Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Los problemas en Europa

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Teodofredo
    respondió
    La IATA preocupada por el “brexit”

    Pide a Londres claridad sobre la salida de la UE y la futura expansión de Heathrow



    LONDRES (EXTRACREW.COM/Agencias)-
    La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha pedido al gobierno británico “claridad” sobre las condiciones de salida del Reino Unido de la Unión Europea y sobre la futura expansión del aeropuerto londinense de Heathrow.

    Cuando el Reino Unido abandone el mercado único europeo, dejará también el Espacio Aéreo Común Europeo,y todos los derechos de tráfico en el resto del mundo asociados con Europea quedarán asimismo puestos en cuestión”, alertó el director general de la IATA, Alexandre de Juniac en un discurso en el Club de Aviación del Reino Unido, recogido en un comunicado emitido por la organización.

    El responsable del organismo subrayó que el sector de la aviación no cuenta con regulaciones estándar a las que el Reino Unido se pueda acoger si no llega a acuerdos con terceros países, como sí ocurre con las relaciones económicas internacionales, amparadas en cualquier caso por las reglas de la Organización Mundial del Comercio.

    “El tiempo es precioso y el reloj del ‘brexit’ avanza hacia la fecha límite de marzo de 2019?, afirmó Juniac, en referencia al plazo que marca el Tratado de Lisboa para que el Reino Unido abandone de forma oficial la Unión Europea.

    El responsable de la IATA alertó además de que el sector de la aviación requiere certidumbres sobre el futuro del Reino Unido antes de esa fecha.

    La IATA urgió asimismo al Gobierno británico a fijar un plan para ampliar Heathrow ante las “severas restricciones” de tráfico a las que se enfrenta la zona del sur de Inglaterra si no incrementa su capacidad aeroportuaria.

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    Ultimátum de Bruselas a Theresa May: "Dos semanas para hacer concesiones"

    Barnier pone un plazo a Londres para constatar avances suficientes y que el próximo Consejo Europeo apruebe en diciembre el paso a la segunda fase

    May fija la hora exacta en que se producirá el Brexit




    EL MUNDO - PABLO R. SUANZES - Corresponsal Bruselas - 10 NOV. 2017
    Dos semanas. Ése es el plazo que el negociador jefe de la UE, Michel Barnier, ha dado hoy a Reino Unido para que haga las "concesiones necesarias" si quiere que el próximo 15 de diciembre, en el último Consejo Europeo del año, los líderes de los 27 consideren que ha habido los avances suficientes exigidos desde hace meses para empezar a negociar el futuro acuerdo comercial entre ambas partes.

    Barnier y el ministro británico para la salida, David Davis, han explicado este mediodía en qué punto se encuentra el proceso. Lo de esta semana no se considera si quiera una ronda de negociaciones. Las cinco anteriores empezaron un lunes y acabaron jueves y ésta apenas ha durado 24 horas. Ha sido un lavado de cara, un intento de transmitir que la cuestión está bajo control y que se siguen los canales habituales a pesar de que haya pasado mucho más tiempo del normal entre rondas. Y no ha salido demasiado bien. Una vez más, Barnier ha terminado con un tono más que serio y pocas ganas de bromear. Y el británico, habitualmente más optimista, ha estado también frío.

    "No esperen grandes novedades o anuncios. La discusión está donde está, entre dos Consejos, es momento de profundizar, de aclarar y de trabajos técnicos. Mi estado de ánimo es voluntarista. Es la prioridad absoluta mía y de mi equipo, desde la perspectiva del Consejo del 14 y1 5 de diciembre", ha dicho el galo. "Seguimos trabajando, viendo progresos desde junio y explorando opciones para un acuerdo. Hacen falta flexibilidad, imaginación y buena voluntad por ambos lados", replico el ministro. Pero es prácticamente imposible arreglar en un día lo que no se ha hecho en más de un mes.

    Crisis en el gobierno de May

    En el último Consejo Europeo, a mediados de octubre, los 17 hicieron un regalo a Theresa May. Admitiendo que no lo merecía y que no había ninguna base cuantificable para ello, aceptaron introducir en las conclusiones firmadas por todos la idea de que si en diciembre se habían registrado avances suficientes, se pasaría a la segunda fase, la de negociar el futuro acuerdo comercial. Y se abría la puerta a que el equipo de Barnier empezara los trabajos internos necesarios para que eso fuera posible.

    En las semanas transcurridas, el ánimo en Bruselas ha caído en picado. No sólo no hay avances considerables, sino que Reino Unido parece al borde de la implosión.Dos ministros han dimitido en poco más de una semana, Boris Johnson está en la diana y en Londres están a todo menos a lo que deberían. Así que llega el primer ultimátum concreto: dos semanas, de aquí a finales de mes para que haya progresos técnicos suficientes y los jefes de Estado y de gobierno de la UE puedan dar luz verde.

    Ahora mismo una de las cuestiones esenciales es el dinero. De la ronda anterior se sacó una cosa en claro: había aproximaciones en la cuestión de los derechos de los ciudadanos, modestos avances en lo que respecta a Irlanda del Norte y ninguno sobre la factura de salida. Los 27, informalmente, han puesto sobre la mesa una cifra que va desde los 60.000 a los 100.000 millones de euros, incluyendo todo tipo de compromisos adquiridos a corto y medio plazo. May había replicado con una cantidad en torno a los 20.000 millones de libras, algo del todo insuficiente para sus todavía socios. Tras lidiar con el núcleo duro de su propio partido, parece que la primera ministra está lista para mejorar su oferta.

    La UE se agarró a un clavo ardiendo con el discurso de Florencia de May el 22 de septiembre. Objetivamente nada cambió, pero se consensuó que el tono era diferente, menos combativo y más colaborativo, y a partir de ahí se construyó un castillo de naipes sobre el que defender que el acuerdo no está descartado.

    En el último Consejo Europeos los diplomáticos eran bastante pesimistas. Y según sus cálculos era imposible o casi lograr un decente acuerdo de salida si ya en diciembre no se 'aprobaba oficialmente' los avances mínimos exigidos desde hace medio año. Estos no han llegados, pero algunos países ya apuntan oficialmente a una nueva fecha. Primero fue octubre, luego diciembre y ahora las esperanzas están en marzo. "Si no hay avances en diciembre, se retrasará" simplemente, quiso quitar hierro el ministro.

    La cuestión norirlandesa

    El último punto de fricción, y no es baladí, es la cuestión de Irlanda del Norte. Medios británicos e irlandeses informan hoy desde la capital de que la Comisión ha puesto la mesa algo que los socios de May, el Partido Unionista Democrático, no puede ni contemplar: la necesidad de que Irlanda del Norte siga dentro de la Unión Aduanera después de la consumación del divorcio como única forma de impedir lo que se denomina "hard borders" en el argot del Brexit, una frontera de verdad, a la antigua usanza, en las islas.

    Esta misma semana, en un comunicado emitido precisamente sobre este tema desde Bruselas, James Brokenshire, ministro británico para Irlanda del Norte, insistía en la necesidad de que "no debe haber infraestructura física en la frontera" pero al tiempo advertía de que "necesitamos asegurar de que no se haga nada que pueda socavar la integridad del mercado único británico". Y afirmaba tajantemente que no se contemplaba ningún escenario en el que Reino Unido salga y parte del territorio quede dentro de cualquier manera.

    Y Davis ha abordado la cuestión, siendo el punto en el que ha sido más contundente. "No nos hagamos ilusiones. Respetamos el deseo de la UE de mantener el orden legal, pero no puede ser a costa de la integridad constitucional de Reino Unido. No se puede crear una nueva frontera dentro de Reino Unido", ha zanjado.

    Donde Barnier sí ha visto algo esperanzador es en la parte de los derechos futuros de los europeos en Reino Unido. "Estamos haciendo algunos progresos. Reino Unido quiere procedimientos administrativos para que los ciudadanos puedan tener estatus de residentes. La UE quiere garantías de que será simple, de bajo coste y funcionará. Queremos confianza de que si alguien es rechazado podrá apelar. Reino Unido ha dado aclaraciones útiles que son una buena base para futuras discusiones. Pero hay puntos importantes pendientes: la reunificación familiar, derecho de exportar beneficios sociales y el papel de la Corte Europea de Justicia para garantizar la aplicación consiste", explicó el ex comisario.

    "Esta semana hemos publicado una nota con los procedimientos, tal y como comprometimos en la última ronda. Hemos escuchado atentamente y respondido. El nuevo procedimiento será todo lo directo posible y con criterios simples y transparentes. Compartimos objetivos, pero es prioridad preservar la soberanía de nuestros tribunales", respondió rápidamente el negociador inglés.

    http://www.elmundo.es/internacional/...c368b458e.html

    Dejar un comentario:


  • Jhr cronos
    respondió
    Sea lo que sea que resulte, hicieron un referendo pactado. Que es lo que deberían hacer en cataluña, la solución obvia a la que muchos se niegan quien sabe por qué (y no es por "lo legal").

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    Francia sella un pacto que facilita la celebración de una consulta de independencia en Nueva Caledonia

    El acuerdo permite fijar el censo para una consulta que estaba prevista en los acuerdos de 1998

    EL PAÍS - ÁLEX VICENTE - París 3 NOV 2017 -
    El Gobierno francés alcanzó este viernes un “acuerdo político” con representantes de Nueva Caledonia, territorio de ultramar dependiente de París desde 1853, que permitirá la celebración de un referéndum de autodeterminación antes de que llegue noviembre de 2018. El acuerdo fue alcanzado durante la madrugada de jueves a viernes, tras una reunión de diez horas entre el primer ministro francés, Édouard Philippe, y distintos líderes caledonios, entre los que se encontraban partidarios del y del no.

    Ese encuentro permite fijar el perímetro del censo electoral que tendrá derecho a participar en la consulta, principal escollo entre los independentistas y los partidarios de seguir formando parte de Francia. En la reunión se acordó sumar a 11.000 nativos de Nueva Caledonia que no figuraban en el censo vigente, compuesto por 160.000 residentes en este archipiélago situado en el suroeste del Pacífico, cuya economía depende de sus grandes reservas de níquel. Los independentistas aspiraban a añadir a 22.000 nuevos votantes, pero terminaron conformándose con la mitad. Además, se concertó el número de colegios electorales, la posibilidad de votar por poderes y la presencia de observadores externos. La pregunta formulada en el referéndum de 2018 será decidida en una próxima reunión, que se celebrará durante la primavera. “Es un punto de partida para una consulta que deseamos que sea leal e incontestable”, explicó Philippe tras la reunión.

    El acuerdo firmado el viernes permite superar los últimos obstáculos que paralizaban la celebración del referéndum, previsto por los acuerdos de Numea en mayo de 1998, que preveían un traspaso de poderes hacia este territorio francés entre 2014 y 2018. El archipiélago pone fin así a varias décadas de bloqueo entre ambos bandos, que llegaron a un punto álgido en una serie de enfrentamientos violentos entre 1984 y 1988, calificados por algunos de guerra civil, que provocaron 80 muertos y forzaron la intervención de París para abrir un proceso de transición hacia la descolonización.

    Hoy la autonomía de Nueva Caledonia es incomparable respecto a cualquier otro territorio francés, aunque una parte considerable de la población sigue aspirando a una desconexión total. Pese a todo, los sondeos indican que los contrarios a la independencia son mayoría. Según un sondeo publicado en mayo, el 54% de los caledonios se oponen a la independencia, frente a un 24% de partidarios de la separación y un 21% de indecisos. En cualquier caso, si el resultado del referéndum de 2018 fuera negativo, los acuerdos de Numea prevén la celebración de otras dos consultas antes de 2022.

    Los representantes políticos de la antigua colonia temen que el referéndum termine pronunciando la fractura entre los kanaks, de origen melanesio (un 40% de la población, según datos de 2009), y los descendientes de europeos (un 30%, contando también a los caldoches o mestizos). “¿Para qué sirve ganar un referéndum si luego perdemos la vida en común que hemos construido desde hace 30 años?”, denuncia Philippe Gomès, jefe de filas del centroderecha local y contrario a la separación. “Francia tiene intereses que no son necesariamente los mismos que los nuestros. Independentistas y no independentistas debemos poder discutir con Francia sobre esos intereses. Hay que hacer emerger un nacionalismo caledonio”, ha rebatido el líder de los separatistas, Roch Wamytan

    https://elpais.com/internacional/201...76_216866.html

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    La gente permanece adormecida por la inmediatez y por los acontecimientos recientes que enlutan a Europa...Todo el mundo en mayor o menor medida esta estremecida por tantos atentados...geralmente tenemos todos la tendencia a culpar a los extranjeros de todos lo males...pocos se detienen a analizar el fondo de la cuestion y que muchos caminos adoptados, pueden significar vover a la Europa de los años 30... ¿eran todos nazis en la Alemania de los años 30??

    Dejar un comentario:


  • Jhr cronos
    respondió
    Originalmente publicado por Teodofredo Ver Mensaje
    En el fondo les molesta compartir, ser o pertenecer a un conjunto...les molesta compartir la "misma casa" con bulgaros, polacos o rumanos...Cuando eso ocurre es porque ellos se consideran "diferentes" y no quieren compartir una vida comun con alfuien de inferior condicion o categoria...y eso tambien es racismo o clasismo
    Si es solo eso, es racismo. Pero creo que en muchos sitios, no debe ser solo eso. Teo, si fuera como dices... me estarías diciendo que el 30% promedio de los europeos es gente racista aborrecible, por no hablar del 50% d elos ingleses. ¿Qué continente es ese?

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    En el fondo les molesta compartir, ser o pertenecer a un conjunto...les molesta compartir la "misma casa" con bulgaros, polacos o rumanos...Cuando eso ocurre es porque ellos se consideran "diferentes" y no quieren compartir una vida comun con alfuien de inferior condicion o categoria...y eso tambien es racismo o clasismo

    Dejar un comentario:


  • Jhr cronos
    respondió
    Originalmente publicado por Teodofredo Ver Mensaje

    Y aún así, sigue habiendo una corriente cada día mas preocupante que intenta desintegrar aún mas estos, ya de por si pequeños países europeos.. No se que ideas o políticas los alienta mas allá de su ideología...pero están en un grave error. Lo contrario al espíritu de la Unión Europea, que aún teniendo países y culturas tan diversas tienen como idea común la unión.
    Entiendo que es chauvinismo cultural. No sé si llegu a racismo. En algún sitio sí, en otros no.

    Pero no hay que mirar siempre en otro lado: La Unión Europea no supo ganarse a la población general. Por el motivo que sea, pero no lo logró. Y de hecho, maltrataron muchísimo a países pequeños como Grecia, y hasta a la misma España.

    Y dicen que en países como Francia, en realidad tampoco tiene la UE gran apoyo. Inglaterra se salió. No eran países pequeños. ¿Es racista inglaterra?

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    En el fondo esta siempre la idea de que ellos por si solos pueden mas, serían mucho mas ricos y estarían mejor, que juntos con otras regiones, al que lógicamente consideran mas pobres o inferiores...grave error. En el fondo es racismo puro que adornan con palabras bonitas, pero esta claro que hay una razón que siempre subyace en las bromas y costumbres, de que los del sur son vagos y poco preparados y los del norte mas inteligentes, preparados y trabajadores...las bromas están ahí y finalmente aunque lo nieguen, salen a relucir de esta manera...

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    Originalmente publicado por Jhr cronos Ver Mensaje
    ¿Quién seguirá? En europa hay un montón de paises muy pequeños.
    Y aún así, sigue habiendo una corriente cada día mas preocupante que intenta desintegrar aún mas estos, ya de por si pequeños países europeos.. No se que ideas o políticas los alienta mas allá de su ideología...pero están en un grave error. Lo contrario al espíritu de la Unión Europea, que aún teniendo países y culturas tan diversas tienen como idea común la unión.

    Dejar un comentario:


  • Jhr cronos
    respondió
    ¿Quién seguirá? En europa hay un montón de paises muy pequeños.

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    ITALIA

    Lombardía y Véneto votan en un referéndum para obtener mayor autonomía

    El presidente de la región de Lombardía, Roberto Maroni, vota durante el referéndum hoy en Lozza. (MATTEO BAZZIEFE)

    EL MUNDO - SORAYA MELGUIZO - 22 OCT. 2017 16:31
    Cerca de 12 millones de italianos están llamados a votar en dos referéndum de autonomía que se celebran este domingo en las regiones italianas de Lombardía y Véneto, las más ricas del país, gobernadas por la Liga Norte. Las consultas no serán vinculantes pero permitirán a ambas administraciones solicitar ante el Gobierno central mayores competencias y autonomía fiscal.

    En Lombardía no se ha fijado un mínimo de participación mientras que en Vénetodeberá votar más de la mitad de los electores para considerar válido el plebiscito. Las urnas permanecerán abiertas durante toda la jornada de hoy hasta las 23:00 horas. Los resultados no se esperan hasta al menos dos horas después. Según datos oficiales a las 12 del mediodía menos de un 10% de los lombardos habían acudido a las urnas. La participación más baja se registró en Milán, la capital. En Véneto la afluencia a esa hora era superior al 20%.

    La Constitución italiana establece que las regiones puedan pedir mayores competencias en materias como el medio ambiente, la educación o el sistema tributario. Legalmente podrían presentar su solicitud sin recurrir a una consulta, como está haciendo la región de Emilia Romagna, pero Lombardía y Véneto buscan el apoyo popular para forzar al Gobierno central. "¿Quiere que la Región de Lombardía, en base a su especialidad y en el cuadro de la unidad nacional, emprenda las iniciativas institucionales necesarias para pedir al Estado nuevas formas y condiciones particulares de autonomía?", es la pregunta a la que están respondiendo los lombardos. Los vénetos por su parte lo están haciendo a una cuestión mucho más directa: "¿Desea que a la región del Véneto sean atribuidas nuevas formas y condiciones particulares de autonomía?".

    Italia está dividida en 20 regiones autónomas con competencias muy limitadas. Cinco de ellas -Friuli-Venezia Giulia, Trentino-Alto Adige, Val d'Aosta y las islas de Cerdeña y Sicilia-- están reconocidas como regiones a estatuto especial por sus características históricas, políticas y geográficas, que en la práctica amplía su autonomía y algunas competencias. Lo que quieren Lombardía y Véneto es que Roma les reconozca un estatus intermedio entre región a estatuto especial, para lo que sería necesario una reforma de la Constitución, y región 'especial'.

    Si gana el 'Sí', como se espera, ambas regiones podrán solicitar al gobierno central la apertura de una negociación para obtener más competencias en una veintena de materias, aunque el objetivo final de ambas regiones es convencer a Roma para que permita reducir el déficit fiscal, la diferencia entre lo que aportan al Estado y lo que éste les devuelve. Lombardía y Véneto suman el 30% del PIB de Italia y aspiran a gestionar el 90% de los impuestos. En el caso de que se llegara a un acuerdo entre el Estado y las regiones, éste deberá concretizarse a través de una propuesta de ley que tendrá ser aprobada por mayoría absoluta en el Parlamento.

    "Si algunos millones de personas nos dan el mandato, a partir de mañana trataremos con el gobierno central", ha dicho Matteo Salvini, secretario general de la Liga Note, tras votar en Milán. "Es una ocasión única. Se que en Véneto votará más del 50%. Veremos cuántas ganas de autonomía y buena política hay en Lombardía", ha añadido.

    El referéndum, que ha sido prácticamente ignorado por el Gobierno de Paolo Gentiloni, ha recibido críticas por su elevado coste. En Lombardía se vota a través de tabletas electrónicas dispuestas en los colegios electorales que, tras el plebiscito, serán donadas a escuelas de la región. Una herramienta innovadora para la que la región ha desembolsado alrededor de 50 millones de euros. Más contenidos, en Véneto han gastado 14 millones en organizar el referéndum que se celebrará con las tradicionales papeletas electorales.

    http://www.elmundo.es/internacional/...0228b4614.html

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    Verdaderamente el fondo de la cuestion es siempre economico... tanto en la segunda GM como en las guerras siguientes, a los que se les suma luego el componente ideologico (el veneno necesario para encender a la poblacion). La segunda GM indudablemente comenzo en los años 20 con la terrible hambruna y humillacion a la que se sometio a Alemania...luego lo demas viene solo y sin invitacion...

    Dejar un comentario:


  • Jhr cronos
    respondió
    Toda la historia de Europa discurre en un sentido: la construcción de Estados donde los derechos sean políticos y, por lo tanto, correspondan a todos los ciudadanos, frente a aquellas naciones en las que los derechos dependen de la pertenencia a una idea, etnia, lengua o religión. Y no ha sido fácil llegar hasta aquí. El camino ha superado una larga sucesión de desastres y cataclismos, desde las guerras de religión en los siglos XVI y XVII hasta los conflictos que provocaron cientos de miles de muertos en la antigua Yugoslavia en los años noventa del siglo pasado. La Europa actual tiene muchos problemas, algunos con tantos ecos en el pasado como los efectos de la crisis económica o el resurgir de la ultraderecha, pero la inclusión de todos los ciudadanos en un mismo modelo ha logrado apagar conflictos que parecían imposibles de resolver.
    Para nada de acuerdo, y no sé qué cálculos está haciendo.

    Los derechos políticos no son obra de magia, vienen de ideas, de ideas políticas que derivan de una cultura o peor, de grupos económicos.

    No veo que la inclusión de todos los ciudadanos en un mismo modelo sea ejemplo a seguir para nada. ¿Todo el mundo desea las mismas cosas? Claro que no. Bueno, a los grandes grupos económicos actuales les interesa que sí, pero no es verdad. Uno de los principales ideólogos de geopolítica estadounidense decía que debía apoyarse la expansión de la Unión europea, pues serviría de caballo de Troya para desactivar cualquier ambición geoplítica independiente. La idea es que mientras más sean, menos un país individual puede imponer sus ideas. Parece que este comentarista apoya ese uso de la democracia: usarla para aplastar cualquier grupo e idea original.

    "Ah, que antes se mataban mucho". Sí, pero no por sus diferencias culturales. Las mayores matanzas fueron asuntos económicos. Y hoy siguen matando a diestra y siniestra, solo que fuera de europa. Y el principal causante siguen siendo los asuntos económicos.

    Dejar un comentario:


  • Teodofredo
    respondió
    Los nacionalismos que envenenaron Europa

    La inclusión de todos los ciudadanos en un mismo Estado ha logrado solucionar problemas que parecían imposibles

    EL PAÍS - GUILLERMO ALTARES - 19 OCT 2017
    Toda la historia de Europa discurre en un sentido: la construcción de Estados donde los derechos sean políticos y, por lo tanto, correspondan a todos los ciudadanos, frente a aquellas naciones en las que los derechos dependen de la pertenencia a una idea, etnia, lengua o religión. Y no ha sido fácil llegar hasta aquí. El camino ha superado una larga sucesión de desastres y cataclismos, desde las guerras de religión en los siglos XVI y XVII hasta los conflictos que provocaron cientos de miles de muertos en la antigua Yugoslavia en los años noventa del siglo pasado. La Europa actual tiene muchos problemas, algunos con tantos ecos en el pasado como los efectos de la crisis económica o el resurgir de la ultraderecha, pero la inclusión de todos los ciudadanos en un mismo modelo ha logrado apagar conflictos que parecían imposibles de resolver.

    El mundo de ayer (Acantilado), las memorias del escritor judío vienés Stefan Zweig, se ha convertido en el equivalente literario al Himno a la alegría, de Beethoven, un canto inagotable a la sabiduría de este continente, pero también una advertencia sobre la fragilidad de sus logros. Zweig se suicidó en Brasil en 1942 cuando pensaba que ya no existía ninguna esperanza para Europa y que el triunfo de Hitler era inevitable. Esto es lo que escribe sobre el nacionalismo: “Por mi vida han galopado todos los corceles amarillentos del apocalipsis, la revolución y el hambre, la inflación y el terror, las epidemias y la emigración; he visto nacer y expandirse ante mis propios ojos las grandes ideologías de masas: el fascismo en Italia, el nacionalsocialismo en Alemania, el bolchevismo en Rusia y, sobre todo, la peor de todas las pestes: el nacionalismo, que envenena la flor de nuestra cultura europea”.

    La frase de Zweig debe ser aplicada con cautela a la situación actual: no nos encontramos ante un asalto contra la razón y la sociedad similar al que representaron los grandes totalitarismos, no hay en Europa nada parecido a Hitler o Stalin. Pero cuando el escritor sitúa el nacionalismo como el peor de los males, como un veneno, se refiere a la exclusión que representa para todos los que se quedan fuera. Su idealización del Imperio Austrohúngaro se debe a que fue una entidad en la que pudieron vivir bajo una misma ley y unos mismos derechos pueblos, lenguas y religiones totalmente diferentes.

    El derrumbe de aquel Imperio provocó el levantamiento de fronteras que siempre dejaban fuera a alguien, porque si se trazan los límites basándose en imaginarios derechos nacionales siempre hay alguien excluido —los húngaros de Rumanía o los rumanos de Hungría, los italianos y los eslovenos de Trieste y así hasta el infinito—. No hay naciones uniformes. El gran escritor austriaco era plenamente consciente de ello y por eso veía con tanto pesimismo la evolución que vivió Europa en los años treinta.

    Como la de Zweig, la peripecia personal del sociólogo alemán Norbert Elias puede servir para resumir el siglo XX: veterano de la Primera Guerra Mundial, huyó de Alemania por ser judío —su madre no consiguió escapar y fue asesinada en Auschwitz—, vivió en Inglaterra, donde fue deportado a la isla de Man por ser alemán, y luego trabajó en universidades de Alemania y Holanda. Escribió un libro muy influyente, El proceso de civilización (FCE), sobre la cimentación del Estado en Occidente y la protección que, al final, daba el Estado-Leviatán a los individuos. Esta obra sirvió de inspiración a Steven Pinkerpara escribir Los ángeles que llevamos dentro (Paidós), un ensayo que da una visión profundamente optimista del presente ya que, mantiene, vivimos en el momento menos violento de la historia. Elias explica que Europa en el siglo XV tenía 5.000 unidades políticas independientes, la mayoría baronías; 500 a principios del siglo XVII; 200 en la época de Napoleón, a principios del siglo XIX; y menos de 30 en 1953.

    Estos datos representan un resumen perfecto de lo que ha ocurrido en el continente desde que Zweig escribió sus memorias: menos Estados como solución a los conflictos nacionales. La UE nació con el propósito de compartir los recursos —el carbón y el acero—, pero rápidamente cuajó como algo mucho más ambicioso: crear una estructura inclusiva, en la que estén representados los países, las naciones y sus diferencias, pero sobre todo los ciudadanos. La historia de Europa es tan intrincada que no hay otra forma de resolver conflictos milenarios. En su libro L’invention de l’Europe, el demógrafo francés Emmanuel Todd explica que “la civilización europea actual es el producto de una síntesis, lenta y trabajosa” porque “sus pasiones, religiosas o económicas, están inscritas en el espacio”. Darle un nuevo sentido a ese espacio, que sea de todos los ciudadanos sin que importen sus pasiones (porque, no lo olvidemos, el nacionalismo es una pasión, no una realidad), es el gran logro de la UE. Y dar marcha atrás sería un error gigantesco.

    Algún político insensato ha hablado de algo así como el “modelo esloveno” para el desafío separatista de Cataluña. Incluso obviando datos que no se deberían obviar —una guerra de 10 días, 70 muertos, el principio de la catástrofe yugoslava, la peor que ha sufrido Europa desde el final de la II Guerra Mundial—, es interesante recordar un fleco de aquella independencia, que refleja lo que ocurre cuando se crean Estados basados en la nación: los llamados “borrados”. Cuando Eslovenia se independizó, un 10% de la población (200.000 de dos millones) era de origen yugoslavo, se había instalado en la República más rica, pero no había nacido allí, aunque estaban integrados. Primero se les obligó a regularizarse (¡en el país en el que llevaban viviendo desde hacía décadas!) y 18.000 de ellos fueron “borrados”, eliminados de los registros como si nunca hubiesen existido. Era una conclusión lógica: en el Estado de los eslovenos, los que no lo son no tiene cabida. En un Estado plurinacional, ese problema no existe. ¿Cuándo se solucionó? Después de que Eslovenia entrase en la UE y Bruselas le obligase a arreglar tan feo asunto.

    El fin de semana del referéndum ilegal, visitó España un escritor bosnio llamado Velibor Colic, autor de un libro, lleno de humor, sobre la dificultad de empezar de cero en otro país, Manual de exilio (Periférica). Bosnio de origen croata, desertó durante la guerra, estuvo en un campo de concentración del que se fugó y se exilió en Francia. Aprendió el idioma y acabó convertido en un escritor de éxito. Ahora vive en Estrasburgo, trabaja con inmigrantes (50 nacionalidades conviven en la ciudad) y contemplaba con una mezcla de preocupación e incredulidad lo que ocurría en Cataluña. Colic decía que los referendos nacionalistas los carga el diablo. Y no paraba de bromear con que su siguiente exilio sería el más cómodo y barato, porque un tranvía une Estrasburgo con Khel, en Alemania. Se inauguró el 24 de abril y cruza, por 1,40 euros, una frontera que provocó tres guerras entre 1870 y 1945. Aquel exiliado bosnio no podía entender que alguien quisiese bajarse de ese tranvía que cruza fronteras y deja atrás para siempre una triste historia

    https://elpais.com/internacional/201...42_587703.html

    Dejar un comentario:

Trabajando...
X