Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Los problemas de Brasil

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Re: Los problemas de Brasil

    Dudo mucho que el ejército brasileño permita la venta de la participación estatal de Embraer. Eso es un asunto prácticamente militar.

    La de petrobras, supongo que querrá vender yacimientos, pero no sé qué tanto podrán vender.

    Mi idea es que Temer estará paralizado y no acaba su mandato, pero va y me equivoco.
    Blog:
    El Tablero de Cronos

    Comentario


    • Re: Los problemas de Brasil

      Originalmente publicado por Jhr cronos Ver Mensaje
      Dudo mucho que el ejército brasileño permita la venta de la participación estatal de Embraer. Eso es un asunto prácticamente militar.

      La de petrobras, supongo que querrá vender yacimientos, pero no sé qué tanto podrán vender.

      Mi idea es que Temer estará paralizado y no acaba su mandato, pero va y me equivoco.
      Creo que es una nota sensacionalista, nada mas.

      En Embraer se conserva la accion de oro, y para esto hay una ley. Es impossible una venta.

      Saludos!

      Comentario


      • Re: Los problemas de Brasil

        Michel Temer busca a Mauricio Macri como gran aliado para su giro liberal



        El nuevo presidente de Brasil elige Buenos Aires y Asunción para su primera visita oficial

        EL PAÍS - CARLOS E. CUÉ / FEDERICO RIVAS MOLINA - Buenos Aires 3 OCT 2016 - 20:51 CEST
        Michel Temer lo tiene claro: su gran aliado en el giro liberal que quiere dar a Brasil es Mauricio Macri. Temer busca la cercanía del argentino desde el primer momento y decidió que Buenos Aires fuera el destino de su primera visita oficial a un país –y no a una cumbre internacional- desde la destitución definitiva de Dilma Rousseff. Macri ha mantenido sin embargo cierta ambigüedad. Por un lado fue el primero en apoyar la llegada de Temer, pero por otro trata de evitar que le comparen con el brasileño, que ha prometido una ola de privatizaciones que Macri no tiene margen para realizar. “Temer es más de derechas que nosotros”, asegura un miembro de la cúpula macrista.


        El argentino huye de definiciones ideológicas para ganar espacio político y la alianza con Temer le empuja a la derecha. “Elegí que el primer país al que viajo fuera Argentina por los lazos históricos pero sobre todo la identidad de posiciones que encontramos con Macri”, dijo el brasileño con el argentino al lado, que no se mojó tanto. Ambos comparecieron con gran sintonía en Olivos, la residencia presidencial, en una fotografía que remata el giro regional. Hace solo un año eran Rousseff y Cristina Kirchner las que comandaban ambos países, y antes Lula da Silva y Néstor Kirchner, los protagonistas, con Hugo Chávez, de la década dorada de la izquierda latinoamericana.

        Macri y Temer mostraron una gran coincidencia en la rueda de prensa en dos asuntos clave: Mercosur y la posible salida de Venezuela. “Brasil es un país hermano. Tenemos un gran eje que es reducir la pobreza en nuestros países. Valoramos mucho su visita”, le dijo el argentino. Ambos mostraron “una gran preocupación por los derechos humanos en Venezuela” e insistieron en que si no cumple los requisitos fijados antes del 13 de diciembre, será suspendida de Mercosur.

        También mostraron sintonía en su apoyo a la paz en Colombia, después de la victoria del no en el referéndum, pero sobre todo se mostraron a favor de revitalizar Mercosur y acelerar los acuerdos con la Unión Europea que se negocian sin éxito desde hace casi 20 años. Además Temer, muy criticado internamente, señaló que las elecciones de este domingo en Brasil, con una enorme abstención, muestran que “hay una decepción con la clase política en general”. Ambos evitaron cualquier polémica por la llegada al poder de Temer, sin el voto popular y con un impeachment. “Para nosotros con Brasil está tudo bem, tudo legal”, trató de destensar Macri en portugués al final de la conferencia.

        Temer encontró así en Argentina el primer escenario bilateral para mostrase como presidente de Brasil tras la cuestionada destitución de Dilma Rousseff, el 31 de agosto. Y lo hizo con Macri, un presidente que, como él, representa el giro regional de Sudamérica hacia la derecha.

        En rigor, el viaje de Temer a Buenos Aires no ha sido oficial, porque eso hubiese exigido una visita del brasileño al Congreso. El Gobierno argentino quiso evitar ese paso al invitado, para que no deba enfrentarse con los legisladores del kirchnerismo y otros bloques de izquierda que consideran que la salida anticipada de Rousseff fue un golpe de Estado. La llegada de Temer provocó una protesta en Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada, mientras los mandatarios estaban tranquilos en Olivos, lejos de allí. “Si conseguí evitar las protestas, mejor para mí y para la democracia”, bromeó Temer. Un grupo de brasileños, sin embargo, desplegó pancartar contra el brasileño frente a la residencia oficial.

        La estrategia de la Casa Rosada ha sido transmitir la idea de unidad entre los dos principales países del Mercosur, contracara política de un bloque bolivariano en horas bajas que lidera Venezuela. Argentina y Brasil se mostraron en el pasado de acuerdo en aislar a Caracas tras su intención de asumir la presidencia pro tempore del mercado común sin el consenso de los socios. En esa lista está también Paraguay, país al que Temer sumó en su primera gira regional, pero no Uruguay, que quedó solo en su defensa de la transmisión automática de la presidencia a Venezuela por corresponderle por orden alfabético.

        El encuentro bilateral ha sido también una muestra del tono que marcarán las nuevas relaciones. Se habló mucho de comercio e inversiones, y poco de política, el eje que estructuró los últimos 10 años de desarrollo del bloque. Tanto Néstor y Cristina Kirchner como Lula y Rousseff pasaron por alto las cancillerías y asumieron como una cuestión personal cualquier solución a los problemas bilaterales. Macri y Temer han desandado ese camino para recuperar el espíritu comercial del Mercosur.

        Michel Temer busca a Mauricio Macri como gran aliado para su giro liberal | Internacional | EL PAÍS

        Comentario


        • Re: Los problemas de Brasil

          La corrupción en Brasil llega a las infraestructuras aeronáuticas



          Airline92 - WEDNESDAY, 05 OCTOBER 2016 07:17
          Odebrecht se vio obligada a retirarse de la gestión del aeropuerto de Río de Janeiro/Galeao, al estar profundamente involucrada en casos de corrupción investigados por la Policía Federal en la operación denominada Lava Jato. A punto para cerrar un nuevo acuerdo de delación premiada, el grupo brasileño prepara su salida del consorcio público-privado que administra esas instalaciones. En la actualidad lo dirige el consorcio Rio Galeao, en el cual el Estado ,a través de Infraero, tiene el 49 por ciento de sus acciones. El operador del aeropuerto de Singapur/Changi control el 20,4% y Odebrecht el 30,6. Por el momento, hay dos importantes grupos extranjeros que analizando incorporarse al negocio y una tercera firma también va a iniciar conversaciones. Changi quiere continuar participando, según informó su presidente, Lim Liang Song, en los contactos que mantuvo en Brasilia con los ministros de la Presidencia, Eliseu Padilha, y Transporte, Mauricio Quintella.

          Para eso se necesita una definición rápida sobre cómo la situación actual podría afectar a Infraero, empresa de infraestructuras aeroportuarias nacionales. Quintella informó que el Estado no tiene dinero para cubrir la cuota de la concesión y en diciembre la instalación necesita entregar 305 millones de dólares, de los cuales 150 millones corresponderían a Infraero. Si los recursos públicos no se aportan, los socios privados tendrían que efectuar íntegramente el pago y, si es así, se diluirá la participación del Estado en el consorcio. Quintella Sostiene que el pago no se haga, aunque para el Gobierno esto es una cuestión aún abierta. Además de un nuevo socio, una posible financiación estatal a largo plazo y una definición del futuro papel de Infraero, el nuevo consorcio que se conforme necesita un equilibrio económico y financiero del contrato.

          Una propuesta ya presentada ante la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC) prevé una suspensión temporal del pago de los derechos de concesión para concentrar sus recursos en las inversiones necesarias. La salida de la Odebrecht , de cualquier forma, es un proceso que tomará algún tiempo para dilucidarse, aunque se está considerando, al menos, desde fines de abril. A principios de este año, el entonces presidente del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), Luciano Coutinho, prometió autorizar el crédito a largo plazo para el consorcio y una semana después retiró su oferta. Ante la negativa de un préstamo crucial para la continuidad del negocio, Odebrecht informó al gobierno que no sería un obstáculo para el proyecto. Indicó, incluso, que podría dejar el consorcio, si ese fuera el caso.

          Entre los ejecutivos del aeropuerto, parece claro que la operación Lava Jato influyó en las dificultades para obtener esta financiación, por lo cual , la salida de Odebrecht puede desbloquear el negocio. Esa firma, con intereses en puertos, aeropuertos, carreteras e industrias militares (especialmente de sistemas bélicos navales y aeronáuticos), ha trabajado para aislar los negocios que aún conserva de los efectos de la operación Lava Jato. En su división de infraestructura, Odebrecht Transport, la Junta de Directores ha sido modificada y ahora está compuesta principalmente por miembros independientes o representantes de la minoría. La compañía también ha creado una dirección para realizar buenas prácticas y anticorrupción, lo que se denomina en inglés “Compliance” (Javier Bonilla, corresponsal de Grupo Edefa en Río de Janeiro).

          Fotografía: El aeropuerto de Río de Janeiro/Galeao.

          Comentario


          • Re: Los problemas de Brasil

            Detenido Eduardo Cunha, el 'verdugo' de Dilma Rousseff

            Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	14768927865338.jpg
Visitas:	1
Size:	21,4 KB
ID:	614508
            Fotografía del ex presidente de la Cámara Baja de Brasil Eduardo Cunha. Antonio Lacerda / EFE

            Cunha, que había sido despojado de su escaño hace unas semanas, está siendo investigado por su vinculación con el caso Petrobras

            EL MUNDO - LUIS TEJERO - Rio de Janeiro - 19/10/2016 19:05
            Eduardo Cunha, ex presidente de la Cámara de los Diputados de Brasil, ha sido detenido este miércoles por su presunta implicación en escándalos de corrupción. Comparado frecuentemente con Frank Underwood, el maquiavélico protagonista de la serie House of Cards, este ex parlamentario llegó a convertirse en una de las figuras más influyentes de la política nacional al impulsar el proceso de destitución contra Dilma Rousseff.

            Cunha ha sido arrestado en Brasilia por orden de Sérgio Moro, el juez encargado de la Operación Lava Jato, que investiga el gigantesco esquema de sobornos y desvíos en la empresa semiestatal Petrobras. La acción contra él tiene relación con sus cuentas millonarias y secretas en Suiza.

            La prisión preventiva -por tiempo indeterminado- se justifica porque "la libertad del ex parlamentario representaba un riesgo para la instrucción del proceso y el orden público", según un comunicado del Ministerio Público Federal (MPF). Los procuradores señalan que también existía "la posibilidad concreta de fuga debido a la disponibilidad de recursos ocultos en el extranjero, además de su doble nacionalidad italiana y brasileña".

            Esas mismas cuentas en Suiza le valieron el pasado septiembre la anulación de su mandato como diputado, tras haber negado su existencia ante una comisión parlamentaria. Aunque ya no ocupa cargos públicos, Cunha sigue perteneciendo por ahora al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el mismo del presidente de la República, Michel Temer.

            A sus 58 años, el ex diputado responde por corrupción pasiva, lavado de dinero y evasión de divisas en esta acción penal que tiene ramificaciones hasta África. En concreto, las sospechas tienen relación con la compra de un campo de petróleo en Benin en 2011, por parte de Petrobras, en la que Cunha supuestamente recibió un soborno de 1,5 millones de dólares. Su mujer, la periodista Cláudia Cruz, también está siendo acusada por "utilizar una cuenta a su nombre para ocultar la existencia de esos valores".

            Caídas en paralelo

            Pese a que la historia brasileña está llena de políticos que resurgen de las cenizas tras ser derribados por escándalos, el arresto de Cunha parece marcar el final de su carrera o al menos su alejamiento por una larga temporada. Una caída casi simultánea, aunque muy distinta, a la de su gran adversaria: Dilma Rousseff.

            Cunha y Rousseff -o Dilma, como la conocen sus compatriotas- llegaron a ser aliados y compañeros de coalición hace unos años, cuando ella ejercía su primer mandato como presidenta y él todavía era diputado por Río de Janeiro y portavoz del PMDB.

            Sin embargo, su elección como presidente de la Cámara Baja a comienzos de 2015 multiplicó su influencia sobre un grupo de parlamentarios rebeldes -una especie de Tea Party en versión brasileña- y lo convirtió en líder informal de la oposición. Desde ese nuevo papel impulsó una agenda legislativa ultraconservadora y una serie de proyectos "bomba" para descuadrar los presupuestos y perjudicar así al Gobierno encabezado por el Partido de los Trabajadores (PT).

            A finales de 2015, cuando ya estaba siendo investigado por mentir a sus colegas diputados sobre las cuentas secretas en Suiza, el rival de Dilma se lanzó a la embestida definitiva. El 2 de diciembre, apenas unas horas después de que los representantes del PT en el Consejo de Ética de la Cámara adelantaran que votarían contra él, Cunha anunció a todo el país que acababa de autorizar el proceso de "impeachment" (o impugnación) contra la presidenta.

            El desenlace de dicho juicio político es conocido, y ahora ni ella ni él ocupan los cargos que desempeñaban hace un año. Pero a diferencia del diputado ahora preso, la ex mandataria todavía no ha sido acusada formalmente por ningún caso de corrupción, sino que el Congreso la destituyó por un "crimen de responsabilidad" relacionado con el maquillaje de las cuentas públicas.

            Detenido Eduardo Cunha, el 'verdugo' de Dilma Rousseff | Brasil | EL MUNDO

            Comentario


            • Re: Los problemas de Brasil

              Etihad abandona Brasil



              Airline92.com - WEDNESDAY, 23 NOVEMBER 2016
              La aerolínea Etihad Airways anunció en un comunicado que, debido a la situación económica actual de Brasil y la fuerte depreciación de la moneda brasileña, el rendimiento de la ruta entre Sao Paulo y Abu Dabi está muy por debajo de las expectativas de la empresa, lo que ha impulsado la decisión de suspender indefinidamente las operaciones a partir del 26 de marzo de 2017. Los pasajeros que ya han reservado sus plazas en los vuelos después del 25 de marzo recibirán un reembolso total de los billetes u opciones de viaje alternativas en cooperación con el transportista asociado Alitalia, vía Roma. Etihad había puesto en marcha vuelos regulares a la ciudad más grande de Brasil en junio de 2013. Más de 460.000 pasajeros fueron transportados en la ruta en los últimos tres años.

              Etihad se suma a otras compañías aéreas que ya han dejado de operar en Brasil, como Singapore Airlines, también motivada por la crisis económica. Uno de los mayores beneficiarios de la salida de los gigantes asiáticos de Brasil es la compañía africana Ethiopian Airlines, que concentrará numerosos pasajeros desde y hacia el sudeste de Asia. (Javier Bonilla)

              Comentario


              • Re: Los problemas de Brasil

                En una medida sin precedentes, Brasil enfrenta el ajuste mas severo de los últimos tiempos. La pregunta es como afectarán estas medidas a los nuevos programas aeronaúticos como el Gripen y el KC-390

                Brasil limita el gasto público para los próximos veinte años

                La medida, el ajuste fiscal más severo de la historia reciente, desata las protestas en el país

                EL PAÍS - AFONSO BENITES - Brasilia 14 DIC 2016 - 02:53 CET
                Brasil dio este martes luz verde al ajuste fiscal más severo de su historia reciente: desde que se aprobó su actual constitución, en 1988, no se había visto una medida tan contundente como la que se hasta ahora se conocía como la PEC 55; el objeto de las manifestaciones en las últimas semanas y el proyecto estrella del Gobierno de Michel Temer: la reforma que rebaja dramáticamente el techo de los gastos públicos durante los próximos 20 años. Esta enmienda a la constitución fue aprobada por el Senado por 53 votos -solo cuatro más de los mínimamente requeridos para alterar la carta magna- y 16 en contra, tras un proceso de más de mes y medio de pasos en falso y polémicas.

                A partir del año que viene, las inversiones públicas quedarán limitadas durante cinco legislaturas: solo se podrán aumentar los gastos lo que aumente la inflación. La considerable administración brasileña no podrá ni subir el sueldo a sus trabajadores, ni contratar funcionarios nuevos ni conceder incentivos fiscales. En las dos áreas más sensibles, educación y sanidad, este límite solo entrará en vigor en 2018, pero no por ello deja de suponer un cambio existencial en la Administración brasileña. Hasta ahora, su Constitución establecía un piso de gastos en estas materias, no un techo.

                Lo apretado de la votación es reflejo de una situación cada vez más innegable: el Gobierno de Michel Temer, que llegó al poder en agosto solo después del impeachment a Dilma Rousseff, no tiene la autoridad calculada. Este Ejecutivo había intentado presentarse como uno de sensatez y responsabilidad fiscal, una medicina amarga pero necesaria para que el país salga de la grave crisis económica que atraviesa. Pero desde entonces no ha sido capaz de evitar el torrente de acusaciones de corrupción que salpican a cada vez más de sus miembros. Así, ha llegado al día de la votación desgastado, con una popularidad de un 10% según la última encuesta de Datafolha (cuando asumió el poder, el Gobierno tenía una popularidad ya baja del 14%) y muchos senadores que ya habían mostrado lealtad a la PEC 55 han aprovechado para escenificar su desacuerdo. “Tampoco teníamos que ganar de penalti: no hemos ganado de 5 a 0 pero hemos ganado de 5 a 3. Lo importante es que hemos ganado”, se consolaba Romero Jucá, el líder del Gobierno en el Congreso.

                Antes de que se comenzara a votar, la minúscula bancada de la oposición ya avisaba que iba a recurrir el resultado al Tribunal Supremo. La verdad es que hasta ahora ninguno de los muchos intentos de llevar la cuestión al Tribunal Supremo ha llegado muy lejos, pero la izquierda insiste en que la nueva ley es inconstitucional. “Es una insensatez: la Constitución ciudadana ha dejado de proteger a sus ciudadanos”, lamentaba Jorge Viana, del Partido de los Trabajadores.

                Brasil limita el gasto público para los próximos veinte años | Internacional | EL PAÍS

                Comentario


                • Re: Los problemas de Brasil

                  La constitución no se hizo para estos disparates. Tampoco debería poder modificarse sin aprobación expresa del pueblo.

                  Queda el consuelo que lo que fácil llega, fácil se va, de modo que hoy congelan el presupuesto y va el siguiente lo descongela por la misma vía.
                  Blog:
                  El Tablero de Cronos

                  Comentario


                  • Re: Los problemas de Brasil

                    La interminable crisis política paraliza la economía de Brasil


                    Planta petroquímica en el nordeste de Brasil. PAULO FRIDMAN (BLOOMBERG)

                    EL PAÍS - HELOÍSA MENDONÇA - São Paulo - 3 ENE 2017
                    La interminable convulsión política que vive Brasil hace crecer el temor de que la ansiada recuperación económica no se concrete en 2017. Según varios expertos consultados por EL PAÍS, las investigaciones en marcha, derivadas de la Operación Lava Jato, tienen potencial para desestabilizar al Gobierno de Michel Temer y pueden poner en peligro la capacidad del presidente de promover reformas económicas para que el país vuelva a crecer. Con un amplio horizonte de dificultades, las proyecciones del mercado financiero para la economía de Brasil en los próximos meses son bastante modestas.

                    Una encuesta realizada por el Banco Central a un centenar de instituciones financieras prevé un crecimiento de la economía de un 0,5% en 2017. Eso después de una recesión aguda en 2016, que según las estimaciones debe de haber cerrado con una caída del 3,49% del PIB. "Estamos viendo al presidente sangrar con la crisis a su alrededor. Hay un gran temor en relación con las delaciones de Odebrecht [sobre sobornos a políticos] y en qué medida esta puede alcanzar al Gobierno Temer, afectando su capital político", explica Sérgio Valle, economista jefe de la consultora MB Associados. Para él, con un ambiente lleno de incertidumbre, es probable que Temer encuentre dificultades para aprobar la impopular reforma de las pensiones (eleva la edad mínima de jubilación a 65 años y exige 49 como mínimo de servicio), considerada esencial para garantizar el equilibrio de las cuentas públicas de Brasil.

                    Es cierto que hay algunas señales positivas en el horizonte, como la tendencia a la baja de los intereses del Banco Central en los próximos meses, después de que cediese la inflación. La recesión contribuyó a la bajada de los precios. Además, hay una expectativa de un año positivo para el sector agrícola, que espera una supercosecha de grano. Las materias primas vendrían a contribuir a una mejora en el ámbito internacional. La Asociación de Comercio Exterior de Brasil (AEB) proyecta un alza del 7,2% de las exportaciones brasileñas en relación con 2016. El comercio internacional tiene un peso de poco más del 11% en la economía brasileña.

                    Incluso el polémico Donald Trump, que asumirá la presidencia estadounidense el próximo día 20, podría colaborar indirectamente con el crecimiento de Brasil. Trump ya ha asumido una postura provocadora ante China, lo que podría alterar el ajedrez del comercio internacional. "Si Estados Unidos realmente entra en una guerra comercial con China, Brasil puede verse beneficiado. Somos competidores de EE UU en algunos productos agrícolas, que podríamos exportar a China, por ejemplo", explica Valle.

                    Sin embargo, todo se trata, por ahora, de especulaciones que pueden animar a los más optimistas. Pero nada concreto que asegure un futuro alentador para un Gobierno frágil, expuesto incluso a ser destituido. El Tribunal Superior Electoral (TSE) investiga si hubo dinero ilegal en la campaña presidencial de 2014. Si se confirma la sospecha, el TSE podría pedir la destitución de la lista vencedora de las elecciones (Rousseff-Temer). "Si se destituye la lista y Temer sale de la presidencia, habrá una fuerte inestabilidad, lo que retrasaría aún más la recuperación económica y ahuyentaría las inversiones", opina Valle.

                    Presidenciales de 2018

                    Más allá de la sombra de la destitución, Temer es la cristalera en medio de una mala cosecha de datos económicos derivados de la recesión. Ejemplo de ello es el desempleo de 12,1 millones de brasileños, de los cuales 1,9 millones han perdido sus puestos en los últimos 12 meses, una cifra que puede empeorar este año.

                    Después de empeñarse en aprobar un ajuste fiscal que ha establecido un techo de gasto para las próximas dos décadas, el presidente trabaja para reformar las pensiones este año, un proceso que afecta directamente a uno de los grupos más vulnerables. De este modo, su popularidad, que ya es baja, con apenas un 8% de aprobación, se vuelve todavía más frágil con este cóctel de malas proyecciones.

                    Consciente del tamaño del problema con el que tiene que lidiar, Temer anunció, la semana de Navidad, un paquete de medidas para intentar reaccionar al escenario pesimista: anticipó la liberación de las retiradas del Fondo de Garantía de los Trabajadores (ahorro obligatorio de los trabajadores, que el Gobierno lo maneja, y solo es liberado en casos de despido o jubilación) y prometió la reducción de los intereses de las tarjetas de crédito, entre otras medidas de incentivo.

                    Silvia Matos, investigadora del área de Economía de la Fundación Getúlio Vargas, señala que parte del infierno astral que vive el país proviene de un exceso de optimismo de que habría una mejora con la destitución de Dilma Rousseff el pasado agosto, lo que no se ha concretado. "Parecía que todo se resolvería para la reanudación de la actividad económica, pero estamos pasando por una recesión severa, que requiere reformas estructurales muy radicales", explica.

                    Los desafíos de recuperar el crecimiento del país no se concentran solo en el año que comienza, sino también en el escenario político de 2018. Entre los expertos consultados por EL PAÍS hay un consenso de que la estabilidad económica solo volverá de forma definitiva en caso de que haya una elección presidencial razonable de aquí a dos años. "Dada esta turbulencia que estamos viendo en los últimos años, la probabilidad de que se produzca un escenario político muy atípico, con muchos nombres, con muchas incertidumbres, está creciendo. De ahí, la posibilidad de que alguien, un salvador de la patria, gane y continúe aumentando la inestabilidad", explica el economista Sérgio Valle.

                    La economista jefe de la corredora de bolsa XP Inversiones, Zeina Latif, también está de acuerdo en que existe un riesgo de que las elecciones de 2018 sean tumultuosas y de que a ellas se presenten candidatos con agendas que no sean de ajuste fiscal, lo que comprometería aún más la reanudación del crecimiento. Latif entiende que en una inflexión de la actividad económica puede producirse en el último trimestre de este año. "Sin embargo, hasta entonces, aún hay mucho en juego", afirma.

                    12,1 MILLONESDE DESEMPLEADOS

                    3,49% se contrajo el PIB brasileño en 2016, según varias estimaciones. Se trata de la segunda caída consecutiva tras el -3,8% de 2015.
                    0,5% crecerá la economía del país este año, de acuerdo con una encuesta del Banco Central a un grupo de instituciones financieras.
                    7,2% crecerán las exportaciones del país en 2017, según la Asociación de Comercio Exterior de Brasil.
                    12,1 millones de brasileños están desempleados (cerca del 11,9%, según cifras oficiales publicadas en diciembre). De ese grupo, 1,9 millones han perdido su empleo en el último año, la mitad del cual ha gobernado Michel Temer.
                    12,7% de desocupación habrá en 2017 en el gigante sudamericano, según estimaciones del banco Santander.

                    La interminable crisis política paraliza la economía de Brasil | Economía | EL PAÍS

                    Comentario


                    • Re: Los problemas de Brasil

                      Estas no son buenas noticias para nosotros tampoco, nuestra Brasil dependencia influirá mucho en los números de nuestro país.

                      Z.-
                      Nec temere nec timide

                      Comentario


                      • Re: Los problemas de Brasil

                        Y en eso volvió Lula candidato

                        “Nosotros volveremos a gobernar a pesar de que quieren criminalizar al PT”, dijo el histórico dirigente en Salvador de Bahía en un encuentro de los campesinos sin tierra. Lula habló de la injerencia de EE.UU. en la investigación sobre Petrobras.

                        Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	na21fo01_10.jpg
Visitas:	1
Size:	22,3 KB
ID:	619103
                        “Voy a recorrer todo el país este año para recuperar la imagen de mi partido y mejorar mi imagen.”
                        (Imagen: AFP)
                        Por Dario Pignotti

                        Desde Brasilia

                        Y en eso volvió Luiz Inácio Lula da Silva. No hay receso veraniego para la política brasileña post golpe donde el ex presidente propuso la realización de elecciones anticipadas a las que planea presentarse, y “si lo hago será para vencer, porque nosotros volveremos a gobernar este país a pesar de que quieren criminalizar al Partido de los Trabajadores”. Hacía mucho calor en Salvador de Bahía, y más aún debajo de la cobertura de lona montada por los campesinos del MST, con sus gorros rojos. “Brasil, urgente, Lula presidente” propuso el público seguido por el estallido de tres petardos, aplausos y más consignas. El ex tornero mecánico hizo una pausa, secó su frente con un pañuelo blanco, y luego retomó el discurso, que fue el primero de 2017 ante un gran auditorio en el que denostó a Michel Temer, elogió los “60 años” de soberanía cubana y repudió la injerencia norteamericana agazapada detrás del juez Sergio Moro, que ni siquiera finge neutralidad.

                        Demandó una “investigación” sobre la presunta complicidad Moro y Estados Unidos en el proceso por corrupción que redundó en multas millonarias contra Petrobras y la anulación de la legislación petrolera, sancionada en 2010, que limitaba la participación de petroleras extranjeras.

                        Luego volvió a cargar contra el mediático Moro cuando sugirió que tiene aspiraciones políticas.

                        “Hoy todo el mundo quiere ser presidente, Temer quiere ser presidente, el juez Moro quiere ser, el ministro de Exteriores (José) Serra quiere, el gobernador (San Pablo) Geraldo Alckmin también quiere. Me parece perfecto que ellos quieran, pero lo que no me parece perfecto es que tomen el gobierno por la fuerza, tienen que dar la disputa en las urnas” desafió Lula.

                        De hecho, aunque no lo expresó abiertamente, Lula renovó su propuesta política principal, la de establecer un pacto amplio, que podría abarcar a partidos cómplices del golpe, para reformar la Constitución y permitir la celebración de comicios anticipados ante la evidencia de que esta administración no está en condiciones de concluir su mandato en diciembre de 2018.

                        Temer cerró 2016 asediado por las denuncias que lo envuelven en el presunto cobro de sobornos a la constructora Odebrecht e inauguró 2017 con la matanza de 60 presos ocurrida el 1 de enero en un presidio de Manaos, seguida por otras dos masacres que elevaron a 100 el número de víctimas en cárceles de la región amazónica debido a una guerra de las organizaciones delictivas, en cuyo vértice están el Primer Comando de la Capital, de San Pablo, y Comando Vermelho, de Río de Janeiro.

                        Su ministro de Justicia, Alexandre de Moraes, aseguró que no hubo pelea entre bandas (algo que el propio Temer admitió), propuso reeditar la fracasada Guerra contra las Drogas, cuestionada hasta en Colombia, y prometió erradicar la marihuana de América del Sur.

                        Las imaginativas afirmaciones del ministro temerista fueron desmentidas en los hechos por decenas de gobernadores que, según trascendidos, ya ordenaron el alerta en sus presidios ante la amenaza de nuevos enfrentamientos entre las facciones Primer Comando y Comando Vermelho, a lo que se suma el descontento declarado de los sindicatos policiales, que cuestionaron las medidas del gobierno para superar la crisis carcelaria.

                        Todo lo cual agrega pólvora a un barril cuyo estallido puede replicarse fuera de las cárceles.

                        En las favelas operan las “células dormidas” del Primer Comando, un ejército irregular bastante disciplinado y dispuesto a lanzar ataques relámpago contra comisarías, bancos y el transporte público como lo hicieron en mayo de 2006 en San Pablo.

                        Síntoma que la tensión carcelaria no amainó por completo fueron los dos muertos encontrados ayer en un reclusorio del estado nordestino de Alagoas.

                        En la también nordestina Salvador de Bahía Lula abrió el miércoles un año político anómalo, que comenzó en enero, pese a la tradición según la cual en este país no pasa nada hasta después del carnaval.

                        “Tengo 71 años de edad, pero no los represento (risas), estoy sintiéndome como un chico, como un pibe de 35 años, voy a recorrer todo el país este año para recuperar la imagen de mi partido y mejorar mi imagen”.

                        Sentado, con sandalias y camisa celeste de mangas cortas, José Stédile escuchaba pensativo la intervención de su viejo compañero, y por momentos rubricando con una sonrisa las ocurrencias de Lula, como cuando bromeó con la baja estatura de Rui Falcao, el titular del PT.

                        El coordinador del MST Stédile y el ex presidente suman fuerzas para la formación de un frente de partidos de izquierda, populares y movimientos sociales.

                        Lula sabe que su liderazgo se agiganta a través del contacto directo con la población, la cual vive en carne propia las consecuencias de un ajuste incruento.

                        Un informe publicado ayer por la Organización Internacional del Trabajo indica que este año Brasil incrementará en 1,4 millones el número de desempleados, con lo cual llegará a 13,8 millones de parados en 2018.

                        Los sondeos de opinión publicados por las grandes consultoras privadas, ninguna sospechada de lulista, coinciden en describir el crecimiento sostenido del líder del PT desde que Temer llegó el Palacio del Planalto, asalto del cual hoy se cumplen 8 meses y un día.

                        “Fuera Temer” exigieron los sin tierra congregados en Bahía, una consigna repetida ayer por los estudiantes reunidos en Playa Grande, ciudad del interior de San Pablo, en el sudeste, donde el mandatario visitó una escuela.

                        https://www.pagina12.com.ar/13918-y-...lula-candidato

                        Comentario


                        • Re: Los problemas de Brasil

                          Brasil: una encuesta da a Lula como ganador de las elecciones de 2018
                          Dic 12, 2016
                          Luiz Inácio Lula da Silva podría ganar las elecciones de 2018 y convertirse nuevamente en presidente de Brasil, señala una encuesta del reconocido instituto Datafolha difundida hoy y que además indica que el ex mandatario sólo podría ser vencido por la ecologista Marina Silva.

                          El ex mandatario lideraría la primera vuelta de los comicios presidenciales de 2018 y vencería a los tres posibles candidatos del centroderechista Partido de la Social de la Democracia Brasileña (Psdb) en caso de que hubiera una eventual segunda vuelta, puntualiza.

                          La ex senadora Marina Silva sería la única candidata que podría vencer a Lula en el balotaje y obtendría el 43 por ciento de los votos, frente al 34 por ciento del ex presidente, de acuerdo al sondeo de Datafolha, realizado sobre una muestra de 2.828 personas y divulgado por el diario Folha de Sao Paulo.

                          En los cuatro escenarios simulados por la encuestadora, Lula se sitúa al frente de todos ellos, por delante del gobernador de San Pablo, Geraldo Alckmin; del senador Aécio Neves y el canciller José Serra, todos ellos posibles candidato del PSDB, y de Silva.
                          ...
                          Brasil: una encuesta da a Lula como ganador de las elecciones de 2018
                          La tendencia que da a Lula ganador se mantiene, no tanto por él sino por el rchazo que generan sus contrarios. En cuanto a Marina Silva, primero habría que ver si es candidata por su partido.

                          *************
                          De todos modos, la principal batalla de Lula será contra los que desean enjuiciarlo y sacarlo de la política por esa vía.
                          Blog:
                          El Tablero de Cronos

                          Comentario


                          • Re: Los problemas de Brasil

                            Originalmente publicado por Jhr cronos Ver Mensaje
                            Brasil: una encuesta da a Lula como ganador de las elecciones de 2018


                            La tendencia que da a Lula ganador se mantiene, no tanto por él sino por el rchazo que generan sus contrarios. En cuanto a Marina Silva, primero habría que ver si es candidata por su partido.

                            *************
                            De todos modos, la principal batalla de Lula será contra los que desean enjuiciarlo y sacarlo de la política por esa vía.
                            A mi me da como una tremenda contradicción, nos pasamos el día hablando de democracia, de valores democráticos, mientras lo que se alimenta desde las usinas de des-información, sumado a operaciones que en su mayoría se orquestan afuera y las tradicionales clases dominantes latinoamericanas, que tienen menos fe en su propio país que son capaces de entregar la madre.-

                            Dejen que decidan los votos, que tanto miedo se le tiene al pueblo, somos todos ciudadanos, y tenemos los mismos derechos políticos. Dejen que los pueblos se expresen, a mi juicio se equivocan mucho menos que las élites.-

                            Un pensamiento dedicado a mi amigo peruna Cronos, o como dice el pato

                            Cebiche, cajón y pororo
                            por las rayas del tiempo hipnótico.
                            Tumbaos de oros por tumbadoras
                            de Mira flores a San Vicente
                            tenganlo presente.

                            Comentario


                            • Re: Los problemas de Brasil

                              Inesperadas declaraciones del jefe del Ejército de Brasil: "Somos un país que está a la deriva"



                              El General Eduardo Dias da Costa manifestó su preocupación por la situación que se vive en un país golpeado por los altos niveles de violencia en las calles y prisiones. “No queremos que el uso de las Fuerzas Armadas interfiera en la vida de la nación”, señaló

                              Eduardo Dias da Costa Villas Boas, máximo jefe del Ejército de Brasil, definió la situación actual de su nación con una fuerte declaración: "Somos un país que está a la deriva", dijo en la entrevista que publicó este viernes el portal Valor Económico.

                              El militar de 66 años, 50 de ellos dentro del Ejército brasileño, hizo referencia también a la seguridad y al crecimiento de una violencia inusitada, tanto en las calles como en los penales.

                              Los sangrientos motines -con decenas de muertos en los primeros días del año- en distintos estados del país; y la violencia en las calles de Espirito Santo y Río de Janeiro, hablan por sí solas. La situación se tornó tan crítica que fue necesario el ingreso de las Fuerzas Armadas en lugares donde no estaban acostumbrados a estar.

                              "(Así) nos lastimamos. Estamos nivelando para abajo respecto a los parámetros éticos y morales. Somos un país sin un mínimo de disciplina social", afirmó el comandante del ejército. Y agregó: "Somos un país que está a la deriva, que no sabe lo que quiere y lo que debería ser".



                              El militar fue contundente al ser consultado sobre la presencia del Ejército en las calles, ante la crisis en la policía: "No queremos que el uso de las Fuerzas Armadas interfiera en la vida de la nación. Es un trabajo que las Fuerzas Armadas no pueden resolver".

                              Nuestra acción está destinada a crear las condiciones para que otras ramas del gobierno puedan adoptar luego medidas económicas y sociales para cambiar esta realidad", señaló.

                              En la semana en que varios sectores -incluyendo los fiscales- expresaron su temor frente a los ataques contra la operación Lava Jato, el comandante la defendió: "Es la gran esperanza que se produce en el país. Sin un cambio en el aspecto ético se golpearía nuestro núcleo y se deteriorarían nuestros valores".

                              Los datos en materia de seguridad pública en Brasil son alarmantes: mueren cerca de 60 mil personas asesinadas por año, casi 20 mil desaparecen cada año y 100 mujeres son violadas cada día.

                              La Policía estima que alrededor del 80% de los delitos está directa o indirectamente vinculado a las drogas. "¿Qué está pasando? La seguridad pública es responsabilidad de los Estados y es lo que tanto hace falta aquí", concluyó Dias da Costa.

                              Inesperadas declaraciones del jefe del Ejército de Brasil: "Somos un país que está a la deriva" - Infobae
                              "Antes sacrificaría mi existencia que echar una mancha sobre mi vida pública que se pudiera interpretar por ambición".José de San Martín

                              Comentario


                              • Re: Los problemas de Brasil

                                Originalmente publicado por DragoDrayson Ver Mensaje
                                Inesperadas declaraciones del jefe del Ejército de Brasil: "Somos un país que está a la deriva"



                                El General Eduardo Dias da Costa manifestó su preocupación por la situación que se vive en un país golpeado por los altos niveles de violencia en las calles y prisiones. “No queremos que el uso de las Fuerzas Armadas interfiera en la vida de la nación”, señaló

                                Eduardo Dias da Costa Villas Boas, máximo jefe del Ejército de Brasil, definió la situación actual de su nación con una fuerte declaración: "Somos un país que está a la deriva", dijo en la entrevista que publicó este viernes el portal Valor Económico.

                                El militar de 66 años, 50 de ellos dentro del Ejército brasileño, hizo referencia también a la seguridad y al crecimiento de una violencia inusitada, tanto en las calles como en los penales.

                                Los sangrientos motines -con decenas de muertos en los primeros días del año- en distintos estados del país; y la violencia en las calles de Espirito Santo y Río de Janeiro, hablan por sí solas. La situación se tornó tan crítica que fue necesario el ingreso de las Fuerzas Armadas en lugares donde no estaban acostumbrados a estar.

                                "(Así) nos lastimamos. Estamos nivelando para abajo respecto a los parámetros éticos y morales. Somos un país sin un mínimo de disciplina social", afirmó el comandante del ejército. Y agregó: "Somos un país que está a la deriva, que no sabe lo que quiere y lo que debería ser".



                                El militar fue contundente al ser consultado sobre la presencia del Ejército en las calles, ante la crisis en la policía: "No queremos que el uso de las Fuerzas Armadas interfiera en la vida de la nación. Es un trabajo que las Fuerzas Armadas no pueden resolver".

                                Nuestra acción está destinada a crear las condiciones para que otras ramas del gobierno puedan adoptar luego medidas económicas y sociales para cambiar esta realidad", señaló.

                                En la semana en que varios sectores -incluyendo los fiscales- expresaron su temor frente a los ataques contra la operación Lava Jato, el comandante la defendió: "Es la gran esperanza que se produce en el país. Sin un cambio en el aspecto ético se golpearía nuestro núcleo y se deteriorarían nuestros valores".

                                Los datos en materia de seguridad pública en Brasil son alarmantes: mueren cerca de 60 mil personas asesinadas por año, casi 20 mil desaparecen cada año y 100 mujeres son violadas cada día.

                                La Policía estima que alrededor del 80% de los delitos está directa o indirectamente vinculado a las drogas. "¿Qué está pasando? La seguridad pública es responsabilidad de los Estados y es lo que tanto hace falta aquí", concluyó Dias da Costa.

                                Inesperadas declaraciones del jefe del Ejército de Brasil: "Somos un país que está a la deriva" - Infobae
                                Concuerdo..., colapsadas las estructuras de seguridad, las FF.AA. son la última línea de defensa del sistema de gobierno del Estado. Y si eso cae reina la anarquía.

                                Es un llamado de atención para nuestros gobernantes.

                                Comentario

                                Trabajando...
                                X