Anuncio

Colapsar

Tienda oficial Aviacion Argentina!

Ver más
Ver menos

Se llego a un acuerdo nuclear provisorio con iran

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Se llego a un acuerdo nuclear provisorio con iran

    feed.snapdo.com/?publisher=TightropeYB&dpid=TightropeYB&co=AR&user id=873694b2-dc7a-a435-45cf-01f977c5b02d&searchtype=nt&installDate=24/09/2013

    El sexteto (Rusia, EE.UU., China, Francia, Reino Unido y Alemania) e Irán han llegado a un acuerdo histórico sobre el programa nuclear de la República Islámica, según confirmaron varios de los participantes en las negociaciones.

    Texto completo en: El sexteto e Irán llegan a un acuerdo histórico sobre el programa nuclear

    Sobre la resolución alcanzada, la comunidad internacional está de acuerdo con la necesidad de reconocer el derecho de Irán a enriquecer uranio.


    "Este acuerdo significa que estamos de acuerdo con la necesidad de reconocer el derecho de Irán a tener energía nuclear para fines pacíficos, incluido el derecho a enriquecer, pero hay que entender que quedan varias cuestiones por preguntar a la república iraní, y el mismo programa será sometido a un estricto control de la OIEA. Este es el objetivo final, pero ya figura en el documento de hoy", dijo el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, a los periodistas.

    La OIEA mantendrá un control completo sobre el programa nuclear de Irán durante seis meses, señaló Lavrov. El canciller ruso reveló que "durante estos seis meses Irán tendrá que tener congelado todo su programa nuclear, no instalará nuevas centrifugadoras y no dará ningún paso que pueda ser vinculado con el funcionamiento del reactor de agua pesada en la ciudad de Arak".

    Además, Irán tendrá para neutralizar el 20% de sus existencias de uranio enriquecido. Irán concederá a la OIEA acceso a las instalaciones para la producción y el almacenamiento de centrifugadoras, y las minas de uranio.

    EE.UU. y la UE atenuarán las sanciones contra Irán para los primeros seis meses que esté vigente el acuerdo, dijo Serguéi Lavrov. "Durante estos seis meses no solo se observará el status quo, sino que en este período continuarán las negociaciones para llegar a un acuerdo final sobre los parámetros que se requieren para las actividades nucleares pacíficas de Irán, principalmente para la producción de combustible para las centrales nucleares, los reactores de investigación, los reactores que producen isótopos con fines médicos o con otros fines humanitarios", dijo el jefe de la Cancillería rusa.

    Lavrov también expresó su esperanza de que el paso dado por el sexteto e Irán ayude a crear las condiciones necesarias para la celebración de una conferencia sobre el establecimiento de una zona en Oriente Medio que esté libre de armas nucleares.

    El canciller de Irán, Mohammad Yavad Zarif, ha subrayado, por su parte, que el derecho de Teherán a continuar su programa nuclear se reconoce en el acuerdo dos veces.

    A su vez, la Casa Blanca anunció que Irán aceptó transformar uranio enriquecido al 20% a menos de un 5%.

    Según Al Arabiya, Irán obtendrá 4.200 millones de dólares, de los 100.000 millones de activos que tiene congelados por Occidente, como parte de un acuerdo con las grandes potencias sobre su programa nuclear.

    "El acuerdo ha sido posible gracias al cambio de poder en Irán"

    El acuerdo ha sido posible tanto gracias al cambio de poder en Irán como a los esfuerzos de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, señala el analista en Oriente Medio y el mundo islámico Wilfredo Amr Ruiz. "Ya que ha llegado a este punto (…) Irán va a tener un grado de apertura sin comprometer el derecho a enriquecer uranio y que no está dispuesto a negociar", señala el analista.

    "A medida que haya garantías [de que el programa nuclear de Irán no se convierta en un programa bélico] y que siempre esté abierto, que haya verificación internacional, creo que el acuerdo va a ser algo exitoso y eventualmente va a lograrse un acuerdo permanente", sostiene Amr Ruiz.

    Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/...ograma-nuclear

    Texto completo en: El sexteto e Irán llegan a un acuerdo histórico sobre el programa nuclear
    Editado por última vez por ñandu33; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/360-ñandu33 en 24/11/2013, 01:12.

  • #2
    Re: Se llego a un acuerdo nuclear provisorio con iran

    El 98% del texto del acuerdo entre el sexteto e Irán está listo, según los medios

    Texto completo en: El 98% del texto del acuerdo entre el sexteto e Irán está listo, según los medios

    El 98% del texto del acuerdo entre el sexteto (Rusia, EE.UU., Francia, China, Reino Unido y Alemania) e Irán sobre el programa nuclear de la República Islámica está listo, según los medios.

    El sexteto (Rusia, EE.UU., Francia, China, Reino Unido y Alemania) e Irán han acordado el 98% del texto del acuerdo sobre el programa nuclear de la República Islámica, según una fuente en la delegación iraní en Ginebra.

    "Puedo decir que hemos acordado el 98% del texto", dijo señalando que continúa la conversación acerca de varios puntos problemáticos, en particular sobre la cuestión del enriquecimiento de uranio.

    Según el diplomático iraní Abbas Araqchi, las partes pueden llegar a un acuerdo en breve. "Podemos terminar en una o dos horas", dijo. Según el vicecanciller iraní, Abbas Araqchi, las negociaciones pueden terminarse el domingo a mediodía.

    Araqchi subrayó que Teherán no aceptará ningún acuerdo nuclear con las seis potencias si no se reconoce su derecho a enriquecer uranio. "Insistimos en nuestro derecho al enriquecimiento que debería ser reconocido claramente en el texto del acuerdo" que Irán y las grandes potencias tratan de alcanzar desde hace cuatro días sobre el programa nuclear de Teherán, dijo a los medios iraníes en conferencia de prensa.

    El Ministerio de Exteriores de Rusia ha emitido una declaración acerca del tema. Según el mensaje de la Cancillería rusa, los miembros del sexteto están unidos en su deseo de conseguir sin demora un acuerdo con Irán sobre su programa nuclear.

    A su vez, el jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, destacó la necesidad para ambas partes de aceptar compromisos.

    La última ronda de contactos en Ginebra, que finalizó el 10 de noviembre y a la que asistieron los ministros de Exteriores de los seis países, concluyó sin ningún acuerdo, pero sentaron las bases para seguir cooperando y alcanzar una solución definitiva sobre la cuestión nuclear iraní.

    Texto completo en: El 98% del texto del acuerdo entre el sexteto e Irán está listo, según los medios

    Comentario


    • #3
      Re: Se llego a un acuerdo nuclear provisorio con iran

      Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	941376a63babd1ba58e98f6a5937e03c_article.jpg
Visitas:	1
Size:	54,9 KB
ID:	584766

      En los últimos años Irán está siendo sometido a una creciente presión internacional por su polémico programa nuclear. EE.UU., Israel y sus aliados sospechan que Irán está utilizando el programa como cobertura para fabricar armas nucleares en secreto. Por su parte, la República Islámica rechaza las acusaciones y defiende los fines pacíficos de su programa, considerando las sanciones occidentales como ilegales e infundadas.

      Comentario


      • #4
        Re: Se llego a un acuerdo nuclear provisorio con iran

        Lavrov: Por primera vez en muchos años, el Sexteto e Irán pueden llegar a un acuerdo real
        Publicado: 23 nov 2013 | 6:22 GMT Última actualización: 23 nov 2013 | 16:27 GMT


        Texto completo en: Lavrov: Por primera vez en muchos años, el Sexteto e Irán pueden llegar a un acuerdo real

        Durante la reunión en Ginebra, el canciller ruso, Serguéi Lavrov, ha debatido las prespectivas del programa nuclear de Irán con su homólogo iraní, Mohammad Yavad Zarif.

        "Rusia seguirá contribuyendo a la firma de un acuerdo que se ajuste a los intereses de todas las partes implicadas en las negociaciones, y seguirá fortaleciendo la estabilidad y seguridad en el mundo", recalcó Lavrov.

        Desde el 20 de noviembre el Sexteto (Rusia, EE.UU., China, el Reino Unido, Francia y Alemania) e Irán mantienen negociaciones en Ginebra sobre el programa nuclear de la República Islámica.

        Según fuentes diplomáticas, este viernes fue alcanzado un compromiso sobre una de las principales cuestiones de las conversaciones, el reconocimiento del derecho de Irán a enriquecer uranio.

        Este sábado se celebra la siguiente ronda de conversaciones, que contempla la reunión de los cancilleres del Sexteto y de la República Islámica.

        Coincidiendo con la ronda decisiva de las conversaciones en Ginebra, el canciller ruso, Serguéi Lavrov, se reunió con su homólogo estadounidense, John Kerry, para discutir las perspectivas del programa nuclear iraní.

        El canciller británico, William Hague, recalcó la “importancia vital” de las negociaciones, aunque dijo que persisten las discrepancias. "No estamos aquí porque las negociaciones hayan concluido, sino porque son complicadas", dijo el ministro a la prensa.

        Entre las cuestiones más espinosas se abordará el funcionamiento del reactor de agua pesada en la ciudad de Arak, donde, según algunos analistas, podría obtenerse plutonio militar. Mientras tanto, Irán insiste en que el enriquecimiento de uranio es una ''línea roja'' infranqueable en las conversaciones, y esgrime que el reactor de Arak tiene objetivos científicos.

        "El derecho iraní a enriquecer uranio debe quedar estipulado en cualquier acuerdo. Quiero asegurar a nuestros ciudadanos que nunca se detendrá el enriquecimiento de uranio", dijo el canciller iraní Mohammad Yavad Zarif, recalcando que su país no cederá ante demandas que considere “excesivas”.

        Asimismo, el viceministro ruso, Serguéi Riabkov, calificó de injustificados los intentos de algunos medios occidentales de responsabilizar a Irán por la falta de progreso en las negociaciones de Ginebra.

        Coincidiendo con el arranque de una reunión de ministros de Exteriores del Sexteto, el vicecanciller iraní, Abbas Araghchi, precisó que, probablemente, este sábado no será alcanzado un acuerdo en las negociaciones sobre el programa nuclear.

        El analista internacional Juan Luis González Pérez considera que el acuerdo es esta vez inminente, sobre todo, tras el paso de gigante que supone el reconocimiento del derecho de Teherán a enriquecer uranio. Asimismo, el analista recuerda que el fracaso de la anterior ronda de negociaciones se debió al "boicot de Francia, que parecía estar actuando básicamente en nombre de Israel".

        Texto completo en: Lavrov: Por primera vez en muchos años, el Sexteto e Irán pueden llegar a un acuerdo real

        Comentario


        • #5
          Re: Se llego a un acuerdo nuclear provisorio con iran

          Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	3a40dab429ca72ac34000153d754b438_article630bw.jpg
Visitas:	1
Size:	155,9 KB
ID:	584767

          Comentario


          • #6
            Re: Se llego a un acuerdo nuclear provisorio con iran

            PRIMERA DIVISIÓNSiga en vivo Elche-Valencia.

            INTERNACIONAL Reunión del grupo 5+1
            Acuerdo en Ginebra sobre el programa nuclear iraní

            A falta de conocer el contenido exacto, se prevén una serie de concesiones mutuas
            Se trata de un acuerdo parcial, por lo que seguirán negociando por algo definitivo

            Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	13852758996604.jpg
Visitas:	1
Size:	187,2 KB
ID:	584768



            La Alta Representante de la UE para la política Exterior y de Seguridad, Catherine Ashton, ha anunciado poco antes de las tres de esta madrugada que las seis potencias del grupo 5+1 han logrado alcanzar un acuerdo con Irán sobre el controvertido programa nuclear de este país. Se trata de un primer entendimiento, parcial pero histórico, en el marco de una solución diplomática y gradual de una delicada disputa internacional, que lleva persistiendo unos diez años.

            Aún no se ha dado a conocer oficialmente el contenido de este acuerdo. Pero, según filtraciones, este supondrá la puesta en marcha durante los próximos seis meses de concesiones mutuas y medidas de fomento de la confianza entre el 5+1 e Irán. Mientras tanto, ambas partes seguirán negociando para alcanzar una solución completa y definitiva de la cuestión nuclear persa.

            El acuerdo alcanzado esta madrugada aún no parecía cierto en la jornada del sábado, al persistir disensiones entre las seis potencias y la República Islámica sobre los temas más delicados de la disputa. Ashton y los jefes de las diplomacias de Estados Unidos, China, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania se reunieron anoche dos veces entre ellos para valorar el resultado de las conversaciones celebradas en la misma jornada en Ginebra entre la Alta Representante de la UE y el ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Javad Zarif, así como el encuentro trilateral entre estos y el secretario de Estado norteamericano John Kerry.

            Posteriormente, de acuerdo con el portavoz de Ashton, Michael Mann, se produjeron otras reuniones, en "distintos formatos", que finalmente desembocaron en el acuerdo, aún parcial , alcanzado al cabo de tres rondas de difíciles negociaciones en la ciudad suiza en poco más de un mes entre el 5+1 y la República Islámica.
            Claves del acuerdo

            Enriquecimiento de uranio

            Irán podrá seguir enriqueciendo uranio a un nivel máximo del 5%.
            El uranio enriquecido a mayor nivel será diluido con el fin de evitar que sea usado para fabricar armas atómicas.
            Las existencias de uranio enriquecido a menor nivel serán convertidas de inmediato en material que dificulte su transformación en material apto para la fabricación de armas.
            No serán ampliadas las plantas de enriquecimiento y no se construirán nuevas.

            Reactor de Arak

            Se suspenderá la construcción en el reactor de Arak, que era motivo de preocupación para la comunidad internacional debido a que podría producir plutonio como producto secundario.
            Se suspenderá la producción de combustible para abastecer este reactor. Tampoco se construirá una instalación capaz de reprocesar material, de modo tal que Irán no podrá separar el plutonio del combustible gastado, y por lo tanto tampoco lo podrá usar en una eventual ojiva nuclear.

            Inspecciones

            Los inspectores del Organismo Internacional de Energía Atómica obtendrán permiso para acceder a sitios adicionales con el objetivo de vigilar la implementación del acuerdo.
            Irán garantizará acceso diario a sus instalaciones de enriquecimiento de uranio.

            Sanciones

            Las seis potencias no impondrán nuevas sanciones.
            Se suspenderán los embargos para los sectores de metales preciosos, fabricación de automóviles y exportaciones petroquímicas.
            El grupo 5+1 también autorizará compras de petróleo iraní a pequeña escala.
            Se descongelarán las cuotas de matrículas para estudiantes iraníes en el exterior.
            Los seis países mejorarán el acceso de Irán a importaciones de alimentos y medicamentos. (Fuente: DPA)

            En las primeras horas de esta madrugada aún no se descartaba la hipótesis de que la actual ronda terminara sin éxito. Algunas declaraciones, sobre todo las del jefe de la diplomacia iraní, Javad Zarif, habían indicado ayer que un acuerdo entre las seis potencias y Teherán todavía estaba bastante lejos de producirse, pese a los progresos cumplidos por las partes en los días anteriores. Una fuente diplomática iraní había señalado anoche a EL MUNDO que quedaban por resolverse "dos o tres asuntos destacados". Supuestamente estos temas eran el reconocimiento del derecho a enriquecer uranio, reclamado por Irán, así como dos exigencias planteadas a la República Islámica por el 5+1, en concreto suspender ese enriquecimiento al 20% y detener las actividades del reactor de agua pesada de Arak, que utiliza plutonio.

            Posteriormente, en declaraciones a la agencia de prensa IRNA, Zarif había enfriado aún más las esperanzas de un acuerdo inminente entre las seis potencias y su país. "No estamos listos para dar un paso que podría descuidar los derechos y los intereses de la nación iraní", afirmó el jefe de la diplomacia de la República Islámica, aludiendo a las exigencias planteadas a Teherán por el 5+1 y, sobre todo, por Francia. Zarif hizo un llamamiento a "un gesto de buena voluntad" por parte de los ministros de Exteriores de los seis. El mismo Zarif aseguró que el (derecho iraní al) enriquecimiento de uranio estará incluido en cualquier tipo de acuerdo".

            Horas después, parece que las diferencias entre ambas partes han podido suavizarse hasta el punto de lograr un acuerdo histórico que podría ser el primer paso para una solución definitiva a un problema que se extiende ya durante varios años.

            El viceministro de Exteriores iraní, Abás Araqchí, incluso advirtió de que Teherán no firmaría con las seis potencias ningún pacto que no reconociera ese derecho. Pero Francia, y con ella el conjunto del 5+1, aún no estában dispuestos a este reconocimiento. El Líder Supremo de la República Islámica de Irán, ayatolá Alí Khameneí, reiteradamente calificó el derecho a enriquecer uranio de "línea roja", es decir algo a que Teherán no debe renunciar. Queda por averiguar en qué términos estas disensiones finalmente se han resuelto.

            A través de las negociaciones y el acuerdo, el 5+1 procura comprobar de manera "verificable" que el programa nuclear de Irán sólo tiene carácter pacífico, y no incluye aquellas "posibles dimensiones militares" que sospecha el OIEA, es decir un proyecto para construir armas atómicas. Teherán siempre negó tener este propósito, y asegura que sus actividades nucleares solamente sirven para generar energía y desarrollar investigación científica. Por su parte, Irán busca un levantamiento, primero parcial y finalmente completo, de las sanciones que está sufriendo en relación con ese programa.

            Acuerdo en Ginebra sobre el programa nuclear iran | Internacional | EL MUNDO

            Comentario


            • #7
              Re: Se llego a un acuerdo nuclear provisorio con iran

              Internacionales Domingo 24 de Noviembre de 2013
              inShare
              Comentar Agrandar Texto Achicar TextoTamaño Enviar por mailEnviar Formato de ImpresiónImprimir

              Lo dijo Netanyahu
              "No es un acuerdo histórico, sino un error histórico"
              Internacionales Domingo 24 de Noviembre de 2013
              inShare
              Comentar Agrandar Texto Achicar TextoTamaño Enviar por mailEnviar Formato de ImpresiónImprimir

              Lo dijo Netanyahu
              "No es un acuerdo histórico, sino un error histórico"

              Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	Not_20131124_717377.jpg
Visitas:	1
Size:	9,8 KB
ID:	584769

              El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, no ocultó su resentimiento por el "mal acuerdo" alcanzado sobre el programa nuclear iraní, lo calificó de "error histórico", y no excluyó una operación militar contra su enemigo jurado.

              "Lo que se cerró en Ginebra no es un acuerdo histórico, sino un error histórico", declaró el primer ministro israelí al abrir el consejo de ministros semanal en Jerusalén, refiriéndose al acuerdo entre las grandes potencias e Irán.

              El primer ministro reiteró que "Israel no está atado por este acuerdo" e insistió en que "el régimen iraní se ha comprometido a destruir Israel", oficiosamente la única potencia nuclear de Oriente Medio.

              "Israel tiene el derecho y el deber de defenderse frente a toda amenaza y en nombre del gobierno proclamo que Israel no permitirá que Irán se dote de capacidades militares nucleares", insistió el mandatario.

              Desde hace meses, Netanyahu ha venido planteando condiciones muy estrictas para cualquier acuerdo con Irán. En las últimas semanas desarrolló una ofensiva diplomática contra la administración de Barack Obama, a la que acusó de querer hacer muchas concesiones a Teherán.

              En septiembre, Netanyahu formuló cuatro criterios que, según él, permitían garantizar que Irán detenía su programa nuclear: la interrupción total de la producción de uranio enriquecido, el traslado del uranio ya enriquecido en Irán al extranjero, el cierre de la central subterránea de enriquecimiento de Fordo y la detención de la producción de plutonio.

              Según los medios israelíes, el acuerdo de Ginebra no satisface ninguno de estos criterios.

              En un comunicado publicado horas después de que se alcanzara el acuerdo, la oficina de Netanyahu afirmó que "es un mal acuerdo, que ofrece a Irán lo que quería: el levantamiento parcial de las sanciones y el mantenimiento de una parte esencial de su programa nuclear".

              "El acuerdo permite a Irán seguir enriqueciendo uranio, deja en su estado las centrifugadoras y le permite producir materiales fisibles para un arma atómica", añadió el comunicado en el que se lamenta que "no logró tampoco el desmantelamiento de la central de Arak", en el noroeste de Irán.

              Sin embargo, varios expertos israelíes animaron al gobierno de Netanyahu a matizar sus críticas.

              Ephraim Halevy, un ex responsable del Mosad (servicios de inteligencia israelíes), afirmó que es "inocente pensar que se podía obligar a Irán a desmantelar todas sus centrifugadoras".

              "Además, el acuerdo de Ginebra prevé un control sin precedentes de las instalaciones nucleares iraníes", añadió.

              El general Amos Yadlin, ex responsable de los servicios de inteligencia militares, señaló que si no se hubiese firmado ningún acuerdo en Ginebra "Irán habría continuado desarrollando su programa nuclear".

              Yadlin y Halevy son partidarios de una "coordinación con Estados Unidos" y no de un enfrentamiento.

              El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, intentó previamente tranquilizar a Israel.

              "Este acuerdo completo hará que el mundo sea más seguro (...) e Israel más seguro, nuestros socios en la región más seguros", dijo desde Ginebra.

              Sin embargo, Netanyahu respondió que "el mundo se ha vuelto más peligroso, porque el régimen más peligroso del mundo ha dado un paso significativo hacia la adquisición del arma más peligrosa del mundo".

              El ministro de Relaciones Exteriores israelí y jefe del partido ultranacionalista Israel Beitenu, Avigdor Lieberman, dijo que "todas las opciones están sobre la mesa" al ser preguntado sobre un eventual ataque de Israel contra Irán.

              El ministro de Economía israelí, Naftali Bennett, dirigente del partido nacionalista religioso Hogar Judío, declaró que "Israel no está vinculado al acuerdo de Ginebra. Irán amenaza a Israel e Israel tiene derecho a defenderse".

              Comentario


              • #8
                Re: Se llego a un acuerdo nuclear provisorio con iran

                Hay que ver cuánto de lo que dice Netanyahu es para consumo interno. Seguramente hay voces más serenas -como las de los dos militares que aparecen citados- pero al PM le conviene mostrar una línea de fuerza como la que siempre ha tenido. Lo cierto es que una vez firmado el acuerdo entonces Israel queda atado de pies y manos pues encontrar pretextos para atacar a Irán será cada vez más difícil.

                Los otros temas interesantes son qué tanto tiene que ver el acuerdo con la participación de Irán en el conflicto de Siria, el apoyo a Hizbulá y el factor ruso.

                Saludos

                Comentario


                • #9
                  Re: Se llego a un acuerdo nuclear provisorio con iran

                  que le esta faltando a Iran para enriquecer al 20%?

                  Será que tuvieron que hocicar porque no les dio la tecnología?

                  Tenemos luz verde para empezar a venderle cosillas?

                  Comentario


                  • #10
                    Re: Se llego a un acuerdo nuclear provisorio con iran

                    El problema a mi modo de ver no es el programa de desarrollo nuclear de Irán, aunque la multiplicación de países con la bomba no es lo mejor para nadie, el problema es que medio oriente es una polvorín siempre listo a estallar y esto no tiene solución si no se cumplen 2 puntos que a esta altura son verdades de perogrullo:
                    1. el derecho de Israel a su plena existencia sin tener la amenaza permanente de ataques por parte de sus vecinos.
                    2. el derecho palestino a un estado en el concepto más integral de la palabra. Esto incluye soberanía plena sobre su territorio.

                    A veces me pregunto si en vez de tratar de establecer dos estados, no deberían fusionarse en una suerte de estado federal. Reconozco que no es algo en lo que haya pensado con mucha profundidad pero así como vamos nunca se resolverá ni la cuestión palestina ni la israelí. Saludos.

                    Comentario


                    • #11
                      Re: Se llego a un acuerdo nuclear provisorio con iran

                      Los claroscuros del acuerdo provisional sobre el dossier nuclear iraní

                      Defensa.com / Por Xavier Servitja Roca
                      MIÉRCOLES 27 DE NOVIEMBRE DE 2013

                      Introducción

                      La madrugada del pasado domingo 24 de noviembre se puso fin a casi una década de desencuentros entre el equipo negociador iraní y los representantes del P5+1 (EU3 hasta 2006) respecto al programa nuclear de la República Islámica de Irán. Bajo la presidencia y mediación de la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Catherine Ashton, los ministros de Exteriores de todas las partes implicadas en la negociación, Alemania, China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia e Irán, firmaron el “Pacto de Acción Conjunto” en el Palacio de las Naciones de Ginebra (Suiza).

                      Dicho pacto, que simboliza un primer paso en el largo y difícil camino para solucionar la crisis nuclear iraní, es un acuerdo provisional de seis meses de duración que contiene una serie de medidas a cumplir por ambas partes con un doble objetivo conjunto: que se generen mayores niveles de confianza entre las dos partes, al mismo tiempo que se intenta ganar tiempo para negociar un acuerdo definitivo al final de dicho periodo en que se asegure las intenciones pacíficas del programa nuclear.

                      Además, responde también a un doble objetivo que pretendían alcanzar cada una de las partes a corto plazo: desde el lado de Teherán, la disminución del régimen de sanciones y el reconocimiento del derecho de enriquecimiento de uranio en su territorio (objeto de debate posterior); y, por parte del P5+1, la ralentización del programa nuclear iraní y un régimen de control y verificación más severo sobre el mismo a través del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) para asegurarse que no hay ninguna dimensión militar. Así, se pasa de los gestos a los hechos y realidades.

                      Acciones recientes que ayudan al acuerdo

                      No obstante, este acuerdo histórico no sólo es fruto de las negociaciones en el marco de las dos últimas reuniones del P5+1 e Irán celebradas en el mes de noviembre en Ginebra, sino que viene precedido o acompañado de una serie de acciones en los últimos dos meses que lo han facilitado. Entre las más destacadas, cabría resaltar en primer lugar el nuevo acuerdo de cooperación firmado por el presidente de la Organización de la Energía Atómica de Irán, Ali Akbar Saheli, y el director del OIEA, Yukiya Amano, en la visita de este último a Teherán el pasado 11 de noviembre.

                      Un segundo aspecto es la publicación este mismo mes de noviembre del informe del OIEA sobre las actividades del programa nuclear iraní. En dicho informe se resalta que Irán ha disminuido considerablemente la expansión de sus capacidades de enriquecimiento de uranio desde que Hassan Rohani ha asumido el cargo de presidente. De hecho, durante dicho periodo el uranio enriquecido al 20% almacenado por Irán sólo se ha incrementado un 5% para alcanzar los 196 Kg (para construir un artefacto nuclear son necesarios aproximadamente 250 Kg enriquecidos al 90% aproximadamente). Al mismo tiempo, también se señala que desde el mes de agosto no se ha añadido ningún componente mayor al reactor de aguas pesadas de Arak.

                      En tercer lugar, ha resultado clave la voluntad política mostrada por el presidente estadounidense, Barack Obama, y su homólogo iraní, Rohani, previa autorización del Líder Espiritual Ayatolá Ali Jamenei, de agotar la vía diplomática para buscar una solución negociada al dossier nuclear de Irán, alejando así la posibilidad de una intervención militar contra el mismo. En esta dirección y tras el discurso de Rohani en la Asamblea General de Naciones Unidas, la administración Obama no sólo ha protagonizado algunos gestos de buena voluntad hacia el ejecutivo iraní, con llamada incluida entre los dos presidentes, sino que además su administración ha logrado retrasar la votación en el Congreso estadounidense de un nuevo paquete de sanciones a Irán que iba a ser aprobado justo dos días antes del inicio de la última reunión en Ginebra.

                      Por parte del Estado persa, tanto la designación del ministro de Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, como nuevo responsable del equipo negociador en detrimento del secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional (aspecto que eleva las negociaciones a categoría ministerial), como la necesidad de Rohani de cumplir su promesa electoral de aliviar los efectos de las sanciones internacionales sobre la maltrecha economía iraní, pasando por los recientes discursos públicos de Jamenei dando su apoyo a la aproximación diplomática de Rohani, han mostrado explícitamente la voluntad negociadora iraní para alcanzar un acuerdo.

                      Finalmente, la utilización de las puertas traseras por parte de los equipos diplomáticos de Estados Unidos e Irán ha resultado clave para preparar gran parte del acuerdo antes de las dos reuniones de Ginebra. En este sentido, según informaciones aparecidas en Associated Press (AP) y Al-Monitor corroboradas por la inteligencia israelí, se han producido un mínimo de cinco reuniones bilaterales secretas entre oficiales estadounidenses e iraníes, la mayoría de ellas celebradas en Omán. La primera tuvo lugar en marzo –con Ahmadineyad aún como presidente- y el resto después de la elección presidencial iraní de junio en las que ganó Rohani. Así, parte del “Pacto de Acción Conjunto” fue acordado en estas reuniones entre representantes de Estados Unidos e Irán.

                      Los claros del “Pacto de Acción Conjunto”

                      Dado el contexto internacional en el que se producen las negociaciones y atendiendo a las opciones que las partes tenían sobre la mesa, se puede sugerir que el contenido de este primer acuerdo provisional es satisfactorio tanto para los miembros del P5+1 como para Irán porque consiguen alcanzar los objetivos citados con anterioridad.

                      Así, del acuerdo firmado se puede desprender que se congela parcialmente el programa nuclear iraní durante seis meses y que se establece un sistema de control y verificación sobre el mismo mucho más estricto. En esta dirección, las principales medidas son:

                      Irán facilitará toda la información requerida sobre su programa nuclear y permitirá el acceso de los inspectores del OIEA a sus instalaciones. Ello incluye inspecciones diarias a las plantas de enriquecimiento de uranio de Fordo y Natanz.
                      No se realizarán avances en las actividades de Fordo y Natanz quedando totalmente prohibida la puesta en marcha de nuevas centrifugadoras en dichas instalaciones. Además, se detiene el desarrollo de la planta de Arak.
                      Irán no podrá enriquecer uranio por encima del 5%. Respecto a sus reservas de uranio enriquecido al 20%, la mitad deberá convertirse en fuel para su reactor nuclear de Teherán, y la otra mitad deberá diluirse por debajo del 5%.
                      A cambio de ello, Irán obtiene ciertos compromisos por parte de las potencias internacionales entre los que destacan:

                      Irán podrá seguir vendiendo su actual cuota de petróleo sin que se le exija la reducción de la misma. Aunque no podrá aumentarla en estos primeros seis meses.
                      Irán podrá recuperar una parte de los activos congelados en el extranjero por sus ventas de petróleo.
                      Se suspenden las sanciones a las exportaciones de productos petroquímicos, al oro y metales preciosos, así como a la industria automovilística iraní.
                      La Unión Europea y el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas no impondrán más sanciones al Estado persa relacionadas con el programa nuclear. Asimismo, Estados Unidos también se abstendrá de incrementarlas pero siempre teniendo en cuenta los poderes que tienen tanto el presidente como el Congreso estadounidense sobre ello.
                      En un total aproximado, se calcula que con estas medidas Irán podrá recuperar entre 6 y 7 billones de dólares, de los que unos 4 billones procederán directamente de los activos congelados por la venta de petróleo. Desde mi punto de vista, aunque es una cantidad importante, es menos de lo que se esperaba en un primer momento. Y más, teniendo en cuenta que en los borradores utilizados por la administración Obama para ganar el apoyo de algunos congresistas al acuerdo, la cantidad estipulada llegaba a unos 10 billones de dólares (el borrador manejado por los opuestos a la negociación situaba la cantidad en unos 20 billones de dólares para torpedear el acuerdo).

                      Por ello, sería conveniente preguntarse por qué Irán ha aceptado esta suspensión de sanciones a la baja más allá de la argumentación de su delicada situación económica. Junto a ello y en mi opinión, el “Pacto de Acción Conjunto” contiene otros puntos oscuros importantes como si éste reconoce o no el derecho de Irán a enriquecer uranio en su propio territorio, cuál va a ser la evolución de la posición negativa al acuerdo de los aliados regionales estadounidenses, Israel y Arabia Saudí, así como de los respectivos sectores internos contrarios a la negociación, y que capacidad tendrán los actores para gestionar tanto este acuerdo provisional, como la negociación del futuro acuerdo definitivo.

                      Las sombras del “Pacto de Acción Conjunto”

                      Como se indica anteriormente, existen algunas sombras que deberían rebajar la euforia inicial y adoptar una posición más prudente. Sin negar que este “Pacto de Acción Conjunto” tenga un carácter histórico, sobre todo, en las relaciones bilaterales entre Estados Unidos e Irán y que, al mismo tiempo, pueda representar un primer paso en la solución de la crisis nuclear iraní, no es menos cierto que deja ciertas incógnitas en el aire sobre comportamientos de algunos actores e interpretaciones de los contenidos que deberán ser gestionadas correctamente. A continuación paso revista a algunas de esas sombras:

                      El derecho de Irán a enriquecer uranio en su propio territorio

                      Nada más firmarse el acuerdo y en las ruedas de prensa posteriores, ya surge la primera discrepancia en relación al contenido del Pacto y si éste reconoce o no el derecho de Irán de enriquecer uranio.
                      En este sentido, el ministro de Exteriores iraní, Javad Zarif, afirma que el Pacto contiene el derecho a enriquecer uranio, aspecto ya reconocido por el Tratado de No Proliferación (TNP) del que Irán es miembro. En el lado opuesto, el Secretario de Estado estadounidense, John Kerry, afirma todo lo contrario y niega de forma rotunda que Irán posea o se le reconozca dicho derecho. Esta ambigüedad de interpretación ya no sólo del Pacto, sino también del TNP, también responde en este caso a una escenificación obligada por parte de Estados Unidos e Irán para vender dicho acuerdo como una victoria y una cesión de la contraparte ante los sectores respectivos más reacios y opuestos a la negociación.

                      No obstante, bajo mi punto de vista el Art. 4.1 del TNP sí reconoce implícitamente el derecho de enriquecimiento de uranio a las partes firmantes. Frente a ello, la doctrina utilizada por Estados Unidos defiende que este reconocimiento debería ser explícito y no se menciona directamente. La discrepancia se traslada al acuerdo firmado por la interpretación que se hace del derecho iraní a enriquecer uranio por debajo del 5%. Para Javad Zarif éste es un reconocimiento de los derechos iraníes, mientras que Kerry afirma que es una cesión provisional en el marco del acuerdo.

                      De todos modos, dicho punto volverá a ser tratado al finalizar los seis meses de duración del acuerdo provisional y será, de nuevo, un punto de fricción y controversia entre ambas partes difícil de solucionar ya que, como estipula el Pacto, se deberá “definir de forma conjunta un programa de enriquecimiento con límites prácticos y medidas de transparencia que aseguren la naturaleza pacífica del programa”.

                      Y en este sentido, cualquier propuesta que intente obligar a Irán a enriquecer su uranio en el exterior y pararlo en su territorio será rechazada por cruzar una de las líneas rojas establecida por Jamenei y el equipo negociador. Además, significaría el fin político de Rohani y la vuelta a la primera fila de los órganos decisores del sector más conservador respecto al programa nuclear y a las relaciones con Estados Unidos.

                      En un sentido contrario, la administración Obama también tendrá serias dificultades a nivel interno y externo en acordar un pacto definitivo que contemple el derecho de Irán a enriquecer uranio en su territorio – a no ser que haya fuertes contraprestaciones a cambio, relacionadas con el apoyo de Irán al régimen sirio de Al Asad o a Hezbollah.

                      Reacción de los actores internos y externos opuestos al Pacto

                      Precisamente, otra sombra a tener en cuenta es la gestión que la administración Obama debe realizar de las reacciones internas de los actores opuestos al Pacto, así como de la reacción de sus aliados regionales, Israel y Arabia Saudí. En este último caso, puede determinar o venir condicionada por un cambio de estrategia en la política exterior estadounidense de Oriente Medio.

                      Respecto a Irán, el respaldo de Jamenei al proceso de negociación y al acuerdo alcanzado han dado a Rohani la credibilidad y el margen que necesitaba para hacer frente a los sectores contrarios a su aproximación diplomática en los próximos seis meses. Sólo un incumplimiento del acuerdo por parte de Estados Unidos podría hacer peligrar su papel dentro del sistema político iraní.

                      Y esta idea tampoco resulta descabellada ya que existe un nuevo paquete de sanciones congelado por un periodo de un mes en el Congreso estadounidense. Obama consiguió retrasar su votación y ahora está intentando una prórroga de otros seis meses para evitar que se apruebe y no afecte al Pacto. Así, el papel de Obama parece más complicado porque, en caso de nuevas sanciones, su credibilidad ante Irán y ante los otros miembros del P5+1 quedaría seriamente dañada y se perdería la unidad internacional en la vía diplomática y en el apoyo a los regímenes de sanciones vigentes. Así, algunos de sus miembros como Rusia o China podrían no seguir aplicando sanciones impuestas anteriormente. Esto debilitaría la posición estadounidense frente a Irán y la apuesta por la aproximación diplomática de Obama.

                      A ello se le añade la labor de vender el acuerdo a los sectores republicanos y de su propio partido demócrata contrarios al acercamiento con Irán (en pleno debate doméstico sobre la controvertida reforma de la ley migratoria). Estas facciones no sólo exigen que un acuerdo con Irán y la relajación de más sanciones vaya acompañada del compromiso de Teherán de cesar su apoyo a Hezbollah y al régimen de Al Asad, sino que algunos de sus miembros van más allá proponiendo el desmantelamiento del programa nuclear iraní tal como se hizo con el de Libia en 2004.

                      Precisamente, ésta es la línea de argumentación de otro presunto gran damnificado por el acuerdo, el gobierno israelí de Benjamin Netanyahu, que lo ha calificado de “error histórico” tras presionar a Estados Unidos y a otros miembros del P5+1 para que no lo firmaran. Sin embargo, ni la opción del desmantelamiento a estas alturas resulta real ni aceptable por parte de Irán, ni la intervención militar se tendrá en cuenta hasta que no se agote la vía diplomática, ni todos los actores domésticos de Israel están de acuerdo con la posición adoptada por el ejecutivo israelí respecto al “Pacto de Acción Conjunto”.

                      Así, desde algunos sectores del ejército y la inteligencia israelí se han mostrado favorables a este acuerdo provisional porque retrasa un posible interés de Irán por lograr el arma nuclear a cambio de una relajación o eliminación de sanciones menor de la esperada y de una mayor intrusión en las inspecciones. Al mismo tiempo, el Pacto refuerza al presidente Rohani frente a las posiciones más duras del régimen dirigido por Jamenei. En esta dirección, estos sectores críticos con la posición de su propio ejecutivo creen que Rohani capitalizó en junio pasado el voto de descontento poniendo de manifiesto problemas de legitimación del actual régimen. Por ello y sin olvidar quién es el “jeque de la diplomacia”, este sector de militares y oficiales de inteligencia creen que en vez de esperar que el actual sistema político iraní pudiera colapsar a causa de su delicada situación económica provocada por las sanciones internacionales, un movimiento de reformas o cambio podría activarse desde dentro del propio sistema que iría reconduciéndose hacia posiciones más moderadas.

                      Teniendo en cuenta esta división existente y a pesar del acuerdo provisional con Irán, en mi opinión las relaciones bilaterales entre dos aliados tradicionales como Estados Unidos e Israel no van a variar a pesar del descontento de Netanyahu. Éste sabe que la seguridad nacional israelí depende de Estados Unidos. Es más, si se diera luz verde a su opción de intervención militar contra el programa nuclear iraní no podría realizarla sin la ayuda de su aliado estadounidense. En este sentido, Obama deberá aguantar la presión de Netanyahu y de los lobbies proisraelíes hacia su Administración y hacia los congresistas en Washington que intentarán torpedear el acuerdo. En cualquier caso, ambos Estados continuarán con su relación bilateral de aliados preferentes como ya ha reiterado Obama en su compromiso de garantizar la seguridad de Israel.

                      Muy diferente es el efecto producido por el acuerdo en las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Arabia Saudí. Al enfado por la no intervención militar estadounidense en Siria, la monarquía saudí ahora debe sumar la aproximación diplomática entre Obama y Rohani escenificada con el acuerdo sobre el programa nuclear iraní. En Riad y pese a la dependencia militar con Estados Unidos, esto se ha percibido como una alteración en la relación con Estados Unidos. De hecho y según algunas fuentes, Arabia Saudí habría buscado alternativas al paraguas nuclear estadounidense realizando inversiones en el programa nuclear pakistaní a cambio de que se le facilitara acceso al arma nuclear en el momento que así fuera requerido.

                      Con ello, la gestión de la relación con Arabia Saudí sí puede resultar conflictiva por parte de Obama, a pesar que Estados Unidos es el garante de la seguridad nacional saudí en un caso parecido al de Israel. Pero no es menos cierto que la nueva estrategia de la administración Obama en Oriente Medio va encaminada a buscar un equilibrio de poder regional y evitar que tanto Arabia Saudí como Irán puedan convertirse en potencia hegemónica regional. De este modo es como debería interpretarse y explicarse también el intento de aproximación de la Casa Blanca con Teherán.

                      Así pues, la administración Obama no sólo deberá verificar y controlar el cumplimiento del “Pacto de Acción Conjunto” por parte de Irán, sino que al mismo tiempo deberá afrontar importantes retos en los próximos seis meses para cumplir con su parte de lo pactado en el acuerdo provisional y gestionar sus relaciones con sus aliados tradicionales en la región: Israel y Arabia Saudí.

                      ¿Por qué Irán acepta el acuerdo? El programa nuclear “durmiente” y Siria

                      Más allá de la elección del nuevo presidente Rohani y el importante efecto que las sanciones internacionales han provocado a la economía iraní y que, en buena medida, han facilitado la vía diplomática con Irán y su posterior disponibilidad a firmar el acuerdo, deberían buscarse otros factores adicionales que hayan hecho cambiar la estrategia iraní respecto a su programa nuclear. Bajo mi punto de vista, dos de estos factores serían los relacionados con el concepto de programa nuclear “durmiente” y la guerra civil siria.

                      Respecto a la primera variable, las sanciones internacionales han afectado a la economía iraní pero no a su objetivo principal que era frenar el desarrollo del programa nuclear desde que se reiniciara en 2005. Así, y ya en el tramo final de la presidencia de Ahmadineyad, Teherán ha logrado adquirir las capacidades, el conocimiento y la práctica relativa a un programa nuclear para uso civil. Ello ha sido reafirmado tanto por los servicios de inteligencia estadounidenses como israelíes. No obstante, ambos incidían en el hecho que no habían detectado la intención iraní de dar el paso definitivo para lograr la dimensión militar de su programa.

                      Y esta es la pregunta: en estos momentos ¿necesita Irán el arma nuclear o enriquecer uranio al 20%? La respuesta es no y por ello puede ir a una mesa de negociación y aceptar rebajar el nivel de enriquecimiento de su uranio del 20% al 5% a cambio de una rebaja de sanciones y de controles más severos. Y este es el gran logro de Jamenei y de la presidencia de Ahmadineyad. Irán ha aguantado el régimen de sanciones hasta que ha logrado alcanzar las capacidades y el conocimiento necesario para crear un programa nuclear de uso civil, y una vez hecho, pasar de una dimensión civil a una militar en el caso que existiera dicha voluntad no resultaría tan difícil.

                      Una vez cumplido el objetivo, en la etapa final de Ahmadineyad y con el nuevo presidente Rohani se busca la mesa de negociación para aliviar la economía iraní y establecer un programa nuclear “durmiente”, es decir, sin plena capacidad atendiendo a las peticiones de las potencias internacionales, pero que puede ser activado de nuevo en el momento que Irán tenga esa intención. Eso sí, atendiéndose a las consecuencias de tal decisión. A día de hoy, Irán no necesita el arma nuclear pero sí un programa nuclear “durmiente”, y esto ya lo ha conseguido.

                      En relación a la segunda variable, es difícil pensar que tanto en el marco de las últimas reuniones del P5+1 e Irán, como en los encuentros secretos bilaterales mantenidos por representantes iraníes y estadounidenses, no se haya tratado el tema de la guerra civil de Siria en algún punto de la agenda. En este sentido, Estados Unidos ha vetado hasta ahora la presencia de Irán en cualquier foro internacional para buscar una solución política para Siria. Pero Irán, uno de los actores más decisivos e influyentes en esta guerra civil por su apoyo al régimen de Al Asad, reclama estar en ellos para defender sus intereses y su posición.

                      La mediación de Rusia para incorporar a Irán en la mesa de negociación no ha dado resultado hasta el momento. Sin embargo, la firma del “Pacto de Acción Conjunto” podría ser el salvoconducto y autorización pertinente por parte de Estados Unidos a Irán para asistir a la próxima conferencia de paz sobre Siria (o Ginebra II) a celebrar en Ginebra el día 22 de enero. Así que Siria también debe tenerse en cuenta en el acuerdo provisional alcanzado, aunque su nombre no aparezca en el documento.

                      Para finalizar y a modo de conclusión, para los optimistas el “Pacto de Acción Conjunto” es un hecho histórico que puede ser el primer paso para solucionar la crisis nuclear iraní y, además, puede marcar el inicio de unas relaciones bilaterales entre Estados Unidos e Irán más fructíferas. Para los prudentes, las negociaciones han permitido alcanzar un primer acuerdo provisional satisfactorio para ambas partes. Pero deberá verse cuál es la evolución en el cumplimiento del contenido en estos seis meses y cuál es la actitud de los actores y variables que se oponen al pacto para poner sobre la mesa otras opciones diferentes a la vía diplomática. Ello marcará la posible firma de un acuerdo definitivo al finalizar el periodo marcado. Finalmente y para los pesimistas (u optimistas, dependiendo desde qué perspectiva observe los claroscuros), a Obama sólo le quedan tres años de presidencia. A buen entendedor, pocas palabras bastan.

                      *Xavier Servitja Roca es ayudante de investigación del Grupo de Estudios en Seguridad Internacional (GESI).
                      Editado por última vez por Teodofredo; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/358-teodofredo en 03/12/2013, 13:40.

                      Comentario

                      Trabajando...
                      X