Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Los problemas de Argentina-

Colapsar
Este tema está cerrado
X
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Re: Los problemas de Argentina-

    Originalmente publicado por Assali Ver Mensaje
    Un dolar alto para el sector externo y que no impacte en los precios internos, pues de lo contrario lo paga el pueblo.
    Esto hoy es imposible. Deberían sincerarlo de una vez y comenzar a trabajar sobre el gasto improductivo. Los mejores años de los K fueron con superavit fiscal. No le demos más vueltas. Saludos.

    Comentario


    • Re: Los problemas de Argentina-

      la presi vive en otro planeta-
      Ni bien volvió, tiro un subsidio para los que no estudian-

      quien la asesora? sabe que el dólar cuesta 8 mangos y deberá llevarlo a 12?

      Comentario


      • Re: Los problemas de Argentina-

        Originalmente publicado por Curioso Ver Mensaje
        la presi vive en otro planeta-
        Ni bien volvió, tiro un subsidio para los que no estudian-

        quien la asesora? sabe que el dólar cuesta 8 mangos y deberá llevarlo a 12?
        Creo que algo le está fallando hace rato (en el cerebro aclaro), el tema pasa además de dejar de hacer demagogia inútil ( bah es redundante eso) en recortar el gasto político o superfluo y dejar de emitir, porque sino le ponen techo a la devaluación real que es producto de la inflación que debe andar en el 40 o 45 % anual esto va a explotar como una atómica, es una locura estar perdiendo 2000 millones mensuales de reservas por no sinceras las variables económicas, y más allá del costo político y social que sin dudas va a tener una devaluación, el resultado final sino se toman medidas va a ser peor aún de lo que imagina la mayoría. La verdad no hay que ser un genio, si el gasto fiscal a moneda constante excede 150.000 millones de pesos anuales y lo financiás con emisión, y además tenés un deficit en la balanza comercial en dolares por el tema del atraso cambiario y la compra de energía la cosa termina mal ... muy mal.
        Editado por última vez por Jagdverband 44; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/1646-jagdverband-44 en 30/01/14, 23:36:34.

        Comentario


        • Re: Los problemas de Argentina-

          Originalmente publicado por Jagdverband 44 Ver Mensaje
          Creo que algo le está fallando hace rato (en el cerebro aclaro), el tema pasa además de dejar de hacer demagogia inútil ( bah es redundante eso) en recortar el gasto político o superfluo y dejar de emitir, porque sino le ponen techo a la devaluación real que es producto de la inflación que debe andar en el 40 o 45 % anual esto va a explotar como una atómica, es una locura estar perdiendo 2000 millones mensuales de reservas por no sinceras las variables económicas, y más allá del costo político y social que sin dudas va a tener una devaluación, el resultado final sino se toman medidas va a ser peor aún de lo que imagina la mayoría. La verdad no hay que ser un genio, si el gasto fiscal a moneda constante excede 150.000 millones de pesos anuales y lo financiás con emisón, y además tenés un deficit en la balanza comercial en dolares por el tema del atraso cambiario y la compra de energía la cosa termina mal ... muy mal.
          Triste pero cierto, yo creo que volveremos a pasar por los 5 presidentes en una semana...en cualquier momento juegan la carta de la enfermedad y se toman el palo, con las reservas en 28 mil millones no alcanza para un año ni mamado, a menos que empiecen a liquidar exportaciones y entren dólares frescos, ésto se va al tacho antes del otoño.

          Por otro lado, había leído por acá que si perforábamos el piso de 30 mil millones China nos daba un préstamo en yenes, se dio eso o no?

          Comentario


          • Re: Los problemas de Argentina-

            De alguna manera se quiere instalar que CFK esta incapacitada para gobernar por motivos de su salud, lo cual a èsta altura es incomprobale, se halla dada de alta, pero aun convalesciente. Algo parecido se hizo con De la Rua.

            Debe reconocerse tambien que hay una actitud especulativa para que se produzca una devaluacion como la que hizo Duhalde --sabemos aquien beneficio y a quien perjudico-- , y sus ejecutores (los que hicieron el trabajo sucio, Remes-Pignanelli-Todesca) hoy desfilan por todos los medios dando consejos.

            Debe recordarse la orgia legislativa de esas epocas ,2002, --decretos, leyes, resoluciones-- todas vinculadas a quedarse con los ahorros del pueblo argentino, intentando obturar todos los canales para frenar los amparos. Sumado a la recuperacion de EUA que impacta en todo el planeta y ha producido devaluaciones de muchas monedas.

            Por tanto no es bueno para Argentina y sus habitantes, que se alimente este tipo de cosas, pues ya deberiamos saber que los beneficiarios no son justamente el pueblo.

            Comentario


            • Re: Los problemas de Argentina-

              Originalmente publicado por Lucho1980 Ver Mensaje
              Triste pero cierto, yo creo que volveremos a pasar por los 5 presidentes en una semana...en cualquier momento juegan la carta de la enfermedad y se toman el palo, con las reservas en 28 mil millones no alcanza para un año ni mamado, a menos que empiecen a liquidar exportaciones y entren dólares frescos, ésto se va al tacho antes del otoño.

              Por otro lado, había leído por acá que si perforábamos el piso de 30 mil millones China nos daba un préstamo en yenes, se dio eso o no?
              Te aclaro Lucho que en esto hay una falacia, las reservas no son 28.000 millones porque el BCRA cuenta hasta los encajes privados y las letras a futuro en dolares (deuda ) para contabilizar las reservas, liquidas no creo que superen los 10.000 millones, eso en su momento ya va a saltar.

              Comentario


              • Re: Los problemas de Argentina-

                Originalmente publicado por Assali Ver Mensaje
                De alguna manera se quiere instalar que CFK esta incapacitada para gobernar por motivos de su salud, lo cual a èsta altura es incomprobale, se halla dada de alta, pero aun convalesciente. Algo parecido se hizo con De la Rua.

                Debe reconocerse tambien que hay una actitud especulativa para que se produzca una devaluacion como la que hizo Duhalde --sabemos aquien beneficio y a quien perjudico-- , y sus ejecutores (los que hicieron el trabajo sucio, Remes-Pignanelli-Todesca) hoy desfilan por todos los medios dando consejos.

                Debe recordarse la orgia legislativa de esas epocas ,2002, --decretos, leyes, resoluciones-- todas vinculadas a quedarse con los ahorros del pueblo argentino, intentando obturar todos los canales para frenar los amparos. Sumado a la recuperacion de EUA que impacta en todo el planeta y ha producido devaluaciones de muchas monedas.

                Por tanto no es bueno para Argentina y sus habitantes, que se alimente este tipo de cosas, pues ya deberiamos saber que los beneficiarios no son justamente el pueblo.
                Es verdad nunca se beneficia el pueblo, pero con un gobierno que falsea y miente que se puede esperar no? Tampoco ayuda mucho que tapen con mentiras todo? distorsionen la realidad no? Eso ayuda? Ni uno ni otro ayudan.

                El gobierno con tanto cacareo de complots por un lado y por el otro como dicen porque no llaman al agente 86 y así atrapan a los de kaos de una vez, porque mucho complots gritan los k por un lado y por el otro (y los que lo apoyan), pero sin jamás ir a la justicia con una pisquita de evidencia ni hablar no? Las cuevas porque siguen funcionando? No será porque les pertenecen a testaferros afines al gobierno? Me quieren vender que no las tienen identificadas? Que no los pueden atrapar? Vamossss.

                Slds.
                San Martin: "Hace más ruido un sólo hombre gritando que cien mil que están callados"
                "Mi sable nunca saldrá de la vaina por opiniones políticas."
                Por algo siempre San Martin tendra mi respeto y el sentirme orgulloso de este gran hombre.
                General S. Patton: “El objetivo de la guerra no es morir por tu país. Sino asegurarse de que el otro bastardo muera por el suyo”
                V de Vendetta: "El pueblo no debería temer a sus gobernantes, los gobernantes deberían temer al pueblo".

                Comentario


                • Re: Los problemas de Argentina-

                  Originalmente publicado por Assali Ver Mensaje
                  De alguna manera se quiere instalar que CFK esta incapacitada para gobernar por motivos de su salud, lo cual a èsta altura es incomprobale, se halla dada de alta, pero aun convalesciente. Algo parecido se hizo con De la Rua.

                  Debe reconocerse tambien que hay una actitud especulativa para que se produzca una devaluacion como la que hizo Duhalde --sabemos aquien beneficio y a quien perjudico-- , y sus ejecutores (los que hicieron el trabajo sucio, Remes-Pignanelli-Todesca) hoy desfilan por todos los medios dando consejos.

                  Debe recordarse la orgia legislativa de esas epocas ,2002, --decretos, leyes, resoluciones-- todas vinculadas a quedarse con los ahorros del pueblo argentino, intentando obturar todos los canales para frenar los amparos. Sumado a la recuperacion de EUA que impacta en todo el planeta y ha producido devaluaciones de muchas monedas.

                  Por tanto no es bueno para Argentina y sus habitantes, que se alimente este tipo de cosas, pues ya deberiamos saber que los beneficiarios no son justamente el pueblo.
                  Mira Assali yo creo que hace rato que no está capacitada para gobernar, el como estamos es prueba suficiente porque los problemas no empezaron hace dos meses sino que viene de largo. En cuanto a que haya una actitud especulativa para que se produzca una devaluación ??? el mercado devaluó hace rato y el gobierno con estadisticas y variables falsas no lo quiere blanquear ya que sería admitir que otros tenían razón, es más subir a 8.02 por dolar de un día para el otro es un reconocimiento a medias de lo que digo, aunque nadie del oficialismo tenga la altura, dignidad o los Hue ... de decirlo, el tiempo siempre termina blanqueando la mugre, y esto no es diferente solo cuestión de tiempo.

                  Comentario


                  • Re: Los problemas de Argentina-

                    Mas alla de los errores, ignorancia o ineptitud del gobierno, la conducta especulativa existe, como ocurrio en otros tiempos, solo repasese la historia reciente y no tanto, y siempre encontrara los mismos actores y las mismas vìctimas.

                    Comentario


                    • Re: Los problemas de Argentina-

                      No se sí se acuerdan cuando al veterano político radical Juan Carlos Pugliese le dieron el ministerio de economía en pleno incendio económico del gobierno de Raúl Alfonsin e inmediatamente después de fracasar dijo la famosa frase: " les hable con el corazón y me contestaron con el bolsillo"
                      Más tarde un economista diría respecto a esta frase: "el mercado siempre contesta con el bolsillo"
                      Especuladores hay siempre. En España cuando el riesgo país iba entre 600 y 700 puntos, una verdadera tragedia, los medios llenaban de titulares acerca de los ataques especulativos que estaba recibiendo el reino. Al final el BCE hizo un rescate "virtual": "especulen todo lo que quieran que cuando a mi me de la gana comprare deuda española, pondré el precio que me de la gana y perderán miles de millones"... Y pararon, contestaron con el bolsillo por que siempre contestan con el bolsillo.
                      En situaciones de debilidad siempre aparecen.
                      Saludos
                      "No importa que un gato sea negro o gris, lo importante es que cace ratones" Deng Xiao-ping.

                      Comentario


                      • Re: Los problemas de Argentina-

                        Originalmente publicado por Assali Ver Mensaje
                        Mas alla de los errores, ignorancia o ineptitud del gobierno, la conducta especulativa existe, como ocurrio en otros tiempos, solo repasese la historia reciente y no tanto, y siempre encontrara los mismos actores y las mismas vìctimas.
                        Pues si son los mismos actores de siempre, que raro que no los investigaran o me diran que el estado no tiene capacidad para investigar? me diran que el estado no sabe quienes son los dueños de las cuevas? (no las tocan porque son de testaferros amigos a ellos?).
                        Como bien decis Assali entre un estado lleno de errores, ignorancia e ineptitud (que con todo respeto fuiste bastante suave) y los especuladores lamentablemente seguiremos pagando las consecuencias. Esperemos que en el 2015 cambiemos por alguien que no cometa errores, no sea ignorante ni inepto, para como ahora no le dan servido en bandeja de dolares el país a los especuladores. Pero lamentablemente no es el 2015 y faltan mas de año y medio, así que a remarla señores no nos queda otra, porque lamentablemente este gobierno es como el pato a cada paso una c...
                        Slds.
                        San Martin: "Hace más ruido un sólo hombre gritando que cien mil que están callados"
                        "Mi sable nunca saldrá de la vaina por opiniones políticas."
                        Por algo siempre San Martin tendra mi respeto y el sentirme orgulloso de este gran hombre.
                        General S. Patton: “El objetivo de la guerra no es morir por tu país. Sino asegurarse de que el otro bastardo muera por el suyo”
                        V de Vendetta: "El pueblo no debería temer a sus gobernantes, los gobernantes deberían temer al pueblo".

                        Comentario


                        • Re: Los problemas de Argentina-

                          TOMÁ PÁ VÓ-!

                          Saludos


                          Viernes 31 de enero de 2014 | 17:48.


                          Alberto Samid: "Con Venezuela hay que olvidarse del dólar y venderle alimentos por combustible"

                          El vicepresidente del Mercado Central pidió hacer un intercambio comercial para evitar pagar la importación de crudo en dólares


                          Entusiasmado. Así se lo escuchaba a Alberto Samid con su nueva responsabilidad como vicepresidente del Mercado Central, el nuevo cargo con el que pretende bajar los precios de las verduras y de la carne que suben "los supermercados extranjeros".

                          Después de la primera iniciativa, que le valió una felicitación de Cristina Kirchner, Samid adelantó una nueva idea: trocar alimentos por combustibles con Venezuela.

                          "Tenemos que generar un triángulo con Venezuela. Esto es muy sencillo: a ellos le faltan alimentos y le sobra combustible. A nosotros nos falta combustible y no queremos comprarlo en dólares. Entonces, lo que tenemos que hacer es olvidarnos del patrón dólar y venderle alimentos por combustible", explicó, en diálogo con LA NACION.

                          El funcionario ya tiene en mente la logística para implementar el intercambio: "Fijate que el Mercado Central está muy cerca del aeropuerto de Ezeiza: le llenamos un par de aviones Hércules y le mandamos todo. ¿Sabés la cantidad de alimentos que puede producir la Argentina? Hay que aprovecharlo".

                          Sus primeras 24 horas como funcionario le sentaron bien al empresario. "Estoy entusiasmado. Tengo fama, guita y un buen laburo... lo único que quiero es ayudar para salir de este quilombo", dijo. Y enumeró sus actividades como vicepresidente del Mercado Central. "Me reuní con (Jorge) Capitanich, después me fui a Lobos para reunirme con productores, hablé con (Daniel) Scioli por teléfono y también conseguí un galpón para organizar todo esta iniciativa".

                          Precios

                          El éxito en su intención de llevar el Mercado Central a los barrios tuvo éxito. Samid dijo que la Presidenta le pidió que extendiera al resto del país, a través de distintas ferias. "Vamos a ir a Paraná, Resistencia, Tucumán y Rosario", dijo el funcionario. El debut será en diez días en La Plata.

                          "Ya tengo arreglado camiones para ir a las villas. Vamos una vez por mes con los productos básicos, la papa -que es sagrada- y las frutas de estación. Los precios son irrisorios, ya los van a ver", afirmó Samid. Y aclaró que la idea es fijar referencia de precios en los distintos barrios, pero no van a subsidiar la mercadería.

                          "Tenemos que terminar con este triángulo de las bermudas: productor - supermercado extranjero - consumidor. Los productores le tienen que vender directo al consumidor. Carrefour vendía a $ 17 el kilo de tomates, cuando en el Mercado Central lo estaban vendiendo a $ 4. Tendrían que haberle agregado un 20% de ganancia, pero no. Son vivos, se aprovechan", explicó Samid.

                          Comentario


                          • Re: Los problemas de Argentina-

                            Robin Hood en América Latina
                            La apuesta por políticas sociales segmentadas, en lugar de reducir, ayudan a reproducir la fuerte fractura social en la región. El verdadero reto de la izquierda reformista es optar por políticas que sean universalistas

                            La izquierda moderada de América Latina está de moda. En lo que llevamos de siglo hemos oído innumerables alabanzas al Chile de Bachelet, al Uruguay de Mujica o al Brasil de Lula y Rousseff por parte de un gran número de analistas internacionales, incluyendo voces tan liberales como las de Vargas Llosa o el semanario The Economist. Como colofón, este último ha declarado a Uruguay país del año, para regocijo del primero —que escribió El ejemplo uruguayo(EL PAÍS, 29-12-13), elogiando las reformas emprendidas por el “simpático estadista” Mujica, que “vive muy modestamente”. Y es que, con razón, los apologetas de esta izquierda “inteligente” contraponen sus buenos resultados —en libertades civiles, crecimiento económico y eliminación de la pobreza— al desastroso socialismo bolivariano.

                            Sin embargo, esta comparación entre las izquierdas latinoamericanas tan subrayada en los medios es del todo insuficiente, sobre todo si tenemos en cuenta el nivel de desarrollo de la región en el año 2014. Deberíamos comparar los progresos de la izquierda latinoamericana con aquellos de la izquierda reformista que universalizó los Estados de bienestar en Europa durante el siglo XX —desde Suecia en los treinta, dando lugar al modelo paradigmático, a España en los ochenta, dando lugar a una versión más edulcorada (y que parece difuminarse en la actualidad a pasos agigantados)—. La clave de esta izquierda reformista europea —en contraste con experiencias previas, como la torpe izquierda de nuestra República, o con la izquierda dominante en el continente americano (de EE UU hacia abajo)— fue romper con la concepción del Estado que, histórica e intuitivamente, ha tenido el pensamiento progresista: el Estado como una especie de Robin Hood cuya función sería quitar a los ricos para dárselo a los pobres.

                            Obviamente, la izquierda tradicional ha planteado variantes muy distintas de Robin Hoods: desde un Estado “bolcheviquizado” (o bolivariano) que asalta a los capitalistas violando las reglas del Estado de derecho a otro que transfiere dinero, o cartillas de alimentos, a los más desfavorecidos con la aquiescencia del sheriff de Nottingham. El segundo Robin Hood es mucho mejor que el primero en todos los sentidos, pero ni uno ni otro representan una garantía para crear una sociedad equitativa a largo plazo, algo que podemos ver en América Latina. Como un reciente informe del Banco Mundial muestra, a pesar de que la población latinoamericana viviendo debajo del umbral de la pobreza extrema ha descendido a la mitad en las dos últimas décadas (gracias al fuerte crecimiento económico y los programas sociales puestos en marcha), la desigualdad económica continúa en niveles altísimos.

                            Una primera razón es que la izquierda moderada latinoamericana gobierna Estados con una capacidad recaudatoria muy pequeña. Eso sí, como las pequeñas bolsas recolectadas por estos amables Robin Hoods son redistribuidas inteligentemente entre los más desfavorecidos (y algunos grupos electoralmente estratégicos), son suficientes para apuntalar en el poder a Gobiernos de izquierda.

                            A pesar de los programas sociales, la desigualdad económica continúa en niveles altísimos
                            En segundo lugar, hay dudas sobre la efectividad a largo plazo de sus políticas contra la exclusión social. Fijémonos en los resultados del programa más ensalzado —las transferencias condicionadas a cambio, por ejemplo, de que los niños pasen revisiones médicas y vayan a la escuela (unos programas que cubren, en distintas versiones, a más de 113 millones de latinoamericanos)— en el país más ensalzado (Uruguay). A pesar de obvios beneficios inmediatos en términos de reducción de la pobreza, estas transferencias han generado incentivos perversos. Por ejemplo, el niño se registra en la escuela, pero no atiende a clase. Las transferencias tampoco enfrentan las causas de fondo de la desigualdad, como una alarmante tasa de abandono escolar (que se traduce en que un 70,8% de los uruguayos buscan su primer empleo solo con educación primaria), una fuerte segmentación del mercado laboral o una segregación urbana que separa a las clases sociales en barrios distintivos que, a su vez, también tienen escuelas que ofrecen unas oportunidades de aprendizaje muy diferentes.

                            Aquí radica un problema esencial de estas políticas tan extendidas. Actúan sobre la demanda de la educación, dando incentivos económicos a los padres; a expensas, porque los recursos son siempre limitados, de la oferta educativa. Es decir, de dotar al país de unas escuelas públicas de la máxima calidad para todos, que es lo que, a la postre, puede romper la intensa transmisión generacional de la pobreza que sufre la región.

                            A nivel general, las investigaciones de científicos sociales como Bo Rothstein han mostrado los efectos contraproducentes e inintencionados que tienen las políticas sociales condicionadas a las necesidades individuales: los que reciben las ayudas quedan estigmatizados (y eso puede afectar a su posterior integración social); los que no las reciben por poco, se enojan (o bien recurren al fraude para “colarse” entre los beneficiarios. Es importante subrayar que la corrupción puede ser un efecto lateral de programas sociales selectivos); y los que nos las reciben por mucho se dejan convencer fácilmente por demagogos de que ayudar a los otros equivale a malgastar. Además, todos pierden confianza social, que es el pegamento, delicado e imprescindible, que mantiene una sociedad cohesionada. Como resultado, los ciudadanos no se sienten partícipes de un proyecto común, sino identificados con su grupo social más cercano.

                            Esto es lo que tememos que está pasando en América Latina: una apuesta por políticas sociales segmentadas que, en lugar de reducir, ayudan a reproducir la fuerte segmentación social en la región. Pero ¿cuál es la alternativa? ¿Una izquierda más revolucionaria?

                            Desde luego que no. Garantizar una verdadera igualdad de oportunidades solo es posible con una izquierda reformista que, reprimiendo la tentación de Robin Hood (que es muy atractiva), opte por políticas verdaderamente universalistas. Una educación, sanidad, políticas de ayuda a la familia y demás que alcance a todos, o la inmensa mayoría de la ciudadanía. Si las políticas están basadas en la concepción de que distintos ciudadanos comparten un mismo destino, generaremos cohesión social. En lugar del ideal de Robin Hood (que antepone la justicia distributiva a otras consideraciones), el ideal de esta izquierda reformista podríamos decir que es el de los mosqueteros (o sea, dar preferencia a la solidaridad social): el uno para todos y todos para uno.

                            La izquierda reformista europea aprendió que renunciar a una redistribución directa (impuestos a los ricos y gasto social para los pobres) hoy puede facilitar una redistribución más sostenible mañana, porque el pastel de lo público crece. Es más fácil inducir a las clases medias-altas a pagar impuestos elevados —y a que se impliquen en la incesante y ardua tarea de mejorar la eficiencia de los servicios públicos— cuando estas se benefician también de las políticas sociales.

                            Sin embargo, el electoralismo de la izquierda en América Latina impide el desarrollo de este tipo de políticas universalistas. Por ejemplo, cuando el recientemente elegido Frente Amplio uruguayo discutía en 2007 el diseño de su Plan de Equidad, unos cuantos “mosqueteros” propusieron aumentar el número de beneficiarios para más tarde universalizar el programa y así asegurar la financiación del mismo a través de impuestos de todos los uruguayos. Pero fueron derrotados por aquellos “Robin Hoods” que preferían unos fondos más generosos para los más necesitados. Fue una decisión comprensible presupuestariamente (es difícil defender transferencias a los ricos en tiempos de crisis) y políticamente (como alguno comentaba, “¿dónde estaban las clases medias durante la dictadura?”). Pero con efectos dudosos sobre sobre la exclusión social a largo plazo.

                            El atractivo mediático de los Lula, Rousseff, Bachelet y Mujica es mayor que el de los seguramente más aburridos arquitectos históricos de los Estados de bienestar europeos que hoy consideramos emblemáticos. Pero hay que preguntarse si sus políticas sociales no están tan repletas de gestos simbólicos como sus comportamientos individuales. Debemos exigirles más.

                            El dominio de los Robin Hoods no es solo un problema latinoamericano. Tanto allí como en el resto del mundo la nueva izquierda que parece emerger de esta crisis económica enfatiza de forma rabiosa la justicia distributiva —pensemos en el ubicuo lema “somos el 99%”— por encima del ideal de solidaridad social. Necesitamos con urgencia el retorno de los mosqueteros, porque, para construir sociedades equitativas, no bastan con políticas para el 51% ni para el 99%, sino que se requieren políticas para todos.

                            Víctor Lapuente Giné es profesor en la Universidad de Gotemburgo y Johan Sandberg es doctorando en la Universidad de Lund.

                            Fuente: Robin Hood en América Latina | Opinión | EL PAÍS
                            "No importa que un gato sea negro o gris, lo importante es que cace ratones" Deng Xiao-ping.

                            Comentario


                            • Re: Los problemas de Argentina-

                              alguien se dio cuenta que todo ha cambiado para que nada cambie? el problema estructural continua gobierne quien gobierne, hablen de comer con la democracia, de la pizza con champagne, del sushi o del cordero patagonico es exactamente lo mismo, me voy a dedicar un poquito en este caso a la parte social, que significa inclusión? que las mismas villas de emergencia o asentamientos que había en 1983 hoy hayan crecido o se hayan multiplicado?, que las leyes para esta gente son unas y para el resto otras?, que unos paguen la luz, impuestos, y ellos no? notaron que con los cortes de luz hasta estas personas han salido a protestar? como si tuvieran "derecho", todos sabemos que en estos lugares no son todos iguales pero la totalidad disfruta de los beneficios generalizados de los gobiernos de turno, plan trabajar /argentina trabaja / 7 hijos, / alimentos/ chapas, etc el "derecho" que significa? si uno paga la luz y me la cortan tengo "derecho" a protestar algo que es lógico, ahora si no lo pago ni siquiera contrato el servicio, tengo "derecho" a protestar? o sea en resumidas cuentas el sistema imperante es el mismo de siempre solo hay pequeños cambios para que el observador "crea" que se esta generando una mejora importante.

                              Comentario


                              • Re: Los problemas de Argentina-

                                La crisis de los países emergentes y el 'cuento de los tres cerditos'


                                En conjunto, Argentina, Brasil, Venezuela, India, Indonesia, Rusia, Sudáfrica y Turquía tienen el mismo peso en la economía mundial que China.
                                Seguramente se acuerde del cuento de los tres cerditos, aquél en el que uno construía con prisa una casa de paja, suficiente para resguardarse del lobo, pero no muy estable; otro elegía hacerla de madera; y, el más listo de todos, decidía construir una casa sólida de ladrillo. Lógicamente, basta un leve soplido del lobo para que la casa de paja salga volando.
                                Ese lobo, para muchos, tiene nombre y apellidos. Se llama Ben Bernanke, es el presidente de la Reserva Federal de EEUU, quien ha orquestado tres programas consecutivos de estímulos a la economía y también quien ha decidido que es hora de retirarlos -labor con la que continuará su sucesora Janet Yellen-. Con el último, drenaba nada menos que 85.000 millones de dólares mensuales a la economía. Así que bastaron dos reducciones de 10.000 millones de dólares cada una para traer el vendaval sobre la casa más débil. La de los mercados emergentes. Los inversores vieron las orejas al lobo y, antes de que se derribase la casita de paja decidieron salir de ella. ¿Hubiese pasado lo mismo si no hubiese sido un vivienda tan débil? Esa es la verdadera pregunta, porque detrás de todo se esconden los desequilibrios de los que peca cada uno de los países que hemos visto bajo tensión en los últimos días. La Fed puso la mecha, pero los problemas de Argentina no son de hoy. Más bien, de antes de ayer.

                                Por qué preocupan estos países
                                ¿A quién le importa que se deshaga por completo una casucha de paja cuando China está relativamente a salvo en su casa de madera y Estados Unidos más todavía en su vivienda de ladrillo? Pues a todos. Porque sólo las ocho principales economías emergentes juntas -sin contar México- valen lo mismo que China, la segunda potencia mundial. Argentina, Brasil, Venezuela, India, Indonesia, Rusia, Sudáfrica y Turquía han acaparado los titulares en los últimos días porque, juntas, generan en un año 9 billones de dólares, todo el PIB (producto interior bruto) de China y algo más de la mitad del tamaño de la primera economía mundial, Estados Unidos, cuyo PIB asciende a 16 billones (los últimos datos disponibles son de 2012). Hace una década, sólo suponían un cuarto de lo que generaba EEUU.
                                Precisamente allí, la política de la Reserva Federal ha incentivado que llegase una fuerte oleada de dinero a los países emergentes. Imagínese que pide prestado dinero por nada. Sí, por nada, porque los tipos de interés en Estados Unidos están al 0-0,25 por ciento. Y quiere invertirlo en algo que le dé mucha rentabilidad. "La renta variable emergente y la renta fija están a niveles históricamente atractivos. El diferencial entre los bonos de países emergentes y los de países desarrollados ha retrocedido a los niveles más amplios desde diciembre de 2002", apunta el banco de inversión Standard Chartered. Como quiere sacar la mayor rentabilidad posible elige como destino de su inversión los emergentes, como muchos otros inversores.
                                Entonces llega el lobo Bernanke y anuncia que baja el pistón, seguirá comprando bonos pero una cantidad mucho menor en poco tiempo y, como la economía se está recuperando, subirá pronto los tipos de interés. La primera derivada es que el dólar se fortalece como consecuencia de la retirada de estímulos, si eso sucede, su inversión en moneda de países emergentes vale menos. La segunda, es que sube el coste de financiación en EEUU, por lo que varios inversores empiezan a retirar su dinero de los emergentes. Y los que faltan, al ver fuertes ventas -que provocan que se deprecien aún más las divisas locales- deshacen posiciones. Sólo en la última semana, los fondos de bolsa emergente han visto salidas por valor de 6.300 millones según Citigroup. "El grado en que se ajusten los estímulos en el mundo desarrollado tiene grandes implicaciones para los emergentes, especialmente los que dependen de los inversores externos para financiar sus economías y los que se endeudan en divisa extranjera", apunta Alex Homan, director de productos de renta variable emergente Fidelity. Y muchas lo hacen. "Siempre han tenido el mismo problema, que fue el que generó la crisis del 97. Tienen propensión a tener mucha inversión extranjera cuando les está yendo bien. Esa inversión a veces suele generar burbujas, afición hacia el apalancamiento, no siempre riguroso, un crecimiento muy agresivo y también inflación -alza de los precios-. Cuando se para el flujo de capitales se hunde la divisa", afirma Juan Ramón Caridad, profesor del Master de Finanzas FIA.

                                Argentina abre la caja de Pandora
                                Los problemas del país que preside Cristina Kirschner no son nuevos. Pero hasta ahora, el banco central argentino había podido contener a su divisa hasta que se quedó sin munición. Por eso, hace dos semanas dejó de intervenir en el mercado para sostener su moneda, lo que provocó un desplome del peso del 13 por ciento en un sólo día contra el euro. Fue solo el comienzo porque el miedo se extendió a otras monedas de países vecinos y de otros no tan cercanos. "El mercado piensa: ante una macrodevaluación de Argentina, Brasil para no perder más competitividad y con un crecimiento que está cogido con alfileres va a tener que devaluar también su divisa. Si devalúa en un momento en el que haya tensiones inflacionistas pueden verse forzados a subir tipos. Es decir, pierdo con el bono y también con la divisa. Y lo mismo en Venezuela", apunta Caridad. Pero ¿y Turquía? ¿Cómo es posible que estando tan alejada de Argentina haya estallado en los últimos días? Desde el primer banco de Malasia, Maybank, explican que la crisis de confianza turca comenzó tras el episodio de corrupción del mes de diciembre y la pugna política entre el partido AKP (el que gobierna actualmente) y el movimiento Hizmet, que encabeza Fetullah Gulen (...), "todo ello unido a la preocupación en torno a su déficit por cuenta corriente", apuntan. Además, el país se enfrenta este año a sus elecciones presidenciales, que se desarrollarán en el mes de agosto. Una economía que genera ahora el doble que hace una década -cerca de 800.000 millones- y que ha intentado contener su divisa con una subida de tipos del 7,7 al 12 por ciento. "La retirada de estímulos en EEUU afecta especialmente más (por el corte de los flujos de inversión) a los países que tienen unas altas necesidades de financiación de corto plazo de los mercados internacionales. Es el caso de India, Turquía, Sudáfrica o Brasil. Además, estos países suelen tener niveles de reservas muy bajos en relación a su deuda, por eso han sufrido mucho", señala Caridad.
                                Así, aunque la depreciación de las divisas emergentes y el incremento del riesgo de impago se haya visto con mayor crudeza en los últimos días, en realidad sus monedas llevan meses perdiendo valor, y los seguros de crédito -que utilizan los inversores para protegerse del impago de un país-, cada vez exigen pagar más. En los últimos seis meses el peso argentino ha perdido un 32 por ciento contra el dólar. La lira turca, un 16 por ciento y el rand sudafricano un 12 por ciento.

                                Debo más por 'culpa' del dólar
                                Otra de las consecuencias inmediatas de que el dólar se aprecie mientras las monedas de países emergentes pierden valor, es que gran parte de las deudas están denominadas en dólares. "Tienen, de media, elevados compromisos financieros en dólares. Eso significa que la fortaleza del dólar frente a estas divisas tiene un impacto negativo en los balances de las compañías y eleva los costes de financiación significativamente. El riesgo de crédito es posible que suba también cuando los mercados evalúen el impacto de que algunos gobiernos puedan asumir alguna de las cargas de sus empresas", señalan desde Morgan Stanley. Brasil, Sudáfrica, Turquía, India e Indonesia están particularmente en el punto de mira. En los cinco casos, según los analistas de Standard Chartered, "la presión en su balanza de pagos (a través de los déficits en cuenta corriente y la resultante dependencia de las entradas de capital) se vió exacerbada por el aumento de los rendimientos de EEUU".

                                Un año intenso de elecciones
                                Lo que puede añadir más inestabilidad a estos mercados es que muchos de ellos se enfrentan a comicios importantes este año. El próximo mes en Tailandia; en abril le tocará el turno a las parlamentarias de Indonesia y Hungría; en mayo habrá cita con las urnas en India; en julio se producirán las presidenciales de Indonesia; entre abril y julio se espera también que haya elecciones parlamentarias en Sudáfrica; en agosto llegarán las presidenciales de Turquía y ya en el mes de octubre, cerrarán el calendario las de Brasil.
                                Según un estudio de Goldman Sachs, en periodos de elecciones, las bolsas de los países emergentes suelen presentar rentabilidades más elevadas, pero también mucha más volatilidad. También hay un elevado nerviosismo históricamente en el mercado de divisas en estos periodos donde la tendencia de las monedas locales suele ser bajista. A pesar de que cada país tenga que pasar su propia penitencia, el efecto contagio no es algo nuevo. Ya sucedió en la crisis de 1997, con la devaluación de la moneda de Tailandia (el Bath) y su extensión a los tigres asiáticos. Esas fueron las brasas pero, tal y como explica el premio Nobel de economía, Paul Kruggman en El retorno de la economía de la depresión y la crisis actual, sucedió entonces algo muy parecido a lo que hemos visto en las últimas semanas: "El apetito de los inversores por la región había sido alimentado por la percepción de un milagro asiático compartido. Cuando resultaba que, después de todo, la economía de un país no era tan milagrosa, ello sacudía la fe en todos los demás (?) cualesquiera que fueran las diferencias entre todas aquellas economías, una cosa que tenían en común era la susceptibilidad ante el pánico autogenerado".

                                China y su 'casa de madera'
                                El gigante asiático tampoco se ha quedado al margen de los sustos del mercado. Los últimos datos publicados sugieren que la segunda economía del mundo podría no crecer a ritmo de crucero. La alarma más reciente fue la confirmación de que su sector manufacturero se contrajo en el mes de diciembre, se trata de la primera caída en seis meses.
                                La casa en la que se resguarda China del lobo del cuento es vista ahora por el mercado como si fuera de madera. ¿Sólo porque crecerá menos? No. Detrás hay un gran temor sobre su sector bancario. El año pasado el pánico se apoderó del mercado cuando se produjeron problemas de liquidez en el interbancario. "Lo de China no es tanto un tema de flujos de inversión, como de excesos de crédito. Ha crecido mucho el crédito en el shadow-banking (bancos en la sombra) dados por pequeñas entidades a pequeñas y medianas compañías y pseudo avalado por el Gobierno", explica Caridad. Desde Standard Chartered apuntan a que una de las preocupaciones de los inversores en torno al crecimiento en China es precisamente el shadow-banking . "Ese temor ha contribuido a llevar el descuento de los mercados emergentes frente a los desarrollados al 25 por ciento, frente al 10 por ciento habitual de media en los últimos 10 años", afirman.
                                Pero todo depende del rasero que se utilice. Caridad explica que "Japón tiene una deuda sobre PIB del 600 por cien, en el caso de China no se sabe exactamente a cuánto asciende, pero tiene 2 billones de dólares de reservas. ¿Sólo puede devaluar el yen Japón y China no puede hacer lo mismo llegado el momento con el renminbi? ¿No puede con esas reservas astronómicas hacer un programa de estímulo económico como el de EEUU? Lo dudo".

                                La crisis de los países emergentes y el 'cuento de los tres cerditos' - elEconomista.es
                                "No importa que un gato sea negro o gris, lo importante es que cace ratones" Deng Xiao-ping.

                                Comentario

                                Trabajando...
                                X