Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Los problemas en Europa

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • jalil
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Estimado: fue el último de los Vencedores Vencidos, hoy Alemania manda en Europa y ni siquiera los amagues de UK de irse van a mover esa situación. Saludos

    Dejar un comentario:


  • Jhr cronos
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    No pudiendo ni queriendo resolver la crisis migratoria, la UE ha decidido subarrendarla. La ha externalizado. Ha contratado la gendarmería turca, no tanto a cambio de 6.000 millones de euros -el doble de la cifra original-, sino al precio incalculable que supone renegar de los principios fundacionales comunitarios.
    Miren qué fácil se gana una apuesta: apuesto a que así como Turquía se tragó 3000 millones de euros en par de meses sin detener la migración, igualito se embolsilla los nuevos 3000 millones y los migrantes seguirán llegando por las costas griegas y similares.

    ***************
    ***************
    En este asunto Europa ha decepcionado. Incapaces de recibir un poco de migración, se vuelven locos por unos millones. Yo recuerdo que Venezuela tiene 4 millones de colombianos en su territorio, y ni hablar de EU.

    No tienen cara para criticar ninguna política migratoria de ningún lado.

    ****************

    Yo creo que el pueblo inglés pdría querer salir de la eurozona. He leído de buena fuente que Escocia NO quiere salir de la eurozona, y que de salir Inglaterra la independencia de Escocia sería casi segura.

    Estoy convencido que la oligarquía inglesa, o sea su sector financiero (su principal rama económica hoy en día), no quiere salir de la eurozona. Quieren tener control de las finanzas europeas y temen que de cerrarse el continente, se potenciaría la bolsa de Frankfurt.

    Dejar un comentario:


  • jalil
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    ¿Por qué londres quiere abandonar el barco?
    Cómo afecta el Brexit a los españoles y otras nueve claves para entenderlo
    ¿Son o no euroescépticos los británicos? ¿Cuál es la inmigración neta en el Reino Unido? ¿Cómo afectaría a los españoles el Brexit?
    Estas son las claves para entender la consulta

    Celia Maza. Londres



    Tiempo de lectura9 min
    08.03.2016 – 05:00 H.

    Ya no es una amenaza, sino una realidad. El próximo 23 de junio, los británicos decidirán si quieren seguir siendo miembros de la Unión Europea. Su veredicto tendrá consecuencias directas para los miles de españoles que viven actualmente en el Reino Unido. Mucho se habla ahora de mercado único, libra y euro. Pero poco se sabe de los antecedentes. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Por qué la segunda economía del bloque se esté planteando abandonar el barco? ¿Es más el sentimiento euroescéptico de un pueblo o la batalla interna de un partido político? A continuación se ofrecen las claves para entender una consulta que podría cambiar para siempre el ya malherido proyecto comunitario.

    1. ¿Hablaríamos de esto si hubieran ganado los laboristas?

    No. El plebiscito ha sido una obsesión de las filas 'tories' más euroescépticas desde hace años. En la década de los 70, con Edwart Heath como líder, los conservadores eran pro-europeos. Veían el proyecto como una gran oportunidad de mercado. Pero cuando la Comunidad Económica Europea fue mutando en un club que demandaba más implicación política surgieron las reticencias. En el año 2005, David Cameron se convirtió en líder de la formación gracias al apoyo de los euroescépticos con un discurso en el que ya marcaba las distancias con Bruselas. Pero por aquel entonces, la idea de convocar un plebiscito era inconcebible.

    2. ¿Qué ha ocurrido en la última década?

    Es esencial destacar el papel del UKIP. La formación se fundó en 1993, precisamente como resultado de una revuelta interna tory tras la firma de John Major en el Tratado de Maastricht. Tras las elecciones de 2010, donde Cameron no logró mayoría y se vio obligado a formar coalición con el europeísta Liberal Demócrata, el líder del UKIP, Nigel Farage, comenzó a despuntar con un discurso anti-inmigración y anti-UE hasta el punto de convertirse en el protagonista absoluto de los comicios locales y europeos de 2014. Para entonces, la presión de las filas conservadoras era ya insostenible y Cameron prometió que, si era reelegido en 2015, convocaría un referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en el bloque.

    3. ¿Pero los británicos son o no euroescépticos?

    Por lo general, el pueblo británico siempre ha considerado que da más de lo que recibe de la UE. Debido a la crisis económica, la inmigración protagonizó la campaña electoral del año pasado. El UKIP quedó como tercera fuerza más votada, aunque debido al complejo sistema electoral solo consiguió un escaño. Por el discurso de algunos políticos, muchos ciudadanos asumen ahora que sólo abandonando el club se podrá disminuir la inmigración neta. Según sondeos de finales de febrero, un 38% de los británicos respalda el Brexit, frente al 37% que está a favor de continuar en el bloque. El 25% aún se muestra indeciso.
    Un empleado en la sede del grupo de presión 'Leave.eu', en Londres, el 12 de febrero de 2016 (Reuters).Un empleado en la sede del grupo de presión 'Leave.eu', en Londres, el 12 de febrero de 2016 (Reuters).

    4. ¿Cuál es realmente la migración neta?

    Según los últimos datos de la Oficina Nacional de Estadística, la migración neta (la diferencia entre los que vinieron y se fueron) se sitúa en 323.000 personas hasta septiembre de 2015. Del número total de inmigrantes, 172.000 proceden de la UE y la mayoría de ellos, el 30%, han llegado a Reino Unido para buscar trabajo, mientras que la mayor parte de los 191.000 inmigrantes no pertenecientes al bloque europeo, un 21%, ha llegado para estudiar. La última vez que la migración neta excedió las 300.000 personas fue en junio de 2005, cuando el número de inmigrantes procedentes de países externos a la UE alcanzó los 250.000. La ampliación del bloque ha hecho aumentar fuertemente la llegada de inmigrantes de Europa del Este. El propósito del Gobierno de Cameron es reducir la migración neta por debajo de los 100.000.

    5. ¿Qué significa el pacto de la cumbre europea?

    Cameron siempre dijo que antes de celebrar el plebiscito quería negociar con el resto de líderes europeos unas reformas con el convencimiento de que el “nuevo estatus” conseguirá convencer a los británicos que es mejor quedarse dentro del bloque. Mientras que unos aseguran que se ha hecho una “Europa a la carta” para el 'premier', otros consideran que en realidad no hay cambios relevantes.

    6. ¿Qué quería y qué ha conseguido Cameron?

    - Una unión cada vez más estrecha: Reino Unido quedará eximido de una mayor integración, un compromiso que se había convertido en totémico para los tories más euroescépticos.

    - Protección de la City: a partir de ahora Londres podrá retrasar de manera unilateralmente la legislación europea si el Gobierno considera que se discrimina a los países no pertenecientes a la zona euro.

    Londres sería el primer interesado en negociar un convenio especial con Madrid: la gran mayoría del millar de británicos que vive en nuestro país son jubilados que se benefician del sistema de salud- Freno de emergencia: Cameron quería restringir por completo los subsidios a los trabajadores comunitarios hasta que no llevaran cuatro años cotizando en el país. Pero Bruselas sólo ha aceptado un freno de emergencia por un periodo de siete años. Durante este tiempo, no sólo Reino Unido sino todos los países de la UE que demuestren que los altos niveles de migración suponen un ahogo para su sistema de bienestar, podrán restringir las ayudas a los comunitarios por cuatro años. Al principio de manera total, pero luego se dará acceso a la pagas de manera paulatina.

    - Prestaciones por hijo: Cameron quería prohibir las ayudas por hijos a los comunitarios cuyas familias residen en su país de origen. Quería además que la medida fuera retroactiva afectando por tanto a los que actualmente ya reciben estas pagas. Sin embargo, las ayudas están protegidas hasta 2020, cuando comenzarán a recibirse de acuerdo con el nivel de vida del país donde resida el menor.

    - Libertad de movimiento: Consciente de que limitar la libertad de movimiento dentro de la UE sería imposible, Cameron ha conseguido negar la entrada automática al país de los extracomunitarios que contraen matrimonio con comunitarios si existen indicios de que se trata de un “matrimonio por conveniencia”. También ha logrado nuevos poderes para excluir a los comunitarios que se consideran un riesgo para la seguridad nacional, incluso si no tienen antecedentes penales.

    7. ¿Cómo afectan estas medidas a los españoles?

    Es imposible saberlo porque al evaluar estas cifras el Instituto Nacional de Estadística habla de europeos, pero no especifica nacionalidades. Por su parte, el Gobierno afirma que el 10% de las ayudas a trabajadores con bajos salarios son para ciudadanos europeos, que representan el 6% de la fuerza laboral.

    En el ejercicio 2013-2014, se invirtieron 2.500 millones de libras (3.200 millones de euros) en ayudas sociales a inmigrantes del Espacio Económico Europeo (EEE) -que incluye a Noruega, Suiza, Islandia y Liechtenstein-. Según los datos del Ejecutivo, cerca del 40% de los “inmigrantes recientes” provenientes de Europa viven en hogares en los que se recibe algún tipo de ayuda social. Esas familias perciben una media de 6.000 libras anuales (7.680 euros) en ayudas fiscales, mientras que 8.000 de esos hogares reciben más de 10.000 libras (12.800 euros) al año en ese concepto. En el último año fiscal, el Estado dedicó 700 millones de libras (900 millones de euros) para pagar subsidios de desempleo y ayudas a la vivienda a ciudadanos del EEE.

    El Ejecutivo británico informó asimismo de que cerca de 20.000 ciudadanos europeos han recibido durante 2015 ayudas para mantener a hijos que están en otros países (un total de 32.000 paquetes de ayuda).

    8. ¿Cómo afectaría el Brexit a los españoles?

    Actualmente hay alrededor de 200.000 españoles viviendo en suelo británico, aunque es imposible decir una cifra con exactitud ya que no todos están registrados en el Consulado. Nadie sabe aún las consecuencias que tendría un Brexit para los comunitarios que viven en el país. De momento, el Reino Unido estaría dos años en una especie de limbo hasta que se definiera su nuevo estatus. Aparte de tener que solicitar o no una visa, entre otros asuntos claves, se tendría que resolver si tienen derecho al Sistema Nacional de Salud y si se establece un convenio especial entre ambos países en materia fiscal. A nivel de pensiones, se tendría que definir cómo afecta a los españoles estas pagas los años trabajados en el Reino Unido.

    9. ¿Y a los británicos que viven en España?

    Sin lugar a dudas, Londres sería el primero interesado en negociar un convenio especial con Madrid, ya que la gran mayoría de alrededor del millar de compatriotas que viven en nuestro país son jubilados que se benefician del sistema de salud español. Entre 2000 y 2010, el número de residentes británicos mayores de 60 años se incrementó en un 400%. Las autoridades españolas estiman que casi la mitad de los expatriados británicos son mayores de 50. Según un informe publicado por 'The Guardian', los pensionistas elogian el acceso a los especialistas, la calidad del equipo médico y la infraestructura del sistema de salud pública de España. Incluso alaban el esfuerzo de los médicos por hacerse entender, ya que muchos ingleses -sobre todo los que residen en la Costa del Sol- no hablan español.

    Actualmente, el Reino Unido transfiere una suma mensual para compensar por cada pensionista que reside legalmente en España. Sin embargo, esto solo se aplica a aquellos que se han registrado con las autoridades locales. Con todo, la mayoría no hace los trámites.

    10. ¿Sobreviviría económicamente la UE sin RU?

    Hasta ahora no hay precedente de que un miembro del tamaño del Reino Unido haya abandonado el hoy tan cuestionado proyecto europeo. Argelia dejó la Comunidad Económica Europea cuando se independizó en 1962, los 56.000 residentes de Groenlandia se marcharon en 1985, la colonia caribeña francesa de San Bartolomé salió oficialmente en 2012... Sin embargo, ninguno de estos casos se puede comparar con un país de 65 millones de personas que aporta a las arcas europeas alrededor de 12.000 millones de libras al año (15.000 millones de euros). Sí, en efecto, las islas británicas son un gran contribuyente. Pero hay que tener también en cuenta que la UE es su principal socio comercial. Aporta más de 400.000 millones de libras (506.000) a la economía británica.

    http://http://www.elconfidencial.com...derlo_1164905/

    Dejar un comentario:


  • Tiburón
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Aterrador y descorazonador. ¿Cómo será el mundo que viene?

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    El pacto de la vergüenza

    EL PAÍS - RUBÉN AMÓN - 8 MAR 2016 -
    No pudiendo ni queriendo resolver la crisis migratoria, la UE ha decidido subarrendarla. La ha externalizado. Ha contratado la gendarmería turca, no tanto a cambio de 6.000 millones de euros -el doble de la cifra original-, sino al precio incalculable que supone renegar de los principios fundacionales comunitarios. Sea porque Europa se abstrae de las responsabilidades humanitarias. Sea porque el acuerdo canoniza las expulsiones en caliente. O sea porque la UE rebaja a Turquía las condiciones de su adhesión.

    La gran paradoja consiste en que Ankara ha avanzado en sus aspiraciones de integración cuando más ha retrocedido en sus estándares democráticos. Europa condesciende con una autocracia, ofrece expectativas al sultanato de Erdogan mientras el patriarca turco, usando a su antojo la presión de los refugiados, abusa de sus poderes, coacciona la libertad de expresión, maltrata la separación de poderes e impone al dogma del estado laico un descarado sesgo islamista.

    Serían razones suficientes para distanciar cualquier hipótesis de acuerdo, pero la emergencia de la inmigración ha desdibujado el escrúpulo comunitario respecto a sus obligaciones embrionarias. No tiene sentido reprochar a los populismos en boga el pecado del euroescepticismo cuando es la propia UE la que se encarga de fomentarlo, renegando para ello de la conciencia y de la ética que alentaron el compromiso geopolítico, forzando la interpretación de las leyes, vulnerando el derecho internacional. Europa renuncia a sí misma como un absurdo camino de supervivencia.

    Es la contradicción que sobrevino al firmarse el nuevo estatus de Reino Unido en la UE. Con tal de evitar el divorcio, la Unión Europea prefirió abjurar de la propia idiosincrasia. No ya discutiendo el principio evolutivo de la cesión de soberanía, sino cuestionando los derechos y el movimiento de los ciudadanos comunitarios.

    Del Atlántico al Mediterráneo, de Occidente a Oriente, el acuerdo con Turquía es una vergüenza. Demuestra que la UE ha cedido a todos los chantajes. Ankara representa uno de ellos, pero el inventario también comprende la presión de los gobiernos xenófobos -muchos de ellos, localizados en el Este-, la psicosis de la opinión pública, la debilidad política de Angela Merkel, el riesgo electoral, el cinismo de Francia en la capitulación de los derechos del hombre y la doctrina pionera de la política española.

    Aquí hemos alojado a 18 refugiados entre diez millones que lo necesitaban. Aquí hemos patentado la doctrina de las devoluciones en caliente. Las reprochó la comisaria Malmstrom cuando la Guardia Civil ahuyentaba a los "invasores" de Ceuta, pero toda la sensiblería que proliferó entonces y que pretendió encubrir la muerte de Aylan con un funeral de plañideras se ha demostrado un estremecedor, repugnante, ejercicio de hipocresía.

    Refugiados sirios: El pacto de la vergüenza | Opinión | EL PAÍS

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    La UE acuerda expulsar a Turquía incluso a los sirios en suelo europeo

    EL PAÍS - LUCÍA ABELLÁN / CLAUDI PÉREZ - Bruselas 8 MAR 2016 -
    Europa y Turquía han pactado un cambio radical en la gestión de la crisis de refugiados. La desesperación por frenar el flujo migratorio ha llevado a los Veintiocho a forjar un polémico acuerdo con Ankara para devolver al país vecino a todo extranjero que llegue ilegalmente a las costas griegas, incluso a los sirios. A cambio, la UE se compromete a traer desde Turquía a un número de refugiados equivalente al de expulsiones. El trato, que anoche cerraron en Bruselas los jefes de Estado y de Gobierno, incluye otras tres condiciones para Europa: aumentar los 3.000 millones destinados a Turquía para atender a los refugiados, eximir a sus ciudadanos de la necesidad de visado para viajar a la UE ya en junio y avanzar en el proceso de adhesión al club comunitario.

    La UE ha dado finalmente luz verde a una propuesta que hasta ahora nadie se había atrevido a defender en público por su crudeza. Se apoya "en la lógica de que los sirios pueden solicitar asilo en Turquía. Y eso es un punto de inflexión", subrayó el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en la conferencia de prensa conjunta ofrecida entre él, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, al término de la cumbre. "Hemos conseguido un gran logro", añadió Tusk.

    El consenso con Davutoglu, que deberá desarrollarse en los próximos días, se ha plasmado en un breve documento que insta a aplicar el mecanismo a todos los migrantes que lleguen a Turquía a partir de ahora y certifica el principio de que “por cada sirio que Turquía readmita, otro sirio será reasentado desde Turquía hacia la UE”.

    La canciller alemana, Angela Merkel, saludó el cambio como "un gran paso" y añadió: "Lo que hemos hecho es volver al principio: que el asilo se pide en el punto de llegada y que el refugiado no elige dónde ir". Obvió, eso sí, que fue precisamente ella quien alentó el desplazamiento masivo de refugiados hacia su territorio al prometer que se acogería a todos los sirios.

    Fuentes comunitarias precisan que en esa acogida en origen deberán participar todos los Estados miembros, probablemente con una cuota de distribución similar a la que se usó para el reparto de los refugiados arribados a Grecia e Italia. El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, ya dejó anoche patente su disconformidad con el reparto obligatorio.

    No son las únicas reticencias que habrá que superar. Chipre, país europeo que mantiene un contencioso con Ankara debido a la ocupación turca del norte de la isla, no está dispuesto a abrir nuevos capítulos del proceso de adhesión de Turquía a la UE, como esta reclama como parte de la negociación. También Francia y otros países miembros recelan de las prisas y la falta de preparación con que se ha abordado esta propuesta tan controvertida, de la que hasta ahora solo había rumores en los despachos. Finalmente, aceptaron los principios del acuerdo, aunque acordaron cerrar los flecos en la próxima cumbre del 17 y 18 de marzo.

    Públicamente, el primer ministro holandés, Mark Rutte, solo había abogado, al llegar a la cumbre, por devolver a Turquía a todos los extranjeros que no fueran sirios. Rutte, cuyo país asume este semestre la presidencia de la UE, se reunió el domingo con Merkel y con Davutoglu para preparar la cita crucial con Turquía.

    En esa cita, Davutoglu lanzó su inesperada propuesta a la UE, que ha revolucionado toda la negociación: la posibilidad de expulsar a Turquía incluso a los sirios que lleguen a suelo europeo. A cambio, Europa acogería una cifra de sirios similar a las de devoluciones realizadas. El objetivo es mandar una señal clara, incluso a quienes huyen de la guerra: el único modo de acceder a Europa es ensayar la vía legal.

    El respaldo que mostró ayer el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, al retorno de los sirios da la medida del nivel de urgencia en la UE por encontrar una solución eficaz. “Habrá que ver los detalles, pero si la medida consigue el mismo efecto para el sirio afectado porque logra la misma protección aquí [tras ser acogido legalmente desde Turquía], sin tener que pasar por las redes que trafican con migrantes, sí me parece adecuado”, opinó Schulz, normalmente una de las voces más garantistas con el respeto a los derechos humanos.

    Dudosa legalidad

    Pese a que Juncker la defendió en sala de prensa, la legalidad de expulsar a asilados de libro resulta incierta, porque una cosa es devolver a los llamados migrantes económicos, personas que no son objeto de persecución y, por tanto, no optan, en principio, al asilo y otra incluir en esos retornos, de manera masiva, a víctimas de guerra. Pero independientemente de que más tarde la legislación lo matice —o el Tribunal Europeo de Justicia pueda anularlo—, Europa está decidida a enviar el mensaje que lanzó el pasado jueves el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk: “No vengáis a Europa”.

    Fuentes europeas lo justifican así: el bloqueo que afronta Grecia, con más de 30.000 personas atrapadas en su territorio, tampoco le permite dar condiciones dignas a todos los extranjeros que recalan allí. Así que Turquía, considerada ahora un país seguro para ciudadanos de terceros países, puede atenderlos con la financiación adecuada. Y la UE los acabará admitiendo, pero por la vía legal.

    La clave de este trato son las grandes compensaciones que pide Turquía por quedarse con todos los migrantes y refugiados que le reenvíe la UE. En primer lugar, ampliar —Turquía pedía duplicar para 2018— los 3.000 millones que la UE ha buscado debajo de las piedras para permitir que Ankara atienda a sus más de 2,5 millones de refugiados sirios durante dos años. En segundo lugar, abrir nuevos capítulos del proceso de adhesión a la UE, algo que levanta ampollas en muchos Estados miembros. Y en tercer lugar, acelerar aún más la desaparición de visados para los ciudadanos turcos que viajen a Europa, con el objetivo de aplicarla ya en junio.

    También se establece un compromiso vago para fijar “zonas humanitarias seguras” en Siria, algo que no se halla en la mano de ninguno de los 29 firmantes del pacto.

    Además de desgranar el pacto, Davutoglu se vio obligado, a preguntas de los periodistas europeos, a pronunciarse sobre la libertad de prensa. Tras haber intervenido las autoridades el principal diario del país por sus críticas al régimen, el mandatario turco negó esos cargos y defendió que la medida, adoptada por un tribunal, obedece a que este diario afronta cargos criminales por haber blanqueado dinero. "Nadie puede acusar a Turquía de no tener libertad de prensa. He resaltado estas ideas a mis colegas; la libertad de expresión es un valor común [con la Unión Europea]", añadió el líder turco.

    A petición de algunas delegaciones -especialmente la italiana-, el comunicado final de los Veintiocho más Turquía incluyó una vaga referencia a que en el debate se había abordado "la situación de los medios en Turquía", sin más precisiones. En un intento de superar la tibieza con que los líderes han abordado este asunto -por no poner en juego el objetivo principal: sellar el pacto sobre refugiados-, Tusk concluyó: "La libertad de prensa sigue siendo clave y será evaluada en el proceso de adhesión de Turquía a la UE".

    La UE acuerda expulsar a Turquía incluso a los sirios en suelo europeo | Internacional | EL PAÍS

    Dejar un comentario:


  • Observador
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Originalmente publicado por Teodofredo Ver Mensaje
    El capitalismo ya no da más de sí

    El periodista británico Paul Mason analiza los excesos del neoliberalismo en su obra 'Postcapitalismo, hacia un nuevo futuro'

    [ATTACH=CONFIG]31060[/ATTACH]

    EL PAÍS - IGNACIO FARIZA Madrid 447.
    “La época dorada del capitalismo ya es historia en el mundo desarrollado y en no muchas décadas lo será también en el resto de países”. Bajo esta premisa el periodista británico Paul Mason (Leigh, 1960) plantea en su último libro, Postcapitalismo, hacia un nuevo futuro (Editorial Paidós), una opción “más justa y más solidaria” que descansa sobre la abundancia tecnológica del último cuarto de siglo. Como alternativa, desgrana en una entrevista con EL PAÍS las ideas fuerza de su postcapitalismo, un modelo en el que predomina lo cooperativo en detrimento del Estado y las empresas. “Estamos ante una disyuntiva clara: un modelo colaborativo o un futuro distópico, una especie de feudalismo tecnológico en el que se multiplicaría la desigualdad”.

    Profuso en palabras y entusiasta con la idea que estos días pasea por medio mundo, Mason reconoce que el capitalismo ha propiciado la mayor oleada de desarrollo jamás vista, pero critica frontalmente el status quo actual. “Es el momento de que las élites, tanto económicas como académicas, se pregunten si de verdad funciona el neoliberalismo. Si lo hacen, la respuesta será obvia: un no rotundo”.

    Mason, redactor jefe de Economía de Channel 4 News y habitual en las páginas de The Guardian, hace suyas las ideas del economista estadounidense Jeremy Rifkin, que en La sociedad de coste marginal cero (Paidós, 2014) predecía un mundo en el que muchos productos y servicios de nuestro día a día serán gratuitos o casi gratuitos y el fin del trabajo tal y como lo conocemos. Las tecnologías de la información, dice Mason, corroen el sistema de precios sobre el que descansa el capitalismo desde el mismo momento en el que muchos bienes y servicios, desde la información hasta la energía, se pueden o se podrán consumir por muy poco. “La enciclopedia está en nuestro teléfono y la energía totalmente verde será realidad pronto. Eso no es ciencia ficción y es muy relevante”. Pocos vislumbran este futuro. “La existencia del tercer sector parece totalmente accidental respecto a la manera de pensar neoliberal; los economistas deben ponerse otras gafas para poder ver una parte de la realidad que no están viendo”.

    El capitalismo, dice, ha destacado siempre por su capacidad de adaptación, pero las tecnologías de la información hacen imposible una transformación más: “No crean productos más caros, sino más baratos e impiden a los trabajadores encontrar empleo en una industria tradicional en declive”.

    De triunfar algún día el modelo colaborativo, Mason advierte de que tendremos que acostumbrarnos a vivir en una sociedad no consumista, con todo lo que eso implica, pero deja claro que su teoría no se opone al mercado como concepto: “No hay ninguna razón para abolirlo por decreto siempre y cuando se acabe con los desequilibrios de poder básicos”. Aunque no escatima en elogios hacia partidos de izquierdas como Podemos y, sobre todo, Syriza, el autor británico rechaza cualquier retorno al socialismo clásico o a la socialdemocracia, sin renunciar a sus ideales. “No hay una vuelta atrás a los populismos rusos, a la socialdemocracia tradicional o a la Tercera Vía; mi punto de partida es otro”, relata. “Hay que mirar al futuro. Y en ese futuro, las ideas del socialismo utópico son hoy más posibles que nunca gracias a la evolución tecnológica”.

    “Estamos viviendo un momento crítico, en el que incluso las cosas más normales parecen revolucionarias”, dice. En sus gestos se percibe tanta indignación con la situación actual como preocupación por lo venidero. “Si continuamos deslizándonos hacia el estancamiento y la deflación y la élite global no entrega más estímulos, alguien va a buscar una salida al estilo de los años 30, en la que los países simplemente adoptan soluciones nacionalistas”, pronostica.

    Ese renacimiento de los nacionalismos de mediados del siglo pasado lo estamos viendo, afirma, en la “alta probabilidad” de que se produzca el Brexit (la salida de Reino Unido de la UE). También en el surgimiento de dos outsiders políticos en Estados Unidos —el populista de derechas Donald Trump y el izquierdista Bernie Sanders— e incluso en el colapso de Schengen. “Podemos estar a semanas de su colapso”, proyecta.

    ¿Qué nos indica todo esto? “Que necesitamos una nueva forma de pensamiento radical que tiene que trascender los partidos radicales”, dispara. “[Franklin D.] Roosevelt pertenecía a las élites, pero tiró a la basura toda la doctrina y adoptó una solución antiausteridad que salvó a EE UU del colapso”. Llevando su ejemplo a nuestro tiempo, en el que hasta la OCDE —una suerte de think tank de la treintena de países más ricos del mundo— alerta de la “debilidad” del crecimiento económico durante las cinco próximas décadas, Mason exhorta a los Gobiernos occidentales a repensar su modo de actuación durante la crisis. Pero va más allá: reclama una “politización y democratización” de la política monetaria, el principal mecanismo puesto en marcha por las grandes potencias para salir del hoyo; apela a una quita generalizada de deuda pública; incide en la necesidad de cerrar las vías por las que las grandes corporaciones eluden sus obligaciones fiscales; pide la creación de una renta básica universal que garantice un mínimo vital para todos los ciudadanos y, sobre todo, reivindica que los Gobiernos dispongan un esquema que incentive las cooperativas en detrimento de las estructuras empresariales clásicas.

    Paul Mason: Capitalismo: luces y (muchas) sombras | Economía | EL PAÍS
    Pues habría que leer el libro pero ya había escuchado algunos argumentos, en especial sobre lo "gratis" de la tecnología y este es un concepto que merecería aclarar.

    En primer lugar, la tecnología requiere mucho tiempo, dinero y recurso humano capacitado así que por definición no se puede ofrecer a cambio de nada ni se puede sostener el modelo de desarrollo sin tener ingresos de alguna especie que lleguen directamente al desarrollador. Lo que se hace en nuestros días es transferir la recuperación de la inversión y la obtención de utilidades pues, aunque en efecto no se paga por muchas apps y diversos servicios, en todas esas páginas hay publicidad y cada vez que alguien ingresa y compra entonces el sitio web recibe ingresos.

    Así pues, yo desarrollo un producto en línea, lo pongo gratis y le dejo publicidad o conecto mi producto con la página o los servicios de alguien más -que no son gratis- y este a su vez cobra y me paga a mí, de modo que yo recupero mi inversión a través de los ingresos de alguien más. Por supuesto, esto depende de una cuestión de volumen: en mi sitio web solo una pequeña fracción de quienes entran van a ver también la publicidad y de ellos menos todavía van a comprar o a ir a los vínculos con otros sitios pero si el volumen total es grande entonces los ingresos finales serán sustanciales.

    Por otro lado, la tecnología siempre ha ido bajando de precio conforme se logran incrementos en las economías de escala al desarrollar mejores procesos que hagan crecer la productividad así que no es nada nuevo y de las pocas cosas que se escapan a este modelo (y esto dentro de ciertos límites) son las armas. Ya sucedió con los telares y el acero en la revolución industrial, ocurrió con el automóvil y el radio de transistores a mediados del siglo XX, hoy con los celulares y los SmarTV y mañana serán las fuentes de energía y los dispositivos de cuidado de la salud. Eso se llama tecnologías disruptivas.

    Ahora bien, lo que pasa es que una cosa son los productos informáticos y otra cosa son los físicos: los primeros podrán ser muy interesantes pero sin los segundos no hacen absolutamente nada y sin la publicidad para comprar ollas y jabones entonces no se recupera la inversión y tenés que empezar a cobrar por ellos. A lo que el autor probablemente se refiere es que la industria manufacturera de los países desarrollados está en declive pero esto solo es culpa de ellos mismos -y en esto acierta al criticar al neoliberalismo- pero no afecta a todos los países por igual.

    El mayor ejemplo de esto es Alemania, que todavía al día de hoy es el tercer o cuarto mayor exportador de bienes manufacturados (con menos de 82 millones de habitantes) a pesar de que además está invirtiendo fuertemente en tecnologías de información. Para mí esto se debe a que en Alemania no se entendió el tema de tecnologías de información vs. bienes terminados "en vez de" como en Estados Unidos o UK -y por ello estos enviaron sus fábricas al extranjero- sino "además de" y como resultado tiene una economía real mucho más sólida y saludable.

    Saludos

    Dejar un comentario:


  • Jhr cronos
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Lo chulo es que dice que los están comprando bancos españoles. Sin embargo también los españoles estaban muy mal... hasta que crearon no sé qué de "banco malo", y no se cuanto de Bankia, y dijeron "esto le damos al pueblo por rescatarnos", y resultó que era muchísima basura, que los representantes del pùeblo lo sabían pero lo traicionaron.
    Editado por última vez por Jhr cronos; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/7479-jhr-cronos en 06/03/16, 23:16:08.

    Dejar un comentario:


  • planeador
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Cuando un Banco se conduce con criterio de banquero y con honestidad, no hay forma posible de que tenga pérdidas. Utiliza un bien - el dinero - que no tiene que comprar - solo lo alquila a una tasa de interés baja (tasa pasiva) y lo presta a ese mismo bien a una tasa superior (tasa activa). La diferencia entre tasa pasiva y activa (spread), es una de las formas en que los Bancos ganan dinero. Pero hay muchas, básicamente las comisiones que las Entidades Financieras estás autorizadas a cobrar de sus clientes y en el caso de los grandes Bancos, las extraordinarias comisiones que cobran (al inversor y al tomador) por su intermediación en la colocación de capitales. Aveces suelen prestar otros servicios, como por ejemplo, el de Cajas de Seguridad.

    Con esto quiero decir que es absolutamente imposible no tener ganancias. Por supuesto con Gerenciamiento capacitado y que conozca sobre la materia y con un Directorio simplemente honesto.

    Cuando los Bancos pierden plata es simplemente porque detrás de ello hay negocios ruinosos fruto de la corrupción. No hay otra razón para que pierdan.

    Saludos

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    La debilidad de la banca portuguesa aboca a otra reordenación del sector

    EL PAÍS - JAVIER MARTÍN - Lisboa 6 MAR 2016 - 00:01 CET
    El Gobierno socialista de Portugal está preocupado por la situación del sector financiero del país. Lo admiten fuentes próximas al Ejecutivo. La banca pública supone por depósitos el 40% del mercado, pero el 93% de las pérdidas del sector. En un año, deberá aumentar capital en Caixa Geral y vender Novo Banco al precio que sea, como hizo con Banif en diciembre. A la vez, el país asiste a una concentración de la banca privada en manos extranjeras, principalmente españolas. Para afrontar el problema, se elaboran nuevas leyes y se ultiman operaciones corporativas en una nueva reordenación del sector

    El problema de los bancos portugueses, cree Maria Cabanyes, vicepresidenta sénior de Moody’s, es la cantidad de préstamos problemáticos que siguen aflorando. En 2008, el sector acumulaba un 2% de créditos fallidos; en 2015, el 13%. Este es un problema portugués. Pero también hay uno europeo: los bajos márgenes de rentabilidad en el negocio. El último banco español llegado a Portugal, Bankinter, no esconde las incertidumbres. “El sector financiero portugués afronta un exceso de capacidad, problemas de solvencia, necesidades de capital, caída de la rentabilidad, presión de los márgenes, lo que derivará en un profundo proceso de reestructuración y consolidación”, dice José Luis Vega, que dirige la integración de Bankinter en Portugal.

    En el caso de la reestructuración de la banca española, Europa puso para el rescate una bolsa de 100.000 millones, de los que se utilizó el 40%; en Portugal se ha empleado el 50%, aunque de un presupuesto menor, de 12.000 millones.



    Más problemas

    El neófito Gobierno socialista ha heredado deberes que tenían que haber sido resueltos por el anterior Ejecutivo de centro derecha. Ahí están las ventas de Novo Banco y de Banif, donde el Estado tenía el 60,5%. En diciembre vendió Banif al Santander Totta por 150 millones pero libre de cargas, para lo cual el Estado tuvo que inyectar 2.255 millones (antes lo había capitalizado con 1.100). “Fue, sin duda, la solución más barata para el Estado”, señala uno de los protagonistas de la operación. Aún así, los socios parlamentarios del Gobierno, comunistas y Bloco de Esquerda, votaron en contra y la operación se salvó por el apoyo de los diputados de centro.

    El Estado se ha quitado de encima un problema, pero le quedan más: Caixa Geral de Depósitos, (CGD) primer banco del país y 100% público, necesita este año una ampliación de capital. Desde la crisis, el Estado le prestó 900 millones. No ha devuelto nada todavía. Lleva cinco años con resultados negativos. En total, más de 2.000 millones. En ese tiempo, la CGD hizo frente a 5.000 millones de créditos impagados.

    El ministro de Finanzas, Mário Centeno, ha confirmado que CGD seguirá siendo 100% pública, pero también que Novo Banco (NB) será vendido, pese a la oposición de los socios de izquierda del Gobierno. “La venta de NB es clave”, dice Cabanyes de Moody’s, “porque tiene implicaciones para el resto del sistema bancario”. La diferencia entre la inyección pública y lo recaudado subirá el déficit del Estado o saldrá del Fondo de Resolución de la Banca, lo que implicaría el hundimiento del sector.

    En 2014 Moody’s subió su calificación de la banca de negativo a estable, y ahora observa acontecimientos. Uno de ellos despertó su desconfianza: el Banco de Portugal decidió trasladar deuda sénior (casi 2.000 millones) de Novo Banco al banco malo Espírito Santo. Por un lado, la medida facilita la venta de NB; por otro, asustó a los inversores internacionales. “Fue inesperado, creó volatilidad en el mercado y tuvo un impacto, volviendo más restrictivo el acceso de los bancos portugueses al mercado”, opina Cabanyes.

    La directiva de Moody’s cree que la banca lusa necesita reforzar capital: “Están débiles en comparación con sus homólogos europeos, según nuestros cálculos”. Los cálculos de la agencia no son los del regulador portugués. La diferencia está en la consideración que la Comisión Europea hace de los créditos fiscales y la que hace el Banco de Portugal.

    La venta de Novo Banco

    Así como se promueve el fin del límite del derecho de votos en casos de opas, Centeno también plantea regularizar los activos por impuestos diferidos con las normas europeas para prevenir contratiempos. El anterior Gobierno permitió que esos créditos fiscales contribuyesen a las ratios de capital de los bancos; sin embargo, la CE, más pronto que tarde, va a considerarlos una ayuda ilegal, en cuyo caso las entidades financieras —sobre todo, el NB— deberán reforzar su capital.

    Y en este panorama, el Gobierno se debe desprender de Novo Banco. Desaparecidos los chinos por su crisis, los favoritos para la adjudicación son entidades españolas. Si se recela de que la mayoría de la banca portuguesa acabe en manos extranjeras, aún más que sea casi exclusivamente española. La cuota de la banca española en Portugal era del 16% en 2014, del 20% el pasado año y en este alcanzará, si se confirma la opa de Caixabank sobre BPI, en el 30%. Su presencia aún es más importante si se observa que concentraría el 67% de los beneficios del sector en el pasado año.

    Bankinter ha sido el último banco español en apostar por Portugal. El pasado otoño compró toda la red de Barclays, 84 oficinas con un millar de empleados y 177.000 clientes. Bankinter aspira a duplicar su cuota de mercado en banca privada y banca personal. El momento que vive el sector financiero portugués no asusta a su directivo José Luis Vega: “Es una coyuntura que guarda bastantes similitudes a la vivida en España en los últimos años. Estamos convencidos de que la difícil situación por la que atraviesa el sector más que un desafío es una oportunidad”.

    La debilidad de la banca portuguesa aboca a otra reordenación del sector | Economía | EL PAÍS

    Dejar un comentario:


  • Assali
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    Argentina, es receptora y acogedora tradicional de extranjeros, de hecho existe una comunidad de sirios muy importante.

    El asunto es que esa gente venga por su propia voluntad, no que no nos sea enviada por la UE, por ej. el Sr. Hollande, pues nos puede ocurrir lo mismo que a USA con los Marielitos, o lo que ya paso con los laosianos.

    Dejar un comentario:


  • Jhr cronos
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    El plan que fracasó

    La UE aseguró a las autoridades de Grecia e Italia, que reciben una cantidad récord de refugiados, que obtendrán el apoyo de otros países del bloque, los cuales incrementarán los cupos de alojamiento. Sin embargo solo 600 de 160.000 personas recibieron el estatus de refugiado en otros países de la UE. Finlandia, que muy a menudo es acusado de neonazismo, acogió a 140 refugiados como máximo, Francia a 135, mientras que Alemania, el principal promotor de la llamada 'Wilkommenpolitik' ('política de puertas abiertas', en alemán), concedió el estatus solamente a 51 personas.
    Señores, más refugiados acogió Perú (haitianos) que muchos de esos países europeos. Y no somos ricos. Ni los bombardeamos.

    Brasil también ha recibido más haitianos legalmente, por miles, que la mayoría de esos países europeos. Y ha acogido unos 2000 sirios

    ¡Argentina aceptó más sirios que Alemania!

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    El capitalismo ya no da más de sí

    El periodista británico Paul Mason analiza los excesos del neoliberalismo en su obra 'Postcapitalismo, hacia un nuevo futuro'

    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	1456773463_063944_1456773587_noticia_normal_recorte1.jpg
Visitas:	1
Size:	229,4 KB
ID:	611287

    EL PAÍS - IGNACIO FARIZA Madrid 447.
    “La época dorada del capitalismo ya es historia en el mundo desarrollado y en no muchas décadas lo será también en el resto de países”. Bajo esta premisa el periodista británico Paul Mason (Leigh, 1960) plantea en su último libro, Postcapitalismo, hacia un nuevo futuro (Editorial Paidós), una opción “más justa y más solidaria” que descansa sobre la abundancia tecnológica del último cuarto de siglo. Como alternativa, desgrana en una entrevista con EL PAÍS las ideas fuerza de su postcapitalismo, un modelo en el que predomina lo cooperativo en detrimento del Estado y las empresas. “Estamos ante una disyuntiva clara: un modelo colaborativo o un futuro distópico, una especie de feudalismo tecnológico en el que se multiplicaría la desigualdad”.

    Profuso en palabras y entusiasta con la idea que estos días pasea por medio mundo, Mason reconoce que el capitalismo ha propiciado la mayor oleada de desarrollo jamás vista, pero critica frontalmente el status quo actual. “Es el momento de que las élites, tanto económicas como académicas, se pregunten si de verdad funciona el neoliberalismo. Si lo hacen, la respuesta será obvia: un no rotundo”.

    Mason, redactor jefe de Economía de Channel 4 News y habitual en las páginas de The Guardian, hace suyas las ideas del economista estadounidense Jeremy Rifkin, que en La sociedad de coste marginal cero (Paidós, 2014) predecía un mundo en el que muchos productos y servicios de nuestro día a día serán gratuitos o casi gratuitos y el fin del trabajo tal y como lo conocemos. Las tecnologías de la información, dice Mason, corroen el sistema de precios sobre el que descansa el capitalismo desde el mismo momento en el que muchos bienes y servicios, desde la información hasta la energía, se pueden o se podrán consumir por muy poco. “La enciclopedia está en nuestro teléfono y la energía totalmente verde será realidad pronto. Eso no es ciencia ficción y es muy relevante”. Pocos vislumbran este futuro. “La existencia del tercer sector parece totalmente accidental respecto a la manera de pensar neoliberal; los economistas deben ponerse otras gafas para poder ver una parte de la realidad que no están viendo”.

    El capitalismo, dice, ha destacado siempre por su capacidad de adaptación, pero las tecnologías de la información hacen imposible una transformación más: “No crean productos más caros, sino más baratos e impiden a los trabajadores encontrar empleo en una industria tradicional en declive”.

    De triunfar algún día el modelo colaborativo, Mason advierte de que tendremos que acostumbrarnos a vivir en una sociedad no consumista, con todo lo que eso implica, pero deja claro que su teoría no se opone al mercado como concepto: “No hay ninguna razón para abolirlo por decreto siempre y cuando se acabe con los desequilibrios de poder básicos”. Aunque no escatima en elogios hacia partidos de izquierdas como Podemos y, sobre todo, Syriza, el autor británico rechaza cualquier retorno al socialismo clásico o a la socialdemocracia, sin renunciar a sus ideales. “No hay una vuelta atrás a los populismos rusos, a la socialdemocracia tradicional o a la Tercera Vía; mi punto de partida es otro”, relata. “Hay que mirar al futuro. Y en ese futuro, las ideas del socialismo utópico son hoy más posibles que nunca gracias a la evolución tecnológica”.

    “Estamos viviendo un momento crítico, en el que incluso las cosas más normales parecen revolucionarias”, dice. En sus gestos se percibe tanta indignación con la situación actual como preocupación por lo venidero. “Si continuamos deslizándonos hacia el estancamiento y la deflación y la élite global no entrega más estímulos, alguien va a buscar una salida al estilo de los años 30, en la que los países simplemente adoptan soluciones nacionalistas”, pronostica.

    Ese renacimiento de los nacionalismos de mediados del siglo pasado lo estamos viendo, afirma, en la “alta probabilidad” de que se produzca el Brexit (la salida de Reino Unido de la UE). También en el surgimiento de dos outsiders políticos en Estados Unidos —el populista de derechas Donald Trump y el izquierdista Bernie Sanders— e incluso en el colapso de Schengen. “Podemos estar a semanas de su colapso”, proyecta.

    ¿Qué nos indica todo esto? “Que necesitamos una nueva forma de pensamiento radical que tiene que trascender los partidos radicales”, dispara. “[Franklin D.] Roosevelt pertenecía a las élites, pero tiró a la basura toda la doctrina y adoptó una solución antiausteridad que salvó a EE UU del colapso”. Llevando su ejemplo a nuestro tiempo, en el que hasta la OCDE —una suerte de think tank de la treintena de países más ricos del mundo— alerta de la “debilidad” del crecimiento económico durante las cinco próximas décadas, Mason exhorta a los Gobiernos occidentales a repensar su modo de actuación durante la crisis. Pero va más allá: reclama una “politización y democratización” de la política monetaria, el principal mecanismo puesto en marcha por las grandes potencias para salir del hoyo; apela a una quita generalizada de deuda pública; incide en la necesidad de cerrar las vías por las que las grandes corporaciones eluden sus obligaciones fiscales; pide la creación de una renta básica universal que garantice un mínimo vital para todos los ciudadanos y, sobre todo, reivindica que los Gobiernos dispongan un esquema que incentive las cooperativas en detrimento de las estructuras empresariales clásicas.

    Paul Mason: Capitalismo: luces y (muchas) sombras | Economía | EL PAÍS

    Dejar un comentario:


  • jalil
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    La complejidad de la crisis migratoria en la UE explicada en una sola y simple imagen
    Publicado: 1 mar 2016 11:13 GMT | Última actualización: 1 mar 2016 11:48 GMT

    Aunque el número de refugiados ha disminuido por quinto mes consecutivo, esto no significa que la crisis migratoria de la UE haya llegado a su fin.

    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	refugiados.jpg
Visitas:	1
Size:	75,9 KB
ID:	611273
    Dimitris Michalakis / Reuters

    Los líderes del Viejo Continente se reunirán el 7 de marzo una vez más para discutir posibles soluciones a la crisis migratoria que enfrenta ahora la UE.

    El año pasado un millón de refugiados de Oriente Medio y los países de África arribaron a Europa. Durante los dos primeros meses del año en curso llegaron unos 110.000 más. En el transcurso de la cumbre los políticos intentarán ayudar a Grecia, que recibe a la mayoría de los refugiados, a reactivar el plan de alojamiento y hacer que Turquía detenga el flujo.

    Siguen llegando

    En febrero de este año la UE acogió a 44.000 personas. En comparación con octubre del año pasado, cuando llegaron 220.000, puede parecer que la tensión se atenuó. Pero, al echar un vistazo a las estadísticas de febrero del 2015 con sus 7.000 refugiados, resulta que el flujo migratorio todavía sobrepasa los datos del año pasado unas 6,5 veces.

    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	refugiados1.jpg
Visitas:	1
Size:	74,0 KB
ID:	611274
    Tiendas de campaña en un campamento de refugiados procedentes de Irak, Irán y Siria cerca de Calais, Francia, 3 de febrero de 2016. Bélgica derogará temporalmente el acuerdo Schengen tras los temores de caos en la ciudad de Calais

    El plan que fracasó


    La UE aseguró a las autoridades de Grecia e Italia, que reciben una cantidad récord de refugiados, que obtendrán el apoyo de otros países del bloque, los cuales incrementarán los cupos de alojamiento. Sin embargo solo 600 de 160.000 personas recibieron el estatus de refugiado en otros países de la UE. Finlandia, que muy a menudo es acusado de neonazismo, acogió a 140 refugiados como máximo, Francia a 135, mientras que Alemania, el principal promotor de la llamada 'Wilkommenpolitik' ('política de puertas abiertas', en alemán), concedió el estatus solamente a 51 personas.

    Alambre de espino, más eficaz que el humanismo

    Unas 1.700 personas llegaron diariamente a Grecia este febrero y casi ningún país europeo recibió menos de 1.500 refugiados. Solo a Hungría llegaron 60 personas, lo que se explica por la aplicación de una política migratoria muy dura. Al arribar al país unos 10.000 migrantes en septiembre del 2015, el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, ordenó construir un doble muro en la frontera con Serbia y Croacia, y los refugiados que alcanzaron el territorio húngaro a pesar del muro fueron recibidos con gases lacrimógenos. Como demuestra la estadística, ese tipo de medidas restrictivas resultan más eficaces que las negociaciones sin fin en Bruselas.

    http://https://actualidad.rt.com/act...ugiados-imagen

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    Re: Los problemas en Europa

    La libra esterlina se desploma por la incertidumbre sobre el ‘Brexit’

    La divisa cae tras las declaraciones de Boris Johnson, que apoyará la salida de Reino Unido de la UE

    EL PAÍS - PABLO GUIMÓN - Londres 22 FEB 2016 - 21:26 CET
    Habló Boris Johnson y no subió el pan, pero sí bajó la libra. La divisa británica sufrió este lunes un desplome histórico, después de que el alcalde de Londres sacudiera la campaña al anunciar que votará por abandonar la UE. La agencia Moody’s señaló que el coste económico para Reino Unido de salir del club supera al beneficio y que el Brexit podría afectar a la calificación crediticia del país. La economía entraba con fuerza en la campaña el día en que David Cameron advertía en el Parlamento de que la decisión que se tome el 23 de junio será “irreversible”.

    El riesgo de que Reino Unido abandone la UE, que los inversores consideran mayor desde que el alcalde Boris Johnson anunció que respalda esa opción, dejó este lunes a la libra esterlina temblando. La cotización de la divisa frente al dólar sufrió su peor sesión desde la crisis financiera, hundiéndose hasta niveles no vistos desde marzo de 2009 (1,415 dólares). La libra perdió en un solo día un 1,79% frente al billete verde y un 0,81% frente al euro.

    La jornada confirma los temores de que, incluso antes de conocerse el desenlace del referéndum, la incertidumbre sobre el mismo podría afectar a los mercados. Los sondeos, hasta la fecha, tienden a dar una ligera ventaja a la opción de permanecer en el club comunitario, y ese es el principal escenario que manejan las empresas. Pero la toma de posición del alcalde Johnson ya ha hecho que el banco de inversión Citi, por ejemplo, suba de un 20%-30% a un 30%-40% la probabilidad de que Reino Unido abandone la UE.

    A la presión sobre la libra se añadía la advertencia, realizada también este lunes por la agencia de calificación crediticia Moody’s, de que una salida de Reino Unido de la UE podría subir el coste del endeudamiento del Estado británico. Moody’s se suma así a sus rivales Fitch y Standard & Poor’s, que ya habían advertido en los meses pasados de los riesgos económicos del Brexit.

    Para Moody’s, que califica la solvencia de los países, el coste económico de salir de la UE superaría los beneficios para Reino Unido, y tanto las exportaciones como las inversiones podrían sufrir. La agencia advierte, además, contra los peligros del incierto y potencialmente largo periodo de negociación de las nuevas relaciones comerciales de Reino Unido, que se abriría después de un eventual triunfo del Brexit en el referéndum convocado para el 23 de junio.

    Con el ruido de fondo del desplome de la libra, el primer ministro David Cameron acudía por la tarde al Parlamento para explicar los términos del acuerdo alcanzado la noche del viernes en Bruselas y para defender que, sobre esa nueva base, el futuro del país será mejor en la UE. Cameron dedicó sus comentarios más afilados a desmontar los argumentos con los que Johnson defendía, en su columna de este lunes en The Daily Telegraph, su decisión de hacer campaña por el Brexit.

    En su artículo, el alcalde apuntaba que una victoria de la opción de salir de la UE podría ejercer presión a Bruselas para acceder a más demandas de Londres. “Solo hay una manera de obtener el cambio que necesitamos y esa manera es votar por abandonar la UE”, escribía el alcalde, “porque toda la historia de la UE dice que solo escuchan de verdad a una población cuando esta dice no”.

    “Se ha mencionado la idea de que, si el país vota por irse, podrá haber una segunda negociación y quizás otro referéndum”, respondió Cameron. “No me extenderé en la ironía de que haya quien quiera utilizar su voto por abandonar la UE para permanecer en ella. Esa idea ignora los más profundos puntos de la democracia, la diplomacia y la legalidad”.

    Un divorcio por amor

    “Conozco a muchas parejas que han comenzado los trámites del divorcio” añadió Cameron, “pero a ninguna que lo haya hecho con el objeto de renovar sus votos matrimoniales”. A la misma metáfora recurría este lunes una alta fuente europea cuando confirmaba a EL PAÍS que, en caso de un voto por salir de la UE, no se hablará de un nuevo acuerdo sino de “los términos del divorcio”. Bruselas quiere dejar claro que la salida nunca será un ariete para un acuerdo mejor.

    El tono de las respuestas de Cameron a Johnson marca la escalada en la rivalidad de los dos políticos, amigos desde que coincidieron en la elitista escuela de Eton, y que han terminado por abanderar uno y otro bando de la campaña. La traición de Johnson ha sido un duro golpe para el primer ministro, sabedor de que su influencia entre los indecisos puede ser determinante. Nadie tiene al alcalde de Londres por un euroescéptico de la línea dura y muchos ven, en su decisión, un cálculo estratégico para perseguir su objetivo político de suceder al primer ministro en 2020. Además de Johnson, seis miembros del Gabinete y más de un centenar de los 330 diputados conservadores desafiarán al primer ministro en el referéndum. La guerra en el partido es un microcosmos de la fractura que divide al país.

    DUDAS EN LOS MERCADOS

    Mercado de divisas. La libra esterlina cayó este lunes a su nivel más bajo con respecto al dólar desde marzo de 2009. Perdió 1,79% de su valor, hasta intercambiarse por 1,415 billetes verdes.

    Con respecto al euro se mantiene por encima de sus mínimos del mes, en 1,284.

    Aviso de las calificadoras. Las agencias Moody’s y Fitch alertaron del impacto negativo que supondría una salida de la UE para la calificación de riesgo de la deuda soberana de Reino Unido.

    Dejar un comentario:

Trabajando...
X