QUE MEDIDAS (INTELIGENTES) DEBE ADOPTAR ARGENTINA EN SU COMERCIO CON CHINA ?



  • Abro este tema con la idea de que podamos aportar opiniones respecto al vínculo cada vez mayor que tiene nuestro país con el gigante Chino y los potenciales efectos y cambios- positivos y negativos - que dicha relación provocará en el futuro inmediato.

    Traigo un artículo que analiza desde el enfoque de una agencia de noticias inglesas, el vínculo de nuestro país con Brasil y China y su evolución en los últimos meses. Destaco por mi parte que el intercambio entre Argentina con Brasil ha tenido a través de los años un cierto equilibrio no solo monetario (regularmente un desequilibrio a favor de Brasil) sino fundamentalmente en la calidad de las exportaciones recíprocas, donde el sector industrial ha tenido una alta participación en dicho intercambio. Sin embargo hasta ahora, la relación con China se ha circunscripto prácticamente a proveer de nuestra parte, solo alimentos y materias primas sin mayor valor agregado.
    Es para pensar.

    Saludos.

    La inglesa BBC analiza «Argen-China» para Brasil
    8 septiembre 2020, 05:50

    alt text

    La legendaria British Broadcasting Corporation no es lo que era hace 80 años. El mundo tampoco. Pero sigue siendo, entre otras cosas, un portal de noticias informado y diverso, en un nivel de divulgación. Hace pocos días publicó una nota «ArgenChina»: por qué China desplazó a Brasil como el mayor socio comercial de Argentina para BBC News Brasil. La compartimos. Y agregamos algunas observaciones al final:

    «Por primera vez en la historia, China desplazó a Brasil como el mayor socio comercial de Argentina. Este hecho inédito, que pasó casi desapercibido, ocurrió en septiembre y octubre de 2019, cuando Argentina exportó US$ 74 millones más al país asiático que al mercado brasileño. En octubre, la diferencia a favor de China fue menor, de US$ 37 millones.

    En ese momento los números no llamaron mucho la atención. Pero el tema cobró relevancia luego de que China superara a Brasil como socio comercial argentino por tres meses consecutivos, abril, mayo y junio de este año, y por un volumen mayor.

    En abril, las exportaciones argentinas a China alcanzaron los US$ 509 millones, principalmente en soja y carne bovina, un aumento de 50,6% en relación al mismo período de 2019.

    En el caso de Brasil, la exportaciones a Argentina sumaron US$ 393 millones, cuando en el mismo período en 2019 habían llegado a US$ 907 millones, lo que representa una caída de casi dos tercios, según datos del Instituto Nacional de Estadística de Argentina (Indec).

    En el mismo período, Argentina importó más de Brasil que de China, aunque el país asiático cerró el mes con un saldo positivo de US$ 98 millones en el comercio bilateral, mientras que Brasil tuvo un déficit de US$ 132 millones.

    ¿Cómo logró China desplazar a Brasil como el mayor socio comercial de Argentina? La pandemia de coronavirus, que desaceleró y hasta paralizó la industria, es uno de los principales motivos que explican el cambio, según especialistas consultados por BBC News Brasil.

    El sector industrial, especialmente el automotriz, representa por lo menos el 40% del intercambio comercial entre Brasil y Argentina.

    Por otro lado, la producción y exportación de granos no sufrió el mismo impacto y continúa siendo el pilar de las exportaciones de Argentina y de otros países de la región hacia China.

    Aún así, a pesar de las circunstancias actuales, no hay dudas de que Argentina y China vienen consolidando sus lazos, mientras los vínculos con Brasil se han «enfriado», de acuerdo a los especialistas.

    El acercamiento de Argentina con China va más allá del comercio. Un ejemplo es el observatorio espacial chino para misiones a la Luna que va a ser instalado en la provincia argentina de Neuquén, en la Patagonia.

    Otro ejemplo es la producción china de carne porcina a gran escala en territorio argentino, destinada al mercado del país asiático.

    China se ha vuelto tan importante para Argentina que la revista Noticias ilustró recientemente su portada con el título «ArgenChina, las nuevas relaciones carnales» (esta última expresión era usada antes en relación a la aproximación de Argentina a Estados Unidos). El presidente argentino Alberto Fernández aparece en la portada, en un fotomontaje, con un sombrero cónico.

    Por otra parte, la relación comercial entre Argentina y Brasil se viene debilitando. El presidente de Brasil, Jair Bolosonaro, no ha hablado con Fernández desde que el mandatario argentino tomara posesión de su cargo hace ocho meses, algo inédito en la relación entre ambos vecinos.

    El silencio entre los gobernantes generó especulaciones sobre hasta qué punto ese distanciamiento político, sumado a quejas de Brasilia por barreras comerciales a productos brasileños, puede estar perjudicando las relaciones entre ambos países.

    «La relación con China tiene que ser vista desde tres ángulos: el económico, el político y el estratégico», le aseguró Raúl Ochoa, profesor de relaciones internacionales de la Universidad Nacional Tres de Febrero (Untref) en Buenos Aires, a BBC News Brasil.

    «Existe la impresión de que, debido a las características de Bolsonaro, China está buscando un segundo actor en la región«.

    Ochoa señaló que Brasil, por sus dimensiones, habría sido el territorio natural para la producción de carne porcina que China ahora planea desarrollar en Argentina. «Claramente, China no quiere centralizarse solamente en un país».

    Marcelo Elizondo, de la consultora DNI, fue más allá, y aseguró que China no mira solo hacia Argentina como una alternativa a Brasil, «porque China precisa de todos, desde los recursos mineros de Perú a los peces de Chile, por ejemplo».

    China es el principal socio comercial de Brasil. Pero durante la pandemia algunas autoridades brasileñas criticaron a China. Y políticos de la oposición en Brasil criticaron a su vez la postura de «alineamiento» del gobierno de Bolsonaro al discurso del presidente Donald Trump en Estados Unidos, según señaló bajo condición de anonimato un ex ministro de Relaciones Exteriores brasileño.

    Durante un reciente encuentro promovido por la organización empresarial estadounidense Council of the Americas, Sergio Amaral, ex embajador brasileño en Estados Unidos, señaló que por sus dimensiones e intereses propios, Brasil «no puede caer en el dilema de tener que elegir entre China o Estados Unidos y debe relacionarse con los dos».

    De acuerdo a datos y predicciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) divulgados a inicios de agosto, las exportaciones regionales a China tendrán este año una caída mucho menor que las ventas a Estados Unidos o entre los mismos países de la región.

    Mientras está prevista una retracción de 32% en las exportaciones regionales a Estados Unidos, y del 28% en las exportaciones entre países de la región, en el caso de China la reducción sería «apenas del 4%», según la CEPAL.

    «Lo que está sucediendo es coyuntural. Gran parte del comercio entre Brasil y Argentina está basado en automóviles», señaló Eva Bamio, de la consultora económica Abeceb. «El sector automotriz, que representa cerca del 40% de la balanza comercial entre los dos países, estuvo prácticamente parado en Argentina debido a medidas de prevención por el coronavirus. A medida que se retomen las actividades, la participación de Brasil como socio comercial se va a recuperar«.

    En la evaluación de Elizondo, a pesar de la pandemia, las exportaciones primarias (no industriales) están aumentando de manera general y tienen como principal destino Asia.

    «Las personas siguen comprando alimentos, pero dejaron de comprar automóviles, por ejemplo. Otro motivo es que la recuperación de las economías asiáticas fue más rápida. Y lo mismo no ocurre con Brasil o Argentina», afirmó Elizondo. «Pero creo que el hecho de que China supere a Brasil como destino de exportaciones es algo temporario».

    Bamio apuntó además que los insumos médicos enviados por China a Argentina (y a otros países de América Latina), también pesaron en los resultados de la balanza comercial.

    «China fue el primer país en tener el coronavirus y en cerrar su comercio a inicio del año. Pero a partir de la reapertura las cosas cambiaron y China volvió a importar, lo que también se reflejó en las exportaciones de Argentina», señaló Bamio.

    El gigante asiático pasó a tener un papel más destacado en las exportaciones de Argentina y otros países de América Latina debido al ciclo de las materias primas o commodities, aseguró el economista Santiago Taboada, de la consultora OJF&Asociados.

    «En términos anuales, Brasil continúa siendo el principal socio comercial de Argentina, pero esa posición dependerá de lo que suceda con las dos economías este año».

    Además de la industria automotriz, que no produjo ni un automóvil en abril durante la primera etapa de la cuarentena en Brasil, Argentina fabrica insumos ligados a éste y otros sectores que también estuvieron paralizados, como la producción de plásticos.

    Otro factor que influyó en la perdida de espacio de Brasil ante China en el comercio argentino fue la desvalorización del real, señaló el economista Matías Rajnerman, de la consultora Ecolatina, fundada por el ex ministro de Economía Roberto Lavagna.

    «El impacto de la covid-19 en la actividad del gigante de América del Sur y la desvalorización de su moneda, que pasó de cerca de 4 reales por un dólar a fines de 2019 a 5,6 reales (un aumento superior al 30%), contrastaron con la recuperación, aunque débil, de China, el país más poblado del mundo».

    La relación entre los dos países suele verse afectada también por las críticas, principalmente del lado brasileño, contra medidas que dificultan la fluidez de los desembarques de productos de Brasil en Argentina.

    Recientemente, sin embargo, el nuevo embajador de Argentina en Brasil, Daniel Scioli, afirmó luego de reunirse con el presidente Bolsonaro en Brasilia que «ese asunto ya fue resuelto».

    Cuando los periodistas le preguntaron sobre la caída de cerca del 30% en el comercio bilateral, Scioli respondió que va a trabajar para que «el incremento del comercio sea de forma sustentable en cantidad y en calidad».

    Hace pocos días, Argentina ratificó un acuerdo firmado en 2014 durante el gobierno de la expresidenta Cristina Fernández para la instalación de una «estación terrestre de seguimiento, comando y adquisición de datos» en la provincia de Neuquén, «para las misiones chinas de exploración interplanetaria en el marco del Programa Chino de Exploración en la Luna».

    Ambos países declararon que quieren trabajar juntos en el desarrollo de tecnología espacial, con fines pacíficos y beneficios mutuos.

    El mes pasado, la Comisión Nacional de Actividades Espaciales de Argentina, CONAE, informó queparticipa de la misión china que lanzó una sonda a Marte en julio desde la base de Hainan, en el sur de China.

    En entrevista con BBC News Brasil, el ex embajador de Argentina en China, Diego Guelar, señaló que Argentina y China acordaron construir una central nuclear en la provincia de Buenos Aires, lo que representará una inversión de cerca de US$ 8 mil millones por parte del país asiático.

    Con esa central nuclear los dos países buscan generar energía para Argentina y vender productos ligados a ese sector a otros países de América Latina.»

    Observaciones de AgendAR:

    Esta nota de la BBC es amplia, pero no cuidadosa. Menciona a una base china para la observación espacial en Neuquén como si fuera a instalarse, cuando es algo que funciona desde hace varios años. Y da por hecho el acuerdo para producir en gran escala carne porcina, que todavía se está discutiendo.

    De todos modos, lo que describe aquí la BBC es un desarrollo de décadas a través del cual China está ocupando el papel que hace dos siglos tuvo Gran Bretana en relación a Argentina y a Brasil. Invitamos a leer en AgendAR nuestra nota China: ¿nuestra nueva Inglaterra? de hace más de dos años. Que deberá ser actualizada.

    Pero nos parece necesario apuntar algo: por más que China es y será un mercado y un inversor fundamental para la economía argentina -y un actor de la política internacional con quien nos conviene mantener buenas relaciones en este inquieto siglo- nuestro socio inevitable por geografía y geopolítica es y será Brasil.

    Más allá de los gobiernos, América del Sur tendrá algún peso en el globo si Argentina y Brasil actúan de acuerdo. Cuando no lo hacen, como sucede ahora, la región se vuelve irrelevante.

    https://agendarweb.com.ar/2020/09/08/la-inglesa-bbc-analiza-argen-china-para-brasil/



  • Las inversiones chinas en el rubro Energía en la Argentina

    alt text

    En los últimos años la Argentina ha sido uno de los países del mundo con peor performance en cuanto a inversiones extranjeras. En 2019 recibió apenas u$s 6.500 millones, un 10% de lo que recibe Brasil, y muy por debajo de Colombia y Chile. Hasta el año pasado el stock de Inversiones Extranjeras Directas (IED) acumuló u$s 65.000 millones, el mismo nivel del año 2000.

    Sin embargo, tras el arreglo de la deuda con los acreedores externos y a pesar del difícil contexto económico interno del país y con la pandemia de fondo, las inversiones chinas en energía argentina no detienen su marcha.

    En San Juan la compañía china Shandong Gold, propietaria del 50% de la operación en la mina Veladero junto a la canadiense Barrick Gold, comprometió u$s 145,5 millones para extender la vida útil del yacimiento hasta 2030, lo cual permitirá recuperar 1,2 millones de onzas de oro. En 2017 los chinos adquirieron la mitad de Veladero por u$s 960 millones. Antes de la pandemia, Shandong Gold tenía previsto crear 1.100 empleos y en sus planes también asoma comparar Pascua Lama a la Barrick.

    En Jujuy Ganfeng Lithium desembolsó u$s 160 millones a Lithium Americas, con sede en Vancouver, por el 50% del proyecto de litio Caucharí-Olaroz, actualmente en construcción. La empresa china acordó un cronograma de financiamiento, que incluye una inversión de hasta u$s400 millones.

    En La Rioja la londinense ECR Minerals vendió su filial argentina Ochre Mining a la china Hanaq Argentina, que también se especializa en litio, pero que al mismo tiempo controla el proyecto de oro Sierra de Las Minas.

    China Metallurgical Corp. busca reactivar el depósito de mineral de hierro Sierra Grande, en Río Negro, y el proyecto de cobre Campana Mahuida, en la provincia de Neuquén.

    En Entre Ríos la Corporación Nacional de Importación y Exportación Técnica de China (CNTIC) lleva adelante una inversión de u$s 200 millones para construir 50 km de gasoductos, una línea de alta tensión de 132 kw y una extensión de fibra óptica, que permitirán concluir el cierre energético del norte entrerriano.

    Sergio Spadone tiene 53 años y vivió los últimos 14 en China. Trabajó en Beijing y Shanghai. Hoy es director ejecutivo de la Cámara Argentino-China, ya que su padre Carlos Spadone, a los 83 años, se mantiene a resguardo por el coronavirus. “Ojo, no está retirado, me llama cinco veces por día”, aclara. Para el mayor de los cinco hermanos Spadone, la iniciativa del gobierno chino es invertir en el exterior en cuestiones estratégicas: la seguridad alimentaria y algunos recursos básicos, como la energía.

    “La Argentina tendría que ver cómo desarrolla su relación con China a la par de cómo la desarrolla con Estados Unidos. Americanos y chinos se están disputando un liderazgo mundial en muchos sectores estratégicos, que tiene que ver con las tecnologías, las telecomunicaciones, el 5G, en cuestiones en que China le compite de igual a igual a Estados Unidos. Nadie te puede decir nada por estar trabajando con una potencia que en cinco años va a ser la número 1, pero hay que buscar un equilibrio”, recomendó Spadone.

    El analista internacional Patricio Giusto posee un Master en Estudios Chinos y es profesor visitante en la Universidad de Zhejiang. “La presencia china en materia de inversiones en la Argentina no es algo novedoso, ya tenemos más de dos décadas de fuertes inversiones infraestructura, y uno de los mayores intereses de China en América Latina es infraestructura energética. La mayor inversión que han hecho es en la red eléctrica de San Pablo. En la Argentina, son las represas de Santa Cruz”, expresó el director del Observatorio Sino-Argentino.

    Giusto se refirió al complejo hidroeléctrico Cóndor Cliff y La Barrancosa -rebautizadas nuevamente Néstor Kirchner y Jorge Cepernic-, que construyen China Gezhouba Group Corporation (CGGC), Hidrocuyo y Electroingeniería sobre el río Santa Cruz, en la estepa patagónica. El proyecto costará u$s 4.730 millones y el 85% de ese monto será financiamiento chino. Luego del rediseño, que implicó un achicamiento de la inversión de u$s 1.300 millones, y tras la parálisis de las obras durante la gestión de Macri, ahora se retomó la actividad. Hasta ahora se avanzó un 15% del master plan. Ambas represas generarán 1.310 MW, lo que representará el 3% de la energía disponible a nivel nacional, con un pico máximo del 10%.

    “Es una obra emblemática porque China le había puesto una cláusula cross default, que significaba que si no avanzaba se paraban las otras inversiones, como los ferrocarriles o minería. Eso te da la pauta que la inversión energética es central para ellos”, destacó Giusto.

    Según el profesor de “China Contemporánea” de la UCA, para los chinos son estratégicas las energías renovables. “Es el sector que más le interesa desarrollar en los próximos años. Los panales solares instalados en Jujuy son de los mejores del mundo, más eficientes y más baratos. Y ellos tiene interés que cada vez más países los compren. Y lo mismo ocurre con los molinos de vientos, que ya están exportando”, sostuvo.

    PowerChina es el contratista más grande de energía renovable del país, con una cartera de proyectos valuados en más de u$s 1.500 millones. PowerChina desarrolla el Parque Fotovoltaico de Caucharí de Jujuy, parques eólicos en Chubut y La Rioja, proyectos solares en Salta y Córdoba, y dos megaobras hidroeléctricas: el dique El Tambolar de San Juan y Portezuelo del Viento en Mendoza.

    La experiencia de Spadone en el Oriente lejano le permite tener otra óptica de la situación. “La energía es un negocio netamente financiero. Si los chinos producen gas, energía solar o eólica en el país, no se la pueden llevar, es un negocio de venta de equipos y de renta financiera, o de las dos cosas juntas. Por un lado, un banco chino, con la renta financiera y por otro, un productor de paneles solares o generadores eólicos que vende equipamiento. Es un excelente negocio porque cobran de inmediato”, soltó el experto dirigente empresario.

    En materia nuclear, se analiza con la China National Nuclear Corporation la construcción de una nueva central nuclear en la localidad de Lima, partido de Zárate, que significaría sumar 1.200 megavatios, para abastecer de energía a 11 millones de argentinos. Los reactores Hualong ONE duran 60 años de generación continua de energía. (Sobre este tema se ha publicado mucho en AgendAR…)

    Las empresas argenchinas

    En este marco, los especialistas opinaron sobre del modelo de asociación de empresas argenchinas. “Es una muy buen idea, es una excelente idea de internacionalizar empresas argentinas, de recibir inversión”, señaló Elizondo. “Muchas veces las firmas locales no reciben porque no tienen financiamiento ni atributos, y es una oportunidad de modernización de las empresas argentinas. Esto sucede en varias partes del mundo”, añadió.

    Spadone coincidió. “Es el modelo ideal, con ese modelo China está donde está. Que se asocie un inversor chino con un argentino es lo recomendable desde lo empresario, el tema es encontrar alguien de confianza. Es el negocio ideal. El tema es que los chinos lo entiendan así”.

    Giusto se paró en la vereda opuesta. “Nunca me gustó, no tanto por la naturaleza del modelo, sino por la cultura empresarial argentina. Cuando se adoptó la asociación se hizo capitalismo de amigos, se sobredimensionan las obras. Me gustaría que sean empresas privadas que vienen y el Estado las regula como corresponde. En los consorcios con los chinos a veces terminan en licitaciones poco transparentes. El interés primordial de los chinos no es integrar un consorcio sino hacer la inversión. En otros países vemos que son muy flexibles para adaptarse a los marcos legales de cada país. En competencias libres, suelen ganar”.

    Petróleo y gas:

    En el rubro hidrocarburos Sinopec (con Oxy Argentina) opera yacimientos en Santa Cruz, Chubut y Mendoza. Panamerican Energy, de British Petroleum y Bridas, que a su vez está integrada por el grupo Bulgheroni y la china CNOOC, fracturan en Vaca Muerta. En Mendoza la petrolera Petro AP anunció una inversión de u$s500 millones durante los próximos cinco años en Malargüe. En la provincia cuyana YPF y Sinopec tiene acuerdos de operación hasta 2027.

    “Vaca Muerta es tan grande que pueden invertir los chinos, europeos y americanos, es la segunda reserva de gas y la cuarta de petróleo no convencional, hay espacio para todos. Mi preocupación es que hace 10 años que hablamos de Vaca Muerta y el mundo va a ir a la sustitución de energías fósiles por las limpias, y la productividad de estos proyectos va a caer”, alertó Elizondo.

    En el sector remarcan que las petroleras chinas no tienen mucha experiencia en yacimientos no convencionales y aseguran que los chinos ven en Vaca Muerta algunos riesgos que otros no. “Con el nuevo marco jurídico para Vaca Muerta, que todavía veo muy verde, no descarto que se sumen las petroleras chinas”, estimó Giusto.

    Pérego, miembro del CARI, recordó que el mercado petrolero es de grandes jugadores. “Con este sistema de concesiones argentinas solo entran los grandes operadores globales, por la espalda financiera que tienen. No es como en EEUU, que hay empresas chiquitas haciendo no convencional. Los chinos están interesados desarrollar proyectos en Vaca Muerta, pero como objetivo de diversificar su cartera de inversiones energéticas”, aseveró.

    Para el consultor de Abeceb, sería clave que la Argentina ingrese a la ecuación de seguridad energética china, como ya lo hizo con la de seguridad alimentaria. “El gran proyecto de GNL en Vaca Muerta y tener un marco regulatorio propicio es la puerta de entrada a ese juego, y que China mire con buenos ojos hacer una inversión de magnitud”, expresó Pérego.

    El ex subsecretario de Integración de Políticas Productivas remarcó que para lograrlo es indispensable tener volumen de exportación del producto energético, ya sea crudo o GNL, y que la Argentina sea muy competitiva en el upstream. “Como solo se genera gas para exportar a través del shale, hay que ser muy competitivo en boca pozo y en los costos de transporte (midstream), para que el barco que salga de Bahía Blanca lo haga con un contrato de mediano plazo. Por ahora se hicieron ventas spot. Pero tampoco tiene sentido que por exportar gas licuado se tenga que subsidiar con presupuesto nacional la producción para el mercado local”, analizó el consultor y ex funcionario.

    Según fuentes del mercado, una planta modular nueva de GNL, con capacidad para expandirla en una segunda etapa, más los gasoductos con origen en Vaca Muerta y la terminal portuaria para la carga de buques, costarían entre u$s 4.000 y u$s 6.000 millones.

    “Hoy el mercado del gas es regional, donde hay gasoductos. El proyecto GNL te da la posibilidad de exportar gas, y aunque es un proyecto muy grande en términos de inversión, los chinos ya demostraron interés en hacerlo. Seguramente habrá que poner un marco regulatorio que diga que somos parte de la seguridad energética china”, concluyó.

    Una observación de AgendAR:
    En este repaso de la impresionante cantidad y diversidad de las inversiones chinas en energía en nuestro país, se percibe también el interés de empresarios y consultores locales por formar parte de este desarrollo, cada uno aportando su mirada y su agenda.

    Nos parece necesario, y urgente, que el gobierno desarrolle una política energética nacional. Que no puede ser la inspiración de un funcionario, sino discutida en el Congreso y en la sociedad.

    alt text

    https://agendarweb.com.ar/2020/09/08/las-inversiones-chinas-en-el-rubro-energia-en-la-argentina/



  • Buen día. Creo que el vínculo es inevitable no desde lo económico que es una obviedad habida cuenta del mercado que es China para nosotros, sino desde lo estratégico, y no porque China sea bueno o malo, sino porque su lugar en el mundo hace que el vínculo con ellos sea algo "natural".
    Lo que si me preocupa, es la naturaleza de ese vínculo y coincido con lo que usted expuso en otro hilo, haciendo un paralelismo cuando nos independizamos de España y pasamos a la influencia británica, creo que estamos en un momento bisagra similar. Particularmente como se vaya a dar el tema de las granjas de cerdos y la central nuclear me preocupa, pero creo que en este caso depende más de nosotros que de la influencia china, y por suerte en ese sentido este gobierno tiene como politica la transferencia de tecnología y la mano de obra local, veremos como se da en el tiempo.
    Lo que si ya no debería tener discusión es buscar el amparo yanqui, un país que en Argentina derribo gobiernos democraticos desde 1930 en adelante y nunca nos jugo ni nos va a jugar a favor. Y teniendo en cuenta el conflicto que va a venir cuando venza el tratado antartico o antes(porque no creo los ingleses y cia. esperen al 2041, son puntuales pero no tanto) tenemos que alentar ese vínculo con China pero de una manera inteligente, que lo urgente no tape lo importante.
    Por último, Jauretche decía que cuando tenía duda sobre algún tema leía lo que decía La Nación sobre el mismo y ya sabía que tenía que pararse enfrente. Creo que aplica lo mismo para la bbc.
    Saludos



  • La única medida que debe tomar Argentina en sus comercios con China Rusia e India es la ley de beneficios recíproco directo en primera instancia o indirecto en segunda instancia, partiendo desde esta premisa fundamental, no hay forma de error, pasos en falso o retrocesos involuntarios. Los acuerdos bilaterales con estas 3 naciones son fundamentales el futuro de la Argentina....



  • no es para irse aprisa a los brazos de china,pero tampoco pueden tardar una eternidad, el comercio de china y Argentina no es que sea de ayer, hay años en este "affair" pero como siempre digo hay momentos donde el pragmatismo es ley, ustedes pueden ser un mercado alternativo en lo que se refiere a soja, carne de cerdo y otros rubros, pero no olviden que el enemigo comercial en la carne de cerdo no solo es brasil, es tambien estados unidos, usa esta a meses de una eleccion y eso puede significar el cambio de timon con las relaciones usa-chinas, trump con sus politicas de caos creativo se a hechado a medio mundo de enemigo incluyendo poderosas empresas de petroleo,alimento y ahora las armamentistas, el tipo es un completo idiota,que dudo permanezca en la casa blanca, por eso no es de extrañar que se convierta en el chivo expiatorio de una politica experimental de el deep state que no a funcionado, asi que argentina,por capacidad industrial y agronoma tiene que aprovechar este momento historico,por que bolsonaro puede ser ficha de la oligarquia brasileña pero negocios son negocios y ellos ya estan sacando las cuentas de cuanto dejarian de ganar por la perdida de el mercado asiatico.



  • Ellos nos necesitan y nosotros a ellos...
    Así nacen las sociedades económicas, culturales y fundamentalmente estratégicas....
    Ahora veremos si esa sociedad es tal o pasamos a ser un títere como hicimos y hacemos con Europa y EEUU...
    Pero que decanta no hay duda...
    El que se opone no quiere ver la realidad...


Log in to reply
 

15
Online

249
Users

207
Topics

3.5k
Posts