Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Los problemas de Gran Bretaña

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Juncker no descarta "el peor resultado" para el "Brexit"

    Bruselas (EuroEFE). 21/02/19 - El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, admitió que "no es muy optimista" sobre la posibilidad de evitar un "brexit" sin acuerdo, "el peor resultado" para la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), apenas horas después de su última reunión con el Gobierno británico.

    "Mis esfuerzos se orientan a una forma en la que podamos evitar que suceda lo peor, pero no soy muy optimista", reconoció Juncker durante una conferencia organizada por el Comité Económico y Social Europeo, en Bruselas.

    El político luxemburgués subrayó que Bruselas sigue esforzándose al máximo para que el "brexit" tenga lugar de una forma "civilizada y bien pensada", un resultado al que aún no se ha llegado "porque en el Parlamento británico siempre votan por una mayoría en contra de algo".

    Juncker hacia estas declaraciones tras haberse reunido este miércoles con la primera ministra británica, Theresa May, con quien abordó "el papel que los arreglos alternativos podrían tener en la sustitución de la salvaguarda irlandesa en el futuro", intentando así sortear el asunto que más oposición genera en la Cámara de los Comunes británica.

    "Si el 'no acuerdo' sucede, algo que no podemos excluir, tendrá terribles consecuencias sociales y económicas tanto en el Reino Unido como en la UE", advirtió Juncker, que consideró el proceso de "un desastre" y bromeó con que sufre de "fatiga del 'brexit'".

    El presidente del Ejecutivo comunitario recordó que cuando fue nombrado para su actual cargo llegó a Bruselas con el objetivo de "construir algo nuevo, o al menos para mantener lo que estaba funcionando", pero que durante su mandato ha tenido que lidiar primero con la crisis griega, después con la migratoria y ahora con el "brexit".

    "(El 'brexit') es deconstrucción, no construcción, es el pasado y no el futuro", lamentó.

    May insiste en la necesidad de "cambios legalmente vinculantes" para la salvaguarda

    En declaraciones a la cadena Sky una vez finalizada la reunión, la primera ministra precisó que había destacado a Juncker "la necesidad de cambios legalmente vinculantes" para la salvaguarda "que garantice que no puede ser indefinida", la principal preocupación de los comunes.

    Dijo que esas modificaciones se requieren, si se quiere aprobar el acuerdo de retirada en el Parlamento británico.

    También anunció que Barclay y el fiscal general, Geoffrey Cox, estarán este jueves en Bruselas para continuar con las conversaciones.

    El encuentro entre May y Juncker duró menos de dos horas y antes de su inicio, en rueda de prensa, Juncker ya adelantó que no esperaba avances en la cita de este miércoles.

    Tras la reunión de la mandataria y el presidente de la CE el 7 de febrero, ambos emitieron un comunicado en el que señalaron que habían acordado que sus equipos "deberían mantener conversaciones sobre si se puede encontrar un camino que obtenga el mayor apoyo posible" en Londres y respete la postura de la UE.

    Por Laura Zornoza (edición: Piedad Viñas)

    http://euroefe.euractiv.es/

    Comentario


    • 153 empresas mudaron su centro financiero

      Amsterdam, la gran beneficiada del Brexit, atrae dinero y grandes empresas

      La ciudad holandesa hizo lobby como sucesora de Londres.
      Hay 153 firmas globales que se mudaron. Y crece su centro financiero.




      La próxima salida del Reino Unido de la Unión Europea, el Brexit, provocará graves daños a la economía británica pero también a las europeas, sobre todo a las que tienen lazos más estrechos con las islas, como la holandesa. Ningún país europeo ve con buenos ojos que Londres abandone el bloque, pero ante el hecho consumado todos intentan sacar provecho.

      Muchas grandes ciudades europeas compiten desde hace dos años para llevarse las sedes de multinacionales –principalmente del sector financiero- que abandonarían Londres, sobre todo si el Brexit algún día se hace sin un acuerdo de divorcio.


      https://www.clarin.com/mundo/amsterd...tt3bE0_wd.html

      Comentario


      • ¿....Y si mejor nos quedamos...?? (jajajajajjj)


        El Parlamento británico aprueba aplazar el Brexit y rechaza otro referéndum

        La Cámara respalda por 412 votos frente a 202 una prórroga en la fecha de salida, fijada en el 29 de marzo


        EL PAÍS - RAFA DE MIGUEL - Londres 15 MAR 2019 -

        El Parlamento británico ha aprobado este jueves dos pasos fundamentales en el tortuoso camino del Brexit, pero no definitivos. La Cámara respaldó por 412 votos frente a 202 un aplazamiento en la fecha de salida, fijada en el 29 de marzo. Si el plan de May supera una tercera votación antes del próximo miércoles, será una prórroga corta; hasta el 30 de junio. Si es derrotado de nuevo, el retraso puede llegar a los dos años. Se rechazó además un nuevo referéndum. Los laboristas decidieron abstenerse, convencidos de que no era el momento de pasar a esa fase.


        Theresa May se dirige este miércoles a la Cámara de los Comunes En vídeo, más tiempo para el 'Brexit'.FOTO: MARK DUFFY (AFP) | VÍDEO: ATLAS


        Nada está decidido hasta que todo esté decidido. Incluso cuando parece que Theresa May está dispuesta a tirar la toalla, la primera ministra se las arregla para ganar tiempo y avanzar en su estrategia de situar a los diputados al borde del precipicio. El Gobierno logró este jueves sacar adelante una moción en la que se compromete a solicitar a la UE una prórroga en la fecha de salida. 412 votos a favor, 202 en contra. Como estaba previsto, el texto salió adelante sin problemas.

        Pero está lleno de matices y sutilezas. El aplazamiento, según la moción, será solo hasta el 30 de junio, y responde en primer lugar al reconocimiento expresado hace ya tiempo de que, apurados los límites, era imposible concluir el proceso legislativo interno a que obliga el Brexit. Y para que esa sea la fecha definitiva del retraso, el Ejecutivo la condiciona a que el plan de May consiga la aprobación de la Cámara en un tercer intento, que tendría lugar antes del 20 de marzo: es decir, 24 horas antes del próximo Consejo Europeo.

        Un planteamiento en apariencia tan enrevesado responde a una estrategia de desgaste por parte de May. Si el plan de la primera ministra vuelve a fracasar, se activará la alternativa de solicitar a Bruselas un aplazamiento más largo —de hasta dos años, se sugiere—, para espanto de los euroescépticos. Entre otras cosas, porque eso abriría las puertas a contemplar otras opciones como un Brexit más suave o la celebración de un referéndum.

        Así lo confirmaba en la Cámara al inicio del debate David Liddington, el ministro de la Oficina del Gabinete (el equivalente al ministro de la Presidencia en España). “El Gobierno está dispuesto a facilitar un espacio, en las dos semanas posteriores al Consejo Europeo de marzo, para que la Cámara pueda buscar una solución mayoritaria que nos lleve hacia adelante”, decía. Esto es, abrir la posibilidad a que puedan debatirse las llamadas “mociones indicativas” que las diferentes facciones de este debate nacional tienen preparadas. Eso, y la amenaza, sugería Liddington, de que Reino Unido deba participar en las Elecciones al Parlamento Europeo del próximo mayo, una decisión que tendría difícil venta entre el electorado que votó a favor del Brexit en 2016.

        Junto a la presión ejercida sobre los euroescépticos conservadores, el Gobierno trabaja en lograr el apoyo de los 10 diputados norirlandeses del DUP, los socios que sostenían hasta ahora la mayoría parlamentaria de May. Su líder, Arlene Foster, reconocía este jueves en Washington (EE UU), donde participaba en las celebraciones del día de San Patricio, que su formación estaba trabajando en la posibilidad de respaldar, esta vez sí, el acuerdo. Mucho ha tenido que ver en su giro de estrategia la publicación del Gobierno de todos los incrementos arancelarios que acarrearía un Brexit sin acuerdo. “Quedan dos semanas para el 29 de marzo, y como siempre he dicho, cuando llegas al final de una negociación es cuando comienzas a mirar a los ojos a la gente y llegas al punto en el que es posible un acuerdo”, dijo Foster.

        De las cuatro mociones que debatió y votó este jueves el Parlamento, solo la presentada por el Gobierno salió adelante. Ni la impulsada por el Partido Laborista, que solicitaba un aplazamiento del Brexit y que la Cámara trabajara en una solución de consenso, ni la que presentó el diputado Hillary Benn, con la que pretendía arrebatar de manos del Gobierno el control del proceso para entregárselo a la Cámara, lo hicieron. Aunque esta última, derrotada por apenas dos votos, mantuvo en vilo al Gobierno de May.

        Tampoco salió adelante la enmienda presentada por el recién creado Grupo Independiente, integrado por ocho diputados exlaboristas y tres exconservadores. Planteaban al Parlamento, por primera vez en muchos meses, la celebración de un segundo referéndum sobre el Brexit. Fue derrotada ampliamente, por 334 votos frente a 85. Pero no fue, ni mucho menos, la última palabra sobre este asunto.

        La dirección del Partido Laborista, en comunicación con los responsables del principal grupo de presión que impulsa una segunda consulta, People's Vote, acordó que no era el momento de llevar a la Cámara el asunto —el principal orden del día era la prórroga de la fecha del Brexit—y ordenó la abstención de sus diputados. “People's vote ha dejado claro que hoy no era el día para impulsar un segundo referéndum en el Parlamento. Coincide con lo que yo mismo he dicho a lo largo del día a través de varias entrevistas. Debemos ejercitar un juicio prudente en cada fase de este proceso”, explicó a Sky News John McDonnell, el número dos del Partido Laborista, y todos los efectos el cerebro gris de la estrategia del partido de la oposición.

        La moción del referéndum solo obtuvo el respaldo de un puñado de laboristas rebeldes, de los liberales demócratas y de los nacionalistas escoceses del SNP, que expresaron su rabia ante la decisión de los laboristas. “Un escalofrío ha recorrido la bancada de la dirección laborista, en busca de una columna vertebral, y no ha encontrado ninguna”, dijo el portavoz del SNP, Ian Blackford.

        En el tercer día de votación, May ha podido finalmente cantar victoria, pero está por ver si además de pequeña resulta pírrica. La primera ministra no ha dejado de repetir que era “su acuerdo o un Brexit sin acuerdo”. El Parlamento ya le ha dicho que rechaza absolutamente una salida a las bravas de la UE. Aseguró que la fecha del 29 de marzo era inamovible. Ya se baraja una fecha nueva. Y aunque está dispuesta a someter su plan a una tercera votación, si la pierde, perderá además definitivamente el control sobre el proceso que ha consumido su tiempo durante más de dos años.

        https://elpais.com/internacional/201...04_705167.html

        Comentario


        • Cientos de miles de británicos inundan las calles de Londres en reclamo de un nuevo referéndum sobre el Brexit

          Los organizadores cifran la asistencia en un millón de personas



          Una efigie satírica de la primera ministra británica, Theresa May, circula entre los concentrados en Londres. KIRSTY WIGGLESWORTH AP

          EL MUNDO - RAFA DE MIGUEL - Londres 24 MAR 2019 - 00:11 CET

          Cientos de miles de personas han desfilado este sábado por las calles de Londres para reclamar un segundo referéndum sobre el Brexit. People´s Vote, la organización que ha convocado la manifestación, ha cifrado en un millón de personas el número de asistentes. El pasado 20 de octubre, 750.000 personas salieron ya a las calles de la capital británica para reclamar que se tenga en cuenta la voz de la ciudadanía.

          Han llegado autobuses desde todos los rincones del Reino Unido. Aparcaban en los alrededores de Hyde Park e iban distribuyendo a todos los recién llegados. El punto de arranque de la concentración era Park Lane y, tras su recorrido, acabó a las puertas de Westminster, en Parliament Square.

          Miles de banderas de la Unión Europea han ondeado durante la mañana por todas las calles adyacentes. Las pancartas improvisadas por la gente competían en originalidad, pero todas servían para denunciar el engaño con el que se votó el Brexit hace ya casi tres años y para señalar a los principales responsables de la crisis. El rostro de la primera ministra, Theresa May, aparecía de mil formas distintas en los carteles, junto a los de los euroescépticos Boris Johnson, el exalcalde conservador de la metrópoli, o el de Jacob Rees-Mogg, diputado conservador que ha sido favorito en las encuestas para suceder a la primera ministra. Los mayores pitidos y abucheos eran para la imagen del ex primer ministro conservador David Cameron, responsable de convocar un referéndum que le obligó a dimitir de su cargo nada más conocerse la victoria de los partidarios del Brexit.

          "La primera ministra asegura que habla en nombre del Reino Unido. Mire usted por su ventana, primera ministra. Abra sus cortinas. Ponga la televisión. Mire a esta multitud. Esta es la gente. Theresa May: usted no habla en nuestro nombre", ha asegurado Tom Watson, el líder laborista que ha defendido con más ardor la celebración de un segundo referéndum y que lleva meses amenazando a Jeremy Corbyn con poner en marcha su propia corriente interna dentro del partido.

          "Put it to the people" ("Ponlo en manos de la gente") era el lema escogido para la cabecera de la manifestación. Los partidarios de una segunda consulta han ido cobrando impulso a medida que el Parlamento rechazaba, al menos en dos ocasiones, el acuerdo de retirada pactado con Bruselas por Theresa May. La sensación generalizada, hace apenas unos meses, de que no era posible celebrar una nueva consulta porque no había respaldo político en Westminster, se ha visto eclipsada por la necesidad de buscar una salida urgente a la crisis política que atraviesa el país. Y devolver la voz a la ciudadanía comienza a ser visto como el único remedio para desatar este nudo gordiano.

          "El Brexit se ha convertido en un enredo de proporciones descomunales. Basta quiere decir basta. Ha llegado la hora de que los ciudadanos tengan la última palabra", ha proclamado entre aplausos Sadiq Khan, el alcalde laborista de Londres, de origen musulmán. Preocupado por las desastrosas consecuencias económicas que acarrearía un Brexit salvaje, Khan fue uno de los primeros políticos de su partido en reclamar un segundo referéndum, ante las reticencias y ambigüedad al respecto del líder laborista Corbyn.

          Junto a los miles de británicos que han acudido a manifestarse a las calles de Londres, ciudadanos europeos residentes en la ciudad —franceses, italianos, españoles, rumanos...— han ondeado las banderas de sus respectivos países para pedir al Reino Unido que no abandone las instituciones comunitarias.

          La página web del Parlamento británico ha recibido ya más de cuatro millones de peticiones para que se revoque el artículo 50, la cláusula del Tratado de Lisboaque activa la salida de la UE y que fue invocada por Theresa May hace ya más de dos años. Con 100.000 peticiones basta para que la Cámara de los Comunes esté obligada a debatir la propuesta, aunque en este caso, la discusión estaba asegurada porque forma parte de las alternativas que diferentes diputados plantearán la próxima semana al fallido plan de la primera ministra.

          https://elpais.com/internacional/201...98_495242.html

          Comentario


          • El Parlamento arrebata a May el control del Brexit

            La primera ministra admite que su plan sigue sin tener el respaldo de los diputados


            Theresa May escucha este lunes la pregunta de un diputado en la Cámara de los Comunes REUTERS | REUTERS


            EL PAÍS - RAFA DE MIGUEL - Londres 26 MAR 2019 -


            El Parlamento del Reino Unido ha arrebatado a Theresa May el control del proceso del Brexit. A última hora de este lunes, por 329 votos a favor y 302 en contra, ha salido adelante la moción conjunta, presentada por diputados conservadores y laboristas, que da vía libre a los diputados para que comiencen a debatir a partir de este miércoles alternativas al plan fallido del Brexit de la primera ministra. El Gobierno ha intentado hasta el último minuto frenar esta quiebra de la convención parlamentaria, que otorga al Gobierno la prerrogativa de establecer la agenda de la Cámara de los Comunes. Al menos tres miembros del Ejecutivo -los secretarios de Estado de Comercio, Exteriores y Sanidad, Richard Harrington, Alistair Burt y Steve Brine- han presentado su dimisión para poder romper la disciplina de voto y votar a favor de la moción.

            El mensaje le había llegado alto y claro a Theresa May en las últimas 48 horas. Solo el anuncio de su dimisión, o al menos una indicación de cuándo piensa presentarla, podría salvar su plan del Brexit. La primera ministra ha admitido este lunes en el Parlamento que su plan sigue sin contar con los suficientes apoyos. May se resigna a permitir que el Parlamento debata otras alternativas, aunque se ha mostrado escéptica ante la idea de que los diputados puedan resolver el actual bloqueo.

            La primera ministra reunió el domingo en Chequers, su residencia oficial de descanso, a los principales euroescépticos del Partido Conservador. Y este lunes ha hablado con Arlene Foster, la líder de los socios norirlandeses del DUP que sostienen su mayoría parlamentaria, y con el líder del principal partido de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn. Todas las conversaciones la han llevado a la conclusión de que nada ha cambiado. Ni la amenaza de una prórroga eterna en la fecha de salida del Reino Unido de la UE, ni la posibilidad de que se acabe imponiendo un Brexit “suave” o incluso de que se celebre un nuevo referéndum han servido para conmover al ala dura de su partido. “No me ha quedado más remedio que concluir que, tal y como están las cosas, sigo sin tener en esta Cámara el apoyo suficiente como para someter el Acuerdo de Retirada a una tercera votación”, ha admitido ante los diputados.

            La Cámara le ha dado un golpe mortal al aprobar el proceso conocido como “votaciones indicativas”, un mecanismo de descarte por el que los diputados pueden expresar su opinión sobre las distintas alternativas al plan de May. Todas las posibilidades se pondrían entonces sobre la mesa, desde la revocación del artículo 50 del Tratado de Lisboa (es decir, abandonar la idea del Brexit y volver a la casilla de salida) a impulsar una salida más suave de la UE que mantuviera al Reino Unido dentro de la unión aduanera, pasando por la celebración de un segundo referéndum.

            El Gobierno había dado instrucciones a sus diputados para que voten en contra de la propuesta, pero más por una razón estratégica y constitucional que para frenar la idea de que el Parlamento se haga con el control del proceso. Porque May ya ha admitido, como se ha encargado de recordar su ministro de la Presidencia, David Liddington, durante el debate previo a la votación, que si finalmente lleva a la Cámara su plan en algún momento de esta semana y de nuevo es rechazado, será el propio Ejecutivo el que facilite el tiempo adecuado a los diputados para que discutan las alternativas.

            “Aunque debo confesar que soy bastante escéptica ante ese procedimiento, que ya hemos ensayado sin éxito en otras ocasiones en nuestra historia”, ha advertido May antes de abandonar la Cámara de los Comunes. “Es muy probable que acabe produciendo resultados contradictorios, o lo que es peor, ningún tipo de resultado. Y establecerá un desafortunado precedente que acabará con el equilibrio mantenido hasta ahora ente nuestras instituciones democráticas”.

            Las preocupaciones de índole constitucional de la primera ministra no hicieron mella en los diputados de la oposición. “Ya basta de todo esto. Ha llegado la hora de que el Parlamento asuma el control del proceso del Brexit”, ha dicho Keir Starmer, el portavoz laborista en todo lo referente a la salida de la UE.

            May muestra en las últimas horas una actitud de bloqueo que la incapacita para buscar una salida al enredo. Su único argumento novedoso ha sido señalar que la UE ha establecido nuevas fechas para el Brexit —12 de abril si Westminster no apoya el acuerdo, 22 de mayo si le da su respaldo— y que esa modificación debería ser suficiente para sortear la prohibición del presidente de la Cámara de que el Gobierno vuelva a presentar por tercera vez el mismo texto.

            Siempre desde el anonimato, voces euroescépticas reclaman a la primera ministra que ponga fecha a su dimisión si quiere salvar su pacto. El exalcalde de Londres, Boris Johnson, aún no ha ido tan lejos, pero ha conminado en términos bíblicos a May, en su columna semanal del Daily Telegraph, a que abandonara su cobardía: “Ha llegado la hora de que la primera ministar invoque el espíritu de Moisés en el Éxodo y diga al faraón de Bruselas: 'Deja marchar a mi pueblo'”

            https://elpais.com/internacional/201...42_520564.html

            Comentario


            • El Brexit entra en una nueva fase: estas son las opciones del Parlamento británico

              El método de descarte no garantiza una solución a la crisis de la salida del Reino Unido de la Unión Europea


              EL PAÍS - RAFA DE MIGUEL - Londres 26 MAR 2019 -


              Theresa May, este lunes, en la Cámara de los Comunes EFE (MARK DUFFY)


              Nada es lo que parece, y sobre todo, "nada es definitivo en la crisis del Brexit" que mantiene bloqueado al Reino Unido. El Parlamento ha arrebatado a Theresa May el control del proceso, pero los diputados no tienen siquiera claras las reglas del mecanismo que se proponen poner en marcha este miércoles. Y hay más peros. El Gobierno no está obligado a acatar lo que decida Westminster, ni Bruselas tiene por qué aceptar las propuestas que surjan de la votación, muchas de ellas con un contenido voluntarista e irreal. El sistema de las "votaciones indicativas" es un procedimiento de descarte por el que se discuten las alternativas al plan del Brexit de May hasta dar con la que suscite mayor apoyo. En el pasado, el sistema se ensayó con escaso éxito. Tony Blair quiso hacer uso de él para una reforma de la Cámara de los Lores que acabó frustrada. Estas son las opciones.

              El plan de May

              A pesar de que la primera ministra admitió esté lunes que no disponía de apoyos parlamentarios para sacarlo adelante, después de escuchar la negativa de los principales líderes euroescépticos y de sus socios norirlandeses del DUP, May no se rinde. Sigue siendo el único acuerdo de retirada firmado acordado con la UE. Si finalmente fuera aprobado, en una tercera votación, permitiría que el Reino Unido pudiera disponer de tiempo hasta el 22 de mayo para llevar a cabo los procedimientos legislativos internos necesarios para desarrollar el tratado. Si Westminster vuelve a rechazarlo, Bruselas ha impuesto el 12 de abril como fecha definitiva de la salida.

              Brexit sin acuerdo

              Es la opción deseada por los euroescépticos. Abandono total de la UE el próximo 12 de abril. El Reino Unido sería en adelante un tercer país, sometido a las reglas generales de la Organización Mundial del Comercio. Todos los análisis económicos vaticinan un desastre si finalmente esta alternativa fuera la elegida. A pesar de los miles de millones de euros que el Gobierno británico ha destinado a los preparativos ante un posible Brexit salvaje, la conclusión general es que el país aún no está a punto para saltar por ese precipicio. Algunos temas sectoriales relevantes, como los acuerdos en materia de aviación, están algo más atados, para evitar un caos total.

              En teoría, el Parlamento ha votado hasta en dos ocasiones para que no se produzca un Brexit sin acuerdo, pero esas resoluciones son más la expresión de un deseo que un acto legal vinculante.

              La solución laborista

              A pesar del compromiso del principal partido de la oposición de respaldar un segundo referéndum, el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, lleva semanas hablando con conservadores moderados para impulsar un tipo de Brexit suave. Supondría mantener al Reino Unido dentro de la unión aduanera y acatar gran parte de la normativa del Mercado Interno, así como alinearse con la protección en materia laboral y social de la UE. El segundo referéndum


              Un millón de británicos reclamaron el pasado sábado por las calles de Londresque la ciudadanía vuelva a tener voz en la crisis del Brexit. En principio, no parece que esta opción pudiera recabar la mayoría parlamentaria para salir adelante. Dependerá mucho, en última instancia, del texto que se proponga para la papeleta. La posibilidad de incluir alguna de las alternativas discutidas -incluido el plan de May- y no simplemente una opción binaria como en 2016 podría hacer más atractiva esta salida. Sin embargo, la semana pasada el Parlamento ya rechazo la idea. Una moción en defensa de una segunda consulta obtuvo el respaldo de apenas 85 diputados, aunque es cierto que los laboristas decidieron abstenerse estratégicamente porque no consideraban que el momento para impulsar esa opción era el apropiado.

              Acabar con el ‘backstop’

              Algunos conservadores sostienen contra viento y marea la posibilidad de retirar unilateralmente del acuerdo firmado con la UE la provisión del backstop, la salvaguarda irlandesa que ha supuesto el obstáculo insalvable en todo este proceso. Se trata de una garantía impuesta por Bruselas para evitar que se levanten de nuevo entre las dos Irlandas controles fronterizos que pusieran en riesgo la paz alcanzada en el Acuerdo de Viernes Santo. Bajo lo establecido, el Reino Unido permanecería dentro de la unión aduanera el tiempo necesario para negociar una nueva relación comercial y política con la UE. Los euroescépticos creen que se trata de una trampa que les retendrá indefinidamente y les impedirá negociar tratados comerciales con naciones terceras. Pero por mucho que Westminster diera su respaldo a esta opción, es prácticamente imposible que la UE la aceptara.

              Un Brexit "a la noruega"

              Ha ido cobrando fuerza esta alternativa, defendida por conservadores como el diputado Nick Boles y a la que el laborismo, con reparos, mira con buenos ojos. El Reino Unido permanecería dentro de la unión aduanera y del Mercado Interior, sometido a las reglas del Espacio Económico Europeo, la situación en la que se encuentra hoy Noruega. Sería el mejor de los males posibles para aquellos que, de un modo lampedusiano, quieren que todo cambie para que todo siga, más o menos, igual. El problema, dicen sus críticos, es que el resultado sería seguir sometido a las reglas de Bruselas sin que el Reino Unido tuviera, como hasta ahora, voz en las decisiones.

              Queda todo por decidir. Cuáles de estas opciones son debatidas. En qué orden. Con qué método de descarte. Y sobre todo, lo más importante: si alguna de ellas consigue una mayoría de respaldo lo suficientemente amplia como para que el Gobierno se vea obligado a hacerla suya y Bruselas se convenza de que es una solución a la actual crisis.

              https://elpais.com/internacional/201...51_837533.html

              Comentario



              • Todo el imbróglio del Brexit sería cómico si no fuese por sus consecuencias.

                Creo que la alternativa de cambiar algo para todo quedarse como estaba antes va a acabar prevaleciendo.

                Sería interesante saber el promedio de las investigaciones actuales sobre lo que el pueblo inglés quisiera que sucediera.

                ¿Será que el "Brexit Get Out" ganaría?


                Saludos

                Comentario


                • Ahora mismo la cuestión es si el 12 se tiran por el precipicio sin red o de una santa vez reconocen que desde el referendum han hecho un verdadero aborto político y negociador de todo el proceso del Brexit, se envainan toda su demagogia, ínfulas imperiales trasnochadas y ven la realidad que desde el minuto uno se les había dicho desde Bruselas... Si te vas del club, te vas con todas las consecuencias. Y si quieren tener un brexit menos duro y una transición suave hacia una nueva relación con la UE van a tener que tragar con el Acuerdo de Retirada (BWA) que su propio parlamento ha rechazado ya dos veces.

                  Si encima de montar todo este desbarajuste en la UE, cuando disfrutabas de una posición de privilegio, con ventajas y prevendas que otros socios no tenían... cuando te has pasado décadas poniendo palos en las ruedas de la construcción europea y la consolidación del proyecto político y jurídco de la UE.... cuando envenenas la relación con esos mismos socios culpándoles del cristo que tú has montado... y para más inri pretendes continuar disfurtando de la plétora de ventajas que tu pertenencia al club te otorgaba, sin pagar peaje alguno ni asumir los onus que en soberanía o competencias supone... en fin.

                  La amarga pildora del BWA es la que és y su contenido no va a variar. Porque abrirla para RU supondría abrirla para todos, lo que requiere de mucho tiempo (un par o más años probablemente), nuevos consensos intra UE muy dificiles de vislumbrar a corto-medio plazo y como colofón conseguir una nueva unanimidad de ratificación...

                  Con la envoltura se ha tenido más que suficiente tiempo para endulzarla, teñirla o estamparla... Y más que dispuesta ha estado la UE para hablar de compromisos políticos, verborrea arministrativa, jerigonza discursal o lo que sea, siempre que no se toque una coma del BWA...

                  Pero tragarla se la van a tener que tragar... Si no pues brexit duro, su paso a ser política y jurídicamente un pais 3º en relación a la UE al estilo de Zimbabwe o Sudán del Sur y la reversión a las reglas de la OMT para regir sus relaciones comerciales con el Bloque.

                  Que eso no es inocuo para la UE es evidente, pero ya desde hace tiempo va percolando en los paises de la UE que visto lo visto, con como ha llevado el Brexit tanto el gobierno de Reino Unido, como todo su anacrónico y delirante estamento político... el cortar por lo sano va tornandose en la solución menos mala frente a una eternización del absurdo devenir político con que Reino Unido nos viene regalando en estos últimos tiempos.

                  Comentario


                  • El Parlamento británico rechaza por tercera vez el plan de May para el Brexit

                    El voto en contra aboca al Reino Unido a decidir el 12 de abril entre una salida abrupta o una prórroga larga

                    Theresa May ha sufrido su tercera derrota en el Parlamento británico. Un total de 344 diputados, frente a 286, han rechazado este viernes el Acuerdo de Retirada que la primera ministra acordó con la UE. El Gobierno había desgajado el texto para que Westminster ratificara solo “el acuerdo de divorcio” con Bruselas. El Ejecutivo confiaba en convencer de este modo al Parlamento de que aún tendría la oportunidad de controlar el proceso. Lo único que pedía, ha insistido la propia May antes de la votación, es que los diputados apretaran el botón de arranque para conseguir la seguridad jurídica y la certidumbre futura que un acuerdo ratificado supondría. Bruselas había exigido que se aprobara el pacto para que la prórroga de la salida se extendiera al 22 de mayo.


                    https://elpais.com/internacional/201...57_119583.html

                    Comentario


                    • Bruselas convoca una cumbre extraordinaria para el 10 de abril.
                      Esto indica indudablemente que la UE ya se prepara para una salida “áspera y sin anestesia”.
                      May volvió a ser derrotada
                      Hoy es 29 de marzo…Hoy se tendrían que haber ido de la UE, como signo de buena voluntad la UE acepto extender la fecha de salida para el próximo 12 de abril…Pero todo pinta mal (muy mal); Teresa May volvió a ser derrotada (por 3º vez) y no consiguió convencer a nadie (ni a sus propios parlamentarios), de sus propuestas de divorcio…
                      ¿Qué queda ahora??, Irse con las manos vacías (Brexit duro) o negociar una prorroga a la salida de (mas o menos) un año.
                      Como dice Torres si la primera opción se da, el Reino Unido pasaría a ser un país mas, o sea un extracomunitario para la UE (como lo es Rusia, EE.UU. o Canadá), sometido a las reglas generales de la Organización Mundial del Comercio. Si bien algunos países son de la idea de buscarles una solución que acerque a las partes (Holanda, Portugal, Italia…) otros como Francia, España, Bélgica o Alemania… ya no quieren concederlas mas chances ni seguir negociando infinitamente, en un proceso de ruptura que no termina nunca de consumarse (si se van a ir, que se vayan…)
                      La mayoría de los analistas internacionales vaticinan un desastre económico para el RU si finalmente se ejecuta esta vía dura….
                      ¿Que van a hacer los ingleses? Lo mas probable es que la May renuncie y se vaya… y se convoque a nuevas elecciones…¿Un nuevo gobierno puede cambiar el rumbo de colisión del RU…?? Creo que ya es demasiado tarde y no se puede estar jugando con la UE (ahora si…ahora no…), aunque efectivamente pueden pedir una prórroga de un año (y ver si la UE lo acepta) y presentar (un nuevo gobierno) nuevas propuestas…Esto sería lo mas suave para salvar las ropas del incendio,..
                      Otra posibilidad (aunque menos creible), es volver a celebrar otro referéndum…¿¿Y que pasa si vuelve a ganar la opción del Brexit…??
                      Volviendo a reflexionar, uno piensa…que ganas que tiene alguna gente de meterse sin que nadie los obligue, en semejante berenjenal…. Viejo aquel dicho que dice: “sarna con gusto no pica…”
                      Editado por última vez por Teodofredo; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/358-teodofredo en 29/03/19, 16:31:16.

                      Comentario


                      • La UE acuerda definir a Gibraltar como "colonia" en su política de visados post Brexit

                        Al levantar este miércoles su veto la Eurocámara.

                        HUFFINGTON POST - Europa Press - 03/04/2019


                        EFE
                        El Consejo y el Parlamento Europeo han llegado a un principio de acuerdo para definir Gibraltar como “colonia de la Corona británica” en la política de exención de visados que aplicará a los ciudadanos británicos tras el Brexit, al levantar este miércoles su veto la Eurocámara, después de que el lunes fuera apartado su negociador, el eurodiputado británico Claude Moraes, por resistirse a la redacción que defienden los Veintisiete —a instancias de España—.

                        La nueva norma tiene que someterse aún al pleno del Parlamento Europeo este jueves, pero las condiciones de la reforma han recibido ya el visto bueno del Consejo a nivel de embajadores —el martes— y de los eurodiputados en la comisión parlamentaria competente —este miércoles—.

                        La reforma llevaba desde febrero bloqueada por la negativa del equipo negociador de la Eurocámara a aceptar la nota a pie de página que fue introducida por el Consejo en el reglamento para describir Gibraltar como una “colonia de la Corona británica” sobre la que existe una “disputa” entre España y Reino Unido.

                        Esta controversia, añade la nota finalmente aceptada, debe hallar una solución “a la luz de las resoluciones relevantes y decisiones de la Asamblea General de Naciones Unidas”.

                        Esta referencia no constaba en la propuesta inicial de la Comisión Europea, que, sin embargo, no vio problemas en ella porque lo interpretó como una aclaración de una situación ya conocida, en línea con la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la UE (TUE) y que “no altera en nada” el estatus del Peñón con respecto a la UE. Los Tratados de la UE ya se refieren a Gibraltar como “un territorio europeo cuyas relaciones exteriores son asumidas por una Estado miembro”.

                        Pero el laborista Moraes, que ha sido ponente de la Eurocámara en cinco rondas de negociación hasta ser sustituido, ha criticado la “intransigencia” de los gobiernos europeos para dar con una redacción alternativa, para la que dijo haber presentado hasta tres propuestas diferentes, todas rechazadas.

                        Su sustituto el martes en la mesa de negociación, el eurodiputado búlgaro y vicepresidente de la comisión LIBE, Sergei Stanishev, se ha sumado a estas críticas en la sesión parlamentaria en la que se ha votado la reforma, al apuntar que los Veintisiete “no tenían voluntad alguna” de buscar el consenso y que rechazaron una cuarta propuesta el martes, redactada teniendo en cuenta la jurisprudencia del TUE.

                        Stanishev ha elogiado los esfuerzos negociadores de Moraes y ha acusado a los países de la UE de elegir una estrategia “suicida” para colocar a la Eurocámara en la encrucijada de aceptar sin cambios su propuesta o tumbar una norma urgente por el riesgo de un Brexit caótico el próximo 12 de abril.

                        “Se acerca del 12 de abril y el destino de millones de ciudadanos británicos y europeos está en nuestras manos”, ha dicho Stanishev al pedir a la Comisión de Libertades, Justicia e Interior que aprobara el acuerdo.

                        Los eurodiputados han adoptado a continuación la reforma en los términos defendidos por el Consejo, con 38 votos a favor, 8 en contra y 3 abstenciones. La expectación por esta votación ha quedado patente por la alta asistencia a la sesión, llegando incluso el presidente a tener que pedir a varios grupos que retirasen a algunos de sus representantes para evitar que emitieran más votos de los que les correspondía.

                        La reforma incluirá a Reino Unido en la lista de países exentos de la obligación de visados de corta duración (hasta 90 días) para sus ciudadanos. El cambio es una decisión “unilateral” de la UE para mitigar los daños más graves del Brexit y está condicionada a que Londres tramite una exención equivalente para los europeos. Reacciones


                        La referencia a Gibraltar como colonia británica es una reivindicación de España que quiere dejar claro en los textos europeos que la situación jurídica del territorio cuando se produzca el Brexit, y deje por tanto de aplicarse el Derecho europeo, deberá de volver a enmarcarse dentro de las resoluciones de Naciones Unidas.

                        El Gobierno de Pedro Sánchez y los eurodiputados españoles en la comisión LIBE dudaron durante la negociación de la reforma de visados de que Moraes, laborista británico, pudiera representar los intereses de la UE con imparcialidad.

                        Eurodiputados de otras nacionalidades, sin embargo, reaccionaron en debates públicos para defender a Moraes y señalar que obedecía a un mandato aprobado por la comisión europarlamentaria por unanimidad, es decir, incluido con el apoyo de los diputados españoles. Finalmente, el lunes el Partido Popular Europeo (PPE) y Socialistas y Demócratas (S&D) forzaron su cambio.

                        “España ha logrado un apoyo fundamental de las instituciones europeas en el contencioso sobre Gibraltar al considerar este territorio una colonia”, ha celebrado en un comunicado el portavoz del PP en la Eurocámara, Esteban González Pons, para quien este cambio “será fundamental para intentar resolver el contencioso sobre este territorio en un escenario post-Brexit”.

                        Para la eurodiputada de UPyD Maite Pagazaurtundúa, por su parte, ha destacado que la solución acordada por la UE supone llamar al Peñón “por su nombre”, ya que recoge el modo en que indica “la jurisprudencia europea y la ONU”, por lo que cree que se defiende “lo obvio”.

                        El eurodiputado de Ciudadanos Javier Nart también ha aplaudido en un comunicado que se haya desbloqueado la situación y ha argumentado que la definición responde a la necesidad de actuar de manera coherente con la legalidad internacional y la doctrina europea. “Esta calificación será decisiva en futuras negociaciones con el Reino Unido sobre Gibraltar”, ha asegurado.

                        “España ha hecho valer el compromiso obtenido en el acuerdo sobre el Brexit para que su posición sea decisiva en cualquier decisión europea que afecta a Gibraltar”, ha valorado, por su parte, el socialista Juan Fernando López Aguilar en un comunicado.

                        https://www.huffingtonpost.es/entry/...ef=es-homepage
                        Editado por última vez por Teodofredo; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/358-teodofredo en 04/04/19, 03:40:02.

                        Comentario


                        • Esta si es la última oportunidad

                          Los Veintisiete ven el acuerdo entre May y Corbyn como la última posibilidad de retrasar el Brexit

                          La primera ministra británica llega a Berlín para convencer a Merkel de que le dé más tiempo

                          No a un Brexit desordenado, pero tampoco a un proceso de salida que se eternice. Los Veintisiete ven en un acuerdo entre la primera ministra británica, Theresa May, y el líder de la oposición, Jeremy Corbyn, prácticamente la última oportunidad de evitar una salida a las bravas cuyas consecuencias son muy difíciles de calibrar. Y con vistas a favorecer ese pacto, el negociador de la UE, Michel Barnier, se ha mostrado dispuesto este martes a aceptar la demanda laborista de que Reino Unido se quede dentro de la Unión Aduanera. La primera ministra británica aterrizó este mediodía en Berlín, donde se reunió con la canciller alemana Angela Merkel.

                          En vísperas del Consejo Europeo que debe decidir si concede a May una prórroga para su retirada, Barnier se ha reunido con los responsables de Asuntos Europeos de los Veintisiete en Luxemburgo. El negociador de la UE no ha ocultado la “gravedad” de la situación en la que se halla la Unión Europea cuando faltan tres días para que venza el plazo que los Veintisiete dieron a May para que presentara una propuesta que justificara otra extensión al Brexit.

                          Barnier ha sostenido que los socios de la UE buscan ya “las últimas oportunidades” que están en su mano para lograr una “salida ordenada”. Los contactos en el seno de los Veintisiete seguirán en las próximas horas, cuando los representantes permanentes ante la UE se reunirán en Bruselas. Pero también habrá conversaciones con el Reino Unido. La primera ministra británica, Theresa May, ha viajado este martes a Berlín, donde se ha reunido con la canciller alemana, Angela Merkel, y posteriormente se desplazará a París, donde lo hará con el presidente francés, Emmanuel Macron.

                          Francia, junto a España, sigue manteniendo las posiciones más duras entre los países miembros. La secretaria de Estado francesa para Asuntos Europeos, Amélie de Monchalin, condicionó de nuevo en Luxemburgo la prórroga a May a conocer antes sus planes. Y a continuación, a fijar unas reglas. “Está la cuestión de las condiciones: qué papel quiere desempeñar el Reino Unido durante este tiempo de extensión y en qué tipo de decisiones quiere participar”, sostuvo. En el otro extremo, los Países Bajos, Polonia y Portugal proponen ser más flexibles con May.

                          Aun así, fuentes diplomáticas admitieron que empieza a cundir un cierto temor por una reacción virulenta de los mercados ante un Brexit desordenado. Varias instituciones, entre ellas el Banco Central Europeo, han advertido en las últimas semanas que esa opción no ha sido suficientemente valorada aún por el sector financiero.

                          Los Veintisiete confían, pues, en que May logre un pacto con Corbyn. Ese eventual acuerdo es el que este miércoles debe "dar sentido", en palabras de Barnier, a esa nueva solicitud británica de extensión del Brexit. En plata: es la baza que puede jugar mañana May para que los Veintisiete den luz verde a la prórroga. La UE mantiene como una de las líneas rojas la negativa a reabrir el Tratado de Retirada, pero sí está dispuesta a una nueva declaración política que vaya más allá e incluya la permanencia en la Unión Aduanera del Reino Unido. Y a hacerlo en cuestión de días, incluso horas. “Luego veremos si es más parecida a Turquía o a Noruega”, sostuvieron fuentes diplomáticas, que añadieron que debe quedar claro que la nueva fecha de salida es la definitiva.

                          Los Veintisiete deberán decidir, sin embargo, cuánto tiempo extra quieren darle: si hasta el 30 de junio, como reclama May, o incluso hasta finales de año, como proponen algunos socios. Barnier no quiso este martes entrar en ese terreno. Para el negociador de la UE, la extensión del periodo de salida no es el objetivo, sino el instrumento para llegar a un fin. “La prórroga debe ser útil, para dar más tiempo, si es necesario, para coronar el proceso político”, sostuvo. La clave, añadió, es el posible acuerdo entre May y Corbyn, que será el que “dé sentido” a esa nueva solicitud británica de extensión del Brexit.

                          En todo caso, Barnier advirtió de que cualquier acuerdo que firmen ambas partes debe respetar las decisiones del Parlamento Europeo, la integridad del mercado único, la autonomía de decisión de los Veintisiete y “la indivisibilidad de las cuatro libertades” de la UE. Si eso se cumple, los Veintisiete no tendrían inconveniente en firmar un acuerdo político más ambicioso.

                          Aun así, la retirada salvaje, cuyas consecuencias no se pueden calibrar pese a los planes de contingencia de los Gobiernos e instituciones europeas, no es imposible. "Es un momento grave", sostuvo, "y debemos estar preparados para cualquier escenario". Aun así, dejó claro que si eso ocurre no será responsabilidad de los Veintisiete. “Si [la Cámara de los Comunes] quiere impedir que haya una salida sin acuerdo, como he escuchado, deben votar a favor del acuerdo”, advirtió Barnier.

                          Primera estación: Berlín

                          Theresa May ha aterrizado ya este mediodía en Berlín en busca de respaldo a una prórroga hasta el 30 de junio que evite la salida del Reino Unido de la Unión por las bravas. Merkel siempre se ha mostrado favorable a buscar un entendimiento y a evitar a toda costa un Brexit salvaje, de costosas e imprevisibles consecuencias a ambos lados del canal de la Mancha. La última vez, la semana pasada, de visita a Irlanda, cuando prometió que haría “todo lo posible” para impedir una salida de Reino Unido sin acuerdo; la opción que Merkel considera el peor escenario. Su posición supone una continuidad en el carácter político de una canciller proclive al compromiso.

                          Sobre las 12 del mediodía, May ha llegado a la cancillería en Berlín para reunirse con Merkel. Desde Berlín, May viajará hoy mismo a París, donde tiene previsto mantener un encuentro con el presidente Emmanuel Macron, menos partidario en principio de más prórrogas, que en cualquier caso, deberían ir acompañadas de un plan político creíble. Si la primera ministra logra hoy convencer a Macron y a Merkel, allanaría sustancialmente el camino, con vistas a la cumbre de mañana en Bruselas (ElPais.com).



                          Comentario


                          • El “brexit” se pospone de nuevo, pero con condiciones

                            Francia casi impide un acuerdo con Londres y provoca un “brexit” caótico. Pero Reino Unido tiene ahora hasta finales de octubre para ordenar su retirada. Christoph Hasselbach informa desde Bruselas.

                            Por segunda vez en tres semanas, la UE ha pospuesto la retirada de Reino Unido, evitando así un caos amenazador. De lo contrario, la salida habría ocurrido automáticamente la medianoche de este viernes 12 de abril y habría tenido graves consecuencias para la economía y los ciudadanos de ambos lados del canal de la Mancha. El Parlamento británico ya ha rechazado en tres ocasiones el acuerdo "brexit” que la primera ministra Theresa May negoció con la UE. Pero tampoco hay alternativa a la vista en la Cámara de los Comunes.

                            Es cierto que todos estamos hartos porque desde hace meses solo se habla de este tema. Pero simplemente hay demasiado en juego para ambas partes. La canciller alemana Angela Merkel habló de una "responsabilidad histórica" y que una salida ordenada también es de interés europeo. Después de todo, existe un consenso sobre esta cuestión.

                            Para no tener que reunirse cada dos semanas para extender el plazo, ahora se habría llegado a una solución flexible. Hasta finales de octubre, Reino Unido tiene tiempo de encontrar una mayoría parlamentaria para una solución del "brexit” y luego salir. El mandato de la actual comisión también finalizará el 31 de octubre. La situación se revisará de nuevo en la cumbre de la UE que se celebrará a finales de junio. Si Londres llegase a un acuerdo antes de las elecciones europeas de finales de mayo, sería mucho mejor, así Reino Unido no tendría que participar en ellas. Ese sigue siendo también el deseo de May. Pero como medida de precaución, su gobierno está haciendo todos los preparativos para participar en las elecciones.

                            Macron ve peligros para la UE

                            Sin embargo, los 27 jefes de Gobierno restantes establecieron condiciones en relación con las elecciones europeas. Detrás de estas condiciones se encuentra principalmente el presidente francés Emmanuel Macron. Incluso un "brexit” no regulado era una opción para él, según se dice que habría amenazado durante las negociaciones. El veto de un solo Estado habría bastado para que el acuerdo fracasara. Un "brexit” no regulado esta semana habría sido inevitable. Pero entonces Macron habría sido culpado por las consecuencias económicas. Los diplomáticos dicen que su dura postura fue una señal dirigida principalmente a su compatriotas, una forma de política interna.

                            Sin embargo, el principal argumento de Macron no sería lo único que está en juego: si Reino Unido participa en las elecciones, como antes, enviaría parlamentarios al Parlamento Europeo y, como todos los demás miembros, influiría en la nueva comisión, el presupuesto plurianual de la UE y otros asuntos. Cuestiones importantes, aunque serían eliminadas poco después. También tendría la oportunidad de sabotear el trabajo de la UE. La preocupación no es descabellada. Varios miembros de la línea dura del partido conservador de May ya han anunciado que harán la vida "lo más difícil posible" (Jacob Rees-Mogg) a la UE en su posición de "caballo de Troya" (Mark Francois).

                            Mínimo margen de maniobra para May

                            La condición para el aplazamiento de "brexit” es, por lo tanto, que Londres se comporte de forma "constructiva" y "responsable" hasta su retirada y no socave los objetivos de la UE. No debería interferir en cuestiones futuras, aunque en realidad debería hacerlo. Reino Unido no debería estar en condiciones de "tomar como rehenes las instituciones europeas", advirtió el primer ministro belga, Charles Michel.

                            El problema, sin embargo, es si May, incluso si se siente personalmente vinculada por el acuerdo con la UE, puede evitar un impacto tan negativo. Actualmente está buscando un acuerdo bipartidista con el Partido Laborista de la oposición, pero se encuentra bajo una gran presión de la derecha de su partido. Si acepta el deseo del Partido Laborista de un "brexit” blando con una unión aduanera permanente, para Boris Johnson y otros partidarios de la línea dura sería una traición al referéndum del "brexit” de hace tres años. El ministro de Asuntos Exteriores, Jeremy Hunt, también dice ahora que una unión aduanera "no funcionaría" para Reino Unido.

                            De este modo, el margen de maniobra de May es mínimo, y algunos de sus críticos internos preferirían deshacerse de ella hoy mismo. La primera ministra no puede ser destituida hasta finales de año porque sobrevivió a una votación de censura hace unas semanas. Pero si May dimitiera por iniciativa propia y un sucesor como Johnson se convirtiera en primer ministro, el acuerdo de hoy con la UE probablemente no valdría mucho. Y Macron se sentiría reafirmado (Deutsche Welle).

                            Comentario


                            • Murió una periodista de un disparo en medio de los cruentos choques entre la policía y disidentes republicanos en Irlanda del Norte

                              La víctima es Lyra McKee, de 29 años. Las fuerzas de seguridad afirman que investigan el hecho como un "incidente terrorista". La primera ministra británica Theresa May dijo estar impactada por un asesinato "chocante y sin sentido"

                              Arlene Foster, la líder del partido unionista norirlandés DUP condenó la situación, y apuntó que el ataque a los agentes de policía fue un "acto insensato".

                              En tanto, el partido nacionalista irlandés Sinn Féin también condenó "sin reservas" lo ocurrido, y calificó la muerte de la mujer como "un ataque contra toda la comunidad, contra el proceso de paz y contra el acuerdo del Viernes Santo", en virtud del cual el poder en la región es compartido entre el Sinn Féin y el DUP.

                              Situado en la frontera con la República de Irlanda, Londonderry es tristemente célebre por el "Bloody Sunday", el "Domingo Sangriento" del 30 de enero de 1972 -el mismo que inspiró una famosa canción del grupo U2 con el mismo nombre-, cuando soldados británicos abrieron fuego contra manifestantes, dejando un saldo de 14 personas muertas.

                              En enero de este año, la explosión de un coche bomba en Londonderry ya había hecho despertar los temores de otra ola de violencia entre grupos paramilitares.

                              Estos grupos no esconden la tensión a causa del Brexit, ya que la salida del Reino Unido de la Unión Europea debería establecer una frontera física entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, un punto de sensibilidad extrema.


                              https://www.infobae.com/america/mund...nda-del-norte/

                              Comentario


                              • ESCOCIA:

                                Nicola Sturgeon impulsará un segundo referéndum de independencia para Escocia antes de mayo de 2021

                                EL MUNDO - CARLOS FRESNEDA / GUILLERMO GARRIDO - Belfast / EdimburgoActualizado Miércoles, 24 abril 2019


                                "Una elección entre el Brexit y el futuro de Escocia como una nación europea independiente, debería ser ofrecida durante la legislatura de este Parlamento"


                                La primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon. EL MUNDO (vídeo) // AFP


                                La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, ha lanzado un nuevo órdago a Londres con el impulso de un segundo referéndum de independencia antes de mayo del 2021. "La elección será entre el Brexit y el futuro de Escocia como una nación independiente europea", ha recalcado la líder del Partido Nacional Escocés (SNP) durante una intervención en el Parlamento.

                                Sturgeon se aferró al argumento de "la independencia como la única forma de mantenerse en Europa" y de evitar el daño que el Brexit puede causar a Escocia, que votó mayoritariamente a favor de la permanencia en la UE (62% a 38%). La ministra principal confía en poder aprovechar la mayoría "europeísta" en el Parlamento escocés para tener lista una ley para el nuevo referéndum antes de finales de año y poder celebrar la nueva consulta antes del final de la actual legislatura.

                                La líder independentista se enfrenta sin embargo a notables obstáculos: tan solo una minoría de los escoceses quiere un referéndum antes de dos años, reciente aún el impacto de la consulta soberanista del 2014 que se saldó con una ventaja de 11 puntos a favor de la permanencia en el Reino Unido (55% a 44%).

                                Aunque el Parlamento escocés aprobara este año una ley para estipular las reglas y principios de un nuevo referéndum, la propia Sturgeon ha reconocido que haría falta un acuerdo con el Gobierno británico -similar al sellado en su día por David Cameron y Alex Salmond- para poder celebrar la consulta. La líder independentista vaticinó sin embargo que este Gobierno durará poco y que la situación sería "insostenible" si Londres decidiera negarse de plano.

                                Un portavoz de Downing Street aseguró que el Gobierno británico se negaría esta vez a emitir una orden -en aplicación del Artículo 50 del acta de la devolución de poderes de Escocia- para permitir la convocatoria de un nuevo referéndum. "Como ya hemos dicho claramente, Escocia tuvo ya un referéndum de independencia en el 2014 y votó decisivamente a favor de la permanencia en el Reino Unido. Esta decisión debe ser respetada. Nuestra posición no ha cambiado".

                                El "golpe de efecto" de Sturgeon se produce días antes de la conferencia de primavera del SNP y con la intención clara que contentar a las bases del partido, que calientan motores para una manifestación pro-independencia en Glasgow el 4 de mayo. Los analistas políticos han acogido con alfileres la huida hacia delante de la líder independentista y han recordado cómo en ocasiones anteriores amenazó con un referéndum entre el 2018 y el 2019, antes de la consumación del Brexit.

                                Sturgeon aseguró el miércoles que el Brexit ha adolecido de "un gran déficit democrático" y que el Gobierno escocés "no ha sido escuchado". La ministra principal se apoya en la votación simbólica y no vinculante contra el Brexit, el pasado 5 de marzo, que demuestra la existencia de una mayoría pro-Europea en el Parlamento escocés. "CIMIENTOS MÁS SÓLIDOS"


                                "Aunque tengamos distintos puntos de vista sobre la independencia, el Brexit debería servir para persuadirnos de que necesitamos unos cimientos más sólidos para construir el futuro del país", argumentó Sturgeon ante el Parlamento escocés. "Con todos nuestros activos y nuestro talento, Escocia debería ser una fuerza próspera en Europa. En su lugar, podríamos vernos marginados en un Reino Unido cada vez más marginado en la escena internacional. La independencia serviría para proteger nuestro lugar en Europa".

                                Aunque la ventaja de la permanencia en el Reino Unido frente a la independencia sigue rondando los 10 puntos y se ha llegado incluso a ensancha desde el referéndum del 2014, Sturgeon se remite a un sondeo reciente de Progress Scotland (dirigido por el ex portavoz parlamentario del SNP Angus Robertson) que revela que dos tercios de los votantes "indecisos" admiten que el Brexit puede hacerles más proclive a votar por la independencia en una segunda consulta.

                                La reciente propuesta de una soberanía con moneda propia -frente al mantenimiento de la libra esterlina en la primera consulta- ha provocado sin embargo resultados ambivalentes entre la población escocesa. La mayoría de los votantes reconoce por otra parte la cuestión de la permanencia en la UE como la máxima preocupación, frente a la salud pública y la marcha de la economía.

                                El presidente de la Generalitat, Quim Torra, dio "todo el apoyo" a Sturgeon por la decisión de impulsar un segundo referéndum en Escocia. "Una solución democrática a un problema político", escribió Torra en un mensaje en Twitter. "Eso es lo que estamos pidiendo para Cataluña".

                                Pese al tono inclusivo su discurso, en contraste con las proclamas radicales que precedieron al primer referéndum de independencia, Sturgeon fue duramente criticada por los líderes de los grandes partidos en Escocia. "Estamos ante una propuesta claramente divisiva", declaró el portavoz del Partido Conservador Jackson Carlaw. "Sorprendentemente, Nicola Sturgeon piensa que puede unir Escocia sumergiéndola en otra consulta que puede volver a polarizar a la población en 18 meses".

                                "Se trata de un plan francamente absurdo, que solo servirá para dividir a las familias y para dividir a nuestras comunidades una y otra vez en un futuro inmediato", agregó Carlaw. "Esto no es lo que quieren la mayoría de los escoceses. La gente ha tenido ya demasiadas divisiones políticas".

                                El líder de los laboristas escoceses, Richard Leonard, declaró que el discurso de Sturgeon "pone los intereses del SNP por delante de los intereses del país" y está concebido para "aplacar la inquietud de las bases nacionalistas".

                                "Su discurso no tiene nada que ver con el Brexit, sino que se trata más bien de un intento de pacificar a sus miembros y a sus diputados", agregó Leonard. "El caos del Brexit ha servido para agudizar aún los retos a los que nos enfrentaríamos. Dejar el Reino Unido en esta situación significaría enfrentarnos a una austeridad sin precedentes en los servicios públicos".

                                https://www.elmundo.es/internacional...2bb8b4677.html
                                Editado por última vez por Teodofredo; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/358-teodofredo en 25/04/19, 03:45:53.

                                Comentario

                                Trabajando...
                                X