Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Ministerio de Defensa de la Republica Argentina

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • OPINIÓN Defensa: rigor estratégico en lugar de intuiciones

    ¿Es lícito preguntarse si el sacrificio de los marinos del submarino San Juan influirá para que nuestros políticos conciban el sistema integral de defensa que nunca tuvimos?
    Por Martín Balza | 23 de diciembre de 2017

    Hay una cierta indiferencia hacia las Fuerzas Armadas que el drama de la desaparición del submarino ARA San Juan y sus 44 tripulantes, mientras cumplían un acto de servicio para nuestro país, ha puesto nuevamente de relieve. Es poco comprensible que se continúe relacionando a nuestros actuales militares con aquellos que jugaron un papel lamentable durante la dictadura de los 70, que contó con la aquiescencia de sectores políticos, empresariales, sindicales, de la cultura y periodistas.

    A pesar de algunos debates sobre el qué hacer con el instrumento militar desde el advenimiento de la democracia, no existió una verdadera política de Estado en la materia. No faltaron funcionarios que, dotados de una peligrosa miopía, en un vaivén desincronizado, las ignoraron y, con o sin intención, priorizaron aspectos ideológicos, políticos, cuando no partidarios, sin valorar el deterioro operativo y logístico a que sometían a las fuerzas. En los 90 hubo alguna excepción. En el caso del Ejército, la reestructuración y la modernización —autoimpuesta— están detalladas en la Memoria del Ejército Argentino-1992/1999. Parte I y II, reconocida y valorada positivamente, entre otros, por el historiador estadounidense Robert Potash.

    La razón de ser de las Fuerzas Armadas no responde a la eventualidad de un conflicto determinado, sino que su existencia radica en tanto y en cuanto existe el Estado, del que constituyen un atributo insustituible. Existen en función del patrimonio, de nuestros intereses vitales y estratégicos a proteger. En extrema síntesis: un gran apetecible y vacío espacio geopolítico y la explotación de los recursos del mar. En el primer caso, la Patagonia, con el 30% de la superficie del país y solamente el 5% de habitantes. En el segundo, el quinto litoral marítimo del mundo, más de 5 mil kilómetros de costas. Ambos, joyas de materias primas (hidrocarburos, uranio, litio, carbón y gran riqueza ictícola), se encuentran desprotegidas y vulnerables. A ellos se agrega el Acuífero Guaraní, tercer reservorio de agua dulce del mundo (250 mil kilómetros cuadrados en nuestro país).

    Alrededor de veinte países en el mundo no poseen fuerzas armadas, algunos de ellos son: Ciudad del Vaticano, Andorra, Haití, Panamá, Costa Rica, Santa Lucía, Barbados, Granada, Islas Marshall, Islas Salomón, Micronesia, Samoa e Islandia. Esta última cedió la protección de sus intereses a acuerdos con los Estados Unidos y el Reino Unido. Otros Estados procedieron en forma similar. En el otro extremo, es interesante citar que los diez países que invierten más en defensa acorde con su PBI son: Estados Unidos, China, Federación Rusa, Arabia Saudita, Reino Unido, India, Francia, Alemania, Corea del Sur y Japón. En Latinoamérica, Ecuador, Chile y Colombia. El más bajo es el de Argentina.

    El conflicto es un fenómeno constitutivo, ineludible e inseparable de las relaciones humanas. Se caracteriza por su policausalidad, permanencia, identidad propia y dificultad para vaticinar consecuencias. Una hipótesis de conflicto no es una hipótesis de guerra, sino un supuesto teórico de planeamiento para una correcta apreciación de estrategia nacional que contribuirá a determinar las capacidades del instrumento militar. El incierto mundo actual está colmado de conflictos, unos visibles y otros latentes.

    No puedo omitir mencionar cuáles son las misiones de nuestras Fuerzas Armadas, incomprensiblemente desconocidas por muchos de los que tuvieron y tienen la responsabilidad de conducirlas políticamente.

    La misión primordial es disponer, en el marco específico (terrestre, aéreo, marítimo) y en la acción militar conjunta, de una capacidad de disuasión creíble que posibilite desalentar amenazas que afecten los intereses vitales de la nación.

    Las supletorias son participar en misiones de mantenimiento de la paz en el marco de las Naciones Unidas. Brindar apoyo a nuestra comunidad y a la de países de la región ante emergencias y desastres naturales. Contribuir a la preservación del medio ambiente. Contribuir al sostenimiento de la actividad científica en la Antártida.

    Es imprescindible adoptar medidas contra-aleatorias y actuar con sentido predictivo, instrumentando un sistema de defensa integrado no solamente por las fuerzas militares, sino también por otras áreas del Estado, y consensuado por el Congreso Nacional. El siglo actual impone, no un rearme, pero sí un realista reequipamiento en el corto, mediano y largo plazo; un nuevo dimensionamiento y despliegue que demandará la optimización, la compatibilización y la racionalización de recursos, la disolución, la fusión y el traslado de unidades y medios.

    El logro se facilitaría priorizando algunos principios de la conducción: unidad de comando, economía de fuerzas, cooperación y adaptación de los medios al fin, aplicados por un Estado Mayor Conjunto con atribuciones operativas y logísticas sobre todas las áreas de las Fuerzas Armadas. En el 2001 me referí a ello en un libro de mi autoría (Dejo Constancia). No olvidemos que ese organismo y el Ministerio de Defensa brillaron por su total ausencia en el conflicto de Malvinas.

    Según Leibniz: "Lo peor produce lo bueno". Siguiendo esa línea de pensamiento, podemos aseverar que la derrota de Malvinas y los 649 muertos en el conflicto coadyuvaron a la recuperación de la democracia. En ese sentido, entonces, ¿es lícito preguntarse si el sacrificio de los marinos del submarino San Juan influirá para que nuestros políticos conciban el sistema integral de defensa que nunca tuvimos?

    No es imposible, pero se impone que quienes conducen las Fuerzas Armadas sepan diferenciar lo esencial de lo accesorio, no se demoren en las ideas generales ni en las síntesis prematuras y dejen atrás el apego a la parálisis por análisis.

    El autor es ex jefe del Ejército Argentino, veterano de la Guerra de Malvinas y ex embajador en Colombia y Costa Rica.

    Comentario



    • Noticias MINDEF

      Buenos Aires, Miércoles, 27 de Diciembre de 2017
      Info de Prensa Nº 693/17 Los buques Canal de Beagle y Estrecho San Carlos se preparan para reabastecer las bases antárticas




      Los buques ARA Canal de Beagle y ARA Estrecho San Carlos llevaron a cabo en la ciudad fueguina de Ushuaia el traspaso de carga y de personal para reabastecer las bases argentinas en el continente blanco, en el marco de la Campaña Antárica de Verano (CAV) 2017/2018, llevada adelante por el Ministerio de Defensa.

      Luego de varios días de navegación, las embarcaciones arribaron a Ushuaia, donde comenzaron con el traspaso de materiales destinados a reabastecer a las bases argentinas permanentes y transitorias en la Antártida.

      A tal fin, se realizaron cargas de tambores de combustible y lubricantes, carga frigorizada y carga general, que incluye material científico, material para la construcción y equipamiento para el trabajo diario que se realizará durante toda la invernada.

      Por otra parte, personal científico del Servicio Meteorológico Nacional y de la Dirección Nacional del Antártico -que realizará trabajos de relevamiento e investigación- y una lancha EDPV (Embarcación de Desembarco de Personal y Vehículos) que estaban a bordo del transporte Canal Beagle, fueron trasladados al Estrecho de San Carlos.

      Está previsto que el buque Canal Beagle ponga rumbo a la base antártica Carlini, mientras que el Estrecho de San Carlos navegará hacia Orcadas para comenzar con el reaprovisionamiento a las primeras bases.
      Los buques ARA Canal de Beagle y ARA Estrecho San Carlos llevaron a cabo en la ciudad fueguina de Ushuaia el traspaso de carga y ...

      Comentario


      • OPINIÓN Defensa: rigor estratégico en lugar de intuiciones
        ¿Es lícito preguntarse si el sacrificio de los marinos del submarino San Juan influirá para que nuestros políticos conciban el sistema integral de defensa que nunca tuvimos? Por Martín Balza | 23 de diciembre de 2017
        Muchísimas cosas me separan del pensamiento político de Balza y de su comportamiento como Jefe de Estado Mayor General del Ejército pero debo reconocer que el artículo que publica en Infobae es impecable, simple, sin demasiadas vueltas ni complejidades académicas pone en claro el concepto "core" de poseer fuerzas armadas: "La misión primordial es disponer, en el marco específico (terrestre, aéreo, marítimo) y en la acción militar conjunta, de una capacidad de disuasión creíble que posibilite desalentar amenazas que afecten los intereses vitales de la nación". Concepto que también remarca Jorge Reta: "las Fuerzas Armadas deben asegurar el logro de una disuasión creíble que haga no aceptable una acción hostil por parte de un eventual agresor".
        Lamentablemente los políticos de todos los signos políticos ignoran casi por completo estos conceptos y repiten por lo bajo "para que queremos fuerzas armadas si no tenemos hipótesis de conflicto", falacia que por repetida no deja de ser un fehaciente demostración de ignorancia supina en el tema. En este sentido del artículo de Martinetti rescato la siguiente frase, muy a tono con la actualidad: "Pretender cambiar lo que se desconoce es como mínimo, irresponsable". No me cabe la menor duda que en las últimas décadas nuestro país ha debido soportar funcionarios en el Ministerio de Defensa que que cuando menos han merecido el adjetivo de irresponsables, lamentablemente muchos de ellos también han merecido el de "ladris".
        RCTAN8
        "Vis pacem, para bellum"
        "Proeliis parta sunt, ferro et viribus, sed bella parta caput"
        (Las batallas se ganan con espadas y fuerza, pero las guerras se ganan con la cabeza, Publio Cornelio Escipión)

        Comentario


        • Originalmente publicado por geroscar Ver Mensaje
          OPINIÓN Defensa: rigor estratégico en lugar de intuiciones

          ¿Es lícito preguntarse si el sacrificio de los marinos del submarino San Juan influirá para que nuestros políticos conciban el sistema integral de defensa que nunca tuvimos?
          Por Martín Balza | 23 de diciembre de 2017

          Hay una cierta indiferencia hacia las Fuerzas Armadas que el drama de la desaparición del submarino ARA San Juan y sus 44 tripulantes, mientras cumplían un acto de servicio para nuestro país, ha puesto nuevamente de relieve. Es poco comprensible que se continúe relacionando a nuestros actuales militares con aquellos que jugaron un papel lamentable durante la dictadura de los 70, que contó con la aquiescencia de sectores políticos, empresariales, sindicales, de la cultura y periodistas.

          A pesar de algunos debates sobre el qué hacer con el instrumento militar desde el advenimiento de la democracia, no existió una verdadera política de Estado en la materia. No faltaron funcionarios que, dotados de una peligrosa miopía, en un vaivén desincronizado, las ignoraron y, con o sin intención, priorizaron aspectos ideológicos, políticos, cuando no partidarios, sin valorar el deterioro operativo y logístico a que sometían a las fuerzas. En los 90 hubo alguna excepción. En el caso del Ejército, la reestructuración y la modernización —autoimpuesta— están detalladas en la Memoria del Ejército Argentino-1992/1999. Parte I y II, reconocida y valorada positivamente, entre otros, por el historiador estadounidense Robert Potash.

          La razón de ser de las Fuerzas Armadas no responde a la eventualidad de un conflicto determinado, sino que su existencia radica en tanto y en cuanto existe el Estado, del que constituyen un atributo insustituible. Existen en función del patrimonio, de nuestros intereses vitales y estratégicos a proteger. En extrema síntesis: un gran apetecible y vacío espacio geopolítico y la explotación de los recursos del mar. En el primer caso, la Patagonia, con el 30% de la superficie del país y solamente el 5% de habitantes. En el segundo, el quinto litoral marítimo del mundo, más de 5 mil kilómetros de costas. Ambos, joyas de materias primas (hidrocarburos, uranio, litio, carbón y gran riqueza ictícola), se encuentran desprotegidas y vulnerables. A ellos se agrega el Acuífero Guaraní, tercer reservorio de agua dulce del mundo (250 mil kilómetros cuadrados en nuestro país).

          Alrededor de veinte países en el mundo no poseen fuerzas armadas, algunos de ellos son: Ciudad del Vaticano, Andorra, Haití, Panamá, Costa Rica, Santa Lucía, Barbados, Granada, Islas Marshall, Islas Salomón, Micronesia, Samoa e Islandia. Esta última cedió la protección de sus intereses a acuerdos con los Estados Unidos y el Reino Unido. Otros Estados procedieron en forma similar. En el otro extremo, es interesante citar que los diez países que invierten más en defensa acorde con su PBI son: Estados Unidos, China, Federación Rusa, Arabia Saudita, Reino Unido, India, Francia, Alemania, Corea del Sur y Japón. En Latinoamérica, Ecuador, Chile y Colombia. El más bajo es el de Argentina.

          El conflicto es un fenómeno constitutivo, ineludible e inseparable de las relaciones humanas. Se caracteriza por su policausalidad, permanencia, identidad propia y dificultad para vaticinar consecuencias. Una hipótesis de conflicto no es una hipótesis de guerra, sino un supuesto teórico de planeamiento para una correcta apreciación de estrategia nacional que contribuirá a determinar las capacidades del instrumento militar. El incierto mundo actual está colmado de conflictos, unos visibles y otros latentes.

          No puedo omitir mencionar cuáles son las misiones de nuestras Fuerzas Armadas, incomprensiblemente desconocidas por muchos de los que tuvieron y tienen la responsabilidad de conducirlas políticamente.

          La misión primordial es disponer, en el marco específico (terrestre, aéreo, marítimo) y en la acción militar conjunta, de una capacidad de disuasión creíble que posibilite desalentar amenazas que afecten los intereses vitales de la nación.

          Las supletorias son participar en misiones de mantenimiento de la paz en el marco de las Naciones Unidas. Brindar apoyo a nuestra comunidad y a la de países de la región ante emergencias y desastres naturales. Contribuir a la preservación del medio ambiente. Contribuir al sostenimiento de la actividad científica en la Antártida.

          Es imprescindible adoptar medidas contra-aleatorias y actuar con sentido predictivo, instrumentando un sistema de defensa integrado no solamente por las fuerzas militares, sino también por otras áreas del Estado, y consensuado por el Congreso Nacional. El siglo actual impone, no un rearme, pero sí un realista reequipamiento en el corto, mediano y largo plazo; un nuevo dimensionamiento y despliegue que demandará la optimización, la compatibilización y la racionalización de recursos, la disolución, la fusión y el traslado de unidades y medios.

          El logro se facilitaría priorizando algunos principios de la conducción: unidad de comando, economía de fuerzas, cooperación y adaptación de los medios al fin, aplicados por un Estado Mayor Conjunto con atribuciones operativas y logísticas sobre todas las áreas de las Fuerzas Armadas. En el 2001 me referí a ello en un libro de mi autoría (Dejo Constancia). No olvidemos que ese organismo y el Ministerio de Defensa brillaron por su total ausencia en el conflicto de Malvinas.

          Según Leibniz: "Lo peor produce lo bueno". Siguiendo esa línea de pensamiento, podemos aseverar que la derrota de Malvinas y los 649 muertos en el conflicto coadyuvaron a la recuperación de la democracia. En ese sentido, entonces, ¿es lícito preguntarse si el sacrificio de los marinos del submarino San Juan influirá para que nuestros políticos conciban el sistema integral de defensa que nunca tuvimos?

          No es imposible, pero se impone que quienes conducen las Fuerzas Armadas sepan diferenciar lo esencial de lo accesorio, no se demoren en las ideas generales ni en las síntesis prematuras y dejen atrás el apego a la parálisis por análisis.

          El autor es ex jefe del Ejército Argentino, veterano de la Guerra de Malvinas y ex embajador en Colombia y Costa Rica.
          Este escrito del gral Balza me parece impecable. Sus opiniones con respecto al urgente problema de la defensa en Argentina junto con las del gral Heriberto Auel son de las mas sensatas y bien fundadas que he leído y escuchado. Ambos generales tienen una formación impecable, dominan la temática en profundidad y hablan de esos temas con una pasión que contagia. He escuchado conferencias de ambos en persona algunos años atrás.
          Balza en especial, rompe el molde tradicional del militar argentino al haberse desenvuelto con éxito y sin escandalos en el medio político y en funciones diplomáticas de nuestro país, lo cual constituye sin duda una rareza por estos días..., sin ir demasiado lejos, ahí tenemos la figura del impresentable de Milani para comparar.
          A Balza lo quisiera tener también como miembro destacado de una eventual comisión para que empiece a asesorar ya al gobierno en la reformas necesarias para lograr la tan urgentemente necesaria política de defensa. Uno puede comulgar o no con sus opiniones, pero no hay duda que sabe de lo que habla. No recurrir a sus conocimientos y experiencia, como general de la Nación, veterano de guerra y diplomático sería una necedad.
          Editado por última vez por Kóshkil; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/8016-kóshkil en 27/12/2017, 20:13.

          Comentario


          • Balza nunca fue un gran santo de mi devoción, pero en esta.... impecable.

            Comentario


            • Originalmente publicado por RCTAN8 Ver Mensaje

              Muchísimas cosas me separan del pensamiento político de Balza y de su comportamiento como Jefe de Estado Mayor General del Ejército pero debo reconocer que el artículo que publica en Infobae es impecable, simple, sin demasiadas vueltas ni complejidades académicas pone en claro el concepto "core" de poseer fuerzas armadas: "La misión primordial es disponer, en el marco específico (terrestre, aéreo, marítimo) y en la acción militar conjunta, de una capacidad de disuasión creíble que posibilite desalentar amenazas que afecten los intereses vitales de la nación". Concepto que también remarca Jorge Reta: "las Fuerzas Armadas deben asegurar el logro de una disuasión creíble que haga no aceptable una acción hostil por parte de un eventual agresor".
              Lamentablemente los políticos de todos los signos políticos ignoran casi por completo estos conceptos y repiten por lo bajo "para que queremos fuerzas armadas si no tenemos hipótesis de conflicto", falacia que por repetida no deja de ser un fehaciente demostración de ignorancia supina en el tema. En este sentido del artículo de Martinetti rescato la siguiente frase, muy a tono con la actualidad: "Pretender cambiar lo que se desconoce es como mínimo, irresponsable". No me cabe la menor duda que en las últimas décadas nuestro país ha debido soportar funcionarios en el Ministerio de Defensa que que cuando menos han merecido el adjetivo de irresponsables, lamentablemente muchos de ellos también han merecido el de "ladris".
              Estimado RCTAN8, entiendo muy poco de lo que sucedió a nivel interno en el EA durante los días de Balza como JEMGE..., pero tal cuál como Ud. ha presentado su opinión he escuchado tonos muy similares de muchos otros oficiales del EA. Ergo, su rol de liderazgo no fue claramente libre de polémica. También noto a veces en sus escritos el vicio de la "autorreferencia", en ocasiones algo forzada..., pero qué va hacer!..., de carne somos, no?
              En lo personal, lo que me resulta destacable del gral. Balza es que es casi el único militar argentino de los tiempos modernos que -al menos en mi opinión- logró trascender el "molde" del uniforme que a los civiles, los políticos e incluso a los comunicadores y periodistas se les hace tan "tosco", acartonado e incomprensible. Sin duda, es un hombre inteligente que se ha sabido desempeñar en roles políticos, pero además es autor de libros y artículos sobre cuestiones trascendentes de la defensa y temas afines. Y demuestra valentía al opinar y escribir, con sus yerros, yo veo en lo que hace intenciones de construir y esa es la única forma de salir adelante. Lo veo como el más parecido a los generales del U.S. Army (en retiro y actividad) que pululan y opinan en la TV de su país sobre los temas militares que les compete, por formación y experiencia, cuyos conceptos pueden ser o no compartidos pero son escuchados porque se les reconoce la calidad de expertos en su campo. De allí que para mí Balza tiene un valor agregado que ofrecer porque como dije al principio, logró ser escuchado por los políticos. Ojalá, casos como el de él dejen de ser una "rara avis" entre los oficiales superiores de nuestras FF.AA. porque deben ser capaces de moverse en la arena de la coyuntura política para instalar los temas de la defensa en la agenda del gobierno y el parlamento..., en otros lares tal actividad se denomina lobby..., bueh..., ustedes llámenlo como quieran, pero es la única forma que logremos mejorar la situación de las FF.AA.
              Editado por última vez por Kóshkil; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/8016-kóshkil en 27/12/2017, 20:37.

              Comentario


              • Kóshkil, el problema de Balza es que fue embajador político ( no de carrera) de la anterior administración durante 12 años, mientras las FFAA eran destruidas y DENIGRADAS el era una figura política que representaba a ese régimen, durante esos años se callo la boca, durante esos años no dijo NADA, personalmente no lo respeto, si ahora hace una declaración que nos cae bien, no le creo porque NO LO RESPETO, porque es un mercader, porque es un amoral, en fin lo desprecio como persona...

                Comentario


                • El lo personal, cualquier opinión de que tipo de Fuerzas Armadas necesita nuestro país sin brindar al mismo tiempo el cómo hacerlo, no solo desde el punto de vista institucional sino fundamentalmente describiendo los instrumentos necesarios para la obtención de los recursos genuinos para su implementación, es simplemente una teorización más. Un deber ser, un objetivo para alcanzar, del que uno podrá o no estar de acuerdo, pero completamente alejado de la realidad y de las posibilidades presupuestarias de nuestro país.

                  El otro punto no menos importante es como se convence a la una sociedad civil que cree que gastar en el ámbito militar no es prioritario. Hasta ahora solo he leído lo que deberíamos hacer- el famoso "hayque" de los clubes sociales cuando se habla de que hay que hacer cosas pero ninguno pone su lomo para lograrlo - sin que en realidad nadie me diga a través de que medios lo logramos.

                  Saludos.

                  Comentario


                  • El como es fácil, solo hay que copiar a un vecino.
                    Sobre la exportación de recursos naturales no renovables o extinguibles (litio, oro, pesca, petróleo) una parte de los impuestos que se cobran deben ir a defensa y sobre los recursos renovables (cerelaes por ejemplo) en una proporsion menor lo mismo. De esta manera sobran recursos.

                    Comentario


                    • Originalmente publicado por F18hornet Ver Mensaje
                      El como es fácil, solo hay que copiar a un vecino.
                      Sobre la exportación de recursos naturales no renovables o extinguibles (litio, oro, pesca, petróleo) una parte de los impuestos que se cobran deben ir a defensa y sobre los recursos renovables (cerelaes por ejemplo) en una proporsion menor lo mismo. De esta manera sobran recursos.
                      -La ley del Cobre que tenia el vecino a sido abolida, esta ley fue implantada por "Pinocho" y mantenida
                      por la extrema derecha en las camaras legislativas eso fue hasta que la Sra Bachelet gano su primera
                      presidencia y obtuvo la mayoría en las cámaras lo que le permitió derogar la Ley del Cobre, la ultima
                      compra importante que Chile realizo con fondos de esta ley fue la compra de los (18) F-16MLU
                      a Holanda, de alli en mas cada compra sale del presupuesto de las FFAA

                      -La plata que Chile gastaba en armamento hoy se gasta en la construcción de escuelas y hospitales
                      y mucho de ese dinero ira ahora a mantener la educación publica y gratuita que en Chile no existía


                      Saludosss
                      Roberto

                      Comentario


                      • Originalmente publicado por Litio71 Ver Mensaje

                        -La ley del Cobre que tenia el vecino a sido abolida, esta ley fue implantada por "Pinocho" y mantenida
                        por la extrema derecha en las camaras legislativas eso fue hasta que la Sra Bachelet gano su primera
                        presidencia y obtuvo la mayoría en las cámaras lo que le permitió derogar la Ley del Cobre, la ultima
                        compra importante que Chile realizo con fondos de esta ley fue la compra de los (18) F-16MLU
                        a Holanda, de alli en mas cada compra sale del presupuesto de las FFAA

                        -La plata que Chile gastaba en armamento hoy se gasta en la construcción de escuelas y hospitales
                        y mucho de ese dinero ira ahora a mantener la educación publica y gratuita que en Chile no existía


                        Saludosss
                        Roberto
                        Bien robert, pero porque no podemos copiarlos. Acaso de donde se financio la compra de los P3, del instituto icticola!!!

                        Comentario


                        • Originalmente publicado por F18hornet Ver Mensaje

                          Bien robert, pero porque no podemos copiarlos. Acaso de donde se financio la compra de los P3, del instituto icticola!!!
                          -No hay que sacar ninguna ley, lo que hay que hacer es aumentar en un punto del PBI el presupuesto de defensa
                          hoy es del 0,8, tendría que ser del 1,8 y de esto que el 60% sea para adquisiciones y gastos operativos y
                          el otro 40% para sueldos y jubilaciones y no del 20 y 80 % como hoy


                          Saludosss
                          Roberto

                          Comentario



                          • Creo que en algo estamos de acuerdo…se tiene que empezar de cero o sea desde la base.
                            No sirve de nada aumentar el presupuesto, si luego se dilapida el dinero en un sistema anticuado y burocrático.
                            Es cierto hay que aumentar el presupuesto, ya que con el 0.80 en un país como el nuestro, es una miseria y lleva a, justamente, malgastarlo porque son insuficientes para cumplir con una misión determinada, porque justifica el, “lo atamos con alambre”.
                            Pero también se necesita una revisión y reestructuración completa, una adecuación a tiempos actuales (siglo XXI), una racionalización de aquello que ya no sirve o no es útil y luego una modernización de todo lo que se tiene, porque no solo no funciona si no además se “chupa” los pocos recursos disponibles…
                            Creo que la iniciativa del gobierno en primera instancia es buena….”hay que empezar a arreglar la casa”, porque se esta cayendo a pedazos… Ahora habrá que ver de que forma se hace, cual es la previsión de futuro y hacia donde se apunta con las FF.AA. y que sectores afecta…

                            Comentario


                            • Hola Planeador!
                              Borre tu post ya que anoche yo creé un thread con esa nota así debatimos en un sólo lugar.
                              "Antes sacrificaría mi existencia que echar una mancha sobre mi vida pública que se pudiera interpretar por ambición".José de San Martín

                              Comentario


                              • Ok. Disculpa, no lo había leído. De paso, FELIZ AÑO NUEVO !!!!

                                Comentario

                                Trabajando...
                                X