Anuncio

Colapsar

Tienda oficial Aviacion Argentina!

Ver más
Ver menos

El nacionalismo radical en Europa

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • El nacionalismo radical en Europa

    El fenómeno del nacionalismo radical en Europa parece no detenerse y ya es preocupante para la UE

    “Los europeos no existen”


    Geert Wilders, durante la entrevista con periodistas extranjeros, hoy en La Haya. / PETER DEJONG (AP)

    EL PAÍS - ISABEL FERRER La Haya 14 MAY 2014 - 18:06 CET
    Geert Wilders, el líder radical holandés, nunca ha tenido "menos poder, pero también más influencia política que ahora". La frase es suya e ilustra la actitud con la que afronta la campaña para las elecciones al Parlamento Europeo. Subido a un autobús, y con los sondeos locales poniéndole en cabeza (tiene 4 escaños en Estrasburgo y podría sacar hasta 6), piensa recorrer su país en busca del voto más euroescéptico posible. El de los ciudadanos que no se sientan europeos, sino holandeses. Que sean patriotas de los buenos, es decir, los que defienden la identidad nacional, la libertad, y la democracia, pero sobre todo, el comercio. Una actividad para la que, según dice, sobra el euro y la UE. En conjunto, un discurso provocativo compartido, al menos a grandes rasgos, por el Frente Nacional (Francia), la Liga Norte (Italia), Vlaams Belang (Bélgica), FPÖ (Austria) y el Partido Nacional Eslovaco.

    En la galería de partidos afines que enumera, falta el británico UKIP, de Nigel Farage. Wilders predice un acercamiento para después de los comicios (entre el 22 y el 25 de mayo) porque "Farage tiene ahora otros frentes que atender, además de su propia opinión pública", ha señalado en La Haya, durante un almuerzo con la prensa internacional. En realidad, lo que le gusta es el modelo suizo, para poder firmar acuerdos comerciales, e imponer cuotas de inmigrantes sin que Bruselas le llame la atención. Suiza es, por otra parte, el ideal de país alrededor del cual puede negociar con sus cinco colegas europeos el modelo de Europa que propone. "Diferimos en los grados de pertenencia a la UE. Unos quieren el euro y nada de Bruselas. Otros lo contrario. Yo deseo abandonar ambos, pero nos une el rechazo a una Europa integrada que impide tomar decisiones propias a sus miembros", ha dicho, sin probar bocado. Solo ha bebido agua, y poca.

    Su frugalidad no ha desdibujado su conocido gusto por las grandes promesas y ha hecho votos por "devolver el poder a las capitales europeas", con dos frases demoledoras: "No hay europeos. Menos del 40% de los ciudadanos de la UE se siente así", ha asegurado. Para que nadie pensara que su compromiso es belicoso, ha añadido enseguida que tiene muy claros sus límites y el perfil de las agrupaciones con las que quiere deshacer el nudo de los 28 socios comunitarios "No me acercaría nunca al griego Amanecer Dorado. Tampoco a partidos racistas, militaristas o antisemitas", un ideario que no ha visto en la francesa Marine Le Pen, jefe del Frente Nacional, ni en el resto de sus colegas antieuropeos. Con ellos espera "colaborar, pero sin fusionarnos, ya lo saben". Presentado así, parece que habla de no formar un partido conjunto, aunque piensen sentarse juntos en Estrasburgo.

    Soy un político holandés que habla en nombre de miles de ciudadanos insatisfechos con Bruselas. Si sacamos el buen resultado que auguran las encuestas, las elecciones al Parlamento Europeo serán un terremoto que modificará el rumbo de las políticas nacionales

    Wilders ha perdido en las últimas semanas ocho diputados y concejales por culpa del más duro de sus discursos contra la inmigración. Lo pronunció tras las pasadas elecciones municipales y el pasaje donde decía que quería "menos, menos y menos marroquíes" en su tierra, le ha costado muy caro. Desde esa aparente debilidad, sin embargo, sigue clamando contra "los rumanos, búlgaros y polacos, que vengan sin permiso de trabajo en regla". También rechaza a los "marroquíes, o canadienses, me da lo mismo, que cometan delitos violentos". "Si poseen doble nacionalidad, tienen que ser repatriados". Al final, claro está, repudia la penetración del Islam, "una ideología violenta y totalitaria contraria a nuestros valores". Para la evidencia de que la mayoría de los musulmanes es practicante y moderado, recuerda que solo ha señalado a los delincuentes holandeses de origen marroquí. "Aquí, más del 60% de los menores de 23 años de esta comunidad ha tenido problemas policiales", puntualiza.

    Enemigo de las etiquetas políticas, Wilders no quiere ser de derecha o izquierda, una división que le parece trasnochada. "Soy un político holandés que habla en nombre de miles de ciudadanos insatisfechos con Bruselas. Si sacamos el buen resultado que auguran las encuestas, las elecciones al Parlamento Europeo serán un terremoto que modificará el rumbo de las políticas nacionales", ha dicho, a modo de despedida.

    http://internacional.elpais.com/inte...52_297636.html
    Editado por última vez por Teodofredo; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/358-teodofredo en 14/05/2014, 15:22.

  • #2
    Re: El nacionalismo radical en Europa

    Se nota que Holanda no necesita de las ayudas de la UE.................y encima dice que no es racista ????

    Comentario


    • #3
      Re: El nacionalismo radical en Europa

      Originalmente publicado por GUARANI 2 Ver Mensaje
      Se nota que Holanda no necesita de las ayudas de la UE.................y encima dice que no es racista ????
      Así es Guarani....pero habrás notado desde hace 2 , 3 o 4 años como este tema es cada vez mas "espeso" y preocupante en Europa (me acuerdo de aquel político austriaco Jörg Haider), y veo que ayer en Francia, hoy en Italia, mañana en Alemania, poco a pòco son cada vez mas numerosos...incluido el caso actual de Ucrania donde ya son gobierno... Veremos hasta donde llegan....

      Comentario


      • #4
        Re: El nacionalismo radical en Europa

        Bruselas afronta sin recursos legales el auge de los separatismos


        Detención de un grupo de secesionistas venecianos tras irrumpir en la plaza de San Marco con un tanque artesanal, en 1997. / M. TONIOLO (ZUMA PRESS)

        EL PAÍS - GUILLERMO ALTARES Madrid 13 MAY 2014
        La construcción europea aporta soluciones sencillas a problemas nacionales que parecían imposibles de resolver. La ampliación hacia el Este y el Mediterráneo de 2004 se planteaba como el bálsamo definitivo para movimientos nacionalistas tras el estallido de la antigua Yugoslavia. Sin embargo, coincidiendo con la crisis económica, es un frente que ha vuelto a abrirse. No se trata solo de Escocia, que celebra un referéndum de independencia en septiembre con el visto bueno de Londres; ni de Cataluña, que quiere celebrarlo aunque no cuenta con la autorización de Madrid, o de Bélgica, un país que se sostiene con alfileres y que estuvo 589 días sin Gobierno, pese a que el nacionalismo flamenco ha renunciado al independentismo. Como explica José Enrique Ruiz-Domènec, catedrático de Historia Medieval en la Universidad Autónoma de Barcelona, “la Historia ha regresado a Europa con todos sus rasgos y, por lo tanto, la idea nacional”.

        En este mismo sentido, Manuel Medina, catedrático de Derecho Internacional y exeurodiputado socialista que acaba de publicar El derecho de secesión en la UE (Marcial Pons), constata un “fenómeno nuevo” por el que “determinados movimientos, grupos o partidos de regiones o territorios de algunos de los Estados miembros reivindican el derecho de secesión para constituirse en nuevos Estados independientes”.

        Desde la firma del Tratado de Roma en 1957, con el que se constituyó la Comunidad Económica Europea, la UE nunca se ha enfrentado a lo que ocurriría si se produjese una secesión dentro de uno de sus Estados. Siempre se ha tratado como un asunto interno, aunque es indudable que tendría repercusiones para todos dado el nivel creciente de interrelación en la UE. ¿Cómo afectaría al euro? ¿A Schengen? ¿Afectaría la inestabilidad política a la recuperación? No hay una respuesta unánime. En caso de secesión, la mayoría cree que el nuevo país saldría de la UE y todos coinciden en que afectaría a los tratados, con lo que esto representa en un momento donde el euroescepticismo campa a sus anchas y países como el Reino Unido plantean un referéndum para salir.

        “Por un lado, pertenecer a la UE hace más fáciles algunos movimientos separatistas porque, a pesar de la secesión, la pretensión es seguir perteneciendo al mismo club. Pero, como es un club de Estados, siempre trata de disuadir y evitar una mayor fragmentación”, explica César Colino, profesor de la UNED experto en federalismo y asuntos territoriales.

        Un estudio del think tank European Policy Center difundido la semana pasada trataba de responder a la pregunta: “¿Cuál es la política de la UE hacia los separatismos?”. Este trabajo, como el libro de Medina, demuestra que el debate va a más. “No se puede decir mucho como respuesta porque la UE nunca se ha enfrentado a ella”, explicaba el autor, el galés Graham Avery, que ha pasado 40 años en las instituciones europeas. Su conclusión es que “la mayoría de los miembros se resisten a la división de otros Estados europeos”.

        “La UE no tiene una política, aunque hay un temor a que se produzca un efecto dominó en Europa central si gana el sí en Escocia”, señala Colino.

        En el corazón mismo de la idea de la UE está la unión política y económica de Estados y la segregación es algo que se queda necesariamente fuera. “Europa nace con la idea de que desaparezcan las fronteras. La idea central es paliar el efecto nacional”, señala Ruiz-Doménec, autor de Europa. Las claves de su historia (RBA). Medina, eurodiputado entre 1987 y 2009, mantiene que “la UE representa un proceso de integración a través de los Estados basada en el Estado de derecho, que es lo contrario del estado de hecho. Situaciones como Ucrania o Yugoslavia serían inconcebibles”.

        Europa es el producto de dos guerras mundiales, un laberinto de fronteras y pueblos construido sobre imperios difuntos. La complejidad de sus nacionalismos es casi infinita y resulta difícil cuantificar el número de países que pueden enfrentarse a problemas más o menos agudos. Y no todos los movimientos separatistas significan el intento de salida de un territorio. En el viejo continente las cosas siempre son más complicadas. Más allá de Reino Unido, España y Bélgica, hasta casi una decena de países de la UE (Francia, Italia, Hungría, Bulgaria, Chipre, Austria, Croacia, Dinamarca, Grecia, Eslovaquia, los países bálticos) experimentan reclamaciones regionales o étnicas.

        Parecía que las ampliaciones de 2004 y 2007 iban a cerrar uno de los grandes conflictos abiertos desde la I Guerra Mundial: la presencia de minorías húngaras (1,6 millones de personas) en Eslovenia, Eslovaquia, Rumanía, Croacia, Ucrania y Serbia tras la disolución del Imperio Austrohúngaro. La mayoría de los húngaros en el exterior iban a vivir de nuevo bajo la misma organización política. Sin embargo, la llegada del nacionalista Viktor Orbán al poder empezó a remover las aguas; primero porque concedió el derecho de voto en 2010 a los húngaros del exterior. El sábado, durante la toma de posesión de su segundo mandato, Orbán provocó la irritación de sus vecinos al afirmar que “los húngaros del exterior tienen derecho a la autonomía”, una reclamación nueva.

        El analista Andrés Ortega ha estudiado los tres cambios en las fronteras interiores que se han producido desde que existe la UE. La independencia de Argelia, en 1962, provocó su salida automática de la CEE y no se produjo ninguna reclamación para reingresar. “Pero figuró en los tratados hasta Maastricht”, firmado en febrero de 1992, explica Ortega, porque Argelia formaba parte de Francia como un Departamento. El segundo caso es Groenlandia, que se retiró la CEE en 1985 por un referéndum aunque sigue perteneciendo a Dinamarca, que sí es miembro de la UE. “No es un caso cerrado, porque todavía no ha terminado de perfilar su relación con Dinamarca”, prosigue. El tercer caso es la unificación alemana, que produjo ajustes jurídicos. En los tres hubo que retocar tratados. Fuera de estos precedentes, que no tienen nada que ver con Escocia o Cataluña, la mayoría de los expertos y los responsables europeos lo tienen claro: el reingreso del Estado saliente en la UE no está garantizado y tendría que realizarse mediante una negociación. “Creo que es un debate cerrado en el mundo académico”, explica el profesor Colino.

        La crisis, que llegó a poner en peligro el euro, acabó con el espejismo de que la UE iba a significar el final de los problemas de Europa. Viejas heridas han vuelto a resurgir. No tienen nada en común salvo que están basadas en diferentes interpretaciones de la historia y en que apelan al pasado como si formase parte del presente. La solución no es, en ningún caso, sencilla. Como escribió Ruiz-Doménec: “El cosmos europeo constituye un ordenamiento complejo de la realidad con más de 1.500 años. Históricamente marcó el devenir de un mosaico de pueblos con tradiciones, lenguas y puntos de vista diferentes, incluso opuestos, origen de confesiones, recuerdos y heridas”.

        Comentario


        • #5
          Re: El nacionalismo radical en Europa

          Se me ocurre que cierta gente esta observando que la creacion de la UE fue impulsada desde sectores también financieros que abogaron por una moneda unica para luego arruinarlos y "controlar la economía de todo el grupo" o de los paises en problemas financieros como paso con Portugal, Grecia, Irlanda, España, Italia.....paises en donde sus Ministros de Economía ya no son autonomos ni pueden tomar desiciones propias, sino las que le "dictan" desde Bruselas y el BCE

          -Tengo mis dudas , si estos movimientos surgen como una "rebeldía" hacia los que manejan los hilos del "Poder Mundial" sabiendo cual es el destino fina que intentan tener, confieso que cuando vi que UK se quedaba al margen de la UE y que seguía con su moneda...se me confirmaron las sospechas de que no queria entrar en la UE como socio pleno...porque son "cómplices" y participes de los que mueven los "hilos desde las sombras"... se entiende ???? ya sabemos que SU GRACIOSA MAJESTAD y su hijo pertenecen al grado 33 de ..........se entiende x donde van los tiros......?????

          Comentario


          • #6
            Re: El nacionalismo radical en Europa

            A mi modo de ver a Europa le iba mejor sin el Euro. Cada pais tenia si propia moneda, y vivia de acuerdo a sus posibilidades mejor o peor, pero dentro de cierto standart de bienestar.

            Todo eso fue a parar al carajo, y muchos pueblos perdieron su medido bienestar...¿quien se beneficio?

            Comentario


            • #7
              Re: El nacionalismo radical en Europa

              Alemania

              Comentario


              • #8
                Re: El nacionalismo radical en Europa

                Alemania, justamente, hizo la gran Uk con Argentina, es decir, invadio dos veces los sacamos a palos, y dijo: " para que plantar bandera y soldaditos si podemos dominar economicamente a todos"
                " Los pueblos que han descuidado la preparación de sus fuerzas armadas han pagado caro su error, desapareciendo de la historia o cayendo en la más abyecta servidumbre. De ellos, la historia se ocupa de recordar su excesivo mercantilismo o los arqueologos para explorar sus ruinas, descubriendo bellas muestras de una grandiosa civilización pretérita, que no supo cultivar las aptitudes guerreras de sus pueblos"
                Teniente Gerenal J.D Perón

                Comentario


                • #9
                  Re: El nacionalismo radical en Europa

                  Originalmente publicado por Assali Ver Mensaje
                  A mi modo de ver a Europa le iba mejor sin el Euro. Cada pais tenia si propia moneda, y vivia de acuerdo a sus posibilidades mejor o peor, pero dentro de cierto standart de bienestar.

                  Todo eso fue a parar al carajo, y muchos pueblos perdieron su medido bienestar...¿quien se beneficio?
                  Esto fue parte de un plan en el que participa UK "desde afuera" y es parte del plan del grupo de poder que intenta crear el Nuevo Orden Mundial, ojo ¡¡¡ esto es un analisis personal en base a lo que analizo del tema y habra mucha gente que tal vez, lo vea distinto....

                  - Unificando la moneda europea unificas la economía...... si algún pais "se sale de la regla" o entra en crisis económica,el Banco Central Europeo y la UE desde Brusela, dirigirán la economía de estos países hasta " encausarlos" tal como pasa ahora mismo en España, Italia, Irlanda, Grecia , Portugal... y no se, si me olvido alguno mas, las medidas de "ajuste" que obliga Bruselas a hacer a los paises endeudados los sumen en la pobreza, falta de trabajo y los controlan en todos sus pasos......como ya ocurre en los países nombrados...

                  -Ahora... si mañana se te ocurre "crear" una crisis , como ya ocurrió...... y queres reventar a la UE, que comparte moneda única... lo haces y ya tenes el control de toda la economía de estos países, endeudandolos y después controlando su economia..... porque causa, UK nunca quiso entrar en el Euro y entrar de lleno como miembro pleno de la UE ???????' REPUESTA: antes de proponer crear la Zona Euro.... ya sabían su destino final......curioso noo ????

                  -Todavía "no llego el momento" de hundir al Euro, lo harán cuando los que manejan todo este sucio negocio , lo crean conveniente..... esta gente esta detrás de Bilderberg, el BCE, la OTAN, el G20,G8, Club de Paris, FMI, Banco Mundial,la Gran Logia Rockefeller,los Roschildt, y otros organizaciones gubernamentales y ONG conocidas, que se sorprenderían al conocerlo.... el plan final, ya lo sabemos : el control global mundial, NUEVO ORDEN MUNDIAL, NWO...o como mas les guste llamarlo, esto ya esta en ejecucion desde hace mucho tiempo, esta gente no tiene prisa, y ya esta logrando parte de sus objetivos,

                  Comentario

                  Trabajando...
                  X