Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Los problemas de Gran Bretaña

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • La separación de Escocia, tornaría a lo que queda del Reino Unido a un muy reducido papel a nivel global, su partida de la Unión Europea, ya le quito a Londres como centro financiero de nivel mundial en favor de París. A nivel militar, y si no fuera porque posee armas nucleares, su papel sería irrelevante, hoy no podría montar una operación como la del 82 para recuperar las Malvinas.

    A una cada vez mas aislada Gran Bretaña le resultará cada vez mas difícil seguir manteniendo el "status quo" de restos coloniales de su extinguido imperio. Gibraltar ha sido considerada por la UE como una colonia y Las Malvinas está considerada de la misma manera.

    Comentario


    • Hola a todos, yo esperaría a ver que pasa, los ingleses han demostrado ser muy astutos y si vemos la historia de los últimos 300 años vamos a ver que han sabido salir de varias situaciones complejas.
      EN este momento, la cuestión se ve difícil y parece que el Brexit tendrá consecuencias negativas para Inglaterra, y que podrían quedar aislados. Yo creo que también si se quedaran dentro de la UE también tendrían consecuencias negativas. Por lo pronto, la situación es altamente compleja y concuerdo con BND, pueden quedar bastante aislados, lo que los obligaría a redefinir parte de su política exterior.
      Saludos

      Comentario


      • Elecciones europeas en el Reino Unido: Nigel Farage cabalga sobre el hastío hacia el Brexit

        EL MUNDO - CARLOS FRESNEDA Corresponsal en Londres - Viernes, 17 mayo 2019

        La división en las filas de los partidarios de la permanencia catapulta al líder eurófobo, favorito en los sondeos ante la parálisis 'tory' y la indefinición laborista


        El líder del Partido del Brexit, Nigel Farage, en un acto de campaña para las europeas. - Oli SCARFF - AFP

        Nigel Farage lo quiere todo. No contento con engullir a su viejo partido, el Ukip, ni con arrastrar a la base euroescéptica del Partido Conservador, el líder del recién creado Partido del Brexit se ha lanzado incluso a la conquista del norte industrial de los laboristas, presto a sumar votos por la derecha y por la izquierda en la campanada de las europeas. Theresa May no podía haberle hecho un mejor regalo al carismático líder nacionalista, subestimado como un "payaso" en Bruselas, crecido sin embargo entre el fatalismo y el hastío por la historia interminable del Brexit. Farage lo vio venir hace tiempo y se lanzó a llenar el vacío repentino ante la cita del 23-M en las islas británicas, prometiendo la ruptura total con la UE.

        En apenas un mes, el Partido del Brexit ha logrado acaparar el voto del descontento: el 34% en la última encuesta de Opinium para 'The Observer' y creciendo por días, ante la asombrosa pasividad de los "tories" y la eterna indefinición de Jeremy Corbyn. Los dos grandes partidos llevan el mismo tiempo atrapados en su laberinto, en conversaciones para un acuerdo imposible sobre el Brexit que está irritando sobremanera a las respectivas bases.

        Hoy por hoy, la única duda es cuál será el margen de la victoria de Farage sobre el resto, a qué distancia quedarán los laboristas (21%) y qué puesto ocupará al final del Partido Conservador (11%), relegado ya a la cuarta posición por los liberal-demócratas (12%) y ante la posibilidad de un humillante sexto puesto en las europeas, por detrás incluso del Partido Verde, según sondeos internos.

        Farage se ha beneficiado también de la gran división en el frente de la permanencia, incapaz de aprovechar la ola de la campaña People's Vote y convertir la cita de las europeas en ese ansiado segundo referéndum de alto valor simbólico. El nuevo partido Change UK, creado por más de una decena de diputados fugados de las filas laboristas y conservadoras, va de tropezón en tropezón (empezando por la elección del nombre) y ha perdido vertiginosamente terreno hasta caer a un 3%.
        La falta de un rostro visible y de un mensaje claro ha horadado el apoyo a Change UK, por más que su líder, la ex conservadora Heidi Allen, intente recuperar terreno ahora retando a un tardío debate televisivo al enemigo común, Nigel Farage. La activista Gina Miller, la misma que llevó el Brexit a los tribunales, ha intentado mediar en la guerra abierta en el frente de la permanencia con su campaña para el voto táctico, Remain United, que ha quedado también en segundo plano.

        El Partido Liberal Demócrata se ha desmarcado en los últimos días del pelotón con un eslogan que lo dice todo: 'Bollocks to Brexit' ('A la mierda con el Brexit'). "Sabíamos que iba a ser controvertido, pero así es como se sienten muchos británicos", advierte su líder, el veterano Vince Cable, al borde de la jubilación a los 76 años. "La gente agradece nuestra claridad y nuestro compromiso. Nosotros defendemos los valores comunes europeos, frente al extremismo y el populismo".

        Así las cosas, las elecciones europeas serán al final "un voto a favor o en contra del Brexit de Farage", tal y como vaticina el ex premier Tony Blair, que ha pedido el respaldo popular a los partidos anti-Brexit, aunque él se resignará a votar laborista. "Los dos grandes partidos han cometido el mismo error: querer complacer al mismo tiempo a los partidarios de la salida y de la permanencia", advierte Blair. "Intentar que las dos partes estén felices no posible: en unas elecciones hay que combatir de una manera más clara".

        El profesor John Curtice, considerado como oráculo de la política británica, explica así el terremoto anticipado de las europeas: "Los votantes consideran al Partido Conservador como responsable por no haber cumplido el Brexit, y eso explica el ascenso repentino de Farage, que se nutre sobre todo de las bases euroescépticas de los 'tories' y del moribundo Ukip... Un resultado para el Partido Conservador por debajo del 15% en las europeas sería una auténtica debacle. Los días de Theresa May en Downing Street estarían aún más contados".

        Pero May sigue haciendo como si las elecciones europeas no fuesen con ella, enfrascada en sus conversaciones con los laboristas, planeando una votación del acuerdo el 3 de junio (que evitaría que los nuevos europarlamentarios ocupen sus puestos) y soñando incluso con un "adelanto" de la fecha prevista para el Brexit, el 31 de octubre. Sus propios parlamentarios la están presionando para que ponga de una vez sobre la mesa otra fecha -la de su dimisión- y acabe con este 'impasse' que amenaza con hacer saltar por los aires al Partido Conservador.

        La gran incógnita de fondo es hasta qué punto 'el factor Farage' será de nuevo pasajero (como lo fue en el 2014 cuando ganó las europeas con el Ukip) y si el Partido del Brexit acabará fraguando en auténtica fuerza política, capaz de romper el bipartidismo como ha sucedido ya en la mayoría de los países europeos. Un sondeo de ComRes para 'The Daily Telegraph' otorga al Partido del Brexit hasta 49 diputados en unas hipotéticas elecciones anticipadas.

        A sus 55 años, con las lecciones aprendidas del pasado, Farage ha reconocido que se encuentra finalmente listo para ser diputado al octavo intento (fracasó en las siete anteriores ocasiones). Hasta sus más acérrimos detractores reconocen que el líder nacionalista ha madurado y está demostrando una capacidad política y organizativa muy superior a la de su etapa en el Ukip, apoyado esta vez en el brazo del magnate inmobiliario Richard Tice (con quien estrechó lazos en la campaña 'Leave Means Leave') y con compañeros de barra como Tim Martin (el presidente de la cadena de pubs JD Wetherspoon).

        A su paso por el bastión laborista de Pontefract, Farage especuló por primera vez con su disposición a apoyar en el futuro a un Gobierno en minoría de un Partido Conservador comprometido con el Brexit duro: "Si nos ahorramos 39.000 millones de libras (45.000 millones de euros), nos vamos de la unión aduanera, nos vamos del mercado único, salimos de la jurisdicción europea y volvemos a ser un país independiente y autogobernado, estoy dispuesto a llegar a un acuerdo con el diablo".

        https://www.elmundo.es/internacional...40f8b482f.html

        Comentario


        • Estas si que son malas noticias para Argentina y de manera especial para el tema Malvinas...
          El peor de los candidatos para nosotros y nuestros intereses...

          Comentario


          • Originalmente publicado por Teodofredo Ver Mensaje
            Estas si que son malas noticias para Argentina y de manera especial para el tema Malvinas...
            El peor de los candidatos para nosotros y nuestros intereses...
            No es nada más malo que cualquier otro Prime Minister conservador. La ventaja es que Gran Bretaña definitivamente consumará el Brexit y su aislación de la UE. Esto aislará a Malvinas del apoyo Europeo y otros beneficios económicos que tiene como "territorio europeo de ultramar", status que también perdería. Además recordemos que la Gran Bretaña es la unión de varias nacionalidades que en varios momentos estuvo por explosionar y que aún está latente esa situación. Un primer ministro ultraconservador y nacionalista extremo, Brexit mediante, podría avivar esos nacionalismos recelosos que se encuentran agazapados.

            Saludos

            Comentario


            • Una pregunta:

              ¿Jeremmy Corbin sería un gobierno favorable para recuperar Malvinas o a pesar de ser de izquierda sería todo igual?

              Comentario


              • Originalmente publicado por Caronte Ver Mensaje
                Una pregunta:

                ¿Jeremmy Corbin sería un gobierno favorable para recuperar Malvinas o a pesar de ser de izquierda sería todo igual?
                Antes si, pero, no sabemos ahora porque todo cambia. Jeremy Corbyn apoyaba la administración conjunta de Malvinas

                Jeremy Corbyn: ¿un amigo para la Argentina?

                http://www.lavanguardiadigital.com.a...-la-argentina/

                Comentario


                • Apliquen el sentido común : ningún gobierno inglés será favorable a los intereses argentinos, cualquiera sea su posición política. Siempre tendrán en cuenta el sentimiento inglés- y es también una cuestión simplemente electoralista para su propia tribuna - en el cual el interés de los habitantes de Malvinas también se refleja, frente al reconocimiento - al menos su análisis - de "supuestos" intereses soberanos de nuestro país.

                  La única razón que podría torcer la cuestión a nuestro favor es básicamente económica, donde el contribuyente británico sienta que el peso del mantenimiento de las islas representa un esfuerzo innecesario. Y en este punto, a medida que el fisco de las islas necesite cada vez menos del aporte del gobierno central, cada vez esta hipótesis se irá diluyendo.

                  Argentina necesita ofrecer opciones que sean realmente interesantes para convencer al gobierno británico ( a los isleños jamás los convenceremos) de que transferir la administración de las islas a nuestro país resulta una solución al conflicto, opciones que me parece, el punto de partida inicial implicará un cambio importante en la posición política de Argentina en los conflictos de intereses existente (y que seguramente se agravarán) entre los grandes países que hoy son potencia.

                  Lamentablemente en contra de este último punto, estamos bogando entre la derecha o la izquierda, o la social democracia, o el justicialismo, el neo liberalismo económico o la activa participación del Estado, blanco o negro, gris o tal vez verde.

                  Conclusión: no hay "amigos" ingleses para Argentina. Sólo intereses.


                  Saludos.

                  Comentario


                  • Originalmente publicado por planeador Ver Mensaje
                    Apliquen el sentido común : ningún gobierno inglés será favorable a los intereses argentinos, cualquiera sea su posición política. Siempre tendrán en cuenta el sentimiento inglés- y es también una cuestión simplemente electoralista para su propia tribuna - en el cual el interés de los habitantes de Malvinas también se refleja, frente al reconocimiento - al menos su análisis - de "supuestos" intereses soberanos de nuestro país.

                    La única razón que podría torcer la cuestión a nuestro favor es básicamente económica, donde el contribuyente británico sienta que el peso del mantenimiento de las islas representa un esfuerzo innecesario. Y en este punto, a medida que el fisco de las islas necesite cada vez menos del aporte del gobierno central, cada vez esta hipótesis se irá diluyendo.

                    Argentina necesita ofrecer opciones que sean realmente interesantes para convencer al gobierno británico ( a los isleños jamás los convenceremos) de que transferir la administración de las islas a nuestro país resulta una solución al conflicto, opciones que me parece, el punto de partida inicial implicará un cambio importante en la posición política de Argentina en los conflictos de intereses existente (y que seguramente se agravarán) entre los grandes países que hoy son potencia.

                    Lamentablemente en contra de este último punto, estamos bogando entre la derecha o la izquierda, o la social democracia, o el justicialismo, el neo liberalismo económico o la activa participación del Estado, blanco o negro, gris o tal vez verde.

                    Conclusión: no hay "amigos" ingleses para Argentina. Sólo intereses.


                    Saludos.
                    Además ellos se mantienen en “sus trece” porque les conviene...(cuentan su historia), según ellos llegaron allí en 1833 porque esas islas estaban deshabitadas y abandonadas…lo cual es cierto en cierta medida y no hablen de la otra parte de la verdad (porque no les conviene). Las Malvinas estaban deshabitadas en aquel momento, porque fueron atacadas en 1831 por EE.UU. y expulsados y desterrados sus habitantes argentinos originales…Y luego entregadas en connivencia a los ingleses en 1833…Y que hubo negociaciones y un acuerdo en 1831 a 1833 entre EE.UU e Inglaterra, para que los ingleses tomaran posesión de ellas… Por eso (creo) que fue desde siempre un error no incluir en las disputa en la Naciones Unidas a EE.UU., culpable en primer término de la invasión de los ingleses en aquel momento…

                    Comentario


                    • May propone un nuevo acuerdo de Brexit con opción de segundo referéndum

                      AFP - 22 MAY 2019


                      Pool/AFP / Kirsty Wigglesworth - Theresa May habla sobre la propuesta de nuevo acuerdo para el Brexit, este martes 21 de mayo en el centro de Londres


                      Dispuesta a hacer concesiones para salvar su acuerdo de Brexit, la primera ministra Theresa May propuso el martes a los diputados británicos un cuarto voto, que incluya esta vez decidir sobre un segundo referéndum y una unión aduanera temporal con la UE.

                      Tras el referéndum de junio de 2016, en el que 52% de británicos votó a favor del Brexit, Reino Unido debería haber abandonado la Unión Europea el 29 de marzo.

                      Pero el repetido rechazo del parlamento al acuerdo de divorcio con Bruselas empujó a May a aceptar un aplazamiento "flexible" del Brexit: hasta el 31 de octubre, aunque el país puede salir antes si halla una solución al bloqueo.

                      "Hay una ultima oportunidad", lanzó May, antes de anunciar este "nuevo acuerdo" que incluye muchas de las exigencias del opositor Partido Laborista con quien había negociado sin éxito hasta el viernes.

                      Entabladas a principios de abril, esas conversaciones tenían como objetivo encontrar un modo de obtener el apoyo de una mayoría del Parlamento, que desde enero tumbó estrepitosamente tres veces el texto firmado en noviembre por la primera ministra con sus 27 socios europeos.

                      Pero el líder laborista Jeremy Corbyn anunció el viernes que se retiraba ante la incapacidad del gobierno "alcanzar un compromiso" debido a su "creciente debilidad e inestabilidad" a medida que el Partido Conservador busca un sucesor a May.

                      La jefa de gobierno ya había anunciado su intención de someter de nuevo el acuerdo a los diputados a principios de junio, y en un último intento por salvar el texto negociado durante casi dos años con Bruselas, parece ahora dispuesta a ceder a las exigencias laboristas. Tal vez con la esperanza de que el Parlamento las rechace.

                      Esta vez, la Cámara de los Comunes votará un proyecto de Ley sobre el Acuerdo de Retirada. Y si los diputados aprueban el texto, May propone hacerles votar después sobre la eventual convocatoria de un segundo referéndum.

                      Los partidos proeuropeos la defienden desde hace tiempo, pero muchos diputados, especialmente en las filas conservadoras y laboristas, temen que acentúe las divisiones que sacuden a la sociedad británica.

                      Si los diputados adoptan el proyecto de ley pero rechazan el nuevo referéndum, el país podría abandonar la UE a finales de julio. Pero si deciden volver a preguntar a los británicos, esa consulta debería organizarse antes de toda eventual ratificación del Acuerdo de Retirada, afirmó May, sin precisar sin embargo cuál sería la pregunta.

                      - Dimisión sea como sea -

                      May ofrecerá también a los diputados la posibilidad de votar sobre el mantenimiento temporal de Reino Unido dentro de una unión aduanera con la UE, anunció, retomando otra de las demandas laboristas, pese a que siempre ha dicho querer abandonar esta política comercial común para poder firmar acuerdos de libre comercio con tercero países.

                      "Si queremos que sea aprobado el acuerdo de retirada y llevar a cabo del Brexit, tenemos que resolver este diferendo", afirmó, reconociendo que la cuestión aduanera será "lo más difícil".

                      Aseguró asimismo que su proyecto de ley dará garantías adicionales sobre los derechos de los trabajadores y la protección del medio ambiente, dos cuestiones más que figuraban entre las condiciones de los izquierdistas.

                      En las tres anteriores votaciones en la Cámara de los Comunes, el acuerdo de Brexit de May chocó con la oposición de decenas de diputados rebeldes de sus propias filas conservadoras, los más euroescépticos descontentos con el modo como la primera ministra llevó a cabo la negociación con Bruselas.

                      Para intentar convencerlos de que votasen a favor de su texto, May llegó incluso a prometerles que dejaría el poder en cuanto este fuese aprobado.

                      Los antieuropeos más recalcitrantes consideran que la jefa de gobierno hizo concesiones inaceptables a la UE y no quieren que siga a las riendas cuando empiece la segunda, y mucho más importante, fase de negociación: el acuerdo sobre la futura relación tras el Brexit.

                      Sin embargo, esta promesa tampoco bastó para que el acuerdo fuese aprobado.

                      Como resultado, May se había girado hacia la oposición laborista, aumentando aún más la ira en las filas de su partido, cuyos diputados, temiendo que se aferrase al poder la instaron la semana pasada a establecer una fecha clara para su dimisión, sea cual sea el resultado de la próxima votación.

                      https://www.afp.com/es/noticias/3964...um-doc-1gq8ph4


                      Comentario


                      • La primera ministra Theresa May podría renunciar el viernes, según The Times

                        EL MUNDO - REUTERS | EUROPA PRESS - Jueves, 23 mayo 2019 -

                        Su sucesor será elegido en un proceso de dos etapas bajo el cual dos candidatos finales se enfrentan a una votación de 125.000 miembros del Partido Conservador


                        Theresa May, abandona Downing Street en Londres, el pasado enero. - PETER NICHOLLS REUTERS

                        La primera ministra británica Theresa May se prepara para presentar su dimisión este viernes, según informa hoy The Times, sin citar una fuente.

                        Según el citado periódico, se espera que la primera ministra anuncie su dimisión tras reunirse este viernes con Graham Brady, el jefe del Comité 1922, el órgano de gobierno del Partido Conservador en el Parlamento.

                        May permanecerá como primera ministra mientras su sucesor es elegido en un proceso de dos etapas bajo el cual dos candidatos finales se enfrentan a una votación de 125.000 miembros del Partido Conservador, informa el periódico.

                        La jefa del grupo parlamentario del Partido Conservador en la Cámara de los Comunes, Andrea Leadsom, dimitió este miércoles porque no cree que el Gobierno de May vaya a cumplir con el Brexit.

                        Con Leadsom ya son 36 los cargos que han abandonado el Gobierno de May en el marco del Brexit. Sin embargo, esta dimisión se produce en un momento crítico tanto para la primera ministra, que podría vivir sus últimos días en el puesto, como para el divorcio entre Londres y Bruselas.

                        May lleva en la cuerda floja desde que el acuerdo del Brexit negociado por las partes naufragó por primera vez en Westminster, el pasado 15 de enero. En estos meses ha sumado otras dos derrotas parlamentarias que han desatado una grave crisis política.

                        La premierse comprometió a dimitir una vez que el acuerdo del Brexit recibiera el visto bueno de sus señorías, y después de arrancar a la Unión Europea un último aplazamiento que ha dado a los británicos hasta el 31 de octubre para prepararse para el divorcio, con o sin pacto.

                        https://www.elmundo.es/internacional...d8d8b4577.html

                        Comentario


                        • Gran Bretaña

                          Fin de la era Theresa May: anunció su renuncia como primera ministra

                          Dejará el cargo el 7 de junio, cuando empezará el proceso para elegir su sucesor. Aseguró que “siempre lamentará profundamente” no haber podido ejecutar el Brexit.



                          Se va. La primera ministra británica Theresa May renunció. Se irá del poder el 7 de junio y permanecerá en Downing Street hasta que finalice la competencia entre líderes para reemplazarla por otro conservador. Ella se iniciará una semana después de su dimisión.

                          “Game over” para una premier que hasta anoche quería cambiar su paquete del Brexit, con su gabinete rebelado, para poder seguir en el poder y conseguir el divorcio europeo. Eligió salir dignamente para evitar que la batalla en el partido conservador no fuera aun más sangrienta y la echaran ante su resistencia.

                          https://www.clarin.com/mundo/fin-the...QGP8Lzlvh.html

                          Comentario


                          • Los conservadores buscan precipitar la caída de May para evitar un segundo referéndum sobre el Brexit


                            https://elpais.com/elpais/portada_america.html


                            Me alegro que lo hayan logrado porque un nuevo referéndum ,creo que daría a favor de quedarse en la UE .
                            Editado por última vez por BND; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/1180-bnd en 24/05/2019, 09:10.

                            Comentario


                            • El Reino Unido se hunde en las arenas movedizas del Brexit

                              Un segundo referéndum es la única salida para superar la incapacidad del Gobierno y el Parlamento


                              LA VANGUARDIA - XAVIER MAS DE XAXÀS - 25/05/2019

                              El Reino Unido se hunde en las arenas movedizas del Brexit. Ahora que Theresa May ha tirado la toalla, el país está sin un Gobierno efectivo y con un Parlamento incapaz de tomar una decisión y fijar el rumbo.

                              Boris Johnson, favorito para ocupar el puesto de Theresa May al frente del gobierno, es partidario de abandonar la UE sin un acuerdo. Considera que así se respetará mejor el resultado del referéndum del 2016. Las consecuencias son imprevisibles y, de entrada, ninguna es buena.

                              Para empezar, Johnson o quien suceda a May deberá gobernar en minoría. Una minoría agravada por la tribalización del partido conservador. Los tories están divididos en tribus irreconciliables y esto dificulta mucho alcanzar una mayoría. Esta parálisis parlamentaria se mantendrá mientras no haya elecciones.

                              Johnson podría convocar elecciones de inmediato, tal vez justo después del verano para que el 31 de octubre, día previsto para la salida del Reino Unido de la UE, el partido conservador tenga una mayoría reforzada en Westminster.

                              La jugada, sin embargo, es casi imposible. Los tories están diezmados, por detrás de los laboristas en los sondeos y amenazados por la ultraderecha anti europea de Nigel Farage. Farage ganará las europeas de este fin de semana por goleada, muy por delante de laboristas y liberaldemócratas. Los tories no superarán el 10% del voto, según los últimos sondeos.

                              Por mucho que tire de carisma y propaganda, Boris Johnson difícilmente obtendrá lo que necesita en las urnas. Tampoco es probable que arranque un nuevo acuerdo de Retirada. La UE no piensa renegociarlo.

                              Obtener una mayoría parlamentaria favorable al Brexit duro también parece una quimera. A Johnson le faltan votos por todas partes, empezando en su propio partido. Parece imposible que logre convencer a alguien que no lo esté ya.

                              Así las cosas, no hay más salida que un segundo referéndum. Los laboristas prefieren unas elecciones, pero no está en su mano convocarlas. Volver a votar no debería ser un problema para Farage, que lo afrontará con el respaldo popular de las elecciones europeas. Johnson calculará que, con la maquinaria del Estado de su parte volverá a ganar el no a Europa.

                              Claro que eso es lo mismo que pensó Cameron cuando convocó el referéndum del 2016 para ganarlo y afianzar su liderazgo frente a los euroescépticos, y lo que pensó May cuando fue a las urnas en el 2017 buscando reforzar una mayoría parlamentaria que, sin embargo, acabó perdiendo.

                              Johnson, en todo caso, se cree un triunfador. Es hijo de la elite burguesa inglesa, díscolo y prepotente. Dos veces fue alcalde de Londres con el apoyo de los jóvenes liberales, un electorado que ahora ha perdido. Los londinenses son partidarios de seguir en la UE.

                              Johnson está hoy mucho más cerca de los británicos que se sienten desfavorecidos por Europa, un puñado de aristócratas nostálgicos del imperio y mucha clase media proletarizada, con empleos y educaciones precarias.

                              May renunciará al liderazgo tory el 7 de junio. Los 124.000 miembros del partido serán entonces llamados a encontrar un nuevo líder. Hay una veintena de candidatos pero ninguno tan popular entre las bases como Boris Johnson. Es mediático. Lleva una vida privada un tanto caótica, ahora moderada gracias a la mano izquierda de una nueva novia que lo ha puesto a dieta y lo ha metido en clases de yoga.

                              El yoga es difícil que cambie su carácter egocéntrico, su falta de respeto por la verdad, su afán por la propaganda y la manipulación. Fue diseminando mentiras que ayudó a que los británicos votaran mayoritariamente en contra de la UE en el referéndum del 2016. Trump es uno de sus referentes.

                              Johnson es de los que dijo a May que las negociaciones con Bruselas serían coser y cantar. Anticipó una Europa dividida. Dio por sentado que los aliados naturales del Reino Unido –Suecia, Dinamarca y Holanda- respaldarían a Londres, aunque Londres pidiera lo imposible, es decir, todos los privilegios del mercado único y ninguna de sus obligaciones, como la libre circulación de personas.

                              Johnson puede ser líder conservador a mediados de junio y primer ministro a finales de julio. Irá entonces a Bruselas a pedir lo que Bruselas ha dicho que no es posible. Más que negociar lo que buscará es un no de la Unión que justifique su retórica nacionalista, tanto si ha de utilizarla en campaña electoral como en el Parlamento para ganar apoyos a una salida sin acuerdo.

                              Johnson sueña con una City que sea como Singapur, un país sin apenas impuestos, entregado a la iniciativa privada, una Gran Bretaña crecida que cierre acuerdos comerciales en los cinco continentes y suponga un duro competidor para la Unión Europea.

                              Boris Johnson es una consecuencia de Theresa May. La primera ministra también agitó el espantajo de la salida sin acuerdo. Dijo que “un no acuerdo es mejor que un mal acuerdo”. Quería hacer temblar a Bruselas, pero Bruselas no se inmutó.

                              May ha mantenido el farol hasta esta misma primavera. Sólo después de perder tres votaciones en el Parlamento británico –votos en contra de su plan de Retirada- ha reconocido que no puede conducir el Reino Unido hacia una salida sin acuerdo.

                              Ya era, sin embargo, demasiado tarde para rectificar, incluso para tender una mano a los laboristas. Había dilapidado su capital político y nadie creyó que, con el agua al cuello, estuviera negociando de buena fe. Quería salvar la vida. Así lo vieron sus rivales, tanto en el laborismo como en su propio partido.

                              May fue ingenua al creer que la negociación con Bruselas sería fácil. Tardó dos años en proponer una solución para la frontera irlandesa y cuando dio con ella –la conocida salvaguarda, que obliga al Reino Unido ha permanecer en la unión aduanera mientras la tecnología no permita una frontera invisible entre las dos irlandas- no convenció a nadie. Para los brexiteers era una concesión excesiva porque, mientras no salieran de la unión aduanera, tendrían que acatar las normas de Bruselas y no podrían cerrar sus propios acuerdos comerciales. Para los partidarios del remanin, sin embargo, era demasiado poco, un punto intermedio que no solucionaba nada. Lo que ellos querían, en el peor de los casos, era una relación muy estrecha con la UE, como la que tiene Noruega.

                              May se equivocó al no calcular la dificultad de la negociación y se equivocó al no buscar de entrada el acuerdo con los laboristas. Negoció en Bruselas sin tener asegurado el respaldo del Parlamento.

                              Es encomiable, sin embargo, que intentara hasta el final cumplir con el mandato popular y que negociara sin estridencias, sin la testosterona nacionalista de la que hacen gala Johnson y Farage.

                              May, en todo caso, no supo adaptarse a la realidad. A su falta de apoyos políticos, a la cohesión de los negociadores en Bruselas que, una y otra vez, le dijeron que no podía tener un Brexit a medida, que era imposible disfrutar del mercado único sin asumir los principios de la UE.

                              Al final se ha visto que no era una buena estratega, sino una primera ministra como tantos otros políticos: todo táctica y ninguna estrategia. Su gobierno –dos años y diez meses- es de los más cortos y de los más improductivos desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

                              Gran Bretaña afronta su reto más exigente desde la guerra contra los nazis y lo hace con un partido conservador dividido en tribus, con un líder laborista que añora el marxismo, con una Escocia que reclama un segundo referéndum de autodeterminación y una división social que tardará décadas en cerrarse.

                              La OCDE pronostica que la economía entrará en recesión en el 2020 si no hay acuerdo. Incluso con una salida acordada el 31 de octubre, el crecimiento no superará el 1%. Las inversiones están congeladas, a la espera de que se despeje la incertidumbre.

                              La situación es tan grave y la incapacidad del Gobierno y el Parlamento tan manifiesta que los británicos deben tener la oportunidad de un segundo referéndum sobre su relación con Europa. Una consulta que, a diferencia de la celebrada en el 2016, castigue la propaganda y las noticias falsas.

                              Sólo después de un debate sosegado, mejor con un te que con una cerveza, el Reino Unido podrá recuperar el sentido común.

                              https://www.lavanguardia.com/interna...n-europea.html

                              Comentario


                              • ELECCIONES EUROPEAS


                                El Partido del Brexit arrasa y causa el hundimiento de los conservadores

                                El Partido de Farage se sitúa en primer lugar con casi un tercio de los apoyos, y los laboristas se ven castigados con la tercera posición

                                Nigel Farage, líder del Partido del Brexit, después votar el pasado jueves. vídeo, Europa dice adiós al bipartidismo.

                                El Partido del Brexit, fundado por el ultranacionalista Nigel Farage hace apenas seis semanas, ha sido el vencedor de las elecciones europeas en el Reino Unido. Eran unos comicios no previstos y que nadie quería, y de nuevo se convirtieron en el vehículo de protesta del electorado más antieuropeo. El Partido Conservador, inmerso en su propia guerra interna, ha sufrido una derrota histórica, pero la oposición laborista también fue castigada. Los votantes de izquierdas han rechazado la ambigüedad de Jeremy Corbyn en torno al Brexit.


                                https://elpais.com/internacional/201...31_709818.html

                                Comentario

                                Trabajando...
                                X