Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

AMEAÇA REAL? BRASIL - 1993 Operação Surumu

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • AMEAÇA REAL? BRASIL - 1993 Operação Surumu

    Buenas Tardes a todos.

    Me decidí a poner en conocimiento de todos, algunos informes sobre la verdad acerca de la Operación Surumu en 1993 una das mayores movimientos de tropas de nuestra história. Si és verdad ou no, lo dejo a criterio de cada uno.


    Operación comenzó con 5000 hombres y al final contaba con más de 17.000 hombres, y era ultrasecreta, a punto de que sólo militares de más alto patente en realidad sabía de la operación, que incluyó luchas corpolares, y tiro de festin. La munición real fue armazenada para ser utilizada en caso de conflicto real, sigan los relatos.

    HISTÓRIA SECRETA DA INVASÃO MILITAR DE RORAIMA

    El momento se habla tanto de la codicia internacional en Amazonia, la acción de las organizaciones no gubernamentales de todo tipo que actúan libremente en el Norte, venta al exterior de nuestras tierras forestales, el problema es que la ratificación de Raposa / Serra do Sol, indios contra indios y indios contra los no-indígenas, las acciones o omisiones de Funai, Fuerzas Armadas en descontento con respecto a la dirección política de país poco habitada pero muy importante para la nación, és preciso hablar y dejar a conocimiento de todos.

    Sendo así, para ser registrado y bien entendido, Voy a decirle a un evento de importancia magna, y del que yo soy un testigo viva.

    Corría el año 1993 por lo tanto, han pasado 15 años, era gobierno de Itamar Franco, y presiones de algunos sectores nacionales y varios internacionales para la aprobación de la Raposa / Serra do Sol, eran fuertes y estaban en su apogeo, Había sido tan plenamente convencido de que Itamar firmaría la autorización.

    En ese momento yo era un piloto de la empresa: BOLSA DE DIAMANTES que de 15 en 15 días éran enviados compradores a las ciudades: Uiramutã, Água Fria, Mutum y otras.

    El 8 de septiembre de 1993 por alrededor de las 17:00, llegamos a Uiramutã y encontró que la población de la agitación inusual, aterrorizados, se ha dizia en todas las partes, que Uiramutã sería invadida y había muchos soldados "americanos" rumbo a la ciudad.

    La conmoción de la gente, agitación, la angustia eran tan grandes que me contaminaron, y de inmediato fue a hablar con el sargento que comandaba la PM destacamento militar de sólo cuatro hombres, para saber si conocia los rumores que circulaban, y él respondió que sabía, Me dijo entonces que el piloto conocido como DONÉ había pasado Uiramutã hecho con su avión Cessna PT-BMR, procedente de ORINDUIKE, en el lado brasileño, diciéndole a varias personas que había un campo enorme, con muchos soldados en la terraza al lado de Guyana la orilla del río Maú, nuestra frontera con ese país.

    Aventei la necesidad de que el sargento, la autoridad de la policía local, fue a ver qué pasaba y hablé con el dueño de la empresa, que aceptó prestar el avión para el sargento, a medida que el sol había declinado en el horizonte, combinamos el vuelo para el día siguiente.

    Muy pronto, el piloto y sus pasajeros que habían ido a dormir en la provincia de Socó, y aterrizó en Uiramutã, y cuando aterrizó en Uiramutã. Lo conocí en aquella ocasión, y pude oír una historia. Resumio suficiente, dijo que Guyana tenía un gran campamento y un avión que traía más y más tropas y soldados allí.

    Estábamos en la puerta de la comisaría, cuando llegó un coche de Toyota del Ejército Brasileño, un capitán, un sargento y plazas., procedente del BV 8. Él escoge y marca la ubicación de la construcción de cuarteles para destacamento militar allí que casi desierta frontera con Guyana. BV 8 es el símbolo antiguo de la frontera de Brasil con Venezuela, donde hay un destacamento del Ejército en el municipio de Pacaraima. Muy interesado e intrigado por el hecho, decidieron ir con nosotros en este vuelo.

    El capitán trajo una buena cámara y la mía prestado a sargento, El vuelo fue corto, sólo seis minutos. Demos suerte, nos encontramos con un avión para transportar tropas, vertiendo más y más tropas en el lado guyanés, en el lado brasileño, todo el ejército fotografiado, y el capitán calcula por el número de tiendas de campaña, unos 600 hombres, hasta ese momento.

    Hice muchas idas y venidas, y uno de ellos vio la tropa de transportes de despegar y girando a la izquierda. Hablé con el capitán: Vienen a nosotros otra vez. ¿Cómo lo sabes? Havia Preguntado. Dieron vuelta a la izquierda, que es el lado de Brasil y no de Guyana. Me volví inmediatamente a Uiramutã y cuando fui a nivelar el avión, el capitán me dijo muy seriamente: estamos en la línea de fuego de ellos! Fue entonces cuando se mira a la derecha vi en la puerta lateral del carro, un soldado blanco con un rifle en la mano.

    Confieso que fue un gran susto, Quién conoce la región, sabe que allí, el Mau es un río muy sinuoso, Metí el avión haciendo zig-zag, con la esperanza de conseguir llegar a Uiramutã, no sabemos se disparó contra nosotros, pero después de aterrizar, había mucha gente en la pista, Agitado, dijo que el avión había girado dos veces sobre nosotros y la ciudad, tomando la dirección de Lethen en Guyana, donde hay una pista asfaltada delante de Bomfim, ciudad brasileña en la frontera.

    Con este facto, población se convirtió en aún más angustiado, cierto que la invasión era inminente, el capitán ordenó el sargento y yo, que lo hizo inmediatamente un informe detallado, comando que se enviará a la PM en Boa Vista y volvió a la frontera pelotón BV 8 acelerado.

    En la comisaría, el sargento se retiró la película de mi cámara, para enviar el comando y he escrito un informe completo que puso en el código y se transmite por radio a Boa Vista. En ese momento, el jefe de la PM S2 (Sección de Inteligencia), era el mayor Borneo.

    Hace unos cuatro días después de mi llegada, llamo el timbre de la puerta de mi casa, un mayor del Ejército. Se presentó y me pidió que leyera un artículo, que no era otro sino el que yo mismo escribí en Uiramutã, y que el comando PM envió una copia al comando del Ejército en Boa Vista. Después de leer y confirmar que se le pidió incluso que firme, lo cual hice. Me di cuenta de que había sido testigo de algo grande, más grande de lo que podía imaginar, y entonces le preguntó al comandante para decirle lo que estaba pasando, ya que parte de lo que yo ya sabía. Acordó que contar, ya que entiendo que era absolutamente bien y la información confidencial de seguridad nacional. Estuve de acuerdo.

    Major dijo que la embajada de Brasil en Georgetown había informado al Ministerio de Relaciones Exteriores de que dos buques de guerra, un inglés y un americano, había anclado en el puerto, y que los helicópteros de transporte de tropas grandes volaban continuamente para el continente, sin haber sido capaz de determinar la ubicación en la que iban y por qué.

    Caboclos Guyana, había contado para pueblo de la ciudad brasileña de Bonfim, Roraima, en la frontera de la ciudad, que los estadounidenses han montado una base militar justo detrás de la sierra Cuano Cuano, que es muy alta y estrecha, se ve la ciudad perfectamente. El Ejército brasileño actuó con rapidez y infiltró dos mayores por la frontera, y en la parte superior de la montaña durante dos días, filmado y fotografiado todo. Ahora, con los acontecimientos de Orinduike, cerca Uiramutã, nuestra frontera norte, cierra la comprensión de lo que estaba sucediendo.

    ¿Qué estaba pasando? La presión internacional para la demarcación de Raposa / Serra do Sol exprimido, convencido de que el presidente Itamar Franco firma el decreto, Luego las Naciones Unidas, teniendo en cuenta las "insistentes peticiones de los pueblos indígenas de Roraima," determinar la creación de un enclave indio bajo su tutela, y no iba a nacer la nación indígena por primera vez en el mundo. Las tropas estadounidenses y los británicos eran militarmente para asegurar la toma de posesión de la zona y la "nueva nación".

    Hasta que el capital fue elegido ya: lo haría el pueblo de Fox, estratégicamente situado en el borde de la carretera que atraviesa la región de este a oeste, y divide región perfectamente y geográfica de las montañas de arado y Roraima.

    Itamar Franco - supongo - debería haber sido alertado de la magnitud del problema militar por venir, y lo cierto es que nunca firmó la demarcación.

    En la misma ocasión (como recordatorio: fue a principios de septiembre de 1993), fue en los últimos preparativos, hacer ejercicio regularmente y establecer las fuerzas armadas nacionales en Ourinhos el río Paranapanema, Santa Cruz do Rio Pardo y Asís en São Paulo, y Cambará y Jacarezinho, en Paraná.

    Con la noticia alarmante de Roraima, el Alto Mando de las Fuerzas Armadas cambiado nuestro plan, ahora llamado "OPERACIÓN Surumu" y como todo lo que ya estaba comprometida, envió tropas a Roraima. Así fue que desde la madrugada del 27 de septiembre de 1993, dos aviones de Varig, durante varios días, búfalos, C-130 Hércules y Bandeirantes desplegaran tropas, tropas y más tropas, llegaran los Cazas y los tucanos, llegó fuego antiaéreo, situado en las afueras de Surumu, y se emitió incluso una advertencia a todos los pilotos civiles, sobre las zonas donde estaba prohibido el vuelo elevado, a riesgo de abate.

    Teniendo como Jefe del Comando Militar del Amazonas (AMC), el general del ejército José Maia Sampaio - ex comandante de CIGS en Manaus, y como árbitro de la Operación Surumu, el general de brigada Luis Alberto Antunes Fragoso Peret (general Peret), el Mau ríos y Urariquera y Uailã de "barcos voladores" llenos de soldados, Los aviones de combate realizado decenas de vuelos razantes frontera norte. El Ejército también participó con sus helicópteros de la aviación, que incluyó 350 hombres de la 1 ª, 2 ª y escuadrones de la tercera, con lo que 15 Pantera (HM-1) y 4 ardillas, que hicieron un total de 750 horas de vuelo. También llegó a 150 paracaidistas y militares entrenados en combate en la selva. La Armada y la Fuerza Aérea aportó un número no declarado de hombres, barcos y aviones.

    Por lo tanto, Itamar Franco al no haber firmado el decreto demarcación de Raposa / Serra do Sol y llegando estas fuerzas militares para demostrar que el ingreso de los soldados estadounidenses y británicos en Roraima, no se haría sin grandes bajas "terminó con los planes de la ocupación" y se enfrió a internacional intención de aprovechar esta parte de la Amazonía,

    A "desgraça" de Roraima és ser conocida internacionalmente na geologia, como la mayor Província Mineral já descoberta en el planeta.

    Autor: Izidro Simões - Piloto

    O BERRO da formiga !: 1993 - "OPERAÇÃO SURUMU" - O dia em que o Brasil quase entrou em guerra em Roraima

    Vídeos sobre a Operação:



    Editado por última vez por BrasilPotencia; https://www.aviacionargentina.net/foros en 07/01/2013, 21:44.

  • #2
    Re: AMEAÇA REAL? BRASIL - 1993 Operação Surumu

    Amigo Brasil Potencia, traduce el informe por favor, me quiero enterar del mismo

    Gracias

    Comentario


    • #3
      Re: AMEAÇA REAL? BRASIL - 1993 Operação Surumu

      Sí, Guarani, voy a poner en Castellano, un abrazo.

      Comentario


      • #4
        Re: AMEAÇA REAL? BRASIL - 1993 Operação Surumu

        100% listo en castellano, a quién interesar.

        Comentario


        • #5
          Re: AMEAÇA REAL? BRASIL - 1993 Operação Surumu

          nunca había escuchado de esto, gracias por publicarlo!

          Comentario


          • #6
            Re: AMEAÇA REAL? BRASIL - 1993 Operação Surumu

            Increíble, jamás lo había escuchado...en otro post, habla sobre el peligro latente de la amenaza Mapuche para la patagonia chilena y argentina...no nos olvidemos que ya hay un enclave británico en la zona y la 4ta flota está siempre al acecho...es de esperar que desde Chile los mapuches soliciten "ayuda internacional" y que el príncipe de araucania y patagonia reclame su reino y záz!! Invasión en puerta...Bien por Brasil que supo detener ésta amenaza a tiempo....mal por nosotros porque si algo así sucede hoy, estaríamos no con los pantalones bajos, sino sin ellos ni los calzoncillos...

            Comentario


            • #7
              Re: AMEAÇA REAL? BRASIL - 1993 Operação Surumu

              Muy bueno el informe, no conocía este episodio, que explicaciones dieron UK y USA ??? si es que dieron alguna........

              Tienes mas datos que `puedas aportar ??? este hacho revela las antiguas intenciones de las potencias sobre territorios Sudamericanos que ni somos capaces de imaginarnos, deberíamos tener PLENA CONCIENCIA de que el Sur de América , es un jugoso premio para proveerse de materias primas, y los buitres siguen acechando.
              Debemos estar preparados para ello, afortunadamente Brasil, tomo debida nota del caso y esta atenta ante una futura agresion o intento de despojo, nosotros........ seguimos dormidos y miramos para otro lado, mientras nos esquilman nuestras riquezas.......

              Un saludo,

              Comentario


              • #8
                Re: AMEAÇA REAL? BRASIL - 1993 Operação Surumu

                los destellos de momentos en que la independencia estuvo en peligro sólo hay que descubrirlos

                Cuando USA pensó en invadir Brasil


                Ni relatos sobre política o ficción, lo que sigue es un anticipo del futuro desde la perspectiva de la parapsicología.

                El 12 de enero de 1942, poco más de un mes después del ataque japonés a Pearl Harbour, todos los cancilleres americanos estaban reunidos en Río de Janeiro. La reunión fue convocada por el presidente Franklin Roosevelt y se destinaba a obtener la ruptura de las relaciones diplomáticas de América Latina con el Eje roma – Berlín – Tokio. Doce países ya lo habían hecho, pero faltaban los Tres Grandes –Brasil, Argentina y Chile.

                De los tres, sólo Brasil tenía importancia estratégica a causa de las bases aéreas. Getulio Vargas, presidente de Brasil, estaba enamorado de los alemanes. Su ministro de Guerra, Eurico Gaspar Dutra, celebró la caída de París, y el jefe del Estado Mayor del Ejército, general Goes Monteiro, pasó sus últimos años con la certeza de la victoria nazi en la cabeza y la Gran Cruz del Águila alemana en el uniforme.

                Los americanos temían tres cosas: un ataque alemán en la costa brasilera, un golpe filonazi en Argentina y una insurrección de las colectividades alemanas e italiana del sur del Brasil. En 1940, para conjurar esa hipótesis, el ejército americano, autorizado por Roosevelt, concibió un plan audaz. Se llamaba “Pote de Oro” y preveía la ocupación de toda la costa brasilera, de Belém a Río de Janeiro. Movilizaría cien mil soldados, pero fue suspendido.

                Hacia finales de 1941, un trascendido militar norteamericano anticipaba que los Estados Unidos tomarían las bases del Nordeste “por las buenas o por las malas”, al tiempo que se finalizaba en Washington un nuevo plan previendo la ocupación de las pistas de aterrizaje de Belém, Natal, Recife y Salvador. En una de sus versiones, denominada “Arco Iris 5º”, movilizaría sesenta mil hombres. En otra, “Lilac”, el resultado podría ser obtenido con una vanguardia de quince mil.

                Inmediatamente antes del ataque japonés a Pearl Harbor, las presiones para que Vargas entregase las bases eran tan grandes que él registraba en su diario: “No es una colaboración. Es una violación”.

                Por si acaso, dos semanas después de la entrada de Estados Unidos en la guerra, ciento cincuenta infantes americanos desembarcaron pacíficamente en las bases de Belém, Natal e Recife. Todos estos hechos están documentados y son conocidos. Faltaba la opinión jerárquica para demostrar que ese material no era una simple asociación de conjeturas y planes de contingencia habituales en tiempo de guerra. Los americanos estaban realmente dispuestos a atacar. Y aquello apareció.

                Trátase de un telegrama del subsecretario de Estado Summer Welles al presidente Roosevelt, fechado el 12 de enero de 1942. Se refería a información de la delegación americana en la Conferencia de Río, donde estaba el jefe del Estado Mayor americano, general George Marshall. Getúlio continuaba porfiando y Welles transmitía al presidente de los Estados Unidos la opinión del general: “Marshall dice que no es seguro dar a Brasil armas que podrían ser usadas contra nosotros o en una revolución (pro – Eje) que, iniciada en Brasil podría tener repercusiones fatales. Si llega a ser necesario entrar en la fuerza en el nordeste brasilero, el esfuerzo podría ser mayor de lo que estamos suponiendo”. El general quería, sin embargo, que Roosevelt lo autorizase a ofrecer armas a Getúlio. Él lo autorizó, y una semana después Welles estaba con el dictador garantizándole el ofrecimiento y obteniendo la promesa de la ruptura con el Eje, hecha sin ningún entusiasmo. Dutra se quejaría que los americanos no les dieron exactamente las armas solicitadas. Más allá de eso, en abril de 1942 el general Eisenhower, asistente de Marshall, ordenó actualizaciones en los planos de operaciones del Nordeste.

                Vargas cedió y un año después se encontró con Franklin Roosevelt en la base aérea de Natal, donde los americanos controlaban los aeródromos por donde pasaba el esfuerzo americano hacia África.

                El mensaje del general Marshall a Roosevelt fue revelado por el hijo de Welles, Benjamín, que acaba de publicar la biografía de su padre. Se llama “Sumner Welles FDR’s Global Strategist” – “Sumner Welles, el Estratega global de Franklin Delano Roosevelt”). El episodio Brasilero ocupa tres páginas. Para los sobrevivientes de la época en que se vivió esa guerra diplomática, hay en el libro otra sorpresa. Muerto en 1961, a los 69 años, aristocrático y elegante, típico modelo publicitario de prendas de vestir, diplomático competente y gran amigo de Roosevelt, era una apuesta segura para ocupar el cargo de secretario de Estado. En 1943, inesperadamente, renunció al cargo y a la vida pública. Ahora, el hijo revela la causa de la desgracia. Sumner Welles era homosexual y estaba siendo vigilado por el FBI desde 1940, cuando acosara a un empleado del tren presidencial. Sus enemigos chantajearon con este dato a Roosevelt y ganaron la partida.

                Ahora de nuevo. Pero en tiempos más recientes, el peligro de una invasión norteamericana a la Amazonia, es decir, Brasil, sigue latente.

                Las tentativas comenzaron a principios del siglo XIX, jamás desaparecieron y ahora constituyen un riesgo inminente. Las riquezas de la región más que las preocupaciones ecológicas llevan a los países implicados a cuestionar la soberanía Brasilera sobre la Amazonia, con el pretexto de que ellos precisan cuidar las selvas y el aire que respiran, como declaró el (ex) presidente Clinton en vísperas de la apertura de la sesión especial de las Naciones Unidas que debaten la cuestión ambiental.

                Ya en abril de 1817, el capitán de la Marina de los Estados Unidos, Matthew Fawry, famoso por sus trabajos en geografía y geopolítica, envió a la Secretaría de Estado un extraño mapa de América del Sur, rediseñada por él. El mapa acompañaba un memorándum secreto iniciado en 1816 (casualmente, el año de la independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata, hoy Argentina) titulado “Desmovilización de la Colonia del Brasil”. Por que en el mapa, así como en el memo anteriormente nombrado, sugería que los Estados Unidos tomaran la iniciativa de estimular la creación de un “Estado Soberano de Amazonia”, incluyendo la región delimitada por las Guyanas actuales, la frontera de Venezuela y Colombia al Norte y al Sur, por una línea recta que comenzaría en San Luis de Maranhâo y hoy terminaría en el punto extremo donde Rondônia limita con el Mato Grosso.

                Las sugestiones de Fawry no se detenían allí en su intento de desestabilizar al Brasil, porque sugerían también la creación de la República del Ecuador que nada tenía que ver con este país actual pues englobaría los actuales estados brasileros de Sergipe, Halagaos, Pernambuco, Paraíba, Rio Grande do norte, Ceará, Piauí y parte de Maranhâo. Crearía, además, la “provincia autónoma de Bahía” y, más allá, la “República Riograndense”. Lo que sobrase sería el Brasil.

                “Casualmente”, en 1817 comenzó la guerra entre Argentina y Brasil. Estoy tentado a verla, no como el producto de rencillas particulares entre naciones anárquicas y primerizas, sino fomentado dicho conflicto como intento de desestabilizar y debilitar a dos grandes naciones permitiendo la multiplicación de luchas intestinas que las fragmentaran. Recordemos que en Argentina, inmediatamente después, nacen las sangrientas guerras internas entre “unitarios” y “federales”. Éstos últimos, acérrimos defensores de la autonomía que llevaría a constituir tantas naciones como provincias casi tuviera la Argentina, eran en su amor al terruño y odio al centralismo de Buenos Aires, sin embargo, funcionales a los poderosos intereses que querían evitar la consolidación de países territorialmente extensos y, por ende, de amplios recursos. Táctica que se complementaba, por ejemplo, con el clandestino apoyo que Francia le daba al “emperador de la Patagonia”, el casi demente Antoine de Orveille, o el apoyo logístico que capitales británicos le dieron al cacique Calfucurá que desde Masallé, en las Salinas Grandes, trataba de crear un “imperio araucano” que escindiera la Patagonia.)

                Coincidencia o no, en 1823 surgió en el Nordeste una rebelión contra Don Pedro I, con el Brasil ya transformado en imperio. ¿Qué nombre dieron los revoltosos bajo el mando de Manoel Pares de Andrade y Fray Caneca a la república que fundaron antes de verse batidos por las fuerzas imperiales?. Confederación del Ecuador...

                Más tarde, en plena Guerra Civil americana, Lincoln hace la Declaración de la Emancipación, el 22 de setiembre de 1862, declarando “desde ya y para siempre libres a todos los esclavos existentes en los Estados rebeldes”. Con la victoria de la Unión, el presidente norteamericano se encontró con una representación de negros liberados y les sugiere, conforme a la propuesta del general James Watson Webb, ministro plenipotenciario de Washington ante la corte de Don Pedro II, la creación de un Estado Libre para los negros americanos. ¿Dónde?. En la Amazonia... Don Pedro II perdió muchas noches de sueño hasta que, al final, fue salvado por el propio grupo de negros que Lincoln había convocado. La respuesta de ellos fue: “No aceptamos la propuesta, porque este país también es nuestro”.

                ¿Son reminiscencias del pasado, cosas de antaño, esas embestidas sobre el Amazonas?. Si así lo creen, conviene repasar algunos comentarios recientes de líderes de actualidad:

                “Al contrario de lo que los Brasileros piensan, la Amazonia no es de ellos; es de todos nosotros” (Al gore, 1989, vice – presidente de los Estados Unidos).


                “Los países industrializados no podrán vivir como lo hicieron hasta hoy si no tuvieran a su disposición los recursos naturales no renovables del planeta. Tendrán que montar un sistema de presiones y restricciones que garanticen la consecución de sus intenciones” (Henry Kissinger, 1994, ex Secretario de Estado americano).

                “El Brasil debe delegar parte de sus derechos sobre la Amazonia a los organismos internacionales competentes (Mikhail Gorbachev, 1992, ex Primer ministro de la extinta Unión Soviética).

                “El Brasil precisa aceptar una soberanía relativa sobre la Amazonia” (François Miterrand, 1989, entonces presidente de Francia).

                “Las naciones desarrolladas deben extender el imperio de la ley a aquello que es común para todo el mundo. Las campañas ecológicas internacionales que buscan la limitación de las soberanías nacionales sobre la región amazónica están dejando la fase propagandística para dar inicio a una fase operativa, que puede, definitivamente, implicar intervenciones militares directas sobre la región” (John Major, 1992, entonces Primer ministro de Inglaterra).

                “Sólo la internacionalización podrá salvar la Amazonia” (Grupo de los 100, 1989, ciudad de México).
                “La Amazonia es un patrimonio de la humanidad. La posesión de esa inmensa área por los países mencionados (Brasil, Venezuela, Colombia, Perú y Ecuador) es meramente circunstancial” (Consejo Mundial de Iglesias Cristianas reunidas en Ginebra, 1992).
                Y sigue: “Es nuestro deber garantizar la preservación del territorio de la Amazonia y de sus habitantes aborígenes para el disfrute de las grandes civilizaciones europeas cuyas áreas naturales están reducidas a un límite crítico”.


                Hay que ser tonto o malintencionado para no ver que ha comenzado el sistema de presiones preconizado por Kissinger, o la fase operativa de John Major. No se indican fechas, por supuesto y al menos por ahora, para operaciones militares. Los “marines” aún no están saltando sobre la Amazonia, porque esa no es la estrategia del poder. Ellos tienen tiempo y paciencia. Pretenden, primero, concienciar a la opinión pública mundial que los brasileros, son irresponsables, dilapidadores de la naturaleza, vándalos que no merecen detentar la soberanía de su propio territorio. Puede llevar algunos años porque comienza con el lavado de cerebro del ciudadano común y, en especial, de los niños. Éstos, cuando adultos, de tanta propaganda anti brasilera, aceptarán sin pestañear, hasta con aplausos, una decisión cualquiera de las Naciones Unidas o de otro organismo internacional, “internacionalizando” la región.

                ¿Evidencias de ello? Vamos a algunas: el hombre – Araña, una historieta muy popular, combate en algunos episodios contra hacendados y autoridades de Brasil, “para salvar la Amazonia”. Superman, en vez de combatir a Lex Luthor, se dedica en una aventura a enfrentar a los madereros que destruían la región. Venció, por lo menos en la revista.

                Una cadena internacional de hamburgueserías distribuye una historieta donde dos chicos conversan sobre sus preferencias: o la rodaja de cebolla, o el pepino en conserva. Sorpresivamente, sin más ni menos, uno de ellos dispara: “¿Sabías que en Brasil se quema un campo de fútbol por segundo en la Amazonia?”.

                Y hablando de hogueras: numerosos restaurantes populares de comidas rápidas. En los Estados Unidos, utilizan manteles descartables en sus mesas. En ellos se leer con mucha frecuencia lo mismo que los ingleses colocan en calcomanías en sus autos: “Luche por las selvas. Queme un Brasilero”.

                ¿Terminamos? No.
                Unos meses atrás la cadena de televisión CNN dedicó a la Amazonia un comercial institucional presentado por su corresponsal en Río de Janeiro, Marina Mirabella. Ella muestra, primero, las bellezas y maravillas de la región, exaltándolas. De pronto, un corte y escenas de incendios, devastación de la flora y la fauna, suciedad e inmundicia. La conclusión de la periodista, en “off”: “Son los brasileros quienes están haciendo esto. ¿Hasta cuándo? La Amazonia pertenece a la humanidad y el Brasil no tiene capacidad para preservarla”.

                Aún más. La revista Science, editada en Washington, acaba de publicar un reciente estudio mostrando que en treinta años los recursos de agua dulce del planeta no serán suficientes para aplacar la sed universal, y el mayor problema es la falta de acceso a esa agua porque dos terceras partes están en las neveras de los polos. En seguida sostienen que el río Amazonas acarrea el 15 % del agua dulce de la Tierra, y “sólo es accesible a veinticinco millones de personas, constituyendo una opción exótica, por ello, acudir a los icebergs...”.

                Conforme la afirmación del ex Ministro de Marina, almirante Maximiano da Fonseca, en la capital americana son frecuentes los comentarios en las escuelas públicas que la invasión de la Amazonia es inevitable, y que ocurrirá más pronto o más tarde.
                Sendos documentos continúan siendo emitidos por el Consejo Mundial de Iglesias Cristianas. Con sede en Ginebra, sustentando “la necesidad de infiltrar misioneros en la selva para delimitar las naciones indígenas, siendo nuestro deber preservar este inmenso territorio como patrimonio de la humanidad antes que de los países que pretenciosamente dicen poseerlo”.


                © 2009 Medios de Comunicación E.R. S.A. | Todos los derechos reservados .
                Gabiton Diseño Web

                Diario UNO de Entre Rios

                PD: Nòtese como un año antes del intento de ocupaciòn del nordeste brasileño por tropas de EEUU e Inglaterra, el primer ministro de inglaterra lanza una advertencia de acciones militares sobre la amazonia.
                Editado por última vez por Pisciano; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/3-pisciano en 08/01/2013, 10:57.
                Julio Gutièrrez
                Administrador del Foro
                Aviacionargentina.net

                Comentario


                • #9
                  Re: AMEAÇA REAL? BRASIL - 1993 Operação Surumu

                  Tal vez los pacíficos norteamericanos querían hacer realidad éste mapita que enseñan a sus estudiantes de cómo es (o debe ser para ellos) sudamerica...


                  Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	amazonia.jpg
Visitas:	1
Size:	73,3 KB
ID:	578903

                  Comentario


                  • #10
                    Re: AMEAÇA REAL? BRASIL - 1993 Operação Surumu

                    Originalmente publicado por Pisciano Ver Mensaje
                    los destellos de momentos en que la independencia estuvo en peligro sólo hay que descubrirlos

                    Cuando USA pensó en invadir Brasil


                    Ni relatos sobre política o ficción, lo que sigue es un anticipo del futuro desde la perspectiva de la parapsicología.

                    El 12 de enero de 1942, poco más de un mes después del ataque japonés a Pearl Harbour, todos los cancilleres americanos estaban reunidos en Río de Janeiro. La reunión fue convocada por el presidente Franklin Roosevelt y se destinaba a obtener la ruptura de las relaciones diplomáticas de América Latina con el Eje roma – Berlín – Tokio. Doce países ya lo habían hecho, pero faltaban los Tres Grandes –Brasil, Argentina y Chile.

                    De los tres, sólo Brasil tenía importancia estratégica a causa de las bases aéreas. Getulio Vargas, presidente de Brasil, estaba enamorado de los alemanes. Su ministro de Guerra, Eurico Gaspar Dutra, celebró la caída de París, y el jefe del Estado Mayor del Ejército, general Goes Monteiro, pasó sus últimos años con la certeza de la victoria nazi en la cabeza y la Gran Cruz del Águila alemana en el uniforme.

                    Los americanos temían tres cosas: un ataque alemán en la costa brasilera, un golpe filonazi en Argentina y una insurrección de las colectividades alemanas e italiana del sur del Brasil. En 1940, para conjurar esa hipótesis, el ejército americano, autorizado por Roosevelt, concibió un plan audaz. Se llamaba “Pote de Oro” y preveía la ocupación de toda la costa brasilera, de Belém a Río de Janeiro. Movilizaría cien mil soldados, pero fue suspendido.

                    Hacia finales de 1941, un trascendido militar norteamericano anticipaba que los Estados Unidos tomarían las bases del Nordeste “por las buenas o por las malas”, al tiempo que se finalizaba en Washington un nuevo plan previendo la ocupación de las pistas de aterrizaje de Belém, Natal, Recife y Salvador. En una de sus versiones, denominada “Arco Iris 5º”, movilizaría sesenta mil hombres. En otra, “Lilac”, el resultado podría ser obtenido con una vanguardia de quince mil.

                    Inmediatamente antes del ataque japonés a Pearl Harbor, las presiones para que Vargas entregase las bases eran tan grandes que él registraba en su diario: “No es una colaboración. Es una violación”.

                    Por si acaso, dos semanas después de la entrada de Estados Unidos en la guerra, ciento cincuenta infantes americanos desembarcaron pacíficamente en las bases de Belém, Natal e Recife. Todos estos hechos están documentados y son conocidos. Faltaba la opinión jerárquica para demostrar que ese material no era una simple asociación de conjeturas y planes de contingencia habituales en tiempo de guerra. Los americanos estaban realmente dispuestos a atacar. Y aquello apareció.

                    Trátase de un telegrama del subsecretario de Estado Summer Welles al presidente Roosevelt, fechado el 12 de enero de 1942. Se refería a información de la delegación americana en la Conferencia de Río, donde estaba el jefe del Estado Mayor americano, general George Marshall. Getúlio continuaba porfiando y Welles transmitía al presidente de los Estados Unidos la opinión del general: “Marshall dice que no es seguro dar a Brasil armas que podrían ser usadas contra nosotros o en una revolución (pro – Eje) que, iniciada en Brasil podría tener repercusiones fatales. Si llega a ser necesario entrar en la fuerza en el nordeste brasilero, el esfuerzo podría ser mayor de lo que estamos suponiendo”. El general quería, sin embargo, que Roosevelt lo autorizase a ofrecer armas a Getúlio. Él lo autorizó, y una semana después Welles estaba con el dictador garantizándole el ofrecimiento y obteniendo la promesa de la ruptura con el Eje, hecha sin ningún entusiasmo. Dutra se quejaría que los americanos no les dieron exactamente las armas solicitadas. Más allá de eso, en abril de 1942 el general Eisenhower, asistente de Marshall, ordenó actualizaciones en los planos de operaciones del Nordeste.

                    Vargas cedió y un año después se encontró con Franklin Roosevelt en la base aérea de Natal, donde los americanos controlaban los aeródromos por donde pasaba el esfuerzo americano hacia África.

                    El mensaje del general Marshall a Roosevelt fue revelado por el hijo de Welles, Benjamín, que acaba de publicar la biografía de su padre. Se llama “Sumner Welles FDR’s Global Strategist” – “Sumner Welles, el Estratega global de Franklin Delano Roosevelt”). El episodio Brasilero ocupa tres páginas. Para los sobrevivientes de la época en que se vivió esa guerra diplomática, hay en el libro otra sorpresa. Muerto en 1961, a los 69 años, aristocrático y elegante, típico modelo publicitario de prendas de vestir, diplomático competente y gran amigo de Roosevelt, era una apuesta segura para ocupar el cargo de secretario de Estado. En 1943, inesperadamente, renunció al cargo y a la vida pública. Ahora, el hijo revela la causa de la desgracia. Sumner Welles era homosexual y estaba siendo vigilado por el FBI desde 1940, cuando acosara a un empleado del tren presidencial. Sus enemigos chantajearon con este dato a Roosevelt y ganaron la partida.

                    Ahora de nuevo. Pero en tiempos más recientes, el peligro de una invasión norteamericana a la Amazonia, es decir, Brasil, sigue latente.

                    Las tentativas comenzaron a principios del siglo XIX, jamás desaparecieron y ahora constituyen un riesgo inminente. Las riquezas de la región más que las preocupaciones ecológicas llevan a los países implicados a cuestionar la soberanía Brasilera sobre la Amazonia, con el pretexto de que ellos precisan cuidar las selvas y el aire que respiran, como declaró el (ex) presidente Clinton en vísperas de la apertura de la sesión especial de las Naciones Unidas que debaten la cuestión ambiental.

                    Ya en abril de 1817, el capitán de la Marina de los Estados Unidos, Matthew Fawry, famoso por sus trabajos en geografía y geopolítica, envió a la Secretaría de Estado un extraño mapa de América del Sur, rediseñada por él. El mapa acompañaba un memorándum secreto iniciado en 1816 (casualmente, el año de la independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata, hoy Argentina) titulado “Desmovilización de la Colonia del Brasil”. Por que en el mapa, así como en el memo anteriormente nombrado, sugería que los Estados Unidos tomaran la iniciativa de estimular la creación de un “Estado Soberano de Amazonia”, incluyendo la región delimitada por las Guyanas actuales, la frontera de Venezuela y Colombia al Norte y al Sur, por una línea recta que comenzaría en San Luis de Maranhâo y hoy terminaría en el punto extremo donde Rondônia limita con el Mato Grosso.

                    Las sugestiones de Fawry no se detenían allí en su intento de desestabilizar al Brasil, porque sugerían también la creación de la República del Ecuador que nada tenía que ver con este país actual pues englobaría los actuales estados brasileros de Sergipe, Halagaos, Pernambuco, Paraíba, Rio Grande do norte, Ceará, Piauí y parte de Maranhâo. Crearía, además, la “provincia autónoma de Bahía” y, más allá, la “República Riograndense”. Lo que sobrase sería el Brasil.

                    “Casualmente”, en 1817 comenzó la guerra entre Argentina y Brasil. Estoy tentado a verla, no como el producto de rencillas particulares entre naciones anárquicas y primerizas, sino fomentado dicho conflicto como intento de desestabilizar y debilitar a dos grandes naciones permitiendo la multiplicación de luchas intestinas que las fragmentaran. Recordemos que en Argentina, inmediatamente después, nacen las sangrientas guerras internas entre “unitarios” y “federales”. Éstos últimos, acérrimos defensores de la autonomía que llevaría a constituir tantas naciones como provincias casi tuviera la Argentina, eran en su amor al terruño y odio al centralismo de Buenos Aires, sin embargo, funcionales a los poderosos intereses que querían evitar la consolidación de países territorialmente extensos y, por ende, de amplios recursos. Táctica que se complementaba, por ejemplo, con el clandestino apoyo que Francia le daba al “emperador de la Patagonia”, el casi demente Antoine de Orveille, o el apoyo logístico que capitales británicos le dieron al cacique Calfucurá que desde Masallé, en las Salinas Grandes, trataba de crear un “imperio araucano” que escindiera la Patagonia.)

                    Coincidencia o no, en 1823 surgió en el Nordeste una rebelión contra Don Pedro I, con el Brasil ya transformado en imperio. ¿Qué nombre dieron los revoltosos bajo el mando de Manoel Pares de Andrade y Fray Caneca a la república que fundaron antes de verse batidos por las fuerzas imperiales?. Confederación del Ecuador...

                    Más tarde, en plena Guerra Civil americana, Lincoln hace la Declaración de la Emancipación, el 22 de setiembre de 1862, declarando “desde ya y para siempre libres a todos los esclavos existentes en los Estados rebeldes”. Con la victoria de la Unión, el presidente norteamericano se encontró con una representación de negros liberados y les sugiere, conforme a la propuesta del general James Watson Webb, ministro plenipotenciario de Washington ante la corte de Don Pedro II, la creación de un Estado Libre para los negros americanos. ¿Dónde?. En la Amazonia... Don Pedro II perdió muchas noches de sueño hasta que, al final, fue salvado por el propio grupo de negros que Lincoln había convocado. La respuesta de ellos fue: “No aceptamos la propuesta, porque este país también es nuestro”.

                    ¿Son reminiscencias del pasado, cosas de antaño, esas embestidas sobre el Amazonas?. Si así lo creen, conviene repasar algunos comentarios recientes de líderes de actualidad:

                    “Al contrario de lo que los Brasileros piensan, la Amazonia no es de ellos; es de todos nosotros” (Al gore, 1989, vice – presidente de los Estados Unidos).


                    “Los países industrializados no podrán vivir como lo hicieron hasta hoy si no tuvieran a su disposición los recursos naturales no renovables del planeta. Tendrán que montar un sistema de presiones y restricciones que garanticen la consecución de sus intenciones” (Henry Kissinger, 1994, ex Secretario de Estado americano).

                    “El Brasil debe delegar parte de sus derechos sobre la Amazonia a los organismos internacionales competentes (Mikhail Gorbachev, 1992, ex Primer ministro de la extinta Unión Soviética).

                    “El Brasil precisa aceptar una soberanía relativa sobre la Amazonia” (François Miterrand, 1989, entonces presidente de Francia).

                    “Las naciones desarrolladas deben extender el imperio de la ley a aquello que es común para todo el mundo. Las campañas ecológicas internacionales que buscan la limitación de las soberanías nacionales sobre la región amazónica están dejando la fase propagandística para dar inicio a una fase operativa, que puede, definitivamente, implicar intervenciones militares directas sobre la región” (John Major, 1992, entonces Primer ministro de Inglaterra).

                    “Sólo la internacionalización podrá salvar la Amazonia” (Grupo de los 100, 1989, ciudad de México).
                    “La Amazonia es un patrimonio de la humanidad. La posesión de esa inmensa área por los países mencionados (Brasil, Venezuela, Colombia, Perú y Ecuador) es meramente circunstancial” (Consejo Mundial de Iglesias Cristianas reunidas en Ginebra, 1992).
                    Y sigue: “Es nuestro deber garantizar la preservación del territorio de la Amazonia y de sus habitantes aborígenes para el disfrute de las grandes civilizaciones europeas cuyas áreas naturales están reducidas a un límite crítico”.


                    Hay que ser tonto o malintencionado para no ver que ha comenzado el sistema de presiones preconizado por Kissinger, o la fase operativa de John Major. No se indican fechas, por supuesto y al menos por ahora, para operaciones militares. Los “marines” aún no están saltando sobre la Amazonia, porque esa no es la estrategia del poder. Ellos tienen tiempo y paciencia. Pretenden, primero, concienciar a la opinión pública mundial que los brasileros, son irresponsables, dilapidadores de la naturaleza, vándalos que no merecen detentar la soberanía de su propio territorio. Puede llevar algunos años porque comienza con el lavado de cerebro del ciudadano común y, en especial, de los niños. Éstos, cuando adultos, de tanta propaganda anti brasilera, aceptarán sin pestañear, hasta con aplausos, una decisión cualquiera de las Naciones Unidas o de otro organismo internacional, “internacionalizando” la región.

                    ¿Evidencias de ello? Vamos a algunas: el hombre – Araña, una historieta muy popular, combate en algunos episodios contra hacendados y autoridades de Brasil, “para salvar la Amazonia”. Superman, en vez de combatir a Lex Luthor, se dedica en una aventura a enfrentar a los madereros que destruían la región. Venció, por lo menos en la revista.

                    Una cadena internacional de hamburgueserías distribuye una historieta donde dos chicos conversan sobre sus preferencias: o la rodaja de cebolla, o el pepino en conserva. Sorpresivamente, sin más ni menos, uno de ellos dispara: “¿Sabías que en Brasil se quema un campo de fútbol por segundo en la Amazonia?”.

                    Y hablando de hogueras: numerosos restaurantes populares de comidas rápidas. En los Estados Unidos, utilizan manteles descartables en sus mesas. En ellos se leer con mucha frecuencia lo mismo que los ingleses colocan en calcomanías en sus autos: “Luche por las selvas. Queme un Brasilero”.

                    ¿Terminamos? No.
                    Unos meses atrás la cadena de televisión CNN dedicó a la Amazonia un comercial institucional presentado por su corresponsal en Río de Janeiro, Marina Mirabella. Ella muestra, primero, las bellezas y maravillas de la región, exaltándolas. De pronto, un corte y escenas de incendios, devastación de la flora y la fauna, suciedad e inmundicia. La conclusión de la periodista, en “off”: “Son los brasileros quienes están haciendo esto. ¿Hasta cuándo? La Amazonia pertenece a la humanidad y el Brasil no tiene capacidad para preservarla”.

                    Aún más. La revista Science, editada en Washington, acaba de publicar un reciente estudio mostrando que en treinta años los recursos de agua dulce del planeta no serán suficientes para aplacar la sed universal, y el mayor problema es la falta de acceso a esa agua porque dos terceras partes están en las neveras de los polos. En seguida sostienen que el río Amazonas acarrea el 15 % del agua dulce de la Tierra, y “sólo es accesible a veinticinco millones de personas, constituyendo una opción exótica, por ello, acudir a los icebergs...”.

                    Conforme la afirmación del ex Ministro de Marina, almirante Maximiano da Fonseca, en la capital americana son frecuentes los comentarios en las escuelas públicas que la invasión de la Amazonia es inevitable, y que ocurrirá más pronto o más tarde.
                    Sendos documentos continúan siendo emitidos por el Consejo Mundial de Iglesias Cristianas. Con sede en Ginebra, sustentando “la necesidad de infiltrar misioneros en la selva para delimitar las naciones indígenas, siendo nuestro deber preservar este inmenso territorio como patrimonio de la humanidad antes que de los países que pretenciosamente dicen poseerlo”.


                    © 2009 Medios de Comunicación E.R. S.A. | Todos los derechos reservados .
                    Gabiton Diseño Web

                    Diario UNO de Entre Rios

                    PD: Nòtese como un año antes del intento de ocupaciòn del nordeste brasileño por tropas de EEUU e Inglaterra, el primer ministro de inglaterra lanza una advertencia de acciones militares sobre la amazonia.
                    Muy buena tu nota Pisciano, Amazonia, Acuifero Guarani, yacimientos minerales, petroleo, gas, etc etc, en algún momento nuestro país debe tomar conciencia del peligro que nos acecha, lamentablemente la propaganda intencionada en contra de estos hechos es mayor, ( NEGANDO TODO )ya que el lobby periodístico mundial y local, ya sabemos por quien esta manejado.

                    Lo peor que nos puede pasar es la DESINFORMACION, y eso es lo que se fomenta en el Cono Sur, y opino personalmente que hay gente que responde a intereses foráneos...( por no poner nombre a los países foráneos...) que esta infiltrada entre los políticos de los países del Cono Sur ( Argentina incluida, por supuesto) y que impide a través de presiones o jugosos sobres con "verdes", que estos políticos actúen en contra del plan de despojo

                    Esto es una REALIDAD, y poco se `puede hacer contra la indiferencia y negación permanente de los hechos nombrados, por parte de medios y autoridades "complices o compradas" , solo cabe esperar la reacción de Brasil y Argentina para evitar el saqueo de los recursos en nombre del "PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD"
                    Brasil ya se esta cuidando y tiene esta cuestión aceptada, en el caso Argentino, creo que no nos queremos enterar o que la presión e infiltración que antes nombre, nos tiene maniatados................... espero que no sea tarde para actuar.

                    Solo con estas pruebas presentadas, creo que es suficiente para argumentar el hecho de que tengamos nuestras F. Armadas equipadas y en excelentes condiciones operativas, mal que le pese a muchos sectores del gobierno, periodistas iluminados y políticos de turno que llegan a argumentar publicamente : para que queremos submarinos ???

                    Si tenemos el jardín de casa con 10 Doberman rabiosos, los chorros lo pensaran mucho, antes de entrar a robar, hoy día, nuestro jardín esta mas solo que un cementerio..................... esta claro no ??


                    Comentario


                    • #11
                      Re: AMEAÇA REAL? BRASIL - 1993 Operação Surumu

                      Originalmente publicado por GUARANI 2 Ver Mensaje
                      Muy bueno el informe, no conocía este episodio, que explicaciones dieron UK y USA ??? si es que dieron alguna........

                      Tienes mas datos que `puedas aportar ??? este hacho revela las antiguas intenciones de las potencias sobre territorios Sudamericanos que ni somos capaces de imaginarnos, deberíamos tener PLENA CONCIENCIA de que el Sur de América , es un jugoso premio para proveerse de materias primas, y los buitres siguen acechando.
                      Debemos estar preparados para ello, afortunadamente Brasil, tomo debida nota del caso y esta atenta ante una futura agresion o intento de despojo, nosotros........ seguimos dormidos y miramos para otro lado, mientras nos esquilman nuestras riquezas.......

                      Un saludo,



                      Declaraciones nunca se dio, de cualquiera de las partes, incluso de las Naciones Unidas.

                      Comentario


                      • #12
                        Re: AMEAÇA REAL? BRASIL - 1993 Operação Surumu

                        Originalmente publicado por Pisciano Ver Mensaje
                        los destellos de momentos en que la independencia estuvo en peligro sólo hay que descubrirlos

                        Cuando USA pensó en invadir Brasil


                        Ni relatos sobre política o ficción, lo que sigue es un anticipo del futuro desde la perspectiva de la parapsicología.

                        El 12 de enero de 1942, poco más de un mes después del ataque japonés a Pearl Harbour, todos los cancilleres americanos estaban reunidos en Río de Janeiro. La reunión fue convocada por el presidente Franklin Roosevelt y se destinaba a obtener la ruptura de las relaciones diplomáticas de América Latina con el Eje roma – Berlín – Tokio. Doce países ya lo habían hecho, pero faltaban los Tres Grandes –Brasil, Argentina y Chile.

                        De los tres, sólo Brasil tenía importancia estratégica a causa de las bases aéreas. Getulio Vargas, presidente de Brasil, estaba enamorado de los alemanes. Su ministro de Guerra, Eurico Gaspar Dutra, celebró la caída de París, y el jefe del Estado Mayor del Ejército, general Goes Monteiro, pasó sus últimos años con la certeza de la victoria nazi en la cabeza y la Gran Cruz del Águila alemana en el uniforme.

                        Los americanos temían tres cosas: un ataque alemán en la costa brasilera, un golpe filonazi en Argentina y una insurrección de las colectividades alemanas e italiana del sur del Brasil. En 1940, para conjurar esa hipótesis, el ejército americano, autorizado por Roosevelt, concibió un plan audaz. Se llamaba “Pote de Oro” y preveía la ocupación de toda la costa brasilera, de Belém a Río de Janeiro. Movilizaría cien mil soldados, pero fue suspendido.

                        (...)

                        Comentario


                        • #13
                          Re: AMEAÇA REAL? BRASIL - 1993 Operação Surumu

                          Y después leo que hay algunos foristas y militares brasileños que quieren el F18, sería la versión moderna del caballo de Troya, nada más que un poco más caro que ese....lo mismo pasa en nuestras latitudes, el 80% de nuestro material bélico (además de obsoleto) es o yanky o británico...

                          Comentario


                          • #14
                            Re: AMEAÇA REAL? BRASIL - 1993 Operação Surumu

                            Brasil=Argentina
                            Dos grandes desarmados (al nivel que requieren), llenos de recursos (tangibles y probables), sin armas nucleares (al menos declaradas) y con plataformas enemigas muy cercanas (guyana-brasil; malvinas-argentina).
                            Saludos
                            Bicho
                            "Confiar en que en cualquier momento podriamos contar con materiales de otra procedencia que no sea la propia, significa conspirar contra la seguridad de la Patria"

                            General D Manuel N. Savio

                            la verdad es que nunca es facil ganar una guerra... sabias palabras

                            Comentario


                            • #15
                              Re: AMEAÇA REAL? BRASIL - 1993 Operação Surumu

                              La verdadera causa por la cual Getulio Vargas enviò tropas a europa a pelear con los aliados fue para detener una invasiòn norteamericana en su territorio.
                              Julio Gutièrrez
                              Administrador del Foro
                              Aviacionargentina.net

                              Comentario

                              Trabajando...
                              X