Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Datos de la economía argentina

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Originalmente publicado por planeador Ver Mensaje
    Coincido que para el mundo es un problema marginal y ello es grave para la Argentina porque el mayor porcentaje de su deuda es con privados foráneos habiéndose convenido jurisdicción de Tribunales extranjeros.

    A diferencia de USA que un porcentaje muy alto de su deuda (creo no equivocarme aproximadamente el 90 %) es con privados o entes públicos de origen norteamericano, obviamente bajo jurisdicción de Tribunales de ese país. Si a ello le agregas que son los dueños de la maquinita de hacer dinero, nos podemos dar cuenta de la diferencia.

    Claro que ellos se lo ganaron, desde fines del siglo 19 con su gran capacidad industrial.

    Saludos.
    Lo de la deuda es marginal..., justamente en el mundo sobra capital, de allí que las tasas de interés estén por el piso (en todos lados menos en Argentina); el corazón de nuestro problema es la incapacidad del gobierno de cancelar el déficit fiscal (y generar superávit) y reformar las normas económicas, impositivas y de negocios para que la contracción del PBI que sufrimos desde hace 11 años se detenga y la economía argentina vuelva a crecer. Sin crecimiento económico, no hay futuro mejor.

    Comentario


    • [QUOTE=Kóshkil;n697973]

      Lo de la deuda es marginal..., justamente en el mundo sobra capital, de allí que las tasas de interés estén por el piso (en todos lados menos en Argentina); el corazón de nuestro problema es la incapacidad del gobierno de cancelar el déficit fiscal (y generar superávit) y reformar las normas económicas, impositivas y de negocios para que la contracción del PBI que sufrimos desde hace 11 años se detenga y la economía argentina vuelva a crecer. Sin crecimiento económico, no hay futuro mejor. [/QUOTE]

      Así es. Yo al Presidente Alberto Fernandez lo veo una persona bien intencionada, pero con un pensamiento profundamente peronista.

      Mantiene el enfoque de presionar con sanciones a la industria nacional proveedora de insumos para el mercado interno, entendiendo que de esta manera bajará o mantendrá los precios y consecuentemente la inflación. Y vuelve a cometer el error de anteriores gobernantes. Al industrial argentino no lo asustan las peroratas del gobierno, lo que le asusta y que le hará bajar los precios es LA COMPETENCIA.

      Claro que para que el industrial argentino pueda competir (y se compite fundamentalmente con mejores precios, normalmente en baja) lo hemos repetido muchas veces en el foro: se deben reformar las normas económicas, impositivas y de negocios como lo expresas, pero también las normas políticas institucionales (que rigen la vida de la política), laborales y previsionales. Hay que abrir el mercado argentino a los productos extranjeros, pero hay que hacerlo con políticas inteligentes cuyo objetivo es colocar en un estricto plano de igualdad a la producción nacional frente a la producción extranjera. Y ello solo se logra modificando las leyes.

      Sin cambiar las leyes, cualquier medida de gobierno puede dar resultados coyunturales, pero si no se modifica el génesis de los problemas de nuestro país, volveremos al mismo lugar, como en una rueda.

      Saludos.

      Comentario


      • Las exportaciones de carne vacuna se desplomaron un 32,8% en enero por el coronavirus en China


        En las últimas semanas se ralentizaron las compras de carne vacuna, y también debieron ser redireccionadas a otros puertos asiáticos por efecto de las medidas adoptadas preventivas contra el coronavirus. También sigue en niveles bajos el consumo interno afectado por el contexto económico




        El 2020 no comenzó de la mejor manera para el sector de la carne vacuna. Por un lado, un consumo interno que continúa en niveles bajos por la crisis económica, y por el otro, la caída de las exportaciones durante enero pasado, como consecuencia del impacto que está generando el coronavirus en China. Así lo reflejó el último informe elaborado por la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA).

        De acuerdo a los datos aportados por la entidad, en enero pasado las exportaciones de carne vacuna alcanzaron las 41.606 toneladas peso producto, que si bien en lacomparación interanual arroja un alza del 24%, la cifra contrasta fuertemente con los envíos realizados en el volumen promedio mensual comercializado al exterior en el cuatro trimestre de 2019, el cual presentó un retroceso del 32,8%.


        https://www.infobae.com/economia/202...irus-en-china/

        Comentario


        • Originalmente publicado por planeador Ver Mensaje
          [QUOTE=Kóshkil;n697973]

          Lo de la deuda es marginal..., justamente en el mundo sobra capital, de allí que las tasas de interés estén por el piso (en todos lados menos en Argentina); el corazón de nuestro problema es la incapacidad del gobierno de cancelar el déficit fiscal (y generar superávit) y reformar las normas económicas, impositivas y de negocios para que la contracción del PBI que sufrimos desde hace 11 años se detenga y la economía argentina vuelva a crecer. Sin crecimiento económico, no hay futuro mejor.


          Así es. Yo al Presidente Alberto Fernandez lo veo una persona bien intencionada, pero con un pensamiento profundamente peronista.

          Mantiene el enfoque de presionar con sanciones a la industria nacional proveedora de insumos para el mercado interno, entendiendo que de esta manera bajará o mantendrá los precios y consecuentemente la inflación. Y vuelve a cometer el error de anteriores gobernantes. Al industrial argentino no lo asustan las peroratas del gobierno, lo que le asusta y que le hará bajar los precios es LA COMPETENCIA.

          Claro que para que el industrial argentino pueda competir (y se compite fundamentalmente con mejores precios, normalmente en baja) lo hemos repetido muchas veces en el foro: se deben reformar las normas económicas, impositivas y de negocios como lo expresas, pero también las normas políticas institucionales (que rigen la vida de la política), laborales y previsionales. Hay que abrir el mercado argentino a los productos extranjeros, pero hay que hacerlo con políticas inteligentes cuyo objetivo es colocar en un estricto plano de igualdad a la producción nacional frente a la producción extranjera. Y ello solo se logra modificando las leyes.

          Sin cambiar las leyes, cualquier medida de gobierno puede dar resultados coyunturales, pero si no se modifica el génesis de los problemas de nuestro país, volveremos al mismo lugar, como en una rueda.

          Saludos.
          [/QUOTE]

          Claro que si estimado Planeador...; dicen los que saben que ante todo la aparición del capitalismo (único sistema económico en la historia de la humanidad de éxito comprobado, medido en números y sostenido en el tiempo que fue y es capáz de sacar gente de la pobreza) fue ante todo una revolución institucional. Con el derecho de propiedad individual en el corazón del asunto.

          Lo de la imposibilidad de vivir en constante déficit primario para un país es tan obvia que no necesita análisis alguno.

          Luego, es incomprensible que aún se discuta que todo proceso de florecimiento del progreso requiere de una acumulación previa de los recursos para la producción..., y en el caso de la economía moderna si no se arranca fundamentalmente por el capital (ahorro!!!, contante y sonante, ni más ni menos), no se llega a ningún lado..., o mejor dicho, se llega a pedir préstamos y contraer deudas. Y no hay ahorro sin moneda...; o sea, Argentina no podría estar más metida hasta el cuello en el pozo.

          Luego, los gobiernos argentinos de los últimos 70 años han ahondado al extremo en las prácticas del fascismo económico..., díganme qué país desarrollado tiene "Ministerio de la Producción"!!!!, jaja!...; la acumulación de recursos para producir nunca la hará el estado ni más eficientemente ni mejor que el privado. Un ejemplo que nos "compete" aquí en el foro: el estado de la FAA comparado con compañías Red Air.

          Tal como dices..., con las "políticas" hasta ahora implementadas, AF+CFK sólo aseguran que habrá -con suerte- 4 años (como mínimo) de esto que hay ahora...; o peor.

          Che..., si alguien le ve la "cara" al FonDef, por favor posteén la foto!..., y si consiguen alguna del "hombre invisible" también...; ahora que lo pienso..., se me ocurre que conseguir la 2da, foto va a ser mucho más fácil que la primera...

          Saludos!

          Comentario


          • Nuestro problema es que oscilamos del liberalismo al socialismo, pero nunca probamos con el capitalismo.
            Aunque algunos los confunden, no es lo mismo capitalismo que liberalismo. Éste conduce a una mayor concentración de la riqueza y la consiguiente extensión de la pobreza.
            El capitalismo, en cambio, requiere instituciones fuertes que le pongan límites al mercado para asegurarse que nadie quedé excluido.

            Comentario


            • Originalmente publicado por PeregrinoGris Ver Mensaje
              Nuestro problema es que oscilamos del liberalismo al socialismo, pero nunca probamos con el capitalismo.
              Aunque algunos los confunden, no es lo mismo capitalismo que liberalismo. Éste conduce a una mayor concentración de la riqueza y la consiguiente extensión de la pobreza.
              El capitalismo, en cambio, requiere instituciones fuertes que le pongan límites al mercado para asegurarse que nadie quedé excluido.
              Yo creo que a esta altura..... no se trata de qué sistema, obviamente que importa, pero digo, cuando de verdad fuimos liberales, yo no lo creo, en parte pero no en el sentido absoluto de la palabra, fuimos alguna vez socialistas, tampoco lo creo y podemos debatir ejemplos concretos si quiere. Creo que el problem justamente es que no somos nada definido. Socialismo llamamos al modelo sueco? Y liberalismo, a qué le llamamos? En si el capitalismo tiene dentro de sus vertientes al liberalismo, entre otros. Creo que nuestro más grave problema es la falta de coherencia y el cambio de reglas de un cambio de partido político que gobierna a otro. Por eso encontramos ejemplos que no actuán de igual manera y les va un poco mejor, como Uruguay, ni hablar del caso de Brasil, Chile, Perú, aún con sus errores y problemas, pero ninguno tiene una baja tan grande de inversiones como nosotros ni hablar de las tasas de inflación. China si quieren saliendo del comunismo viene con un plan de hace años, organizando su progreso, de manera constante. Hasta que no haya una coherencia en lo que queremos como país, y nos dejemos de cambiar las reglas todo el tiempo, y deje de ser el pueblo en función de la clase politica, en lugar del al reves.... esto no va a cambiar lamentablemente.

              Comentario


              • El tesoro energético de la Península Valdés que equivale a varios El Chocón y ordena aprovechar una Ley de 1975 que sigue sin cumplirse

                La energía mareomotriz que podría ser producida en la Península de Valdés ayudaría, en buena medida, a reemplazar a los combustibles no renovables. Pero el lugar más propicio para instalar la usina es un santuario de ballenas francas y podría provocar una polémica con los ambientalistas. Desde hace 45 años, una ley promueve la instalación, pero jamás se llevó a cabo

                Por Julio Lagos
                7 de marzo de 2020
                Cerca de la mitad de los lectores de Infobae tiene menos de 35 años.

                Es decir que les tocará vivir la inevitable sustitución de las fuentes energéticas del mundo. Las reservas de petróleo, gas y carbón, si bien han sido y siguen siendo una palanca formidable para la economía mundial, paulatinamente se van agotando. Y eso marcará un límite físico para su utilización.

                Pero además van quedando de lado por el impacto ambiental que produce la explotación de los combustibles fósiles. Eso ha generado una resistencia cultural que está muy arraigada en las nuevas generaciones.

                ¿Cómo se va a producir energía cuando estos jóvenes lectores alcancen la madurez? Este es el tema crucial del mundo contemporáneo, de cara a los próximos años. Científicos y políticos, historiadores y funcionarios, todos los expertos están discutiendo de qué manera se va a mitigar la producción de gases de efecto invernadero.

                También la Argentina del futuro será distinta de la de hoy, en la que el 90 por ciento del consumo energético todavía depende de los combustibles fósiles. La energía hidráulica con un 4 por ciento y la nuclear, que se apunta con el 2 por ciento, participan de un cuadro que se completa con la pequeña participación de la eólica y la solar.

                Pero aquí viene la gran noticia, que lejos de ser una primicia es un dato estructural de la Argentina: nuestro país podría prescindir perfectamente de los hidrocarburos porque posee todos los recursos renovables que -más temprano que tarde- van a sustituir a los no renovables.

                Estamos hablando de la energía hidráulica, de la energía solar y de la energía eólica. Y también de la energía geotérmica -la del calor de la tierra- que tuvo en el país a un defensor incansable que fue el ingeniero Ítalo Simonatto, inolvidable funcionario de YPF.

                Pero a todas esas fuentes hay que agregar la mareomotriz, que es la energía que resulta del movimiento de las mareas. La eterna influencia de la Luna sobre el mar produce el movimiento alternativo de pleamar y bajamar, en varios períodos a lo largo día.

                Con todo derecho alguien podrá objetar esta reseña señalando que aún no hemos sido capaces de concretar la prometida panacea que es Vaca Muerta y ya estamos hablando de los sustitutos. Pero eso tiene que ver con nosotros, más que con el marco natural de nuestra geografía. En tal caso, certifica que también tenemos reserva de hidrocarburos.

                Pero volviendo a los recursos renovables, hay países que tienen mucho sol. Otros, buenos vientos. Algunos, yacimientos de calor subterráneos. Y no pocos, costas con mareas propicias. Algunos países poseen una de esas fuentes, otros otra.

                Argentina -en cambio- las tiene todas.

                El primero que habló de energía mareomotríz en la Argentina fue José Oca Balda. Era un capitán de fragata, que en 1915 estaba al comando del buque de transporte “Patagonia”, con el que bordeó el litoral de la provincia de Chubut y llegó a la Península Valdés.

                Repasemos la geografía: Península Valdés (con “s” y sin la preposición “de”) es ese curioso apéndice de 4.000 kilómetros cuadrados. que sale del territorio continental chubutense. unido por una pequeña franja de tierra que se llama Istmo Carlos Ameghino en homenaje al hermano del famoso Florentino. Ese istmo mide 35 kilómetros de largo y siete de ancho, y en su recorrido tiene arriba, al norte, el Golfo San José; debajo, al sur, el Golfo Nuevo. Esa curiosa conformación geográfica le llamó la atención a Oca Balda, quien años después escribió en su libro “Utilización de las mareas del Golfo San José”:

                “Una tarde navegábamos frente a la Península Valdés y comenté con el oficial de guardia, que era el teniente Videla Dorna, las dificultades técnicas y económicas para obtener energía a bajo precio. Y mirando el Golfo Nuevo agregué que para obtener ventajas reales en el caso de que fuera posible aprovechar una fuente de energía mareomotriz, era necesario un embalse natural de proporciones gigantescas como las del Golfo Nuevo. El teniente Videla Dorna me llamó la atención sobre el Golfo San José. Bajé al camarote, tomé los datos de la carta marítima y después de un breve cálculo retorné al puente de mando para manifestarle que habíamos descubierto una fuente de riqueza nacional”.

                Oca Balda -“el Ñato”, como le decían sus amigos- fue un personaje sorprendente. Estudió astronomía, electricidad, derecho internacional, balística y finanzas. Le gustaba la música clásica y tenía predilección por Wagner. Patentó 18 inventos en Argentina y Estados Unidos, tan diversos como una cocina con fuente de energía ambivalente o un lanzador de torpedos con alza para dispersión. En 1934 fundó la revista “Servir”, en la que debutó como periodista Raúl Scalabrini Ortiz. Y fue el ideólogo de la creación de la Flota Mercante del Estado, que luego concretó su amigo el presidente Ramón S. Castillo. También escribió un libro titulado “El último libertador”, en el que manifiesta su admiración por Carlos Pellegrini:

                “Pellegrini fue un hombre incomprendido y hasta vilmente calumniado. Es tiempo, pues, de hacerle justicia y colocarlo en el puesto de honor que le corresponde ocupar en la historia entre los grandes libertadores. Si lograra con este modesto esfuerzo hacerlo comprender a las futuras generaciones, ya que muy poco puede esperarse de la presente, se habrían colmado mis aspiraciones.”

                Lo que Oca Balda llamó “modesto esfuerzo” fue un libro de 700 páginas, que él nunca pudo ver publicado. Fue editado por sus amigos, que costearon la edición, en 1942; el autor había muerto en 1939, a los 52 años.

                Desde Oca Balda en adelante siempre se destacó la ventaja natural que ofrece la singularidad geográfica de la Península Valdés.

                “Este desfasaje de mareas, con una diferencia de nivel en las mejores condiciones superior a seis metros y anulándose cuatro veces por día, es una situación excepcional -única en el mundo- que presenta una posibilidad mucho más ventajosa que el cierre de los golfos”, afirma el Dr. Luis Reinaldo Fernández, de MAE Foundation.

                Por su parte, el ingeniero Antonio Pedro Federico -una muy respetada autoridad en la materia- señala: “Lo más notable es el hecho de que los niveles del mar a ambos lados no oscilan simultáneamente, sino en forma casi alternativa, ofreciendo cual un fabuloso sube y baja energético, un caudal de potencia y energía que podría superar, esta última, en varias veces la de la Central El Chocón”.

                Según nos explicaron, el Istmo Carlos Ameghino actúa como un dique natural que embalsa a un lado y al otro el agua de las pleamares y de las bajamares que se alternan en ambos golfos. Por lo tanto, lo que en otros países se logra cerrando las desembocaduras de las bahías con cierres o compuertas, en la Península Valdés lo regala la Naturaleza.

                Para ratificarlo, el ingeniero Federico también destaca: “Las mareas en el interior de ambos golfos están desfasadas en el tiempo en un valor de cuatro a seis horas. Es justamente este desfasaje el que produce los desniveles a ambos lados del Istmo, posibilitando la presencia de un aprovechamiento electroenergético.”

                Probablemente, cuando Ortega y Gasset nos dijo "¡Argentinos! ¡A las cosas, a las cosas!” no estaba pensando precisamente en la energía mareomotriz. Pero es como si hubiese adivinado que desde aquel lejano 1915 de Oca Balda hasta aquí, se iban a suceder las comisiones de estudio y los proyectos sin que finalmente se concretara la usina de Península Valdés.

                Esta es la reseña.

                En 1922 el doctor Damianovich y el ingeniero Besio Moreno elaboraron un trabajo titulado “Utilización de las mareas patogénicas, posibilidad de implantar usinas hidroeléctricas e industrias mecánicas y electroquímicas” y lo elevaron a la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Buenos Aires, que por su parte lo remitió al Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Justicia e Instrucción Pública.

                En 1923 el presidente Marcelo T. de Alvear designó una comisión presidida por el ingeniero Julián Romero y constituída por miembros muy renombrados, entre ellos el capitán de navío Segundo Storni, gran estudioso de los intereses marítimos argentinos.

                En 1948 el ingeniero Juan Carlos Erramouspe desarrolla otro proyecto, a partir del trabajo de la comisión a cuyo frente había estado el ingeniero Romero.

                También en 1948 el Grupo Francés de Ingeniería presenta un estudio al Ministerio de Industria y Comercio.

                En 1950 Agua y Energia designa al ingeniero José Richterich, quien eleva un informe perfeccionando los trabajos anteriores.

                En 1957 la Dirección Nacional de Energía de la Nación firmó un contrato con la empresa francesa Sogreah, que debía elaborar un anteproyecto integrado por reconocimientos topográficos en hidrográficos y también evaluación económica.

                En 1959 se conoce el proyecto del ingeniero José Loschakoff, un santafesino que luego se radicaría en Holanda, donde creó el célebre Plan Delta Dinst.

                En 1960 se suma la propuesta del ingeniero Miguel Rodríguez.

                En 1972 otro ingeniero, de apellido Fenteloff, eleva un nuevo estudio.

                En 1975 ambas Cámaras del Congreso de la Nación aprueban la Ley 20.956, que se publica en el Boletín Oficial el 25 de junio de ese año. Esta Ley adjudica el estudio de las mareas de la Península Valdés a la Empresa Agua y Energía y determina que las obras deberán comenzar en 1978. Esta Ley de la Nación jamás fue cumplida.

                También en 1975 se da a conocer un trabajo del ingeniero Fidel López, con el auspicio de la Fundación Bariloche.

                En 1978 el Boletín del Centro de Estudios de la Energía de la UADE publica “Las posibilidades de aprovechamiento mareomotriz en la República Argentina”, una completa recopilación realizada por el ingeniero Antonio Pedro Federico.

                En 1984 los ingenieros Zynglermaris y Aiskis elevan su estudio en el Congreso Argentino de Ingeniería Oceánica.

                Estamos en 2020. Desde hace 105 años la energía mareomotríz es un proyecto no concretado en Argentina. Muchas grandes obras públicas del país tienen una historia parecida de demoras y postergaciones. En este caso, ignoramos los motivos, aunque siempre hay espacio para suponer que una transformación de estas características podría afectar intereses vinculados con el mundo de los negocios energéticos. Con la generación de electricidad a partir de un recurso natural renovable, un país -el nuestro, en este caso- no sólo desarrolla su economía sino que además afirma su autonomía política.

                Es probable que a través de los años haya habido impedimentos de esa índole.

                Ahora, en cambio, otra circunstancia enfría la posibilidad de que la planta mareomotriz se realice.

                Y tiene que ver con ese tesoro natural que es Península Valdés, uno de los mejores lugares del planeta para el avistamiento de ballenas.

                Como escribió la periodista Violeta Moraga: “Las ballenas francas pueden observarse de junio a diciembre, época en que miles de turistas de todas partes se acerca a esta porción de la Patagonia para verlas en plena actividad de apareamiento, reproducción y junto a sus también grandiosas crías.”

                Un portal turístico lo define con palabras que acaso no alcancen para describir la belleza de ese lugar de Argentina: “Naturaleza al cien por ciento. Península Valdés rebalsa las expectativas del que anhela paz y descubrimiento. Toda la zona es como una gran área protegida y generosamente abierta a avistares de animales en sus hábitat originales. Es un oasis en la Patagonia, lejos de las alturas y las intensas nevadas.”

                La fauna salvaje es protagonista de un espectáculo incesante. Y las estrellas son los lobos y elefantes marinos, pingüinos magallánicos, orcas, toninas overas, toda clase de pájaros. Y las ballenas francas.

                La fotografía, el buceo, la cabalgata, la mountain bike, el trekking y -cómo no- la gastronomía son algunas de las atracciones que Península Valdés tiene para los turistas de todo el mundo. Los extranjeros disfrutan holgadamente las bellezas naturales y la declinación de nuestra moneda hace que no reparen en la tarifa de ingreso, al pasar el Centro de Visitantes: 130 pesos para los residentes, 430 para los turistas del resto del país y 850 para los extranjeros.

                Pero no importa: allí están -en un caleidoscopio inolvidable- La Candelaria y la historia de Juan de la Piedra, el que llegó con los gallegos y los maragatos. Y cruzan los flamencos, sobrevuelan los petreles y disparan las maras.

                Un paraíso, un lugar fantástico.

                Por algo la UNESCO lo declaró Patrimonio Natural de la Humanidad, en 1999.

                ¿Se podría construir ahora una usina mareomotriz en Península Valdés, Patrimonio Natural de la Humanidad?

                La pulseada entre el conservacionismo ambiental y las obras de infraestructura es un signo de nuestro tiempo. Los argumentos, más que intercambiarse, se arrojan desde una vereda a la otra.

                En Colombia, en el marco de la cátedra Gestión y Ambiente, la Universidad Nacional ha dado a conocer el trabajo de Julián Quintero González y Laura Estefanía Quintero González, titulado “Energía mareomotriz, potencial energético y medio ambiente”, en el que luego de un exhaustivo análisis concluyen: “Podría indicarse que la energía mareomotriz es una excelente alternativa para la producción de energía eléctrica con un moderado impacto ambiental dentro del medio de instalación, que por supuesto debe controlarse para poder garantizar su condición de sostenibilidad.”

                A su vez, la declaración final de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que se realizó el año pasado en Nairobi, expresó: “En la actualidad, más de 3000 millones de personas, el 50 por ciento de ellas de África Subsahariana, todavía cocinan con combustibles muy contaminantes y tecnologías poco eficientes. Afortunadamente, la situación ha mejorado en la última década: la proporción de la energía renovable ha aumentado respecto al consumo final de energía gracias al uso de fuentes de energía como la hidroeléctrica, la solar y la eólica”.

                Otros investigadores promueven la energía undimotriz, que utiliza el movimiento y la fuerza de las olas, a través de de secciones cilíndricas unidas en forma de serpiente. En Argentina se ha desarrollado un prototipo en la Universidad Tecnológica Nacional, regional Mar del Plata, creado por los ingenieros Alejandro Halm y Mario Pelissero.

                Mientras tanto, en el mundo hay cada vez más centrales de energía mareomotriz.

                Una de ellas es la del río Rance, en Francia, inaugurada en la década del 60. Pocos meses después comenzó a funcionar la de Kislaya, sobre el mar de Barentz, en Rusia. Por su parte, China inauguró la usina de Jiang Jia en 2016 y continúa ampliándola. En 2011 Corea del Sur construyó la Sihwa Lake Tidal, considerada la planta mareomotriz más grande del mundo. Pero muy pronto cederá ese lugar al Proyecto Meygen, ubicada en Escocia. La primera fase comenzó en enero del 2015 y se estima que a partir del año 2020 esta planta podrá generar energía renovable a la red nacional de Reino Unido.

                El tiempo dirá si se cumple la Ley 20.956 y si a esta lista alguna vez se le agregará la usina mareomotriz de Península Valdés.

                La misma que el olvidado capitán José Oca Balda imaginó en 1915.

                https://www.infobae.com/sociedad/202...sin-cumplirse/

                Comentario


                • El Gobierno ya se prepara para un default parcial de la deuda




                  Reconocen que está muy complicada la negociación con los bonistas privados, pesea las conversaciones de esta semana; detectaron una avanzada de los fondos buitre


                  Mientras se encamina a cumplir sus primeros tres meses de gestión, el gobierno de Alberto Fernández se acerca al punto de inflexión que determinará el perfil definitivo de su administración. También el que definirá su éxito o fracaso.

                  Después de un primer tramo marcado por la aprobación de la ley de emergencia y el lanzamiento del plan contra el hambre , los dos principales logros de la Casa Rosada hasta el momento, toda la gestión quedó suspendida a la espera del cierre de la renegociación de la deuda, identificado como el verdadero punto de partida.

                  Pero las tratativas con los bonistas privados están muy complicadas y en el propio Gobierno empezaron a admitir en los últimos días que lo más probable es que la Argentina se encamine hacia un nuevo default parcial. Dos funcionarios muy cercanos al Presidente confirmaron que el tema fue materia de las conversaciones entre Fernández y el ministro Martín Guzmán, después de las reuniones mantenidas a lo largo de esta semana con los acreedores.

                  Uno de esos asesores lo explica linealmente: "Con el Fondo Monetario Internacional está encaminada la conversación porque en esa mesa influyen la política, las gestiones ante las principales potencias y la necesidad del FMI de hacerse cargo del fracaso del acuerdo con el macrismo. Pero los bonistas no tienen incentivos, más allá del económico, para acordar con nosotros, entonces se endurecen".


                  Por ese motivo, desde el propio Ministerio de Economía hicieron trascender anteayer que el cierre de las conversaciones con Guzmán había dejado disconformes a los principales fondos acreedores por la falta de precisiones sobre la oferta, mientras que los privados hablaron de decepción por la baja tasa de interés en dólares que les propusieron. Parece el preámbulo del fracaso: imponer la idea de quién fue el más duro a la hora de definir condiciones para al menos conseguir un triunfo simbólico.

                  Hay un dato que sostiene la percepción de que el default amanece en el horizonte: el Gobierno detectó un progresivo avance de los legendarios fondos buitre, tentados por la caída en el valor de los bonos argentinos (retrocedieron 10 por ciento en el cierre de la semana) y la perspectiva de un nuevo litigio que siga la senda del éxito anterior en la corte de Nueva York.

                  En el Gobierno aseguran que de ningún modo evalúan pagar a último momento al estilo Axel Kicillof y por eso han empezado a flexibilizar la idea de que la fecha límite de la renegociación es el 31 de marzo, como había planteado el Presidente.

                  Quedan pocos funcionarios que sostengan la idea de que estos movimientos preventivos en realidad son parte de una estrategia de endurecimiento para obtener una quita mayor.

                  "Comenzamos a trabajar con la hipótesis de que acordamos con el FMI y no con todos los bonistas. Es un escenario B, que igualmente nos liberaría el corto plazo para poder crecer los primeros años y después enfrentar los pagos", explican cerca de Fernández. Tienen un antecedente genético: en la era dorada que reivindica Alberto, cuando Néstor Kirchner era presidente y Roberto Lavagna ministro de Economía, la Argentina se recuperó económicamente y después se abocó a resolver el default.

                  Claro que las comparaciones históricas omiten muchas veces las diferentes condiciones, locales y globales. Entonces los países emergentes volaban con el precio de las commodities y hoy la economía mundial pasó del estancamiento al temblor por efecto del coronavirus.

                  Una renegociación parcial de la deuda podría tener efectos muy negativos para Fernández. Por ejemplo, agravaría la virtual parálisis que afecta a muchas áreas de su gobierno. Con excepción de Daniel Arroyo, el único ministro que tiene fondos para hacer políticas activas, el resto de la administración parece a la espera de la señal de largada. En parte es entendible; es muy difícil gestionar sin dinero. Pero también influyen ciertas dinámicas, que hacen, por ejemplo, que aún falten nombramientos en segundas y terceras líneas del Ejecutivo.



                  Toda la nota: https://www.lanacion.com.ar/politica...uda-nid2341059

                  Comentario


                  • El gobierno sigue en una nube de ped...... Que pretende ???? Con qué grado de ingenuidad está planteando las negociaciones ???? Sigue con la idea, típicamente Argentina, que la culpa del endeudamiento la tiene el acreedor, aún privado, que le prestó el dinero a un gobierno anterior aristocrático y alejado del sufriente pueblo argentino ?????

                    No entiende el gobierno que mientras siga en la joda de minas, cabaret, jodas y timba pidiéndole al acreedor clemencia, nunca lograra sus objetivos, sean o no fondos buitres ???

                    No entiende el gobierno que mientras siga la joda de los altos sueldos de una enorme estructura política absolutamente ineficiente, con políticasabsurdos gastos en la política, políticas inadecuadas en materia fiscal, laboral, de sostenimiento de una administración pública enorme, ineficiente, llena de privilegios, jamás lograra voluntariamente una renegociación ????

                    Sin un plan económico y de gestión politica PREVIO a la negociacion que contemple EMPEZAR POR CASA CON EL ESFUERZO, jamás logrará el avenimiento con la gran mayoría de los acreedores, que su única pretensión es cobrar un dinero que le es propio. Si Argentina demuestra que seriamente ha iniciado el sacrificio de pagar ( hasta ahora pareciera ser que los únicos obligados son los sojeros) seguramente lograra mejorar las condiciones de los préstamos. Y en tal caso, podrá discutir en mejores condiciones en los Tribunales internacionales el principio que siempre quiso aplicar del par conditio creditorum.

                    Veo un negro panorama Señor Presidente, a menos que se ponga los s pantalones largos con sus colegas políticos que para ellos, no rige el esfuerzo requerido.

                    Saludos.

                    Comentario



                    • Costo argentino: los impuestos invisibles que pagamos sin saberlo












                      Carlos Manzoni




                      10 de marzo de 2020 • 23:06







                      La Argentina es un país con una presión tributaria muy alta, plagado de impuestos de mala calidad que afectan la competitividad de la economía. Pero quizá lo más curioso y preocupante de esta maraña impositiva sea lo que se conoce como "impuestos invisibles", que son aquellos que vienen incluidos en los precios de los bienes y servicios sin que el consumidor conozca su detalle y su peso sobre el valor final.

                      Cada vez que un argentino hace su compra de alimentos y bebidas en un comercio, paga, sin saberlo de modo específico, un 41% del total de su cuenta en concepto de un sinnúmero de impuestos municipales, provinciales y nacionales, cuya participación ha ido in crescendo en los últimos años. Ese no es el único caso, pero sí uno de los más ilustrativos del fenómeno.







                      El economista Nadin Argañaraz, director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), explica que en la Argentina los productos alimenticios de consumo masivo que pasan por un proceso industrial de elaboración y por una cadena comercial de distribución incorporan en su precio las retribuciones a los insumos, fuerza laboral, rentabilidad empresarial, así como también impuestos de los distintos niveles de gobierno. En un trabajo especial que hizo el Iaraf para echar luz sobre esta "oscuridad impositiva", se detalla cuáles son estos "impuestos invisibles". A nivel nacional, están el IVA, Ganancias, impuesto al crédito y débito bancarios (conocido como "al cheque"), impuestos internos y cargas de seguridad social; a nivel provincial, Ingresos Brutos, y a nivel municipal, tasa de inspección, seguridad e higiene. Argañaraz afirma que en la Argentina hay una bajísima visibilidad de la carga impositiva. "Eso hace que para el ciudadano sea poco probable conocer cuánto le cuesta el Estado. Acá se sabe cuánto llega de Automotor o Inmobiliario, pero no se tiene la más remota idea de cuánto se paga de impuestos cuando se consume algo", opina el economista. Claro que los "impuestos invisibles" no son exclusividad de alimentos y bebidas, sino que también están presentes en la mayoría de los bienes y servicios que se pagan, como, por ejemplo, la comida en un restaurante, la noche en un cuarto de hotel, la transacción bancaria o la construcción de un inmueble, por citar solo algunos casos. Así, la gente se sorprendería si supiera en detalle que cuando abona una comida en un restaurante en realidad solo está pagando por lo que efectivamente comió y bebió el 62,7%, puesto que el resto no llegó a degustarlo siquiera: en efecto, el 37,3% restante corresponde a una porción de IVA, Ganancias e Ingresos Brutos, debidamente condimentada con cargas de la seguridad social, impuesto inmobiliario, tasa de inspección, seguridad e higiene, con una guarnición de impuesto al crédito y débito bancarios. El mismo ejercicio se puede hacer en el caso de una noche en un hotel. En este ejemplo , el porcentaje de la cuenta correspondiente a "impuestos invisibles" llega al 35%. Marcelo Capello, economista del Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral), señala que en la Argentina, en 2019, un 54% de los ingresos tributarios de la Nación y las provincias provenían de los impuestos indirectos (IVA, Ingresos Brutos, impuestos internos, derechos de importación), más difíciles de percibir para el consumidor. "Si nos concentramos en los impuestos indirectos, que son la mayoría de los invisibles, pero no los únicos -continúa Capello-, vemos que pasaron de representar el 15,4% del PBI en 2005 al 17% en 2015 y el 16,6% en 2019. La caída observada desde 2015 se debió principalmente a la reforma tributaria nacional y provincial, pero es probable que estemos transitando un nuevo cambio de tendencia en materia tributaria, por las subas ya anunciadas para 2020, pero también ante el riesgo de que las provincias y los municipios retomen el camino alcista en sus principales tributos, como hicieron entre mediados de los 2000 y el año 2015". Argañaraz insiste en que estos impuestos desconocidos por la gente "de a pie" deberían consignarse claramente en la factura, tal como sucede en los Estados Unidos con el impuesto a las ventas. "Eso es un derecho que cada ciudadano tiene a que se le transparente el peso impositivo que debe afrontar en cada transacción", comenta el especialista. El tributarista César Litvin, socio del estudio Lisicki, Litvin y Asociados, subraya que en el sistema tributario argentino estos impuestos invisibles para el ojo del consumidor abultan aún más la maraña impositiva que recae sobre los contribuyentes. "Actualmente, entre tributos nacionales, provinciales y municipales, la sumatoria asciende a 164. Resulta como mínimo incómoda o inexplicable para transmitir a los alumnos de grado y también a los potenciales inversores tamaña cantidad de contribuciones", precisa el experto. Según destaca Litvin, en los últimos 20 años ha crecido exponencialmente la carga fiscal de los tributos locales (provinciales y municipales), con incidencia directa en los precios e indiscutible efecto inflacionario, porque son impuestos trasladables hacia el consumidor. "Para sumar defectos a estos impuestos, hay que señalar que están en el podio de los más distorsivos, con efectos tóxicos sobre la actividad económica", analiza el tributarista. Sería esclarecedor discriminar en las facturas cada ítem impositivo para que el ciudadano conozca fehacientemente qué parte de lo que paga se la queda el Estado Por si todo esto fuera poco, agrega Litvin, en Ingresos Brutos prolifera una serie de regímenes de retención, percepción y otros pagos a cuenta que provocan en muchos casos saldos a favor del contribuyente, pero cuya devolución requiere trámites laberínticos difíciles de sobrellevar para las pymes. "Esta es la forma que encontraron las provincias para financiarse a tasa cero, a costa de la evaporación del activo fiscal", indica. Y acota: "Sería esclarecedor discriminar en las facturas cada ítem impositivo para que el ciudadano conozca fehacientemente qué parte de lo que paga se la queda el Estado (nacional, provincial y municipal)". Está más que claro, según los especialistas consultados, que este tipo de impuestos se mantienen ocultos, porque de ese modo resultan mucho más cómodos de recaudar y menos "espanta votos" a la hora de las elecciones, porque la gente, si bien sabe o sospecha que están, no los tiene tan presentes como los que son más directos. Ahora bien, ¿por qué se llegó a este estado de oscurantismo tributario? Para Argañaraz, es algo que sucede porque la sociedad no ha exigido aún de manera ordenada y concreta su transparencia. "Por ende, por la teoría del public choice , el político actúa como un mercado y tampoco hace nada para visibilizarlo, porque no tiene un incentivo (si fuera visible, se le restringiría cierto grado de acción que hoy tiene a la hora de asignar el presupuesto)", dice el economista. En opinión de Argañaraz, debería haber un proceso de restablecimiento del contrato social, con una exigencia del ciudadano para darles visibilidad a estos impuestos. "El primer paso sería poner en la factura IVA, Ingresos Brutos y tasa de seguridad e higiene. Después, debería diseñarse un esquema para que cada gobierno (nacional, provincial y municipal) les dé mayor transparencia a todos los impuestos que se cobran en la Argentina. Eso está incluido en varias leyes, pero nunca se lleva a cabo", enfatiza el especialista. Para Capello, el problema con estos impuestos es que, al encontrarse ocultos en los precios, no son detectados por los consumidores, por lo que no permiten un adecuado control de los ciudadanos sobre la cuantía y calidad de los servicios públicos que reciben del Estado. "Si el contribuyente no se da cuenta de que le están cobrando un impuesto, porque viene escondido en el precio, resulta difícil que pueda preocuparse por controlar la calidad del bien o servicio público que recibe a cambio", añade el economista del Ieral. En efecto, cuando en un sistema tributario resultan mayoritarios los impuestos de este tipo, existe demasiado poco control ciudadano sobre las acciones del gobierno. "Es el combo perfecto para la política: impuestos que no se ven y poco control sobre lo que se hace con ellos", concluye Capello. Es muy difícil terminar con esta dinámica, porque, tal como explica Capello, así como los políticos prefieren los impuestos ocultos, a nivel de municipios y en algunos casos en las provincias también, existe una pasión por aplicar tasas e impuestos que gravan en mayor medida a los contribuyentes no residentes en la provincia o municipio de que se trate, como modo de disminuir el costo político de subir la presión fiscal. La Argentina tiene una Constitución nacional por la cual hay un Estado nacional, otro provincial y otro municipal, por lo que ya ahí se desprende que habrá tres tipos de impuestos distintos Por su parte, Mario Volman, profesor de Impuestos de Ucema, dice que se habla mucho de la complejidad del sistema tributario argentino, pero advierte que no hay sistemas tributarios simples en el siglo XXI, porque siempre debe haber impuestos que graven la renta, el patrimonio y el consumo, no puede haber uno solo de estos. "Por otro lado, la Argentina tiene una Constitución nacional por la cual hay un Estado nacional, otro provincial y otro municipal, por lo que ya ahí se desprende que habrá tres tipos de impuestos distintos". Según explica Volman, cada uno de estos niveles de gobierno debe financiarse y lo hace cobrando impuestos, por eso existen esta complejidad y esta exorbitante presión tributaria. "Ahora, también hay que decir que esa es la contracara del enorme gasto público, que es muy difícil de bajar y que, si no queremos o no podemos financiarlo mediante deuda ni emisión, no queda otra que hacerlo con suba de impuestos", expresa. Teddy Karagozian, economista y presidente de la empresa textil TN Platex, prefiere no utilizar el término invisible. "Yo diría que no son invisibles, porque la gente los paga y le cuestan dinero. No están discriminados, pero no son invisibles. ¿Por qué digo esto? Porque si una cosa en Estados unidos vale 100 y acá sale 300 por culpa de los impuestos, no se puede decir que eso uno no lo vea", afirma. Karagozian insiste: estos impuestos son invisibles en la factura, pero no en el bolsillo del consumidor y las empresas. "Tampoco son invisibles los efectos que generan en la economía, que no son otros que la falta de inversión y el encarecimiento de los productos, algo que en el resto del mundo no existe", acota el empresario. La falla en la Argentina está en que la política busca tener votos y para eso disminuyen los impuestos directos sobre los ciudadanos y aumentan los impuestos que van directo sobre las empresas. En Miami, continúa Karagozian, al que compra algo se le cobra el 7% de impuesto a las ventas, pero ese porcentaje va directo al Estado, ni pasa por la empresa. "La falla en la Argentina está en que la política busca tener votos y para eso disminuyen los impuestos directos sobre los ciudadanos y aumentan los impuestos que van directo sobre las empresas. Entonces el intendente te cobra tasa de seguridad e higiene o publicidad (hay más de cien de ese estilo); después, las provincias te cobran Ingresos Brutos y otros, mientras que la Nación cobra Ganancias. Y todos piden que cobres a proveedores y clientes, y después te hacen responsable", comenta. Ahora, no solo hay que ver cuánto dinero significa esto, sino cuántos miles de empresas ni siquiera vienen a la Argentina porque no quieren lidiar con este problema. "Es por eso que yo digo que otra consecuencia de los llamados impuestos invisibles son los ingresos inexistentes, que son aquellos que podrían traer las empresas que ni siquiera vienen al país por no querer enfrentar toda esta maraña impositiva", remarca Karagozian. No son estas las únicas consecuencias nocivas que tiene el cúmulo de impuestos (los invisibles y los otros), ya que, tal como refiere Argañaraz, en una economía en la que reina una presión tributaria tan alta el incentivo a evadir es muy grande. "Entonces se produce el caso de la competencia desleal, porque aquel empresario que está en blanco está en inferioridad de condiciones respecto de aquel que no lo está y que, por lo tanto, tiene costos menores", reflexiona. La mala noticia en materia impositiva es que, como pudo advertirse en los primeros meses de gobierno de Alberto Fernández (y también del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof ) , la baja de impuestos no será precisamente una prioridad, sino que más bien lo que se vislumbra es todo lo contrario. Así, el país seguirá teniendo una carga tributaria similar a la de los países nórdicos, pero con prestaciones estatales más parecidas a las de países en desarrollo. Parte de lo primero es invisible; lo segundo, no. Edición visual: Gabriel Podestá, Florencia Abd y Jesica Rizzo Por: Carlos Manzoni https://www.lanacion.com.ar/economia...rlo-nid2338218

                      Comentario



                      • ¿VACA MUERTA ES MÁS CARA QUE EL CONVENCIONAL?



                        El contexto internacional volvió a sembrar dudas sobre la continuidad de los desarrollos no convencionales en la formación. Cuál es el valor real de cada proyecto, cómo se calcula su rentabilidad y en qué momento se encuentra la Cuenca Neuquina.
                        Con la estrepitosa caída del precio internacional de petróleo en el arranque de la semana, se volvió a ver una imagen similar al 2016 cuando se hablaba de la muerte del shale en Estados Unidos. A pesar de la distancia y los diferentes contextos, el precio del Brent rozó los 30 dólares en ambos casos y se volvieron a retomar los escenarios lapidarios para los proyectos no convencionales.

                        En los últimos cuatro días, referentes de diversos espacios hablaron de que con los valores actuales Vaca Muerta es “inviable” y hasta pregonaron el “cierre total” de la formación. En la mayoría de los casos el argumento era el mismo: los desarrollos de shale son más caros que el convencional. Pero ¿esto es así? La respuesta es amplia.

                        Si se compara lo que cuesta extraer un barril de shale oil en Estados Unidos con un uno de Arabia Saudita, la respuesta es sí, es más caro el no convencional. Pero la razón es que los sauditas extraen el petróleo más barato del mercado por tener los campos convencionales más extensos del planeta y reservorios a 1.800 metros de la superficie de aproximadamente 85 metros de espesor.

                        Punto a parte, eso también explica el poder que tiene el reino saudita en el mercado del petróleo. Con el solo hecho de ofrecer descuentos para sus ventas de abril, el precio internacional se desplomó.

                        Lo cierto es que, en la mayoría de los casos, siempre y cuando se hable de pozos convencionales nuevos, la inversión para el shale es más cara. De forma brutal se podría decir que se trata de US$ 2 millones vs US$ 9 millones. Ahora cuando se trata de pozos que requieren de recuperación secundaria y –peor aún– terciaria, la ecuación cambia.

                        Este tipo de pozos maduros no solo traen a superficie porcentajes de agua altos, a veces del 98%, sino que sus procesos dejan de ser económicos y la cantidad de barriles/día baja exponencialmente, por ende, la tasa de retorno de la inversión se dilata.

                        Los costos de extracción, ya sea para el shale o el convencional, dependen de cada compañía y cada bloque. Incluso, los costos varían dentro de un mismo porfolio. Por su tiempo en actividad y el conocimiento del subsuelo, Loma Campana de YPF es el área que tiene costos más bajos en Vaca Muerta.

                        Los mejores pozos de shale oil en la formación superan los 2.000 barriles de petróleo por día. Cuando se trata de recuperación secundaria, los pozos pueden producir entre un 15% a un 40% de la producción original a un elevado costo.

                        Nuevamente, es la petrolera de bandera la que tiene los pozos en Vaca Muerta más económicos, en los mejores casos están por cerca de los 10 millones de dólares.

                        Esta información es valiosa para determinar lo que en la industria se conoce como development cost o costo/desarrollo que en el mejor caso arranca en los 9,5 dólares. Básicamente es la inversión de un pozo dividida en la cantidad de barriles que entregará la perforación a lo largo de su vida. Claro que los pozos declinan, pero la tecnología y la eficiencia permiten que cada vez se superen los barriles diarios que aportan.

                        En detalle, el development cost en Loma Campana en 2019 cerró en 9,4 dólares, un número valiosísimo que supera a Eagleford (20,8), Wolfcamp Midland (16,5), Wolfcamp Delaware (11) y está cerca de Bakken (8,1), todos plays de Estados Unidos.

                        En números
                        US$ 9,4
                        es el costo desarrollo con el que cerró el año Loma Campana.
                        Si bien el caso de YPF en su principal core de áreas en Vaca Muerta es probablemente el único que entrega valores tan competitivos, es una muestra de lo que se puede hacer realmente en la formación.

                        Otro gran dato –más preciso para nuestra comparación– que sirve para dimensionar los costos es el lifting cost o lo que sale traer un barril a superficie. Aquí se tiene en cuenta la mano de obra, los contratos y mantenimiento, entre otros, y por lo general, la mayoría de las empresas tratan este tipo de información como confidencial y no la comparten. No es el caso de la petrolera de bandera ni de Vista Oil&Gas.

                        Para este año continuaremos concentrados en la eficiencia. Queremos un lifting cost de 10 dólares promedio”.

                        Miguel Galuccio es el Presidente y CEO de Vista Oil&Gas.
                        En la última presentación de resultados que hizo YPF, el CEO de la compañía, Daniel González, confirmó que el lifting cost para el shale de la firma está por debajo de los 6 dólares. Un 15% más bajo que los valores del 2018. De nuevo, es un valor que cambia según el área.

                        El lifting cost para yacimientos que requieren de recuperación secundaria o terciaria asciende hasta US$ 30. En la Cuenca del Golfo San Jorge está aproximadamente en US$ 23.

                        Los campos maduros con recuperación secundaria tienen costos altos y extraen pocos barriles.

                        Una vez en superficie, al lifting cost hay que sumarle el capital invertido, impuestos regalías, costo de transporte y operación.

                        Ahora sí, para saber a partir qué valor las petroleras empiezan a ganar dinero se utiliza el break even. En el mejor escenario está Loma Campana que tiene su piso en los 40 dólares. Para otras operadoras e incluso para otras áreas de YPF este valor está por encima de los 45 dólares.

                        Parecen umbrales altos, pero si se mira el break even para el convencional en la Cuenca Neuquina, el número asciende hasta 55 dólares.

                        Acá es donde debe hacerse el último y más importante análisis: tasa de retorno. Lo que miran las petroleras a la hora de definir a dónde estará destinado su Capex, y sobre todo en tiempos de crisis, es qué desarrollo les permitirá recuperar la inversión más rápido y hoy la respuesta para muchas compañías es Vaca Muerta. Claro, para los desarrollos que ya están en marcha.

                        En números
                        US$ 6
                        es el lifting cost que registró YPF en su joya de shale oil en Vaca Muerta.
                        Por más que los costos totales entre el convencional y el no convencional en la Cuenca Neuquina fueran iguales –no lo son– el número de barriles/día que producen los pozos de shale no es materia comparable. Por esto, es que afirmar que los desarrollos de shale son más caros que los campos maduros en nuestro país es un concepto errado.

                        Lejos de buscar entrar en la –reciente– discusión de convencional vs. no convencional, la conclusión es que un barril por debajo de los 40 dólares es inviable para todas las operaciones petroleras, tanto para los campos maduros como para el shale.

                        Fuente: Río Negro.

                        https://www.runrunenergetico.com/vac...-convencional/

                        Comentario



                        • El Producto Bruto Interno cayó 2,2 % en 2019

                          Según el Indec, ese descenso se debió al retroceso de la industria manufacturera, el comercio y la intermediación financiera, entre otros sectores.


                          El Producto Bruto Interno (PBI) cayó 2,2 % durante 2019, afectado por el retroceso de la industria manufacturera, el comercio y la intermediación financiera, entre otros sectores, informó ayer el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

                          Este descenso se produjo luego de que el último trimestre del año mostrara una caída del 1 % en relación al tercer trimestre, y del 1,1% en relación a octubre-diciembre del 2018.

                          En lo que hace al año pasado y en su comparación con el 2018, cuando el PIB también había descendido 2,5%, el Indec dio cuenta una merma del 6,3% en la producción industrial, del 2,8% en la distribución de agua, electricidad y gas, del 5,5% en la Construcción, del 7,8% en el comercio Mayoristas y Minorista, y del 10,3% en la pesca.

                          A esto se le agregaron mermas del 0,7% en Transporte y Comunicaciones, del 11,5% en Intermediación Financiera, del 0,6% en Actividades Inmobiliarias, y del 4,2% en la percepción de Impuestos Netos.

                          La baja no fue mayor debido al crecimiento del 21,5% del sector de agricultura y ganadería fuertemente influenciado por la recuperación de la cosecha de la soja, que en el 2018 fue afectada por una fuerte sequía.

                          También aumentó 1,2% la exploración de minas y canteras, debido a la reactivación del yacimiento hidrocarburífero de Vaca Muerta en Neuquén, del 0,9% en enseñanza, y del 0,3% en servicios sociales y de salud.

                          En tanto, la formación bruta de capital fijo cayó 15,9% acumulada en el 2019, con una merma del 7,3% en el sector de Construcciones, del 18,3% en la adquisición de maquinaria y equipo de origen nacional, y del 21,7% en el importado.

                          También retrocedió 32 % la adquisición de materia para transporte nacional y 49,1% en el caso del importado.

                          A valores corrientes, el PBI ascendió a fines del año pasado a 21 billones, 650.351 millones de pesos ( alrededor Usd. 360.833 mil millones a $ 60) , un 30 % más que en el 2018, pero con una inflación del 53,8%.

                          A lo largo del año pasado, el PBI mostró una caída interanual del 5,8% en el primer trimestre, mientras que en el segundo no registró variaciones en el segundo, debido al empuje que le brindó la cosecha de soja y el sector petrolero, que compensó las mermas en el consumo, la industria y la construcción.

                          En el tercer trimestre, el PBI volvió a retroceder 1,1% y en el cuatro trimestre el 1,1% para acumular una merma del 2,2%.

                          Con estos antecedentes, el viernes, el ministro de Economía, Martín Guzmán anticipó que este año la economía podría caer entre 1,5 y 2 %, para subir entre un 2 y 3% en el 2021.

                          En una teleconferencia con inversores, Guzmán explicó que este cálculo fue hecho antes de que se desatara la pandemia del coronavirus.

                          Desde el ámbito privado la consultora Invecq estimó que la economía argentina sufrirá en 2020 una caída de por lo menos el 3,5%, a raíz del impacto provocado por la pandemia, con baja en la recaudación tributaria en términos reales, al tiempo que la necesidad de ampliar el gasto por la crisis derivará en una mayor emisión monetaria.

                          Por su parte, la consultora Ecolatina estimó que la caída del PBI de Argentina llegará este año al 2% por efecto negativo que tendrá el Coronavirus en la economía. De esta manera, acentuó la caída estimada originalmente del Producto bruto Interno, que era del 1,5%, destacó el informe suministrado por la casa de estudios económicos.

                          Fuente:
                          https://diariopetrolero.com.ar/7228-...2-en-2019.html

                          Comentario


                          • Efecto cuarentena: la recaudación estuvo 15 puntos por debajo de la inflación en marzo


                            En marzo, los ingresos tributarios aumentaron 35,3% interanual. A la tendencia declinante evidenciada en el primer bimestre se sumaron los efectos de la pandemia del coronavirus. El IVA subió apenas 25,6%.


                            La recaudación de marzo alcanzó los $ 443.636,7 millones, informó la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), lo que significa una suba de 35,3% en términos nominales, lo que representa un deterioro de casi 10% en términos reales.

                            Es que los ingresos al Fisco se ubicaron unos 15 puntos por debajo de la inflación interanual esperada para el tercer mes del año, que se estima que oscilará entre el 49% y 50%.

                            Se trata del menor incremento nominal desde diciembre de 2018, cuando la variación fue de 35,2%.

                            https://www.cronista.com/economiapol...0402-0053.html

                            Comentario


                            • Alguien conoce el estado de este tema ?? El objetivo del gobierno argentino fue esencialmente económico, pero este artículo lo analiza desde un enfoque mas global.

                              https://www.infodefensa.com/latam/20...=edicion-mundo

                              Saludos.


                              Comentario


                              • Originalmente publicado por planeador Ver Mensaje
                                Alguien conoce el estado de este tema ?? El objetivo del gobierno argentino fue esencialmente económico, pero este artículo lo analiza desde un enfoque mas global.

                                https://www.infodefensa.com/latam/20...=edicion-mundo

                                Saludos.


                                Buenos dias don Planeador

                                Ya había leído el artículo y francamente lo encontré un poco, por así decirlo, paranoico.

                                Ya hemos discutido en el foro sobre cómo funciona la política de influencia " Low Profile" de China.

                                Utiliza su poder económico para ganar gradualmente influencia con sus préstamos y SWAP a países en dificultades, copiando compañías estratégicas para sus necesidades, etc.

                                Incluso China ya está aprovechando esta debilidad de la economía mundial para acelerar la compra de empresas y aumentar aún más su influencia con ayuda a los países afectados por Covid-19.

                                Recuerdo un episodio en el que Angela Merkel vetó la compra de una pequeña empresa estratégica que fabricaba aleaciones para la industria aeroespacial, creo.

                                En el caso de Central Atucha III, creo que, debido a la gran crisis económica agravada por el virus Selective Default y Corona, su aplazamiento es muy probable, a pesar de la generosa financiación de China para su construcción.

                                El problema es que China siempre cobra sus favores y, tarde o temprano, este trabajo posiblemente se materializará.

                                El artículo exagera las consecuencias geopolíticas en términos de seguridad o una eventual (¿carrera armamentista?) Raza que pueda generar sospechas sobre el uso de uranio enriquecido (incluso ligeramente) en esta planta.

                                Por el contrario, recuerdo las protestas de la comunidad científica argentina porque introduciría una tecnología que no estaba dominada por sus científicos, quienes preferían que se mantuviera la tecnología de uranio natural o el muy ligeramente enriquecido Candú que utiliza agua pesada (tecnología dominada por Argentina y con una fábrica en el país).

                                Argentina en el caso de esta construcción perderá gran parte de su independencia en este campo.

                                No veo, con las salvaguardas existentes, ninguna posibilidad de distorsionar el uso (si se construye) de armas nucleares o cosas por el estilo.

                                Solo unos pocos comentarios.

                                Lo que sucederá a partir de ahora, solo Dios lo sabe.

                                Un abrazo ao amigo

                                Comentario

                                Trabajando...
                                X