Anuncio

Colapsar

Tienda oficial Aviacion Argentina!

Ver más
Ver menos

La paz silenciosa

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • La paz silenciosa

    La paz silenciosa
    Submarinos al borde de la guerra. En homenaje a los “Guerreros del Silencio” de las Armadas de Argentina y Chile. 1978- diciembre- 2008.

    Este artículo pretende ser un homenaje a la paz entre dos pueblos hermanos y por ello, destacar la cordura y profesionalismo de los Comandantes de submarinos, tanto de Chile como de la Argentina en aquellas aciagas horas durante el diferendo por el Canal Beagle.

    Ninguno de los protagonistas de aquel absurdo conflicto de 1978 estuvo tan cerca de iniciar la guerra como estos hombres. A nadie tampoco, le asignaron semejantes responsabilidades. En acción de guerra y en contacto directo, sus acertadas decisiones permitieron que los esfuerzos por la paz que realizaba el Cardenal Samoré en la Cancillería Vaticana, llegara al resultado que hoy, en ambos países, todos conocemos y agradecemos.

    En estos treinta años, jamás se les reconoció, ni acá en la Argentina, ni allá en Chile, sus excepcionales servicios. Fueron enviados decididamente a la guerra, sólo su temple y capacidades individuales, ayudaron a conservar la paz. Honraban así, la vocación militar misma; “Prepararse para la guerra con el único fin de preservar la paz aún, a costo de ofrendar la propia vida.”

    Nos referimos a los entonces capitanes de fragata, Carlos M. Sala, comandante del submarino ARA “Santiago del Estero”; Alberto Manfrino, comandante del submarino ARA “Santa Fe”; a los comandantes de los modernos submarinos ARA “Salta” y ARA “San Luis”, también capitanes de fragata, Eulogio Moya y Félix Bartolomé respectivamente y, al comandante del sumergible chileno “Simpson”, capitán Rubén Scheihing.


    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	CL_Carlos_M._Sala.JPG
Visitas:	1
Size:	41,4 KB
ID:	623131
    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	CN_Alberto_Manfrino.JPG
Visitas:	1
Size:	34,6 KB
ID:	623132






    Contraalmirante (RE) Carlos M. Sala y Capitán de Navío (RE) Alberto Manfrino

    Los submarinos argentinos

    Por aquel año, el Comando de la Fuerza de Submarinos de la Armada Argentina, contaba con cuatro unidades. Dos viejos submarinos de la Clase “Guppy”, el (S-21) ARA “Santa Fe” y el (S-22) ARA “Santiago del Estero”, adquiridos a la Armada de los Estados Unidos en 1971 y que no eran otra cosa que los viejos Clase “Balao” de la Segunda Guerra Mundial con mejoras hidrodinámicas, snorkel y un sonar un tanto más avanzado. Ambas unidades mostraban el desgaste de más de 25 años de servicios en aguas del Pacífico y del Atlántico Norte.


    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	Santa_Fe.jpg
Visitas:	1
Size:	82,4 KB
ID:	623134


    Submarino ARA Santa Fe

    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	Sgo_del_Estero.JPG
Visitas:	1
Size:	150,3 KB
ID:	623135

    Submarino ARA Santiago del Estero

    Estos submarinos estaban armados con unos pocos torpedos –no más de seis cada uno – tipo Mk-14 de corrida recta, diseñados en 1931. El funcionamiento de estos viejos torpedos era con motores de combustión y por lo tanto dejaban en su corrida una nítida y delatora estela. No se los tenía como un arma confiable. El armamento se completaba con torpedos buscadores antisubmarinos Mk-37, con cierta capacidad antisuperficie, que tampoco eran del agrado de los submarinistas. La dotación de estos sumergibles de la Clase “Guppy” era de 88 hombres.



    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	Torpedo_MK-14.jpg
Visitas:	1
Size:	166,6 KB
ID:	623136

    Proceso de carga del torpedo Mk 14

    Los otros dos, eran los primeros y modernos submarinos IKL del Tipo 209 de construcción alemana, incorporados en 1974, el (S-31) ARA “Salta” y el (S-32) ARA “San Luis” y estaban equipados con torpedos filoguiados de última generación SST-4 que también completaban su armamento con los Mk-37. Las dotaciones se completaban con 36 hombres por unidad.


    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	ARA_Salta (Small).jpg
Visitas:	1
Size:	66,7 KB
ID:	623133


    Submarino ARA Salta

    Los submarinos chilenos

    El libro “La Escuadra en Acción” (Edit. Grijalbo, Chile, 2005) de los historiadores chilenos Patricia Arancibia Clavel y Francisco Bulnes Serrano, relata la actividad militar y política del Conflicto centrándose en la Armada de Chile. Si bien el trabajo es poco técnico en cuanto a los medios empleados, es muy interesante entre otras cosas, en cuanto a la actividad general de la Escuadra al Sur de Chile.

    De este importante testimonio se desprende que, la Fuerza de Submarinos chilena estaba compuesta por el sumergible de la Clase “Balao” (SS-21) “Simpson” y los modernos (para la época) submarinos británicos de la Clase “Oberon”, (SS-22) “O’Brien” y el (SS-23) “Hyatt”.



    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	Hyatt_Obrien_Simpson.jpeg
Visitas:	1
Size:	312,4 KB
ID:	623137

    Submarinos chilenos en 1978

    Según esta fuente, el “O’Brien” se encontraba en dique seco (reparaciones) al momento del conflicto y el “Hyatt” debió interrumpir su tránsito hacia el Sur y retornar a su Base en Talcahuano por “avería mecánica”. El otro viejo sumergible de la Clase “Balao”, el (SS-20) “Thompson” ni siquiera se lo menciona. Posiblemente ya estuviera radiado de servicio por su vejez.

    En acción de guerra

    En los primeros días de Diciembre de 1978, en la oscuridad de la noche, en silencio y sin despedidas especiales, los cuatro submarinos de la Armada Argentina zarparon de la Base Naval Mar del Plata con rumbo general Sur, tal vez irían a la guerra.

    Ya en aguas abiertas los comandantes de cada una de las naves abrieron los “sobres secretos” que contenían las ordenes de operaciones. Las mismas incluían una zona de patrulla para cada submarino con la orden más incómoda que puede recibir un comandante de submarino: “No disparar sus armas si no es atacado previamente”.

    Esta orden es ambigua. Como primera medida un submarino convencional opera al acecho y su éxito reside en atacar antes de ser descubierto. Además, queda a criterio del comandante qué significa ser atacado. Bien podría interpretar como acción hostil cuando una nave enemiga emite con su sonar, con lo cual, desde el submarino, si bien se percibe la onda sónica, ningún comandante puede saber si realmente ha sido detectado y será atacado. Otra posibilidad es esperar que le sean lanzadas armas antisubmarinas por parte del oponente, sin embargo para cualquier submarino, ello es casi suicida.



    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	Mapa_78.jpg
Visitas:	1
Size:	60,8 KB
ID:	623138

    Mapa de la zona de operaciones en 1978

    Las órdenes abiertas eran claras, el Comandante de la Fuerza de Submarinos despachó a las zonas de mayor peligro a los viejos “Guppy”. El sumergible “Santa Fé” debía patrullar la zona de la Bahía Cook al Noroeste de Cabo de Hornos. Esta profunda bahía, además de ser el principal acceso occidental del Canal Beagle, permite en sus canales adyacentes disponer en forma discreta las naves y a su vez concentrar a la flota chilena para una rápida salida hacia aguas abiertas del extremo Sur del continente. El “Santiago del Estero” por su parte, fue destacado a una zona al Sudeste de Bahía Cook en aguas intermedias al Cabo de Hornos y al Falso Cabo de Hornos. Ambos estaban en aguas del Océano Pacífico, en el propio Mar Chileno.


    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	Con_el_Arancena.JPG
Visitas:	1
Size:	177,6 KB
ID:	623140


    Uno de los submarinos Clase Balao chilenos con el buque madre de submarinos Aracena

    El porqué de esta decisión aun hoy es muy difícil de entender. Si bien los “Guppy” contaban con un valor militar residual por su vejez, sus tripulaciones casi triplicaban a las de los modernos “209” (88 contra 36). Así que entender el análisis de los altos mandos de la época resulta, al menos, sumamente complicado.

    En tanto el “Salta” fue enviado a una zona próxima a la del “Santiago del Estero”, pero un poco más al Este de Cabo de Hornos. Por su parte, el “San Luis” que en su tránsito de navegación había sufrido averías que le restaban un 25% de sus capacidades, fue enviado a patrullar el acceso occidental del Canal de Magallanes.

    El gato y el ratón

    La actividad de un submarino convencional es exasperadamente lenta a ojos de quien no es submarinista. Los sonidos de naves que se detectan por el sonar pasivo, pueden provenir de decenas de kilómetros de distancia o a varias horas de navegación. A su vez el submarino en patrulla se desplaza a 5 o 6 nudos de velocidad (unos 10 Km/h).

    Es lenta la posibilidad de clasificar un blanco; es lenta la posibilidad de interceptarlo y solo la pericia, arrojo e intuición del Comandante puede ubicarlo en una situación favorable para atacar y tener posibilidades de poner a su nave y tripulación a salvo una vez consumado un ataque. Si a ello agregamos que con torpedos de corrida recta como los Mk-14 la distancia de lanzamiento no debería superar los 2.000 metros para esperar algún impacto, se puede observar que se trata de una guerra muy distinta a las que se libran con otros sistemas de armas. Por ello, lo que se detalla a continuación son infinitas horas del juego del “gato y el ratón”, donde la adrenalina de cada uno de los tripulantes, se fue derramando en forma permanente y no cedió hasta el regreso a aguas propias una vez conocida la decisión y aceptación de la mediación Vaticana.



    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	Simpson_junto_al_Piloto_Pardo.jpeg
Visitas:	1
Size:	383,5 KB
ID:	623139

    Simpson junto al Piloto Pardo

    ¡Alarma de torpedo!

    Con un sobresalto previo, al ser detectado por un avión S-2E Tracker de la propia Aviación Naval Argentina, en su transito de navegación a su zona de patrullado y con grandes dificultades para la recarga de sus baterías a través del “snorkel” por las difíciles condiciones hidrometeorológicas en nuestras aguas australes, el moderno submarino (S-31) ARA “Salta”, por fin llegó a la zona asignada.


    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	S-2_Tracker.jpg
Visitas:	1
Size:	265,5 KB
ID:	623141


    Avión Tracker S-2A fotografiado desde el periscopio (Foto de archivo)

    Los días transcurrieron así hasta la llegada del día “D -1” (D menos uno). El día “D” era la fecha clave para la ejecución del “Operativo Soberanía” que en su desarrollo, entre otras acciones militares, una fuerza anfibia de la Infantería de Marina procedería a desembarcar en las islas Lenox, Picton y Nueva por ser éstas, los puntos clave del conflicto por el Canal Beagle, islas en las que seguramente, se encontraría una fuerte resistencia por parte de las fuerzas chilenas en ellas atrincheradas.

    El “Salta” navegó expectante a esta situación. En una de las maniobras de carga de baterías, momento en el que además del snorkel el submarino aprovecha para izar las antenas de comunicaciones, de contramedidas y el periscopio, comienza a recibir un extenso mensaje encriptado. El mismo, además de su extensión, no se había recibido muy claro debido, posiblemente, a una mala propagación a causa del clima y se tornaba dificultosa y lenta la tarea de descifrado e interpretación.

    Casi de forma simultánea, un oficial con sus ojos puestos en el periscopio, observa a un submarino en superficie (ver foto). Sobre la cubierta del mismo se alcanza a ver a dos tripulantes en la cubierta de proa, por delante de la vela, sin embargo no se distingue el domo sonar que caracteriza a los submarinos de la moderna Clase “Oberon”.



    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	El_Simpson_desde_el_periscopio.jpg
Visitas:	1
Size:	437,4 KB
ID:	623142

    Submarino de la ARCH Simpson, fotografiado desde el periscopio del ARA Salta

    Informado el comandante, éste ordena de inmediato “¡Finalizar snorkel en emergencia! ¡Cubrir puestos de combate! ¡Preparar tubos Mk-37!”. Mientras el submarino recarga sus baterías, el ruido ocasionado por los cuatro motores “diesel” funcionando, aunque disminuido por los silenciadores, impide al sonarista recibir los ruidos acústicos del exterior. Posiblemente por ese motivo la nave chilena no haya sido detectada con anterioridad. Sin embargo, ni bien el “Salta” pasa a plano profundo y sin el molesto ruido de los “diesel” atmosféricos, el operador sonar advierte el característico rumor de los venteos de los tanques de lastre que indican sin dudas que el submarino chileno pasa a inmersión. Ello evidencia que el “Salta” podría haber sido detectado.

    Mientras el “S-31” cobra profundidad se arma la mesa de ploteo por sonido para detectar y predecir las maniobras mutuas. Momentos más tarde el segundo comandante habla con el comandante por el intercomunicador y le indica: “Señor estamos en solución, sugiero lanzar…”. Un interminable silencio de por medio y a los pocos segundos repite: “Señor comandante, estamos en solución, sugiero lanzar…” El comandante del “Salta”, capitán de fragata Eulogio Moya, responde y “NO” autoriza el lanzamiento de los torpedos Mk-37, él de alguna manera estaba interpretando sus órdenes. En esos momentos no estaban en aguas jurisdiccionales argentinas.

    Toda la tripulación se encuentra en máxima tensión, de pronto el sonarista advierte: “¡Alarma de Torpedo!”. En estos submarinos, sólo el operador sonar tiene contacto con la realidad que interpretan sus oídos acerca de los rumores acústicos provenientes del exterior. El “Salta” maniobra en evasión y el rumor de la hélice de un torpedo en corrida se desvanece. Con el transcurrir de los minutos la calma de la tripulación se recupera, la adrenalina deja de fluir.



    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	Palancas_...jpg
Visitas:	1
Size:	117,1 KB
ID:	623143

    Palancas para las maniobras de inmersión

    Desaparecido el peligro, el oficial de comunicaciones tiene por fin tiempo para terminar de descifrar el extenso mensaje recibido. El mismo ordenaba entre otras cosas, el inmediato repliegue de la unidad hacia la Isla de los Estados a causa de la aceptación de la mediación papal. Varias horas después el “Salta” emergía dentro de una caleta protegida para encontrarse con su buque “nodriza”, el buque pesquero B/P “Aracena” que había sido requisado a tal efecto.

    Un encuentro peligroso

    El comandante del “Santiago del Estero” recibió la orden de patrullar un sector comprendido entre el Cabo de Hornos y el “Falso” Cabo de Hornos. El tránsito por el Atlántico sirvió para realizar ejercitaciones y preparar la nave para una prolongada campaña en inmersión.

    En proximidades de la Isla de los Estados el “S-22” pasó a inmersión y se dirigió a la zona de patrulla indicada. Los días pasaron en silencio de combate, reconociendo por periscopio algunos contactos o intentando observar y confirmar su propia posición, ya que las fuertes corrientes que dominan la zona, desplazaban al submarino con rapidez de un punto a otro.

    En cierta oportunidad, el sonarista detecta un rumor de “hélices livianas”. El comandante ordena pasar a plano de periscopio y observa a lo lejos a un submarino navegando en superficie a plena luz del día.

    El “Santiago del Estero” maniobra en aproximación mientras el comandante, capitán de fragata Carlos M. Sala, tocaba “cubrir puestos de combate” y ordenaba el alistamiento de dos torpedos Mk-37. Ya con el contacto más cerca, el comandante volvió a izar el periscopio y pudo reconocer a la nave como uno de los sumergibles Tipo “Thompson” que empleaba la Armada de Chile.



    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	Observando_por_el_periscopio.jpg
Visitas:	1
Size:	71,9 KB
ID:	623144


    Observando por el periscopio

    Mientras continuaba con su aproximación táctica, el comandante del “S-22” sabía que si le lanzaba los torpedos era lisa y llanamente una declaración de guerra. No obstante, si el sumergible chileno pasaba rápidamente a inmersión, sería una clara señal que él también había sido detectado y no hubiera tenido alternativa.

    Cuando vuelve a izar el periscopio con la finalidad de actualizar los datos de tiro, el comandante Carlos Sala, puede observar que el sumergible chileno tiene abiertas algunas tapas de la cubierta de popa en el sector de las tuberías de inducción y que en esas condiciones era totalmente imposible que pudiera pasar a inmersión de inmediato. Era muy posible que se encontrara en superficie reparando algún tipo de avería.

    El enemigo estaba herido, los códigos de caballerosidad de los submarinistas, se establecieron en la Primera Guerra Mundial, en la que el arma submarina hizo su aparición. “No se destruye al enemigo indefenso”, el “Santiago del Estero” no iba a romper esa regla.

    Mientras ello ocurría el sonarista advierte otro rumor hidrofónico de hélices livianas en aproximación, posiblemente para acercarse al viejo sumergible a prestarle ayuda, ya que este navegaba con rumbo Sur. Tal vez el “Simpson” (luego se determinó que se trataba de ésta nave) se le haya tomado una foto a través del periscopio para luego el “S-22” retirarse del lugar.

    Pocos minutos después, en la central de comunicaciones del “Santiago del Estero” se recibe la orden de dirigirse a la Isla de los Estados. La mediación del Vaticano en la mañana del 22 de Diciembre de 1978, había puesto fin a una guerra inminente.

    Bajo la Escuadra enemiga

    Avanzado el mes de Diciembre el submarino “Santa Fe” patrullaba la boca de la Bahía Cook navegando a 50 metros de profundidad. Los sonaristas advirtieron ruidos de hélices de naves de guerra en aproximación. El comandante del (S-21) ARA “Santa Fe”, capitán de fragata Alberto Manfrino, tocó alarma de combate, la tripulación ocupó sus puestos y se alistaron todos los tubos lanzatorpedos. Los rumores hidrofónicos de los blancos se fueron sumando hasta convertirse en “una flota”. La Escuadra chilena se abría a aguas abiertas del Pacífico Sur pasando justo por arriba del “Santa Fe”.

    Tres, cuatro…, seis… ¡trece! fueron las naves contabilizadas por los sonaristas y sólo ¡seis torpedos a bordo…! Algunas hélices “pesadas” cruceros, por ejemplo y la mayoría de hélices livianas… ¡destructores sin dudas…!


    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	Escuadra_de_Chile_camuflada.jpg
Visitas:	2
Size:	481,6 KB
ID:	623145


    Escuadra de Chile camuflada

    Sin embargo, la Escuadra chilena navegaba “sin emitir”, esto es sin actividad de los sonares activos de los buques de escolta (destructores y fragatas). La decisión de un comandante de Escuadra de navegar sin emitir puede tener varios razonamientos, no estar buscando ningún blanco submarino (se considera en aguas seguras) que prefiera navegar en absoluta discreción (lo cual es un serio riesgo) ya que las emisiones de los sonares activos se propagan a gran distancia y son detectadas por los equipos de contramedidas de los submarinos, advirtiendo su rumbo o derrota, etc.

    No es difícil imaginar los momentos de gran tensión vividos por la tripulación del “Santa Fe”. Prácticamente suspendidos en silencio a decenas de metros bajo el Pacífico Sur y con más de mil metros de profundidad bajo su quilla, esperando sólo la actitud del enemigo, con las armas listas a ser lanzadas si llegado el caso alcanzaran una posición táctica favorable para atacar.



    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	Momento_d...jpg
Visitas:	1
Size:	72,5 KB
ID:	623146

    Momento de meditación

    No obstante, la Escuadra chilena se internó en aguas abiertas alejándose del “S-21”. De acuerdo a sus órdenes, el capitán Alberto Manfrino, no consideró “actitud hostil de la Escuadra” máxime en momentos que no había declaración de guerra formal.

    El “Santa Fe” navegó en alejamiento hasta un lugar apropiado, buscó profundidad de periscopio y asomando su antena de comunicaciones, rompió el silencio de radio aprovechando que podía utilizar las nuevas “claves especiales” para submarinos y que las podía emitir desde sendos equipos criptográficos de última generación, para transmitir a sus superiores la actividad, número de barcos y el arrumbamiento general de la Escuadra al momento de haberla detectado. Días después de este encuentro, recibió la misma orden que los otros dos submarinos, replegarse a Isla de los Estados. Allí el B/P “Aracena” lo reaprovisionó de combustible, víveres y agua potable. La navidad y el año nuevo aun debían pasarla en inmersión.

    El más viejo contra todos

    Hoy sabemos, por la publicación chilena a la que hicimos referencia, que el sumergible (SS-21) “Simpson” un viejo Tipo “Balao” de la Clase “Thompson” que poseía los mismos viejos y poco fiables torpedos que los “Guppy” argentinos, fue el único submarino chileno que navegó en el Teatro de Operaciones.

    Sin lugar a dudas el “Simpson” no estaba tecnológicamente a la altura de las circunstancias, sin embargo se las ingenió para cumplir con su trabajo. Es muy probable que haya penetrado y navegado en aguas argentinas al Este de Cabo de Hornos. El viejo sumergible debía salir a superficie para cargar sus baterías exponiéndose peligrosamente a los radares y periscopios argentinos y, por el desgaste lógico de los años, no sería extraño que esa actividad la debiera realizar con una frecuencia mayor a la normal.

    El “Simpson” fue detectado en dos ocasiones en esta situación por otros tantos submarinos argentinos que no le lanzaron sus torpedos. Sin embargo, es muy probable que su comandante, capitán Rubén Scheihing, haya intentado atacar o realizado un simulacro de lanzamiento para poder evadir al “Salta”, aun sabiéndose en inferioridad de condiciones. Además el comandante chileno debió cargar el solo sobre sus espaldas, con la responsabilidad y el prestigio de la Fuerza de Submarinos de su País.

    Hasta el día de hoy no se ha podido comprobar si realmente el submarino (SS-21) Simpson” lanzó un torpedo Mk-37 contra el “Salta”. La incógnita sólo se resolverá si alguna vez las autoridades navales o algún jerarquizado protagonista del submarino chileno lo revelaran.

    Lo cierto y relevante es que todos estos comandantes cumplieron acabada y profesionalmente con su deber. Dieron sobradas muestras de serenidad y responsabilidad. Sus acertadas decisiones contribuyeron al logro de la paz. A ellos, argentinos y chileno, nuestro más profundo respeto y agradecimiento. Aun sin disparar sus armas demostraron ser dignos “Guerreros del Silencio” y “Caballeros del Mar”, ejemplos de patriotismo y vocación militar.


    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	La noticia de la Paz Vaticana a bordo del Santiago del Estero.jpg
Visitas:	2
Size:	71,0 KB
ID:	623147


    La noticia de la Paz Vaticana a bordo del ARA Santiago del Estero

    Que el espíritu de lo que ellos ayudaron a lograr, se prolongue y perpetúe en el tiempo. Por la paz y unidad definitiva de dos pueblos hermanos que juntos, transitan el camino de una misma libertad “bicentenaria”.

    Por Oscar Filippi: Corresponsal Naval. ARMADA ARGENTINA
    Por Ricardo Burzaco: Corresponsal de Guerra, Director de la Revista “Defensa y Seguridad-Mercosur”.

    Publicado en la revista Defensa y Seguridad- Mercosur.
    Gentileza de los autores para NUESTROMAR

    31/12/08
    NUESTROMAR

    La paz silenciosa | NUESTROMAR
    Editado por última vez por HUNTER; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/3751-hunter en 19/12/2012, 14:11.

  • #2
    Re: La paz silenciosa

    ¡¡Vibrante!! Honremos por siempre el abnegado sacrificio y atemperado valor de estos hombres, descorchando todo el tinto que encontremos entre Mendoza y Colchagua. ¡¡Viva Chile!! ¡¡Viva Argentina!!
    Editado por última vez por barlovento; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/3586-barlovento en 19/12/2012, 13:18. Razón: Agregar: "que encontremos"

    Comentario


    • #3
      Re: La paz silenciosa

      no veo las fotos puede ser? muy buen informe!!

      Comentario


      • #4
        Re: La paz silenciosa

        Muy interesante, muchas gracias por compartirlo.

        Comentario


        • #5
          Re: La paz silenciosa

          Gracias por los comentarios. Tarde un poco en subir las fotos, pero creo que ahora quedo bien.

          Comentario


          • #6
            Re: La paz silenciosa

            Espectacular nota, sin dudas hombres de honor y respeto mutuo del uno por el otro..
            WILSON

            Me hierve la sangre, al observar tanto obstáculo, tantas dificultades que se vencerían rápidamente si hubiera un poco de interés por la patria.
            Manuel belgrano.

            Comentario


            • #7
              Re: La paz silenciosa

              Originalmente publicado por HUNTER Ver Mensaje


              Bajo la Escuadra enemiga

              Avanzado el mes de Diciembre el submarino “Santa Fe” patrullaba la boca de la Bahía Cook navegando a 50 metros de profundidad. Los sonaristas advirtieron ruidos de hélices de naves de guerra en aproximación. El comandante del (S-21) ARA “Santa Fe”, capitán de fragata Alberto Manfrino, tocó alarma de combate, la tripulación ocupó sus puestos y se alistaron todos los tubos lanzatorpedos. Los rumores hidrofónicos de los blancos se fueron sumando hasta convertirse en “una flota”. La Escuadra chilena se abría a aguas abiertas del Pacífico Sur pasando justo por arriba del “Santa Fe”.

              Tres, cuatro…, seis… ¡trece! fueron las naves contabilizadas por los sonaristas y sólo ¡seis torpedos a bordo…! Algunas hélices “pesadas” cruceros, por ejemplo y la mayoría de hélices livianas… ¡destructores sin dudas…!







              Publicado en la revista Defensa y Seguridad- Mercosur.
              Gentileza de los autores para NUESTROMAR

              31/12/08
              NUESTROMAR

              La paz silenciosa | NUESTROMAR


              Una sola acotación a este magnífico artículo: a principios de diciembre de 1978 la escuadra chilena estaba compuesta tan solo por nueve unidades. Bien avanzado el mes se le unió el CL "Almirante Latorre", que llegó a los fondeadores sureños haciéndose la cara y con personal civil del astillero de Asmar a bordo.

              Gracias a Hunter por este aporte.

              Saludos.

              Comentario


              • #8
                Re: La paz silenciosa

                quedo barbaro

                Comentario


                • #9
                  Re: La paz silenciosa

                  Excelente, estuvimos muy cerca, comparto todos los comentarios sobre honorabilidad y profesionalismo.

                  Comentario


                  • #10
                    Re: La paz silenciosa

                    Originalmente publicado por barlovento Ver Mensaje
                    Una sola acotación a este magnífico artículo: a principios de diciembre de 1978 la escuadra chilena estaba compuesta tan solo por nueve unidades. Bien avanzado el mes se le unió el CL "Almirante Latorre", que llegó a los fondeadores sureños haciéndose la cara y con personal civil del astillero de Asmar a bordo.

                    Gracias a Hunter por este aporte.

                    Saludos.
                    Gracias por el dato, Barlovento.
                    De esto :" Hasta el día de hoy no se ha podido comprobar si realmente el submarino (SS-21) Simpson” lanzó un torpedo Mk-37 contra el “Salta”. La incógnita sólo se resolverá si alguna vez las autoridades navales o algún jerarquizado protagonista del submarino chileno lo revelaran...."sabe algo?

                    Comentario


                    • #11
                      Re: La paz silenciosa

                      Exelente Sr. Hunter. Mis mas sinceras felicitaciones por este trabajo.

                      En vísperas de esa Navidad de 1978 era yo un niño, y siempre recuerdo que mi madre me contaba que las autoridades aconsejaban no hacer festejos de Fin de Año, puesto que era inminente una guerra. Y si bien el conflicto comenzaría en el sur del país, una Ciudad como Mendoza, distante solo 300km de Santiago, con varias bases de FFAA en los alrededores podía convertirse en punto neurálgico del conflicto.

                      A Dios gracias que llegó la paz y ojalá perdure por siempre.

                      Saludos
                      24 de Agosto, Día del Padre
                      En honor al Gral. José de San Martín y el día de nacimiento de su hija Mercedes

                      Comentario


                      • #12
                        Re: La paz silenciosa

                        Estimado Tano el trabajo es de Oscar Filippi y Ricardo Burzaco y fue publicado en la revista Defensa y Seguridad- Mercosur.
                        y en NUESTROMAR el 31/12/08.
                        Estuve leyendo un poco de submarinos cuando encontré el artículo , y me pareció que lo tenia que compartir. Me alegro que sea del agrado de los foristas.

                        Comentario


                        • #13
                          Re: La paz silenciosa

                          Originalmente publicado por HUNTER Ver Mensaje
                          Estimado Tano el trabajo es de Oscar Filippi y Ricardo Burzaco y fue publicado en la revista Defensa y Seguridad- Mercosur.
                          y en NUESTROMAR el 31/12/08.
                          Estuve leyendo un poco de submarinos cuando encontré el artículo , y me pareció que lo tenia que compartir. Me alegro que sea del agrado de los foristas.
                          Si, leí al final de la nota quienes eran los autores de tan brillante trabajo.
                          Las felicitaciones para usted por tomarse el trabajo de compartirlo con el foro.

                          Saludos
                          24 de Agosto, Día del Padre
                          En honor al Gral. José de San Martín y el día de nacimiento de su hija Mercedes

                          Comentario


                          • #14
                            Re: La paz silenciosa

                            Originalmente publicado por HUNTER Ver Mensaje
                            Gracias por el dato, Barlovento.
                            De esto :" Hasta el día de hoy no se ha podido comprobar si realmente el submarino (SS-21) Simpson” lanzó un torpedo Mk-37 contra el “Salta”. La incógnita sólo se resolverá si alguna vez las autoridades navales o algún jerarquizado protagonista del submarino chileno lo revelaran...."sabe algo?

                            En la prensa chilena (diario La Tercera), reproducidas luego por algunos medios electrónicos, se publicaron declaraciones del comandante del SS "Simpson" quien no hizo la menor referencia a algún ataque perpetrado o padecido. "Los choros no gritan" dicen los guapos de Valparaíso ..... jejeje!!

                            Como aporte muy personal: tengo un solo hermano, algo así como un año menor que yo. Estuvo en la panza del CL "Latorre", en uno de los dos salones de calderas del crucero, en diciembre del 78, en calidad de "afecto", una categoría sui generis existente en aquel tiempo en la Armada de Chile y destinada a proveer de alguna tripulación no calificada a los buques, ante la falta de personal que se hizo sentir en aquellos acuciantes días. Me contó una vez, hace no muchos años, cuando ya estaba retirado del servicio, que las escotillas iban cerradas con candado por fuera; y que al interior de los compartimientos se encontraba apostado un infante de marina, pistola en mano, con orden de darle un tiro al primero que entrara en pánico.

                            Saludos.

                            Comentario


                            • #15
                              Re: La paz silenciosa

                              Originalmente publicado por barlovento Ver Mensaje
                              En la prensa chilena (diario La Tercera), reproducidas luego por algunos medios electrónicos, se publicaron declaraciones del comandante del SS "Simpson" quien no hizo la menor referencia a algún ataque perpetrado o padecido. "Los choros no gritan" dicen los guapos de Valparaíso ..... jejeje!!

                              Me corrijo solito antes de que venga don Curioso y me seque el vaso.
                              El medio periodístico que publicó la primeras declaraciones del capitan Scheihing, después de 30 años de los sucesos del 78, fue "El Mercurio". El entrevistador fue el periodista Iván Martinic y el documento puede encontrarse en internet con la leyenda "La Fuerza de Submarinos de la Armada de Chile en el conflicto de 1978".
                              Disculpen si no pongo yo mismo el enlace, pero en materia tecnológica estoy al mismo nivel que el SS "Simpson" .

                              Saludos.

                              Comentario

                              Trabajando...
                              X