Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Los problemas en Europa

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Teodofredo
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Italia pide menos castigo que España

    El agujero de la banca transalpina es de 360.000 millones, seis veces más que el español

    EL PAÍS - ÍÑIGO DE BARRÓN - 10 JUL 2016 -
    Monte dei Paschi di Siena, fundado en 1472 por la magistratura de Siena, como un monte de piedad, acumula 544 años. Y ahora está ante el abismo. Es parecido a una caja de ahorros española, similar a Caja Madrid, fundada en 1702, hace 314 años como monte de piedad. Incluso se asemejan en la influencia política que ambas entidades han sufrido en su gestión. Pero Caja Madrid ha desaparecido, para desgracia de los que se beneficiaban de su obra social y para las capas sociales más desfavorecidas que trabajaban con ella.

    En España, la mayoría de las cajas (gestionadas por directivos imprudentes y/o corruptos), han pasado a la historia. Ahora el problema está en Italia e Italia es diferente. En España la ayuda pública para rescatar a la quebrada Bankia llegó a cambio de que sus accionistas perdieran el 99,6% y los preferentistas el 54% de lo invertido (al margen de que lo que recuperaran después vía judicial por mala comercialización).

    ¿Y qué hicieron las autoridades italianas durante la trágica crisis financiera y social en España? Nada. No atajaron el problema de sus bancos: una enorme morosidad procedente de las pymes y otras empresas tras una caída del 10% del PIB y del 25% de la producción industrial. Ahora, tras siete años de crisis “la banca italiana tiene la mayor cartera de activos dañados de Europa”, según Daniel Manzano, de AFI. Un problema que, añade, “aunque implica a algunas entidades, afecta al conjunto del sistema”.

    La primera reacción de las autoridades, como el gobernador del Banco de Italia, fue negar la evidencia. También ocurrió en España. Y su inacción ha aumentado el problema cada año. Ahora se habla de 360.000 millones de agujero, seis veces más que en nuestro país.

    Pero la situación se ha complicado porque el 1 de enero entró en vigor la directiva Bank Recovery and Resolution Directive (BRRD) que impide las ayudas de Estado (es decir, de los contribuyentes) si antes no se han arruinado los accionistas y los propietarios de los bonos (algo que en España ya se exigió mucho antes de la directiva). Pero 250.000 millones del ahorro de los italianos están invertidos en bonos bancarios. El presidente Renzi tiene un problema político (los que deberían pagar la quiebra bancaria son sus votantes del referéndum constitucional de noviembre) y financiero (los bancos necesitan ya unos 50.000 millones de euros).

    Algunas autoridades europeas piden esquivar la ley que solo tiene seis meses de vida: quieren ayuda pública sin castigar a los accionistas de los bancos, lo que supone golpear la credibilidad de la UE y de la Unión Bancaria. El propio vicepresidente del BCE, Victor Constancio, dejó caer esta semana en Madrid que ante la situación creada por el Brexit, que no tiene relación con la banca italiana, habría que replantearse la situación. Quizá Constancio, que ha sido dos veces gobernador del Banco de Portugal, también estaba pensando en las entidades de su país, sumidas en graves problemas.

    Pero Italia es diferente de España quizá porque no en el BCE no hay ningún español tras la marcha de José Manuel González-Páramo en 2012, gracias a la torpeza del Gobierno del PP al presentar candidatos inadecuados. Mientras, el presidente del BCE es italiano, Mario Draghi, que fue gobernador del Banco de Italia entre 2006 y 2011 (conoce bien el problema) y el presidente de la Autoridad Bancaria Europea es otro italiano, Andrea Enria, jefe de Supervisión del Banco de Italia entre 2008 y 2011 (también sabe cómo es el agujero). No obstante, a los italianos todavía les tocará superar la barrera de la Dirección General de la Competencia de Bruselas, donde estará Alemania para controlar la situación.

    Por todo eso, es más que probable que el problema de Monte Dei Paschi no se resuelva de forma tan estricta y dura como el de Caja Madrid. Aunque para ello sea necesario saltarse una directiva.

    Italia pide menos castigo que España | Economía | EL PAÍS

    Dejar un comentario:


  • jalil
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    LA COMISION EUROPEA CON UN GUIñO A LA PRIMERA MINISTRA ESCOCESA QUE RECHAZA EL BREXIT
    "Escocia se ganó el derecho a ser escuchada en Bruselas"

    "Escucharé con atención", dijo el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, al reunirse con la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, quien adelantó que prepara una segundo referéndum para independizarse del Reino Unido y permanecer en la Unión Europea.

    De todas maneras, Juncker garantizó que ni él ni el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, tienen "la intención de interferir en un proceso británico. Esa no es nuestra obligación ni nuestro trabajo".

    Desde Bruselas, los principales líderes de la Eurocámara también se mostraron dispuestos a escuchar el deseo escocés en encuentros en los que Sturgeon remarcó, una y otra vez, su posición respecto al referéndum británico.

    Por la mañana también se entrevistó con el presidente del Parlamento Europeo (PE), Martin Schulz, en una cita calificada como "introductoria" por Sturgeon y que abrió el paso a una serie de encuentro con los líderes de las bancadas europeas. Fuentes parlamentarias advirtieron que el debate sobre el futuro escocés debe producirse "primero a nivel interno".

    "Pase lo que pase ahora con el Reino Unido tenemos que asegurar que la cooperación entre la UE y Escocia sigue siendo óptima", coincidió el líder de los liberales (ALDE) escoceses, Guy Verhofstadt, opositor a la primera ministra.

    Página/12 :: Ultimas Noticias :: "Escocia se ganó el derecho a ser escuchada en Bruselas"

    Me alegra mucho que el Pueblo Escoces comience a liberarse del yugo inglés, de la misma forma que Gales, y que Irlando del Norte sea restituida a EIRE.-

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    El tema de la separación del Reino Unido a Europa, ha estado desde siempre presente en los británicos, no es de hoy, ni desde hace 5 años, es desde siempre...Siempre fueron ellos los que mas "palos" han puesto en las ruedas de la UE...siempre críticos y disconformes con toda medida que se adoptaba...En un primer momento, uno pensaba que era la tradicional "tenacidad" diplomática que siempre ha sido famosa entre los ingleses (son muy duros para negociar)...pero no, se querían ir y se fueron nomas...
    No pasa nada siguen siendo socios en lo mas importante de la economía y las empresas...A nivel militar, la OTAN, etc...Noruega, Suiza o Islandia no pertenecen a la Unión Europea y no pasa nada...Simplemente habrá que negociar por separado una nueva relación entre Europa y ellos, nuevos convenios comerciales, tasas, aranceles, visados turistas, etc...
    Vamos a ver, que pasará con los cientos de miles de ingleses que residen libremente en Europa (y en España) como se las arreglan si no tienen libre circulación y libre estadía...pero no pasa nada, todo se arregla.

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Originalmente publicado por Jhr cronos Ver Mensaje
    Eso se podría decir de todos nosotros, no solo de Putin.

    No sé quien comenzó con el cuento. Parece que en Inglaterra, en su campaña de miedo para que no salieran de Europa, varios políticos, incñuyendo Cameron, aseguraron que votar por la salida era favorecer los planes de Rusia para debilitar a Europa.

    Putin se pronunció al respecto:
    Vladimir Putin negó que Rusia tratara de influir en el "brexit"

    En sentido general, creo que efectivamente Rusia no tiene nada que ver con la salida. Eso es cosa de los ciudadanos británicos.

    Pero, y los rusos lo saben, al haberse pronunciado genera en la población de europa una relación inconsciente al respecto. Eso me dice que Rusia se siente muy segura.
    jajajjajj inventan cada noticia...en fin...

    Dejar un comentario:


  • Jhr cronos
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Originalmente publicado por Zaky Ver Mensaje
    Y Putín en su escritorio diciendo "excelente" a lo Monty Burns.

    Z.-
    Eso se podría decir de todos nosotros, no solo de Putin.

    No sé quien comenzó con el cuento. Parece que en Inglaterra, en su campaña de miedo para que no salieran de Europa, varios políticos, incñuyendo Cameron, aseguraron que votar por la salida era favorecer los planes de Rusia para debilitar a Europa.

    Putin se pronunció al respecto:
    Vladimir Putin negó que Rusia tratara de influir en el "brexit"
    ...
    "Nunca nos hemos entrometido, nunca nos hemos expresado a este respecto. Nos hemos comportado, creo yo, de forma muy correcta y desde luego hemos seguido atentamente lo que pasaba pero no hemos tratado de influir de ninguna manera", afirmó Putin.
    ...
    “Creo que no fue otra cosa que un intento de influir en la opinión pública de su propio país. Nadie tiene el derecho de hablar de la postura de Rusia. Es una exhibición de baja cultura política", sentenció Putin.

    Sobre la victoria del “brexit” el Líder ruso indicó que "nadie quiere alimentar y subvencionar economías débiles, mantener a otros Estados y pueblos enteros",
    ...
    Vladimir Putin negó que Rusia tratara de influir en el "brexit" | Noticias | teleSUR
    En sentido general, creo que efectivamente Rusia no tiene nada que ver con la salida. Eso es cosa de los ciudadanos británicos.

    Pero, y los rusos lo saben, al haberse pronunciado genera en la población de europa una relación inconsciente al respecto. Eso me dice que Rusia se siente muy segura.

    Dejar un comentario:


  • planeador
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Originalmente publicado por Pisciano Ver Mensaje
    Bueno, ganó el Brexit y Cameroon presentó su renuncia. ¿Como impactará esta decisión en relación con la Argentina, será para mejor o para peor?
    Francamente no creo que esto tenga demasiada incidencia para nuestro país. Sí creo que reforzará los partidos de ultra derecha en Europa y por supuesto, se ajustarán los controles contra los inmigrantes. El argumento del Brexit fue que la incorporación de los últimos países al MCE ( caso Polonia) fue sumamente gravosa para la economía doméstica de cada uno de los habitantes de las Islas británicas. Esto generará mayores controles contra la inmigración y seguramente mayores trabas.

    En USA el candidato a la Presidencia Donald John Trump está muy feliz y considera que es un eslabón más para su posible elección, pero me parece que en la sociedad norteamericana la situación provocará muchos nervios y seguramente representará una pérdida de votos para este candidato de ultra derecha.

    Para los países emergentes, como Argentina, seguramente lograrán ser tenidos más en cuenta por los capitales financieros internacionales, considerando que ni aún en Europa existe tranquilidad para sus intereses, pero todo dependerá de la solidez que cada país pueda presentar. Particularmente me parece que la posición de Argentina (por el cambio de gobierno) y Colombia (al haber concluído su intestina guerra de cincuenta años) puede verse beneficiada por este terremoto europeo. Brasil hasta que no soluciones su situación interna, está en el freezzer para dichos capitales.

    En fin, hay que esperar pero no debemos hacernos demasiadas ilusiones. Faltan en realidad dos años para que efectivamente lo decidido en la votación por Inglaterra se cumpla efectivamente.

    Saludos.

    Dejar un comentario:


  • Observador
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Originalmente publicado por Pisciano Ver Mensaje
    Bueno, ganó el Brexit y Cameroon presentó su renuncia. ¿Como impactará esta decisión en relación con la Argentina, será para mejor o para peor?
    A mí me parece que a Argentina lo que le conviene por el momento es esperar. Es decir, debe buscar alianzas sin especificar un propósito pro Malvinas, debe fortalecer su economía, remozar sus FFAA, etc. pero no buscar presionar prematuramente a los ingleses porque eso solo los va a poner en guardia y puede ayudar a que tomen decisiones que no le convengan a Argentina.

    Lo mejor sería esperar a que Escocia se vaya del Reino Unido y que el Ulster se incorpore a Eire y entonces se le puede presionar en términos todavía más favorables. Y si no se terminan de decidir, por ahí se podría enviar dinero a los independentistas por vía de ONG's de descendientes de escoceses e irlandeses.

    Se podría argumentar que una vez que se quede solo con Gales entonces quizá Inglaterra se aferre con más fuerza a los últimos restos de su imperio colonial, como Malvinas, y que la cosa se ponga color de hormiga para Argentina en este tema, pero en realidad aunque decida hacerlo ya no va a tener los recursos para ponerlo en práctica.

    Saludos

    Dejar un comentario:


  • Pisciano
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Bueno, ganó el Brexit y Cameroon presentó su renuncia. ¿Como impactará esta decisión en relación con la Argentina, será para mejor o para peor?

    Dejar un comentario:


  • Zaky
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Y Putín en su escritorio diciendo "excelente" a lo Monty Burns.

    Z.-

    Dejar un comentario:


  • jalil
    respondió
    Re: Los problemas en Europa


    El referéndum británico forzará a la UE a hacer cambios al margen del resultado


    Bruselas cree que la Unión cambiará tanto en caso de Brexit como si triunfa un 'sí' a Europa


    La ironía no consiste en decir "ni esto ni aquello", sino "esto y aquello" a la vez, según decía un europeo ilustre, Thomas Mann. El referéndum sobre Reino Unido y la UE es tremendamente irónico: si los británicos se decantan por el Brexit provocarán un shock en los mercados, pero sobre todo sacudirán los cimientos políticos de la Unión Europea. Incluso si optan por quedarse, en Europa ya nada será igual. Esto y aquello a la vez: "Europa no está en buena forma", ha dicho esta semana el ministro alemán Wofgang Schäuble, que sugiere que la Unión debe cambiar voten lo que voten los británicos. "El Brexit es una amenaza adicional en un contexto nada sencillo, con los populismos al alza, varias crisis en liza y liderazgos cuestionados en los grandes países", asegura a este diario una alta fuente europea. "Hay que gestionar el divorcio, si llega, y esperemos que en ese caso sea todo por las buenas, no por las malas; pero incluso si no lo hay, el cambio en Europa es inevitable", añade la misma fuente.

    Ese cambio, eso sí, dependerá de la intensidad del seísmo. Si hay Brexit, los bancos centrales están preparados para inyectar liquidez a espuertas, pero será difícil apaciguar la marea de referéndums en los países en los que más ha calado el euroescepticismo más populista. Si no lo hay, los analistas creen que un voto ajustado puede ser interpretado como una especie de Brexit suave que obligaría a dar una respuesta firme Bruselas. El problema es que el contexto no favorece en absoluto ese tipo de respuestas. Las grandes cancillerías están en modo esperar y ver. Francia, Alemania y Holanda tienen elecciones en 2017, con la extrema derecha pegando fuerte, sin incentivos para empujar hacia una mayor unión política. En Italia hay un referéndum en otoño que puede dejar muy tocado al primer ministro Matteo Renzi. España lleva seis meses sin Gobierno. Y los países del Este se han vuelto también más hostiles a Bruselas, en particular Polonia, Hungría y Eslovaquia.
    El referéndum británico forzará a la UE a hacer cambios al margen del resultado pulsa en la foto

    INFOGRAFÍA: ¿Cómo es la sociedad británica?

    No hay apetito por un salto adelante similar al de la crisis del euro. El jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, aseguró la semana pasada en Luxemburgo que los ministros de Finanzas tienen preparada una respuesta, pero descartó "medidas espectaculares": todo pasa por completar la unión bancaria e ir dando pequeños pasos hacia una federalización en lo económico, a la vista de que no hay consenso para acompasar esos avances con lazos más estrechos en lo político, incluso por el flanco fiscal. El jefe de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, perfilará la respuesta a más largo plazo en otoño, en el discurso sobre el Estado de la Unión. El informe de los cinco presidentes --Juncker, Dijsselbloem, el polaco Donald Tusk (Consejo), el alemán Martin Schulz (Eurocámara) y el italiano Mario Draghi (BCE)-- apunta varios pasos adelantes pero en el largo plazo: un Tesoro europeo, eurobonos, una presupuesto de la eurozona, esas cosas. Pero sobre todo esboza una nueva UE que contemplaría una estructura de dos velocidades claramente diferenciadas: un núcleo más integrado con los países que quieren una Unión más federal, y una periferia cada vez menos integrada con los países que ponen palos en las ruedas cada vez que la UE quiere avanzar. El FMI apuntó la semana pasada que la eurozona necesita como el agua un presupuesto y eurobonos para protegerse contra crisis venideras. Draghi ha apuntado lo mismo esta semana ante la Eurocámara. "El pecado original de la eurozona es que requiere un nivel mayor de integración política que la que los Estados miembros pueden vender a sus respectivos electorados", critica Simon Tilford, del Centro Europeo para la Reforma, un think tank de Londres.

    Eso salto adelante, en el contexto actual marcado por las necesidades de la canciller Angela Merkel y el presidente francés François Hollande de cara a sus elecciones legislativas, es prácticamente política-ficción: "Si el Brexit ocurriera, incluso en caso de un voto a favor muy ajustado, la respuesta inicial de la UE será más simbólica que otra cosa. Las iniciativas de integración irían más en asuntos de seguridad y defensa como los que ha sugerido Francia más que por política económica o fiscal", apunta Mujtaba Rahman, del laboratorio de ideas Eurasia Group. La gran mayoría de las casas de análisis --Euroasia, pero también Eurointelligence, por ejemplo-- creen que es más probable un sí a Europa. Los expertos apuntan, además, que en caso de Brexit Europa penalizará a Reino Unido para evitar un efecto contagio de referéndums, y con el objetivo de que Berlín y París dejen claro con rapidez cómo funcionaría una UE sin los británicos. Pase lo que pase, viene una segunda mitad de año peligrosa, con la amenaza de recesión en Estados Unidos, los coletazos de la crisis de refugiados y el legado de la Gran Crisis, que ha dejado brechas enormes entre Norte y Sur, Este y Oeste, y ahora puede ahondar en la fractura entre los dos lados del Canal de la Mancha.

    Reino Unido ha hecho de la excepción su seña de identidad en la UE. No quiere formar parte del euro, participa en las políticas de interior y justicia a la carta, se ha blindado contra los rescates financieros… Pero en la carrera hacia el referéndum, Londres ha tocado la fibra sensible del proyecto europeo. Al lograr abrir un paréntesis a la igualdad de derechos para trabajadores europeos en suelo británico, el socio londinense ha astillado un pilar del proyecto comunitario: la libertad de sus ciudadanos para afincarse en cualquier país comunitario. Bruselas deberá lidiar en los próximos meses con las aspiraciones de otros países, que quieren privilegios parecidos. Incluso con algún que otro referéndum parecido: Beppe Grillo en Italia y Geert Wilders en Holanda han amenazado ya con seguir el ejemplo británico, y Marine Le Pen podría hacer algo parecido.

    Si hay Brexit la sacudida será formidable. Pero Bruselas tendrá trabajo incluso si Reino Unido decide quedarse, para aquilatar el acuerdo de febrero, especialmente por el flanco de la inmigración. La Comisión presentará con celeridad dos normas para limitar el derecho de residencia por dos vías. La primera privará a los nuevos europeos que lleguen a suelo británico de algunas prestaciones que perciben allí los trabajadores (solo cuando el país sufra una “fuerte presión en sus sistemas públicos”, una situación que habrá que definir en la ley). La segunda adaptará las ayudas por hijo al país donde reside el menor (por ejemplo, que el empleado rumano cuyo descendiente viva en Rumanía cobre una prestación más baja).

    Las normas se perciben como un mal menor, acordado por el resto de socios europeos en febrero para evitar la salida británica. Pero si la victoria de esa permanencia resulta muy ajustada, no es descartable que el primer ministro británico, David Cameron, llame a la puerta de Bruselas pidiendo nuevas limitaciones a la libertad de movimientos, el verdadero campo de batalla donde se ha hecho fuerte la campaña del Brexit. La UE no parece dispuesta a aceptarlo. “No veo voluntad de ir más allá [de lo que se pactó en febrero]. Lo que hemos dado ya es mucho”, reflexiona Ivan Korcok, secretario de Estado eslovaco en el Ministerio de Asuntos Europeos, en un encuentro con un grupo de periodistas europeos. Eslovaquia asumirá la presidencia rotatoria europea el próximo 1 de julio y le tocará gestionar el post-referéndum británico.

    Brexit: El referéndum británico forzará a la UE a hacer cambios al margen del resultado | Internacional | EL PAÍS

    Dejar un comentario:


  • Jhr cronos
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Hollande amenaza con prohibir protestas contra reforma laboral
    El mandatario hizo la advertencia luego de los disturbios ocurridos en la marcha del martes, en la que se estima que participaron más de un millón de personas.

    El presidente francés, François Hollande, amenazó este miércoles con prohibir las manifestaciones en contra de la reforma laboral si la seguridad de estas no pueden ser garantizadas.

    Tales protestas llevan más de tres meses de desarrollo, desde el mismo momento en que el Gobierno galo ha impulsado el texto.
    ...
    Hollande anunció la medida luego de que en la marcha de este martes resultaran 44 personas detenidas, 40 heridos y el Hospital Necker, un centro para atención para niños, terminara con graves daños materiales.
    ...
    Hollande amenaza con prohibir protestas contra reforma laboral | Noticias | teleSUR
    No sé si se atreverá Hollande a prohibirlas. Después de aprobar justamente ese proyecto de ley por decreto, a sabiendas de que no se lo aprobarían en el congreso, carece de fuerza política para exigir nada.

    Si llegara a prohibirlas, y la población no le hace caso... ¿qué pasaría? De seguro pedirían su renuncia.

    *************
    *************

    Lo de la salida de Inglaterra está muy interesante. Sin embargo, aunque las encuestas digan que aventaja por 6 puntos, aun es dudoso: el ser humano suele ser conservador ante lso cambios importantes, y va y algunos, ante a boleta, les termina ganando el miedo.

    Hay que ver.

    Dejar un comentario:


  • Lucho1980
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Las protestas en Francia plantan cara a la deriva liberal de las reformas laborales en Europa



    Cuarenta personas resultaron heridas y más de 50 fueron detenidas este martes en París en una masiva manifestación contra la reforma laboral impulsada por el gobierno francés, que ya se encuentra bajo presión por el atentado yihadista perpetrado la víspera en plena Eurocopa.
    Cientos de personas encapuchadas se enfrentaron a los policías poco después del inicio de esta manifestación, la novena organizada por los sindicatos desde marzo. Los enfrentamientos en París se saldaron con 40 heridos (11 manifestantes y 29 policías), así como con la detención de 58 personas, según las autoridades. En todo el país se practicaron 73 arrestos en total.
    La violencia se tradujo en el lanzamiento de adoquines, la quema de papeleras o degradaciones en los comercios, así como en un hospital y en un ministerio.
    La policía hizo uso de cañones de agua, una herramienta pocas veces utilizada, constató la agencia Afp. “Nunca hemos visto utilizar los cañones de agua. Es una locura”, dijo sorprendido un jubilado. Los agentes también dispararon gases lacrimógenos y cargaron contra los manifestantes, que les lanzaban proyectiles al grito de “¡París, en pie, levántate!” o “Todo el mundo odia a la policía”.

    GUERRA DE CIFRAS

    Los sindicatos, liderados por la Confederación General del Trabajo (CGT), esperaban movilizar a decenas de miles de personas para reafirmar su oposición a la reforma del ejecutivo, una movilización inédita contra un gobierno socialista desde hace al menos 70 años.
    Según la CGT, una de las tres centrales convocantes, las manifestaciones congregaron a 1.3 millones de personas en toda Francia. La policía habló por su parte de 125,000 en todo el país.
    El objetivo de los sindicatos era superar la cifra de 1.2 millones de manifestantes registrados en Francia, según ellos, el 31 de marzo en 250 ciudades (390,000 manifestantes según las autoridades).
    “Yo he participado en todas las manifestaciones desde marzo, porque quiero vivir con dignidad y no sólo sobrevivir. Quiero la retirada pura y simple [de la reforma]. Esto terminará cuando se produzca la retirada”, asegura Aurélien Boukelmoune, un técnico del sector de la energía de 26 años.

    50 CIUDADES

    Unas 50 ciudades francesas registraron también protestas e incidentes. Varios manifestantes bloquearon parcialmente la circulación en Brest (oeste) y en el puerto de Marsella (sur). Según la CGT, también hay varias centrales nucleares y líneas de alta tensión cortadas en la región de París, afectadas por la huelga.
    En la capital gala, la Torre Eiffel cerró sus accesos a causa de una huelga de parte del personal. Y, tras dos semanas de protestas, un 7.3 por ciento del personal de ferrocarriles (pero un tercio de los maquinistas) hizo huelga.
    El 23 y el 28 de junio hay convocadas otras dos jornadas de huelgas y manifestaciones.


    Protestas dejan 40 heridos en Francia

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Una ruptura con Europa podría derivar en otra consulta de secesión en Escocia

    Los independentistas apuestan sin fisuras por la permanencia de Escocia dentro de la UE

    EL PAÍS - MARÍA R. SAHUQUILLO Edimburgo (ENVIADA ESPECIAL)
    Los verdaderos entendidos, los puristas, sonríe Peter Winning, toman el whisky escocés solo. Quizá, con un poco de agua. Esa es la manera correcta de beber el producto nacional escocés, alecciona este abogado de 52 años mientras apura el destilado ambarino en un pub del casco viejo de Edimburgo. El whisky, como el tartán, bromea el encorbatado Winning, es la carta de presentación de Escocia en el mundo y sería uno de los grandes perjudicados si los británicos votan abandonar la Unión Europea en el referéndum del próximo 23 de junio. Cada segundo, Escocia envía al extranjero 38 botellas del destilado, la mayoría a países de la UE; un mercado que zozobraría de veras si deja de beneficiarse de los acuerdos comunitarios de libre comercio.

    Pero tragos aparte, Escocia observa con cautela el debate sobre la permanencia de Reino Unido en la UE. Y no sólo porque los escoceses sean —junto a los norirlandeses— los más proeuropeos de las cuatro naciones que componen el país, según todas las encuestas. También porque una eventual salida del club comunitario pondría en una complicada situación a la región de 5,3 millones de habitantes, que hace dos años decidió por un margen de 10 puntos —55% frente a 45%— seguir formando parte de un Reino Unido miembro de la Unión. El Brexit no sólo tendría efectos para la industria del whisky y los 5.200 millones de euros que ingresa al año gracias a las exportaciones, sino que podría detonar un segundo referéndum de independencia al norte del muro de Adriano.

    Así lo ha advertido la ministra principal de Escocia, la nacionalista Nicola Sturgeon. Su partido, el SNP, apoya en bloque y sin apenas fisuras la opción de permanecer en la UE. Prácticamente el único punto que tiene en común con el primer ministro británico, el conservador David Cameron, que los últimos días, acosado por las encuestas que dan ventaja al Brexit, ha ondeado por primera vez en la campaña la carta del miedo a la secesión. Pero la amenaza de una nueva consulta en Escocia es matizable. El SNP sabe que le queda una única bala para celebrarla. Y la situación actual no es la más idónea para dispararla. El precio del petróleo —crucial para que la independencia sea viable— está hoy más bajo que en 2014, cuando el miedo a las consecuencias económicas se impuso al sentimiento independentista. La situación política tampoco ha mejorado, porque aunque el SNP de la carismática Sturgeon ha logrado un histórico tercer mandato consecutivo en las elecciones municipales del pasado mayo, ha perdido la mayoría absoluta en el Parlamento Escocés.

    “En el movimiento a favor de la independencia de Escocia, y no sólo en el SNP, hay una visión clara de que si se pierde otro referéndum la oportunidad se habrá desperdiciado para varias décadas; así que no van correr riesgos”, reflexiona la analista política Kirsty Hughes, del laboratorio de ideas Friends of Europe. Así, aunque no lo reconoce abiertamente, el SNP prefiere reservar su bala. “Estamos centrados en trabajar duro por la permanencia en la UE, por el proyecto compartido de prosperidad y justicia social. Desde luego no por el aislamiento de Europa”, reclama el diputado nacionalista Tom Arthur en una de las salitas del Parlamento Escocés, al final de la Royal Mile, la principal arteria del viejo Edimburgo que lleva desde el Castillo hasta el Palacio de Holyrood, la residencia oficial de la reina.

    De aislamiento habla también la gestora cultural Sara McKinlay, que incide en que en la consulta de 2014 apostó por permanecer en Reino Unido. “No necesitamos más fronteras, sino menos. Escocia siempre ha sido una nación abierta y acogedora”, reclama agitando la melena pelirroja. Para Mckinlay, que dedica gran parte del año a preparar el festival artístico de Edimburgo, que cada verano atrae a esta ciudad a miles de personas de todo el mundo, la victoria del Leave (salir) supondría un tremendo shock. Sobre todo si, como indican las encuestas, son los votos de ingleses y galeses los que provocan la salida de la Unión.

    Fumando un cigarrillo a resguardo de la fina llovizna de junio, su amigo Crieg no está de acuerdo. “Yo creo en la independencia de Escocia; y el camino más corto para lograrla es el Brexit”, sostiene. Un argumento similar al de David Robertson, ministro de la Iglesia Libre de San Pedro de Dundee, la cuarta ciudad más poblada de Escocia y uno de los grandes bastiones independentistas. Robertson también apoya el Brexit. "Es, con mucha diferencia, la mejor opción para Escocia. Y lo es por una simple cuestión de democracia: debemos poder elegir a quienes nos gobiernan; y la UE no es más que un club corporativo para ricos", afirma el ministro presbiteriano, que critica al critica al SNP por apoyar la pertenencia al club comunitario en lugar de la pura autodeterminación.

    Analistas como Hughes, no obstante, disienten sobre la facilidad de cuadrar en la agenda un segundo referéndum como causa-efecto del Brexit. Primero porque es Westminster quien tiene las competencias para convocar otra consulta, y no es probable que el Parlamento británico, que tendría por delante un largo periodo de negociación con la UE sobre las condiciones de su abandono y su futuro estatus, se imponga como prioridad un nuevo referéndum en Escocia. Y segundo, porque si finalmente se celebra la consulta, Edimburgo tendrá que explicar a los votantes cómo va a comerciar con Inglaterra cuando la frontera entre los dos se haya convertido en la frontera exterior de la UE. Y de esta, el whisky escocés tampoco se salva.

    INESTABILIDAD POLÍTICA

    Pase lo que pase el próximo día 23 de junio, la situación política en Reino Unido será compleja. Una victoria de la permanencia en el club comunitario, pero por un estrecho margen, podría significar que los votantes escoceses y los norirlandeses han mantenido a Inglaterra dentro de la UE.

    “Irónicamente, mientras Bruselas estaría satisfecha con los votos escoceses proeuropeos, también estaría preocupada por un futuro referéndum de independencia. Además, si en cinco o seis años Escocia vota por la secesión, esto puede provocar que Inglaterra —si allí el voto por dejar de ser Estado miembro fuera mayoritario— demande una segunda consulta sobre la permanencia”, apunta la analista Kirsty Hughes.

    El debate político y las ramificaciones derivadas del referéndum sobre el Brexit continuarán en un país que, desde el plebiscito del año 1975 sobre la permanencia en la Comunidad Económica Europea, le ha tomado el gusto a las consultas. "Son un buen ejercicio democrático", apunta el diputado del SNP Tom Arthur, que lamenta que los europeos residentes en Reino Unido no puedan manifestar su opinión. Tampoco los jóvenes de 16 y 17 años, que si pudieron votar en el referéndum escocés de 2014, podrán hacerlo.

    Brexit: La última bala del independentismo escocés | Internacional | EL PAÍS

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    La cúpula de la UE se reunirá de urgencia tras el referéndum británico

    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	1465916671_526466_1465932636_noticia_normal_recorte1.jpg
Visitas:	1
Size:	277,7 KB
ID:	612956
    Juncker y Draghi este lunes en Bruselas - JOHN THYS (AFP)

    Juncker, Tusk y Schulz se citarán la mañana del 24 de junio para coordinar estrategias

    EL PAÍS - LUCÍA ABELLÁN - Bruselas 15 JUN 2016 - 07:58 CEST
    La inquietud cunde en Bruselas ante la hipótesis —cada vez más probable, según las últimas encuestas— de que Reino Unido acabe dejando la UE tras el referéndum del 23 de junio. La cúpula del club comunitario (el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; el del Consejo Europeo, Donald Tusk; el del Parlamento, Martin Schulz, y el primer ministro holandés y presidente de turno de la UE, Mark Rutte) se reunirá la mañana del 24 de junio para coordinar estrategias. En caso de crisis, el Banco Central Europeo y el de Inglaterra preparan para ese mismo día una respuesta conjunta que garantice la liquidez del mercado.

    El encuentro entre presidentes, fijado para las 11 de la mañana en la sede del Ejecutivo comunitario, pretende trasladar una imagen de confianza en uno de los momentos más delicados que ha vivido nunca el proyecto comunitario. La cita, confirmada a EL PAÍS por fuentes de las tres instituciones, fue ideada cuando las encuestas consideraban más probable la permanencia británica y, por tanto, el escenario central no era el de salida. Pero tratará de crear un cortafuegos de emergencia en caso de que la mayoría de votantes den la espalda a la UE.

    Distintos representantes europeos llevan semanas manteniendo encuentros discretos para intentar blindar la Unión Europea si se produce el abandono británico. La pérdida de la segunda economía europea asestaría un duro golpe al proyecto comunitario, aquejado ya de otras crisis profundas. Nadie en Bruselas ni en las capitales quiere desvelar el contenido de esas reuniones por no acabar provocando el efecto contrario: alentar la salida británica y multiplicar sus efectos adversos.

    Más allá del impacto político, la zona euro se arriesga a una nueva crisis financiera si el escenario de quedarse sin un Estado miembro toma cuerpo. El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha preparado con el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, un plan conjunto para garantizar que haya liquidez suficiente, tanto en euros como en libras, en caso de necesidad, según informa la agencia Reuters basándose en fuentes que exigen anonimato. Ese plan permitiría intercambiar euros y libras para asegurar que, ante una eventual retirada de fondos en una de las dos monedas, los bancos pueden conseguir suficiente liquidez. Esa estrategia ya se ha empleado en los últimos años, tanto en la crisis financiera originada en Estados Unidos a partir de 2007 como en lo más crudo de la crisis de deuda en Europa.

    El gobernador del banco de Italia, Ignazio Visco, aseguró ayer, en una entrevista con EL PAÍS, que los bancos centrales europeos están “listos para actuar” en caso de crisis, informa Claudi Pérez.

    En ese contexto de riesgo para los mercados, se ha especulado con la presencia de Draghi como quinto invitado en el encuentro de los cuatro presidentes europeos, el viernes 24 de junio. De momento, no figura en la agenda. “Si a última hora se le invita, mala señal”, admiten fuentes comunitarias.

    Draghi en Bruselas

    La intervención del jefe del BCE en esa reunión significaría que los mercados estarían castigando a la zona euro por la decisión británica, en caso de ruptura. Las instituciones europeas siguen considerando la permanencia de Londres como la opción más creíble, aunque el avance del no en los sondeos siembra cada vez más dudas. El riesgo es doble: un contagio del deseo de abandonar la UE a países donde anida el euroescepticismo y una sacudida económica por la falta de confianza en el proyecto.

    El propio Draghi se entrevistó con Juncker el pasado lunes en Bruselas. En el encuentro se abordaron “asuntos de la agenda europea actual”, relató un portavoz de la Comisión, sin precisar más. Tampoco se detalló la cita que mantuvo ayer Juncker con el ex primer ministro británico Gordon Brown, que en las últimas semanas se ha implicado a fondo en la campaña proeuropea del referéndum.

    En esa cita de emergencia prevista para el 24 de junio, los cuatro presidentes tratarán de esbozar una declaración común, aunque nada estará garantizado hasta conocer el resultado de la votación. Los convocados aguardarán primero una reacción del Gobierno británico para articular la suya. Antes, a las ocho de la mañana, Martin Schulz ha convocado a los presidentes de los grupos parlamentarios para discutir posibles escenarios.

    La cúpula de la UE se reunirá de urgencia tras el referéndum británico | Internacional | EL PAÍS

    Dejar un comentario:


  • jalil
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Políticos europeos urgen a levantar las sanciones antirrusas por "seguridad"
    © Sputnik/ Alexei Filippov

    Un grupo de políticos europeos enviaron una carta abierta a varios medios internacionales, en la que explicaron la necesidad de levantar las sanciones contra Rusia.

    Los autores de la carta —12 políticos de varios países europeos, sobre todo de Francia, Alemania e Italia— argumentan que las relaciones con Rusia son cruciales tanto a en el plano político como en el económico.

    "En octubre de 2014, varios meses después de que la Unión Europea impusiera las sanciones contra Rusia, ya pensamos que perder a nuestro socio ruso fue un error tanto a nivel político —en el conflicto sirio— como en el económico —para nuestra agricultura—, y que pagaríamos mucho por esto", se asegura en la carta.


    Los autores del documento recordaron además que en 2014 la UE impuso sanciones personales contra el jefe del FSB —Servicio Federal de Seguridad ruso—, Aleksandr Bórtnikov, y el jefe del Servicio de Inteligencia Extranjera ruso —SVR—, Mijaíl Fradkov.

    "Recordemos que Estados Unidos impuso sanciones, mayoritariamente económicas, contra Rusia, pero nunca llegaron a amenazar la cooperación en materia de seguridad entre los jefes de los servicios de inteligencia. Entonces, ¿por qué nos esforzamos tanto para esto, pagando con nuestra propia seguridad?", destacan los autores.

    Aunque la cooperación en el ámbito de la inteligencia entre Rusia y Europa continuó pese a estas acciones, el levantamiento de sanciones, según los políticos, contribuiría a restaurar un diálogo normal y fluido.

    "Rusia, gracias a sus actuaciones en Siria, tiene acceso a información importante sobre Daesh. Sería una locura rechazar estos datos ya que nos enfrentamos a un enemigo sofisticado y capaz de adaptarse", afirman los políticos.

    Se puede estar en desacuerdo en ciertos aspectos, pero hay intereses comunes y objetivos importantes que deben superar "el deseo de castigar".

    "La guerra geoeconómica entre la UE y Rusia no debe impedir la lucha contra el terrorismo" y perjudicar la seguridad de los ciudadanos europeos.

    Los firmantes han declarado va en aumento el número de políticos europeos que llaman a revisar o incluso levantar las sanciones.

    "La historia demostrará que los que fueron bastante valientes para hacer estas declaraciones tenían razón", concluyó la carta.

    Las sanciones fueron impuestas por los países occidentales en 2014 tras la adhesión de Crimea a Rusia y la crisis ucraniana. Por su parte, Moscú respondió con contramedidas como el embargo alimentario.

    EEUU y los países de la UE vinculan el levantamiento de las sanciones con el cumplimiento de los acuerdos de Minsk, mientras Rusia niega formar parte del conflicto en el Este de Ucrania.

    La última semana, el Senado de Francia aprobó una declaración que llamaba a levantar las sanciones antirrusas. Anteriormente, la Asamblea Nacional de Francia votó a favor de una resolución semejante.

    Está previsto que la cuestión de la prórroga de las restricciones económicas antirrusas se discuta en la próxima cumbre de la UE, que se celebrará a finales de junio.

    Lea más en Políticos europeos urgen a levantar las sanciones antirrusas por "seguridad"

    Dejar un comentario:

Trabajando...
X