Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Los problemas en Europa

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Argentino bisnieto de Mussolini, quiere darle alas al fascismo en Europa


    Nacido en Argentina en 1968.


    ROMA.- Soplan vientos de derecha en Italia , que en junio del año pasado dio a luz el primer gobierno populista de Europa. La xenófoba Liga de Matteo Salvini, en el poder junto al antisistema Movimiento Cinco Estrellas, se ha vuelto el partido más popular y se apresta a arrasar en las elecciones europeas de mayo próximo. Y la figura de Benito Mussolini, il Duce, parece volver a tener vigencia. Hace discutir (sobre todo en las redes sociales), estimula a escritores que retomando al padre del fascismo dan a luz fenómenos editoriales y es aprovechada por grupos políticos aún seducidos por un período histórico nefasto, que sigue siendo una herida abierta.

    Giorgia Meloni, líder de Fratelli d'Italia (Hermanos de Italia), un partido de derecha, presentó ayer con bombos y platillos a un "nuevo Mussolini" como candidato para las próximas elecciones para renovar el Parlamento Europeo, del 26 de mayo próximo. Se trata de Caio Giulio Cesare Mussolini, bisnieto del dictador fascista (con nombre marcadamente ligado al Imperio Romano), que debutará en política a los 50 años. Nacido en la Argentina, exoficial de la Marina y exfuncionario de Finmeccanica, coloso industrial estatal italiano, Mussolini dijo "ser un patriota" que apunta a dar su aporte para la "reconquista de la soberanía" de Italia y para la protección del país y de la familia. Apareció junto a Meloni en un video realizado delante del denominado Coliseo cuadrado, edificio emblemático de la arquitectura fascista romana.


    Caio Giulio Cesare -nieto de Vittorio, hijo de Benito-, será el tercer Mussolini que se mete en la arena política después de Alessandra (varias veces diputada en el Parlamento italiano con partidos de derecha) y su hermana Rachele (consejera comunal en esta capital), ambas hijas de Romano Mussolini, cuarto hijo del Duce. Hoy Caio Giulio Cesare, hasta ahora desconocido, se peleó con Facebook porque le ocultó su perfil, algo que consideró una "discriminación por portación de apellido" y motivo para presentar una denuncia penal.

    "Nací en la Argentina en 1968. Pasé mi infancia y adolescencia entre Italia y Venezuela, donde me gradué", dice en su perfil de Facebook.

    https://www.lanacion.com.ar/el-mundo...las-nid2236341

    Comentario


    • LA TORMENTA PERFECTA RODEA A EUROPA

      No se distraigan con el Brexit: ojo al cinturón explosivo alrededor de Europa


      La UE afronta el grave reto de encarar con cohesión y eficacia los conflictos en el Sahel y Libia, la revolución argelina, el golpe en Sudán, el malestar en los Balcanes y un complicado trance político en Ucrania



      Decenas de argelinos protestan en Argel contra el nuevo Gobierno interino del país tras la dimisión de Abdelaziz Bouteflika. (MOHAMED MESSARA - EFE)

      EL PAÍS - ANDREA RIZZI - 13 ABR 2019 - 07:16 CEST


      Mientras el flanco noroccidental –Brexit- casi monopoliza las miradas de la UE desde hace tres años, las nubes se adensan oscuras en sus flancos Sur y Este. El persistente conflicto en el Sahel, la renovada belicosidad en Libia, la revolución argelina de incierto futuro y el golpe en Sudán conforman un escenario explosivo en el Sur. En el Este, múltiples y prolongadas protestas muestran el descontento de los ciudadanos balcánicos, mientras Ucrania afronta un trance político lleno de incógnitas con la posible victoria de un cómico en las presidenciales. La UE no tiene varitas mágicas ante este escenario turbulento y grávido de consecuencias, pero sí capacidad de influencia en su vecindario. Esta se potencia con ideas claras y unidad. Desafortunadamente, en varios frentes se notan titubeos o división. A continuación, una sintética radiografía.

      FLANCO SUR

      Libia.

      La escalada bélica en Libia vuelve a poner el foco en la división en el seno de la UE en este dossier. Italia y Francia llevan años sumidas en una abierta competencia para liderar la gestión de la crisis. Ambas tienen intereses petroleros en Libia. Roma, antigua metrópolis colonial, ha apostado por el respaldo al Gobierno instalado en Trípoli y concentra sus intereses en la cuestión migratoria y en la región tripolitana. Italia ha sellado opacos acuerdos bilaterales para lograr frenar el flujo migratorio. Sin llegar a romper nunca con la posición común europea, París ha cultivado, en cambio, una fluida relación con el general Hafter al mando en el este del país. Francia observa con mucho interés la región oriental de Cirenaica y la de Fezzan, en el suroeste, por su relevancia en el cuadro estratégico de la colindante región del Sahel, donde París tiene una operación militar antiterrorista desplegada desde 2013. En este frente la UE ha sido ineficaz, y sus fricciones internas son patentes incluso en estas dramáticas horas, como ha demostrado la complicada gestación de un simple comunicado común sobre la ofensiva de Hafter.

      Sahel.

      Esta región es fuente de inquietud para Europa. Los múltiples conflictos sobrepuestos, de carácter terrorista o tribal, causan terribles daños a los civiles y provocan grandes movimientos poblacionales. En lugar de amainar, parecen cobrar intensidad. Según los datos del centro de investigación The Armed Conflict Location & Event Data (ACLED), en la región fueron asesinadas entre noviembre de 2018 y marzo de este año 4.776 personas, un 46% más que en el mismo periodo del año anterior. La ONU estima que solo en Malí hay 260.000 desplazados internos y tres millones de personas necesitadas de asistencia. Francia mantiene unos 4.500 militares desplegados en la zona, y cuenta con el apoyo logístico de Alemania, Reino Unido y España. Pero este es muy limitado. En este apartado, la UE ha incrementado paulatinamente su implicación, contribuye a impulsar el desarrollo de los marcos legales e institucionales de los países de la región y ha profundizado su presencia política y diplomática. Pero claramente está lejos de propiciar soluciones eficaces y definitivas.

      Argelia y Sudán.

      Los terremotos políticos en estos dos países son seísmos de primera magnitud por el tamaño y la relevancia estratégica de ambos. En estos novedosos frentes, la UE tiene el gran reto de articular con rapidez posiciones comunes que, sin injerencias, propicien transiciones pacíficas hacia horizontes democráticos.

      FLANCO ESTE

      Balcanes.

      La UE también debería observar con atención las múltiples y persistentes protestas que han agitado varios países de la tierra de la sangre y la miel. Se trata obviamente de un desafío mucho menos intenso y explosivo del que presenta el flanco sur, pero no por ello despreciable. Las protestas, igual que el constante goteo migratorio, reflejan la honda insatisfacción de muchos eslavos del sur ante las situaciones político/económicas en las que viven. La UE se mantiene sustancialmente unida en una posición que busca amarrar estos países a su órbita, ralentizando sin embargo todo lo posible su entrada en el club. La fatiga de ampliación es bastante generalizada entre los Veintisiete. Sin embargo, detrás de esa posición común, hay diferentes sensibilidades, con Berlín aparentemente más propensa a privilegiar el interés estratégico en cuanto estos países alcancen estándares aceptables, y otros países que se muestran más consistentemente fríos y reacios a ello, entre ellos Francia y Holanda. La UE debe cuidar bien sus pasos para que no se vaya alimentando una bolsa de frustración y resentimiento en la panza balcánica fuera de su perímetro, que agrupa ahora a seis países y unos 18 millones de habitantes.

      Ucrania.

      La crisis de Ucrania anda camino de convertirse en otro conflicto congelado que se enquista como un tumor en el espacio post-soviético a las puertas de la UE. Pero no es sabio descartar rebrotes. El cómico Volodymyr Zelenskiy, una incógnita política absoluta, tiene claras posibilidades de ganar la presidencia en la segunda ronda de elecciones prevista para el 21 de abril. Zelenskiy viajó este viernes a París precisamente para intentar a darse a conocer mejor y explicar sus planes. Su contrincante, el presidente saliente Petro Poroshenko, también está de gira en Europa. Así que por un lado puede haber un viraje poco previsible en Kiev. Por el otro, un Vladímir Putin teóricamente en su último mandato con menguantes índices de popularidad en Moscú completa un escenario que aconseja no descartar nada. Recientes incidentes en el Mar Negro subrayan la volatilidad. En todo este dossier, la UE sí ha mantenido una apreciable unidad a lo largo de los años, con cohesión en materia de sanciones a Moscú que sin duda han sido un factor de contención. Pero el riesgo de fractura es elevado. Italia, en primer lugar, y otros, anhelan salir de la lógica de las sanciones a Rusia.


      https://elpais.com/internacional/201...50_521482.html

      Comentario


      • ¿Puede el agujero negro del Brexit engullir a la UE?

        Un análisis de la actualidad internacional a través de artículos publicados en medios globales seleccionados y comentados por la revista CTXT


        EL PAÍS - VICTORIA CARVAJAL - 13 ABR 2019 -


        La primera ministra británica Theresa May, el pasado miércoles en Bruselas. (REUTERS - YVES HERMAN)

        Los agujeros negros son astros con un campo de gravedad tan potente que nada, ni siquiera la luz, puede escapar de ellos. El Brexit es un poco como el astro cuya existencia predijo Alfred Einstein al elaborar con sólo 26 años su Teoría de la Relatividad, y ha sido confirmada esta semana con una revolucionaria fotografía. La observación directa de un astro hasta ahora invisible, sólo imaginado por la mente humana, y que está a una distancia de millones de años luz marca un hito en el conocimiento de la física y la astronomía.

        Nada tiene que ver el Brexit con la belleza de este hallazgo, pero sí con su capacidad de engullirlo todo, hasta el acusado sentido del ridículo del pueblo británico, como se ha visto en las últimas semanas. En el centro de los agujeros negros las leyes de la Física dejan de ser válidas. En el caso del proceso de salida del Reino Unido de la UE, muchas reglas, incluidas las de la Constitución británica no escrita, han saltado por los aires. Es la segunda prórroga que los 27 países miembros de la UE han decidido darle al Gobierno británico para que consiga que el Parlamento acepte el acuerdo de salida pactado con Bruselas y evitar una ruptura desordenada. Pero en la prolongación del agónico proceso de salida subyace un temor: que el Brexit acabe arrastrando también a la Unión Europea.

        En un momento en el que los principios fundacionales de la UE están amenazados por la probable irrupción con fuerza en el Parlamento de Estrasburgo de los partidos nacionalpopulistas y euroescépticos, la extensión del artículo 50 para retrasar la salida del Reino Unido hasta el 31 de octubre plantea varios retos, entre ellos algo tan extraño como la participación en las elecciones al Parlamento Europeo de un país que quiere irse de las instituciones europeas. Tom McTague los analiza en el digital Politico. Y cita un tweet del líder de los conservadores favorables a un Brexit duro, Jacob Rees-Mogg, en el que pedía a May que si la UE le extendía el plazo de negociación que sea “todo lo dura que pueda para castigar a Europa”. McTague se pregunta qué pasará si el Reino Unido se dedica vetar acuerdos y a debilitar sus instituciones en un intento de doblegar a Bruselas para conseguir un nuevo acuerdo. Y cita a un embajador ante la UE de uno de sus miembros de más peso: “¿Vamos a ser capaces de trabajar con eficacia en los próximos meses con un país que no está dispuesto a aceptar un acuerdo que ya está firmado?”




        Aunque los 27 han obtenido el compromiso de la primera ministra británica de no obstaculizar su funcionamiento, la principal preocupación es la capacidad de May de permanecer en el cargo. ¿Qué pasaría si fuera sustituida por Boris Johnson?, se pregunta The Economist.El más beligerante antieuropeísta de los brexiters es el candidato favorito de los tories para sustituir a May, cuya cabeza pide a gritos el ala más dura del partido, indignada por su gestión del Brexit y, sobre todo, por querer pactar con quien consideran el enemigo público número uno, Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista. Eso si la formación sobrevive unida hasta el congreso de octubre... Las encuestas sobre las elecciones europeas ratifican el batacazo de los conservadores (un 23% de los votos) en beneficio de los partidos más euroescépticos (juntos sumarían un 18%), que comparten el objetivo de debilitar a Europa. Los laboristas ganarían con un 37% de los votos.

        Para The Economist, “es obvio que Theresa May no está al mando de nada”. Ni del Parlamento, ni de su partido ni tan siquiera de su propio gabinete de ministros. Y dudan de que vaya a conseguir un acuerdo con Corbyn ni que logre el apoyo del Parlamento. ¿Habrá entonces una tercera prórroga? En la revista Prospect, Jonathan Lis cree que es posible que el Reino Unido no se vaya nunca de la UE. Salvado de momento el escenario de un Brexit duro y vista la flexibilidad de la UE para ayudar al Reino Unido, Lis cree que las negociaciones se prolongarán y que no hay que descartar ni una tercera extensión del plazo ni que las elecciones cambien las matemáticas del Parlamento británico y cobre fuerza la opción de un segundo referéndum. Así lo cree también el director de Opinión del Financial Times, Philip Stephens, que ve como una oportunidad el tiempo extra concedido: “El Reino Unido puede cambiar de opinión con respecto al Brexit. Los miembros del Parlamento pueden y deben acordar que cualquier acuerdo con los 27 sea sometido a votación popular. El país debe tener la oportunidad de votar lo que se le negó en 2016: elegir entre quedarse o el mejor acuerdo que el Parlamento considera disponible para sacar al Reino Unido de la UE”.

        El Brexit se toma un break, sí, pero esta vez la prórroga ha provocado algunas grietas en la hasta ahora unánime posición de los 27. Las diferencias entre la intransigente postura del francés Emmanuel Macron y la más tolerante de la alemana Angela Merkel, aireadas durante la reunión, pueden dificultar consensos futuros sobre la cuestión. Para el presidente francés, Europa necesita volcar todas sus energías en defender el modelo liberal frente al nacional populista que amenaza con asaltar las instituciones europeas y el Brexit es una interferencia. El que fuera director de The New York Review of Books, Ian Buruma, analiza en un artículo publicado por Project Syndicate las razones de la popularidad de estas fuerzas de extrema derecha.Quiere ir más allá de la explicación más extendida de que la globalización, los cambios tecnológicos y la desindustrialización ha hecho sentir a mucha gente que se quedaba atrás, abandonados por las élites liberales, y que por eso votan a los extremistas que les prometen que recuperarán el control de sus países (y de sus vidas).

        Para Buruma, que dimitió como editor de la prestigiosa publicación por publicar un polémico artículo que levantó ampollas en el movimiento #MeToo, este análisis puede ser válido en zonas industrialmente deprimidas de Europa o de EE UU, pero excluye los motivos de un gran número de votantes populistas bastante más prósperos, mayores de 50 y mayoritariamente blancos, que se sienten amenazados por el creciente poder de potencias no occidentales y la presencia cada vez mayor en sus sociedades de minorías no blancas.

        ¿Cómo explicar el éxito del nuevo partido de extrema derecha holandés, el Foro para la Democracia (FvD) que no existía hace tres años y en las últimas elecciones regionales obtuvo el 15%? Su líder es un dandi que se pasea en coches deportivos preocupado por la decadencia de la civilización occidental y convencido de que esta sólo puede ser salvada por un líder autoritario. ¿Por qué esta propuesta atrae a tanta gente en un país próspero y estable? Según el escritor, es una reacción a las élites progresistas, representadas en los partidos liberales y social demócratas, que se han arrogado la autoridad moral, la virtud, durante las últimas décadas. Han pasado de pelear por los derechos de los trabajadores a preocuparse por la discriminación racial, la igualdad de género y el cambio climático. “Los votantes de Trump, del Brexit o de FvD quieren hacerle un corte de mangas a esa política”.

        No sólo ocurre en Europa o Estados Unidos. La victoria de Benjamín Netanyahu en las elecciones generales de Israel confirma la tendencia al alza de los líderes ultra conservadores y autoritarios en el mundo. Eso sí, no lo hubiera conseguido sin la inestimable ayuda de otro líder populista, Donald Trump. El reconocimiento de Jerusalén como capital del país y de los ocupados Altos del Golán como parte del territorio israelí son, como cuenta en su editorial el diario libanés The Daily Star, los regalos de Trump a Netanyahu para asegurar su reelección, pese a los casos de corrupción que le acosan. Y de paso sentirse legitimado para seguir adelante con los planes anunciados durante la campaña: la anexión de parte del territorio de Cisjordania ocupado ahora por colonos ilegales israelíes. Lo que representa una nueva afrenta a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y una provocación en toda regla en la región.

        Pero no sólo es Trump su gran aliado. También lo es Vladímir Putin. Pese a su afinidad con Siria e Irán, los grandes enemigos de Israel en la zona, el líder ruso ha decidido apostar por Netanyahu en estas elecciones. Su gesto de apoyo: entregar los restos de un soldado israelí desaparecido desde la invasión del Líbano en 1982. Una entrega que no hubiera sido posible sin la colaboración (y claudicación) siria, por mucho que sus autoridades lo nieguen. “Además de condenar a Israel y a los EE UU, hay que vigilar a Putin, que está silenciosamente apoyando los intereses de Israel, incluso contra los de Siria y el Líbano, en un juego de suma cero en la región”, dice el editorial.









        .


        ¿Las razones para el apoyo de Putin? Según el diario israelí Haaretz, a Putin le interesa un líder nacionalista, antieuropeo y populista como Netanyahu. Alguien que en la guerra civil de Siria ha sido además capaz de legitimar la presencia rusa y apoyado la salida de las tropas estadounidenses. Para Netanyahu, reunirse con Putin en Moscú a escasos días de las elecciones y las importantes concesiones hechas por Trump le ha permitido presentarse al electorado como un líder capaz de manejar a dos grandes potencias con enorme influencia en la región: EE UU y Rusia.

        Para la región, la victoria de un líder que ha apostado por la división y la agresión no puede ser una buena noticia. En un duro editorial, The Washington Postcalifica a Netanyahu de demagogo peligroso. El diario considera que este ha cruzado todas las líneas rojas y que al declarar que Israel es un Estado sólo para los judíos destruye “la última esperanza para un acuerdo entre los israelíes y los palestinos”.

        https://elpais.com/internacional/201...04_195401.html
        Editado por última vez por Teodofredo; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/358-teodofredo en 14/04/2019, 03:59.

        Comentario


        • Pacificar Kosovo corrigiendo fronteras

          Kosovo exige que Serbia reconozca la independencia unilateral que proclamó en 2008

          EL MUNDO - FÁTIMA RUIZ - 15 NOV. 2018


          Un grupo de caminantes pasa ante un pintada con el mapa de Kosovo AFP


          El Kosovo independiente cumple diez años resucitando el eco de la limpieza étnica que en los 90 desangró los Balcanes y despertó a Europa del sueño de la paz eterna levantada sobre las cenizas de Auschwitz.

          El último gajo caído del racimo de la antigua Yugoslavia continúa en un semilimbo, al contar con el respaldo de 111 países -entre ellos el padrino americano que intervino por voluntad de Bill Clinton y mano de la OTAN para frenar la violencia decretada por Milosevic, y la mayoría de socios de la Unión Europea-, y el desdén de otros 80: la antigua madre patria, Serbia, su aliado ruso, China o España.

          Una década después de la euforia que la proclamación de soberanía trajo, los lodos económicos y políticos siguen encharcando el país más joven de Europa. Que continúa siendo también el más cojo económicamente, con el PIB por habitante más corto del continente y lúgubres perspectivas para una juventud que naufraga en el paro.

          El maná prometido al romper lazos con Serbia-que entre 1998 y 1999 se había aplicado en asfixiar las ansias separatistas al sur con una violencia que dejó miles de muertos y un millón de desplazados- no llega. Y el sueño de entrar en la UE requiere limpiar el territorio de la galopante corrupción -extendida ya cuando el territorio era un protectorado de la ONU, hasta 2008- y el crimen organizado.

          También pasa ese camino hacia Bruselas por acercar posturas con Belgrado. Por una «normalización» de relaciones que avanza a trompicones y juega con algunas ideas peligrosas, en una partida arbitrada por la Alta Representante de la UE, Federica Mogherini. Los presidentes serbio, Aleksander Vucic, y kosovar, Hashim Thaçi, lanzaron al aire en septiembre la propuesta de «corregir las fronteras» y hacer las paces sobre un Kosovo étnicamente albanés y una Serbia pura, que intercambiaran como fichas -o rehenes- a los 120.000 serbokosovares de Mitrovica, al norte, por los albaneses del valle de Presevo, al sur. Una solución práctica que levantó ampollas en la comunidad internacional. Merkel puso el grito en el cielo. Lo hizo el propio 'premier' kosovar, Rasmush Haradinaj, mencionando directamente la posibilidad de una guerra.

          El plan no sólo certificaría la defunción de unos Balcanes multiétnicos que al fin dejaran atrás la sangrienta locura que en los 90 convirtió al vecino en enemigo a barrer de la patria. También resucitaría los fantasmas de una Gran Albania o una Gran Serbia que incluyera a la República Sprska de Bosnia. «Mover las fronteras no resolverá las divisiones, las profundizará», advertía Paddy Ashdown, ex Alto Representante en Kosovo. «La paz sostenible sólo puede llegar cuando aprendamos a vivir en comunidades multiétnicas».

          Diez años después del divorcio unilateral, las hostilidades siguen, aunque sea por vía económica o diplomática. Prístina ha impuesto un arancel del 10% a los productos importados de Serbia, que Belgrado denuncia como una violación de los acuerdos comerciales. Y el pasado fin de semana no hubo tregua ni en el centenario de la Primera Guerra Mundial. El presidente serbio se quejaba de que su homólogo kosovar quedaba más lucido en la tribuna de autoridades. La reconciliación aún queda lejos.


          https://www.elmundo.es/internacional...0198b4601.html

          Comentario


          • La UE tomará represalias contra EE UU por las sanciones a empresas europeas en Cuba

            Mogherini advierte de que recurrirá a la Organización Mundial del Comercio y activará el Estatuto de Bloqueo

            EL PAÍS - LLUÍS PELLICER - Florencia Italia - 2 MAY 2019 -

            La Unión Europea tomará represalias para defender los derechos de sus empresas después de que Estados Unidos haya reactivado las sanciones contra compañías con inversiones en Cuba con la plena aplicación de la Ley Helms-Burton. La alta representante de Política Exterior y Defensa de la UE, Federica Mogherini, ha advertido este jueves de las consecuencias de esa decisión para las relaciones transatlánticas y de que la UE recurrirá a “todas las medidas adecuadas”, incluido el recurso a la Organización Mundial del Comercio (OMC) y el blindaje de sus compañías mediante el Estatuto de Bloqueo de la UE.

            Junto cuando la UE trata de rebajar tensiones con la negociación de un nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos, la Administración de Donald Trump ha optado por dar otro paso en la dirección opuesta. La legislación norteamericana amenaza especialmente los intereses de empresas españolas, sobre todo hoteleras, con actividad en Cuba. En un comunicado consensuado con los Veintiocho, Mogherini avisa a Estados Unidos que la decisión no solo “originará fricciones innecesarias” por los miles de pleitos que podrían plantearse, sino que también “debilita la confianza y la previsibilidad de la asociación transatlántica.

            La aplicación del Título III de la ley aprobada en 1996, recordó la jefa de la diplomacia europea, implica una “violación de los compromisos asumidos” entre Estados Unidos y la UE en 1997 y 1998. Esa disposición permite que los ciudadanos de origen cubano puedan reclamar ante la justicia norteamericana las propiedades que les fueron confiscadas tras la revolución de 1959. Muchas de ellas podrían estar hoy siendo usadas por inversores europeos. Y precisamente para no dinamitar las relaciones un socio de la envergadura de la UE, las sucesivas administraciones estadounidenses han impedido en las dos últimas décadas que ese capítulo de la ley Helms-Burtonentrara en vigor.
            .
            . Contactos con otros socios internacionales

            El mes pasado, la Comisión Europea ya remitió una carta al secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo, en la que le advertían de posibles denuncias ante la OMC y de que esa misma cascada de reclamaciones que puede darse en Estados Unidos puede reproducirse en el otro lado del Atlántico como mecanismo de defensa. El ministro de Exteriores de España, Josep Borrell, ya anticipó hace apenas una semana “una fase de extrema actividad litigiosa ante los tribunales de la OMC”. “La UE considera que la aplicación extraterritorial de medidas restrictivas unilaterales contraviene el Derecho internacional”, abundó Mogherini en el comunicado.

            Pero después de que Estados Unidos haya vuelto a tensar la cuerda, la UE también piensa desenfundar el llamado Estatuto de Bloqueo, que precisamente fue concebido para eludir las sanciones contra empresas europeas con presencia en la isla y que tuvo que ser actualizado cuando Trump decidió restablecer las sanciones contra Irán.

            El estatuto prohíbe a los residentes y empresas de la UE cumplir con una legislación extraterritorial a menos que sean autorizados por la Comisión Europea y permite a las compañías reclamar compensaciones por los daños y perjuicios derivados de esas normas de un tercer país. De forma paralela, la UE advirtió de que seguirá trabajando con otros socios internacionales, quien también “han manifestado su preocupación” por la aplicación de la ley.

            https://elpais.com/internacional/201...89_095900.html

            Comentario


            • ¿Y el Brexit??. Reino Unido participará en las elecciones de la UE

              La parálisis del Brexit obliga al Reino Unido a participar en las elecciones europeas

              El 'número dos' de May anuncia que los comicios se celebrarán el 23 de mayo

              EL PAÍS - RAFA DE MIGUEL - Londres 8 MAY 2019 -

              Un manifestante contrario al Brexit, este martes en Londres. - HENRY NICHOLLS - REUTERS

              El tiempo se le ha echado encima y Theresa May ya no ha podido sostener más la ficción de su estrategia. El Gobierno del Reino Unido ha reconocido este martes formalmente que tendrá que participar en las elecciones al Parlamento Europeo del próximo 23 de mayo. Las negociaciones con el Partido Laborista, recién reanudadas, no han producido aún ningún resultado. La primera ministra no tira la toalla y confía en poder sacar adelante su plan del Brexit antes de junio, para evitar que los eurodiputados elegidos lleguen a tomar posesión de sus escaños.

              “Dado el poco tiempo de que disponemos, lamentablemente no va a ser posible finalizar este proceso antes de la fecha legalmente establecida para las elecciones al Parlamento Europeo”, ha admitido David Liddington, el ministro de la oficina de la primera ministra y número dos efectivo de May. Downing Street había jugado desde que obtuvo de Bruselas la última prórroga del Brexit con la idea —mitad deseo, mitad reclamo para los euroescépticos— de que sería capaz de impedir que los británicos tuvieran que participar en los comicios europeos. Con el calendario en la mano, un principio de acuerdo con los laboristas que permitiera sacar adelante en el Parlamento el Acuerdo de Retirada a tiempo, hubiera evitado unas elecciones que se anticipan como la debacle definitiva para los conservadores. La primera señal llegó la semana pasada, cuando los tories perdieron cerca de 1.300 concejales en unas municipales desastrosas para el partido y que estuvieron fuertemente influidas por el torpe manejo del Brexit por parte del Gobierno. Todas las encuestas señalan como formación vencedora de las elecciones europeas al Partido del Brexit, recién creado por el ultranacionalista Nigel Farage.

              Este martes, Farage ha anunciado que su previsible victoria debería interpretarse como un mandato para que el Reino Unido salga de la UE sin ningún acuerdo, y ha exigido formar parte de la futura mesa negociadora. May apuesta toda su estrategia a alcanzar algún acuerdo con los laboristas. La última oferta que ha puesto sobre la mesa supone vincular de modo temporal al Reino Unido con la UE a través de una unión aduanera, hasta que se celebren nuevas elecciones generales. Los laboristas no lo consideran suficiente ni se acaban de fiar. Exigen lo que denominan una “cláusula anti-Boris” [en referencia al euroescéptico Boris Johson, uno de los favoritos a suceder a May], que asegure que lo acordado no pueda ser posteriormente anulado por otro líder conservador. “Ha llegado el momento de la verdad. El Gobierno debe decidir si va en serio a la hora de proponer cambios relevantes en su plan que permitan lograr una mayoría en la Cámara de los Comunes”, dijo ayer Keir Starmer, el jefe negociador laborista.

              El Gobierno, que controla la agenda parlamentaria, ya ha anticipado que retrasará a mediados o finales de julio la fecha de las vacaciones parlamentarias. Confía en poder sacar adelante el plan del Brexit antes del 1 de junio, y frenar de ese modo —a pesar de las dudas legales que genera un movimiento de esas características— la toma de posesión de sus escaños de los eurodiputados británicos que resulten elegidos. “Nos gustaría llegar a la situación en que los eurodiputados no lleguen a ocupar su puesto en el Parlamento Europeo. Es decir, acabar con todo este asunto antes del receso vacacional del Parlamento”, reconoció Liddington.

              Entre las filas conservadoras crece la irritación con la primera ministra, después de unos pésimos resultados en las municipales que nadie considera atribuibles a la falta de mérito de los candidatos sino al fiasco del Brexit. La primera ministra se reunió este martes de nuevo con Graham Brady, el jefe del poderoso Comité 1922, que reúne a todos los diputados sin cargo en el Gobierno. Su libertad de voto y su peso mayoritario les ha convertido en el principal enemigo de May. “Ha llegado el momento de que dimita”, ha asegurado Bill Cash, una de las voces antieuropeas más firmes; “debe dar una fecha concreta. Cuanto antes, mejor. Pero debe hacerse de un modo ordenado”. La mayoría de voces críticas con May quieren que haya una renovación de liderazgo el próximo otoño.


              https://elpais.com/internacional/201...44_936307.html

              Comentario


              • EJÉRCITO EUROPEO

                Europa apunta ya hacia un ejército común

                El proyecto militar se ha convertido en la próxima frontera del proceso de integración de la Unión Europea. La política de seguridad será clave para la próxima Comisión


                EL PAÍS - BERNARDO DE MIGUEL - Bruselas 11 MAY 2019


                La creación de un ejército común se ha convertido en la próxima frontera del proceso de integración europea, una iniciativa con una carga política y simbólica tan formidable como la del nacimiento del euro, la supresión de los controles fronterizos o el establecimiento del mercado único.

                Funcionarios y diplomáticos se devanan ya los sesos en Bruselas para dar con la terminología más adecuada para el nuevo proyecto, asustados por la tremenda repercusión política, interna e internacional, de un término como “ejército europeo”.

                Pero se llame como se llame, nadie duda de que el desarrollo de una política europea de defensa será el eje principal de la próxima Comisión Europea (2019-2024) y del Parlamento Europeo que surja de las urnas el próximo 26 de mayo. "Debemos tener grandes ambiciones", repite desde el inicio de la precampaña electoral el alemán Manfred Weber, candidato del Partido Popular Europeo (PPE) para suceder a Jean-Claude Juncker al frente de la Comisión Europea.

                Weber no alberga ninguna duda sobre la necesidad de completar la integración europea con un traje de campaña que hasta ahora se reservaba para los ejércitos nacionales. "Que no vuelva a haber una guerra en Europa es una idea fundamental. Hoy es impensable. Pero con un ejército europeo común sería definitivamente impensable", señaló Weber durante un reciente debate con los aspirantes de otros partidos a presidir la Comisión.

                La iniciativa cuenta con el apoyo sin ambages de Alemania y Francia, que sin esperar al resto de socios lanzaron en 2017 un proyecto común tan significativo y ambicioso como el Futuro Sistema de Combate Aéreo (FCAS, por sus siglas en inglés), llamado a sustituir los dos aviones de combate que compiten ahora en Europa (el Eurofighter y el francés Raffale).

                El efecto arrastre ya se ha producido y España se incorporaba al proyecto en febrero de este año "en igualdad de condiciones que Alemania y Francia", según aseguró la ministra de Defensa, Margarita Robles, al firmar en Bruselas la Carta de Intenciones de adhesión al plan junto a sus homólogas francesa, Florence Parly, y alemana, Ursula von der Leyen. Bélgica también está lista para participar

                El liderazgo industrial francoalemán, sin embargo, inquieta en Italia o España, donde empresas tecnológicas como Indra temen verse excluidas de la parte con mayor valor añadido de los proyectos para crear un avión (FCAS) o un tanque (MGCS, en inglés) comunes.

                La integración también levanta suspicacias políticas en países atlantistas como Holanda o el Reino Unido. Las trabas británicas a una defensa común parecían a punto de desaparecer con su salida de la UE. Pero el Brexit interruptus ha mantenido la incógnita sobre la capacidad de Londres para obstaculizar los avances. Y, en cualquier caso, la necesidad europea de seguir contando en el futuro con la capacidad militar del Reino Unido mantendrán la sombra de ese país sobre las iniciativas de integración.

                La militarización de la UE tampoco suscita unanimidad entre las familias políticas. El entusiasmo de los populares o de los liberales contrasta con la frialdad de los socialistas. "No quieren una política fiscal común pero sí un ejército, eso es contradictorio", acusa el candidato socialista Frans Timmermans. Y el rechazo es frontal entre los Verdes, un partido que, en función de los resultados, podría resultar imprescindible para conformar una mayoría parlamentaria proeuropea. "Me gustan los grandes sueños, pero si el único gran sueño europeo es un ejército...", cuestionaba la candidata ecologista, Ska Keller, durante el primer debate entre los aspirantes a presidir la Comisión, celebrado en el Instituto Universitario Europeo en Florencia.

                A pesar de las reticencias, entre ellas las de EE UU, la Comisión Europea saliente parte convencida de que ha dejado sentadas las bases para construir una Europa de la Defensa de un alcance y ambición sin precedentes en los 60 años de historia de la UE.

                La aparición de amenazas híbridas y transnacionales, desde los ciberataques hasta la posible manipulación de procesos electorales, ha reforzado a los partidarios de fusionar unas políticas de defensa cuyos recursos no solo parecen insuficientes sino también poco adaptados para hacer frente a un nuevo tipo de amenazas que desborda las fronteras tradicionales.

                El próximo período presupuestario de la UE (2021-2027) dotará al Fondo Europeo de Defensa con 13.000 millones de euros, destinados a potenciar la investigación y desarrollo en el terreno militar. Con la condición imprescindible para acceder a la financiación de que se trate de proyectos transnacionales en los que participen, al menos, tres empresas procedentes de tres países diferentes.

                El capítulo de defensa también drenará recursos de los fondos comunitarios para redes de transporte. En concreto, se reservarán 6.500 millones de euros durante el próximo período para infraestructuras adecuadas para facilitar la movilidad de material militar, uno de los grandes desafíos logísticos en el continente tanto para la OTAN como para los ejércitos nacionales. En total, la partida militar supondrá el 1,5% del presupuesto comunitario, según el cálculo del centro de estudios de la Comisión (el EPSC, en sus siglas en inglés). Una cantidad muy significativa si se tiene en cuenta que hasta la presente legislatura era tabú destinar un solo euro de la UE a gastos relacionados con armamento.

                El objetivo, insiste la Comisión, no es gastar más en defensa sino aprovechar mejor los recursos. "Contrariamente a lo que se piensa habitualmente, Europa es el continente que más invierte en defensa después de EE UU", recordaba el mes pasado Michel Barnier en una conferencia en la Universidad Católica de Lovaina. "Gastamos más de 200.000 milones de euros al año pero de manera fragmentada", lamenta Barnier, que hasta asumir la negociación del Brexit fue el asesor especial para política de defensa del presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker y ahora es uno de los candidatos en la sombra para sucederle.

                La Comisión repite una y otra vez que Europa construye 17 tipos de tanques frente a uno de EE UU, dispone de 178 tipos de armas por 30 estadounidenses, 20 modelos de avión de combate por 6 al otro lado del Atlántico. El organismo comunitario calcula que las duplicidades suponen un desperdicio de unos 20.000 millones de euros al año. Con o sin ejército europeo, no parece que Europa pueda permitirse mucho más tiempo ese desperdicio.

                UN PROYECTO APLAZADO DURANTE 70 AÑOS

                Un ministro europeo de Defensa y un ejército europeo de 40 divisiones y 13.000 soldados. Con un uniforme común, un solo presupuesto y un sistema conjunto de adquisición de material y armamento. El plan data de 1950 y estuvo a punto de hacerse realidad, tras dos años de negociación, con la firma del "Tratado para el establecimiento de una Comunidad Europea de la Defensa", suscrito por Alemania, Francia, Italia y los países del Benelux. El plan encalló, sin embargo, en Francia, país que lo había impulsado y que nunca llegó a ratificar el Tratado. Y la comunitarización de la defensa se arrumbó durante décadas hasta que fue desempolvada por el actual presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. La iniciativa de Juncker hace ya soñar a los más federalistas con un histórico salto hacia los objetivos abandonados en 1954. "Un ejército de 20.000 personas en 2024, hagámoslo", alienta Guy Verhofstadt, líder del grupo Liberal en el Parlamento Europeo.

                https://elpais.com/internacional/201...03_663459.html

                Comentario


                • Y el Reino Unido para quien juega?

                  Porque creo, que un ejercito europeo sera basicamente bajo un acuerdo franco-aleman a los que se le sumaran España e Italia.

                  El RU, la cizaña de Europa quedará fuera porque juega para EEUU

                  Comentario


                  • Originalmente publicado por BND Ver Mensaje
                    Y el Reino Unido para quien juega?

                    Porque creo, que un ejercito europeo sera basicamente bajo un acuerdo franco-aleman a los que se le sumaran España e Italia.

                    El RU, la cizaña de Europa quedará fuera porque juega para EEUU
                    Es que cada vez se meten mas en un berenjenal...la pregunta que haces, nos la hacemos todos...¿están o no están en la UE?? ¿cual es la situación legal del Reino Unido en estos momentos con respecto a la UE...?? ¿pertenece, esta fuera, esta mitad y mitad...??
                    Todo un despropósito y un esperpento legal, justamente a ellos que son los "reyes de la formalidad" y de las cosas "serias"...
                    Lo peor es que dentro de unos días votaremos para la renovación del Parlamento Europeo...y legalmente ellos, al no estar aún fuera de la UE, tienen también que votar y presentar sus candidatos al Parlamento... La pregunta es que van a hacer ahora con esta nueva situación totalmente ambigua y surrealista...

                    Comentario


                    • Rechazo al Ejército Europeo por parte de EE.UU.

                      EE UU amenaza a Europa con represalias si impulsa en solitario sus proyectos de defensa

                      Washington acusa a Bruselas de violar los compromisos adquiridos a través de la OTAN y le advierte de que pone en peligro décadas de colaboración militar


                      EL PAÍS - BERNARDO DE MIGUEL - Bruselas 12 MAY 2019 -


                      Un avión Eurofighter de la Fuerza Aérea alemana, en Amari (Estonia) el pasado febrero. PICTURE ALLIANCE PICTURE ALLIANCE VIA GETTY IMAGES


                      Más gasto en armamento, sí. Pero independencia estratégica, no.
                      Estados Unidos ha advertido por escrito a la Unión Europea de que sus planes actuales de defensa están poniendo en peligro décadas de integración de la industria de defensa transatlántica y de cooperación militar a través de la OTAN.

                      La misiva, fechada el pasado 1 de mayo y a la que ha tenido acceso EL PAÍS, llega cargada de amenazas, más o menos veladas, de posibles represalias políticas y comerciales si Bruselas mantiene su intención de desarrollar proyectos europeos de armamento sin apenas contar con países terceros, ni siquiera con EE UU.

                      La diatriba del Departamento de Defensa contra los planes europeos agrava la tensión entre Europa y la Administración de Donald Trump cuando los ánimos ya estaban soliviantados por la negativa de Alemania y Reino Unido a impedir la participación de la empresa china Huawei en el desarrollo de la telefonía de quinta generación


                      La reacción de EE UU llega poco después de que el Parlamento Europeo diese el visto bueno provisional, el pasado 18 de abril, a la creación de un Fondo Europeo de Defensa dotado con 13.000 millones de euros para el período 2021-2027. Washington, además, se opone a las condiciones generales de la llamada Cooperación Permanente Estructurada (PESCO, por sus siglas en inglés), por la que 25 países de la UE han iniciado el desarrollo de 34 proyectos de armamento.

                      "EE UU está profundamente preocupado con la aprobación del Reglamento del Fondo Europeo de Defensa y con las condiciones generales de la PESCO", advierte la subsecretaria estadounidense de Defensa, Ellen Lord, en la carta dirigida a Federica Mogherini, la Alta Representante de Política Exterior de la UE.

                      El Reglamento permite que participen empresas extracomunitarias, pero exige que la propiedad intelectual del proyecto sea exclusivamente europea y no permite que países terceros impongan controles a la exportación del armamento construido. La participación en los proyectos de la PESCO también es limitada y sometida a la aprobación unánime de los países de la UE, por lo que Washington teme que el veto de un solo socio les deje fuera.

                      El durísimo texto americano acusa a la UE de desarrollar sus capacidades militares "de una manera que produce duplicación, sistemas militares que no son interoperativos, dispersión de los escasos recursos de defensa y una competencia innecesaria entre la OTAN y la UE".

                      El Departamento estadounidense de Defensa advierte de que, a su juicio, el proyecto del Fondo y la PESCO "suponen una dramática marcha atrás después de tres décadas de creciente integración de la industria de defensa transatlántica". Washington añade que "no solo se podría dañar la constructiva relación entre la OTAN y la UE, sino que potencialmente podría revivir las enfrentadas discusiones que dominaban hace 15 años nuestros contactos sobre las iniciativas europeas de defensa".

                      "Estamos ante un claro conflicto de intereses", señala Luis Simón, director de la Oficina del Real Instituto Elcano en Bruselas e investigador principal de ese centro de estudios. Simón recuerda que "la industria estadounidense tiene una presencia muy fuerte en el mercado europeo". Y que EE UU observa los primeros pasos de la política europea de defensa, por tímidos que sean, como una potencial amenaza para su dominio tanto en el mercado europeo como en países terceros.

                      Pero el Gobierno de Donald Trump no se limita a expresar con dureza sus quejas y reproches. La carta de Lord, una veterana de la industria del armamento con más de 30 años de experiencia, también contiene serias advertencias y amenazas sobre las consecuencias que se desencadenarán si Bruselas sigue adelante con sus planes. "Está claro que si EE UU impone restricciones recíprocas similares no serían bienvenidas por nuestros socios y aliados europeos", señala la subsecretaria de Defensa. "No nos gustaría tener que planteárnoslo en el futuro", advierte. Y recuerda el multimillonario impacto que podría tener esa decisión en las empresas europeas del sector.

                      La carta recuerda que el año pasado se adjudicó a una empresa italiana, en asociación con Boeing, un contrato de 2.800 millones de dólares para desarrollar y construir nuevos helicópteros para la fuerza aérea estadounidense.

                      El año anterior, en 2017, el Departamento de Defensa estadounidense adquirió armamento de 12 empresas europeas por valor de 2.600 millones de dólares (unos 2.490 millones de euros). Y en 2016 concedió 118,7 millones de dólares en subsidios a empresas de 24 países de la UE para proyectos de I+D.

                      EE UU exige que se modifique el proyecto de Reglamento del Fondo para suprimir las condiciones sobre propiedad intelectual y control de exportaciones. Y que en PESCO se elimine el derecho de veto y que se permita al país que lidera cada proyecto invitar a las empresas que desee.

                      Ambos textos, sin embargo, ya fueron pactados en febrero de manera provisional por el Consejo de ministros de la UE y el Parlamento Europeo. "Este es un gran paso para hacer realidad la cooperación europea en defensa", celebró entonces Jyrki Katainen, vicepresidente de la Comisión Europea. Washington exige ahora una humillante rectificación en una carta de la que ha enviado copia a Katainen y al presidente del Parlamento, Antonio Tajani.

                      "Antes de que los textos sigan adelante, les instamos a revisarlos con la mira puesta en nuestros objetivos compartidos a largo plazo para un partenariado de seguridad transatlántica", conmina la misiva de Lord. "Con cambios menores (...) se podría aliviar nuestra preocupación", minimiza la subsecretaria de Estado la enmienda a la totalidad al proyecto europeo.

                      Simón cree que "la inquietud de EE UU ha ido a más con el Brexit porque los británicos, con el apoyo de Berlín, eran garantía, de que la política europea de defensa, tanto desde el punto vista geoestratégico como del industrial, no sería discriminatoria hacia ellos". La posible salida del Reino Unido de la UE, el acercamiento de Alemania a Francia en materia de defensa y la irrupción de la Comisión Europea en un terreno que le estaba vetado, han acabado por disparar las alarmas en Washington, según el director en Bruselas de Elcano.

                      Las propias empresas europeas, según Washington, se exponen a verse obligadas a elegir entre el mercado europeo y el estadounidense por culpa de las normas "envenenadas", como las califica la carta, del Fondo Europeo de Defensa. Un grave dilema dado el gasto de EE UU (460.000 millones de euros) duplica al de Europa (210.000 millones).

                      Una consecuencia no buscada podría ser que las empresas europeas con actividad fuera de la UE (especialmente en el mercado de EE UU a través de acuerdos con empresas estadounidenses) tal vez decidan no participar en los proyectos PESCO para no arriesgarse a que su propiedad intelectual quede aislada dentro de la UE o "a incumplir las normas de EE UU sobre control de exportaciones", advierte Lord.


                      https://elpais.com/internacional/201...17_974981.html

                      Comentario


                      • Recordamos que la constitución de un Ejército común europeo es un proyecto que se viene preparando desde hace ya muchos años y que el pasado año, se había firmado un acuerdo con 23 países de la UE (eran 28 en total en ese momento).
                        La firma del acuerdo fue el 12 de noviembre, por parte de los ministros de Defensa de los 23 países signatarios (no adhiriendo el Reino Unido, Dinamarca, Portugal, Irlanda y Malta)
                        https://elpais.com/internacional/201...1.html?rel=mas

                        Comentario


                        • La escalada en Oriente Próximo, el proyecto de defensa europeo y la estrategia con Venezuela quiebran las relaciones entre Trump y la UE


                          La retirada de la fragata española de la misión de EEUU en el Golfo Pérsico es el penúltimo episodio de desencuentros entre la UE y Washington

                          Bruselas discrepa del belicismo de EEUU en las crisis con Irán y Venezuela; y EEUU reprocha a la UE su ambición de aumentar la capacidad propia de defensa

                          "Los desencuentros entre Europa y EEUU son más importantes y numerosos que en el pasado. Hasta hace poco había armonía", reconoce Josep Borrell


                          El diario.es -
                          14/05/2019 -

                          El presidente estadounidense, Donald Trump. (EFE)

                          Hay una pata de la construcción europea que la UE tiene, de alguna manera, externalizada: la política de defensa. Es herencia de la Guerra Fría, de cuando Estados Unidos y la Unión Soviética competían en hegemonía política, cultural, económica y geoestratégica. El Muro de Berlín cayó, pero la OTAN acaba de cumplir 70 años.

                          Europa tiene en la OTAN su paraguas militar comandado por EEUU ante amenazas externas, un seguro por el cual si un país es atacado, el resto de aliados tiene que responder. Es decir, Europa tiene a Donald Trump, en estos momentos, como principal garante de la seguridad y defensa. Y resulta que las relaciones entre la UE y Donald Trump se encuentran bajo mínimos.

                          El penúltimo episodio ha sido la retirada por parte del Gobierno de España de la fragata Méndez Núñez del grupo de combate del portaaviones Abraham Lincoln cuando se dirigía al Golfo Pérsico. La misión supone un paso más en la escalada bélica con Irán, con la que discrepa la Unión Europea.

                          El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, acudió este lunes a Bruselas para insistir sobre la "amenaza creciente" que, a juicio de Washington, supone Irán. El jefe de la diplomacia estadounidense mantuvo reuniones bilaterales con los ministros de Francia, Alemania y el Reino Unido, así como con la alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini y con el secretario general de la Alianza Atlántica (OTAN), Jens Stoltenberg.

                          La UE, por su parte, pidió a Pompeo "máxima contención y evitar cualquier escalada del lado militar" con Irán, según explicó Mogherini este lunes al término de un Consejo de ministros de Exteriores en Bruselas.

                          Pero en la última semana, EEUU ha enviado al golfo Pérsico el buque de asalto anfibio USS Arlington, misiles Patriot, el portaaviones USS Abraham Lincoln y bombarderos. Y Donald Trump ha advertido a Irán: "Si hacen algo, será un error muy grave. Será un problema muy malo para Irán si ocurre algo, eso puedo decírselo. No van a estar contentos".

                          La tensión en el Golfo Pérsico ha aumentado desde que Washington anunció en abril pasado el fin de las exenciones que había concedido a ocho naciones o territorios para que siguieran comprando petróleo a Irán. Como consecuencia, las autoridades iraníes amenazaron con bloquear el estratégico estrecho de Ormuz, por el que cruza una gran parte del crudo mundial, si las sanciones impuestas por EEUU tras retirarse del acuerdo nuclear de 2015 impiden sus exportaciones de petróleo, vitales para la economía del país.

                          Debido a las sanciones estadounidenses y el fracaso del resto de firmantes de acuerdo nuclear (Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania) en contrarrestarlas, Irán informó el pasado miércoles de que suspende la aplicación de algunos de sus compromisos nucleares.

                          "Me ha tocado una época en la que los desencuentros entre Europa y EEUU son más importantes y numerosos que en el pasado", ha reconocido en Bruselas el ministro de Exteriores, Josep Borrell: "Hasta hace poco había armonía. Con Obama no teníamos desencuentros y trabajábamos en común en Oriente Medio, Rusia, Afganistán, cambio climático...".

                          En el asunto de Venezuela, la discrepancia fundamental pasa por los tambores de guerra que ha hecho sonar EEUU desde el día que se autoproclamó Juan Guaidó presidente de Venezuela. La Casa Blanca ya había anunciado que apoyaría las pretensiones de Guaidó si decidía dar el paso y autoproclamarse presidente. Poco después del juramento de Guaidó, desde el Despacho Oval se hacía público el apoyo explícito de la administración estadounidense al líder opositor como sustituto de Maduro al frente de Venezuela.

                          "Seguiré utilizando todo el peso de Estados Unidos y su poder económico y diplomático para presionar por la restauración de la democracia en Venezuela", asegura Trump en el comunicado. El presidente estadounidense ha sido más contundente en Twitter donde ha asegurado que los venezolanos "ya han sufrido demasiado en las manos del ilegítimo régimen de Maduro".

                          En una entrevista reciente en TVE, Borrell abogaba ha abogado por dar continuidad al papel del Grupo de Contacto de la UE en Venezuela por cuanto "no está en la misma longitud de onda que la administración norteamericana". Según Borrell, Donald Trump y su gabinete están actuando como "un cowboy que va diciendo 'mira que desenfundo'", y en cambio, el Grupo de Contacto de la UE apela a la negociación y a decisiones como la adoptada ayer: el envío de una delegación para favorecer dicho diálogo. "Esto sólo puede tener una salida que permita ir a elecciones y rechazamos manifestaciones que bordean intervenciones militares".

                          Y es que los desencuentros con EEUU no sólo pasan por Irán o Venezuela. También están con el acuerdo sobre armas nucleares de alcance medio y la defensa común europea, que EEUU ha rechazado por carta. En cuanto al acuerdo sobre armas nucleares, la Unión Europea (UE) ha hecho repetidos llamamientos a Estados Unidos y Rusia a mantener en pleno cumplimiento el acuerdo de desarme nuclear INF. EEUU ha iniciado en febrero el proceso de retirada del INF, que dura seis meses, tras acusar a Rusia de violar el tratado de eliminación de misiles de corto y medio alcance suscrito en 1987.

                          Y en relación a los proyectos europeos de defensa, Borrell se muestra sorprendido por la reacción furibunda de EEUU. "No veo por qué tendrían que ver en ello nada que les incomode", ha dicho en Bruselas, "porque los europeos tenemos perfecto derecho de desarrollar [la defensa], y nuestras capacidades militares son complementarias de las suyas. Europa tiene que tener la capacidad de desarrollar sus recursos militares".

                          Y es que, como publicó El País, la subsecretaria estadounidense de Defensa, Ellen Lord, ha cuestionado los últimos pasos de la UE en esta materia en una carta dirigida a la Alta Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini. "EEUU está profundamente preocupado con la aprobación del Reglamento del Fondo Europeo de Defensa y con las condiciones generales de la PESCO [Cooperación Permanente Estructurada]", dice la carta, que incluye amenazas de posibles represalias si la UE desarrolla proyectos de armamento propios.

                          Una reacción de Washington que llega tras la votación en la Eurocámara, en su último plenario en abril, del Fondo de Defensa europeo –13.000 millones de euros para 2021-2027– y del primer aniversario de la PESCO –34 proyectos militares de 25 países, incluido España–.

                          Este martes, el consejo de ministros de Defensa de la UE reunido en Bruselas ha destacado que los Estados miembros participantes han avanzado a la hora de incrementar el nivel de los presupuestos de defensa y de las inversiones conjuntas en defensa, con un aumento de los presupuestos agregados de defensa del 3,3 % en 2018 y del 4,6 % en 2019, que hayan comenzado a prepararse para el Fondo Europeo de Defensa que sustituirá al Programa Europeo de Desarrollo Industrial en materia de Defensa durante el periodo 2021-2027.

                          "La carta sobre los temas de armamento es importante", reconoce Borrell, "y España no está de acuerdo, Europa debe tener la capacidad de desarrollar sus recursos militares y era extraño que la Comisión no hubiera intervenido en un sector que está en la punta del desarrollo tecnológico. Los europeos tenemos perfecto derecho de desarrollar nuestras capacidades militares, que son complementarias de las suyas".

                          Donald Trump había mostrado anteriormente su enfado ante los discursos de líderes europeos como Emmanuel Macron y Angela Merkel, a favor de un ejército europeo.

                          Donald J. Trump@realDonaldTrump
                          Emmanuel Macron suggests building its own army to protect Europe against the U.S., China and Russia. But it was Germany in World Wars One & Two - How did that work out for France? They were starting to learn German in Paris before the U.S. came along. Pay for NATO or not!
                          120K
                          1:50 PM - Nov 13, 2018
                          Twitter Ads info and privacy


                          A Trump le ofende el esfuerzo económico que hace EEUU con la OTAN, y también que Emmanuel Macron haya reivindicado una defensa europea propia, como hizo Angela Merkel en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo: "He propuesto un consejo de seguridad europeo, una tropa de intervención rápida europea y seguir trabajando en la visión de que tengamos un auténtico ejército europeo. Un ejército europeo demostraría al mundo que entre los países de Europa nunca puede haber una guerra. Y no es un ejército contra la OTAN, es un buen complemento de la OTAN, nadie quiere echar por la borda una alianza que se ha probado valiosa".

                          Trump critica la "ridículamente injusta" relación con Europa al insistir en que "o pagan por la protección militar" de Washington o deberán "protegerse a sí mismos".

                          Donald J. Trump@realDonaldTrump
                          President Macron of France has just suggested that Europe build its own military in order to protect itself from the U.S., China and Russia. Very insulting, but perhaps Europe should first pay its fair share of NATO, which the U.S. subsidizes greatly!
                          143K
                          11:10 PM - Nov 9, 2018
                          Twitter Ads info and privacy


                          Una idea parecida defendió el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo: "Para garantizar la seguridad de nuestros ciudadanos y reforzar nuestro papel en el mundo, como auténtico actor global, es necesario avanzar con decisión, con determinación, en la Europa de la Seguridad y de la Defensa. Hace algo más de un año lanzamos la Cooperación Estructurada Permanente. Estamos dando los primeros pasos para la creación de capacidades propias en el ámbito de la defensa tras décadas de parálisis. Y este es el momento de hacerlo con decisión. De avanzar, abiertamente, en la creación de un verdadero ejército europeo".

                          Una estrategia de defensa europea que, según la Comisión Europea, debe ser "complementaria a la OTAN", como respondía recientemente el vicepresidente Jyrki Katainen en la presentación de un proyecto de defensa europeo de 500 millones de euros.

                          Las tensiones no son sólo geopolíticas. También son económicas y geostratégicas. Por ejemplo, Alemania, Reino Unido y la UE en su conjunto se han negado a vetar a Huawei en el desarrollo de la telefonía 5G en Europa. "Tenemos preocupaciones concretas con algunos operadores concretos", reconoció el vicepresidente de la Comisión para asuntos digitales, Andrus Ansip: "Todos saben que estoy hablando de Huawei, porque en 2017 China aprobó una ley de espionaje por la cual todos los productores –software, hardware, etc– deben colaborar con los servicios secretos. Tenemos que estar preocupados por esto. Pero como sabemos, los asuntos de seguridad nacional son cosa de los Estados miembros, no de la Comisión".

                          Y es que desde hace varios meses EEUU y China sostienen una guerra económica desatada por Washington y que no baja su intensidad pese a los diálogos entre representantes de ambos países. A mediados de 2018 EEUU y China se impusieron aranceles recíprocos del 25% a mercancías por un valor ascendente a los 50.000 millones de dólares. Luego Washington amplió la medida al aplicar tarifas del 10 % a las importaciones de Pekín por un monto de 200.000 millones de dólares, y el pasado viernes incrementó los aranceles al 25 %. China respondió con la imposición de aranceles a bienes importados de Estados Unidos por valor de 60.000 millones de dólares.

                          En el terreno de lo económico, las diferencias son continuas. La penúltima es sobre la reactivación a principios de mayo por parte de Estados Unidos del título III de la ley Helms-Burton, que permite demandar en tribunales de EEUU a empresas extranjeras con intereses en Cuba, aquellas que supuestamente se beneficien de terrenos o inmuebles que les fueron expropiados en la isla tras la Revolución de 1959.

                          El embajador de la UE en Cuba, Alberto Navarro, ha recordado el jueves pasado la posición unánime europea –primer inversor en Cuba–: la aplicación extraterritorial de esa legislación estadounidense "es ilegal y contraria al derecho internacional". Las exportaciones europeas crecieron el año pasado un 7,4 % hasta los 2.200 millones de euros y el intercambio comercial se elevó a más de 2.500 millones, "más de un tercio del comercio exterior cubano", según Navarro.

                          Pero la disputa comercial llega más lejos. Hasta las videoconsolas, el ketchup y los palitos de pescado. Son algunos de los productos que se encuentran en una lista elaborada por la Unión Europea que se pueden ver afectados por aranceles comerciales a la importación en respuesta a las ayudas públicas del Gobierno de Estados Unidos a Boeing. La Organización Mundial del Comercio decidirá en última instancia el calibre de la respuesta de la UE a finales de este año o principios de 2020.

                          El plan de respuesta de la UE llega también después de que Estados Unidos quiera reclamar daños y perjuicios por valor de 11.000 millones de dólares –9.700 millones de euros– a través de los derechos de los productos europeos, desde helicópteros hasta quesos, para contrarrestar las ayudas públicas a Airbus.

                          Ambos movimientos se derivan de disputas paralelas durante 14 años en la Organización Mundial del Comercio sobre las ayudas que distorsionan el mercado de los fabricantes de aviones.

                          Y todo esto ocurre mientras UE y Estados Unidos se preparan para las negociaciones sobre la eliminación de los aranceles industriales.

                          Hasta el momento, la UE ha aplicado aranceles por valor de 2.800 millones de euros (3.200 millones de dólares) a productos estadounidenses en respuesta a los impuestos sobre los metales aprobados por la administración de Donald Trump, y amenazó con alcanzar otros 20.000 millones de euros de productos estadounidenses con impuestos si Washington limita las importaciones de automóviles.

                          El 11 de abril de 2019, la OMC adoptó su informe sobre la disputa en relación con Boeing, confirmando que los subsidios gubernamentales a Boeing continúan causando un daño significativo a Airbus, incluida la pérdida de ventas.

                          Ya sea por los aranceles, Cuba, Venezuela, Irán, Oriente Próximo, China o el ketchup, lo cierto es que las relaciones entre Estados Unidos y Europa, entre Donald Trump y la Unión Europea, están bajo mínimos. Salvo con el derechista primer ministro húngaro, Viktor Orbán, a quien este martes alababa Trump en el Despacho Oval: "Viktor Orbán es un líder enormemente respetado, respetado en toda Europa. Un poco controvertido, probablemente, como yo, pero no pasa nada. Usted está haciendo un gran trabajo y está manteniendo seguro a su país. Ha hecho lo correcto en temas de inmigración, según mucha gente. Algunos de los problemas que están teniendo en Europa son tremendos, porque han hecho las cosas de forma diferente que el primer ministro [húngaro]".

                          https://www.eldiario.es/internaciona...899060246.html

                          Comentario


                          • Europa, ante una elección crucial, amenazada por la ultraderecha

                            El Parlamento Europeo: Más de 370 millones de personas están llamadas a votar entre el 23 y el 26 de mayo para elegir a los 751 diputados de la Eurocámara. El avance de los nacionalistas.




                            374 millones de europeos están llamados a las urnas entre el 23 y el 26 de mayo para elegir a 751 eurodiputados en unas elecciones que, por las cada vez mayores competencias de la Unión Europea (UE), marcarán el futuro del continente. El Parlamento Europeo es el único parlamento transnacional en el mundo directamente elegido en las urnas.

                            Los eurodiputados electos tendrán un mandato de cinco años y no se sentarán agrupados por país sino por grupos ideológicos. Las familias políticas europeas ven estos comicios como la clave para empujar al bloque hacia una u otra dirección: más integración interna y apertura externa los más europeístas y más soberanía nacional y cierre externo los eurófobos.

                            El bando europeísta, como el presidente francés Emmanuel Macron, la alemana Angela Merkel o el español Pedro Sánchez como figuras clave, advierten que está en juego la continuación del proyecto que hizo que los europeos dejaran de matarse.

                            Los nacional-populistas eurófobos, con el italiano Matteo Salvini, el húngaro Viktor Orban o la francesa Marine Le Pen al frente, abogan por una “Europa de las naciones”, la marcha atrás en la integración europea, la xenofobia, una Europa étnicamente homogénea y parapetar a los europeos detrás de muros y vallas.


                            Las principales familias políticas presentan candidatos comunes para toda Europa y el ganador debería ser el próximo presidente de la Comisión Europea. Los conservadores democristianos lanzan al bávaro Manfred Weber (46 años, ingeniero físico, eurodiputado desde 2004 y presidente de los conservadores desde 2014). Los socialdemócratas al holandés Frans Timmermans (57 años, vicepresidente de la Comisión Europea, ex canciller holandés y licenciado en literatura francesa).

                            Los ecologistas a la alemana Ska Keller (37 años, licenciada en estudios islámicos, turcología y estudios judíos, eurodiputada desde 2009 y ya candidata en 2014) y al holandés Bas Eickhout (químico de 42 años, eurodiputado desde 2009). El checo de 55 años Jan Zahradil, ingeniero y eurodiputado desde 2004, será el candidato de los euroescépticos. Violeta Tomic (eslovena de 56 años) y Nico Cué, belga de 62 años y líder sindical, serán las caras visibles de la candidatura del grupo más izquierdista.


                            Los liberales, con el ex premier belga Guy Verhofstadt y Macron a los mandos, rechazan este sistema y prefieren que sea el Consejo Europeo (los dirigentes) quienes decidan quién será el nuevo presidente de la Comisión Europea. Su apuesta es la actual comisaria de Competencia Margrete Vestager. En todas las quinielas aparece un tapado: el ex canciller francés Michel Barnier, conservador bien visto por los liberales y figura al alza por su papel como negociador europeo del Brexit.


                            Los sondeos nacionales, agregados por los servicios de prensa del Parlamento Europeo, dan una pronunciada caída a las dos principales familias políticas: conservadores y democristianos. Por primera vez podrían no sumar mayoría juntas y eso abriría el juego para que liberales y ecologistas tuvieran un papel mucho más importante como fuerzas de apoyo para sumar 376 eurodiputados, el límite que marca la mayoría simple.

                            Las encuestas también predicen un fuerte avance de los nacional-populistas, aunque su influencia real dependerá de que consigan formar un grupo unido y coherente (en la actualidad están partidos en tres grupos diferentes) y en alcanzar al menos un tercio de los eurodiputados. Por debajo de un tercio podrán hacer mucho ruido pero tendrán poca influencia.


                            Clarin

                            Comentario


                            • Elecciones Europeas 2019 : "Qui vote à l'extrême droite, vote également Trump et Poutine"

                              Vladimir Putin, padrino de la extrema derecha europea

                              LE MONDE - Por isabelle mandraud
                              Con el busto inclinado hacia adelante sobre la mesa, Vladimir Putin echa un vistazo a su homólogo ucraniano, Petro Poroshenko, en presencia de Francois Hollande y Angela Merkel, tan congelados como estatuas de cera. Este 17 de octubre de 2014 es la última reunión del jefe del Kremlin de su viaje a Italia. Finalmente, casi. Después de dos días de conversaciones en Milán, donde unos cincuenta líderes se reunieron en una cumbre Europa-Asia , hay un último interlocutor para ver al presidente ruso: Matteo Salvini.

                              La entrevista no está en ninguna agenda. Es cierto que Vladimir Putin ya se escapó del MiCo, el Centro de Congresos de la ciudad de Lombardía, para ver a su viejo amigo Silvio Berlusconi, que no escapó a los periodistas. Pero nadie duda entonces de que se celebrará otro apartado no lejos de allí, en un café. En ese momento, Matteo Salvini es solo diputado europeo, secretario federal de la Liga del Norte, un partido racista y xenófobo. Nadie se imagina que será cuatro años más tarde, la figura política más prominente de Italia, tanto el Ministro del Interior como el Vicepresidente del Consejo. Sin embargo, es a él a quien el presidente ruso elige ver más allá de las obligaciones formales de la cumbre.


                              Vladimir Poutine (à droite) rencontre discrètement, dans un bar, le secrétaire fédéral de la Ligue du Nord Matteo Salvini, à Milan, le 17 octobre 2014, en marge d’un sommet Europe-Asie. Aleksey Nikolskyi / Sputnik

                              La vengeance du banni

                              Depuis 2014, rien ne va plus entre l’Occident et la Russie. Vladimir Poutine est devenu un paria. En mars de cette année-là, il signe l’annexion de la Crimée, la péninsule ukrainienne. En avril, le conflit dans le Donbass, dans l’est de l’Ukraine, entre les séparatistes prorusses soutenus par Moscou et les forces de Kiev, fait ses premières victimes. Un mois après le fameux sommet Europe-Asie de Milan, en novembre 2014, François Hollande annonce que la situation ne permet pas la livraison, pourtant prévue par contrat, d’un navire Mistral à la Russie. Las penas están lloviendo. Este período marca un punto de inflexión en las relaciones, al menos oficiales, entre el Kremlin y Occidente. Utilizado hasta ahora por Moscú, los interlocutores de la extrema derecha europea emergen de las sombras.

                              Seguir leyendo: Conectarse
                              https://www.lemonde.fr/international...4940_3210.html
                              Editado por última vez por Teodofredo; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/358-teodofredo en 26/05/2019, 05:32.

                              Comentario


                              • Las elecciones a la Eurocámara, en cifras

                                AFP / Óscar del Pozo - Una mujer deposita su voto en la urna durante las elecciones europeas, regionales y locales que se celebran en España, este domingo 26 de mayo en Madrid


                                Los ciudadanos europeos han votado desde el jueves por la novena vez en la historia para elegir a sus representantes a la Eurocámara. A continuación, cinco cifras sobre los segundos comicios con más electores del mundo, que se celebran hasta este domingo.

                                - 427 millones de electores -

                                La Eurocámara estima en 427 millones el número de ciudadanos en edad de participar en la votación, lo que convierte estos comicios en los segundos con más electores, después de las legislativas en India.
                                En la mayoría de los 28 países europeos, la edad mínima para ejercer el derecho al voto son 18 años. Los griegos pueden votar a partir de los 17, mientras que austríacos y malteses pueden hacerlo con 16.

                                - 42,6% de participación -

                                Las elecciones europeas registraron en 2014 su peor dato de participación, con un 42,6%.
                                Desde los primeros comicios en 1979, cuando se acercaron a votar un 62% de los electores, la afluencia disminuyó progresivamente. En 1999, se situó por debajo del 50%.

                                En 2015, Bélgica (89,7%) y Luxemburgo (85,6%) registraron la mayor tasa de participación. Pero el voto es obligatorio en ambos países, así como en Bulgaria, Chipre y Grecia.
                                Por su parte, tres países de la ex órbita soviética -Eslovaquia (13,1%), República Checa (18,2%) y Polonia (23,8%)- registraron la afluencia más baja.

                                - 751 escaños -

                                Los ciudadanos escogen un total de 751 representantes a la Eurocámara repartidos según el número de habitantes en cada país, desde los 96 de Alemania hasta los 6 de Luxemburgo.


                                AFP / Ludovic MarinImagen de varias mesas electorales para los comicios al Parlamento Europeo dispuestas este domingo 26 de mayo en el Ayuntamiento de Le Touquet, al noroeste de Francia

                                Cuando el Reino Unido abandone la UE, el hemiciclo contará con sólo 705 escaños, ya que una parte de los británicos se suprimirá y otra parte se repartirá entre otros países. Francia y España ganarán así cinco curules más.
                                A pesar de la incertidumbre sobre la fecha de retirada británica, los países que ganarán escaños con el Brexit deben prever la elección de esos eurodiputados adicionales, que sólo asumirán el cargo tras la salida de los británicos.

                                - 53 años -

                                Según los cálculos de la Eurocámara, la edad media de los eurodiputados durante los comicios de 2014 fue de 53 años. Ese año, los europeos escogieron a un danés de 26 años y a un griego de 91 años.
                                En más de la mitad de los países, la edad mínima para presentarse a las elecciones son 18 años, pero algunos países tienen reglas más drásticas. En Italia y Grecia, la edad mínima es de 25 años y, en Rumanía, es de 23 años.

                                - 36,9% de mujeres -

                                Los comicios de 2014 registraron también la mayor proporción de mujeres escogidas como eurodiputadas, un 36,9%.
                                Desde los primeros comicios en 1979, donde la Eurocámara contaba únicamente con un 16,3% de mujeres, este porcentaje no ha dejado de aumentar.

                                Sólo, en cinco países de la UE, el número de eurodiputadas es igual o mayor al de hombres: Finlandia (10 de 13), Irlanda (6/11), Croacia (6/11), Malta (3/6) y Suecia (10/20).
                                Chipre (1/6), Bulgaria (3/17) y Lituania (2/11) registran el menor número de eurodiputadas, respecto a sus pares varones.

                                https://www.afp.com/es/noticias/3964...as-doc-1gt1eg3

                                Comentario

                                Trabajando...
                                X