Warning: session_start(): open(/home/admin/tmp/sess_4i8f732f8nf8rn8i6kv5tdge17, O_RDWR) failed: No space left on device (28) in /home/admin/web/aviacionargentina.net/public_html/foros/includes/vb5/frontend/controller/page.php on line 56 Warning: session_start(): Failed to read session data: files (path: /home/admin/tmp) in /home/admin/web/aviacionargentina.net/public_html/foros/includes/vb5/frontend/controller/page.php on line 56 Los problemas de Gran Bretaña - AviacionArgentina.net

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Los problemas de Gran Bretaña

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Juncker no descarta "el peor resultado" para el "Brexit"

    Bruselas (EuroEFE). 21/02/19 - El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, admitió que "no es muy optimista" sobre la posibilidad de evitar un "brexit" sin acuerdo, "el peor resultado" para la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), apenas horas después de su última reunión con el Gobierno británico.

    "Mis esfuerzos se orientan a una forma en la que podamos evitar que suceda lo peor, pero no soy muy optimista", reconoció Juncker durante una conferencia organizada por el Comité Económico y Social Europeo, en Bruselas.

    El político luxemburgués subrayó que Bruselas sigue esforzándose al máximo para que el "brexit" tenga lugar de una forma "civilizada y bien pensada", un resultado al que aún no se ha llegado "porque en el Parlamento británico siempre votan por una mayoría en contra de algo".

    Juncker hacia estas declaraciones tras haberse reunido este miércoles con la primera ministra británica, Theresa May, con quien abordó "el papel que los arreglos alternativos podrían tener en la sustitución de la salvaguarda irlandesa en el futuro", intentando así sortear el asunto que más oposición genera en la Cámara de los Comunes británica.

    "Si el 'no acuerdo' sucede, algo que no podemos excluir, tendrá terribles consecuencias sociales y económicas tanto en el Reino Unido como en la UE", advirtió Juncker, que consideró el proceso de "un desastre" y bromeó con que sufre de "fatiga del 'brexit'".

    El presidente del Ejecutivo comunitario recordó que cuando fue nombrado para su actual cargo llegó a Bruselas con el objetivo de "construir algo nuevo, o al menos para mantener lo que estaba funcionando", pero que durante su mandato ha tenido que lidiar primero con la crisis griega, después con la migratoria y ahora con el "brexit".

    "(El 'brexit') es deconstrucción, no construcción, es el pasado y no el futuro", lamentó.

    May insiste en la necesidad de "cambios legalmente vinculantes" para la salvaguarda

    En declaraciones a la cadena Sky una vez finalizada la reunión, la primera ministra precisó que había destacado a Juncker "la necesidad de cambios legalmente vinculantes" para la salvaguarda "que garantice que no puede ser indefinida", la principal preocupación de los comunes.

    Dijo que esas modificaciones se requieren, si se quiere aprobar el acuerdo de retirada en el Parlamento británico.

    También anunció que Barclay y el fiscal general, Geoffrey Cox, estarán este jueves en Bruselas para continuar con las conversaciones.

    El encuentro entre May y Juncker duró menos de dos horas y antes de su inicio, en rueda de prensa, Juncker ya adelantó que no esperaba avances en la cita de este miércoles.

    Tras la reunión de la mandataria y el presidente de la CE el 7 de febrero, ambos emitieron un comunicado en el que señalaron que habían acordado que sus equipos "deberían mantener conversaciones sobre si se puede encontrar un camino que obtenga el mayor apoyo posible" en Londres y respete la postura de la UE.

    Por Laura Zornoza (edición: Piedad Viñas)

    http://euroefe.euractiv.es/

    Comentario


    • 153 empresas mudaron su centro financiero

      Amsterdam, la gran beneficiada del Brexit, atrae dinero y grandes empresas

      La ciudad holandesa hizo lobby como sucesora de Londres.
      Hay 153 firmas globales que se mudaron. Y crece su centro financiero.




      La próxima salida del Reino Unido de la Unión Europea, el Brexit, provocará graves daños a la economía británica pero también a las europeas, sobre todo a las que tienen lazos más estrechos con las islas, como la holandesa. Ningún país europeo ve con buenos ojos que Londres abandone el bloque, pero ante el hecho consumado todos intentan sacar provecho.

      Muchas grandes ciudades europeas compiten desde hace dos años para llevarse las sedes de multinacionales –principalmente del sector financiero- que abandonarían Londres, sobre todo si el Brexit algún día se hace sin un acuerdo de divorcio.


      https://www.clarin.com/mundo/amsterd...tt3bE0_wd.html

      Comentario


      • ¿....Y si mejor nos quedamos...?? (jajajajajjj)


        El Parlamento británico aprueba aplazar el Brexit y rechaza otro referéndum

        La Cámara respalda por 412 votos frente a 202 una prórroga en la fecha de salida, fijada en el 29 de marzo


        EL PAÍS - RAFA DE MIGUEL - Londres 15 MAR 2019 -

        El Parlamento británico ha aprobado este jueves dos pasos fundamentales en el tortuoso camino del Brexit, pero no definitivos. La Cámara respaldó por 412 votos frente a 202 un aplazamiento en la fecha de salida, fijada en el 29 de marzo. Si el plan de May supera una tercera votación antes del próximo miércoles, será una prórroga corta; hasta el 30 de junio. Si es derrotado de nuevo, el retraso puede llegar a los dos años. Se rechazó además un nuevo referéndum. Los laboristas decidieron abstenerse, convencidos de que no era el momento de pasar a esa fase.


        Theresa May se dirige este miércoles a la Cámara de los Comunes En vídeo, más tiempo para el 'Brexit'.FOTO: MARK DUFFY (AFP) | VÍDEO: ATLAS


        Nada está decidido hasta que todo esté decidido. Incluso cuando parece que Theresa May está dispuesta a tirar la toalla, la primera ministra se las arregla para ganar tiempo y avanzar en su estrategia de situar a los diputados al borde del precipicio. El Gobierno logró este jueves sacar adelante una moción en la que se compromete a solicitar a la UE una prórroga en la fecha de salida. 412 votos a favor, 202 en contra. Como estaba previsto, el texto salió adelante sin problemas.

        Pero está lleno de matices y sutilezas. El aplazamiento, según la moción, será solo hasta el 30 de junio, y responde en primer lugar al reconocimiento expresado hace ya tiempo de que, apurados los límites, era imposible concluir el proceso legislativo interno a que obliga el Brexit. Y para que esa sea la fecha definitiva del retraso, el Ejecutivo la condiciona a que el plan de May consiga la aprobación de la Cámara en un tercer intento, que tendría lugar antes del 20 de marzo: es decir, 24 horas antes del próximo Consejo Europeo.

        Un planteamiento en apariencia tan enrevesado responde a una estrategia de desgaste por parte de May. Si el plan de la primera ministra vuelve a fracasar, se activará la alternativa de solicitar a Bruselas un aplazamiento más largo —de hasta dos años, se sugiere—, para espanto de los euroescépticos. Entre otras cosas, porque eso abriría las puertas a contemplar otras opciones como un Brexit más suave o la celebración de un referéndum.

        Así lo confirmaba en la Cámara al inicio del debate David Liddington, el ministro de la Oficina del Gabinete (el equivalente al ministro de la Presidencia en España). “El Gobierno está dispuesto a facilitar un espacio, en las dos semanas posteriores al Consejo Europeo de marzo, para que la Cámara pueda buscar una solución mayoritaria que nos lleve hacia adelante”, decía. Esto es, abrir la posibilidad a que puedan debatirse las llamadas “mociones indicativas” que las diferentes facciones de este debate nacional tienen preparadas. Eso, y la amenaza, sugería Liddington, de que Reino Unido deba participar en las Elecciones al Parlamento Europeo del próximo mayo, una decisión que tendría difícil venta entre el electorado que votó a favor del Brexit en 2016.

        Junto a la presión ejercida sobre los euroescépticos conservadores, el Gobierno trabaja en lograr el apoyo de los 10 diputados norirlandeses del DUP, los socios que sostenían hasta ahora la mayoría parlamentaria de May. Su líder, Arlene Foster, reconocía este jueves en Washington (EE UU), donde participaba en las celebraciones del día de San Patricio, que su formación estaba trabajando en la posibilidad de respaldar, esta vez sí, el acuerdo. Mucho ha tenido que ver en su giro de estrategia la publicación del Gobierno de todos los incrementos arancelarios que acarrearía un Brexit sin acuerdo. “Quedan dos semanas para el 29 de marzo, y como siempre he dicho, cuando llegas al final de una negociación es cuando comienzas a mirar a los ojos a la gente y llegas al punto en el que es posible un acuerdo”, dijo Foster.

        De las cuatro mociones que debatió y votó este jueves el Parlamento, solo la presentada por el Gobierno salió adelante. Ni la impulsada por el Partido Laborista, que solicitaba un aplazamiento del Brexit y que la Cámara trabajara en una solución de consenso, ni la que presentó el diputado Hillary Benn, con la que pretendía arrebatar de manos del Gobierno el control del proceso para entregárselo a la Cámara, lo hicieron. Aunque esta última, derrotada por apenas dos votos, mantuvo en vilo al Gobierno de May.

        Tampoco salió adelante la enmienda presentada por el recién creado Grupo Independiente, integrado por ocho diputados exlaboristas y tres exconservadores. Planteaban al Parlamento, por primera vez en muchos meses, la celebración de un segundo referéndum sobre el Brexit. Fue derrotada ampliamente, por 334 votos frente a 85. Pero no fue, ni mucho menos, la última palabra sobre este asunto.

        La dirección del Partido Laborista, en comunicación con los responsables del principal grupo de presión que impulsa una segunda consulta, People's Vote, acordó que no era el momento de llevar a la Cámara el asunto —el principal orden del día era la prórroga de la fecha del Brexit—y ordenó la abstención de sus diputados. “People's vote ha dejado claro que hoy no era el día para impulsar un segundo referéndum en el Parlamento. Coincide con lo que yo mismo he dicho a lo largo del día a través de varias entrevistas. Debemos ejercitar un juicio prudente en cada fase de este proceso”, explicó a Sky News John McDonnell, el número dos del Partido Laborista, y todos los efectos el cerebro gris de la estrategia del partido de la oposición.

        La moción del referéndum solo obtuvo el respaldo de un puñado de laboristas rebeldes, de los liberales demócratas y de los nacionalistas escoceses del SNP, que expresaron su rabia ante la decisión de los laboristas. “Un escalofrío ha recorrido la bancada de la dirección laborista, en busca de una columna vertebral, y no ha encontrado ninguna”, dijo el portavoz del SNP, Ian Blackford.

        En el tercer día de votación, May ha podido finalmente cantar victoria, pero está por ver si además de pequeña resulta pírrica. La primera ministra no ha dejado de repetir que era “su acuerdo o un Brexit sin acuerdo”. El Parlamento ya le ha dicho que rechaza absolutamente una salida a las bravas de la UE. Aseguró que la fecha del 29 de marzo era inamovible. Ya se baraja una fecha nueva. Y aunque está dispuesta a someter su plan a una tercera votación, si la pierde, perderá además definitivamente el control sobre el proceso que ha consumido su tiempo durante más de dos años.

        https://elpais.com/internacional/201...04_705167.html

        Comentario


        • Cientos de miles de británicos inundan las calles de Londres en reclamo de un nuevo referéndum sobre el Brexit

          Los organizadores cifran la asistencia en un millón de personas



          Una efigie satírica de la primera ministra británica, Theresa May, circula entre los concentrados en Londres. KIRSTY WIGGLESWORTH AP

          EL MUNDO - RAFA DE MIGUEL - Londres 24 MAR 2019 - 00:11 CET

          Cientos de miles de personas han desfilado este sábado por las calles de Londres para reclamar un segundo referéndum sobre el Brexit. People´s Vote, la organización que ha convocado la manifestación, ha cifrado en un millón de personas el número de asistentes. El pasado 20 de octubre, 750.000 personas salieron ya a las calles de la capital británica para reclamar que se tenga en cuenta la voz de la ciudadanía.

          Han llegado autobuses desde todos los rincones del Reino Unido. Aparcaban en los alrededores de Hyde Park e iban distribuyendo a todos los recién llegados. El punto de arranque de la concentración era Park Lane y, tras su recorrido, acabó a las puertas de Westminster, en Parliament Square.

          Miles de banderas de la Unión Europea han ondeado durante la mañana por todas las calles adyacentes. Las pancartas improvisadas por la gente competían en originalidad, pero todas servían para denunciar el engaño con el que se votó el Brexit hace ya casi tres años y para señalar a los principales responsables de la crisis. El rostro de la primera ministra, Theresa May, aparecía de mil formas distintas en los carteles, junto a los de los euroescépticos Boris Johnson, el exalcalde conservador de la metrópoli, o el de Jacob Rees-Mogg, diputado conservador que ha sido favorito en las encuestas para suceder a la primera ministra. Los mayores pitidos y abucheos eran para la imagen del ex primer ministro conservador David Cameron, responsable de convocar un referéndum que le obligó a dimitir de su cargo nada más conocerse la victoria de los partidarios del Brexit.

          "La primera ministra asegura que habla en nombre del Reino Unido. Mire usted por su ventana, primera ministra. Abra sus cortinas. Ponga la televisión. Mire a esta multitud. Esta es la gente. Theresa May: usted no habla en nuestro nombre", ha asegurado Tom Watson, el líder laborista que ha defendido con más ardor la celebración de un segundo referéndum y que lleva meses amenazando a Jeremy Corbyn con poner en marcha su propia corriente interna dentro del partido.

          "Put it to the people" ("Ponlo en manos de la gente") era el lema escogido para la cabecera de la manifestación. Los partidarios de una segunda consulta han ido cobrando impulso a medida que el Parlamento rechazaba, al menos en dos ocasiones, el acuerdo de retirada pactado con Bruselas por Theresa May. La sensación generalizada, hace apenas unos meses, de que no era posible celebrar una nueva consulta porque no había respaldo político en Westminster, se ha visto eclipsada por la necesidad de buscar una salida urgente a la crisis política que atraviesa el país. Y devolver la voz a la ciudadanía comienza a ser visto como el único remedio para desatar este nudo gordiano.

          "El Brexit se ha convertido en un enredo de proporciones descomunales. Basta quiere decir basta. Ha llegado la hora de que los ciudadanos tengan la última palabra", ha proclamado entre aplausos Sadiq Khan, el alcalde laborista de Londres, de origen musulmán. Preocupado por las desastrosas consecuencias económicas que acarrearía un Brexit salvaje, Khan fue uno de los primeros políticos de su partido en reclamar un segundo referéndum, ante las reticencias y ambigüedad al respecto del líder laborista Corbyn.

          Junto a los miles de británicos que han acudido a manifestarse a las calles de Londres, ciudadanos europeos residentes en la ciudad —franceses, italianos, españoles, rumanos...— han ondeado las banderas de sus respectivos países para pedir al Reino Unido que no abandone las instituciones comunitarias.

          La página web del Parlamento británico ha recibido ya más de cuatro millones de peticiones para que se revoque el artículo 50, la cláusula del Tratado de Lisboaque activa la salida de la UE y que fue invocada por Theresa May hace ya más de dos años. Con 100.000 peticiones basta para que la Cámara de los Comunes esté obligada a debatir la propuesta, aunque en este caso, la discusión estaba asegurada porque forma parte de las alternativas que diferentes diputados plantearán la próxima semana al fallido plan de la primera ministra.

          https://elpais.com/internacional/201...98_495242.html

          Comentario


          • El Parlamento arrebata a May el control del Brexit

            La primera ministra admite que su plan sigue sin tener el respaldo de los diputados


            Theresa May escucha este lunes la pregunta de un diputado en la Cámara de los Comunes REUTERS | REUTERS


            EL PAÍS - RAFA DE MIGUEL - Londres 26 MAR 2019 -


            El Parlamento del Reino Unido ha arrebatado a Theresa May el control del proceso del Brexit. A última hora de este lunes, por 329 votos a favor y 302 en contra, ha salido adelante la moción conjunta, presentada por diputados conservadores y laboristas, que da vía libre a los diputados para que comiencen a debatir a partir de este miércoles alternativas al plan fallido del Brexit de la primera ministra. El Gobierno ha intentado hasta el último minuto frenar esta quiebra de la convención parlamentaria, que otorga al Gobierno la prerrogativa de establecer la agenda de la Cámara de los Comunes. Al menos tres miembros del Ejecutivo -los secretarios de Estado de Comercio, Exteriores y Sanidad, Richard Harrington, Alistair Burt y Steve Brine- han presentado su dimisión para poder romper la disciplina de voto y votar a favor de la moción.

            El mensaje le había llegado alto y claro a Theresa May en las últimas 48 horas. Solo el anuncio de su dimisión, o al menos una indicación de cuándo piensa presentarla, podría salvar su plan del Brexit. La primera ministra ha admitido este lunes en el Parlamento que su plan sigue sin contar con los suficientes apoyos. May se resigna a permitir que el Parlamento debata otras alternativas, aunque se ha mostrado escéptica ante la idea de que los diputados puedan resolver el actual bloqueo.

            La primera ministra reunió el domingo en Chequers, su residencia oficial de descanso, a los principales euroescépticos del Partido Conservador. Y este lunes ha hablado con Arlene Foster, la líder de los socios norirlandeses del DUP que sostienen su mayoría parlamentaria, y con el líder del principal partido de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn. Todas las conversaciones la han llevado a la conclusión de que nada ha cambiado. Ni la amenaza de una prórroga eterna en la fecha de salida del Reino Unido de la UE, ni la posibilidad de que se acabe imponiendo un Brexit “suave” o incluso de que se celebre un nuevo referéndum han servido para conmover al ala dura de su partido. “No me ha quedado más remedio que concluir que, tal y como están las cosas, sigo sin tener en esta Cámara el apoyo suficiente como para someter el Acuerdo de Retirada a una tercera votación”, ha admitido ante los diputados.

            La Cámara le ha dado un golpe mortal al aprobar el proceso conocido como “votaciones indicativas”, un mecanismo de descarte por el que los diputados pueden expresar su opinión sobre las distintas alternativas al plan de May. Todas las posibilidades se pondrían entonces sobre la mesa, desde la revocación del artículo 50 del Tratado de Lisboa (es decir, abandonar la idea del Brexit y volver a la casilla de salida) a impulsar una salida más suave de la UE que mantuviera al Reino Unido dentro de la unión aduanera, pasando por la celebración de un segundo referéndum.

            El Gobierno había dado instrucciones a sus diputados para que voten en contra de la propuesta, pero más por una razón estratégica y constitucional que para frenar la idea de que el Parlamento se haga con el control del proceso. Porque May ya ha admitido, como se ha encargado de recordar su ministro de la Presidencia, David Liddington, durante el debate previo a la votación, que si finalmente lleva a la Cámara su plan en algún momento de esta semana y de nuevo es rechazado, será el propio Ejecutivo el que facilite el tiempo adecuado a los diputados para que discutan las alternativas.

            “Aunque debo confesar que soy bastante escéptica ante ese procedimiento, que ya hemos ensayado sin éxito en otras ocasiones en nuestra historia”, ha advertido May antes de abandonar la Cámara de los Comunes. “Es muy probable que acabe produciendo resultados contradictorios, o lo que es peor, ningún tipo de resultado. Y establecerá un desafortunado precedente que acabará con el equilibrio mantenido hasta ahora ente nuestras instituciones democráticas”.

            Las preocupaciones de índole constitucional de la primera ministra no hicieron mella en los diputados de la oposición. “Ya basta de todo esto. Ha llegado la hora de que el Parlamento asuma el control del proceso del Brexit”, ha dicho Keir Starmer, el portavoz laborista en todo lo referente a la salida de la UE.

            May muestra en las últimas horas una actitud de bloqueo que la incapacita para buscar una salida al enredo. Su único argumento novedoso ha sido señalar que la UE ha establecido nuevas fechas para el Brexit —12 de abril si Westminster no apoya el acuerdo, 22 de mayo si le da su respaldo— y que esa modificación debería ser suficiente para sortear la prohibición del presidente de la Cámara de que el Gobierno vuelva a presentar por tercera vez el mismo texto.

            Siempre desde el anonimato, voces euroescépticas reclaman a la primera ministra que ponga fecha a su dimisión si quiere salvar su pacto. El exalcalde de Londres, Boris Johnson, aún no ha ido tan lejos, pero ha conminado en términos bíblicos a May, en su columna semanal del Daily Telegraph, a que abandonara su cobardía: “Ha llegado la hora de que la primera ministar invoque el espíritu de Moisés en el Éxodo y diga al faraón de Bruselas: 'Deja marchar a mi pueblo'”

            https://elpais.com/internacional/201...42_520564.html

            Comentario

            Trabajando...
            X