Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Noticias de África

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • #61
    Es lo patetico de las dictaduras que se hacen pasar por democracias. Ej. China, Cuba, etc., por lo menos Kim en Corea es un dictador con todas las de la ley y no lo disimula como los otros.
    Slds.
    San Martin: "Hace más ruido un sólo hombre gritando que cien mil que están callados"
    "Mi sable nunca saldrá de la vaina por opiniones políticas."
    Por algo siempre San Martin tendra mi respeto y el sentirme orgulloso de este gran hombre.
    General S. Patton: “El objetivo de la guerra no es morir por tu país. Sino asegurarse de que el otro bastardo muera por el suyo”
    V de Vendetta: "El pueblo no debería temer a sus gobernantes, los gobernantes deberían temer al pueblo".

    Comentario


    • #62
      La Armada tunecina comiciona nuevos buques

      Haga clic en la imagen para ver una versión más grande  Nombre:	P611_Syphax_400x300_Tunisia_Presidency.jpg Visitas:	1 Size:	35,6 KB ID:	673409

      La Armada de Túnez ha puesto en servicio dos buques nuevos en servicio: su segundo buque de patrulla costera (OPV) de servicios múltiples de Damen y un tercer barco de patrulla fabricado localmente.


      Los buques fueron encargados en el puerto de La Goulette el 25 de junio por el presidente Beji Caid Essebsi, según la Presidencia tunecina, para coincidir con el 62 aniversario del ejército nacional. La ceremonia incluyó demostraciones de la Marina tunecina que vio las operaciones de abordaje de los RHIB de la Marina y el despliegue de marineros en un barco por un helicóptero UH-60.

      El segundo buque de patrulla costera de servicios múltiples (MOPV) 1400, llamado Syphax (P611), se puso en servicio junto con el patrullero Kerkouane (P212).

      Túnez ordenó cuatro buques MSOPV 1400 de Damen en 2016, y el primero de su clase, Jugurtha (P610), se entregó en marzo de este año. Los buques se están construyendo en el astillero de Damen en Galati en Rumania, y Syphax se completó el 2 de mayo. Los otros dos buques encargados (Hannon y Sophonisbe) serán entregados a fines de 2018, según el ministro de Defensa Nacional, Abdul-Karim al-Zubaidi. Hannon, comenzó las pruebas de mar en el Mar Negro el 26 de junio.

      El MSOPV es el segundo diseño de buques patrulleros marinos de Damen e incorpora la forma del casco Damen's Sea Axe para un mejor nivel marino: la nueva OPV es eficiente en combustible y capaz de alcanzar velocidades de hasta 25/26 nudos, dijo Damen.

      Una bahía Multi-Mission se puede equipar con módulos de misión específicos y un RHIB de nueve metros (bote inflable de casco rígido), que se puede lanzar sobre un varadero dedicado a través de la parte posterior del buque mientras navega el OPV. El Hangar Multi-Mission es capaz de almacenar un helicóptero y un vehículo aéreo no tripulado (UAV).

      El Kerkouane fue construido localmente por la Société de Construction Industrielle et Navale (SCIN) en asociación con el ministerio de defensa y se lanzó el 8 de mayo de este año. El primero de clase, Istiqlal (P201), se lanzó en agosto de 2015 y el segundo, Utique (P211) se lanzó en marzo de este año.

      Los buques de 80 toneladas tienen 26,5 metros de largo y 5,8 metros de ancho. Son alimentados por dos motores Rolls-Royce, cada uno de los cuales produce 3 200 caballos de fuerza, dando una velocidad máxima de 25 nudos y un alcance de 600 millas náuticas. El armamento incluye un cañón de 20 mm y dos ametralladoras. El alojamiento es para una tripulación de 12 marineros. Los recipientes están equipados con una cámara de imagen térmica.

      Durante la ceremonia del 25 de junio, al-Zubaidi dijo que Túnez se ha beneficiado de la entrega de nuevos activos en los últimos dos años, incluidos los buques de patrullaje en alta mar, helicópteros UH-60, 400 camiones y 30 vehículos blindados.
      Los MSOPV 140 tienen una longitud de 72 metros, una manga de 12,7 metros y un calado de 3,75 metros. Los buques desplazan aproximadamente 1 284 toneladas y están propulsados ​​por dos motores Caterpillar que entregan un total de 7 060 kW, dando una velocidad máxima de 20 nudos.

      Haga clic en la imagen para ver una versión más grande  Nombre:	P611_2850727.jpg Visitas:	1 Size:	147,8 KB ID:	673410
      Haga clic en la imagen para ver una versión más grande  Nombre:	P611_2850725.jpg Visitas:	1 Size:	165,3 KB ID:	673411
      Haga clic en la imagen para ver una versión más grande  Nombre:	P611_2850722.jpg Visitas:	1 Size:	169,8 KB ID:	673412

      Info: defenceweb

      Opinión:

      Lamentablemente ya no nos podemos comparar ni con los países africanos. Vemos como todas las armadas del mundo se reequipan con nuevos buques para cuidar de sus fronteras marítimas, mientras aquí la indesición y la desidia arrasa con todo.

      Comentario


      • #63
        Al Sisi impulsa una reforma legal que le permite perpetuarse en el poder en Egipto

        La modificación de la Constitución facilitaría una presidencia hasta 2034


        EL PAÍS - RICARD GONZÁLEZ - Túnez 15 FEB 2019 -

        La ciudadanía egipcia va camino de perder la cortapisa legal para evitar que sus mandatarios se perpetúen en el poder. El Parlamento egipcio ha iniciado este jueves la tramitación de una reforma de la Constitución cuyo principal objetivo es ampliar el límite de dos mandatos de cuatro años a dos de seis años, con una cláusula de transición que se aplicaría únicamente al presidente, Abdelfatá al Sisi, y que le permite presentarse en otras dos ocasiones una vez finalice el mandato actual en 2022. Esto abre la puerta a que el dirigente, que se hizo con el poder en un golpe de Estado en 2013 y encabeza un régimen señalado por la restricción de libertades, se convierta prácticamente en presidente vitalicio. Con la reforma, Al Sisi, de 64 años, podría permanecer en el poder hasta 2034. Egipto sería ya una dictadura de manual.

        Abdelfatá al Sisi dirigiéndose al Parlamento después de haber sido investido por segunda vez en 2018 AP

        En la votación no hubo ninguna sorpresa: 485 diputados de la Cámara legislativa votaron a favor de proceder con la reforma constitucional, mientras que 16 se opusieron. Con la mayoría de partidos de la oposición proscritos, sobre todo aquellos de ideología islamista, el Parlamento está dominado de forma abrumadora por las fuerzas oficialistas. Si bien las enmiendas fueron presentadas por un grupo de 120 diputados, nadie duda de que Al Sisi es su verdadero impulsor. De acuerdo con la ley, ahora se debatirán en comisión antes de ser sometidas a una votación definitiva en el hemiciclo y, posteriormente, se celebrará un referéndum popular. El proceso puede durar varios meses.

        El cambio constitucional más trascendental atañe al artículo 140, que se pretende modificar para ampliar el límite legal a dos mandatos presidenciales de seis años. Entre la otra quincena de reformas, destaca la reserva de una cuota femenina del 25% de los escaños de la Asamblea Popular —ahora hay 90 diputadas, un 15% del total—. Asimismo, se prevé reinstaurar una Cámara alta, disuelta tras el golpe de Estado; mayores poderes del presidente en el nombramiento de altos cargos del poder judicial, y la atribución al Ejército del rol de protector de “la Constitución y la democracia”.

        La oposición ha expresado su rechazo frontal a la reforma, y sobre todo, a la cláusula que establece que el nuevo límite de mandatos no se aplicará hasta las próximas elecciones. “Estas enmiendas significan el retorno a la Edad Media” y “al poder concentrado en una sola persona”, afirmó en el debate Ahmed Tantawi, un joven diputado de izquierdas, que criticó que los cambios estén hechos a la medida de una “persona”, cuyo nombre no quiso pronunciar.

        En aras de la estabilidad

        Los diputados afines al mandatario justificaron su posición en aras de la estabilidad. “Vivimos en una región repleta de riesgos y amenazas, y queremos que nuestro país permanezca estable, por eso cambiamos la Constitución”, declaró el presidente del Parlamento, Alí Abdel-Aal, al inicio de la sesión. “No permitiremos que Egipto lo gobiernen aficionados, ni tampoco partidos débiles. Por eso, deberíamos todos dejar que el presidente Al Sisi continúe en el poder durante un periodo más largo en un momento en el que Egipto necesita su liderazgo de forma desesperada”, dijo Ayman Abu-Ela, portavoz de Egipcios libres, de corte neoliberal.

        Al Sisi fue elegido presidente en 2014, un año después de haber ejecutado un golpe contra el islamista Mohamed Morsi, presidente electo en las urnas. En 2018, el dirigente fue reelegido con más del 97% de los votos en unos comicios repletos de fraudes que parecieron más bien una parodia electoral.

        "En su redacción actual, las enmiendas constitucionales tendrán unas consecuencias severas y de largo alcance para el Estado de derecho, la separación de poderes y la naturaleza del Estado egipcio", lamenta Mai al-Sadany, una abogada e investigadora del think tank TIMEP. Según Al-Sadani, el proyecto de reforma viola el artículo 226 de la Carta Magna, que solo permite modificar las provisiones relativas a la reelección del presidente para "aportar unas mayores garantías". La actual Constitución fue aprobada en 2014, cuando el régimen todavía no se hallaba consolidado y necesitaba presentar una apariencia democrática a la comunidad internacional para recabar su apoyo.

        En teoría, la actual ley fundamental reconoce y protege los derechos y libertades fundamentales. Sin embargo, la violación sistemática de su letra y espíritu por parte de las autoridades egipcias la ha convertido en papel mojado. "El respeto a las provisiones de la Constitución es clave para el Estado de derecho en un país. La propuesta de enmienda de la Constitución es la última de una larga lista de leyes problemáticas, de un estado de emergencia indefinido, y del cierre del espacio público", añade Al-Sadany.

        https://elpais.com/internacional/201...83_184100.html

        Comentario


        • #64
          Nigeria vive una situación muy parecida a Venezuela y la reelección de Maduro... y todo puede terminar mal..(casualmente también es un país productor de petróleo). Un país investigado por muertes, torturas, desapariciones y la persecución de periodistas y opositores...La mayoría de la prensa internacional no pudo acceder a Nigeria estos días...(por ejemplo este corresponsal envía la nota desde Dakar en Senegal).
          La mayoría de los opositores se negaron a ir a votar, porque desde un primer momento ya se denunciaba un gran fraude, en el que el gobierno de Muhamadu Buhari intenta reelegirlo nuevamente para perpetuarlo en el poder. Solo el 40 % de la población (la mayoría oficialistas) fue a votar, aun asi en ese 40 %, Buhari solo logró el 56 % del escrutinio

          __________________________________________________ ______________________________


          Muhammadu Buhari, reelegido presidente de Nigeria

          Los comicios, en los que hubo una baja tasa de participación, fueron rechazados por la oposición



          EL PAÍS - JOSÉ NARANJO - Dakar 28 FEB 2019

          Muhammadu Buhari el pasado sábado. BEN CURTIS AP

          Muhamadu Buhari ha sido reelegido presidente de Nigeria para un segundo mandato de cuatro años. La Comisión Electoral Nacional Independiente (INEC, según sus siglas en inglés) proclamó este martes por la noche los resultados provisionales de las elecciones celebradas el pasado sábado y decretó que el presidente saliente había obtenido el 56% de los votos frente al 41% de su rival, Atiku Abubakar, quien ha denunciado “un fraude masivo”. La participación ha sido baja, en torno al 40%, lo que ha beneficiado al presidente saliente.

          Las elecciones se anunciaban muy reñidas entre ambos candidatos, pero desde que el lunes comenzaron a publicarse los resultados parciales se comenzó a observar una tendencia favorable al actual presidente. La diferencia final entre ambos ha sido de unos cuatro millones de votos, mayor de lo que se preveía. Buhari se impuso en 19 de los 36 Estados del país, mientras que Abubakar resultó ganador en 17 de ellos y en la capital, según los datos de la INEC. La oposición pidió que se interrumpiera el escrutinio y ya ha anunciado la presentación de un recurso.

          El presidente electo ha prometido que durante los próximos cuatro años centrará sus esfuerzos en seguir combatiendo la corrupción y la inseguridad y en reforzar el crecimiento económico. El austero general retirado ya había prometido lo mismo en las elecciones de 2015, pero su balance ha sido pobre en los últimos cuatro años. Varios cientos de seguidores del Congreso de Todos los Progresistas (APC) acudieron a festejar la victoria a su sede en Abuja, la capital federal, donde Buhari dijo sentirse “profundamente honrado” por esta victoria.

          A tenor de los datos facilitados por la INEC la clave ha estado, por un lado, en la fortaleza mostrada por el presidente en los Estados musulmanes del norte, donde obtuvo porcentajes en torno al 70% pese a haber perdido parte del apoyo con el que contó en 2015 en grandes ciudades como Kano. Por otro lado, el sur de mayoría cristiana no ha dado el apoyo incontestable que se preveía a Abubakar, lo que ha reducido sus opciones de victoria.

          En este sentido destaca la bajísima participación en Estados sureños como Abia (18%) o Lagos (20%) donde el opositor Partido Democrático Popular (PDP) contaba con recoger millones de votos. “Estos resultados son incorrectos e inaceptables” dijo Uche Secondus, presidente de este partido durante una conferencia de prensa de urgencia convocada en Abuja.

          https://elpais.com/internacional/201...69_184276.html
          Editado por última vez por Teodofredo; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/358-teodofredo en 01/03/2019, 04:30.

          Comentario


          • #65
            Argelia, un polvorín a punto de estallar


            Urge un cambio de régimen en Argelia

            EL MUNDO - Lunes, 4 marzo 2019 -


            El presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika, en una imagen de archivo. (REUTERS)


            Argelia es un polvorín a punto de estallar. Desde que el pasado día 10 el presidente Buteflika expresara por carta su intención de presentarse a las elecciones para una quinta legislatura, los ciudadanos abarrotan las calles de la capital protagonizando las mayores protestas de los últimos años exigiendo la "caída del régimen" militar. Recuperan el lema de la Primavera Árabe, fallida por la enorme represión pero también porque la reciente memoria de la guerra civil actuó como dique de contención para la sociedad. Mas tras 20 años aferrado al poder, -Buteflika derogó la limitación de mandatos de la Constitución-, las nuevas generaciones han perdido aquel temor y demandan el relevo de un hombre que, si bien contribuyó a crear estabilidad en el país tras un periodo cruento, no abrió las puertas de par en par a la democracia.

            Ayer se oficializó la candidatura. A sus 82 años, Buteflika, desaparecido por completo del espacio público desde 2012 por su salud, no puede ser quien lidere una Argelia con ansias de reformas pero, sobre todo, de libertad. Su decisión es una muestra más de su autocrático inmovilismo, de que su intención nunca fue encabezar una transición plena, sino beneficiarse de un sistema corrupto a través de unas estructuras de poder represivas.

            https://www.elmundo.es/opinion/2019/...c6c8b4671.html
            Editado por última vez por Teodofredo; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/358-teodofredo en 04/03/2019, 04:11.

            Comentario


            • #66
              Gaid Salah, el sable que sostiene a Buteflika

              El jefe del Ejército se sitúa frente al clamor de la calle en Argelia como el defensor más poderoso del octogenario presidente


              EL PAÍS - FRANCISCO PEREGIL - Rabat - 9 MAR 2019

              Ahmed Gaid Salah, en una imagen del 1 de julio de 2018. - ANIS BELGHOUL (AP)

              Nadie sabe con certeza quién gobierna en Argelia, un país cuyo presidente, Abdelaziz Buteflika, de 82 años, se mueve en silla de ruedas desde 2013 y no pronuncia un discurso en público desde mayo de 2012. Ya antes de que Buteflika llegase a la presidencia en 1999, la estructura que maneja el país era opaca y compleja. Los argelinos se refieren al “poder” como si fuera un monstruo de varias cabezas, a menudo peleadas entre ellas. Ahora mismo, con Buteflika hospitalizado desde el 24 de febrero en Ginebra, la cabeza que destaca sobre todas las demás es la del jefe del Estado Mayor, Ahmed Gaid Salah, el general de 79 años al mando de uno de los Ejércitos más poderosos de África. Gaid Salah ya ha emitido dos mensajes amenazantes contra quienes “quieren llevar el país a los años del dolor”.

              Argelia sufrió durante la década de los noventa una guerra civil entre islamistas y militares en la que fallecieron entre 100.000 y 150.000 personas. Y Gaid Salah ha prometido defender el orden establecido. Ese orden pasa por las elecciones presidenciales del 18 de abril. El problema es que cientos de miles de argelinos han salido a las calles en tres ocasiones en las últimas semanas para protestar contra la participación de Buteflika en esos comicios.

              El mandatario presentó su candidatura —más bien se la presentaron, porque él estaba ingresado— para presidir el país otros cinco años. De ganar, sería la quinta vez. Miles de personas rompieron el miedo de dos décadas y se echaron a la calle el 22 de febrero para protestar contra el quinto mandato. Desde entonces, no pasa un solo día sin que haya manifestaciones en Argelia y desafecciones dentro del propio régimen. Pero Gaid Salah, que también es viceministro de Defensa desde 2013, sigue apoyando a Buteflika, que además es ministro de Defensa.

              Rehén de su promesa

              Akram Kharief, director del sitio digital argelino Mena Defense, apunta por teléfono desde Argel: “Gaid Salah prometió a Buteflika que iba a apoyarlo hasta el final. Así que el escenario ideal para él era el de no hacer nada, esperar el día de su marcha y entonces decidir quién será el sucesor. Ahora es rehén de su promesa. Es cierto que tiene mucho poder y que ahora mismo no hay un general que le haga sombra. Pero también da la impresión de que está cada vez más aislado”.

              En 2004 el jefe del Ejército era el general Mohamed Lamari, el azote del terrorismo en Argelia. Lamari tenía previsto jubilar a Ahmed Gaid Salah. Sin embargo, lo que hizo Buteflika tras obtener su segundo mandato presidencial, fue jubilar a Lamari, que se había opuesto a la reelección de Buteflika, y puso al mando del Ejército a Gaid Salah. Una década después, cuando Buteflika sufrió un infarto cerebral en 2013 y casi desapareció de la escena pública, Gaid Salah multiplicó su presencia en radio y televisión, hasta convertirse en el militar argelino con mayor presencia en los medios desde la independencia del país, en 1962. Tiene fama, además, de contar con un ego excesivo.

              En un país que ensalza la lucha de los veteranos combatientes en la guerra de la independencia y contra el terrorismo islamista, Gaid Salah no puede presumir de hazañas bélicas. “Sin embargo”, señala Akram Kharief, “él ha entrado en la historia del país como el hombre que modernizó el Ejército. El dinero de la renta del petróleo fue clave para emprender esa reforma. Pero no solo modernizó el armamento, sino las estructuras”.

              Había una cabeza en “el poder” que le hacía demasiada sombra a Gaid Salah y al propio Buteflika. Se trataba del general Mohamed Mediene, alias Toufik, el jefe de los poderosos servicios secretos, el Departamento de Inteligencia y Seguridad (DRS, en sus siglas en francés). En septiembre de 2015, Gaid Salah consiguió la destitución de Toufik y otros generales próximos a él. En lugar de Toufik nombraron a Athmane Tartag. “Pero Tartag es más un coordinador que otra cosa”, señala Akram Kharief. “Además, desde 2015, los servicios secretos quedaron divididos en varias direcciones generales. Una de ellas depende de la Armada, tres de la Presidencia…”. Con lo cual no parece que nadie pueda hacerle sombra a Gaid Salah.

              “El verdadero problema”, afirma Akram Kharief, “es que dentro del poder todo el mundo ha estado haciendo cálculos y ecuaciones para encontrar un sucesor a Buteflika. Y nadie puso al pueblo como parte de la ecuación. Una vez que el pueblo ha salido a la calle, todo el mundo está recalculando”.

              En un país donde los altos cargos están obsesionados con el recuerdo que dejarán en la historia, tal vez Ahmed Gaid Salah no querrá ser recordado como el hombre que masacró a su propio pueblo en las calles. Hasta ahora, sus amenazas no han pasado de ahí, amenazas.

              TRAPOS SUCIOS

              El año pasado fueron depuestos de sus cargos y después encarcelados cinco generales y un coronel por motivos de supuesta corrupción. A los dos meses fueron liberados, pero nunca se supo qué llevó a Gaid Salah a impulsar esa purga. ¿Suponían esos generales una amenaza para el quinto mandato de Abdelaziz Buteflika? Esa es la versión más extendida en Argelia, pero no hay confirmación oficial.

              En cualquier caso, nadie cree que la causa verdadera sea los negocios oscuros, según la Asociación Argelina Contra la Corrupción (AACC), porque es un secreto a voces que muchos altos mandos se han enriquecido de forma ilícita.

              En un país donde la opacidad es tan grande, el jefe de Ejército no podía estar a salvo de los rumores. De vez en cuando circulan noticias en la prensa argelina sobre los supuestos negocios de los hijos de Gaid Salah en Annaba, la ciudad natal del jefe del Estado Mayor.

              https://elpais.com/internacional/201...66_375567.html

              Comentario


              • #67
                Finalmente el General Gaid Salah se le dió vuelta a Buteflika

                El jefe del Estado Mayor argelino pide inhabilitar a Buteflika


                Gaid Salah retira el apoyo al presidente y reclama la aplicación del artículo 102 de la Constitución por incapacidad para ejercer sus funciones


                EL PAÍS - FRANCISCO PEREGIL - Rabat 26 MAR 2019

                Estudiantes argelinos participan en una manifestación contra Abdelaziz Buteflika, este martes en Argel (Argelia). En vídeo, la declaración televisada del jefe del Estado Mayor argelino. M. MESSARA (EFE) / ATLAS


                El jefe del Estado Mayor en Argelia y viceministro de Defensa, el general Ahmed Gaid Salah, ha pedido este martes mediante un discurso televisado la inhabilitación de su inmediato superior, el ministro de Defensa y presidente, Abdelaziz Buteflika, enfermo desde 2013. Un mes de movilizaciones tan gigantescas como pacíficas han bastado para lograr algo impensable el 10 de marzo, cuando Buteflika, de 82 años, anunció que se postularía para un quinto mandato en las presidenciales del 18 de abril. En un país donde el Ejército ejerce como verdadero poder en la sombra, el jefe del Estado Mayor ha emitido un mensaje inequívoco: “Se ha convertido en necesario, incluso imperativo, adoptar una solución para salir de esta crisis, que responde a reivindicaciones legítimas del pueblo argelino”.

                Esa “solución” que ofrece el general es el artículo 102 de la Constitución, que establece la posibilidad del relevo cuando el presidente de la República, “a causa de una enfermedad grave y duradera se encuentra totalmente imposibilitado para ejercer sus funciones”. La Constitución contempla que el Consejo Constitucional verifique la incapacidad del presidente para ejercer sus funciones. Después, debe proponer al Parlamento su inhabilitación, quien ha de aprobarla por mayoría de dos tercios. A partir de ahí, el presidente del Senado, Abdelkáder Bensalá, asumiría la presidencia interina del país y sería el encargado de organizar las elecciones presidenciales durante un periodo máximo de 135 días.

                Buteflika pronunció su último discurso público en mayo de 2012. En abril de 2013 sufrió un infarto cerebral y desde entonces solo se desplaza en silla de ruedas y solo sale de su residencia para someterse a revisiones médicas en Francia y en Suiza. A pesar de esas limitaciones, la Armada apoyó su candidatura en las elecciones de 2014, que Buteflika ganó sin asistir a un solo mitin y respaldó su candidatura para los comicios presidenciales que iban a celebrarse en abril.

                Gaid Salah, de 79 años, nunca apeló al artículo 102 de la Constitución, tras el infarto cerebral de Buteflika, en 2013. Incluso se mostró en contra de las protestas. Tras las manifestaciones masivas del 22 de febrero, las que rompieron el muro del miedo, pronunció en dos ocasiones sendos discursos de un tinte amenazador donde alertaba contra quienes pretenden llevar al país hacia “los años del dolor”, en referencia a la llamada década negra (1992-2002), la guerra civil entre islamistas y el Ejército que causó más de 150.000 muertos.

                Sin embargo, esas amenazas no surtieron efecto. Millones de argelinos siguieron manifestándose cada viernes durante un mes. El régimen parecía no darse por aludido. Buteflika expresó a través de cartas que alguien leía en su nombre, su intención de no concurrir para un quinto mandato. Ofrecía dirigir un proceso de transición y entregar el poder a su sucesor, sin anunciar una fecha exacta de partida. A raíz de ese anuncio, las manifestaciones se volvieron aún más masivas.

                El lunes 18 de marzo se produjo un hecho insólito. Gaid Sallah pronunció un discurso en el que apelaba a la “responsabilidad” para encontrar soluciones a la crisis. Por primera vez no menciona en su discurso a “su excelencia el presidente de la República, ministro de la Defensa nacional, jefe supremo de las fuerzas armadas”. Pero Buteflika, o sus más allegados, no quisieron tampoco darse por enterados y siguieron adelante con un proyecto de transición que la calle volvió a rechazar. Ahora, es el Consejo Constitucional, institución controlado por el régimen, quien tiene la opción de poner en marcha el 102.

                El jurista argelio-tunecino Nessim Ben Gharbia indicó a este diario desde París: “El mandato de Buteflika termina el 28 de abril. Más allá de esa fecha habría un vacío constitucional y un caos institucional. El Ejército podía haber optado entre el artículo 107 de la Constitución, que habla del Estado de excepción, y el 102. Finalmente, ha optado por la vía institucional, por una transición legal. Yo creo que el recuerdo de 1992 está todavía en las cabezas y han querido evitar esa situación.

                “Sería interesante saber”, añade Ben Gharbia, “si el Consejo Constitucional ha sido informado de una manera informal antes de la declaración del jefe del Ejército. O si, por el contrario, opondrá alguna resistencia. Yo dudo que vaya a oponerse, porque eso crearía una situación de bloqueo institucional, que es lo que el régimen intenta evitar”.

                En realidad, la salida de Buteflika se daba ya por descontada entre los manifestantes. Pero el desafío de la calle era mayor: el “no al quinto mandato de Buteflika” se convirtió en un “Régimen lárgate”. Y una parte indispensable de ese régimen es el Ejército. Por tanto, la gran incógnita no está ya en saber cuándo y cómo abandonará Buteflika el poder. Lo hará, en cualquier caso, de forma humillante, expulsado por su propio pueblo. La incertidumbre radica en saber qué hará Gaid Salah, el jefe del Ejército más poderoso de África, después de Egipto.

                Ahora, la sociedad civil se encuentra ante una disyuntiva: O bien acepta la senda de la Constitución que propone Gaid Salah, un camino lleno de caras demasiado conocidas, con hombres del régimen que pilotarían la transición… O bien, sigue pidiendo en la calle que se vaya el régimen. Y eso señalaría directamente a Gaid Salah.

                El abogado de derechos humanos Mustafa Buchachi, quien se ha convertido en uno de los rostros más visibles en el movimiento de protestas, indicó a varios medios locales que los argelinos no aceptarán el artículo 102. [Aceptarlo] “significaría que uno de los símbolos del poder que ha dirigido este país durante los últimos 20 años, el presidente del Senado, Abdelkáder Bensalá, dirigirá el periodo de transición. “Si hubiesen sido serios habrían aplicado el 102 hace varios años”. Buchachi señaló al sitio Huffpostmaghreb: “Nosotros deseamos una transición dirigido por hombres y mujeres que no hayan participado en la gestión del país en los últimos 20 años”.

                https://elpais.com/internacional/201...32_333573.html

                Comentario


                • #68
                  Ruanda, 25 años de (re)construcción de una nación desgarrada por el genocidio

                  HUFFINGTON POST - George KalisaAgencia - EFE

                  Cráneos de víctimas del genocidio ruandés de 1994 expuestos en el Centro Memorial de Kigali, en una imagen de archivo. - DAI KUROKAWA / EFE


                  Hace 25 años comenzó en Ruanda una de las peores tragedias de la humanidad, un genocidio que acabó con la vida de unas 800.000 personas. Hoy, el país tiene muchas lecciones que dar a la comunidad internacional sobre unidad, reconciliación y crecimiento, y algunas otras que aprender en derechos humanos.

                  “Ahora ya podemos preocuparnos por la transición; ya no estamos preocupados por sobrevivir, por la vida o la muerte (...). Estamos construyendo instituciones, infraestructuras e invirtiendo en nuestra gente”, decía el presidente ruandés, Paul Kagame, en 2013.

                  Hasta 1994, Ruanda era el hogar de un 85 % de hutus, un 14 % de tutsis y un 1 % de twas, pero en 2003 la nueva Constitución prohibió la diferenciación por etnias y todos pasaron a ser “ruandeses” a secas.

                  El genocidio fue consecuencia de la extrema polarización del conflicto entre hutus y tutsis, de la que Ruanda culpa a los colonizadores belgas y franceses por perpetuar el etnicismo.

                  Estas potencias extranjeras apoyaban a los hutus y su persecución de los tutsis, que forzó un éxodo masivo a países vecinos en la década de los años 60 y 70.

                  La muerte del presidente -hutu- Juvénal Habyarimana, al ser derribado el avión en el que viajaba el 6 de abril de 1994, agudizó las disputas étnicas y desencadenó el 7 de abril casi 100 días de terror y sangre, que acabaron cuando en julio el Frente Patriótico Ruandés (RPF), de Paul Kagame, se hizo con el control del país.

                  Tras el genocidio, este pequeño país de África oriental era una nación desgarrada no solo por la matanza de decenas de miles de tutsis y hutus moderados, sino por las divisiones y las diferencias que desencadenaron el conflicto. Ruanda entonces era un país sin Estado ni instituciones funcionales.

                  La llegada al poder de Kagame (tutsi), oficialmente en el 2000 pero extraoficialmente desde después del genocidio, es una historia de luces (por su liderazgo y superación del conflicto) y sombras (por su mano dura contra la oposición y la disidencia).

                  Lecciones de progreso

                  Hay muchos indicadores que muestran algo en lo que muchos analistas coinciden: que Ruanda lo está haciendo bien. Es el país del mundo con más mujeres en el Parlamento (63 %) y está entre los 10 países africanos con mayor crecimiento económico anual (8 %).

                  La esperanza de vida es ahora de 67 años (datos de 2017 del Banco Mundial), mientras que en 1994 era solo de 29 años, y la población, que cayó a menos de 6 millones de personas durante el genocidio, ya se ha duplicado.

                  Ruanda representa un ejemplo de buena gobernanza y desarrollo, que no deja lugar a la ideología y a las divisiones que causaron ese horrendo baño de sangre.

                  Desde el fin del genocidio, el Gobierno de Kagame se ha apresurado a lanzar programas socioeconómicos de todo tipo: desde un sistema de sanidad universal a prohibir las bolsas de plástico por sus efectos contaminantes, pasando por políticas de impulso de las tecnologías de la información o programas de transporte público.

                  Y Ruanda ha acaparado llamativos titulares con iniciativas como la del reparto de sangre mediante drones -aviones no tripulados- a clínicas remotas del país.

                  Derechos humanos y oposición

                  Las medidas de Kagame prácticamente no tienen críticas internas. O no las tienen de forma pública, porque en la otra cara de la moneda se encuentra las limitaciones a la libertad de expresión.

                  “Dos décadas de ataques contra la oposición política, los medios independientes y los defensores de derechos humanos han creado un clima de temor en Ruanda”, decía Amnistía Internacional antes de los últimos comicios, los de 2017, que dieron una nueva victoria a Kagame, la tercera, con un abrumador 98,79 % de los votos.

                  El indulto de Kagame el pasado septiembre a su principal enemiga política, Victoire Ingabire, detenida en 2010 y condenada a 15 años de prisión por conspiración contra el Gobierno, traición y colaboración con grupos terroristas, ha traído algo de esperanza al país.

                  Unos meses después, un alto tribunal ruandés decidió en diciembre absolver a Diane Rwigara, excandidata presidencial, después de que fuera acusada junto a su madre en 2017 de incitar a la insurrección y falsificación de firmas electorales.

                  Sin embargo, la esfera política sigue muy limitada, con un solo partido que ejerce cierta oposición, el Partido Verde Democrático de Ruanda (DGPR), y el resto de formaciones “pseudoopositoras” que respaldan al Frente Patriótico Ruandés (RPF) de Kagame.

                  También han sido motivo de críticas las muertes en circunstancias sospechosas de decenas de personas, como las del exespía ruandés Patrick Karegeya, estrangulado en el exilio en Sudáfrica en diciembre de 2013, o la más reciente de un asesor de Ingabire en Ruanda el mes pasado.

                  Los fugitivos

                  El genocidio supuso una gran huida de aquellos tutsis que consiguieron escapar a países vecinos, y luego, con la victoria del RPF, la espantada de miles de hutus y responsables del genocidio.

                  Muchos conflictos vividos en Ruanda en esos 100 días han continuado, en mucha menor medida, en la vecina República Democrática del Congo (RDC), con incursiones tutsis a los campos hutus que existían allí o, viceversa, con intentos de rebelión hutus contra el poder de Kigali.

                  La diáspora ruandesa sigue ocasionando problemas al Gobierno, y ha forzado el cierre de dos puestos fronterizos en Uganda, país al que Kigali también acusa de albergar a rebeldes ruandeses.

                  La mayoría de esos ruandeses expatriados siguen siendo leales al expresidente Habyarimana y a las antiguas Fuerzas Armadas ruandesas, y han formado grupos como la milicia hutu Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), que se esconde en la densa selva del Congo, junto a los más de 100 grupos rebeldes nacionales y extranjeros que operan en esa zona.

                  Recientemente, unos 1.500 excombatientes de las FDLR regresaron a Ruanda tras un acuerdo entre gobernantes de la región para acabar con las actividades de rebeldes, sobre todo en el noreste de la RDC.

                  Rendición de cuentas

                  Según datos de la Comisión Nacional de Lucha contra el Genocidio (CNLG), unos 25.000 sospechosos de genocidio están escondidos en otros países, y solo 22 personas han sido extraditadas a Ruanda, de las 1.000 órdenes de repatriación que se han remitido.

                  Para juzgar a quienes cometieron crímenes en ese oscuro periodo de la historia de Ruanda, el Gobierno puso en marcha en 2001 los Gacaca, unos tribunales populares comunitarios que juzgaron a casi dos millones de personas hasta que cerraron de forma oficial después de las críticas de imparcialidad de organismos internacionales.


                  https://www.huffingtonpost.es/entry/...-internacional

                  Comentario


                  • #69
                    Bouteflika pide perdón al pueblo argelino: "Soy un ser humano que no está a salvo del error"

                    El recién dimitido presidente ha publicado una carta

                    Redacción El HuffPost / Agencias

                    RYAD KRAMDI

                    El recién dimitido como presidente de Argelia, Abdelaziz Bouteflika, ha publicado una carta en la que ha querido “pedir perdón” al pueblo argelino por no haber concluido su mandato y “por los posibles fallos cometidos”. “Soy un ser humano que no está a salvo del error”, ha sido una de sus frases más contundentes en su mensaje.

                    El exmandatario dirigió el país norafricano durante 20 años hasta este martes, cuando tuvo que dimitir, forzado por las multitudinarias protestas populares y las voces en su contra que se habían alzado en el Ejército.

                    En su misiva, también reconoce que “Dios sabe que fui sincero y fiel. No estoy triste, no temo por el futuro de mi país”. Además, desea que”Dios ayude a su sucesor a seguir concretando las esperanzas y ambiciones de las hijas y de los hijos de Argelia”.

                    Las instituciones argelinas están empezando poco a poco a poner en marcha el proceso de transición. Este martes se ha conocido que el Consejo Constitucional ha aceptado su renuncia a la presidencia presentada el martes, tras seis semanas de masivas protestas populares.

                    “Vacante presidencial de forma definitiva”

                    En un comunicado oficial, la institución que preside Tayeb Belaiz ha explicado que ha decidido declarar “vacante de forma definitiva” la presidencia y elevar el expediente al Parlamento para que ponga en marcha el periodo de transición.

                    A este proceso se ha referido el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, quien ha manifestado que espera “una transición pacífica y democrática que refleje los deseos del pueblo argelino”.

                    https://www.huffingtonpost.es/entry/...-internacional

                    Comentario


                    • #70
                      GENOCIDIO RUANDA

                      Ruanda conmemora los 25 años del genocidio en el que murieron casi un millón de personas

                      Kagame: “Nada tendrá jamás el poder de enfrentar de nuevo a los ruandeses”

                      Ruanda conmemora los 25 años del genocidioen un acto al que no ha asistido el presidente de Francia



                      EL PAÍS - AFP - Kigali 7 ABR 2019 -


                      El jefe de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat, el presidente de Ruanda, Paul Kagame, su mujer, Jeannette Kagame, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, durante la ceremonia, este domingo en Kigali. (FOTO: REUTERS VIDEO: REUTERS-QUALITY)


                      El presidente ruandés Paul Kagame ha destacado este domingo la fuerza de su pueblo, que salió del abismo para convertirse en "familia", "más unida que nunca", 25 años después del genocidio en el que murieron al menos 800.000 personas. "En 1994, no había esperanza, sólo tinieblas. Hoy la luz ilumina este lugar. ¿Cómo pudo suceder? Ruanda volvió a ser una familia", declaró Kagame, de 61 años, indiscutible líder del país desde 1994, en una ceremonia en el Centro de Convenciones de Kigali, símbolo de la modernidad de la capital ruandesa.

                      "Nuestro pueblo cargó un peso inmenso sin casi quejarse", agregó. "Eso nos hizo mejores y más unidos que nunca". "Nada tendrá jamás el poder de enfrentar de nuevo a los ruandeses. Esta historia no se repetirá. Es nuestro firme compromiso", prometió. Kagame lanzó poco antes las conmemoraciones del genocidio encendiendo la llama del recuerdo en el memorial de Gisozi en Kigali, en donde más de 250.000 víctimas fueron enterradas.

                      Por la tarde participará en una marcha del recuerdo en dirección del estadio Amahoro. En el estadio se refugiaron en 1994 miles de tutsis, bajo la protección de la ONU, para escapar a las matanzas. Instigado por el régimen extremista hutu, entonces en el poder, el genocidio costó la vida a al menos 800.000 personas entre abril y julio de 1994, según la ONU, principalmente en el seno de la minoría tutsi, pero también entre los hutus moderados.

                      La muerte, el 5 de abril de 1994, del presidente ruandés Juvénal Habyarimana, un hutu, desencadenó el genocidio. El avión de Habyarimana, en el que también viajaba el presidente de la vecina Burundi, Cyprien Ntaryamira, fue derribado por un misil tierra-aire. Al día siguiente las Fuerzas Armadas ruandesas y los milicianos extremistas hutu interahamwe comenzaron las matanzas. Parte de la población, alentada por las autoridades y la "prensa del odio", participó en el exterminio, a garrotazos o machetazos, de hombres, mujeres y niños en todo el país. La carnicería sólo terminó cuando ingresaron a Kigali el 4 de julio los rebeldes tutsis del Frente Patriótico Ruandés (FPR), con un joven militar de 36 años al frente: Paul Kagame.

                      ver fotogalería Una niña ruandesa ante una fosa común donde decenas de cadáveres van a ser sepultados, el 20 de julio de 1994. REUTERS


                      Los presidentes de Chad, Idriss Deby, de Congo, Denis Sassou Nguesso, de Yibuti, Ismaïl Omar Guelleh, de Níger, Mahamadou Issoufou, así como el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, asistieron a las ceremonias. Sólo un mandatario de fuera del continente africano asistió igualmente. El primer ministro belga, Charles Michel, que acudió para expresar el apoyo de la ex potencia colonial. "En nombre de un país que también quiere asumir su parte de responsabilidad frente a la historia", explicó Michel, reconociendo los errores de la comunidad internacional en 1994.

                      Sin embargo, la ausencia de otros mandatarios de la región es un signo del relativo aislamiento que sufre Ruanda. La conmemoración se llevó a cabo sin el presidente francés, Emmanuel Macron, que declinó la invitación, oficialmente por razones de agenda. Su ausencia es una decepción para los ruandeses, que esperaban escuchar la disculpa de Francia por su papel en 1994.

                      El poder en Ruanda acusa a Francia de haber sido cómplice del régimen hutu, responsable del genocidio, e incluso de haber participado en las matanzas, lo que siempre se negó en París. Estas acusaciones envenenan desde hace años las relaciones entre los dos países, aunque hayan mejorado desde la elección de Macron en 2017.

                      El presidente francés hizo varios gestos simbólicos hacia Kigali. El viernes Macron anunció la creación de una comisión de historiadores para estudiar "todos los archivos franceses" sobre el periodo 1990-1994, una promesa que hizo a Kagame tras un encuentro en mayo de 2018. El domingo anunció la creación de una jornada de conmemoración del genocidio.

                      https://elpais.com/internacional/201...87_391829.html
                      Editado por última vez por Teodofredo; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/358-teodofredo en 08/04/2019, 03:58.

                      Comentario


                      • #71
                        Cuánto desconozco (y creo que es generalizado en nuestro país) de África !!

                        Saludos.

                        Comentario


                        • #72
                          Originalmente publicado por planeador Ver Mensaje
                          Cuánto desconozco (y creo que es generalizado en nuestro país) de África !!

                          Saludos.
                          Lo mas lamentable es que este tipo de cosas ocurren por la total complacencia de los grandes países (por un lado) y por el otro por la ignorancia de la población mundial como esta ocurriendo en estos momentos con los Rohingyas en Birmania…Pero no es por insensibilidad de la población mundial, sino por culpa de los medios, que mientras tienen tiempo y espacio de sobra en sus periódicos, hasta saturar al lector para hablar de determinados temas (caso Venezuela), en otros pasan olímpicamente siquiera hacer un mínimo resumen (caso Haití)….pero digamos que no es nuevo el problema y ya pasó antes en Darfur, Sudán, Sahara español, Libia, etc, etc… (incluso ahora mismo la capital de Libia, Trípoli, totalmente rodeada y sitiada y a punto de caer…
                          Como siempre este tipo de conflictos tienen un componente interno y otro externo que empuja o agudiza el conflicto… En este caso el descubrimiento de yacimientos de “coltan” en la región y la intervención de empresas multinacionales de Francia, Inglaterra y EE.UU. (telefonía celular), la volvió un polvorín desde los años 80… Me refiero al Congo, Ruanda y Burundi…Para los ojos de los extranjeros solo fue un conflicto entre Hutus y Tutsis… Algunos diarios “despertaron” su atención (es España) solo cuando mataron a religiosas y curas españoles…ahí saltaron las alarmas y se empezó a publicar algo… pero claro al final de la contienda (1994)….pero la guerra ya venía desarrollándose desde 1990 y se ignoraba todo…
                          Y no vaya a creer que la cosas se terminaron ahí…(en realidad no se sabe en este conflicto cuanta gente murió), los genocidas hutus (exiliados) se refugiaron en el Congo y desde allí apoyados por fuerzas congoleñas (justamente la otra parte del territorio inundado de coltan), iniciaron una ofensiva contra el gobierno del FPR de Ruanda que dio como resultado la primera guerra del Congo (1996 / 1997), suspendida con una precaria paz y un periodo de mediación internacional (Francia a la cabeza), pero las hostilidades se reanudaron nuevamente en 1998 y duraron hasta el 2003…
                          Un abrazo amigo Planeador
                          Editado por última vez por Teodofredo; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/358-teodofredo en 09/04/2019, 03:02.

                          Comentario


                          • #73
                            Sudán: Omar al Bashir, el dictador acorralado

                            El presidente sudanés, que llegó al poder hace 30 años con un golpe de Estado, se enfrenta a un pueblo movilizado en su contra


                            EL PAÍS - JOSÉ NARANJO - 10 ABR 2019


                            El presidente sudanés Omar al Bashir se dirige al parlamento el pasado 1 de abril. (ASHRAF SHAZLY GETTY IMAGES)


                            El cerco se estrecha alrededor de Omar al Bashir. La policía sudanesa ha anunciado hoy su rechazo a reprimir por la fuerza a los miles de manifestantes que llevan ya cinco días concentrados en torno al cuartel general de las Fuerzas Armadas en la capital, Jartum, reclamando la caída del dictador, que lleva 30 años en el poder y se niega a dimitir. Las fuerzas de seguridad se unen por primera vez al Ejército, que no ha participado en la represión y cuyo máximo responsable aseguró que su responsabilidad era “defender a los ciudadanos”. Todas las miradas se dirigen ahora a Al Bashir y sus próximos movimientos.

                            El presidente ha decidido guardar un silencio sepulcral. Desde que las protestas comenzaran el pasado mes de diciembre lo ha intentado todo, tanto el palo como la zanahoria. Ha usado la fuerza de su temible agencia de espionaje y de la policía antidisturbios, lo que ha provocado hasta 38 muertos, encerró a miles de personas y declaró el estado de emergencia el 22 de febrero, pero las protestas siguieron adelante. Luego destituyó a prácticamente todo el Gobierno y nombró militares al frente de las regiones, liberó a los detenidos e hizo llamadas al diálogo y la serenidad, pero el malestar ciudadano, latente en los últimos dos meses, ha vuelto a reaparecer con toda su fuerza.

                            Aunque ahora se enfrenta a su peor pesadilla, perder el apoyo de su propio Ejército ante un pueblo movilizado, el dictador, de 75 años, está acostumbrado a moverse en el alambre. Desde que llegó al poder en 1989 mediante un golpe de Estado ha vivido en la guerra permanente. Primero un conflicto civil entre el norte y el sur de Sudán y luego con las constantes rebeliones como la de Darfur, en la que la contundencia de las milicias a sus órdenes provocó al menos 300.000 muertos. Por ello ha sido el primer jefe de Estado en ejercicio acusado por la Corte Penal Internacional de crímenes de guerra y contra la humanidad. Fue en 2009, pero Al Bashir se ha paseado por medio mundo sin que la orden de arresto se haya ejecutado.

                            Hijo de ganaderos que llegó a ser general del Ejército, es un hombre de pocas palabras, incluso tímido, según quienes le conocen. Ha sobrevivido a la guerra, a la primavera árabe, a las sanciones económicas estadounidenses, a las acusaciones de La Haya y a las revueltas internas. Hasta ahora. Sostenido por el petróleo y por su estratégica alianza con China y Rusia, jugando un día a ser islamista y otro antioccidental, ha gobernado Sudán con mano de hierro, persiguiendo con inquina a opositores y periodistas y ganando una elección tras otra incluso antes de ir a las urnas.

                            Pero en estos cinco días, la presión popular que comenzó en diciembre pasado por la subida del precio del pan se ha elevado hasta un límite difícil de gestionar incluso para Al Bashir. La noche del martes al miércoles fue la primera en que los manifestantes congregados en Jartum no sufrieron la violencia de los gases lacrimógenos y los intentos de desalojo después de que un portavoz policial anunciara que sus responsables habían dado orden de “no intervenir” contra los ciudadanos. “Queremos la unión del pueblo sudanés para que se alcance un acuerdo que permita una transferencia pacífica del poder”, añadió dicho portavoz. Testigos confirmaron a la agencia France Presse que “desde entonces no ha habido incidentes”.

                            El Ejército, por su parte, se mantiene en su actitud pasiva y de defender “a los ciudadanos”, como aseguró el pasado lunes el jefe de las Fuerzas Armadas, el general Kamal Abdelmarouf. De hecho, fuentes de la Asociación de Profesionales Sudaneses, la organización que está detrás de las protestas, aseguran que algunos soldados tiraron al aire para impedir la represión policial del fin de semana y que otros se unieron a los manifestantes para reclamar el derrocamiento del presidente. Su posición será determinante en lo que suceda en los próximos días. Este jueves está prevista una marcha del partido en el poder. La partida de ajedrez continúa. El jaque a Al Bashir sigue en marcha.

                            https://elpais.com/internacional/201...04_775328.html

                            Comentario


                            • #74
                              El Ejército desaloja a Al Bashir del poder después de 30 años y toma el control de Sudán

                              El vicepresidente del país anuncia la puesta en marcha de un consejo militar de transición mientras el dictador permanece arrestado en el Palacio Presidencial


                              Decenas de personas participan en una protesta este martes exigiendo la salida del presidente sudanés, Omar al-Bashir, en Jartum. (STRINGER - EFE)

                              EL PAÍS - JOSÉ NARANJO - 12 ABR 2019

                              Omar al Bashir ya no es presidente de Sudán. Este jueves ha sido detenido por el Ejército, según anunció el vicepresidente, el general Awad Ibn Awf, quien también informó que las Fuerzas Armadas toman el poder durante dos años y que suspenden la constitución. El general anunció la puesta en marcha de un consejo nacional de transición. Asimismo anunció varias medidas de emergencia, como el cierre del Aeropuerto Internacional de Jartum. Al Bashir permanece en el Palacio Presidencial bajo una intensa vigilancia militar, mientras decenas de miles de personas han salido a las calles de Jartum, la capital, para celebrar la caída del dictador que llevaba 30 años en el poder.

                              La jornada comenzó con el anuncio, por parte de los militares, de una “importante declaración” que mantuvo en vilo al país toda la mañana. Los rumores sobre la dimisión de Al Bashir comenzaron a circular de inmediato y decenas de miles de personas se echaron a las calles de Jartum y, en especial, a los alrededores del cuartel general de las Fuerzas Armadas, donde miles de manifestantes habían protagonizado una concentración desde el pasado sábado.

                              Los acontecimientos se iban produciendo a toda velocidad. A medida que se iba filtrando que el presidente sudanés estaba bajo arresto en su Palacio Presidencial, las celebraciones iban subiendo de intensidad. Varios soldados llevaron a cabo una redada en la sede del Movimiento Islámico, -un grupo que apoya a Al Bashir-, y procedieron a la detención de colaboradores del ex presidente. Además, la Agencia Nacional de Inteligencia y Seguridad (NISS) anunció la liberación de “todos los presos políticos” del país, decenas de los cuales comenzaron a abandonar las cárceles esta mañana.

                              Pese al llamamiento a respetar los bienes públicos por parte de los organizadores de las protestas, lo cierto es que en Port Sudan y Kassala, dos ciudades del este del país, grupos de ciudadanos atacaron sedes de la NISS provocando daños de diversa consideración.

                              Los promotores de las protestas que han conducido a la caída de Al Bashir se han mostrado muy críticos con la toma del poder por parte del Ejército, hecho que han calificado de “golpe conducido por el régimen para seguir en el poder”. En un comunicado de la Alianza para la Libertad y el Cambio, colectivo que reúne a partidos de oposición y grupos de la sociedad civil, aseguran que “presentan las mismas caras contra las que nuestra gente se rebeló” y hacen un llamamiento a “continuar con la sentada delante del cuartel general de las Fuerzas Armadas” en la capital, así como con las protestas en el resto del país. Este colectivo exige que el poder sea entregado a un gobierno civil de transición. "Los que destruyeron el país y mataron a nuestro pueblo intentan robar todas las gotas de sangre y sudor derramadas por el pueblo sudanés en su revolución", añade el comunicado.

                              El origen de las protestas

                              Las revueltas que han forzado la caída de Omar al Bashir comenzaron el pasado mes de diciembre debido a la subida del precio del pan. Organizados por la Asociación de Profesionales Sudaneses, que nace como medio de organización obrera ante el control estatal de los sindicatos oficiales, decenas de miles de sudaneses se echaron a las calles de las principales ciudades del país en manifestaciones sin precedentes que costaron la vida a una treintena de personas en enfrentamientos con la policía en los últimos cuatro meses. Manifestantes sudaneses protestan este jueves en las inmediaciones del cuartel general del Ejército. (AFP)

                              Las motivaciones económicas en un país desfondado (de unos 43 millones de habitantes) que sufre una inflación del 70% anual pronto cedieron paso a reivindicaciones políticas. Los manifestantes pedían la caída de Al Bashir, pero este no estaba dispuesto a tirar la toalla. Ante la amplitud de las protestas, el mandatario declaró el estado de emergencia el 22 de febrero y destituyó a prácticamente todo su Gobierno. Como la presión popular no descendía, liberó a miles de personas. El movimiento revolucionario, al que se habían unido ya los principales partidos de la oposición, se dio unas semanas de tregua.

                              Sin embargo, la caída de Abdelaziz Buteflika en Argelia tras semanas de movilizaciones en la calle envió un nuevo mensaje de esperanza a quienes reclamaban la dimisión de Al Bashir. Coincidiendo con la celebración del 34 aniversario de las revueltas de 1985 que acabaron con el régimen del dictador Jaafar al Numeiri, el pasado 6 de abril miles de sudaneses se concentraron en torno al cuartel general de las Fuerzas Armadas en Jartum. Hasta ese momento, el Ejército no había intervenido en la represión y las fuerzas del cambio pretendían forzarle a tomar partido.

                              Ese sábado comenzó a larvarse el principio del fin de Al Bashir. Las fuerzas de seguridad, encabezadas por las unidades antidisturbios, trataron en varias ocasiones de desalojar a los manifestantes por la fuerza, lo que provocó al menos siete muertos más, pero su determinación se mantuvo intacta. Algunos soldados incluso trataron de defender a los ciudadanos de las embestidas de la Policía disparando al aire. Este martes, las fuerzas de seguridad anunciaron que ellas tampoco atacarían a los manifestantes que, en un ambiente festivo, atisbaban que el fin del dictador estaba cerca. No se equivocaron.

                              LA ONU PIDE UNA TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA

                              Estados Unidos, Francia, el Reino Unido, Alemania, Bélgica y Polonia pidieron este jueves una reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre Sudán tras la destitución del presidente Omar al Bashir por parte del Ejército. La reunión se celebrará este viernes a puerta cerrada. En un comunicado, el secretario general de la ONU, António Guterres, hizo un llamamiento a la calma y aunque se abstuvo de condenar el golpe, sí pidió una transición “que respete el deseo democrático de los sudaneses”.

                              La Unión Africana criticó la destitución de Al Bashir por considerar que “el golpe militar no es la respuesta adecuada a los desafíos que enfrenta Sudán y a las aspiraciones de su pueblo”, indicó Moussa Faki, el jefe de la Comisión de la UA.

                              https://elpais.com/internacional/201...59_518048.html

                              Comentario


                              • #75
                                Sudán: Una justa militar dirigirá el país

                                Un Consejo Militar de diez miembros dirigirá Sudán en la etapa transitoria


                                El nuevo jefe de la Junta Militar ha prometido que se respetarán los derechos humanos y todos los tratados internacionales firmados por Sudán en la fase transitoria tras el derrocamiento de Al Bashir


                                Militares sudaneses controlan el desarrollo de las protestas en Jartum. (AFP)

                                EL MUNDO -
                                EFE - Jartum - Sábado, 13 abril 2019 -

                                El Consejo Militar Transitorio, que dirige Sudán tras el derrocamiento este jueves del presidente Omar al Bashir a manos del Ejército, ha revelado los diez miembros que lo componen, incluido el vicepresidente, el general Mohamed Hamdan Daqlo, líder de la unidad especial Fuerzas de Apoyo Rápido.

                                Hamdan Daqlo juró este sábado su cargo como segundo, después de que lo hiciera anoche el presidente de la junta militar, el general Abdelfatah al Burhan, uno de los altos mandos del Ejército que se inclinó hacia los manifestantes que pedían la dimisión de Al Bashir en las calles desde el pasado diciembre.

                                El nuevo jefe de la junta militar de Sudán, Abdelfatah al Burhan, que tomó posesión anoche, ha cancelado el toque de queda nocturno decretado por el Ejército este jueves tras el derrocamiento del presidente Omar al Bashir.

                                El general Al Burhan ha leído un comunicado en la televisión estatal sudanesa, vestido de uniforme, y ha ordenado también la liberación de todos los detenidos en los pasados cuatro meses de protestas, incluidos los que ya han sido juzgados por la ley de emergencia, decretada por Al Bashir a finales de febrero.

                                Asimismo, ha prometido que se respetarán los derechos humanos y todos los tratados internacionales firmados por Sudán en la fase transitoria tras el derrocamiento de Al Bashir, que los militares han decidido que durará dos años.

                                A pesar de que la oposición y la calle han rechazado que la transición se prolongue tanto tiempo, Al Burhan ha reiterado que durará dos años como máximo, hasta entregar el poder a un Gobierno civil, que tendrá que ser acordado por todas las fuerzas políticas.

                                Asimismo, ha prometido en esta fase transitoria la reconstrucción de todas las instituciones del Estado, luchar contra la corrupción y castigar a aquellos que han dañado la economía, hasta provocar la grave crisis que está en el origen de las protestas que estallaron el 19 de diciembre de 2018 y que han llevado al derrocamiento de Al Bashir.

                                Al Burham lanzó "una invitación abierta al diálogo a todos los componentes de la sociedad sudanesa, sus partidos y la sociedad civil" para alcanzar un consenso con el Consejo Militar en estos momentos cruciales.

                                Al mismo tiempo, ha instado a "preparar el ambiente político para el traspaso pacífico del poder" y ha pedido a todas las fuerzas políticas y grupos opositores que "ayuden a volver a la vida normal", después de semanas de movilizaciones en las calles, en las que han muerto decenas de personas, cientos han resultado heridas y más de 1.000 han sido detenidas.

                                Dimisiones

                                Mientras, el jefe del aparato de Seguridad e Inteligencia sudanés, Saleh Abdalá Qush, ha presentado su dimisión a la junta militar que dirige el país tras la deposición del presidente Omar al Bashir, después de haber encabezado la represión contra los manifestantes en los pasados meses.

                                El centro de información del denominado Consejo Militar Transitorio ha anunciado que su presidente, Abdelfatah al Burhan, ha aceptado la dimisión de Abdalá Qush, presentada anoche al órgano que desde el día 11 de abril gobierna Sudán.

                                Anoche también dimitió Ahmed Awad ibn Auf, el líder del golpe militar, quien durante un discurso a la nación retransmitido por televisión dijo haber renunciado a su cargo y nombró en su lugar a Abdel Fattah al Burhan Abdelrahman, inspector general de las Fuerzas Armadas, informa AFP.

                                https://www.elmundo.es/internacional...d5b8b462c.html

                                Comentario

                                Trabajando...
                                X