Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Los problemas de Argentina-

Colapsar
Este tema está cerrado
X
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Re: Los problemas de Argentina-

    Originalmente publicado por juliomosle Ver Mensaje
    te voy a poner un ejemplo clarito:

    en el 2005 chavez, lula y kirchner le metieron el ALCA a mister Bush por donde no le dá el sol. Y sin embargo los tres países al día de hoy mantienen relaciones comerciales y políticas con EEUU.

    Se puede defender la soberanía propia sin caer en chicanas y estupideces a la norcoreana.

    Esta claro que no nos interesa ser un país rebelde, sino nuestros planes nucleares y aroespaciales no estarían tan auditados por ellos. Y sin embargo mantenemos las decisiones de seguir desarrollando cosas como el gradicom o el tronador II.

    Bajale un cambio al discurso, que hasta fidel cuando era necesario se bajaba del atril y negociaba.
    Te aclaro q no soy comunista ni nada q se le parezca digo por lo de Fidel,yo a lo q me refiero q si no estas del lado de ellos no te dejan desarrollar, si creo q el gobierno esta eligiendo una tercera via ni aliado ni rebelde pero lo difícil es tener cierta independencia y poder hacer lo q uno desea sin q te vengan a mandonear a cada rato q dejes de hacer tal misil o el plan nuclear etc porque como bien sabemos ellos meten las narices por todos lados mas si huelen q puede haber algún arma q este fabricando q los pueda preocupar ojala se pueda hacer lo q decis y tener cierta autonomía para tomar decisiones,saludos

    Comentario


    • Re: Los problemas de Argentina-

      Originalmente publicado por Alex13 Ver Mensaje
      Ahí esta el quid de la cuestión como hacer para independizarte y no depender de ellos sin q ellos te pongan palos en la rueda?, porque no son estúpidos ellos saben q si te independizas podes ser un riesgo para ellos en el futuro por eso quieren tenerte dominado y sometido como país.



      Dale te doy el Palacio Bosch alguna otra cosa mas queres?



      Si hay intercambio comercial y empresas yankees aca somos socios comerciales a eso me referia,saludos
      a ver- Intercambio comercial no significa sociedad, significa intercambio-

      No hay socviedad comercial alguna, de hecho, solo el 5% de lo que vende Argentina lo hace a EEUU, y los terminos del imtercambio son reducidos-

      Gracias a esto es que EEUU quiere aumentar su participacion en el comercio argentino-

      Fijate que tan poderosos son los ingleses, a los que no les copramos ni vendemos casi nada, y mucho menos sensible, que nos para una pelota como el F1 que no existe-

      Cuanto menos dependencias tengas, mas activos se ponen; cuanto menos negocios hagas con ellos, mas te van a romper las bolas-
      Y si no sos nadie pero tenes recursos (como nosotros) mas todavia-

      Con el Palacio Bosch me arreglo, gracias por el ofrecimiento!

      Comentario


      • Re: Los problemas de Argentina-

        Originalmente publicado por Curioso Ver Mensaje
        a ver- Intercambio comercial no significa sociedad, significa intercambio-

        No hay socviedad comercial alguna, de hecho, solo el 5% de lo que vende Argentina lo hace a EEUU, y los terminos del imtercambio son reducidos-

        Gracias a esto es que EEUU quiere aumentar su participacion en el comercio argentino-

        Fijate que tan poderosos son los ingleses, a los que no les copramos ni vendemos casi nada, y mucho menos sensible, que nos para una pelota como el F1 que no existe-

        Cuanto menos dependencias tengas, mas activos se ponen; cuanto menos negocios hagas con ellos, mas te van a romper las bolas-
        Y si no sos nadie pero tenes recursos (como nosotros) mas todavia-

        Con el Palacio Bosch me arreglo, gracias por el ofrecimiento!
        Bueno pero si comercias con alguien es una forma de decir socio ya se q no estamos en ningún bloque en común.
        Y no solo los ingleses y los yankees nos rompen las pelotas porque no les compramos nada sino hasta el FMI nos rompe las pelotas porque no pedimos mas sus créditos fraudulentos q de crédito no tenían nada porque al país nunca entraba ni un dólar hacían figurar en los balances como del movimiento del dinero pero el país nunca lo recibia como de hecho la mayor `parte de la deuda externa q se hizo en la décadas del 70-80 fue el fraude mas grande q se le hizo al país porque ese dinero nunca llego al país fue toda una gran estafa del FMI, Banco Mundial y demás organismos controlados por yankees-sionistas para destruir la economía del país y dejarla endeudada asi tenernos endeudados y empobrecidos de por vida, en definitiva estas lacras yankees y británicos viven de estafar a todo el mundo o hacer guerras, y como bien decis cuando menos bolas les das mas rompe bolas se ponen porque no quieren q te puedas desembarazar de como ellos te quieren tener maniatado para manejarte a su antojo, pero bueno si queres ser un país realmente libre y poder hacer lo q realmente queremos sin depender de nadie va a haber q pelear porque ellos por las buenas no te van a dar nada sino q los vas a tener e vencer solo asi ceden no hay otra manera.
        Esta bien entonces solo el Palacio Bosch, y de nada, saludos.

        Comentario


        • Re: Los problemas de Argentina-

          Originalmente publicado por Alex13 Ver Mensaje
          Estimado podrá ser común en algunos otros países q algunso presiodistas ir a "visitar" la embajada yankee pero fíjate q muchos programas de canal 13 o TN por ej son patrocinados por multis yankees, casi nunca hablan de USA ni hablar cuando hay un litigio entre Argentina y USA siempre se ponen de lado yankee y defienden mas los interses de ellos q los de nuestro país y por si faltaba algo hasta el Logo de Canal 13 y TN tienen los colores de la bandera yankee (azul.rojo y blanco) hasta hacen convenciones en USA y muchos prediodistas viajan allí permanentemente (será para recibir ordenes de sus jefes?) ni hablar de las operaciones de prensa permanentes ni de hacer lobby por el FMI y por el neoliberalismo citando siempre a economistas neoliberales amantes del FMI y de sus políticas de ajustes y empobrecimiento de los países, sino decime q país salio adelante después de seguir sus ("recomendaciones" y recetas económicas?) solo hay q atar cabos y tener un poco de sentido común para darse cuenta como viene la mano y quienes se beneficiaron siempre, saludos
          Con todo respeto Alex13, con el maximo respeto que me mereces me parece muy exagerado, mezcla de temas y complots internacionales todo atado con alambres. Lo lamento pero no comparto nada de lo que plasmas, suena todo a un objetivo de pegarle a canal 13 y tn, que son del monopolio clarin. Respeto que pienses eso pero no lo creo.
          Slds.
          San Martin: "Hace más ruido un sólo hombre gritando que cien mil que están callados"
          "Mi sable nunca saldrá de la vaina por opiniones políticas."
          Por algo siempre San Martin tendra mi respeto y el sentirme orgulloso de este gran hombre.
          General S. Patton: “El objetivo de la guerra no es morir por tu país. Sino asegurarse de que el otro bastardo muera por el suyo”
          V de Vendetta: "El pueblo no debería temer a sus gobernantes, los gobernantes deberían temer al pueblo".

          Comentario


          • Re: Los problemas de Argentina-

            Originalmente publicado por JLV Ver Mensaje
            Con todo respeto Alex13, con el maximo respeto que me mereces me parece muy exagerado, mezcla de temas y complots internacionales todo atado con alambres. Lo lamento pero no comparto nada de lo que plasmas, suena todo a un objetivo de pegarle a canal 13 y tn, que son del monopolio clarin. Respeto que pienses eso pero no lo creo.
            Slds.
            Estimado JLV lo q hablo lo he leído en muchos artículos de distintos medios de distintos países no es atado con alambre lo q pasa q no lo vas a leer en ningún medio tradicional ya q estos están dominados por neoliberales y sionistas,saludos

            Comentario


            • Re: Los problemas de Argentina-

              Alex, es hora que te quites las vendas, los países en si son una mera formalidad, el mundo está manejado por y para corporaciones, siendo 4 o 5 familias las más poderosas que conforman el Club Bilderberg, nuestra presidenta, al igual que el venerado narco José "Pepe" Mujica, no son más que empleados de éstas...en fin perdón por el OT.

              Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	5243019293d5d.jpg
Visitas:	1
Size:	35,0 KB
ID:	585345

              Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	0010177463.jpg
Visitas:	1
Size:	57,5 KB
ID:	585346

              Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	cfk-rockefeller.jpg
Visitas:	1
Size:	70,0 KB
ID:	585347

              Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	0004035708.jpg
Visitas:	1
Size:	47,6 KB
ID:	585348

              Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	9b5a0a3fd69afdefa5535542b438e3b5_XL.jpg
Visitas:	1
Size:	30,4 KB
ID:	585349

              Comentario


              • Re: Los problemas de Argentina-

                Lo se estimado Lucho lo de la democracia es una mascarada en realidad estamos gobernados por una Corporocracia no solo aca sino en casi todo el mundo,saludos.

                Comentario


                • Re: Los problemas de Argentina-

                  Espias espiados
                  Fernando Morales
                  Por: Fernando Morales


                  Una flor se mece ligeramente por acción de la abeja que liba en su interior. Una señorita al volante gira en “U” en una avenida aprovechando que ningún agente de tránsito se encuentra cerca. Un importante terrorista fundamentalista habla por celular para coordinar la fecha del próximo atentado. Aunque parezca increíble, la abeja, la señorita y el terrorista tienen algo en común: pueden estar siendo remotamente vigilados por una o varias de las modernas tecnologías que hacen que nuestra vida cotidiana se asemeje mucho al popular ciclo televisivo Gran Hermano.

                  Será así que mientras la tecnología satelital capaz de mostrar el más mínimo detalle de cualquier cosa que se eleve a dos centímetros del piso no le preste atención a la inocente abeja, una cámara de control de tránsito tomará debido registro de la patente del automóvil de la traviesa señorita y un mísil penetre por el mismísimo tímpano del terrorista al que su celular lo ubicó en tiempo y espacio y lo puso en la mira de un señor que apretó un botón desde otro continente.

                  Y de la misma forma en que el desarrollo científico nos alarga la vida desde la medicina, y nos la hace más fácil desde las múltiples innovaciones tecnológicas, el arte de inmiscuirse legal o ilegalmente en nuestra intimidad es cada día más sencillo, más frecuente y más tentador.

                  El oficio de espiar es tan viejo como la humanidad misma; el particular mundo del espionaje de por sí complejo en el mundo real, ha dado lugar a las más variadas fantasías literarias, cinematográficas y también, justo es decirlo, periodísticas.

                  Admite asimismo las más variadas configuraciones, desde militar o político hasta industrial o comercial. Se hurga en los secretos militares del enemigo y del aliado; en las debilidades políticas de un Estado para sacar beneficios en una negociación bilateral o para estar prevenidos para que una crisis nacional de un Estado extranjero no provoque efectos colaterales en el propio. Pero también se espían secretos industriales, se roban inventos y se indaga en las estrategias comerciales del competidor para intentar anticiparse a ellas.

                  Obviamente que las grandes potencias mundiales, al ser las que mayor cantidad de “fichas” tienen en juego en la gran ruleta internacional, suelen ser las que mayores cantidades de recursos, humanos, económicos y tecnológicos, ponen en marcha a la hora de vigilar sus intereses. Cada tanto el “primer mundo” nos sorprende con algún “gate”, de Nixon a Obama, de este a oeste, de las guerras mundiales a la Guerra Fría, desde el Kremlin al Vaticano. Escandalosos a veces, discretos y profesionales otras, los buenos espías siempre están dispuestos a entregar un dato a su colega espía del otro bando con el convencimiento de que es más lo que se recibió que lo que entregó a cambio. A veces también se mudan de equipo cual jugador profesional de fútbol, llevándose consigo valiosa información que es muy bien recibida por sus nuevos empleadores.

                  Sea con sofisticados métodos o con las rudimentarias y muy autóctonas pinchaduras de teléfono, seguimiento cuerpo a cuerpo, revisión prolija de las bolsas de residuos del espiado, el “recorte y pegue” de publicaciones periodísticas y algunas otras técnicas de bajo costo, nuestro Estado Nacional ha sucumbido en varias oportunidades a la tentación de utilizar un arma tan efectiva como peligrosa. Máxime si se la usa indiscriminadamente o si se abusa de ella. El espionaje interno.

                  Desde la Agencia Nacional de Inteligencia y la Dirección Nacional de Inteligencia Estratégica y Militar, hasta los servicios de informaciones de las fuerzas armadas, de seguridad nacionales y provinciales, nuestro país invierte considerables sumas de dinero totalmente blanqueadas en los presupuestos nacionales y provinciales para “hacer” inteligencia. A nivel externo y al menos en teoría, la inteligencia debería estar orientada a “monitorear” distintos aspectos de las realidades sociales, políticas, económicas y/o militares de estados a los cuales sea por afinidad o por rivalidad (manifiesta o latente) se les deba prestar particular atención. La autoproclamada ausencia de hipótesis de conflicto bélico de nuestro país (que nunca ha recibido una declaración recíproca por parte de país alguno) no es -claro está- motivo para no dejar de prestar atención a los avatares de países vecinos y lejanos que sean de interés, porque como ya explicamos no solo se trata de evaluar cuestiones militares o bélicas.

                  Por otra parte, los servicios de inteligencia policiales deben orientarse a la muy lícita “inteligencia criminal”, destinada a anticiparse en lo posible al accionar del delito organizado o al menos para luego de cometido un ilícito, recabar la suficiente información como para dar con sus responsables.

                  Pero claro, al parecer tenemos demasiados “organismos espiantes” y el fantasma del “Gran Hermano estatal” que husmea un poquito por la intimidad de algún opositor, periodista poco amigo, empresario sospechoso de no colaborar o usted o yo, ha comenzado a agigantarse en las últimas semanas, a punto tal de que en la tarde del lunes pasado un juez con apoyo policial allanó las modernas oficinas de la central de espionaje del Ejercito. Algo que no parecería muy posible de ver en las oficinas de la CIA, la KGB, el Mossad o la oficina donde está guardada la fórmula secreta de la popular bebida cola del imperio. Espiar a los espías puede sonar tan divertido como inútil, ya que si algo ilegal hubiera, lo más probable es que no se encuentre archivado justo allí. Lo más grave del allanamiento fue que justo esa noche era la fiesta nacional del espía militar, que se desarrollaría en una instalación del ejército y que se vio perturbada.

                  Tal vez más que espionaje a nivel local, se percibe el montaje de una maquinaria destinada a la obtención de chismes de primer nivel. Una suerte de programa de la tarde televisiva pero destinado a ver si encontramos aquellos puntos flojos de tal candidato o si le pescamos la trampita impositiva a aquel empresario que no nos responde y si podemos ver qué hay detrás de esa señora que le da de comer a los pobres sin pedir un puesto a cambio.

                  Senadores, diputados, periodistas y referentes políticos en general han alzado su voz por estos días a la luz de los recientes ascensos militares (en especial en el Ejercito) y más allá de acusaciones puntuales a su jefe, han puesto el foco en el “inusual” número de generales de Inteligencia con que cuenta el Ejercito. Sería bueno recordar que la constancia en el CV de un militar de haber cursado la respectiva Escuela de Inteligencia de su fuerza no lo convierte automáticamente en James Bond ni en Garganta Profunda.

                  Lo realmente preocupante (lo decimos una vez más) es el gran problema que la Argentina parece tener desde finalizada la dictadura del proceso, con fuerzas armadas que no deben ni pueden cargar con los errores o desaciertos de quienes circunstancialmente las condujeron. Se ha intentado desde hace tres décadas ningunearlas, achicarlas, someterlas, tal vez eliminarlas, calmarlas, transformarlas… y finalmente ahora politizarlas, intentando hacer que sirvan al proyecto nacional y popular. En alguna mente gubernamental seguramente se vislumbra ya la réplica de las imágenes venezolanas que nos muestran al líder hablando al pueblo y detrás almirantes, generales y brigadieres velando con sus armas el proyecto político.

                  Si esa fuera la idea local, sería bueno que como dice la Presidente “no se hagan los rulos”. Hemos conseguido gracias a Dios que nuestras FFAA abandonen su autoasignado rol de “reserva moral de la Nación” y ya nunca más un tanque militar obtendrá la renuncia de un presidente civil. Pero muy difícilmente, más allá de un ocasional general o almirante tal vez honestamente identificado con un determinado plan de gobierno, podrán nuestros señores gobernantes imaginar que las armas de la patria se pondrán al servicio de otra cosa que no sea la amenaza armada de una potencia estatal extranjera. (Palabras más, palabras menos, lo que la ley de defensa les asigna como misión.) No se trata de la voluntad de los comandantes, si no de la convicción de los comandados. Muchos tenientes de antaño se encuentran hoy tras las rejas por obedecer lo que sus generales les mandaron a hacer. Aunque es cierto que otros por ahora no. Aprendimos la lección, uno dos o cuarenta generales políticos no politizarán nuestra milicia.

                  Dentro del gran sainete nacional, podremos seguir haciendo reportajes pintorescos, donde generales son entrevistados por las madres de los desaparecidos, podremos poner a los uniformados a pintar barrios carenciados o podremos emitir frases tan desafortunadas como las producidas por el Ministerio de Defensa en los últimos días en ocasión de una función nacional y popular de la banda de música de la Armada: “Trabajamos para integrar a la sociedad militar con la sociedad civil”. No, muchachos, la sociedad es una sola; cambien el discurso: somos todos parte de una unidad indivisible, no hay sociedad militar, civil, médica, periodística o religiosa. Si no lo entendieron todavía se quedaron en el siglo pasado.

                  Invito a nuestros gobernantes a probar lo siguiente: intenten hacer que los maestros enseñen, los médicos curen y los policías nos cuiden. Traten de que la economía funcione sin cepos extraños, que la principal bendición del ciudadano sea tener trabajo y no un plan social. Que la vivienda sea una posibilidad para todos y no para los que mejor militan, y por último construyan un país tan genial en el que nuestras fuerzas armadas tengan la importante misión de no permitir que nadie nos lo quiera arrebatar por la fuerza. Todo lo demás no sirve ni para espiar.

                  FERNANDO MORALES

                  Es maquinista naval superior (veterano de guerra de Malvinas), licenciado en Administración Naviera, perito naval, diplomado como oficial del Estado Mayor Especial y vicepresidente de la Liga Naval Argentina. Además, cursó la maestría en Dirección de Organizaciones del Instituto Universitario Naval.

                  Crisis económica en Venezuela - Guerra en Siria - FARC - Papa Francisco - Premier League - Las 10+ - América
                  Editado por última vez por rodnoc; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/4649-rodnoc en 26/12/13, 17:05:11.

                  Comentario


                  • Re: Los problemas de Argentina-

                    Perdón, post repetido.sdos

                    Comentario


                    • Re: Los problemas de Argentina-

                      Un allanamiento al Ejército que desactiva la operación de Morales contra Milani

                      El juez Julián Ercolini ordenó realizar una pesquisa en el Edificio Libertador en base a la denuncia del senador radical Gerardo Morales pero no se encontró nada.


                      El juez Julián Ercolini ordenó allanar hoy el séptimo piso del Edificio Libertador, sede del Ejército, en base a una denuncia presentada por el senador radical Gerardo Morales que afirmaba que existían tareas de inteligencia que habría ordenado el jefe del Ejército César Milani, prohibidas por la legislación argentina.

                      Sin embargo, en la pesquisa solicitada por el fiscal Federico Delgado no se encontraron pruebas de las denuncia.

                      Ercolini respondió raudo a la solicitud que le hiciera el fiscal luego de que se presentara el abogado Ricardo Monner Sans como denunciante.

                      Así, funcionarios del juzgado de Ercolini y un equipo especializado en informática de la Prefectura Naval se presentaron en el Edificio Libertador con la orden de allanamiento en mano. A partir de allí, durante cuatro horas, realizaron una búsqueda minuciosa en todo el piso.

                      Revisaron escritorios, archivos y, fundamentalmente, todas las computadoras y los servidores que funcionan en el séptimo piso. Según trascendió, de la pesquisa realizada no surgieron elementos de prueba que pudieran confirmar los dichos de Morales y ese informe ya debe estar en el despacho de Ercolini.

                      En la pesquisa solicitada por el fiscal Federico Delgado no se encontraron pruebas de las denuncia

                      El senador había lanzado su denuncia el miércoles de la semana pasada cuando la Cámara alta debatió el pliego de ascenso de Milani. En esa oportunidad no sólo se refirió a la existencia de una supuesta mesa de inteligencia sino que también dijo ser "target de Milani". Días después, el legislador sostuvo en una entrevista radial que también era "espiado" el periodista del diario Clarín, Daniel Santoro. Morales había asegurado que no había fiscales ni jueces que se animaran a actuar de oficio y allanar la sede del Ejército.

                      Comentario


                      • Re: Los problemas de Argentina-

                        Aqui vale una aclaracion: Las denuncias del Sr. Morales, fueron dentro del recinto de la Camara de Senadores, y luego mediaticas.

                        No se presentò ante la justicia para formular lo que el considera como un delito, etc. etc., creo que para no seguri el camino del pago de los daños y perjuicios que soportan Sanz, Carrio, Pino Solanas etc.

                        El que oficializo la denuncia fue el Dr. Moner Sans, quien tomo los dichos del Sr. Morales y los llevo al estrado judicial, no se si le hizo un favor al Gral. Milani, o al Senador Morales.

                        En suma, siguen torpedeando al Gral. Milani, hasta ahora sin ningun elemento serio, ello no es bueno y mas viniendo de un Senador que debe actuar con responsabilidad propia de su cargo.

                        Comentario


                        • Re: Los problemas de Argentina-

                          Quién fue el iluso que supuso que iba a estar en el Edificio Libertador, de existir nunca estaría ahí y yo personalmente creo que existe. sdos

                          Comentario


                          • Re: Los problemas de Argentina-

                            El senador radical Gerardo Morales sostuvo hoy que el allanamiento realizado en la sede del Ejército a raíz de una denuncia por supuesto espionaje a políticos y periodistas "es bastante poco eficaz", por lo cual pidió a la Justicia tomar "medidas alternativas".

                            De esta manera, Morales se refirió al procedimiento que hicieron agentes de la Prefectura Naval el lunes pasado en la Dirección de Inteligencia del Ejército, que funciona en el edificio "Libertador", de esta capital, por orden del Juez federal Julián Ercolini.

                            "A mí no me sorprende que en el allanamiento no encuentren nada", opinó el legislador, para luego sostener que "la gente de inteligencia no guarda en la computadora datos".

                            Morales denunció días atrás que "el Ejército espía" a políticos opositores y desde que el general César Milani está al frente de esa institución castrense, "involucraron a las Fuerzas Armadas en inteligencia interna".

                            En diálogo con radio Mitre, el senador de la UCR recalcó: "Me parece que como medida judicial el allanamiento es bastante poco eficaz, supongo que el juez estará pensando qué medidas alternativas debe tomar sobre el asunto".

                            Morales, quien reiteró que el Ejército "no puede realizar tareas de inteligencia interna", aseguró que "hay por lo menos un dirigente político más y otro periodista" que son espiados por la fuerza armada, y según el senador tiene esos datos por "una fuente que es del propio edificio Libertador".

                            El pasado 18 de diciembre cuando en la Cámara de Senadores se trataba el pliego de ascenso de Milani al grado de teniente general, Morales aseguró tener información que él era víctima de maniobras de espionaje por parte del área de inteligencia del Ejército.

                            Milani, cuestionado por su presunta participación en delitos vinculados a los derechos humanos durante la última dictadura militar, logró el 18 de diciembre el ascenso a teniente general, la máxima jerarquía en el Ejército, con la aprobación de 39 votos del kirchnerismo en la Cámara de Senadores, contra 30 negativos de la oposición.

                            El ahora Teniente General fue acusado por algunas entidades de derechos humanos por su presunta actuación en delitos de lesa humanidad cuando estuvo destinado en Tucumán y La Rioja en la década del '70.

                            Milani egresó del Colegio Militar como oficial del arma de ingenieros y durante casi toda su carrera militar se especializó en inteligencia, área que conduce, además, dentro del Ejército.

                            Por otro lado, también pesa contra el militar una denuncia por presunto enriquecimiento ilícito, causa a cargo del Juez federal Daniel Rafecas, luego de que el programa televisivo "Periodismo Para Todos" (PPT) destapara que el general cobra un sueldo 15.000 pesos y, sin embargo, posee un lujoso chalet en el barrio La Horqueta, del partido de San Isidro, así como coches de alta gama y otros bienes, entre ellas cuatro propiedades en Cosquín, Córdoba."


                            El Sr. Morales, entiende ahora, que la gente de inteligencia no anda dejando papeles sueltos, ni archivos en las computadoras, seria bueno que ilustre un poco a la justicia, proponga "medidas alternativas" haciendose parte en el expte. para instar la investigacion que lleven a confirmar su denuncia.

                            Es lo que hace una persona responsable y de bien, que esta convencida y que tiene "altas fuentes" de informacion.

                            La llegada del verano, y los espectaculos de variete, traen siempre chismes y peleas de verano, buscando engrosar los bordereau de los teatros.

                            Comentario


                            • Re: Los problemas de Argentina-

                              Del Almirante Brown al teniente de corbeta Etchegaray

                              Fernando Morales
                              Por: Fernando Morales

                              La inefable Mafalda se preguntó alguna vez por qué hubo tantos próceres en el siglo XIX y ninguno en el XX. Nos decía desde su ácido humor: “¿Será que los próceres se dan un siglo sí y uno no?”. Considerando que la genial criatura de Quino nos dejó más de una enseñanza, este siglo XXI debería ser prodigo en patriotas dignos de quedar en el bronce de la historia.

                              Transcurrida largamente la primera década y más allá de fastuosos mausoleos y decenas de calles con nombre propio, estamos lejos de estar en presencia de líder alguno que emule a los prohombres de antaño y la cosa no pinta mejorar en el corto plazo al menos.

                              Con mucho sentido común, el gobierno nacional ha determinado que este año sea declarado como Año de homenaje al Almirante Guillermo Brown. Esto obedece a cumplirse en 2014 el bicentenario del llamado Combate de Montevideo, sin lugar a dudas un resonante triunfo naval de nuestras fuerzas emancipadoras, magistralmente conducido por Brown, un marino mercante irlandés que se enamoró de estas tierras y lucho por su libertad. Su ejemplo de entrega y su talento, ya que no era militar de carrera, le valieron ser considerado el padre de la Armada Argentina, si bien es cierto que recién sería Sarmiento quien crearía muchos años después la Escuela Naval Militar.

                              Cuestiones históricas al margen, Brown está presente en cada milímetro de nuestra marina militar, no sólo por los homenajes que se le brindan con frecuencia. Su ejemplo es inculcado en las aulas de todos los institutos de formación naval, sean estos semilleros de futuros oficiales, suboficiales, marinos mercantes (es decir colegas de Brown) y reservistas navales.

                              Sobre estos últimos (los reservistas), una de sus tradicionales fuentes de formación son los liceos navales militares, y obviamente el primus inter pares es el Liceo Naval Almirante Brown. Importantes hombres de la Argentina han pasado por sus aulas y hoy son excelentes profesionales civiles, deportistas, religiosos y artistas. La función principal de un liceo militar no es formar militares, sino futuros profesionales civiles con fuertes lazos con la institución que los formó y con valores y principios que los hagan líderes en su actividad, emulando en todos sus actos al legendario Guillermo Brown. En caso de necesidad, la patria cuenta en “reserva” con potenciales hombres y mujeres de mar aptos para defenderla.

                              Entre los “notables” egresados del Liceo Naval Almirante Brown, perteneciente a su promoción número 31, se encuentra nada más ni nada menos que una de las espadas más filosas del modelo nacional y popular. Me refiero a Don Ricardo Echegaray, co-creador de las conocidas y polémicas medidas restrictivas de las libertades económicas de los argentinos en el exterior. Además, el por entonces joven guardiamarina Echegaray prestó durante algunos años servicios militares efectivos en la Armada, alcanzando la jerarquía de teniente de corbeta, la que aún conserva, claro está.

                              Recordemos brevemente que nos referimos a las medidas que mientras intentan limitar con poco éxito el desplazamiento de las clases media y alta de nuestro país por el exterior, han resultado muy efectivas para complicarle la vida a miles de obreros y empleados procedentes de países limítrofes que han visto incrementados sus gastos de viaje en un 35% cuando intentan regresar a visitar a sus familias y que no podrán deducir ese recargo de ningún impuesto ya que no tributan ni ganancias ni bienes personales. También, fruto de su talento, los familiares de los camaradas caídos en Malvinas que quieran llegar a nuestras islas a colocar una flor en sus tumbas serán considerados para la autoridad tributaria nacional como viajeros al exterior. De paso, le cuento que como en la lista de destinos prefijados por la AFIP las Malvinas no aparecen, el viajero con ese destino debe elegir la opción “Territorios vinculados al Reino Unido” (nos salió patriota el tenientito). Aplausos le tributan desde el Foregin Office.

                              Sin juzgar -por no estar capacitado para ello- los resultados de la gestión del teniente Echegaray al frente de la agencia recaudatoria nacional, ni mucho menos intentar indagar si posee los recursos económicos para realizar sus particulares festejos de fin de año rodeado de familiares y empresarios (doy por descontado que podrá justificar hasta el último centavo de sus gastos), me quiero permitir reflexionar sobre todo aquello que al parecer no aprendió del todo bien durante su formación como hombre de mar.

                              Un marino aprende muchas cosas que son sólo aplicables en alta mar. Pero nos enseñan muchas otras que nos marcan para siempre en cada acto de nuestra vida. Una de esas es la de predicar con el ejemplo, tratar siempre de que nuestros subordinados o conducidos nos obedezcan no por miedo sino porque nuestra actitud amerita su respeto y obediencia natural. Se nos enseña también la diferencia entre el poder y el deber. De más está decir que en la historia naval argentina muchos han sido los marinos que confundieron los términos, pero eso no está bajo análisis en esta columna.

                              Un marino, uno de verdad, jamás tomará la ración de agua de su compañero si es que ésta escasea a bordo. Jamás abusará del cargo para obtener una porción más grande de alimento si sabe que la comida no alcanza. Nunca abandonará la nave (al estilo Schiettino) si hay camaradas o subordinados en peligro. Nunca hará lo que quiera, ni se conformará con hacer lo que pueda, intentará hacer por todos los medios a su alcance simplemente lo que deba.

                              Es por ello que reconociéndole al Dr. Echegaray su derecho a viajar al exterior cuando le plazca, asumiendo que los miles de argentinos sin luz, sin agua y en riesgo cierto de vida por falta de atención básica no hubieran mejorado su situación si él permanecía en el país; suponiendo que la gran cantidad de dólares que gastó en su pequeño lujo para nada nacional y popular son fruto de ahorros producidos antes de que él mismo le prohíba ahorrar en moneda extranjera a todos sus conciudadanos. Me permito decirle de capitán a teniente: usted realmente podía hacer todo lo que hizo, el problema está en que simplemente no debía hacerlo. Un poco de recato, una pizca de vergüenza, unas gotas de sentido común y un chorrito de compasión, deberían haber sido suficiente para hacerle dar cuenta de que sus camaradas de la vida civil (es decir, el resto de sus conciudadanos) no la están pasando bien. Usted es un oficial de la plana mayor del gobierno que conduce esta nave y como marino que es debería recordar que en medio de un temporal la tripulación debe mantenerse unida y en sus puestos de guardia.

                              Si luego de leer esta columna, abre la puerta de su guardarropas y ve colgado su uniforme de marino, recapacite en todo lo que aprendió y tal vez olvidó, podría tener un gesto digno y renunciar si no a su cargo en el gobierno, a su condición de hombre de mar al menos, y si no lo hace, recuerde que lo que Brown nos dijo fue: “Es preferible irse a pique que rendir el pabellón”. A pique teniente, no a Río de Janeiro.


                              Fernando Morales
                              Es maquinista naval superior (veterano de guerra de Malvinas), licenciado en Administración Naviera, perito naval, diplomado como oficial del Estado Mayor Especial y vicepresidente de la Liga Naval Argentina. Además, cursó la maestría en Dirección de Organizaciones del Instituto Universitario Naval.

                              Crisis económica en Venezuela - Guerra en Siria - Rally Dakar - Hércules - Michael Schumacher - Las 10+ - América

                              Comentario


                              • Re: Los problemas de Argentina-

                                Originalmente publicado por rodnoc Ver Mensaje
                                Del Almirante Brown al teniente de corbeta Etchegaray

                                Fernando Morales
                                Por: Fernando Morales

                                La inefable Mafalda se preguntó alguna vez por qué hubo tantos próceres en el siglo XIX y ninguno en el XX. Nos decía desde su ácido humor: “¿Será que los próceres se dan un siglo sí y uno no?”. Considerando que la genial criatura de Quino nos dejó más de una enseñanza, este siglo XXI debería ser prodigo en patriotas dignos de quedar en el bronce de la historia.

                                Transcurrida largamente la primera década y más allá de fastuosos mausoleos y decenas de calles con nombre propio, estamos lejos de estar en presencia de líder alguno que emule a los prohombres de antaño y la cosa no pinta mejorar en el corto plazo al menos.

                                Con mucho sentido común, el gobierno nacional ha determinado que este año sea declarado como Año de homenaje al Almirante Guillermo Brown. Esto obedece a cumplirse en 2014 el bicentenario del llamado Combate de Montevideo, sin lugar a dudas un resonante triunfo naval de nuestras fuerzas emancipadoras, magistralmente conducido por Brown, un marino mercante irlandés que se enamoró de estas tierras y lucho por su libertad. Su ejemplo de entrega y su talento, ya que no era militar de carrera, le valieron ser considerado el padre de la Armada Argentina, si bien es cierto que recién sería Sarmiento quien crearía muchos años después la Escuela Naval Militar.

                                Cuestiones históricas al margen, Brown está presente en cada milímetro de nuestra marina militar, no sólo por los homenajes que se le brindan con frecuencia. Su ejemplo es inculcado en las aulas de todos los institutos de formación naval, sean estos semilleros de futuros oficiales, suboficiales, marinos mercantes (es decir colegas de Brown) y reservistas navales.

                                Sobre estos últimos (los reservistas), una de sus tradicionales fuentes de formación son los liceos navales militares, y obviamente el primus inter pares es el Liceo Naval Almirante Brown. Importantes hombres de la Argentina han pasado por sus aulas y hoy son excelentes profesionales civiles, deportistas, religiosos y artistas. La función principal de un liceo militar no es formar militares, sino futuros profesionales civiles con fuertes lazos con la institución que los formó y con valores y principios que los hagan líderes en su actividad, emulando en todos sus actos al legendario Guillermo Brown. En caso de necesidad, la patria cuenta en “reserva” con potenciales hombres y mujeres de mar aptos para defenderla.

                                Entre los “notables” egresados del Liceo Naval Almirante Brown, perteneciente a su promoción número 31, se encuentra nada más ni nada menos que una de las espadas más filosas del modelo nacional y popular. Me refiero a Don Ricardo Echegaray, co-creador de las conocidas y polémicas medidas restrictivas de las libertades económicas de los argentinos en el exterior. Además, el por entonces joven guardiamarina Echegaray prestó durante algunos años servicios militares efectivos en la Armada, alcanzando la jerarquía de teniente de corbeta, la que aún conserva, claro está.

                                Recordemos brevemente que nos referimos a las medidas que mientras intentan limitar con poco éxito el desplazamiento de las clases media y alta de nuestro país por el exterior, han resultado muy efectivas para complicarle la vida a miles de obreros y empleados procedentes de países limítrofes que han visto incrementados sus gastos de viaje en un 35% cuando intentan regresar a visitar a sus familias y que no podrán deducir ese recargo de ningún impuesto ya que no tributan ni ganancias ni bienes personales. También, fruto de su talento, los familiares de los camaradas caídos en Malvinas que quieran llegar a nuestras islas a colocar una flor en sus tumbas serán considerados para la autoridad tributaria nacional como viajeros al exterior. De paso, le cuento que como en la lista de destinos prefijados por la AFIP las Malvinas no aparecen, el viajero con ese destino debe elegir la opción “Territorios vinculados al Reino Unido” (nos salió patriota el tenientito). Aplausos le tributan desde el Foregin Office.

                                Sin juzgar -por no estar capacitado para ello- los resultados de la gestión del teniente Echegaray al frente de la agencia recaudatoria nacional, ni mucho menos intentar indagar si posee los recursos económicos para realizar sus particulares festejos de fin de año rodeado de familiares y empresarios (doy por descontado que podrá justificar hasta el último centavo de sus gastos), me quiero permitir reflexionar sobre todo aquello que al parecer no aprendió del todo bien durante su formación como hombre de mar.

                                Un marino aprende muchas cosas que son sólo aplicables en alta mar. Pero nos enseñan muchas otras que nos marcan para siempre en cada acto de nuestra vida. Una de esas es la de predicar con el ejemplo, tratar siempre de que nuestros subordinados o conducidos nos obedezcan no por miedo sino porque nuestra actitud amerita su respeto y obediencia natural. Se nos enseña también la diferencia entre el poder y el deber. De más está decir que en la historia naval argentina muchos han sido los marinos que confundieron los términos, pero eso no está bajo análisis en esta columna.

                                Un marino, uno de verdad, jamás tomará la ración de agua de su compañero si es que ésta escasea a bordo. Jamás abusará del cargo para obtener una porción más grande de alimento si sabe que la comida no alcanza. Nunca abandonará la nave (al estilo Schiettino) si hay camaradas o subordinados en peligro. Nunca hará lo que quiera, ni se conformará con hacer lo que pueda, intentará hacer por todos los medios a su alcance simplemente lo que deba.

                                Es por ello que reconociéndole al Dr. Echegaray su derecho a viajar al exterior cuando le plazca, asumiendo que los miles de argentinos sin luz, sin agua y en riesgo cierto de vida por falta de atención básica no hubieran mejorado su situación si él permanecía en el país; suponiendo que la gran cantidad de dólares que gastó en su pequeño lujo para nada nacional y popular son fruto de ahorros producidos antes de que él mismo le prohíba ahorrar en moneda extranjera a todos sus conciudadanos. Me permito decirle de capitán a teniente: usted realmente podía hacer todo lo que hizo, el problema está en que simplemente no debía hacerlo. Un poco de recato, una pizca de vergüenza, unas gotas de sentido común y un chorrito de compasión, deberían haber sido suficiente para hacerle dar cuenta de que sus camaradas de la vida civil (es decir, el resto de sus conciudadanos) no la están pasando bien. Usted es un oficial de la plana mayor del gobierno que conduce esta nave y como marino que es debería recordar que en medio de un temporal la tripulación debe mantenerse unida y en sus puestos de guardia.

                                Si luego de leer esta columna, abre la puerta de su guardarropas y ve colgado su uniforme de marino, recapacite en todo lo que aprendió y tal vez olvidó, podría tener un gesto digno y renunciar si no a su cargo en el gobierno, a su condición de hombre de mar al menos, y si no lo hace, recuerde que lo que Brown nos dijo fue: “Es preferible irse a pique que rendir el pabellón”. A pique teniente, no a Río de Janeiro.


                                Fernando Morales
                                Es maquinista naval superior (veterano de guerra de Malvinas), licenciado en Administración Naviera, perito naval, diplomado como oficial del Estado Mayor Especial y vicepresidente de la Liga Naval Argentina. Además, cursó la maestría en Dirección de Organizaciones del Instituto Universitario Naval.

                                Crisis económica en Venezuela - Guerra en Siria - Rally Dakar - Hércules - Michael Schumacher - Las 10+ - América


                                Buenisimo, muchas gracias por acercar esto forista rodnoc, increible lo de Fernando Morales, le hago llegar desde este espacio mis mas sincero respeto para con su persona.

                                Comentario

                                Trabajando...
                                X