicional no seria practico.
                  GENFLO SUBSEA Ltd, ofreció una bomba eductora de poder, la cual no solamente daba una buena performance de excavación, sino que era también capaz de descargar los residuos a través de una tubería sumergida de 500 m. a un punto fuera de la Caleta KING EDWARD, donde no interfería con la normal navegación. Este equipo fue arrendado.
                  Como estaba claro que, seria necesario una considerable cantidad de operaciones de corte bajo el agua usando una gran cantidad de oxigeno, eso significo que se requiriesen grandes y pesados cilindros de almacenamiento para su provisión.
                  El oxigeno concentrado transportable, originalmente adquirido a RIMERALCO para una operación de recuperación prevista en una fecha anterior en el Atlántico Sur, fue reacondicionado pro el fabricante y formo una parte vital del equipo preparado.
                  El agua alrededor de Georgias del Sur es muy fría, por lo tanto un traje especial seco de neoprene grueso a medida, fue confeccionado para cada buzo, para reducir de esa forma los efectos de la baja temperatura del agua de mar.
                  Luego de casi cinco semanas de viaje desde GRAN BRETAÑA, la expedición arriba a la Caleta de KING EDWARD al amanecer del 4 de noviembre de 1984, encontrando varias pulgadas de nieve en tierra y media caleta con una delgada capa de hielo cubierta de nieve.
                  Los primeros cuatro días fueron ocupados en descargar el equipo en el muelle de GRYTVIKEN, el tendido de un campo de anclas alrededor del Submarino por el GOOSANDER y la recuperación, por el SALVAGEMAN de una barcaza abandonada, para ser usada como plataforma de trabajo.

                  COMIENZA EL SALVAMENTO.

                  El 9 de noviembre, el GOOSANDER cobro las amarras sobre el submarinos y así se coloco, de manera que fuera posible moverse a lo largo del total de los 94 m. de eslora del submarino, sin ajustar la posición de las anclas. Permaneció en esa posición de amarre por 94 días, siendo aprovisionado con víveres, equipo, combustible y agua fresca por el SALVAGEMAN.
                  El buce preliminar de inspección, usando una cámara de televisión subacua, mostró que el submarino se encontraba con aproximadamente 25 gdos. de escora a estribor, enterrado ceca de 5 m. en el fango, a popa y con solamente la escotilla de la torreta abierta. También se confirmo, que el submarino tenia conexiones para desagotar los compartimentos del casco con aire de alta y baja presión.
                  El trabajo subsecuente probo que, seis de las ocho tuberías de descarga estaban operables, de las cuales afortunadamente algunas, no se encontraba ubicadas en compartimentos con escotillas de acceso a través del casco resistente. En el momento apropiado, estas escotillas fueron ajustadas en forma hermética, colocando grifos, válvulas de control y una tubería flexible de descarga.
                  Para evita los problemas de control asociado con el reflotamiento con aire solamente, de un buque totalmente sumergido, fue decidido recobrar tanta flotabilidad como fuera posible en el interior del casco resistente y en los tanques externos, disminuyendo el peso progresivamente con aire a presión, hasta que el peso sumergido sea reducido desde casi 1800 toneladas a un valor entre 100 y 200 toneladas aproximadamente.
                  El peso final seria entonces levantado por dos aparejos de 100 toneladas del GOOSANDER, rompiendo la mayor parte de la succión del fango y la proa seria reflotada con su propia flotabilidad
                  El trabajo fue comenzado en el costado de babor de proa, en el tanque de combustible N°1. Cuando la excavación se aproxima a la quilla, se encontró con una tapa registro que fue razonablemente fácil de remover.
                  No fue hallado combustible en este tanque y cuando fue preparado para introducirle aire, se encontró que este tanque de combustible no tenia mamparo longitudinal, estando unido alrededor del casco. Esto permitía ser soplado por cualquiera de los dos lados, o por ambas bandas, pero necesitaba ventear por ambos costados para poder inundar.
                  La falta de la subdivisión longitudinal, también reducía la efectividad del tanque en el control lateral de la estabilidad. Subsecuentemente los otros tres tanques destinados a combustible, fueron encontrados en condiciones similares de construcción. Fue hallado Diesel Oil en los dos tanques de atrás de combustible. La flotabilidad de estos tanque era importante, así que debía imaginarse algún método para recupera el combustible, sin contaminar las aguas.
                  La forma de circunferencia de los tanques, fue usada para efectuar la recuperación del combustible, mediante conveniente presión de aire desde la parte mas baja de estribor del tanque colocando una pestaña de 38 mm. De descarga en la parte alta de babor del tanque.
                  Fue hecho un agujero en el interior de la pestaña para permitir la salida del combustible y se adapto una manguera en la parte superior, para transferir el combustible al tanque de recepción de 3 toneladas de capacidad de la barcaza, amarrada al costado del GOOSANDER.
                  La tapa registro del tanque que estaba obturada, fue entonces removida, permitiendo la entrada de agua y presurizar el tanque a la presión ambiente del mar.
                  Soplando cuidadosamente desde el costado de estribor del tanque hasta un máximo de 4 pulgadas cuadradas de presión, sobre la presión ambiente del mar, se desplazo el combustible desde el costado de estribor, alrededor del casco resistente, sobre el nivel del agujero de entrada de agua y a través de la manguera de recuperación, al tanque de recepción en la barcaza. Desde este tanque fue bombeado al SALVAGEMAN, para ser pasado a través de sus purificadores y almacenando para su uso futuro.

                  Cuando comenzó a verse salir aire de la manguera de recuperación, indicando que todo el combustible había sido desplazado desde el costado de estribor, se detuvo el soplado y el aire permitió el venteo del tanque.
                  Esto causo que el agua de mar entrar al tanque, arrastrando el combustible remanente sobre el costado de babor hacia arriba y por la manguera a la superficie.
                  La diferencia entre el peso especifico del combustible y el agua de mar, combinada con un menor efecto de sifón, aseguró la completa remoción del combustible de los tanques. Una operación similar fue ejecutada sobre ambos tanque siguiente, resultando con la recuperación de casi 90 toneladas de combustible y un volumen similar de flotabilidad.
                  Alguna dificultad fue experimentada en la inserción de aire a presión en los tanques externos, debido a al falta de documentación y las considerables variaciones en el espesor de la chapa de los tanques, siendo los extremos de 9,5 mm, en los tanques principales de lastre y 22 mm en los tanques de seguridad y auxiliares. Similares problemas fueron encontrados en el corte de las aberturas para inundación en tanque sin válvulas o tapas registros.
                  El corte bajo el agua fue llevado a cabo usando un poderoso arco eléctrico, como en soldadura, con oxigeno provisto a través de un electrodo con un efecto de corte similar a la fundición.
                  El arco de corriente requerido para logra el corte debajo del agua varia con el espesor del acero, habiéndose usado un máximo de 640 ameres y 200 pulgadas cuadradas de presión de oxigeno para el espesor del hacer en esta operación.
                  Un gran numero de orificios de proyectiles debieron ser reparado en las chapas de los tanques de lastre y en las tuberías de venteo y soplado. Esto fu logrado usando una variedad de técnicas, incluyendo soldadura bajo el agua, pequeños parches, fijando taparrumbos, soldadura directa de rajaduras, parches ajustados con ganchos, ajustando parche con equipo remachador explosivo. La renovación de una mala tubería perforada y anulando el resto de las aberturas que quedaban.
                  El uso de aire comprimido para desagotar el casco del submarino esta restringido por la factibilidad que todas las escotillas, válvulas y juntas estén diseñadas para soportar la presión exterior. Es necesario una muy cuidadosa aplicación de la presión interna para evitar romper la estanqueidad, la cual una vez establecida, normalmente se mantendrá, pero si se produce una perdida, es extremadamente difícil de contener.
                  ENTRANDO AL CASCO

                  Era necesario entrar al submarino para cerrar tantas portas estancaras como se pudiera llevar a cabo, para reducir el efecto de superficies libres longitudinales y dividir la presión del casco dentro de los valores manejables de soplado.
                  Las primeras pocas entradas fueron hechas con algún temor y requirieron una gran dosis de coraje de parte de los buzos. Con el progreso del trabajo fue desarrollada una rutina, así la distancia de trabajo desde le punto de acceso, fue extendida hasta que los buzos estuvieron trabajando a 18 m. de la escotilla de acceso, habiendo atravesado la longitud de ambas salas de maquinas, pasando a través de una porta estanca intermedio en el camino, con cero de visibilidad.
                  Durante estas entradas, los buzos llevaron consigo una cámara de televisión subacua de mano, con lamparas de iluminación, siendo la luminosidad de la misma controlada desde la posición del monitor de buceo del supervisor. La resolución de la cámara era cerda de 6 veces más grande que el ojo humano, así que el supervisor de buceo y el oficial de salvamento en la superficie podían a menudo ver lo suficiente para guiar e informar al buzo en sus tareas. Esto incremento la moral de los buzos y relevo al supervisor de muchas preocupaciones, ya que podía mantener contacto visual con la tarea que desarrollaba el buzo, como así también comunicación verbal.
                  Durante las pruebas efectuadas al tanque exterior, se había convenido que aparentemente algunos tanques eran comunes, y probablemente podían ser soplados por medio de tuberías de aire de alta presión, a través de válvulas de control que estaban abiertas, en el panel control de aire de alta presión. Un buzo dentro del cuarto de control, se dedico en forma intensa a localizara el panel control de aire de alta presión y cerrar las válvulas. Esto resolvió los problemas del tanque de lastre. Cuando la prueba de soplado del casco resistente se inicio, se descubrió que existían dos problemas más.
                  Estos eran, escape de aire desde el casco resistente dentro de ciertos tanques de combustible y una acción de deterioro del la estanqueidad, por una perdida en el labio de la válvulas principal de inducción.
                  A pesar de los valerosos esfuerzos de los buzos en localizar y cerrar las válvulas de las tuberías de compensación de combustible y de agua, la perdida de aire desde el casco a los tanques, nunca fue anulada correctamente y debió ser tomado en cuenta cuando comenzó el programa de soplado.
                  Resulto ser una gran tarea tratar de estancar la perdida de la válvula de inducción, sin ninguna garantía de éxito, habiéndose decidido esto en lugar de localizar y estancar las tres o cuatro válvulas de entrad del casco.
                  Se encontró que este buque particular, tenia dos válvulas de control de 635 mm y una de 400 mm. De diámetro las cuales fueron localizadas en la sala de maquinas. Fueron experimentadas algunas dificultades en encontrar estos controles, ya que solamente se tenia una vaga idea de sus formas.
                  Una vez encontradas se tropezó con la dificultad adicional del aprendizaje de su operación. Eventualmente al tener la válvula exterior con las cubiertas removidas un buzo podía observar el movimiento de la apertura y cierre y verificar su funcionamiento, procediendo a cerrar las tres válvulas.
                  Sin embargo, esto no significaba que había sido descubierta la forma de traba las válvulas en posición de cerrado, por lo tanto, fueron construidas mordazas con tornillos de alargamiento para sostenerlas y las válvulas fueron entonces aseguradas contra el labio de la tubería de entrada. Para completar el sellado 1680 libras de concreto fueron mezcladas a mano por los buzos y vaciadas dentro de cada una de las cajas de distribución de las válvulas, asegurando su efectividad.
                  Pesadas planchas de acero con mangueras de descarga y válvulas aseguradas, fueron colocadas sobre la escotilla abierta delante del cuarto de torpedos y después de la sala de maquinas, para reemplazar las tuberías de descarga rotas en esos compartimentos. Un pesado estrobo de cable de 18 mm., fue pasado debajo del casco con los ojos de los grilletes juntos en la parte superior de la cubierta para cerrar a popa, delante de los planos de profundidad.
                  A este estrobo fueron fijados 10 paracaídas inflables, cada unos e 5 toneladas de capacidad de izado, cinco con cable de 6 m. de longitud y cinco con cables de 3 metros de longitud.
                  Estos paracaídas fueron inflados como fueron colocados, para evitar que sé enrieden mas tarde. Las 50 toneladas de capacidad que se aplicaron a la parte inferior de la popa del submarino, ayudarían a romper la succión inicial del fango y luego ser progresivamente reducidas, cuidando los paracaídas rompan la superficie y el submarino flote por sus propios medios.
                  De esta forma fue intentado mitigar el efecto de aceleración después que despegara del fondo y entonces reducir el aire de soplado de los tanques exteriores sobre la superficie y permitir mas tiempo para reducir la presión en el compartimento interno sobre la escotilla estanca.
                  El GOOSANDER, se movió a popa, a lo largo del submarino filando las 31 mangueras a los tanques y espacios del casco y los buzos aseguraron las aberturas sobre la cubierta. Mientras tanto el SALVAGEMAN tendía amarras a la playa de varado elegida y algunos de los hombres del GOOSANDER se establecían en la costa con mordazas para las amarras de proa del submarino.
                  Con su roda sobre la popa del SANTA FE, el GOOSANDER y los buzos pasaron el cable de 210 mm. Para el izado posterior alrededor del casco, sobre el eje de las hélices y colocaron los aparejos de 100 toneladas.
                  El soplado cuidadosamente planificado comenzó a las 10:50 del 8 de febrero de 1985, y el submarino estuvo en superficie a las 11:17 del 11 de febrero.
                  Después de chequear y consolidar la flotabilidad fue iniciado el movimiento hacia la playa de varado. A las 15:15 el submarino fue varado con una pesada escora a estribor y habiendo perdido alguna flotabilidad en el camino. Ocho días de trabajo fueron necesarios para asegurar el buque y prepararlo para su remolque.
                  El 20 de febrero después de un cuidadoso acondicionamiento fue remolcado afuera de la Caleta King. EDWARD para ser hundido en aguas profundas.
                  La Operación duro 120 días, durante los cuales fueron efectuados 868 buceos separados, incluyendo 42 entradas en el caso resistente. No hubo accidentes, incidentes de buceo o de enfermedades de descompresión, la rapidez fue sacrificada por la seguridad a lo largo de toda la operación. Esta operación no hubiera podido llevarse a cabo sin la cooperación del Comandante de las Fuerza Británicas de Malvinas, el Comandante en Jefe de la Flota y la Real Flota Auxiliar, los cuales en conjunto hicieron posible el apoyo logístico, manteniendo las unidades apropiadas en el área.

                  FUENTE: JANE´S DEFENCE WEEKLY – VOLUMEN 4 – N°12 – 21 SETIEMBRE DE 1985.
                  Articulo Original: SALVING THE SANTA FE – By M.D. WALKER
                  AUTOR: elSnorkel.com (Contenidos)
                  Archivos Adjuntos

                  Comentario


                  • #10
                    Respuesta: "La operación Georgias fue un verdadero absurdo"

                    Que pena dá ver esto .
                    .."Mis afanes y desvelos no tienen más objeto que el bien general y en esta inteligencia no hago caso de todos esos malvados que tratan de dividirnos. Así pues, trabajemos con empeño y tesón, que si las generaciones presentes nos son ingratas, las futuras venerarán nuestra memoria, que es la recompensa que deben esperar los patriotas". M. M de Güemes a M. Belgrano

                    Comentario


                    • #11
                      Respuesta: "La operación Georgias fue un verdadero absurdo"

                      Aunque pocos saben, el Santa Fè antes de entrar a la Bahìa pasò entre dos submarinos nucleares ingleses que no lo detectaron (porque ya estaba el bloqueo inglès para entonces). Cuando los ingleses capturaron al Comandante del Santa Fe, le dijeron "Ud. va a tener un problema cuando llegue a la Argentina por haber perdido su buque y nosotros otro cuando volvamos por no haberlo detectado..."
                      Julio Gutièrrez
                      Administrador del Foro
                      Aviacionargentina.net

                      Comentario

                      Trabajando...
                      X