Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Los problemas en Europa

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Jhr cronos
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Muy chula la situación en Francia, donde la presidencia se la disputarán dos partidos de derecha.

    Si en el PS francés hay una izuierda real y una izquierda "extremo centro", y están en quinto lugar... ¿qué políticas propone el otro partido de izquierdas, que está en cuarto lugar? Es de suponer que estaría más cerca de Hamon que de Valls.

    Dejar un comentario:


  • jalil
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Por Eduardo Febbro

    PáginaI12 En Francia

    Desde París

    El debate que divide al socialismo francés

    La izquierda socialista vs. la socialdemocracia reformista

    Los dos finalistas de las primarias del PS representan posiciones irreconciliables: Benoit Hamon, a la izquierda más pura y Manuel Valls, al ala social-liberal. Hamon plantea el pago de un subsidio universal; Valls pide trabajar más para ganar más.

    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	CCC.jpg
Visitas:	1
Size:	26,3 KB
ID:	619263
    Hamon y Valls se enfrentaron en un debate de cara al ballottage del próximo domingo.
    (Imagen: EFE)


    La vida los llevó a militar en el mismo partido, a usar casi las mismas camisas y las mismas corbatas, a cursar los mismos estudios de historia. Lo único que no compartieron dentro del Partido Socialista fueron sus orientaciones políticas. Benoît Hamon y Manuel Valls, los dos finalistas de las primarias que los socialistas organizaron para designar al candidato que los representará en las elecciones presidenciales de 2017, son el emblema mismo de la fractura que desde hace años atraviesa al PS sin que se resuelva jamás la disyuntiva por una u otra línea: la izquierda socialista más pura, la de Hamon, o la socialdemocracia reformista de clara orientación social-liberal, la de Manuel Valls, el ex primer ministro de François Hollande. El PS francés lleva décadas enfrascado en esa controversia y usando al primer discurso, el de izquierda, para ganar elecciones y concluir luego gobernando con la segunda opción, la de Valls. Nunca, hasta ahora, ambas corrientes se habían podido enfrentar tan abiertamente en las urnas. Los dos socialismos incompatibles se juegan el próximo domingo, en la segunda y última vuelta de las primarias, no sólo el nombre de quien defenderá sus banderas en las presidenciales sino, antes que nada, su identidad.

    Ningún sondeo de opinión califica al candidato socialista para la segunda vuelta de las presidenciales: sea Hamon o Valls, ambos recién aparecen en la quinta posición, detrás del representante de la derecha, François Fillon, de la candidata de la extrema derecha, Marine Le Pen, del social liberal y ex ministro de Economía del gabinete de Manuel Valls, Emmanuel Macron, y de Jean-Luc Mélenchon -Frente de Izquierda. La batalla entre las dos izquierdas es más una disputa por la influencia ideológica dentro del PS que una guerra por la candidatura. Las rupturas provocadas por François Hollande y el mismo Manuel Valls fueron tales que otro de los representantes del ala izquierda del PS, Arnaud Montebourg, suele decir que las primarias socialistas “son la última parada antes del desierto”.

    Hasta hace unos días, dentro del PS, Benoît Hamon tenía un apodo que definía bien su posición: lo llamaban “mino” por su papel “minoritario”. Frente a él, el socialismo de corte autoritario, pedantón y autodeclarado “más moderno” parecía tener los favores de una militancia mayoritaria. La primera vuelta de las primarias demostró que no, que por más que Valls haya pasado más de dos años gobernando en muchos casos mediante decretos por fallos en su propia mayoría, insultando a la izquierda “demodé”, “anticuada” o “irrealista”, ese sector conserva todas sus peyorativas en el presente. La eterna minoría dio un paso adelante que complica los dos proyectos políticos del ex primer ministro: la candidatura presidencial y terminar de “modernizar” a la izquierda, propósito que, si no se cumple, según pronosticó Valls, la “izquierda podría desaparecer”. Todo separa a estas dos izquierdas. En un número especial de la revista Esprit dedicado al “Porvenir de la Izquierda”, esta prestigiosa publicación resumía muy bien el camino en el que se encontraba, bloqueada entre una concepción “del pasado” que consiste en poner el buque del Estado como insignia salvadora, y una posición “realista” que se parece mucho a una “pedagogía de la renuncia”. Valls promete realismo y disciplina para que la izquierda tenga crédito y denuncia a menudo las promesas imposibles de financiar, como la que planteó su rival durante la campaña por las primarias cuando el ex Ministro de Educación propuso una suerte de subsidio universal de 650 euros para cada ciudadano. Modernos y anti modernos, dicen algunos. Sólo que no todo es tan evidente. Hamon, por ejemplo, defiende la legalización del cannabis mientras que Valls promueve su prohibición.

    Los dos hombres son la perfecta síntesis de todas las divisiones y polémicas que trastornan a la izquierda francesa desde hace 30 años, cuando se la dividía entre una “primera” izquierda enfrentada con la economía de mercado (Hamon) y la llamada “segunda” izquierda abierta, al contrario, a esa economía (Valls). A esta segunda corriente se la llama hoy social liberal. En la línea de esa ruptura, Hamon plantea justamente el pago de un subsidio universal de 650 euros para aliviar la obsesión por el trabajo. La medida cuesta carísima (unos 450 mil millones de euros, el equivalente a 20 puntos del PBI). Para financiarla, Hamon propone cobrarle impuestos a los robots que han reemplazado al ser humano en las tareas laborales. Por el contrario, Valls es partidario de una política voluntarista y fue hasta copiar la formula ganadora del ex presidente Nicolas Sarkozy: trabajar más, para ganar más. El ex jefe de Gobierno cree que bajando el costo de la mano de obra (menos impuestos, menos subsidios, menos cargas sobre las espaldas de las empresas) se crean empleos. Otro punto irreconciliable se sitúa en el futuro de las estrictas reglas presupuestarias europeas:uno, Hamon, promueve su renegociación: el otro, Valls, su respecto estricto. Los mismo ocurre en el campo ecológico. El abanderado del ala izquierda del PS asegura que es preciso “regular” todas las poluciones, el social liberal alega que hay que dirigirse hacia la “transición” energética. En cada tema central, que sea social, económico o medioambiental, las dos izquierdas que conviven en el Partido Socialista defienden opciones tan radicalmente diferentes que resulta un milagro que hayan podido resistir tanto tiempo en el seno de un mismo movimiento. Sus posicionamientos son moral, política y filosóficamente contrapuestos. El tema de la justicia, por ejemplo, ilustra una vez más las distancias siderales desde las que se observan: Benoît Hamon propone penas alternativas para desahogar las cárceles, a las que juzga como verdaderas “fabricas” de delincuentes. Valls se sitúa en las línea más de derecha y en vez de penas de recambio propuso construir más cárceles. Esos dos socialismos se ven la cara este domingo. El que gane dominará el partido en el futuro. Siempre y cuando sea capaz de proponer uno. Hasta el momento, sólo ha cantado la opera nostálgica con la que llega al poder para luego pegarle a la palabra “socialismo” su nuevo amigo del alma: “liberal”.

    efebbro@pagina12.com.ar

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Se vienen, poco a poco...Polonia, Ucrania...casi en Austria y esta por verse en Hungria

    La ultraderecha europea une fuerzas tras la llegada de Donald Trump

    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	14850096828787.jpg
Visitas:	1
Size:	63,6 KB
ID:	619200
    Geert Wilders, Frauke Petry y Marine Le Pen en el encuentro de Coblenza. - AFP

    EL MUNDO - CARMEN VALERO / Berlín - 21/01/2017 20:54
    Los líderes de los grandes partidos europeos de ultraderecha se han reunido este sábado en la ciudad alemana de Coblenza (oeste) para unir músculo ante las elecciones que este año se celebran en Holanda, Francia y Alemania y que, según la líder del Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, una de las invitadas estrellas del encuentro, supondrán "el despertar de los pueblos de Europa central, una nueva era". Su colega holandés y líder del Partido por la Libertad (PVV), Geert Wilders, ha hablado de una "una primavera patriótica", de "la revolución que liberará a los pueblos europeos del autoritarismo de Bruselas" y les permitirá recuperar el poder y su destino.

    "Ayer, una nueva América; hoy, Coblenza, y mañana, una nueva Europa", ha aventurado Wilders, estableciendo paralelismo con Donald Trump, cuya gesta cantaron por igual los juglares de la derecha radical y populista europea reunidos en esta cumbre de partidos miembros del grupo Europa de las Naciones y las Libertades (ENF) del Parlamento Europeo.

    La reunión fue convocada por la vicepresidenta de la formación populista Alternativa para Alemania (AfD), Frauke Petry, sin contar con la autorización del partido y sí con críticas de algunos de sus barones, que han interpretado esta iniciativa como una maniobra de promoción personal. La AfD tiene presidencia bicéfala, lo que Petry lleva con desagrado, y aún no ha designado candidato a las elecciones. Mas aún, la ejecutiva de la AfD había prohibido el contacto directo con el FN de Marine Le Pen.

    Pero fue la candidata a la presidencia de Francia quien ha tenido el honor de abrir el congreso y coronar con ello su primera visita a Alemania. "Vivimos el final de un mundo y el nacimiento de otro", ha dicho Le Pen, que ha pronosticado el regreso de los "estados nación" y que no será "una cuestión de probabilidades, sino de tiempo, una evolución irreversible".

    "El patriotismo no es una política del pasado, sino del futuro", ha añadido Le Pen, convencida de que una vez abandonen los países "la prisión de la UE", el pueblo descubrirá las posibilidades de interrelacionarse.

    Le Pen ha cargado como era de esperar contra la política de refugiados de la canciller, Angela Merkel, que ha calificado de "una catástrofe diaria" y ha afirmado que, una vez demostrada la solidaridad europea, "es el momento de que esto se acabe". Todos los ponentes han suscrito con matices más o menos xenófobos y euroescépticos la "vuelta del poder al pueblo", especialmente Wilder

    "La Historia nos llama a salvar Europa", has afirmado Wilders, que ha pedido a los dirigentes de partidos de la derecha radical y ultranacionalistas de la región flamenca de Bélgica, el Reino Unido, la República Checa y Rumanía unidad de miras y "acción de patriotas para salvar el Estado nación". "Larga vida a la primavera patriótica", ha clamado el holandés.

    El líder de Liga del Norte, Matteo Salvini, ha coincidido en que "Europa no fue, es o será islámica" y, como Wilders, ha considerado "inaceptable" que los europeos teman por su futuro o su seguridad, o que las mujeres europeas alemanas "tengan miedo de mostrar su pelo rubio".

    "A toda esa gente de Arabia y de África que viene a Europa y a todos aquellos que les han invitado, como la canciller Merkel, les decimos que Europa no será islámica, que Europa es nuestra casa", ha proclamado el político italiano, quien, en la línea del congreso, ha abogado por la recuperación del control de las fronteras nacionales, de las finanzas y hasta de la moneda.

    "El euro es un experimento fallido y criminal", ha subrayado Salvini, que ha arremetido contra el Gobierno de Roma, la UE y hasta el presidente del Banco Central Europeo, su compatriota Mario Draghi. "Menos mal que Italia no es Draghi y Alemania no es Merkel", ha dicho Salvini, que ha arrancado su discurso con un "Felicidades Mr. Trump. Le deseamos éxito porque sus objetivos son los nuestros".

    Petry ha isdo la encargada de cerrar los discursos principales. Ha elegido un tono moderado para defender la necesidad de avanzar hacia una Europa de las naciones, pacífica, soberana y respetuosa con la soberanía de los Estados miembros. ?

    El actual modelo, ha augurado, acabará porque "Europa nunca ha permitido un poder absoluto, ni la Francia de Napoleón, ni la Alemania nazi, ni la Rusia soviética", ha sostenido Petry, ante el millar de delegados que ha asistido a esta cumbre de la ultraderecha y populista europea.

    La reunión, contra la que se pronunció sin éxito el Ayuntamiento de Coblenza y que ha incluido restricciones a la cobertura por parte de la prensa, tuvo lugar en el centro de congresos a orillas del Rin y bajo un fuerte dispositivo policial. Simultáneamente, unas 5.000 personas, según fuentes de las fuerzas de seguridad, se han manifestado en los alrededores de la estación central de ferrocarriles contra los ultras y en la llamada "Esquina alemana", la confluencia de los ríos que bañan la ciudad - el Rin y el Mosela- los activistas de Avaaz han colocado figuras de hasta tres metros de altura de Hitler, Stalin, Mussolini, Franco y Petain.

    Según ha explicado en su página web el director de la campaña Avaaz, Pascal Vollenweider, la asociación es obvia: "Los líderes de la extrema derecha moderna esconden las mismas y viejas ideas fascistas".

    La ultraderecha europea une fuerzas tras la llegada de Donald Trump | Internacional Home | EL MUNDO

    Dejar un comentario:


  • KRUSTY
    respondió
    Los problemas en Europa

    Siiiii... claaaarooooo... que descuido!!!!. Que locos estos yihadistas occidentales. Que casualidad!!!!🤥🤥🤥🤥🤥

    Dejar un comentario:


  • BND
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    ISIS Comandante vuela a Europa con 400 terroristas disfrazados de refugiados


    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	ISIS1.jpg
Visitas:	1
Size:	47,4 KB
ID:	619013

    De acuerdo a los servicios de inteligencia italianos, un comandante del grupo terrorista Estado Islámico ha abandonado el campo de batalla de Siria y retornó a Europa con 400 combatientes del grupo.

    Lavdrim Muhaxheri, ex soldado de la OTAN, que se convirtió en comandante del grupo terrorista islámico IS, abandonó el campo de batalla sirio y regresó a Europa con unos 400 combatientes de su grupo, haciéndose pasar por refugiados, informó el diario Daily Mail, Citando un informe de la inteligencia italiana.

    "Numerosos yihadistas están regresando a Europa y los Balcanes, con el objetivo de atentar en el viejo continente en su corazón. Algunos de ellos están siendo identificados por los servicios de seguridad, pero muchos otros logran cruzar las fronteras sin ser identificados ", citó el periódico el informe de la inteligencia italiana.

    Resumido de: https://southfront.org/isis-commande...fugees-report/

    Dejar un comentario:


  • Observador
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Originalmente publicado por Jhr cronos Ver Mensaje
    Pero eso que dices pasa con cualquier tipo de sistema. Por ejemplo el bipartidismo estadounidense, donde las elecciones son por detalles y se van turnando las caras. O en el parlamentarismo europeo, donde nadie consigue mayoría y terminan negociando al primer ministro entre los políticos. O como en España, donde Rajoy es presidente por la abstención de un partido que en campaña prometió no dejarlo formar gobierno.

    Y ya mencionaron el caso del PRI en México. No veo que la reelección sea especialmente más grave que los demás casos.

    En el caso de Europa y USA quizá aplique más el modelo del PRI y no el del líder mesiánico precisamente porque los pueblos esperan la alternabilidad en el poder y es el modelo establecido, de manera que cualquier intento de una persona específica por quedarse largo tiempo al frente es mal visto quizá incluso por los que lo apoyan. Por ello, y porque en esos países los líderes trabajan para los grupos de poder, me parece que allí el establishment es más listo (igual que en México) de manera que prefiere usar a los partidos y solo cambiar las caras, lo que también evita el surgimiento de un líder con mucho poder que pueda causarles problemas.

    Por ejemplo, después de dos períodos de Obama los demócratas podían haberse quedado otros dos períodos con Hillary si la vieja hubiera sido más lista y menos arrogante, lo que habría supuesto 16 años de demócratas en el poder y con la perspectiva de una nueva elección para el siguiente candidato. A la vieja ya le han sacado un montón de casos de pay-to-play, como le llaman ellos al tráfico de influencias, más la corrupción de la Fundación Clinton, y todo ello sin estar en la Casa Blanca pero aprovechando los ocho años de Obama. ¿Ya te imaginás estando otros ocho años allí?

    Saludos

    Dejar un comentario:


  • Jhr cronos
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Pero eso que dices pasa con cualquier tipo de sistema. Por ejemplo el bipartidismo estadounidense, donde las elecciones son por detalles y se van turnando las caras. O en el parlamentarismo europeo, donde nadie consigue mayoría y terminan negociando al primer ministro entre los políticos. O como en España, donde Rajoy es presidente por la abstención de un partido que en campaña prometió no dejarlo formar gobierno.

    Y ya mencionaron el caso del PRI en México. No veo que la reelección sea especialmente más grave que los demás casos.

    Dejar un comentario:


  • Observador
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Originalmente publicado por Jhr cronos Ver Mensaje
    Muy bien planteado. Aun así, pienso que quien decide cuando la burocracia que rodea al líder del que hablamos se ha maleado gravemente, debe de ser los ciudadanos mediante voto directo.

    Y claro, cada quien tiene su opinión, pero la última palabra la deben tener los votantes.

    El problema es que después de cierto tiempo en el poder un político puede adquirir la capacidad de privar al votante de verdaderas opciones al usar los poderes del Estado para dividir, debilitar y corromper a la oposición (lo que no le quita responsabilidad si se deja) y al final ¿quiénes llegan a las urnas?

    1. El Excelentísimo Sr. Presidente (tercera vez....pará, creo que es la cuarta más bien)
    2. El líder de la oposición......sin apoyo porque está peleado con todo mundo.
    3. Cuarenta fulanos más de los que nadie sabe nada pero que reflejan "el carácter pluralista y abierto de la democracia de nuestra Nación"........y debilitan a los partidos importantes al quitarles votos con los que sí podrían ganarle al oficialismo.

    Al final el ciudadano solo puede votar por lo que le ponen enfrente y ¿adiviná quién decide a quién le ponen enfrente?

    Saludos

    Dejar un comentario:


  • Jhr cronos
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Originalmente publicado por Observador Ver Mensaje
    No sé si Merkel va para dictadora, corrupta y ególatra. Quizá ya lo es o quizá no lo sea nunca. El problema es el riesgo, la probabilidad de que eso ocurra, no necesariamente con Merkel pero sí con otro político.

    Supongamos por un momento que un país donde no hay reelección llega al poder un presidente honesto, trabajador, filósofo, pluralista, con claridad de ideas pero que al mismo tiempo es un tipo pragmático y que entiende perfectamente su responsabilidad histórica, y el tipo hace el mejor gobierno de la historia del país, no perfecto pero sí el mejor.

    Viene el Congreso y pasa una Ley que permite la reelección indefinida y el tipo sigue en el poder por mucho tiempo peeeerooooooo..........Primer problema: una cosa es él y otra cosa es su burocracia. Porfirio Díaz no mandaba solo: mandaba a través del porfiriato y si quería seguir en el poder había que mantenerlo tranquilo y dejarlo hacer, y lo mismo aplica a cualquier político entronizado.

    Luego el tiempo pasa, cambia la oposición y el héroe es salpicado por las tropelías de sus adláteres así que ya no es tan simpático, por mucho que tome buenas decisiones. El Congreso entonces pasa una Ley que limita la reelección a un término más (suponete que autorizan cuatro términos) y entonces nuestro estadista pierde y se va para la casa.

    ¿Adiviná quién lo reemplaza? Un imbécil corrupto, retrógrada y aferrado a la política partidaria más recalcitrante pero que es popular, bien parecido y sabe hablar. ¿Y cuánto tiempo se va a quedar en el poder si ahora tiene toda la maquinaria del Estado para asegurarle su lugar en la Historia?

    El sistema funciona para los dos lados y ese es el problema.

    Saludos
    Muy bien planteado. Aun así, pienso que quien decide cuando la burocracia que rodea al líder del que hablamos se ha maleado gravemente, debe de ser los ciudadanos mediante voto directo.

    Y claro, cada quien tiene su opinión, pero la última palabra la deben tener los votantes.

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Muy buen ejemplo...Porfirio Diaz gobernó 35 años y fue "elegido" 7 veces presidente de México.

    Dejar un comentario:


  • BND
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Atentado en Berlín: revelan la identidad del principal sospechoso


    Es el tunecino Anis Amri, de 24 años, sobre el que pesa una orden de captura en todo Europa.

    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	Foto-Anis-Amri-Berlin-AFP_CLAIMA20161221_0184_28.jpg
Visitas:	1
Size:	12,8 KB
ID:	618944

    Atentado en Berlín: revelan la identidad del principal sospechoso

    Dejar un comentario:


  • Observador
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Originalmente publicado por Jhr cronos Ver Mensaje
    Eso está bien. Si no te gusta uno, pues no te gusta el otro y así debe ser. Entonces ´Merkel, en tu opinión, también es o va para dictadora, corrupta y ególatra. Ok, aunque ya dije que por mi parte no veo problemas si son votados.
    No sé si Merkel va para dictadora, corrupta y ególatra. Quizá ya lo es o quizá no lo sea nunca. El problema es el riesgo, la probabilidad de que eso ocurra, no necesariamente con Merkel pero sí con otro político.

    Supongamos por un momento que un país donde no hay reelección llega al poder un presidente honesto, trabajador, filósofo, pluralista, con claridad de ideas pero que al mismo tiempo es un tipo pragmático y que entiende perfectamente su responsabilidad histórica, y el tipo hace el mejor gobierno de la historia del país, no perfecto pero sí el mejor.

    Viene el Congreso y pasa una Ley que permite la reelección indefinida y el tipo sigue en el poder por mucho tiempo peeeerooooooo..........Primer problema: una cosa es él y otra cosa es su burocracia. Porfirio Díaz no mandaba solo: mandaba a través del porfiriato y si quería seguir en el poder había que mantenerlo tranquilo y dejarlo hacer, y lo mismo aplica a cualquier político entronizado.

    Luego el tiempo pasa, cambia la oposición y el héroe es salpicado por las tropelías de sus adláteres así que ya no es tan simpático, por mucho que tome buenas decisiones. El Congreso entonces pasa una Ley que limita la reelección a un término más (suponete que autorizan cuatro términos) y entonces nuestro estadista pierde y se va para la casa.

    ¿Adiviná quién lo reemplaza? Un imbécil corrupto, retrógrada y aferrado a la política partidaria más recalcitrante pero que es popular, bien parecido y sabe hablar. ¿Y cuánto tiempo se va a quedar en el poder si ahora tiene toda la maquinaria del Estado para asegurarle su lugar en la Historia?

    El sistema funciona para los dos lados y ese es el problema.

    Saludos

    Dejar un comentario:


  • Lucho1980
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Originalmente publicado por Teodofredo Ver Mensaje
    Últimas noticias. El ISIS se atribuyó el atentado de Alemania.

    Alemania busca al autor de la matanza, que se atribuye el ISIS | Internacional | EL PAÍS
    No era que el conductor era polaco? Para mi y muchos más, ISIS=falsa bandera.

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Como digo mas arriba todo depende del "color del cristal" conque se miran las cosas

    Merkel luchará por un cuarto mandato en “tiempos inciertos”

    EL PAÍS - LUIS DONCEL - Berlín 21 NOV 2016 -
    Tras 11 años en el poder, Angela Merkel se ve con energía, ideas y ganas de gobernar Alemania hasta 2021. La canciller envió el domingo un mensaje rotundo para acabar con meses de especulaciones sobre su futuro: se presentará como candidata democristiana a las elecciones del próximo año; y si gana, permanecerá en el poder los cuatro años. De cumplirse sus planes, habrá liderado la gran potencia europea 16 años. Igualaría así a su mentor, Helmut Kohl. El camino en estos “tiempos inciertos” no va a estar despejado. “Esta campaña va a ser la más difícil desde la reunificación”, admitió.

    Merkel ganó sus primeras elecciones en 2005. Su antecesor, el socialdemócrata Gerhard Schröder, se permitió entonces mostrar un tono paternalista con una mujer en la que pocos confiaban. En Europa mandaban Tony Blair, Jacques Chirac y José Luis Rodríguez Zapatero. En Estados Unidos, George W. Bush. Hoy todos ellos han desaparecido. La mayoría de sus sucesores, también. Ella permanece.

    Si existían dudas sobre su decisión, estas fueron despejándose en las últimas semanas. La incertidumbre generada por la salida de Reino Unido de la UE y por la elección de Donald Trump como presidente de EE UU anticipaba su continuidad. Alemania, el país europeo con una política más estable, no va a permitir experimentos. Merkel podrá acudir ahora a la campaña mostrándose como la líder seria y responsable imprescindible en tiempos tumultuosos. “He tenido que reflexionar muchísimo tiempo sobre una nueva candidatura. La decisión, después de 11 años en el cargo, es todo menos trivial”, dijo.

    Merkel demuestra que, en su caso, el poder no desgasta. Frente a unos líderes europeos en permanente estado de debilidad, ella permanece. Este fue el mensaje del presidente Barack Obama, que le ofreció todo su respaldo frente al territorio desconocido en el que entra el EE UU de Trump. Merkel mantiene unas cotas de popularidad sorprendentemente altas. Pese al desgaste sufrido por la entrada el año pasado de 890.000 solicitantes de asilo y el auge del partido populista antinmigración Alternativa para Alemania (AfD), un 71% de los alemanes valora su trabajo, según el Instituto para Análisis Electorales. Una encuesta del canal público ARD reduce al 52% el porcentaje de ciudadanos satisfechos con ella.

    La líder más poderosa que quizás haya existido en la Europa de posguerra se lanza así a renovar dos cargos que ella considera unidos: la presidencia de la Unión Cristianodemócrata (CDU), que ocupa desde 2000, y la jefatura del Gobierno. El primer objetivo lo logrará sin problemas el mes próximo en el congreso que el partido celebrará en Essen. Para el segundo, está obligada a evitar en las elecciones de 2017 la creación de un tripartito de socialdemócratas, verdes y poscomunistas.

    A ellos, y a la ascendente AfD, se refirió Merkel en su comparecencia en la sede de la CDU. “Vamos a tener que enfrentarnos a los reproches de la izquierda y de la derecha”, dijo. Anticipa así una campaña que girará en torno a la idea de que ella es el único cortafuegos contra un pacto de las izquierdas.

    Las encuestas otorgan a su partido una intención de voto cercana al 33%, unos ocho puntos más que los socialdemócratas. Pero Merkel tendrá que enfrentarse a una sociedad mucho más polarizada que hace cuatro años. En las elecciones de 2013, ella aparecía como figura conciliadora que cuidaba por el bien de los alemanes. Hoy, el lema “Merkel tiene que irse” es el más repetido en las protestas de AfD. “Alemania no puede permitirse otro mandato de Merkel”, se aprestó a tuitear Frauke Petry, la líder del partido que ha crecido como la espuma gracias a su rechazo a la inmigración.

    Pese a los rumores de cansancio que personas de su entorno han difundido en las últimas semanas, el sí de Merkel parecía cantado. A solo diez meses de las próximas elecciones, resultaba muy poco realista pensar en una retirada. Sobre todo porque su sombra se ha hecho demasiado alargada. En la CDU no hay nadie con perfil de canciller. El respetado y poderoso ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, es demasiado mayor. Y la ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, que a veces ha sonado como sucesora, no es del agrado del votante tradicional democristiano.

    Merkel luchará por un cuarto mandato en “tiempos inciertos” | Internacional | EL PAÍS

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Hay muchas forma de autoritarismo y todo depende del color y el gusto de como se miran las cosas..(y las formas).
    Por ejemplo en México no hace falta que un "señor" se eternice en el poder, para eso ya esta el PRI que lleva 100 años gobenando y nadie dice nada malo de ellos..., porque detrás de cada presidente mexicano, hay todo una maquinaria (un partido)... O sea si lo comparamos, idéntico al partido comunista de la URSS, que se eternizó en le poder, aunque las "caras" cambiarán.

    Dejar un comentario:

Trabajando...
X