Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Pensando en el Ejército del siglo XXI

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • #16
    Re: Pensando en el Ejército del siglo XXI

    muchas gracias

    Comentario


    • #17
      Re: Pensando en el Ejército del siglo XXI

      Gran gran trabajo, un lujo poder acceder al mismo.
      Dada mi ignorancia en el asunto, reconozco que no logro advertir cual es la doctrina utilizada actualmente.

      Siempre consideré que dada la gran extensión territorial, la escasez de medios y personal, el sistema de defensa ideal, imponía la utilización de unidades regionales autónomas con proyección sobre blancos estratégicos y puntuales a proteger, unidades que poseyeran la deliberada capacidad de operar aisladamente (dando forma así, a algo similar a las famosas bolsas alemanas de la 2da. guerra mundial) para negar terreno al enemigo entorpeciendo su avance, y la utilización asimismo de una unidad ofensiva con alto grado de movilidad que pudiera lanzar un ataque contundente sobre el enemigo.

      Entiendo que lo que ud. ha dado a conocer apunta en mayor o menor grado en esa dirección, ahora me pregunto, cual es la doctrina utilizada actualmente?

      Nuevamente le agradezco que haya compartido sus conocimientos con nosotros. Saludos cordiales.

      Comentario


      • #18
        Re: Pensando en el Ejército del siglo XXI

        Gracias. Doctrinariamente el EA está atrasado Existen ¨reclamos de actualizarla¨. Su estructura y despliegue datan de hace muchos años, responde a una realidad pasada A ello se agrega que el país no tiene Directiva Estratégica Nacional y por ende no hay una pauta rectora oficial que ayude a pensar en las FFAA requeridas por el pais. Pero si observamos cuales son nuestros puntos vulnerables, el sector austral marítimo es el más relevante y dado la presencia de una base extranjera de pre posicionamiento estratégico, las fuerzas terrestres deben estar en capacidad de rechazar la proyección de fuerzas sobre territorio propio. Gracias nuevamente por sus elogios

        Comentario


        • #19
          Re: Pensando en el Ejército del siglo XXI

          Acompañando lo expuesto por Windhoek80, comparto una nota de La Nación

          La defensa nacional necesita un plan

          Tras dieciocho meses de ejercicio, el Ejecutivo no ha logrado elaborar un plan concreto para afrontar la situación que atraviesa el sector Defensa. El período de gobierno previo al actual fue el lapso de mayor desinversión en Defensa de que se tenga memoria. El eje se desplazó a la cuestión de las relaciones cívico-militares, la ideología permeó ámbitos que no debía y no se invirtieron recursos genuinos, pese a que se completaron los ciclos de planeamiento necesarios.

          Salvo el cese de la estigmatización a las Fuerzas Armadas, el Gobierno no ha cambiado esta situación. Es cierto que impulsó la culminación de las reparaciones del rompehielos Almirante Irizar y que intentó recuperar capacidades perdidas, sea mediante algunas compras puntuales, aprovechando convenientes oportunidades -los aviones Super Etendard adquiridos en Francia- o encarando procesos de modernización y prolongación de la vida útil.


          La razón que subyace a este letargo tal vez sea que la Casa Rosada no termina de entender la importancia de la Defensa y, las asignaciones de partidas presupuestarias se conciben más en términos de "gasto" que de inversión. No se vislumbra un plan, y no puede haberlo si no establecemos un rumbo.

          Adquirir medios para la Defensa demanda un planeamiento que incluya su ejecución en un horizonte temporal claramente establecido. ¿Queremos contar con Fuerzas Armadas para hacer qué? ¿Cuánto dinero estamos dispuestos a invertir en lograrlo, en cuánto tiempo?

          Ninguna labor efectiva en este campo puede construirse sin un diagnóstico de la situación vigente a nivel internacional. En este marco se evidencia que el tablero global es pródigo en situaciones complejas, dinámicas, transnacionales, volátiles y -en lo que hace a la manifestación de la violencia- asimétricas, que escapan por completo a la "limitación extrema" que signa nuestro plexo normativo en lo referente al empleo del instrumento militar. Me refiero a una limitación que no está dada por la tajante división entre ámbitos interno y externo planteada en la ley de defensa de 1988, sino por la ley de reestructuración de las Fuerzas Armadas de 1998 (al hablar de la imprescindible naturaleza estatal del agresor) y la controvertida reglamentación de la ley de Defensa, impuesta en 2006 por decreto y sin consenso parlamentario (refiriendo a la naturaleza militar de la agresión).

          ¿Adecuaremos nuestras instituciones militares a los parámetros de la seguridad internacional del siglo XXI o nos mostraremos impermeables a ellos? Nuestra "limitación extrema" parece orientar la respuesta a la segunda opción. Sin embargo, por la primera alternativa parecen manifestarse absolutamente todas las naciones del hemisferio. Incluso los modelos más parecidos al argentino, correspondientes a los otros países del Cono Sur, exhiben notables grados de flexibilidad frente al nuestro.

          El Poder Ejecutivo debe trascender su pobre performance de medidas aisladas para formular políticas públicas basadas en un plan a mediano plazo. Resulta imprescindible que esa acción se sustente en un sólido análisis de la situación global en materia de seguridad, sus patrones evolutivos y tendencias probables. En ese sentido, es conveniente dejar sin efecto la "limitación extrema" que signa nuestro plexo normativo, replanteando lo que indica la ley de reestructuración de las Fuerzas Armadas y modificando la actual reglamentación de la ley de defensa.

          Por Mariano Bartolomé Profesor de la Escuela de Política, Gobierno y Relaciones nacionales de la Universidad Austral

          La defensa nacional necesita un plan - 21.07.2017 - LA NACION
          Editado por última vez por DragoDrayson; https://www.aviacionargentina.net/foros/member/771-dragodrayson en 21/07/17, 12:50:42.
          "Antes sacrificaría mi existencia que echar una mancha sobre mi vida pública que se pudiera interpretar por ambición".José de San Martín

          Comentario


          • #20
            Re: Pensando en el Ejército del siglo XXI

            El artículo es conciso y directo; apunta a premisas son los basamentos para comenzar a corregir el gravísimo problema de la falta de una política estatal de defensa. Y en particular el último párrafo va en línea con lo que muchos aquí -en el foro- pensamos...; no hay señales aún de trascendencia, más allá de lo contingente y en extremo necesario; por parte del gobierno de cambiemos en materia de defensa.
            Es obvio..., comparando de donde se viene, estamos en Disneylandia, pero comparando con lo que hacen y de la manera que se manejan en las cuestiones defensa nuestros vecinos..., nuestro gobierno se lleva defensa a marzo (cuando llegue algún Texan II?), porque diciembre está a la vuelta de la esquina y el mayor éxito de gestión dentro de este horizonte temporal será ver al rompehielos participando de la CAV 2017/2018 y completar la entrega de 3 Pampa III a la FAA; lo cual es a todas luces insuficiente.

            Comentario


            • #21
              Re: Pensando en el Ejército del siglo XXI

              Otra vez siento una leve sospecha de que "pulsan" opiniones en el Foro

              Cierto, debe haber además de gente "aficionada" como nosotros, periodistas que se informan y llegan a conclusiones similares. En definitiva, percibo como una especie de sintonía con muchos de nuestros argumentos, por lo que me parece positivo que alguien en un medio tan importante se preocupe por "editorializar" un tema mayormente invisible

              Comentario


              • #22
                Re: Pensando en el Ejército del siglo XXI

                Es opinión personal que las FAA deberían adquirir una mayor independencia, el PEN y el legislativo deberían limitarse a ejecutar los requerimientos de la fuerza y su fiscalización, pues si tenemos en cuenta el desconocimiento del que estos hacen gala en materia de defensa, y si a eso le sumamos que cada cambio de gobierno resulta en un cambio radical de postura en todo sentido, no hay posibilidad de mantener un proyecto coherente que dure más alla de 4 años, (en una epoca se pensó en el desarrollo de un caza made in Argentina, luego se compró A4 con la (aparentemente) esperanza de adquirir F16, luego rompimos con USA y a las FAA (aparentemente (de nuevo)) no se les dio importancia, luego estuvimos a punto (aparentemente (y van...)) de comprar Kfir, ahora vamos por 0km... probablemente mucho de lo precedente haya sido puro cuento, pero haya sido así o no, es imposible seguir así, no se puede depender del humor del Gobierno de turno.

                Comentario


                • #23
                  Re: Pensando en el Ejército del siglo XXI

                  Por la cantidad de visitas y el poco tiempo que ha estado este trabajo - parte de un libro inconcluso mio - estimula a publicar nuevos post que también vienen de dicha obra, como también de extractos de un libro publicado el año pasado. Gracias a todos por su tiempo y especialmente al Administrador de este sitio

                  Comentario


                  • #24
                    Re: Pensando en el Ejército del siglo XXI

                    Esitmados, como podrán ver, esta propuesta es acorde a las necesidades de la defensa terrestre de la Nación, a costos moderados y donde la industria nacional pueden brindar muchas soluciones, combinado con material puntero que se pueda adquirir y como también del mercado de segunda mano, debidamente modernizado.

                    Comentario


                    • #25
                      Re: Pensando en el Ejército del siglo XXI

                      Argentina: La necesidad de fuerzas armadas en el Siglo XXI

                      Feb-06-17 - por Rosendo Fraga


                      El interrogante de por que un país mediano debe tener Fuerzas Armadas en el siglo XXI, podría responderse con la sola respuesta de que la tensión global que ha generado la irrupción de Donald Trump, produce un aumento del riesgo estratégico global, cuyas consecuencias son impredecibles, no sólo para las potencias globales y su entorno, sino para todos lo países, sean grandes, medianos o chicos.

                      En la Argentina, la pregunta puede comenzar a responderse con la mirada cotidiana de lo ocurrido desde que empezó 2017: buques de la Armada detectan 250 barcos extranjeros pescando en el límite del mar argentino y ello subraya la importancia económica que tiene el Atlántico Sur, que algunos estudios caracterizan como la "Pampa Azul" del país por su potencialidad económica; tiene lugar el relevo periódico de los cuatro integrantes de la Armada que custodian la isla de los Estados en el extremo sur; la Canciller Susana Malcorra desde el transporte de la Armada Bahía San Blas, lanza la campaña antártica 2017, la que se relanzará con los medios de las tres Fuerzas Armadas y que exigirá un esfuerzo excepcional para los aviones de Transporte de la Fuerza Aérea; tanto en los incendios en los campos que han tenido lugar en varias provincias argentinas, como en las inundaciones, ha tenido lugar participación de personal militar para atenuar los efectos de las catástrofes; más de 300 hombres del Ejército, se encuentran cruzando los Andes por los pasos que utilizó San Martín hace doscientos años, recreando los combates históricos y convergiendo con efectivos similares en la cuesta de Chacabuco, donde los presidentes de Chile y Argentina, conmemorarán el bicentenario de la decisiva batalla que inició la liberación de Chile; tras casi una década de estar fuera de servicio el buque polar Almirante Irizar a quedado listo para navegar, recuperando la Argentina su instrumento más relevante para la política antártica; en los próximos días Argentina conmemorará el 113 aniversario de su primera presencia soberana en la Antártida, que fue militar, establecida el 22 de febrero de 1904 en la segunda Presidencia de Julio A. Roca.

                      No se trata de un momento excepcional sino un simple recuento de hechos de los cuales han sido protagonistas las Fuerzas Armadas en lo que va de 2017 y no son los únicos.

                      En el mundo, se suele explicar la necesidad del gasto militar, con la inversión en seguros. ¿Son gasto o inversión? La realidad es que cuando una familia contrata un seguro de vida para el sostén de ella, para caso de incendio de la casa o para el automotor, está pagando para algo que posiblemente no va a suceder,- por lo menos en el corto plazo,- y que desde ya no quiere que suceda. Pero en caso que así sea y aunque se trate de algo improbable, tendrá como solventar los daños. Algo similar sucede con la inversión en defensa: se realiza para compensar un daño que es un riesgo, aunque no se lo desea y posiblemente no sucederá.

                      La Administración Macri inició su gestión en el área militar con una política clara y contundente. Fue así como en los primeros siete meses de 2016, las señales fueron elocuentes: el 29 de mayo día del Ejército, propuso como misiones de las Fuerzas Armadas ser instrumento de la política exterior (fuerzas de paz), proteger el medio ambiente y la lucha contra el terrorismo que amenaza la paz global. Un mes más tarde en la comida de camaradería de las Fuerzas Armadas, agregó como misiones cooperar en la protección de las fronteras y la lucha contra el narcotráfico y participar en emergencias sociales.

                      Simultáneamente, se dio a las Fuerzas Armadas un rol relevante en la conmemoración del Bicentenario de la Independencia con el desfile y el festival de bandas; se decidió iniciar un plan gradual de reequipamiento tras décadas de desatención del tema y se firmó un acta de actualización salarial que implica en tres años (2017, 2018 y 2019), una recuperación salarial del sector militar que estaba postergado y que implica equiparar los salarios con el de las Fuerzas de Seguridad Federales, "blanquear" los suplementos que se pagan sin aportes y en consecuencia una actualización para los retiros de personal retirado.

                      El Presidente asistió a diversos actos militares, como el aniversario del Regimentó de Granaderos a Caballo, la recepción de la Fragata Libertad de regreso de su viaje de instrucción anual y estuvo presente en la partida del nuevo contingente para la fuerza de paz de Haití.

                      En este marco, se recibió el pedido de la UN para participar en la Fuerza de Paz en la República Centro-Africana y el Ministerio de Defensa firmó un acuerdo con la Guardia Nacional del estado de Georgia de los EEUU para cooperar en diversos ámbitos y adquirir material.

                      Pero entre fines de 2016 y comienzos de 2017, esta política perece haber perdido. El inicio del reequipamiento se fue demorando. En lo simbólico, el Presidente todavía no ha entregado los sables a los generales, almirantes y brigadieres recién ascendidos, como si lo hecho con sus análogos de las fuerzas de seguridad. El acuerdo de recuperación salarial que debía haberse cumplido y está firmado, ha tenido demoras. El decreto modificando la reglamentación de la ley de defensa, para permitir la ejecución de las nuevas misiones fijadas por el Presidente, se sigue dilatando.

                      Podrá decirse que la prioridad del año electoral, llevó a relegar la política de defensa que comenzó con tanto ímpetu. También que al no ser un sector que realiza paros y protestas callejeras, no tiene la capacidad de amenaza que tienen otros que si obtienen reclamos y concesiones. Puede argumentarse que si bien el voto militar en la segunda vuelta fue favorable a Macri por quien optó el 84% de acuerdo casos "testigo" como las mesas de la Antártida, este voto no tiene opción pese a que la política de defensa ha perdido impulso.

                      La política de defensa debe retomar el impulso inicial. No hacerlo es desaprovechar la oportunidad de que la Argentina resuelva una asignatura pendiente del período democrático: dar a las Fuerzas Armadas un rol operativo dentro del Estado y los medios para hacerlo.


                      Nueva Mayoria - Argentina: La necesidad de fuerzas armadas en el Siglo XXI

                      Comentario


                      • #26
                        Re: Pensando en el Ejército del siglo XXI

                        Sr Suarez Saponaro: un poco tarde, pero vaya desde acá mi felicitación por semejante trabajo. Resulta muy valiosa su participación. En relación a su mensaje al inicio, Ha efectuado un análisis de lo más claro, profundo y hasta con proyección a futuro que me ha podido ilustrar sobre puntos que no había podido analizar hasta ahora. Le deseo lo mejor para el libro que está escribiendo.

                        Comentario

                        Trabajando...
                        X