Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Golfo Pérsico y Medio Oriente

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • #46
    Originalmente publicado por BND Ver Mensaje
    Confusión fatal en Bagdad



    Ali Khamenei y Soleimani
    La muerte del general iraní Qasem Soleimaní en un ataque aéreo norteamericano en Bagdad, el 3 de enero pasado, refleja, entre otras cosas, la dificultad que tienen los altos mandos de Teherán para leer el extravagante liderazgo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump; a pesar de que ya hace casi tres años que el imprevisible mandatario se estableció como inquilino en la Casa Blanca.

    A diferencia del extinto jefe militar de Hezbollah, Imad Mughniyeh, del malogrado califa del Estado Islámico, Abu Baker al Baghdadi, o del esquivo secretario general de Hezbollah, jeque Hassan Nasrallah, Soleimaní, como jefe de la Fuerza Quds, la unidad de elite para las operaciones en el exterior del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica iraní, no se comportaba como el cabecilla de una red semi-clandestina, sino como un comandante de campo, a la vista de sus fuerzas. Varias veces estuvo en la mira del aparato militar israelí; pero el estamento político de Jerusalén eligió que no se apretara el gatillo. Probablemente, algo de eso influyó, para que la dirigencia de Teherán prefiriera creer que el número dos de la República Islámica era un intocable.

    Aparentemente, los iraníes no entendieron que habían ido demasiado lejos con sus provocaciones cuando las milicias chiís, que dirigen en Irak, asesinaron a un contratista estadounidense y luego acometieron contra la embajada estadounidense en Bagdad.

    De hecho, el asalto a la Embajada de EE.UU. en Bagdad evocó una serie de eventos traumáticos incrustados en el paradigma político cultural estadounidense. Esto es, la crisis de los rehenes con la toma de la Embajada de EE.UU. en Teherán, en 1979, que jugó un papel en la derrota electoral del entonces presidente Jimmy Carter. Y, más tarde, el asalto al consulado estadounidense en Bengasi, el 11 de septiembre de 2012, por parte del grupo islamista Ansar al Sharia, que resultó en la muerte de cuatro estadounidenses, entre ellos el embajador J. Christopher Stevens, y por el que fue duramente reprochada la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, sobre todo durante el transcurso de su fallida campaña electoral para la presidencia. Un lujo que Trump no se podía permitir a diez meses de los comicios.

    Tal vez el hecho más significativo de las exequias de Soleimaní, ha sido la indiferencia del mundo árabe sunita, para no hablar de la hostilidad abierta hacia el fallecido militar iraní. Solamente, el líder del grupo palestino islamista Hamás, Ismail Haniyeh, apareció en los funerales, ofreciendo un guiño hacia el régimen de los ayatollahs que seguramente no le perdonará su rival, el movimiento nacionalista Fatah, columna vertebral de la Autoridad Palestina, con sede en Ramallah.


    Aurora
    Imaginarás BND que "Aurora" es un periodico de Israel y el único medio gráfico que se edita en español, demás esta decir que ellos tienen una visión muy particular del mundo árabe y en especial de Irán...
    Por eso hay que tomar con pinzas sus publicaciones, generalmente inflamadas de un odio natural hacia los persas, sus enemigos número uno en la escala de países.. Algo así como intentar leer algo bueno de Israel en algún periódico iraní.

    Comentario


    • #47
      Originalmente publicado por Teodofredo Ver Mensaje

      Imaginarás BND que "Aurora" es un periodico de Israel y el único medio gráfico que se edita en español, demás esta decir que ellos tienen una visión muy particular del mundo árabe y en especial de Irán...
      Por eso hay que tomar con pinzas sus publicaciones, generalmente inflamadas de un odio natural hacia los persas, sus enemigos número uno en la escala de países.. Algo así como intentar leer algo bueno de Israel en algún periódico iraní.
      Si.

      Pero me llamó la atención que no consideraban a Solemaini un terrorista (como otros que nombra), sino un comandante de campo y según dicen ellos pudieron haberlo matado y no lo hicieron.

      Ahora entre Israel e Irán no hay problema entre ellos propiamente. Se odian por terceras razones.

      Israel seguramente estará de parabienes con la posibilidad de una escalada militar contra Irán, es su mayor amenaza por el posible desarrollo de armas atómicas.

      EEUU va a devolverles el ataque con misiles sobre sus bases en Iraq. Y no sabemos hasta dónde va a escalar el conflicto...

      Comentario


      • #48
        Irán amenazó con bombardear a Israel y los Emiratos Árabes Unidos si EEUU responde a su ataque

        La Guardia Revolucionaria iraní amenazó por la mañana del miércoles (hora local) con bombardear a Israel y los Emiratos Árabes Unidos si Estados Unidos decide responder a su ataque a las bases militares de Al Assad y Erbil, en Irak, que alberga tropas estadounidenses. En concreto, aseguraron que apuntarían a la ciudad israelí de Haifa y a Dubai.




        https://www.infobae.com/america/mund...e-a-su-ataque/

        Comentario


        • #49
          La Fiscalía Anticorrupción de España habre una investigación sobre la venta de armas a Arabia Saudita

          Anticorrupción desvela que España ha estado 25 años pagando sobornos en Arabia Saudí


          EL MUNDO - PABLO HERRAIZ - QUICO ALSEDO - Jueves, 9 enero 2020 -



          Carro de combate Leopard, como los que quiso vender Defex en Arabia Saudí. PABLO REQUEJO

          La investigación de 11 contratos de venta de armas al país de los jeques concluye con el descubrimiento de más de 100 millones desviados por la empresa estatal española Defex desde 1991 hasta 2016

          Casi una década de investigación, primero en Luxemburgo y después (los últimos siete años) en España, está destapando la que quizá sea la mayor red de corrupción del Estado conocida hasta la fecha. Sólo en cifras, el caso de la empresa española estatal de exportación de armas ya anda cerca de duplicar los 123 millones exigidos como responsabilidad pecuniaria por el caso Gürtel. Porque la empresa pública Defex, disuelta por el último Gobierno de Rajoy ante la imposibilidad de sobrevivir al escándalo, ya cuenta con unos 220 millones desaparecidos.

          Los últimos 100 precisamente se han descubierto hace relativamente poco, en la fase final de una de las ramas que se investigan: la de 11 contratos de venta de armamento con Arabia Saudí. Aparte se han investigado contratos en Angola, Egipto y Camerún.

          La Fiscalía Anticorrupción ha remitido este pasado miércoles su escrito de acusación por esa pieza relativa a Arabia, donde se da cuenta de diversas prácticas corruptas en las transacciones comerciales internacionales desde 2005 hasta el 2014, pero con menciones a un periodo mucho más amplio, que comienza en 1991.

          Arabia Saudí es uno de los grandes clientes de España en diversos ámbitos, sobre todo en infraestructuras (el AVE a La Meca) y material de defensa (corbetas de Navantia, bombas...). Y es en esta última parte del material de defensa donde el Estado español desplegó prácticas muy oscuras.

          Según relata el fiscal Conrado Sáiz en su escrito dirigido al juez de la Audiencia NacionalJosé de la Mata, las investigaciones de estos años han acreditado que hubo 11 contratos en los que se pagaron sobornos a funcionarios saudíes, entre los que se ha identificado sin duda al que fue agregado militar en la Embajada de Arabia Saudí en España entre 2005 y 2014, Al Shamuary.

          Tan claro está, que se tienen perfectamente trazadas las transferencias que recibió en cuentas españolas a su nombre.

          Esos pagos -y los demás- los realizaba Defex, pero no ya para conseguir contratos, como suele ser la práctica habitual, sino para pagar comisiones en nombre de la empresa privada que consiguió esos contratos a lo largo de los años.

          Entonces la pregunta que surge es: ¿para qué necesitaba la empresa privada que una empresa pública española pagara sus sobornos a los árabes? La respuesta, de haberla, es que Defex así lo imponía, y que la estructura corrupta estaba institucionalizada: aunque no hiciera nada, Defex se llevaba su mordisco de cualquier negocio internacional de exportación de armas.

          Asesoraba a la empresa privada para conseguir la licencia de exportación; encargaba el material al proveedor; repartía comisiones entre funcionarios saudíes; y se encargaba de la logística del contrato.

          EMPRESAS PANTALLA

          Los agentes de la UCO, que se han encargado de la investigación de estos 11 contratos, han descubierto una maraña de empresas pantalla repartidas por distintos paraísos fiscales cuyo único fin sólo podía ser despistar. El empresario privado acusado en esta pieza saudí es Álvaro Cervera, junto a los omnipresentes en toda la causa Manuel Iglesias Sarriá, José Ignacio Encinas y Ángel María Larumbe, antiguos responsables de Defex. Algunos de ellos pedían a sus testaferros "vino" cuando necesitaban efectivo.

          Según ha emergido de la investigación, fueron dos empresas las conseguidoras de los 11 contratos: Nytel Global y IKE. La primera de estas ya fue conocida en 2016, cuando este periódico publicó en exclusiva cómo los jefes de Defex intentaron usurpar un contrato de 2.400 millones al propio Estado español. En aquella época, el Gobierno de Zapatero trataba de vender directamente a Arabia Saudí unos carros de combate Leopard 2E, pero Defex consideró que la exclusiva debía seguir siendo suya, y no del Ejecutivo. En este documento, un jefe de Defex pedía "vino" a su testaferro, la clave para pedirle dinero.
          En los 11 contratos que ahora son objeto de acusación, la Fiscalía explica que tres de ellos fueron conseguidos por Nytel y ocho por IKE. Y a esta última, Defence Development, la empresa del acusado Álvaro Cervera, pidió que se desviara dinero. Y el dinero lo tenía que desviar Defex.

          Pero gracias a la figura de Cervera los investigadores han destapado que el fraude ha sido mucho mayor de lo conocido hasta ahora: a raíz de los registros y la documentación examinada, se ha descubierto que desde 1991 Cervera era el agente de Defex en Arabia Saudí. Y que desde entonces hasta 2016, Defex realizó pagos por valor de 100 millones a diversas empresas en paraísos fiscales.

          La lista de empresas en lugares de fiscalidad laxa es larga: Suiza, Liechtenstein, Islas Vírgenes, Panamá, Bahamas, Isla de Man, Islas Caimán, Delaware y la propia Arabia Saudí. En todos los casos, los pagos se hicieron en relación a contratos de Defex con Arabia, y siempre, como es habitual en estos casos, amparados en unos supuestos servicios de esos "intangibles", como asesorías, que son difíciles de comprobar y lo normal es que ni siquiera se produzcan.

          Los 11 contratos investigados, en la mayoría de los casos de municiones y repuestos, supusieron una facturación de cerca de 51 millones de euros, por lo que aún queda un trecho importante para averiguar los mecanismos que permitieron desviar 100 millones durante 25 años.

          Esta parte de la investigación continuará, pese al cierre de la pieza de Arabia Saudí, en la pieza llamada Kogan-Oscar, quizá la más complicada de investigar, a la vez que podría acabar siendo la más importante de este escándalo estatal.

          En el juicio por los 11 contratos de Arabia Saudí, el desvío de comisiones concreto es de al menos cuatro millones de euros, y se han descubierto cinco empresas vinculadas a funcionarios saudíes presuntamente sobornados, aparte del diplomático.

          El fiscal Sáiz acusa a ocho personas físicas y cuatro empresas (entre ellas la propia Defex, claro) de cinco delitos: corrupción en las transacciones comerciales internacionales, delito continuado de malversación de caudales públicos, blanqueo de capitales, falsedad documental y organización criminal.

          A los principales acusados se les piden penas cercanas a los 30 años de prisión, aparte de multas millonarias, como una de 45 millones a Defex.

          https://www.elmundo.es/espana/2020/0...12e8b4619.html

          Comentario


          • #50
            El general y ex presidente de Paquistan Pervez Musharraf, se salva de la pena de muerte

            EL MUNDO - EFE - Islamabad - Lunes, 13 enero 2020 -

            El Alto Tribunal de Lahore anula la sentencia por el delito de alta traición, alegando que el proceso judicial contra él fue anticonstitucional


            Una mujer que protesta contra la sentencia a muerte de Musharraf sostiene un cartel con la cara del ex dictador, en Karachi. EFE

            El ex dictador militar paquistaní Pervez Musharraf ha visto este lunes cómo la condena a muerte a la que fue sentenciado por el delito de alta traición fue anulada por un tribunal, que ha declarado anticonstitucional el proceso judicial contra él.

            El ex presidente paquistaní, de 76 años, fue sentenciado a mediados de diciembre en ausencia por el delito de alta traición debido a que suspendió el orden constitucional en 2007, en la primera ocasión en los 72 años de historia del país en que un dictador militar es condenado por sus acciones. Una decisión que fue calificada de venganza por Musharraf y criticada por el poderoso Ejército, y que hoy ha sido anulada por unanimidad por tres jueces del Alto Tribunal de Lahore.

            "El tribunal anunció que la formación de la corte fue anticonstitucional, lo que invalida el veredicto", ha dicho el abogado de Musharraf, Azhar Siddique. El letrado ha indicado que el Alto Tribunal de Lahore considera que la formación de la corte especial "no fue aprobada por el Gabinete" del entonces primer ministro Nawaz Sharif en 2013, precisamente el mandatario a quien Musharraf echó del poder en un golpe de Estado de 1999.

            El tribunal además ha considerado que el artículo 6 de la Constitución, acerca de la traición al Estado fue enmendado en 2010, años después de las acciones del militar retirado, y que no podía ser aplicado retroactivamente. "Todo lo que anunció la corte especial es nulo", ha sentenciado Siddique, que apeló la condena el 27 de diciembre.

            El propio Gobierno paquistaní se ha personado en el caso a través del fiscal general adjunto, Ishtiaq Khan, quien ha defendido que se retirase la sentencia.

            Musharraf ha alabado la decisión del tribunal en un mensaje de audio que ha enviado a la cadena de televisión Geo, en la única reacción hasta el momento. "La decisión es muy buena. Estoy contento de que el veredicto se ajusta a la ley y la Constitución", ha afirmado el ex general, según Geo.

            Sharif puso en marcha el proceso contra el ex presidente en 2013 por imponer el estado de excepción y decretar la detención de decenas de jueces.

            La condena a muerte del 17 de diciembre fue celebrada por los sectores más liberales del país asiático. "La democracia es la mejor venganza", tuiteó entonces Bilawal Bhuto, hijo de la asesinada Benazir Bhutto, crimen por el que Musharraf está acusado, pero por el que no ha sido juzgado al haber abandonado el país.

            Sin embargo, el ejército declaró rápidamente que no se había seguido el debido proceso legal en la condena del militar retirado y que esperaba que se hiciese justicia de acuerdo con la Constitución.

            Por su parte, el Gobierno del primer ministro Imran Khan anunció que apelaría la decisión porque el juicio finalizó de "forma apresurada" y porque "nunca se había celebrado un juicio en ausencia".

            El propio Musharraf afirmó pocos días después que la condena era una "venganza personal" en un vídeo enviado a la prensa donde aparece tumbado en una cama de hospital con un aspecto deteriorado y dificultades para hablar, en Dubai, donde está desde 2016.

            El ex presidente viajó hace tres años a Dubai y adujo motivos médicos con la promesa de volver para hacer frente a la Justicia, pero desde entonces ha rechazado regresar a Pakistán.

            Pakistán ha estado gobernado por cuatro dictadores militares que dieron tres golpes de Estado a lo largo de los 72 años de historia del país, el primero de ellos en 1958 y el último en 1999. Incluso cuando no ostenta el poder directamente, el Ejército ejerce un gran control sobre la política exterior y la seguridad nacional. El militar retirado llegó al poder mediante un golpe de Estado en 1999 y gobernó la potencia nuclear hasta 2008.

            Comentario


            • #51
              Pacto entre EEUU y los terroristas talibanes para frenar la violencia y buscar un camino hacia paz
              • EL MUNDO - Por LLUÍS MIQUEL HURTADO - Teherán - Domingo, 16 febrero 2020 -



              El presidente de EEUU, Donald Trump. EFE

              En un conflicto tan agónico y enrevesado como el afgano cualquier paso para finalizarlo eleva el espíritu. Por pequeño que sea. Como el anuncio estadounidense, en la Conferencia de Seguridad de Múnich, de que la organización extremista talibán ha dado luz verde a una semana de "reducción de hostilidades" - ni tan siquiera una tregua - que sirva de antesala para la firma de un esperado pacto de paz. El objetivo final de los EEUU es sacar sus soldados de Afganistán, lo que nos arroja a un futuro repleto de incertidumbres.

              La primera de ellas atañe a la solidez de un proceso de meses que se ha conducido primeramente en Qatar, donde los talibán tienen un despacho, y que ha sufrido importantes altibajos, como el que llevó al presidente Donald Trump, el pasado septiembre, a dar por "muertas" las conversaciones tras un episodio violento. Pero el empuje de Washington por cumplir la promesa electoral de Trump, de replegar tropas en la región, ha llevado a su enviado especial para Afganistán, Zalmay Khalilzad, a forjar un nuevo acuerdo.

              Un alto funcionario de la administración estadounidense, hablando bajo condición de anonimato, dijo al periódico The New York Times que los talibán se adherirían a una reducción de violencia por siete días previa a la firma de un acuerdo de paz formal. El viernes, en Alemania, el secretario de Estado de los EEUU, Mike Pompeo, se reunió con el máximo dirigente afgano, Ashraf Ghani. No hubo anuncio oficial, pero sí palabras de reconocimiento, síntoma de la cautela que exige un proceso con los mismos talibán.

              El funcionario que se dirigió a la prensa en Múnich dijo que el acuerdo inicial no entraría en vigor hasta que la reducción de hostilidades fuese efectiva y verificada. Debería ser específica, añadió, aplicada en todo el país e implicar tanto a los civiles afganos como a los miembros de las fuerzas de seguridad locales y a los militares internacionales. Por lo tanto, deberían evitarse las bombas trampa, los ataques suicidas y los bombardeos con cohetes por al menos una semana.

              Aunque la falta de oficialismos dificulta la concreción, fuentes próximas a la Casa Blanca han dicho que el acuerdo de paz está previsto que se firme el próximo 29 de febrero en Qatar. Por lo tanto, el escenario previo de reducción de violencia debería cumplirse desde el próximo viernes 22. Algo difícil de imaginar para quienes han convivido casi a diario con la violencia desde hace casi dos décadas. Los EEUU no son ajenos a la precariedad del momento actual.

              "Os garantizamos que si [los talibán] incumplen [los términos del acuerdo] los EEUU tienen suficiente poder letal como para destruirlos, estamos con los afganos ahora y estaremos con Afganistán para siempre", prometió a la cadena CNN una fuente estadounidense. Declaraciones contradictorias para quienes, en suelo afgano, han visto cómo las fuerzas internacionales, ahora en son de retirada, han sido incapaces de acabar con el repunte de violencia de su intervención, que derrocó el Gobierno talibán.

              De hecho, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, aprovechó la cumbre de Múnich para afirmar que la organización transatlántica en bloque se prepara para reducir su presencia en Afganistán pues, a su entender, los talibán han demostrado su intención de reducir la violencia y acudir a la mesa de negociación. "El objetivo de nuestra presencia en Afganistán es mandar a los talibán el mensaje de que jamás ganarán en el campo de batalla, sino que deberán sentarse" a negociar, sentenció Stoltenberg.

              La pregunta para muchos afganos, especialmente miembros del ejecutivo de Ghani, es cuál es la extensión de este compromiso cacareado desde fuera del país. El acuerdo a firmar el 29 implica que los talibán deberán negociar la paz con las autoridades a corto plazo, algo que los radicales, cuya aspiración final es expulsar a las tropas extranjeras del país y retomar el poder, han rechazado hasta hoy. Consideran el Gobierno afgano un "títere" de Occidente. Tal visión reduce el optimismo sostenido por Occidente.

              Con todo, el reelegido líder afgano ha aprovechado su presencia en Alemania para retar a los talibán: "Venid y competid [en las urnas] conmigo en [las provincias de] Helmand, Paktia, Kandahar o Kabul, si el pueblo os elige os aplaudiré", dijo durante un discurso. La propuesta gubernamental parece asemejarse a la que permitió al ex señor de la guerra islamista Gulbuddin Hekmatyar a presentarse a las elecciones pasadas, con resultados ínfimos. Los talibán, por ahora, guardan silencio. La paz sigue siendo difusa.

              https://www.elmundo.es/internacional...84e8b4648.html

              Comentario

              Trabajando...
              X